Tránsito interestelar

Tránsito interestelar[1]

Mario Méndez Acosta

En opinión de un considerable número de personas, y de diversos medios informativos o canales de televisión sensacionalistas, nuestro planeta es visitado anualmente, por lo menos, desde hace unos 65 años, por numerosos vehículos espaciales -interestelares y extraterrestres- que se dedican, al llegar aquí, a las más diversas y desconcertantes actividades.

Se supone que algunos de ellos descienden en las bases del ejército de los Estados Unidos, se esconden en silos subterráneos y, con la complicidad de algunos jerarcas de su gobierno, se dedican a destazar ganado y a abducir a algunas personas para llevar a cabo algún tipo de investigación genética. Desde luego la mayor parte de los científicos y divulgadores científicos serios considera esta historia como una patraña indigna de crédito.

Algunos otros de estos vehículos cósmicos -mejor conocidos como ovnis- se dedican a aparecérseles a granjeros o motoristas en parajes solitarios en los que solamente ellos pueden avalar el contacto. También suelen secuestrar personas para hacerles minuciosos exámenes corporales y soltarlas, después de borrarles la memoria, la cual pueden recuperar posteriormente, a veces, gracias a la hipnosis. A otros contactados les conceden poderes asombrosos.

En apariencia, este voluminoso tráfico de vehículos extraterrestres que visitan la Tierra no plantea a sus tripulantes problema alguno, como el obtener la energía requerida para completar tal cantidad de viajes redondos desde sus sistemas estelares hasta el nuestro.

Quienes sostienen la hipótesis del origen extraterrestre de los ovnis, invariablemente, desestiman este problema como algo fácilmente superable gracias a su avanzada tecnología. No es necesario siquiera ponerse a especular acerca del origen de esa inagotable disponibilidad de energía.

Pero el viaje interestelar no es comparable a la navegación dentro de nuestro sistema solar. Las distancias que separan las estrellas no son comprendidas por la mayoría de los proponentes del fenómeno ovni. La estrella más cercana al 501, llamada Próxima Centauri. se encuentra a más de cuatro años luz de distancia[2]. La distancia a Plutón, por contraste, es de cinco y media horas luz. El sistema solar es diminuto en términos cósmicos.

Si imaginamos que el 501 es una sandía en medio del Zócalo de la Ciudad de México, la Tierra sería un grano de maíz situado en la orilla de la plancha de la plaza. Plutón sería otro grano de maíz ubicado ente las estaciones del metro Pino 5uárez y San Antonio Abad. A esta escala, Próxima Centauri sería otra sandía colocada en algún lugar de África.

Aun suponiendo que los extraterrestres tuvieran algún medio para viajar a una velocidad muy superior a la de la luz -que es la máxima posible de alcanzar, según la teoría de la relatividad-, ello requeriría una gran cantidad de energía. y si suponemos que los extraterrestres visitan regularmente la Tierra, el gasto sería tal que sería inocultable, al afectar necesariamente la existencia de numerosas estrellas que tendrían que usarse como única fuente de energía disponible. Por otro lado, si los extraterrestres dominan una tecnología que les permita disponer de energía surgida de la nada, el nivel energético del universo -apreciable como calor-, en lugar de mantenerse estable, se incrementaría de manera notable, lo que, naturalmente, ya habría sido detectado. La energía creada de la nada es imposible de ocultar.

En ningún segmento del espacio que podemos observar con telescopios o aparatos detectores de diversas formas de radiación electromagnética, hemos notado indicio alguno de la presencia de civilizaciones avanzadas que aprovechen cantidades notables de energía del cosmos


[1] Publicado originalmente como Méndez Acosta Mario, Tránsito interestelar, Ciencia y Desarrollo, Vol. 43, No. 289, México, mayo-junio del 2017. Págs. 60-61.

[2] Un año luz es la distancia que recorre la luz en un año, equivale a más de nueve millones de millones de kilómetros.

Las fotografías Rhodes (35)

Kenneth Arnold, William Rhodes y Maury Island

7 de abril de 2012

Kevin Randle

Todo este ovni se está volviendo bastante confuso con pequeños fragmentos que entran desde todo tipo de lugares. Como escribí hace un tiempo, conducía al estacionamiento del supermercado Hy Vee cuando recibí una llamada de alguien que quería hablar sobre William Rhodes (ver una serie de publicaciones en octubre de 2010). Eso desencadenó una pequeña investigación sobre las fotografías que había tomado el 7 de julio de 1947, en Phoenix, Arizona.

imageFotografía de Rodhes

La Fuerza Aérea trabajó duro, pensé, para desacreditar a Rhodes y su investigación sobre sus antecedentes fue algo irritante en la superficie. Denunciaron su ocupación, sugiriendo que era poco más que un músico de tercera categoría que vivía del salario de su esposa como maestra. No pensaron mucho en su Panoramic Research Laboratory, que parecía ser un laboratorio doméstico bien equipado, y pasaron por alto que tenía varias patentes. Mencionaron que afirmaba ser un doctor, pero no encontraron ninguna referencia en el directorio telefónico que demostrara que era un médico o veterinario, aparentemente nunca considerando que podría tener un doctorado o buscar otra documentación aparte de eso en la guía telefónica.

Como he señalado anteriormente, esta cuestión de un título de postgrado es un área algo turbia y, como sugirió James McDonald, nubla su interesante historia de tomar dos fotografías de un platillo volador. Para algunos, este problema es suficiente para sugerir que las fotografías de Rhodes son un engaño. Para otros, es una aberración que sugiere algo sobre la personalidad de Rhodes, pero no significa que las imágenes fuesen falsas.

Menciono todo esto a modo de trasfondo a un nuevo punto. He estado trabajando en un libro para Visible Ink Press y una de las cosas que he estado haciendo es volver a visitar el avistamiento de Maury Island. Esto tuvo lugar el 21 de junio de 1947, que es solo un par de días antes de que Kenneth Arnold hiciera su observación, pero no recibió publicidad o interés hasta que el informe de Arnold explotó en todos los periódicos y el mundo.

George Earley, quien se describe a sí mismo como un “Opinionated Oregonian” y que había investigado el caso durante mucho tiempo, publicó una serie de cuatro partes en la revista UFO sobre el caso de Maury Island. (Voy a señalar aquí que Bill Birnes, que es el editor de UFO y que, en UFO Hunterson History (que solía ser del History Channel, pero que ya no hacen historia), investigó el caso de Maury Island, publicó la serie de Earley que parece entrar en conflicto con la opinión de Birnes sobre el avistamiento. Siempre es bueno ver las opiniones contrarias expresadas libremente sin acrimonia, pero luego, me estoy desviando).

Probablemente se estén preguntando qué significa esto y cómo se relaciona todo esto. Sencillo. Earley, en la cuarta parte de la serie, mencionó que Arnold, que estaba investigando el avistamiento en Maury Island para Ray Palmer de Amazing Stories, creía que se había metido de cabeza. Arnold simplemente no estaba seguro de qué hacer, pero recordó que el teniente Frank Brown, que había investigado el avistamiento de Arnold, le había dicho que llamara si tenía alguna pregunta. Arnold hizo eso, llamando a Brown en Hamilton Army Air Field en California.

Brown, con el Capitán William Davidson, tomó un B-25 (con permiso, por supuesto) y voló a Tacoma, Washington, donde Arnold estaba investigando el caso. Todos se juntaron en la habitación del hotel de Arnold a última hora de la tarde en que Arnold les mostró los restos que habían sido recuperados en la Isla Maury. Ambos oficiales del ejército parecen creer que el material no era más que escoria de fundición y creían que la historia del ovni lisiado era un engaño. (Y aunque todo eso no es crítico para esto, señalaré que no encuentro ninguna razón para estar en desacuerdo con los dos oficiales y su análisis).

De todos modos, el punto es, y según Earley, Arnold les preguntó a los dos oficiales qué información del ejército había aprendido sobre los ovnis. Davidson luego hizo un dibujo y dijo: “Este es un dibujo de una de varias fotografías que consideramos auténticas”.

Todo bien, pero ¿qué tiene esto que ver con todo lo demás, podrías preguntar? Bueno, Brown dijo, “Vino de Phoenix, Arizona el otro día. Tenemos impresiones de esto en Hamilton Field, pero los negativos originales fueron enviados a Washington, DC”.

Earley luego escribió: “Si fueron, el difunto Edward Ruppelt, antiguo director del Proyecto Libro Azul, no los mencionó en su libro”. (Pero hay un archivo del caso en los archivos del Libro Azul, así que Ruppelt tenía que saber al respecto.)

Para mí, es claro que esas imágenes fueron las que tomó Rhodes ya que no hay otras fotografías tomadas en julio de 1947 en Phoenix, Arizona. Es interesante que Brown haya mencionado a Hamilton Field porque Rhodes hace lo mismo. Y Hamilton Field fue parte de la Cuarta Fuerza Aérea en 1947, y Rhodes también tuvo comunicaciones con los oficiales de la Cuarta Fuerza Aérea sobre sus fotografías.

Ahora me doy cuenta de que estas declaraciones, pronunciadas hace mucho tiempo por oficiales que estarían muertos unas horas más tarde (su B-25 se estrelló y quemó), no significan mucho en sí mismo. Pero aun así es una información interesante enterrada en una larga historia sobre el engaño de la Isla Maury escrito por Earley, un hombre que ha estudiado durante mucho tiempo ese caso y que está bien versado en los pormenores del mismo.

Y no, no hay nada más que podamos hacer. Brown y Davidson murieron pocas horas después de la conversación. El capitán E. J. Smith, piloto de línea aérea que también estuvo en la sala durante la discusión y que tuvo su propio avistamiento de ovnis el 4 de julio de 1947, y Kenneth Arnold que hizo la pregunta se han ido también. Solo tenemos la información proporcionada por Arnold hace mucho tiempo en sus escritos sobre ovnis, sobre un caso que no investigó con imágenes que probablemente no vio, y lo que todos sabemos sobre las fotografías de Rhodes. Es interesante, como digo, pero no prueba de una manera u otra.

