Immanuel Velikovsky – “Mundos en colisión”, 68 años después

Immanuel Velikovsky – “Mundos en colisión”, 68 años después

4 de mayo de 2018

David Halperin

Una antigua visita de una estrella alienígena, se titula en la sección de Salud y Ciencia de la revista The Week (13 de abril de 2018); y la historia comienza: “Una estrella binaria errante rozó el sistema solar hace unos 70,000 años, derribando docenas de cometas y asteroides remotos en órbitas inusuales. El brillo del sobrevuelo fugaz de la estrella roja pudo haber sido presenciado por los primeros ancestros humanos y los Neandertales…”

Siendo de la generación que soy, mi mente va a Immanuel Velikovsky y su best-seller de 1950 Worlds in Collision.

clip_image002[4]La edición británica de “Worlds in Collision”.

Velikovsky no es muy recordado hoy. Desde finales de la década de 1970, al menos, ha sido eclipsado por Erich von Däniken como el teórico del espacio exterior de la antigüedad a quien los expertos acreditados adoran odiar, cuyos libros, no obstante, coronan los éxitos de ventas. Al igual que von Däniken, Velikovsky defendió la interferencia extraterrestre masiva en los asuntos de este planeta, atestiguada por los cuentos antiguos convencionalmente descartados como mitos y leyendas. Pero para Velikovsky no fueron visitantes de otros planetas los que se habían entrometido en los caminos de la humanidad. Fueron los planetas mismos.

Específicamente, Venus y Marte.

Leí Worlds in Collision a principios de la década de 1960, como un ufólogo adolescente. La primera vez que me enteré fue de Behind the Flying Saucers, de Frank Scully, que salió a la venta más tarde en 1950 y cuyo cuarto capítulo se tituló “Teorías en colisión” en homenaje a Velikovsky. (El libro de Scully también se vendió bien, aunque no creo tan bien como el de Velikovsky. También lo hicieron The Flying Saucers are Real de de Donald Keyhoe, también en 1950. Ese fue un buen año para personas como nosotros).

No se lo compré a Velikovsky, tal como lo compré en los ovnis. El Antiguo Testamento era su fuente principal, y yo conocía la Biblia y su trasfondo histórico lo suficientemente bien como para preguntarme si realmente era posible leer a Amos e Isaías hablando de una desastrosa colisión cercana entre la Tierra y Marte. Sin embargo, estaba impresionado. Sacando mi copia del estante donde ha estado acumulando polvo, sumergiéndome en ella por primera vez en décadas, estoy impresionado una vez más. Este es un libro brillante, un libro cautivador. Un libro que es erudito y poético en aproximadamente la misma medida.

Llámalo libro, no sobre mitología -aunque invoca copiosamente las mitologías del Viejo y Nuevo Mundo, para confirmar y complementar las tradiciones del antiguo Israel-, sino de la mitología. Su prefacio lo describe como “un libro de guerras en las esferas celestiales que tuvo lugar en tiempos históricos”. En estas guerras también participó el planeta tierra. Este libro describe dos actos de un gran drama: uno… a mediados del segundo milenio antes de la era actual; el otro en el octavo y el comienzo del siglo VII… En consecuencia, este volumen consta de dos partes (I. Venus; II. Marte), precedidas por un prólogo”.

Del mito surgió la fe: la de Velikovsky.

Velikovsky-youngEl joven Velikovsky. De VArchive.org.

“El pueblo judío no obtuvo toda su ‘supremacía’ en ese día en la Montaña de la Ley; esta gente no recibió el mensaje del monoteísmo como un regalo. Luchaba por eso; y paso a paso, desde el humo que se eleva desde el valle derruido de Sodoma y Gomorra, desde el horno de la aflicción de Egipto, desde la liberación en el Mar Rojo en medio de las mareas altas, desde el vagar en el desierto envuelto en nubes con nafta, desde la lucha interna, desde la búsqueda de Dios y por la justicia entre el hombre y el hombre… se convirtió en una nación elegida para llevar un mensaje de la hermandad del hombre a todos los pueblos del mundo” (página 297).

Nacido en la Rusia zarista en 1895, nunca fue un judío ortodoxo. Pero él era un sionista apasionado que pasó la década de 1930 en Palestina, practicando la medicina en la que había sido entrenado. En la década de 1920, viviendo en Weimar Berlín, fue uno de los organizadores de un proyecto llamado Scripta universitatis atque bibliothecae hierosolymitanarum, “Escritos de la universidad y biblioteca de Jerusalén”, el título que hace referencia a la incipiente Universidad Hebrea en Jerusalén. Este iba a ser un compendio de escritos eruditos por destacados pensadores judíos, publicados tanto en sus idiomas originales como en la traducción hebrea, un paso en el surgimiento de un estado hebreo que iba a ser una luz para las naciones.

