Erich von Daniken: mentiras, fraudes y plátanos

Erich von Daniken: mentiras, fraudes y plátanos

28 noviembre de 2010

Kentaro Mori

erich_von_daniken_7En el libro “The Gold of the Gods” (1973)*, Erich von Däniken anuncia al principio:

“Para mí esta es la más increíble y fantástica historia del siglo. Podría fácilmente haber venido directamente de los campos de la Ficción Científica si yo no hubiera visto y fotografiado la verdad personalmente. Lo que vi no fue producto de sueños o imaginación, era real y tangible. Un sistema gigantesco de túneles, con miles de kilómetros de largo y creado por constructores desconocidos en una fecha desconocida yace a gran profundidad en el continente sudamericano”. (énfasis añadido)

Tan o más increíble que el sistema subterráneo de miles de kilómetros bajo nuestra América del Sur era el contenido de algunas de las inmensas cuevas, “tan grandes como el hangar de un avión Jumbo”. Descrito en primera persona, el autor suizo describe sus aventuras adentrándose en una de ellas y la revelación en medio de la oscuridad de incontables estatuas de material desconocido, formando un magnífico zoológico de figuras de animales, de elefantes a leones, incluso dinosaurios, adornados por algo aún más increíble: una miríada de placas de metal conteniendo inscripciones con “lo que es probablemente un resumen de la historia de una civilización perdida… conteniendo la sinopsis de la historia de la humanidad, así como un relato del origen de la humanidad en la Tierra e información sobre una civilización desaparecida”.

El descubridor de esta más increíble y fantástica historia del siglo sería Juan Moricz, guía de Däniken en la fabulosa expedición. “El lector entusiasta con el descubrimiento, sin embargo, podría estar intrigado por el hecho de que la entrada del sistema de túneles todavía debería mantenerse secreta, guardada por indios hostiles entre el triángulo formado por las tres ciudades de Gualaquiza, San Antonio y Yaupi en la privación de Morona-Santigago” (en Ecuador). El libro contiene una foto de lo que se entiende es el autor adentrándose en la cueva, con la leyenda:

metal_04“Dentro del sistema de túneles artificiales, que es asombrado por revueltas de pájaros”.

Una Mentira de Efecto

Poco después de la publicación del libro, el propio Moricz desmintió a Däniken. En entrevistas a los periódicos alemanes, Moricz aseguró que Däniken nunca había visto lo que describió. “Excepto si él fue en un disco volador… si él dice haber visto la biblioteca y las otras cosas por sí mismo entonces eso es una mentira”.

En el documental de la PBS/BBC, “The Case of the Ancient Astronauts”, que usted ve arriba, alrededor de los 40 minutos el propio Erich von Däniken admite la mentira. Preguntado si la historia que publicó de la visita a las cavernas realmente sucedió, Däniken responde con una pipa en la boca:

“No, eso no sucedió”, admite. “Pero pienso que cuando alguien escribe libros en mi estilo, que no son libros científicos,… son un tipo de libro popular, pero no son ciencia ficción. Aunque los hechos existen… entonces un autor puede utilizar efectos. Así, pequeños detalles como ese no son importantes realmente porque no afectan los hechos, están apenas estimulando al lector, y se puede hacer eso”.

En cuanto a la foto publicada dentro del sistema de túneles, también se puede ver a Däniken explicando que la expedición habría sido hecha por Juan Moricz en 1969 y que él mismo nunca estuvo allí. “He estado en una entrada lateral en un sitio completamente diferente. Yo nunca estuve ahí. A pesar de lo que la leyenda sugiere en el contexto de la historia -después admitida como una fantasía dramática- la fotografía publicada no muestra al autor suizo, sino a Gastón Fernández, parte de la expedición de Moricz en la Cueva de los Tayos en 1969.

“Los libros de Däniken se venden como hechos. ¿Cómo el lector sabrá si el autor está usando ‘efectos dramáticos’ o si está simplemente contando mentiras?”, Cuestiona el narrador de la BBC.

¿Eran los Dioses Contadores de Historias?

Erich von Däniken ya fue condenado y cumplió condenas en tres ocasiones. La primera fue a los diecinueve años, por hurto. Un psiquiatra describió en la ocasión que él exhibía una “tendencia a mentir”. La segunda condena fue por fraude relacionado con una negociación de joyas, por la que cumplió nueve meses de pena. La tercera también fue relacionada con fraudes, a través de los cuales el entonces hotelero había tomado préstamos sumando una deuda de 130,000 dólares mientras viajaba por el mundo recogiendo material que usaría en “Eran los Dioses Astronautas”. Fue condenado a tres años y medio de prisión, cumpliendo un año antes de ser liberado. En el juicio, fue descrito nuevamente como un mentiroso y un psicópata criminal por el psiquiatra que lo evaluó.