Sección de comentarios:

Don dijo…

“La Fuerza Aérea trabajó duro, pensé, para desacreditar a Rhodes…”

Apenas se levantaron del culo. Hynek quería pruebas para exponer a Rhodes en público como un engañador, si ese fuera el caso. El CIC le dio un poco de charla con un vecino de Rhodes (quien dijo que no lo conocía muy bien) y lo más destacado de los directorios que revisaron. ¿Esta es una verificación de antecedentes?

“Y no, no hay nada más que podamos hacer”.

Hice una mejor verificación de antecedentes de Rhodes de lo que informó el CIC. Hay mucho más que puedo hacer.

Saludos,

Don

—–

Frank Stalter dijo…

Una pregunta que tengo sobre Maury Island y las muertes de Brown y Davidson. Si entiendo correctamente, hubo 4 personas en el B-25 antes de que se estrellara, los otros eran el piloto y supongo que un copiloto. Esos dos tenían paracaídas y saltaron y Brown y Davidson no tenían paracaídas. ¿Cuál es el protocolo allí? “Ha sido agradable conocerlos chicos, nos vemos en el más allá”, y luego saltan? Muy extraño

—–

KRandle dijo…

Frank –

Brown y Davidson eran los pilotos. Cuando el motor se incendió, Brown volvió a los dos pasajeros, los metió en paracaídas y luego salió del avión. Volvió a la cabina donde él y Davidson aparentemente pensaron que podían aterrizar el avión de forma segura, salvando el avión… desafortunadamente el ala izquierda se desprendió (probablemente debido al incendio del motor) y el avión dio un giro. En ese momento no pudieron salir.

—–

CDA dijo…

Siempre me pareció divertido que, de acuerdo con Ray Palmer (quien promovió el caso de Maury Island), las 64,000 copias del “Arizona Republic” del 9 de julio fueron tomadas por personal de AF para aplastar el interés en la foto de Rhodes, que estaba en la primera página. Él genuinamente creía que esto era posible y ¡listo! Admitió que algunas copias escaparon de la confiscación.

(¡Incluso afirmó que la biblioteca de Tacoma había eliminado algunos documentos locales debido a la historia de Maury Island!).

¿Y la parte divertida? En esa misma página frontal del “Republic” estaba la historia del “disco estrellado” de Roswell, reventada por Ramey.

Palmer no tenía ningún interés en Roswell, y nunca se refirió a él, pero todavía era un conspiracionista acérrimo.

—–

Don dijo…

“Saucer” es un término genérico. Todo tipo de cosas, además de la vajilla, se llaman platillos, incluidos discos de hockey y skeets, que a menudo se describen como “platillos voladores” en la página de deportes, al menos en 1947. La primera referencia de un platillo volador que encontré es 1912, en una historia sobre tiro al plato.

Arnold escribió que el dibujo del teniente Brown le recordó a uno de los nueve que creía que se veían diferentes a los demás, pero pensó que la diferencia podía deberse al ángulo de visión que tenía, y, por lo tanto, al no estar seguro, no lo mencionó a nadie. La confianza de Brown y Davidson en la autenticidad de las fotos lo convenció de que el platillo en realidad era diferente que los demás.

Me tomó un tiempo, pero creo que puedo ver las fotografías de Rhodes cuando Arnold las vio, y cuán bien verlas de esa manera coincide con su diseño de batwing (ala de murciélago).

Si consideramos todas las vistas elípticas posibles, todos los ángulos de visión posibles de un disco, entonces casi todas las instancias informadas durante la oleada fueron un “platillo”. Incluso el objeto Rhodes, en su punto más bajo (o probablemente en la fotografía del Arizona Republic de su enfoque más bajo) fue descrito como algo parecido a un cigarro y en la segunda foto en forma de tacón. Esas dos percepciones pueden ser no más precisas que el batwing de Arnold.

—–

KRandle dijo…

Don –

Como expliqué en los mensajes de Rhodes en octubre de 2010, la Fuerza Aérea no hizo un gran esfuerzo por encontrar la verdad. En el mundo de hoy es ciertamente más fácil controlar a alguien. Pero entonces, uno pensaría que el FBI y el CIC tendrían los recursos en 1947 para controlar a este tipo, especialmente porque él había trabajado para la Armada durante el comienzo de la Segunda Guerra Mundial.

En cuanto a Palmer, estaba más interesado en probar el misterio Shaver que cualquier otra cosa. Roswell no ayudó en su caso.

CDA –

Buen comentario, sin embargo, sarcástico.

—–

Lance dijo …

¿De dónde vienen las citas de Brown y Davidson? Del libro de Arnold y Palmer, ¿ the Coming of the Saucers?

No confiaría en la precisión de ninguna conversación relacionada en ese libro. Su estilo Hardy Boys (así como la conocida tendencia de uno de los autores a inventar cosas) debería poner a cualquier investigador en guardia.

