El misterioso Bigfoot mexicano

El misterioso Bigfoot mexicano

Brent Swancer

24 de marzo de 2018

Un fenómeno del que se ha informado en todo el mundo es el de los hombres salvajes peludos y enormes que viven en el bosque remoto, con quizás el más conocido sea el Bigfoot o Sasquatch de América del Norte. Sin embargo, un tipo de homínido peludo que es menos conocido y más raramente informado es el primo de Bigfoot al sur de la frontera. Aquí vamos a echar un vistazo a la versión del Sasquatch de México, y es tan extraño como sus vecinos del norte.

Tales criaturas en México no son de ningún modo un fenómeno nuevo, y han sido reportadas durante siglos de una forma u otra. El primer cronista de la historia mexicana, Fernando Alva Ixtlilxóchitl, hizo mención en su libro Obras Históricas de una raza de peludos gigantes que habían vivido en la región de lo que se convertiría en México desde mucho antes de que llegaran los primeros colonos humanos. Estas monstruosas bestias se llamaban Quinametzin, y de acuerdo con los primeros relatos de colonos, eran una tribu temible, violenta y guerrera. De hecho, se dice que estas criaturas frecuentemente se enfrentaron en batalla con humanos normales, y que eventualmente fueron derrotados para extinguirse o exiliarse en el desierto. Estos Quinametzin son quizás el relato más antiguo de grandes humanoides peludos bípedos en México, pero a menudo se hablaba de leyendas similares entre las diversas tribus nativas de la tierra.

El área de los estados mexicanos de Campeche, Chiapas y Quintana Roo en el sur de México ha tenido historias de salvajes peludos que se remontan a miles de años, que se llaman Sisimite y se han encontrado representados en figurillas que datan de hace 2.000 años. También conocido a veces como el Mono Olmeca, el Sisimite era muy conocido por los antiguos pueblos mayas y aztecas, que creían que era una criatura espiritual, y de hecho el nombre Sisimite se cree que proviene de la palabra azteca tzitzimitl, que se traduce aproximadamente como “Criatura sobrenatural” o “demonio”. Sea lo que sea, el Sisimite ha sido visto durante mucho tiempo deambulando por las junglas de la región que se extiende hasta América Central, y típicamente se lo describe como un burdo monstruo bípedo gigante cubierto de pelo y con una cara similar a la humana, la nariz plana, la falta de oídos discernibles, y solo cuatro dedos, sin pulgar. Curiosamente, algunas tradiciones afirman que las criaturas tienen patas que miran hacia atrás, lo que las hace más difíciles de rastrear.

a-man-fantasy-forest-4228En el siglo XVIII, los exploradores españoles que buscaban oro en la región comenzaron a informar de la presencia de estas criaturas extrañas, que a menudo se describían como bastante agresivas, y una expedición incluso afirmó haber matado a tiros a una de las bestias después de haberlos atacado. En el siglo XIX, otro de los Sisimite fue disparado y asesinado en 1868 por un explorador de oro canadiense llamado Edward Jonathan Hoyt después de que se despertó y lo encontró sobre su litera. Otras áreas donde las criaturas han sido reportadas son Belice, Honduras y Guatemala, y el criptozoólogo Ivan Sanderson escribió muchas de ellas en su obra de 1961 Abominable Snowmen: Legend Come Life.

Posiblemente relacionado con la vivienda más meridional, el Sisimite es una criatura parecida a un mono similar al que se decía hace mucho tiempo vagaba por el desierto árido y las tierras bajas montañosas del norteño estado mexicano de Sonora. Una de las primeras menciones de esta criatura por extraños fue hecha por un misionero jesuita alemán llamado Padre Ignaz Pfefferkorn, que estuvo en la región trabajando con los indios Pima desde 1756 hasta 1767. Durante su tiempo allí, Pfefferkorn hizo meticulosas notas de sus observaciones de los nativos y la flora y fauna de la región, que luego se publicaría en 1795 como Descripción de la Provincia de Sonora. Entre las muchas descripciones de la vida silvestre que se encuentran hay numerosas referencias a lo que los nativos llaman “simios de madera”, así como descripciones de lo que aparentemente parecen ser osos, pero que sugieren que algo más estaba sucediendo. En un pasaje, él describe lo siguiente:

Los osos son una amenaza especial para la cría de ganado, ya que comen muchos terneros, y, si ninguna presa más pequeña cae en sus garras, atacarán incluso a caballos, vacas y bueyes. Se deleitan especialmente en comer maíz, siempre y cuando todavía esté tierno y suave. ¡Ay del campo si un oso hambriento aparece en la noche! Come tanto como puede y se lleva todo lo que puede llevar en sus poderosos brazos. Al hacerlo, arruina aún más el campo al romperlo y pisarlo. Los habitantes del país afirman que un oso se defiende arrojando piedras cuando uno trata de ahuyentarlo y que una piedra arrojada de sus patas viene con mucha más fuerza que una lanzada de la mano del hombre más fuerte. Esto parece ser más notable porque se supone que el oso tira las piedras hacia atrás.