Tales condenas poco deberían afectar la realidad de sus ideas o evidencias, no fuera por el hecho de que se relacionan con fraudes, falsificaciones e incluso evaluaciones psiquiátricas que, como se ve arriba, parecen al menos parcialmente confirmadas cuando el propio autor admite valerse de “efectos” dramáticos, o simples mentiras. Para él, un autor “puede hacer eso”.

El imbróglio del sistema secreto de túneles bajo América del Sur no es el único engaño del que Däniken participó en la creación o divulgación. En América del Sur, otro fraude notorio promovido en los libros de Däniken es la historia muy similar de “Tatunca Nara”, un supuesto indio que sería portador de la fantástica “Crónica de Akakor”, extendiéndose por tiempos inmemoriales de otra (¿o la misma?) civilización avanzada y perdida en los subterráneos de la Amazonia. Parte de esta fantasía penetró incluso la última película de Indiana Jones, donde Akakor fue referido como “Akator” y mezclado con cráneos de cristal y extraterrestres.

imageEn verdad Tatunca es Hans Guenther Hauck, nacido en Baviera, Alemania. Que dejó su país natal en la década de 1960, dejando mujer y tres hijos en Nuremberg y es hasta hoy sospechoso de haber asesinado a varios turistas y aventureros en busca del mito de ciudades perdidas en la selva sudamericana.

En el mismo documental de la BBC en el que Däniken admite haber inventado su visita a la cámara subterránea, las piedras de Ica también se presentan, junto a su creador: no una civilización perdida de hombres que vivían al lado de dinosaurios y realizaban operaciones cardíacas, el indio Basilio Uchuya, que por muchos años ha rayado piedras que encuentra con un estilo muy característico, asándolas en medio del estiércol de sus asnos y luego puliéndolas con grasa de zapato para completar la apariencia antigua.

Basilio-Uchuya-artesanPero es sólo apariencia, el mismo programa cita análisis del Instituto de Geociencias en Londres que concluye que los surcos en la piedra son claramente recientes. Däniken admite que el propio Uchuya le admitió haber grabado las piedras, pero que Javier Cabrera, el curador del museo con las piedras de Ica, le aseguró que esto sería falso. El mismo programa muestra a Uchuya exhibiendo una foto del museo de Cabrera, con una dedicatoria en la que el propio agradece la ayuda que Uchuya prestó en suministrar piedras al museo. Las figuras del museo son no sólo absurdas porque exhiben hombres al lado de dinosaurios – millones de años nos separan de los dinos – como en inconsistencias en los propios dinos retratados como aquellos de dibujos animados, con cinco dedos y no los tres que los fósiles exhiben, por ejemplo.

Banana-Alien-62Las evidencias presentadas por Däniken son o especulación contrarrestada por la evidencia arqueológica, o simples fraudes evidentes en que el autor escogió omitir información o incluso, inventarla para “efecto” (dramático) en su “estilo” de libros. En el mismo libro con la fantasiosa visita a las fantásticas cuevas inexistentes de la “historia del siglo”, Däniken especula que los plátanos son un misterio que tal vez se explica con un origen alienígena:

“… el plátano es un problema. Se encuentra incluso en la más remota de las islas meridionales. ¿Como se originó esa planta, que es tan vital para la nutrición de la humanidad? ¿Cómo hizo el camino alrededor del mundo, ya que no posee semillas? ¿Será que los ‘Manu’, sobre quién la saga india cuenta, la trajeron consigo de otra estrella – como un alimento completo?

En una cándida y demoledora entrevista concedida, donde más, en la revista Playboy en agosto de 1974 al entonces novato periodista Timothy Ferris – que posteriormente produciría el o disco dorado enviado en las sondas Voyager – después de exponer cuan mal había leído e investigado buena parte de las supuestas pruebas que presentó y concediendo que varias ellas, como el pilar de hierro de Delhi, no serían realmente un misterio “y podemos olvidarnos sobre esa cosa”, el clímax llega cuando Ferris cierra:

“Ferris: Una última pregunta viene a la mente porque de tus teorías, nuestra favorita es aquella en Gold of the Gods en que sugieres que el plátano fue traído a la Tierra venido del espacio. ¿Estás en serio?

Von Daniken: No, y pocas personas lo sacaron.

Ferris: Lo que nos lleva a preguntarte si todo lo que has escrito es una broma. ¿Dirías que eres, como un escritor sugirió, ‘el más brillante satírico del siglo en la literatura alemana’?

Von Daniken: La respuesta es sí y no. Tenemos un maravilloso término en alemán: jein. Es una combinación de ja y nein, sí y no. En parte, absolutamente no; yo realmente creo en lo que digo seriamente. De otras formas, trato de hacer que la gente se ría.

Ferris: Bueno, tuviste éxito en alcanzar las dos cosas”.