Lo mejor,

Lance

—–

KRandle dijo…

Lance –

Las citas provienen de los artículos de George Earley en UFO, quienes los obtuvieron de varios lugares, todos los cuales regresan a Arnold y Palmer (digamos, ¿alguien notó que era Arnold-Palmer?).

Mencioné esto solo porque se relaciona con las fotografías de Rhodes en Phoenix que encontré interesantes pero ciertamente no muy convincentes.

—–

Don dijo…

Kevin escribió: “Pero entonces, uno pensaría que el FBI y el CIC tendrían los recursos en 1947 para controlar a este tipo, especialmente porque trabajó para la Armada durante el comienzo de la Segunda Guerra Mundial”.

Podrían haber confirmado más fácilmente la historia de Falcon Field. Es material para el avistamiento y las fotos. Si Rhodes no era un instructor civil en reconocimiento de aeronaves allí, eso es todo lo que Hynek necesitaba, tanto para deshacerse de Rhodes como de sus fotos.

No he investigado la relación que Rhodes pueda haber tenido con el NOL. No sé qué pregunta hacer Parece muy poco probable que lo haya hecho, en el sentido de estar en el personal, en el organigrama. Sin embargo, podría haber hecho un trabajo para ellos.

En referencia a su artículo 10/10, todavía creo que la información de sus informantes está en el estadio. No sé si fue el objeto fotografiado, pero ese tipo de proyecto es algo que encaja bien.

“En el mundo de hoy es ciertamente más fácil controlar a alguien”.

El caso de Rhodes fue intermitente durante mucho tiempo y pasó por numerosas manos. Creo que lo que tenemos hoy en BB no estaba disponible para Hynek o Ruppelt, por ejemplo. Y parece que hay información que ellos y nosotros no tenemos, aunque en esta última fecha podemos discernir qué está ausente.

Saludos,

Don

—–

Don dijo…

¿Alguien sabe cuál fue el estado del Servicio Selectivo de Arnold y Rhodes durante la guerra?

Saludos,

Don

—–

Lance dijo…

Estoy ansioso por que escribas sobre el caso Rhodes, Don – si eso es lo que planeas hacer.

Lance

—–

Lance dijo…

Ah, y gracias Kevin por la respuesta. Estoy seguro de que también ha leído Coming of the Saucers y sabe de lo que estoy hablando en lo que respecta a cosas que tocó Palmer.

Lo mejor – y feliz Pascua,

Lance

—–

brumac dijo…

La Fuerza Aérea pudo haber intentado “dis” públicamente las fotos de Rhodes pero, en privado, la Inteligencia de la Fuerza Aérea esencialmente las aprobó cuando incluyó ambas fotos, con ampliaciones, en el anteriormente Top Secret Air Intelligence Report 100-203-79 publicado en diciembre de 1948. Este documento fue lanzado a la vista pública en los Archivos Nacionales en la primavera de 1985 y poco después visité los Archivos y sostuve en mis manos lo que parecía ser el legendario Estimación de la situación, un documento TS en una rígida carpeta de papel negro. Sin embargo, al leer, quedó claro que este no era el EOS. En cambio, era un “fantasma” o más exactamente un primo lejano. En cualquier caso, menciono esto por la conexión de Rhodes. Rhodes había dicho que habían tomado sus negativos y no los habían devuelto. Los incrédulos asumieron que Rhodes mentía porque no quería que los negativos originales estuvieran disponibles para el análisis escéptico. Sin embargo, en la versión de portada negra del documento, al parecer, la copia maestra (de la cual se hicieron otras copias… y luego se destruyó), había cuatro copias de las fotos de Rhodes, dos fotogramas completos y dos copias. Estas fueron copias fotográficas pegadas en las páginas del informe. Me parecieron tan claros que en mi humilde opinión estaban hechos de los negativos originales. Fueron presentados en el documento como parte de una larga lista de avistamientos de “platillos voladores”. Uno se pregunta dónde están estos negativos ahora. Las mentes inquisitivas quieren saber.

—–

KRandle dijo…

Todos –

Aunque no he dicho mucho al respecto, señalaré aquí que la afirmación de Rhodes de un título avanzado es bastante incompleta, y encontré su publicación al respecto como expliqué en las publicaciones de octubre. Proporcionó dos versiones y, para algunos, fue suficiente para desacreditarlo a él y sus fotografías.

Por otro lado, la investigación de la Fuerza Aérea, tal como se presenta en los archivos del Proyecto Libro Azul, era poco más que una mancha y un intento de desacreditarlo mediante insinuaciones. Querían explicar las imágenes, aunque en realidad no lo hicieron aunque las etiquetaran como un engaño.

Les diré todo lo que más me molestó en este cuento. Al comienzo de la guerra, estaba trabajando para el Departamento de la Armada y solo unos pocos meses hasta 1942, estaba de vuelta en Phoenix haciendo otra cosa. Me pareció que, si su trabajo con la Marina era crítico, habría estado con ellos más tiempo… recuerde que comenzó la guerra, para aquellos de nosotros en los EE. UU., en diciembre de 1941 y tres o cuatro meses después Rhodes estaba de vuelta en Phoenix.