170878El desierto de Sonora

Sin duda es una descripción extraña para un oso, especialmente viniendo de un naturalista respetado que estaba bien familiarizado con la vida silvestre de la zona. Dado que esta descripción fue tomada del testimonio de los nativos, esto ha provocado algunas especulaciones de que, inadvertidamente, no estaba hablando de un oso, sino del “simio de madera” simiesco muy diferente del que los nativos hablaban a menudo, y que al relatar las historias que se le contaban, simplemente elegía etiquetar el animal como oso ya que era de lo que él podría haber supuesto que estaban hablando. El criptozoólogo Alton Higgins ha dicho de sus observaciones de este pasaje y su descripción:

Tales comentarios pueden parecer incongruentes para un hombre altamente educado que viajó mucho y vivió durante años en el país oso. Pfefferkorn había descrito anteriormente haber visto un oso grizzly mientras estaba en un viaje. Su guía indio intentó matarlo, pero el oso, herido por su perseguidor, mató al hombre en su lugar. Con este tipo de experiencia personal, parece extraño que Pfefferkorn pensara (o insinuara) que la misma especie era capaz de caminar bípedo para llevar grandes cantidades de maíz “en sus poderosos brazos” y poder arrojar rocas con más fuerza que “la mano del hombre más fuerte”. ¿Es posible que Pfefferkorn, aunque confiado en la veracidad inherente de sus colaboradores indios, abrigara en secreto dudas de que los indios hubieran identificado con precisión a los visitantes nocturnos arrojando piedras a sus maizales? Si bien es cierto que la evidencia de respaldo es extremadamente limitada, y la proposición es especulativa, propongo la posibilidad de que el padre Pfefferkorn haya escuchado algunas descripciones de observaciones y actividades de simios de madera que han sido acreditadas durante siglos al oso grizzly.

También han llegado avistamientos más modernos de México de vez en cuando, aunque son más raros que los de Bigfoot al norte de la frontera. Un testigo conocido solo como Lily afirma que en 1985 estaba acampando en México con su familia cuando un par de grandes criaturas comenzaron a dar vueltas alrededor de su campamento de una manera amenazante. El testigo relató la historia de un episodio del podcast de Sasquatch Chronicles de William Jevning, y dijo sobre el encuentro inicial:

Terminamos yendo a acampar y llegamos tarde, cerca de la puesta del sol, y cuando mis padres estaban organizando el campamento comenzaron a escuchar monos, mi padre dijo que podía ver los árboles en movimiento. Mi padre pensó que era “algo con peso”, parecían monos. Cuando se hizo más oscuro, comenzaron a ver enormes formas moviéndose alrededor del campamento, y comenzaron a tirar cosas hacia nosotros, así que nos pusieron en la parte trasera del camión y nos fuimos.

26319f8a9fa671e6277e6f892928057fDesafortunadamente para ellos, este no era el final de la terrible experiencia, ya que una de las criaturas supuestamente persiguió a los demás, deambulando a altas velocidades en una especie de paso de nudillo. Ella dice que primero tomó la forma sombría para ser un oso, pero pronto comenzó a tener sus dudas, que pronto se justificaron. Justo cuando el camión parecía alejarse de la bestia perseguidora, Lily afirma que saltó directamente a la parte posterior del vehículo. Ella dijo de lo que sucedió a continuación:

Miré nuevamente y no lo vi más, así que pensé “ah, debimos haberlo perdido”. Pero luego, de repente, aterrizó en la parte trasera del camión, ya sabes, agarrándose al portón trasero con su mano izquierda, era como en la salpicadera trasera, y el peso del mismo hizo que el camión se moviera realmente mal. No tuve la impresión de que quisiera agarrarme, tuve la impresión de que quería que tomase sus manos.

Me miró como… los ojos eran muy grandes y marrones, pero tuve la impresión de que era realmente curioso, esa es la impresión que tengo. No le tenía miedo como debería haber sido… Estaba pensando “¿qué estoy mirando?”