Podemos haber sido visitados por civilizaciones extraterrestres, una idea verdaderamente fabulosa y fantástica. Ella fue propuesta con más propiedad y parsimonia por diversas figuras años antes de que el hotelero suizo condenado y preso por fraudes hiciera fortuna con su “estilo” repleto de “efectos” que se permite como autor intentar “otras formas hacer que la gente se ría”.

daniken_playbintDesafortunadamente, este estilo todavía tiene mucho éxito, y el hecho de que el propio Daniken haya admitido imprecisiones, falsedades e incluso bromas en sus obras desde hace más de dos décadas afecta mucho su popularidad.

– – – –

Las Cavernas Subterráneas y un Astronauta de Verdad

Además de la fantasía publicada por Däniken como realidad, admitida frente a las cámaras como un “efecto” literario, la historia de las cavernas sudamericanas tiene otro rastro curioso: participaría de ella nada menos que el astronauta Neil Armstrong. Después de leer el libro de Däniken, el escocés Stanley Hall quedó fascinado con la historia y entró en contacto con Juan Moricz. Su idea era organizar una nueva expedición al lugar, en una cooperación entre los ejércitos británico y ecuatoriano. En un relato a Philip Coppens, Hall cuenta que

“La expedición necesitaba una figura honoraria, y el nombre del príncipe Carlos, que había recibido un diploma en arqueología, fue propuesto, pero yo sabía que (el astronauta) Neil Armstrong tenía conexiones escocesas. Mi madre era una Armstrong y a través de otro Armstrong en Langholm, donde Neil Armstrong se convirtió en un ciudadano honorario, hice contacto. Meses después, recibí la respuesta de que Neil Armstrong estaba bien dispuesto a unirse a nosotros en esta misión. Fue cuando la expedición se convirtió en el desafío de una vida”.

metal_03El primer hombre a pisar la Luna pisó en el sistema de túneles el 3 de agosto de 1976 como parte de una de las más elaboradas expediciones espeleológicas, contando con innumerables profesionales y militares de apoyo. Se pueden ver las fotos de Neil Armstrong en la expedición, incluyendo la anterior, en la galería de imágenes de Hall. A pesar de una extensa investigación, no se descubrió ningún sistema de miles de kilómetros de túneles, no se descubrió ningún zoológico milenario de animales de metal desconocido, ni el mayor tesoro de todos, la biblioteca de plaquetas con la historia de la humanidad desde sus inicios en civilizaciones perdidas.

Lo que se descubrió fueron 400 nuevas especies de plantas, así como una cámara de sepultura ceremonial en la Cueva de los Tayos, con un cuerpo sentado, fechado a 1,500 AC. Para muchos este sería el fin de la historia y el desmentido, si es que sería necesario después de la negación de Moricz y la confesión del propio Däniken. Para otros, sin embargo, la creencia jamás morirá. Moricz falleció en 1991 sin revelar nunca dónde estaría la “verdadera” entrada al sistema de túneles, pero según Coppens y el propio Stan Hall, que jamás dejaron de creer en la realidad de las cavernas subterráneas, la figura clave sería Petronio Jaramillo. De hecho, Moricz siempre reconoció que había sido otra persona que le indicó el descubrimiento, y desde el principio había varias conexiones entre Moricz y Jaramillo.

Aunque Jaramillo fuera la fuente original, lamentablemente como Moricz y Däniken, él contó haber testificado las cuevas y sus tesoros, y como ellos, dio disculpas variadas para no revelar dónde estaría la entrada – el mundo todavía no estaría preparado para la revelación (!) – o para no haber recogido ninguna evidencia física – según Jaramillo, los libros de la biblioteca eran muy pesados y no podían ser llevados hacia fuera – o aún para no haber tomado fotografías – “ellas no probarían nada”. Disculpas absurdas, y una figura que moriría asesinada en 1998, tras un asalto.

Jaramillo no reveló el lugar exacto para la entrada, pero con la ayuda de su hijo y una enorme persistencia, Stan Hall dice haber descubierto en mayo de 2000 la legendaria entrada, o al menos, lo mejor que él y el hijo de la figura clave pudieron encontrar combinando las descripciones de aquellos que dicen haber visitado la cueva. El 17 de enero de 2005, con 69 años y anticipando no poder concluir su búsqueda, Hall apuntó al gobierno ecuatoriano el lugar de la cueva que debería ser el foco de una nueva expedición: 77º 47′ 34″ W, 1º 56′ 00″ S.

Hall-por-el-rio-Pastazad¿Sería ésta la verdadera entrada? Un detalle es que según Hall y otros encantados por la fantástica historia, la verdadera entrada no sólo no estaría en la Cueva de los Tayos, sino estaría sumergida en agua. Aunque no se encuentre allí – como otras expediciones en otros lugares “prometedores” nada han encontrado – los eternos fieles en la historia sólo concluirán que la “verdadera” entrada está en otro lugar.

Es otra versión del mítico y siempre inalcanzable El Dorado.

http://www.ceticismoaberto.com:80/ufologia/7701/erich-von-daniken-mentiras-fraudes-e-bananas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.