Expliqué en las piezas de octubre que el hombre que Rhodes dijo que podía corroborar su historia estaba muerto, pero lo encontré con vida. Él no lo corroboró… pero tampoco negó su precisión. Como dije entonces, simplemente no creo que quisiera llamar a su amigo, Rhodes, un mentiroso.

Como dije, la referencia a las fotografías de Rhodes en el artículo escrito por George Earley me pareció interesante, pero no creo que sirva para avanzar en nuestro conocimiento de las imágenes y ciertamente no dice nada sobre su legitimidad.

La ciencia dice…

LA CIENCIA DICE …

17.2.18

ufosaliensDonald R. Prothero and Timothy D. Callahan. UFOs, Chemtrails and Aliens: What Science Says. Indiana University Press, 2017.

John Rimmer

A pesar del pretencioso subtítulo “Lo que la ciencia dice”, que sugiere que Prothero y Callahan de alguna manera han sido nombrados voceros oficiales de la “Ciencia” – sea lo que sea como una sola entidad – este libro es una revisión bastante justa del enfoque escéptico de los temas enumerados en el título. Los contra-aumentos a los que proponen el misterio se presentan con una gran cantidad de evidencia, y hay menos de haut en bas burlona y despreciativa que distingue a algunos de los argumentos de los escritores escépticos.

Prothero ha enseñado geología y paleontología y Callahan es un artista que ha trabajado en la industria del cine, por lo que están igualmente calificados para hablar sobre ovnis y alienígenas como un Bibliotecario Colegiado, o alguien que trabajó en la sección de computadoras de la Oficina Meteorológica. Pero lo que falta es una indicación de que los escritores hayan realizado algún trabajo de campo real, y están trabajando completamente a partir de lo que ahora debemos llamar “textos”. La excepción son sus reveladores relatos de visitas a las bases “altamente secretas” del gobierno de EE. UU., como el Área 51.

A menudo he pensado que una de las diferencias más significativas entre los “escépticos” estadounidenses y los escépticos británicos -al menos en el campo de los ovnis- es que la mayoría de los escépticos de ovnis británicos han “trabajado su paso” como investigadores de ovnis y han llegado a sus posiciones escépticas a través de la evidencia, o la falta de, que descubrieron en sus investigaciones. Esto también les ha permitido mantener una tolerancia de la ambigüedad inherente en el sujeto, y así evitar la “k” en skeptic.

Muchos escépticos de EE. UU. parecen, como Prothero y Callahan, haber surgido, completamente formados, de la academia. Esto parece significar que son menos conscientes de las actitudes escépticas existentes en todos los campos que están discutiendo. En su reseña de este título en Fortean Times, Ian Simmons señaló la falta total de reconocimiento de ufólogos escépticos británicos como Jenny Randles o Dave Clarke. Agregaría a eso la notable ausencia de investigadores estadounidenses escépticos que trabajan desde dentro del campo, como Allan Hendry, Dennis Stillings e incluso Jerome Clark.

Es solo ignorando a tales escritores que los autores han necesitado pasar tanto tiempo desacreditando las afirmaciones de figuras como Adamski, von Daniken, Claude “Rael” Verilhon y Eduard Meier, quien está sujeto a una depuración detallada pero completamente innecesaria de sus extrañas afirmaciones. Estas personas son casi totalmente ignoradas por los investigadores de ovnis de la actualidad, incluso los ansiosos creyentes, y, todo parece un poco pasado de moda. La cantidad de espacio dedicado a las supuestas “calaveras alienígenas” es totalmente desproporcionada con respecto a su importancia para la investigación seria de ovnis.

Lo que apenas se menciona es por qué y cómo varios individuos presentan sus afirmaciones, y por qué esas ridículas afirmaciones han atraído a tantos creyentes, aparte de que las personas son “no científicas” y necesitan una mejor educación, presumiblemente por libros como este.

A lo largo del supuesto se establece que si puede mostrar cómo “la ciencia” desmiente una afirmación, entonces puede archivarse de manera segura como “explicada”, y no hay necesidad de buscar el motivo por el cual dicha afirmación se realizó en primer lugar. Ahora bien, supongo que podría argumentarse que buscar el “cuadro más amplio”, especialmente el trasfondo psicológico o sociológico, no era el principal objetivo de los autores, y para ser justos, sí presentan una descripción exhaustiva de cómo la cultura popular, los medios de comunicación y la narrativa ovni se ha alimentado mutuamente durante el siglo pasado. ¡Mucho de esto parece estar basado en el trabajo de Martin Kottmeyer, y al menos resulta que Magonia reciba un par de menciones en las referencias del libro!

Me molestaría con algunas de las explicaciones apuntaladas para encuentros cercanos de ovnis. El relato del caso de Travis Walters está muy simplificado y, aunque el fraude consciente sigue siendo una posibilidad -incluso una probabilidad- de quién estaba perpetrando un fraude contra quién todavía está muy abierto al debate. De manera similar, el caso Cash-Landrum necesita un tratamiento más cuidadoso que el que se brinda aquí.

