Psicoquinesis: hechos de la mente sobre la materia

Psicoquinesis: hechos de la mente sobre la materia

Por Benjamin Radford, colaborador de Live Science

3 de octubre de 2017

clip_image002[4]La evidencia científica de la capacidad psíquica para mover objetos o doblar cucharas sigue siendo difícil de alcanzar. Crédito: Arman Zhenikeyev | Shutterstock

“¿Quién aquí es psíquico? ¡Levante la mano!”

Es una vieja broma, pero hay varios tipos de poderes psíquicos reivindicados, incluida la precognición (conocer el futuro) y la telepatía (describir cosas en un lugar remoto). Pero, por puro lujo, es difícil superar la psicoquinesis, la capacidad de mover objetos a través del poder mental. La palabra se deriva de las palabras griegas para “mente” y “movimiento” y también se llama PK o telekinesis.

La psicocinética ficticia es fácil de encontrar: la popular franquicia de comics y películas X-Men incluye al personaje Jean Grey, cuyos poderes incluyen la percepción extrasensorial y la psicoquinesis. La película de 2009 “Push” trata de un grupo de jóvenes estadounidenses con diversas habilidades psíquicas que se unen y usan sus poderes paranormales contra una misteriosa agencia del gobierno de EE. UU.

Aunque muchos estadounidenses creen en la capacidad psíquica (alrededor del 15 por ciento de nosotros, de acuerdo con una Encuesta Baylor Religion 2005), la evidencia científica de su existencia sigue siendo difícil de alcanzar. Algunas personas incluso vinculan la psicoquinesia con el mundo espiritual, sugiriendo, por ejemplo, que algunos informes de fantasmas, como los poltergeists, no son manifestaciones del no-muerto en absoluto, sino las liberaciones inconscientes de la ira o angustia psíquicas de una persona.

Si las personas pudieran mover los objetos cotidianos con nada más que sus pensamientos, esto debería ser bastante fácil de demostrar: ¿a quién no le gustaría que un barista psíquico entregue un café con leche desde el otro lado del mostrador y lo deje caer en su mano con un simple gesto?

Esto no sucede, por supuesto. En cambio, los investigadores se han centrado en lo que llaman “micro-PK” o la manipulación de objetos muy pequeños. La idea es que si la habilidad existe, su fuerza es obviamente muy débil. Por lo tanto, cuanta menos energía física se deba ejercer sobre un objeto para moverlo físicamente, más obvio debe ser el efecto. Por esta razón, los experimentos de laboratorio a menudo se centran en hazañas bastante mundanas, como tratar de hacer que los dados aterricen en un cierto número a una tasa superior o influir en un generador de números aleatorios computarizado.

Debido a este cambio en las metodologías, los experimentos de psicoquinesis se basan más en análisis estadísticos complejos; el problema no era si una persona podía doblar una cuchara o derretir un vaso con sus mentes, por ejemplo, pero si podían hacer que una moneda saliera significativamente más del 50 por ciento del tiempo en el transcurso de 1,000 intentos.

Espiritualismo y médiums

La idea de que las personas sean capaces de mover objetos a través del poder de la mente por sí solo ha intrigado a la gente durante siglos, aunque solo a fines del siglo XIX fue vista como una habilidad que podría demostrarse científicamente. Esto ocurrió durante el apogeo del espiritismo de la religión primitiva, cuando los médiums psíquicos afirmaron contactar a los muertos durante las sesiones de espiritismo, y los objetos se movían, flotaban o volaban repentina y misteriosamente a través de la habitación oscura, aparentemente sin tocar por manos humanas. Aunque muchas personas se convencieron, incluso irónicamente, Sir Arthur Conan Doyle, el creador de Sherlock Holmes, todo fue un engaño. Los psíquicos fraudulentos recurrieron al engaño, usando todo, desde cables escondidos hasta cómplices vestidos de negro para hacer que los objetos parezcan moverse sin ser tocados.