Ella dice que en este punto pudo ver bien las manos de la criatura, que describió como de aspecto muy humano, solo cubiertas de piel negra correosa y con uñas brillantes y pelo negro y espeso en la espalda, y las comparó con las manos de un gorila. Después de unos momentos, su padre supuestamente empujó su rifle a través de la ventana trasera de la cabina y disparó para arrojarlo al suelo y fuera de la vista. Ella dijo que luego notó a otra de las criaturas corriendo por la carretera junto al camión, y que esta era notablemente más delgada y con pelaje marrón rojizo. Al parecer, se dio cuenta de que su compañero se había caído del camión y desistió de perseguirlo mientras la familia se alejaba a toda velocidad.

Aún más reciente aún es un informe del muy activo volcán Popocatépetl del centro de México, que se eleva a 17,802 pies de altura y es el segundo pico más alto del país. El volcán ya tiene mucha rareza, ya que los ovnis han sido avistados desde hace mucho tiempo, a veces incluso entran o salen de la boca del volcán, y ahora el área puede agregar avistamientos de Bigfoot, o al menos algo muy similar. En 2015, un alpinista llamado Guillermo Vidales afirmó que su equipo de rescate de montaña había avistado criaturas bípedas delgadas, de más de 8 pies de alto, que trepaban por el costado del volcán a grandes altitudes de hasta 13,000 pies.

037089Volcán Popocatépetl

Según los informes, las criaturas dejaron huellas de gran tamaño que presentaban agujeros extraños que penetraban en el suelo desde el talón, lo que sugiere garras de algún tipo. Esto ciertamente explicaría la supuesta habilidad de escalada que supuestamente mostraban, con Vidales diciendo: “Una vez, vimos a uno de estos individuos escalar el glaciar en 10 minutos, un tramo en el que nos demoramos alrededor de 3-4 horas para llegar. Tienen una agilidad asombrosa”. Incluso se tomaron fotografías de las criaturas, pero son predeciblemente poco claras e indistintas. Si son reales, escogieron un mal lugar para jugar en el volcán ya que tuvo varias erupciones más o menos al mismo tiempo.

Aunque México parece producir muchos menos informes de criaturas similares a Sasquatch que los Estados Unidos y Canadá, de todos modos existe una larga historia de tales relatos, y son tan extraños como en cualquier otro lado. También plantean algunas preguntas interesantes en relación con, si son reales, de dónde provienen exactamente y qué tan relacionados están con sus hermanos más septentrionales. ¿Son una especie separada o simplemente una población diferente de la misma? Si están relacionados, ¿qué nos dice esto sobre la propagación de estas criaturas en todo el continente? ¿Son siquiera reales o producto de fraudes y errores de identificación? Cualquiera que sea el caso, las historias del Bigfoot mexicano sin duda se suman al folklore.

http://mysteriousuniverse.org/2018/03/the-mysterious-mexican-bigfoot/

El pie-grande mexicano

El pie-grande mexicano

Los indios de California lo llaman “Cemis”. Los mayas del sureste de México y de Belice también lo llaman casi igual: tzimi, que significa monstruo. Los lacandones que, a pesar de que dicen ser caribes hablan maya, también lo han visto muchas veces. Lo describen como un ser grande y peludo y con ¡sus enormes pies al revés! De tal manera que las huellas que deja marcadas, cuando parecen acercarse en realidad se alejan. Le temen mucho porque es caníbal.

Porfirio Díaz los vio

Un reportero de principios de siglo narró que una vez el dictador don Porfirio Díaz asistió a una cena que le ofrecieron un grupo de personajes prominentes. Después de una charla de sobremesa se habló del eslabón perdido, un ser de características simiescas a la vez que humanas, que, se suponía, aún vivía en las selvas de Borneo, en el sur de. Asia, Unos opinaban que sí existía y otros lo negaban. Entonces intervino don Porfirio, que era un hombre muy poco locuaz, y narró lo que le sucedió en su tierra natal, Oaxaca, cuando era joven. Contó que para luchar contra el gobierno conservador formó una guerrilla.

Él y sus guerrilleros tuvieron un éxito regular basta que un ejército conservador los derrotó y casi los aniquiló. Díaz y tres de sus compañeros huyeron hacia las montañas boscosas, seguidos de cerca por sus enemigos.

Después de varios días de internarse en la selva, perdieron a sus, seguidores y caminando sin rumbo fijo llegaron a unas chozas donde unos indios preparaban muchas flechas y arcos. Los indios no hablaban español, pero Díaz conocía su dialecto y les pidió comida.

Después de darles alimentos, los indios rogaron a Díaz que con sus hombres les ayudaran a matar unos hombres monos que habían robado a sus mujeres y las mantenían presas.