Me pregunto a quién está dirigido exactamente este libro. Quizá sea una referencia útil para un curso universitario sobre pensamiento crítico, aunque no puedo evitar pensar que se trata de usar un mazo para romper una nuez (probablemente se trate de un juego de palabras). Aunque no hay mucho con lo que estaría en desacuerdo en este libro como un todo, no puedo evitar pensar que hay otros análisis escépticos mejores y más cortos sobre el fenómeno ovni, escritos por personas que tienen una visión más matizada del todo el campo ovni.

http://pelicanist.blogspot.mx/2018/02/science-says.html

Un escéptico en el Congreso ovni 2018, Parte 2

Un escéptico en el Congreso ovni 2018, Parte 2

21 de febrero de 2018

Continúa de publicación anterior…

Dean-AliotoDean Alioto

El primer orador en la mañana del jueves fue Dean Alioto, director de cine y escritor. De acuerdo con su biografía, él es el creador del “misterioso y enigmático” especial de UPN TV Alien Abduction: Incident in Lake County (también conocido como The McPherson Tape). Durante dos décadas, el especial de televisión de Alioto ha generado conspiraciones en todo el mundo y ha sido estudiado por expertos en el campo de los ovnis y los secuestros alienígenas. En la convención de este año, Alioto hablará públicamente por primera vez sobre el especial de televisión y la increíble historia extraña detrás de él. Además, Alioto hablará sobre el video original en el que el controvertido especial de televisión se basó. Conocido simplemente como, UFO Abduction, este video derribó la casa en la International UFO Congress Convention de 1993 con sus impactantes imágenes de una familia secuestrada por extraterrestres”.

En resumen: en 1989, Alioto hizo un cortometraje sobre una familia que enfrenta una invasión de extraterrestres. Nunca fue formalmente lanzado, pero una copia fue descubierta por crédulos creyentes de ovnis y la mostraron, incluso en el Congreso ovni de 1993. En la película, la familia se atrinchera en contra de los alienígenas y les dispara con escopetas. Termina como “película encontrada”. (Alioto afirma haber inventado el género de “película encontrada”, más tarde tan popular en el Proyecto de la Bruja de Blair, etc. Probablemente lo hizo). En 1998, esta historia se rehizo como una película de mayor presupuesto y se exhibió en la TV UPN. como Alien Abduction: Incident In Lake County. Esa versión de su película se mostró por la noche como parte del Festival de Cine. En aproximadamente 65 minutos de duración, me pareció molesta y tediosa con su cámara temblorosa y los actores caóticos y que discuten. “¡Trae a los alienígenas!”, seguí pensando. Finalmente los vemos al final.

El punto principal de Alioto fue que mucha gente que vio su película se negó a creer que no se trataba de un secuestro real (y citó nombres), a pesar de que los actores alienígenas son nombrados en los créditos. Dijo que le preocupaba cómo podría ser recibido en una conferencia ovni, ya que su mensaje podría ser percibido como negativo sobre los ovnis. Fue recibido bastante bien. Después de que la película se mostró esa noche, tuve la oportunidad de hablar con Alioto, y le pregunté si estaba familiarizado con una vieja canción tonta titulada «Close the Door, They’re Coming in the Window». No lo estaba. Fue un éxito en 1955. Le toque un poco de ella en mi teléfono, y estaba bastante sorprendido. Es la historia de una familia que se atrinchera en contra de una invasión hogareña de “algo” (inserte el ruido tonto aquí), y lucha contra ellos con bates de béisbol. “¡Esa canción describe tu película!”, le dije (uno de los actores de la película sigue gritando “¡cierra las ventanas! ¡Cierra las ventanas!”). Hmmmm, el famoso “encuentro” Kelly-Hopkinsville (mencionado en la charla de Alioto), en el cual una familia rural en Kentucky afirma haberse defendido contra una invasión de “pequeños hombres verdes”, ocurrió el 21 de agosto de 1955. El mismo año que esa canción. Hmmmmmm…

Alan-HoltAlan Holt

Luego estaba Alan Holt, quien “recientemente se retiró de la NASA después de más de 50 años de servicio, que incluyó el apoyo a las misiones lunares Apolo, Skylab, Space Shuttle, Spacelab y la Estación Espacial Internacional. El Sr. Holt ha participado activamente en investigaciones relacionadas con encuentros con fenómenos aéreos no identificados y en estudios metafísicos durante los últimos 49 años. Tiene una Licenciatura en Física, Universidad Estatal de Iowa (1967) y una Maestría en Ciencias Físicas (astrofísica), Universidad de Houston/CLC (1979)”. Su charla se tituló “Visitantes y el futuro de la humanidad como una especie interestelar”. Él habló sobre insectoides, reptiles, humanoides y sus interacciones telepáticas con la conciencia humana. Había escrito un artículo técnico sobre el uso de un sistema de propulsión “Field Resonance” para empujar a una nave espacial al hiperespacio. Sin embargo, admitió que “no tenía todas las matemáticas resueltas”.