A medida que el público se hizo lentamente sabio a la psicoquinesis fingida, el fenómeno se desvaneció de la vista. Se revivió nuevamente en la década de 1930 y 1940, cuando un investigador de la Universidad de Duke llamado J. B. Rhine se interesó en la idea de que las personas podían afectar el resultado de los eventos aleatorios utilizando sus mentes. Rhine comenzó con pruebas de dados, pidiendo a los sujetos que influyan en el resultado a través del poder de sus mentes. Aunque sus resultados fueron mixtos y los efectos fueron pequeños, fueron suficientes para convencerlo de que había algo misterioso sucediendo. Desafortunadamente para Rhine, otros investigadores no pudieron duplicar sus hallazgos, y se encontraron muchos errores en sus métodos.

aHR0cDovL3d3dy5saXZlc2NpZW5jZS5jb20vaW1hZ2VzL2kvMDAwLzAzOC8yMDkvb3JpZ2luYWwvc2h1dHRlcnN0b2NrXzI5NDE1NTU2LmpwZz8xMzYzOTY4OTI2Uri Geller, quien habló en un evento de prensa en Moscú en 2009, ganó millones en la década de 1970 al afirmar que podía inclinar cucharas con su mente. Crédito: Milarka/Shutterstock.com

En la década de 1970, Uri Geller se convirtió en el psíquico más conocido del mundo e hizo que millones de personas viajaran por el mundo demostrando sus supuestas habilidades psicoquinéticas, que incluyen el arranque de relojes rotos y el doblado de cucharas. Aunque negó el uso de trucos de magia, muchos investigadores escépticos observaron que todas las hazañas increíbles de Geller podrían ser, y han sido, duplicadas por los magos.

El interés público en la psicokinesis regresó en la década de 1980. Una persona reconocida a nivel nacional por su capacidad psicocinética, James Hydrick, intentó demostrar sus poderes en el programa de televisión “That’s My Line” en 1981, después de varias apariciones televisivas exitosas. Afirmó mover objetos pequeños, como un lápiz o las páginas de una guía telefónica, con su mente. El presentador Bob Barker consultó con el escéptico James Randi, quien sospechaba que Hydrick simplemente estaba soplando discretamente en las páginas para hacer que se movieran.

Para evitar este método de engaño, Randi colocó pedacitos de espuma de poliestireno alrededor del libro abierto, ya que las piezas livianas serían claramente alteradas si las páginas se movían debido a la respiración de Hydrick en lugar de a su mente. Después de muchos minutos incómodos frente a Barker, Randi, un panel de jueces y la audiencia del estudio en vivo, un nervioso Hydrick finalmente dijo que sus poderes no estaban cooperando. Hydrick luego admitió que sus poderes psicocinéticos habían sido falsificados, y se maravilló de lo fácil que había sido engañar al público.

Fraudes y farsa

La historia de la psicoquinesis es una historia de fraudes y falsificaciones, probadas y sospechadas.

Incluso muchos investigadores admiten que los datos son muy inferiores a los estándares científicos de la prueba; el investigador Russell Targ, en su libro “The Reality of ESP” (2012, Quest Books), reconoce que “la evidencia de la psicoquinesis en el laboratorio es bastante débil”.

Sin embargo, los avances recientes en tecnología de realidad virtual pueden ser la mejor opción. En 2017, una compañía llamada Neurable anunció planes para desarrollar psicoquinesis, o al menos una forma de realidad virtual, para un juego llamado Awakening. Usando una combinación de tecnología de seguimiento del movimiento ocular y sensores de electroencefalograma (EEG) en un audífono, el juego permite a un jugador mover y manipular objetos en un mundo virtual simplemente mirando y pensando. Después de un proceso de calibración inicial que lleva varios minutos, los jugadores pueden seleccionar y mover imágenes generadas por computadora.

Quizás algún día la tecnología nos permita mover objetos con nuestros pensamientos, pero hasta entonces debemos estar satisfechos con el poder representado en la ficción y la fantasía.

https://www.livescience.com/28119-telekinesis.html

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.