Díaz accedió pensando que los indígenas exageraban al hablar de monos enormes y supuso que se trataba de monos saraguatos, esos pequeños changos gritones que tanto abundan por allá; en cuanto a que secuestraban mujeres, era imposible.

Encontraron unos monstruos

Los indios llevaron a los guerrilleros hasta un gran cerro, cuando de pronto se abatió sobre ellos una lluvia de pedruscos lanzados desde lo alto por una especie de enormes monos. En defensa propia, Díaz y sus hombres hicieron una descarga de fusilería y los indios los secundaron con flechazos.

Los extraños monstruos cayeron e inmediatamente los indios treparon hasta llegar a ellos, remataron a los heridos y después acabaron con sus hembras y sus crías que estaban dentro de una cueva. Díaz trató en vano de evitar la matanza. En otra cueva estaban las indias secuestradas y recibieron a los hombres con gritos de alegría.

Don Porfirio terminó diciendo que examinó a los extraños monos muertos y lo único animal que vio en ellos fue su gran pelambre y su enorme musculatura. Pero tenían facciones muy humanas. Agregó que pesó mucho sobre su conciencia el haber participado en la extinción de esos seres, que posiblemente fueron los últimos de su especie, y juzgó que formaban parte de un eslabón que unía a los hombres con los monos.

Los misteriosos “hombrecitos” de los Estados Unidos

Los misteriosos “hombrecitos” de los Estados Unidos

Nick Redfern

28 de febrero de 2018

Ivan T. Sanderson fue un investigador muy respetado de una serie de misterios paranormales, y en particular los que giran en torno a cuestiones relativas al mundo de la Criptozoología (el estudio de animales desconocidos). Justo antes del comienzo de la década de 1960, Sanderson recibió una comunicación muy extraña. Vino de una mujer que Sanderson, teniendo cuidado de proteger su identidad, mencionó solo como “Mrs. V.K.” Por supuesto, siempre es preferible cuando la gente está dispuesta a hablar en el registro. Pero, como sé por experiencia, cuanto más rara es la historia, mayor es la probabilidad de que la fuente solicite el anonimato. Así es como sucede a menudo.

Fue en 1959 cuando la Sra. V.K. escribió a Sanderson. Ella comenzó: “Soy ama de casa, pero me especialicé en biología, asistí a nuestra universidad estatal y tengo una maestría en zoología simple. Mi esposo es químico experimental y mi hijo mayor es técnico en la Fuerza Aérea. Vengo de Mississippi, pero hemos residido aquí (en Kentucky) durante diez años”. El testigo tenía una pregunta para Sanderson; una pregunta muy extraña, de hecho. Era lo siguiente: “Me pregunto si alguna vez has oído hablar de los Pequeños Hombres Rojos del Delta”.

Purus_Red_Howler_Monkey-570x436Un mono aullador rojo Purus

Continuó hacia Sanderson: “Nadie pensó demasiado en ellos cuando me criaron, excepto que era mejor tener cuidado de dispararle a uno porque podría ser un asesinato, o por lo que el sheriff podría pensar si algo salía de él, pero me sorprendió encontrarlo”. que la gente de aquí también lo sabe, aunque tardaron algunos años en hablar de ello conmigo. Mi esposo es de Nueva Inglaterra y esta gente no habla mucho.

Entonces, ¿qué exactamente eran los Pequeños Hombres Rojos del Delta? Sra. V.K. contó a Sanderson una historia de proporciones increíbles: “Se dice que ellos (los Pequeños Hombres Rojos del Delta) son aproximadamente del tamaño de un niño de diez años y que pueden escalar como monos y vivir desde los pantanos. Hablan mucho, pero se mantienen alejados del alcance de los disparos y sobre todo entran al agua. Son personas y los tramperos dicen que a menudo usan trozos de sábanas desechadas, jeans viejos y cosas así”.

Ella concluyó: “Si usted ha oído hablar de ellos, ¿hablará de ellos en el aire, ya que me desconcierta que nadie ha hablado de ellos, pero todos en algunos lugares parece saber sobre ellos. No había nada seguro en mi curso de biología sobre ellos, pero hay mucha gente que no sabe o de la que no se habla…”

Es difícil decir con certeza qué fueron los “hombres” pequeños y rojizos, pero que eran bastante parciales con el uso de la ropa sugiere que bien podrían haber sido alguna forma de humano desconocido y primitivo. Esto fue algo confirmado por las palabras de la Sra. V.K cuando dijo: “Son personas”, a pesar de que aparentemente eran muy hábiles a la hora de escalar “Como los monos”. Además, las referencias a los Little Red Men “principalmente” pasando su tiempo en el agua no son típicas de monos o simios. Y no olvidemos las palabras de la Sra. V. K. sobre cómo matar a una de las criaturas puede verse como un asesinato. Además, se observó que las entidades extrañas “hablan mucho”, que no es la forma en que la mayoría de nosotros describiría los sonidos producidos por los animales.

alligator-1504772_640-570x379¿Sabe lo que les pasó a los pequeños hombres rojos?