Holt dijo que su interés en los ovnis se inició al leer Flying Saucers Have Landed de Adamski. Tuve el mismo pensamiento que tuve después de escuchar la charla de Keller el día anterior: ¿cómo puede alguien que ha estudiado física e incluso ha trabajado en el programa espacial creer en afirmaciones sin fundamento sobre supuestas naves espaciales extraterrestres que van en contra de todo lo que sabemos sobre física? Por el milagro de la “compartimentalización mental”, supongo.

AlienInfo2Este hombre, Justin Kohn, tiene todas las respuestas. Estaba repartiendo una hoja de un grupo llamado Aliados de la Humanidad, que tiene “un mensaje urgente sobre la presencia extraterrestre en el mundo de hoy”. Algo sobre extraterrestres buenos y extraterrestres malos. Bueno.

Susan-PalmerSusan J. Palmer

A continuación, hubo una charla muy interesante (y una de las pocas que valió la pena) de Susan J. Palmer, socióloga de la religión, sobre “When Contactees found ‘Cults’…The Case of Raël and Prophets of UFO Religions”. Sinopsis: “En 1974, Claude Vorilhon, conductor y periodista francés de carreras, publicó un libro que describe su CEIII durante un paseo en un cráter volcánico. Su libro de 1975, They Took Me to Their Planet, cuenta que viajó al planeta de los Elohim. 1976, Vorilhon se convirtió en ‘Raël’, el ‘Último y más rápido’ Profeta del Movimiento Raeliano Internacional, hoy en día la religión ovni más grande del mundo”.

Palmer y sus colegas realizaron entrevistas en profundidad con Rael y muchos de sus seguidores. Rael ahora se ha promocionado de Contactate a “Profeta” (como lo ha hecho Billy Meier). El culto de Rael es famoso por su sexualidad libre, y pensé que la parte más divertida de todo era esto: hay un cierto grupo de seguidores que se espera que permanezcan célibes hasta la llegada de los Elohim. Sin embargo, a estas mujeres se les permite tener sexo con Rael, quien representa a los Elohim aquí en la Tierra. Rael es un genio, pensarían muchos hombres.

ROBBIE-GRAHAM-HSRobbie Graham

Robbie Graham es un autor que está tratando de “replantear el debate” sobre los ovnis, de ahí el título de su libro, una antología de diferentes formas de ver el fenómeno ovni. Habló sobre “Buscar la verdad en todos los lugares equivocados”. Sinopsis: “Una presentación profundamente personal explorando el atractivo ovni, cómo nuestras creencias pueden ser explotadas, y cómo podríamos buscar más eficazmente desentrañar el misterio ovni más allá de las nociones simplistas de la divulgación del gobierno”.

Graham habló sobre la evolución de la sociedad en una hiperrealidad”, cuando las imágenes y la realidad parecen fundirse en una sola. Él piensa que hay un E.T. componente del fenómeno ovni, pero que va mucho más allá de eso. En cuanto al frenesí actual sobre el programa del ovni del Pentágono, lo llama “el Delirio DeLonge”, y sugirió que DeLonge es parte de un engaño del Pentágono. Durante la sesión de Preguntas y Respuestas, Stephen Bassett, un activista de “Disclosure” del Paradigm Research Group y también un orador en el Congreso, le dijo a Graham que me gustaría debatir sobre cada una de las declaraciones que hizo. Más tarde, cuando tuve la oportunidad de hablar con Graham, que parece ser un tipo muy agradable, le conté mi explicación de por qué todos los teóricos de los ovnis parecen estar perdidos para dar con una explicación completa del fenómeno: están intentando encontrar patrones en lo que es fundamentalmente solo ruido.

Hubo un panel sobre “Ciencia y el futuro de la investigación ovni”. T. L. Keller habló sobre platillos hechos por humanos que usan propulsión antigravedad. Bob Gross contó un cuento inverosímil sobre la NASA secretamente tratando de reclutar astronautas navajos. La razón fue que cuando estos astronautas vayan a la Luna y Marte se encontrarán con otros seres allí, y los nativos americanos podrán “pensar diferente” al respecto.

http://badufos.blogspot.mx/2018/02/a-skeptic-at-2018-ufo-congress-part-2.html

Un escéptico en el Congreso ovni 2018, Parte 1

Un escéptico en el Congreso ovni 2018, Parte 1

19 de febrero de 2018

Robert Scheaffer

Así que, una vez más, asisto al International UFO Congress de este año en Fountain Hills, Arizona, cerca de Phoenix, a veces considerado como la conferencia de ovnis más grande del mundo (aunque Contact in the Desert parece haberlo superado). No discutiré necesariamente cada orador, o cada película mostrada, solo los más interesantes.