Para la división “Mathematica et Physica” de su serie, Velikovsky y sus colegas encontraron un editor de particular distinción: Albert Einstein. La conexión se renovó después de la Segunda Guerra Mundial, cuando Einstein y Velikovsky se convirtieron en vecinos y amigos de nuevo en las tranquilas y arboladas calles de Princeton, Nueva Jersey. Einstein no creía realmente en las ideas de Velikovsky, sin embargo, lo intrigaban. Cuando murió en 1955, la traducción alemana de Worlds in Collision estaba en su escritorio.

(Tengo esta información cortesía de un maravilloso libro de Michael D. Gordin, The Pseudocience Wars: Immanuel Velikovsky and The Birth of the Modern Fringe, al cual se dedicará mi próximo blog).

Concediendo que Velikovsky estaba equivocado, de hecho mucho, tanto en su historia como en su ciencia. Descartarlo como “chiflado” o como “lunático” – ¿realmente sabemos lo que significan estas palabras? – es una gran injusticia para un hombre extraordinario, un intelectual cosmopolita que dominaba múltiples idiomas y un buscador incansable de lo que él consideraba como la verdad oculta y olvidada de nuestro pasado colectivo.

Lo que conduce a una dimensión más de la mente versátil de Velikovsky. Era un psicoanalista, formado en Viena a principios de la década de 1930 bajo el discípulo de Freud Wilhelm Stekel. Su trasfondo freudiano dejó sus huellas en mundos en colisión.

Velikovsky-olderEl viejo Velikovsky. De Wikipedia.

“Es un hecho establecido en el aprendizaje sobre la mente humana que los eventos más terribles de la infancia (en algunos casos incluso de la virilidad) a menudo se olvidan, su memoria se borra de la conciencia y se desplaza hacia los estratos inconscientes de la mente, donde continuar viviendo y expresarse en extrañas formas de miedo” (página 298).

No importa que la mayoría de los psicólogos de hoy discutan ferozmente este “hecho establecido”. (Yo mismo creo que Velikovsky y los freudianos están más cerca de la verdad, pero eso es un debate para otro momento). Era esencial para Velikovsky si él explicara por qué horrores indescriptibles de nuestras colisiones con Venus y Marte: “la conflagración del mundo, acompañada de espantosas apariciones en el cielo… ebullición del mar, inmersión de continentes, un caos primigenio bombardeado por piedras calientes voladoras”, nunca fueron descritos realmente por los cronistas sobrios de la antigüedad, pero necesitan ser reconstruidos a través de un conjunto de rompecabezas de fragmentos míticos y poéticos.

“Una amnesia colectiva”, lo llama en uno de los títulos de sus secciones; y utiliza como su epígrafe una cita de Platón: “En cualquier caso, parecen haberse olvidado extrañamente de la catástrofe”. Velikovsky debe haber sentido este “extraño olvido” a su alrededor, en el alegre optimismo de la América de posguerra. Por supuesto, recordamos que hubo una Segunda Guerra Mundial, cinco años después de que terminó, ¿cómo no? ¿Reteníamos alguna comprensión de la desastrosa calamidad que había sido -un “Tiempo de espada, tiempo de lobo”, para citar otro de los encabezados de sección de Velikovsky- su gran final, el nacimiento del apocalipsis futuro en Hiroshima y Nagasaki?

Velikovsky lo hizo.

Y entonces él escribió un libro que es una proclamación de 400 páginas de lo no recordado. Y la gente lo compró y lo creyó, ignorando las protestas de los científicos de que todo era una tontería, porque reconocían dentro de sí una verdad no dicha.

Nosotros los ufólogos, quienes desde Betty y Barney Hill hemos tenido nuestra propia fascinación con lo no recordado, podríamos sentarnos y tomar nota.

Velikovsky-ElishevaVelikovsky y su esposa Elisheva, a quienes dedicó “Mundos en colisión”. De www.velikovsky.org. “Considero mi encuentro con Elisheva como la mejor suerte que tuve en mi vida. La nobleza de su personaje, su feminidad, su honestidad, sus abnegaciones, todo está ante mí… como una bendición interminable”.

https://www.davidhalperin.net/immanuel-velikovsky-worlds-in-collision-68-years-later/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.