Ovnis, Borges y los límites de la razón

Ovnis, Borges y los límites de la razón

10 de marzo de 2018

BRYAN SENTES

lenticular_cloud_over_harolds_cross_dublin_ireland_30-6-15En el único blog “ufológico” que visito, se ha hecho una queja de que “la fusión de lo paranormal con la ufología… secuestros extraterrestres, círculos de cultivos, criptozoología y hordas de pelusa de la Nueva Era” hace que la ufología, como una preocupación seria si no la disciplina naciente, no pueda, por así decirlo, despegar. Sigue mi respuesta expandida y desarrollada.

La investigación metódica (“ciencia”) solo se pone en marcha una vez que se articulan sus conceptos básicos, se obtiene un objeto viable para estudiar y se captan y desarrollan los métodos de investigación propios de ese objeto. Por supuesto, la ciencia existente demuestra que el mismo objeto puede ser estudiado por diferentes disciplinas, por ejemplo, la emoción por psicología, neuropsicología y antropología, entre otras, y que a veces no hay objeto para estudiar, como fue el caso del flogisto.

En el caso de la pseudociencia de la ufología, surgen al menos tres problemas:

Por un lado, la comunidad de los ufófilos difícilmente es un grupo homogéneo de personas de ideas afines y con educación similar; es tremendamente heterogéneo, por lo que la discusión se dispara en todas las direcciones. De tales discípulos no es probable que surja ninguna disciplina.

Por otro lado, otros fenómenos se unen porque aparecen al mismo tiempo: las bolas de luz que brillan intensamente se asocian con la aparición de algunos círculos de las cosechas; Los avistamientos de Big Foot acompañan a los avistamientos de ovnis; tampoco se necesita un erudito de Nuevos Movimientos Religiosos para escuchar la “pelusa de la Nueva Era” en las prédicas de Orthon, Semjase, y otros de su especie (ignorando por el momento que los Platillos Voladores siempre han sido imaginados en el contexto del pensamiento oculto: Guy Ballard conoció los prototipos de Orthon de Adamski en la década de 1930, por ejemplo).

Por otro lado, al menos tres investigadores en tres campos diferentes (Jacques Vallee (Dimensiones), Hilary Evans (Dioses, Espíritus, Guardianes cósmicos: Encuentros con seres no humanos) y Terry Matheson (Secuestros alienígenas: creación de un fenómeno moderno) ) han notado paralelismos entre avistamientos de ovnis, visiones de ángeles y de la Santísima Virgen María, fantasmas, experiencias de iniciación chamánica, Experiencias Cercanas a la Muerte, secuestros extraterrestres, secuestros de Hadas, etc., lo que parecería sugerir una teoría general de apariciones, no sin sus anclajes naturales científicos, psicológicos y sociológicos.

Como de costumbre, el fenómeno ovni (o no) se ilumina si no crea un vórtice que mezcla todo tipo de material, precisamente de una manera para frustrar nuestros esquemas racionales existentes y sugerir que hay más en el Cielo y el Infierno de lo que se sueña en nuestras filosofías, naturales y de otro tipo. Recuerda el pasaje de Borges que fascinó a Foucault, quien lo cita al comienzo de su Prefacio a The Order of Things. (La traducción original en inglés se encuentra en “The Analytical Language of John Wilkins” en Borges “Other Inquisitions”).

Estas ambigüedades, redundancias y deficiencias recuerdan las atribuidas por el Dr. Franz Kuhn a una cierta enciclopedia china titulada Celestial Emporium of Benevolent Knowledge. En esas páginas remotas está escrito que los animales están divididos en (a) los que pertenecen al Emperador, (b) los embalsamados, (c) los que están entrenados, (d) los lechones, (e) las sirenas, (f) fabulosos, (g) perros callejeros, (h) aquellos que están incluidos en esta clasificación, (i) aquellos que tiemblan como si estuvieran locos, (j) innumerables, (k) aquellos dibujados con un pincel muy fino de pelo de camello, (l) otros, (m) los que acaban de romper un jarrón de flores, (n) los que se parecen a las moscas desde la distancia.

(Trad. Ruth L C Simms)

https://skunkworksblogdotcom.wordpress.com/2018/03/10/ufos-borges-and-the-limits-of-reason/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *