Misterio del misil fantasma solucionado: una lección de historia

Misterio del misil fantasma solucionado: una lección de historia

21 de noviembre de 2010

Kentaro Mori

DSC6529-20101114-121937Un largo rastro de humo ligado del suelo a los cielos es una visión inspiradora y aterrorizante. Inspiradora porque puede indicar el camino a las estrellas en grandes cohetes tripulados. Aterrorizante porque los cohetes también pueden ser misiles intercontinentales: en un apocalipsis nuclear, varios de estos rastros en el cielo lanzando bombas serían una señal de que en unos minutos, rastros similares de otros rincones del planeta habrían lanzado ojivas en nuestra dirección. Serían un preanuncio del fin de los tiempos.

Motivo por el cual un enorme rastro filmado por el equipo de televisión del canal CBS en Estados Unidos cerca de California el pasado 8 de noviembre colocó a los medios en polvorosa. “Misterioso lanzamiento de misil ilumina el cielo del sur de California”, se alababa mientras una serie de presentadores especulaban sobre el hecho de que ni el Pentágono ni ninguna autoridad confirmaba o negaba que fuera un lanzamiento de misil.

¿Sería una prueba ultra-secreta? ¿Una sorpresa para defender al país de una súbita amenaza? ¿Estaríamos siendo invadidos? ¿Por quién, o… por qué? Y al fin, como un cohete podría ser lanzado y visto por millones en una de las áreas más populosas de una de las mayores potencias militares del planeta, sin ninguna clase de advertencia o incluso explicación?

La explicación oficial vino casi un día después, y debe ser aún más sorprendente. El misil no podía ser identificado porque no era un misil, tampoco un cohete. Era un simple avión comercial trimotor MD11, vuelo UPS902 de Honolulu, Hawái, Ontario, California. Increíblemente, la explicación oficial a este misterio tal vez sea una de las explicaciones más irrefutables de la historia de los misterios.

“Misil: Imposible”

Desde el principio había problemas en la historia del misil misterioso. “¿Un misil en vuelo que (el piloto del helicóptero de televisión) pudo rastrear por diez minutos?”, Cuestionó el presentador Jon Stewart, un comediante. La filmación del equipo de televisión realmente dura varios minutos, y el propio piloto del helicóptero dice haber acompañado el misil por ese tiempo. “Los misiles no viajan a 30,000 km/h? Entonces diez minutos en el tiempo del misil serían 5,000km. Si fuera un misil, ya no debería estar en Hawái después de ese tiempo? Tal vez ese misil no sea realmente un misil”.

La pregunta del comediante se mostraría correcta.

Además de no moverse mucho, el rastro y su origen fueron registrados por otras personas. Entre otros, estaban las fotografías capturadas por Rick Warren. En su serie de imágenes, como en las captadas por el equipo de televisión, se nota que lo que generaba el rastro se movía órdenes de magnitud más lentamente que un misil. En cierto punto el rastro más extenso y brillante se aleja de la fuente, que pasa a dejar una estera más corta y opaca.

Es la estela de condensación de un avión. Simple humedad del aire que se condensa con la perturbación de los motores del jet.

La imagen abajo, una composición de cuatro imágenes de Warren creada por Mick West, de ContrailScience, dedicado hace mucho tiempo a solucionar las confusiones con estelas de aviones, muestra la evolución a lo largo del tiempo tanto del rastro y de su fuente. Observe cómo la estela empieza más brillante a la derecha, y a medida que el tiempo va pasando, se desplaza a la izquierda. El rastro está siendo llevado por el viento. Al mismo tiempo, la punta del rastro, un punto oscuro, se va volviendo cada vez más lejos del rastro púrpura, mientras que también se mueve más a lo alto y a la izquierda.

Warren_Combo-20101113-112226Y aquí está la belleza de vivir en los tiempos modernos. Combinando los datos de la posición en que Warren captó las imágenes y los datos de radar completos del vuelo UPS902, reconstruyendo el punto de vista a través de Google Earth, obtenemos esto:

Rick_10x_overlay-20101114-122428Los puntos más negros en la parte superior, indicando la posición del origen del rastro, combinan perfectamente en el tiempo y el espacio con la trayectoria del vuelo UPS902, en naranja. También se puede ver más claramente, principalmente en la composición más a la izquierda, como el rastro es una condensación que no se eleva verticalmente del suelo al espacio, y es en vez un rastro horizontal, paralelo al suelo, que por perspectiva parece rayar el cielo de arriba a abajo.

West compara el efecto de perspectiva al de las líneas de transmisión de energía: todos sabemos que son horizontales, pero dependiendo del ángulo en que se ven, pueden parecer verticales.

rastroverhorDe la misma forma, un rastro horizontal en el cielo puede parecer vertical, como un lanzamiento de cohete, de ciertos puntos de vista.

Esto también explica por qué el rastro en el cielo no provocó tanta conmoción como debería. Sólo desde el ángulo correcto, captado tanto por el helicóptero de TV como por algunas otras personas, incluyendo Warren, el rastro parecía vertical. Para otras, sería sólo un rastro de avión en el cielo. El 31 de diciembre de 2009, otro rastro de avión fue confundido con un misil, también en California.

Caso cerrado

¿Todavía no convencido? El rastro también fue captado desde una cámara web en el aeropuerto de Los Ángeles. La posición del punto también combina perfectamente con la posición del vuelo USPS92 en el tiempo y el espacio, y como un segundo punto distante, permite una triangulación que establece con seguridad extrema la posición del origen del rastro. Exactamente la posición del vuelo. Como si no fuera suficiente, imágenes de satélite también registraron el rastro siendo movido hacia el sur por el viento, como las imágenes captadas evidencian. De nuevo, Warren presenta toda la evidencia em su sitio.

clipped-animatingNo hay duda razonable de que el rastro fue causado por el vuelo USPS902. Era sólo un rastro de avión, visto en condiciones especiales.

Una de las cuestiones que puede quedar es por qué el Pentágono no explicó el rastro prontamente, dejando que los medios locales y mundiales especularan sobre sus respuestas evasivas. La respuesta puede ser igualmente simple: el Pentágono sólo podría confirmar que las imágenes eran la estela de un avión tras analizar las imágenes captadas por civiles y medios, precisamente aquellas que tardaron en aparecer. Las imágenes eran al mismo tiempo la indicación de algo inusual, y todo aquello que podría indicar algo inusual.

Sin esas imágenes todo lo que el Pentágono podría decir era que sus sistemas de defensa y monitoreo no detectaron nada anormal en la región. Como de hecho no había nada anormal, excepto un rastro particularmente brillante que, visto de determinadas posiciones, parecía algo que no era.

Otra lección

Las estelas de avión están entre las explicaciones más comunes a eventos “inexplicados” en el cielo. En general, se confunden con meteoros o reentrada de basura espacial, ya que parecen un rastro incandescente rayando el cielo.

Aquí en CeticismoAberto, tenemos este caso de 2004, este otro o este otro. Todos de 2004, por lo que dejamos de publicar tantos rastros de aviones, hasta que en 2008 abordamos este otro caso en Maracaju e Nioque, en Mato Grosso do Sul:

ovnimaracaju321hjLa descripción hecha por el reportero del sitio es parecida a lo que vio Neuzeli: un rastro de fuego, semejante a un cometa, que cortó el cielo de la ciudad. “No había nubes, lo que favoreció la visión” – OVNI ilumina céu e intriga moradores de duas cidades

Sin embargo, las confusiones son tan comunes que otro caso reciente no se ha abordado aquí, por lo que lo comentamos ahora. En septiembre de 2010, una “bola de fuego” vista de Leblon, Río de Janeiro, fue explicada por el astrónomo del Observatorio Nacional, Ronaldo Mourão, como:

“El objeto visto es parte de un fragmento de una nave espacial que puede haber sido descompuesto al entrar en la atmósfera. Un pedazo de satélite o cohete. Ahora creo que está resuelto el misterio”.

ovni_leblonMourão estaba probablemente equivocado, y curiosamente, un carioca anónimo citado al final de la materia provee la solución al evento. “No era una bola de fuego y sí nubes condensadas por las turbinas del avión reflejando los últimos rayos de sol del día”, comentó.

¿Cómo diferenciar un meteoro o reentrada de una estela de avión? La diferencia más importante es la duración del evento: mientras que los rastros dejados por bólidos en la atmósfera suelen deshacer rápidamente, las estelas en el cielo pueden permanecer varios minutos brillando. Esto ocurre porque no tienen brillo propio, no están en combustión, pero reflejan “los últimos rayos de Sol del día”.

El horario es otra indicación. Durante el día, los rastros de avión son iluminados por el Sol, pero no llaman atención porque todo el cielo está claro. Es el mismo motivo por el cual no vemos estrellas de día: ellas continúan brillando como brillan por la noche, pero la claridad del cielo las oculta.

Ninguno de los casos aquí involucrando estelas de aviones ocurrió por la noche, pero casi todos ocurrieron al atardecer. El cielo todavía estaba ligeramente claro, pero como importante detalle, el lugar donde los fotógrafos filmaron los rastros luminosos ya estaba en buena parte en la penumbra. El mismo efecto ocurre al nacer del Sol, pero como hay menos personas observando el cielo que al atardecer, tales imágenes son menos numerosas.

El efecto también puede ser registrado en plena oscuridad de la noche, pero difícilmente con estelas de avión. A quien se acuerde, y como cierta ironía ufológica, el espectáculo de luces puede ser espectacular con… rastros de cohetes de verdad.

espiralnoruegaAlcanzando una altitud mucho mayor que los aviones, los rastros de cohetes pueden ser iluminados por el Sol y vistos a enormes distancias, incluyendo de áreas ya en plena oscuridad. Con ello el contraste se vuelve aún mayor, y fenómenos “misteriosos” como la espiral de Noruega a fines de 2009 o la australiana en junio de este año causan aún más confusión. Es el mismo efecto: rastros de partículas a grandes altitudes iluminadas por el Sol, generando shows de luces visibles desde el suelo después del atardecer.

Esta es una lección que muchos entusiastas de la ufología ya han aprendido, pero para cerrar este largo artículo, aquí hay dos casos famosos que también se pueden explicar de esta manera.

El primero es un vídeo tomado en China, en una fecha no muy segura:

Beijing-chine-divx_000No es un rastro de avión o cohete, sino un dirigible iluminado por el Sol. Note cómo el vídeo también fue captado al atardecer.

Y entonces, lo que puede ser una sorpresa. Después de todo esto, revise el único registro conocido de la ola de “cohetes fantasma” en Suecia en 1946:

reuterswardgrLa fotografía ha sido interpretada como registrando posiblemente un meteorito, mientras que los contemporáneos pensaban estar viendo una serie de cohetes fantasma rasguñando los cielos incluso después del final de la Segunda Guerra Mundial. Los ufólogos suelen sugerir que la ola de 1946 en Suecia precedió a la invasión de discos voladores por el mundo a partir del año siguiente.

Como sugiere el investigador americano Bob Sheaffer, sin embargo, “no es sorprendente que personas en Suecia, viendo el entonces nuevo fenómeno de rastros de condensación a alta altitud, a veces los confundieran con cohetes amenazadores lanzados por una gran potencia u otra”. Un rastro de condensación de un nuevo avión a reacción sería más fácil de fotografiar que un meteoro, principalmente con las cámaras de la época. Y podría ser algo tan nuevo e inusual que podría ser interpretado como un “cohete fantasma”.

Más de cinco décadas después, incluso los habitantes de zonas pobladas que ven aviones casi diariamente todavía los confunden con cohetes fantasmas, meteoros, basura espacial o… discos voladores

http://www.ceticismoaberto.com:80/ufologia/5923/mistrio-do-mssil-fantasma-solucionado-uma-lio-de-histria

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.