unnamedT. L. Keller

El primer orador el miércoles, el primer día, fue T. L. Keller, quien trabajó como analista de sistemas informáticos en el Jet Propulsion Laboratory (JPL) de la NASA en Pasadena, California. Su charla se tituló Portadores de naves espaciales – ¿extraterrestres o terrestres? Suponiendo, por supuesto, que los Portadores de naves espaciales (como los portaaviones, pero mucho más grandes) realmente existen. Su “investigación” se basa en fuentes creíbles como George Adamski, Michael Salla de Exopolitics, Bill Tompkins, Steven Greer y Felix Dzherzinsky. (Keller dijo que tenía reservas sobre las afirmaciones de Adamski sobre el contacto ovni, pero el autor británico Timothy Good le aseguró que las historias de Adamski son sustancialmente ciertas.) Después de todo, el ovni que secuestró a Travis Walton era un “Portador espacial”, según su propio relato. Keller mostró una serie de fotos borrosas y dudosas, además de las fotos de Adamski, y la foto falsa de Petit-Rechain de Bélgica. Su hipótesis: ambas E.T. y los portadores de naves espaciales humanas existen, utilizando tecnología antigravedad. Hay bases humanas en la Luna y en Marte.

unnamed2Cheryl Costa

La siguiente oradora fue Cheryl Costa de MUFON, quien comenzó con una presentación informal de fotos de ovni dudosas y borrosas. En cuanto a las formas de los ovnis, ella demostró que hay docenas de ellas. Las estadísticas han demostrado que el número de informes de ovnis en los últimos años ha estado subiendo, subiendo y subiendo. Ella presentó estadísticas desglosadas por estados y condados. Parece que el tiempo de ocio y el clima templado se correlacionan con un mayor número de avistamientos de ovnis (que no deberían ser una sorpresa). Uno de los resultados de su análisis estadístico es que los ovnis no andan por los reactores nucleares.

Cheryl dijo que habla regularmente con Ralph Blumenthal (coautor con Leslie Kean de la historia del New York Times sobre “Auras resplandecientes” y el negocio del ovni del Pentágono), quien promete que llegará mucha más información.

unnamed3Dr. Bob Gross

El Dr. Bob Gross habló a continuación. Su principal afirmación es que el “ovni estrellado” de Kecksburg supuestamente era un cartucho de película errante de un satélite espía Corona recién lanzado. Supuestamente estaba maniobrando alrededor de un cambio de dirección, y dejó caer escombros calientes que comenzaron incendios de pasto. Se apoya fuertemente en Ventre and Eichler (2015), quienes tenían una teoría similar sobre un lanzamiento de misil errante. Desafortunadamente para Gross, los archivos del proyecto Corona, alguna vez altamente secretos, desclasificados y publicados después de unos 30 años, contradicen por completo todas sus afirmaciones. Ambos cubos de película fueron recuperados en el Océano Pacífico dos días más tarde (y no en un bosque en Pensilvania). Pero Gross tiene una respuesta lista para esto: todos los archivos fueron falsificados. Y, por supuesto, de ninguna manera la cubeta de la película tendría suficiente propulsión como para permitirle volar miles de millas fuera de rumbo, y zigzaguear por todos lados. El zig-zag se deduce de los relatos de los testigos, que Gross llama “evidencia directa”. ¡Gross, un recién llegado relativo a la ufología, tiene mucho que aprender sobre el “testimonio confiable de testigos!”

28056262_10213000477500723_2802485425930233751_nGran gran alienígena

Él dice que un “experimento nuclear” estaba a bordo, e implica que era radiactivo y peligroso. Él ya sabe que eso no es cierto, porque repasamos este argumento unos meses antes. El experimento fue una “emulsión nuclear”, que no es en sí misma radioactiva. Es solo una placa de película enviada para tratar de capturar imágenes de impacto de rayos cósmicos. También afirmó que la Tierra tenía un cinturón de radiación artificial creado por pruebas nucleares, lo que sería una sorpresa para la mayoría de los científicos espaciales.

unnamed4El escritor y productor de Hollywood Bryce Zabel, que habló en el Congreso ovni en 2012, habló sobre “El miedo y el odio en el camino de los platillos”. Era su relato personal de 25 años de haber creado muchos programas ovni y de temática extraterrestre para películas y TV, incluyendo Dark Skies en NBC (1996). Su principal “bomba”, como lo fue, fue revelar el nombre del funcionario del gobierno que, según los informes, confesó haber trabajado en un laboratorio clandestino secreto cerca de Washington, DC, donde se guardan extraterrestres. Esta confesión fue revelada hace 30 años al colega y compañero de Zabel, Brent Friedman, y el nombre del funcionario gubernamental según se informa fue – ta da – John S. Herrington, ex Secretario de Energía en el segundo mandato de Ronald Reagan. Aparentemente, el Sr. Herrington aún vive, aunque no pude encontrar una dirección de correo electrónico para contactarlo con su versión de la historia. Tal vez algún investigador emprendedor podrá contactarlo para confirmarlo o negarlo.

https://badufos.blogspot.mx/2018/02/a-skeptic-at-2018-ufo-congress-part-1_19.html