En algunos aspectos, al menos, esta historia me recuerda a una que el finado Mac Tonnies contó en su libro de 2010, The Cryptoterrestrials. Él dijo: “Tengo un informe de primera mano confiable de ‘personas pequeñas’ en general en el noroeste de Estados Unidos. Mi fuente encontró una pequeña congregación de estos seres en un área boscosa. Como seres humanos en todos los aspectos esenciales, los seres eran sin embargo pequeños, como personas normales en miniatura”. La fuente de Tonnies le dijo que los “pequeños” – que parecían “asiáticos” – eran anteriores a todas las sociedades y culturas norteamericanas y tenían su propio , lenguaje único. “A veces”, agrega Mac, “pasan entre nosotros cuando son niños” y “llevan una existencia casi de vagabundo”.

¿Extraños grupos de pequeños humanoides que viven en sigilo en los Estados Unidos? ¿Quién sabe?

http://mysteriousuniverse.org/2018/02/the-united-states-mysterious-little-men/

¿Existe al menos una de las fotografías Loysi “perdidas”?

MÁS FOTOGRAFÍAS DE MONKEY BUSINESS? – ¿EXISTE AL MENOS UNA DE LAS FOTOGRAFÍAS LOYSI “PERDIDAS” DE AMÉRICA OCCIDENTAL?

2 de noviembre de 2017

Karl Shuker

Mock-up of hypothetical Ameranthropoides loysi photo featuring people, Dr Karl Shuker¿Podría haber una fotografía “Perdida” de Ameranthropoides loysi por ahí, esperando ser redescubierta y luciendo algo como esto? (fotografía original © Attilio Gatti, utilizada aquí de manera estrictamente no comercial, basada en el uso justo educativo; manipulación de fotografías © Dr. Karl Shuker)

A principios de este año, he publicado aquí en ShukerNature un extenso artículo de dos partes en relación Ameranthropoides loysi, el supuesto simio bípedo, sin cola encontrado y muerto a tiros en la selva venezolana en 1920 por un equipo de geólogos dirigidos por el Dr. François de Loys, pero cuyo cuerpo estaba apoyado posteriormente en posición vertical sobre una caja en una posición sentada y se fotografía – la imagen resultante convirtiéndose en una de las imágenes más icónicas pero polémicas en la totalidad de los anales de la criptozoología, y que fue finalmente, de manera concluyente expuesta como un engaño flagrante a principios de este siglo presente. Para leer mi artículo sobre ShukerNature, haga clic aquí para la Parte 1 y aquí para la Parte 2.

Sin embargo, uno de los muchos aspectos curiosos de este caso que ya había despertado sospechas entre sus investigadores más escépticos varias décadas antes de que la verdadera naturaleza de la criatura en la fotografía fuera finalmente expuesta, era la razón por la cual solo existía una fotografía de un ostensiblemente trascendental descubrimiento zoológico como un simio sudamericano. En particular, los críticos preguntaron por qué no se habían hecho fotos de la espalda de la criatura, para confirmar que era naturalmente (no artificialmente) sin cola, como afirma De Loys, y como se ve en todos los monos del Viejo Mundo.

En respuesta, como mencioné en mi artículo anterior, de Loys había explicado esta situación anómala alegando que efectivamente había habido más fotografías, pero que solo la famosa conocida hoy había sobrevivido a una posterior zozobra del barco que las había llevado y su la tripulación río abajo: las otras fotos se habían perdido. Que conveniente.

Ameranthropoides loysi, more contrast, public domainLa conocida versión recortada de fondo de la única fotografía conocida del supuesto “mono” de Loys, en realidad nada más que el cuerpo hábilmente posado de su mono araña marimonda mascota que había muerto recientemente en el campamento del equipo y cuya cola había sido amputada anteriormente después de haberse infectado (dominio público)

En vista de cómo De Loys había engañado al mundo durante tanto tiempo con esa única fotografía, no sorprende que hoy en día poca gente crea que alguna otra fotografía haya sido tomada, y mucho menos perdida. Sin embargo, si realmente hubiesen existido algunas imágenes que sobrevivieran, especialmente aquellas que retrataran a parte del grupo de Deysys de pie junto al canal, eso habría proporcionado una guía mucho más clara sobre el tamaño de la criatura. Es cierto, todavía habría sido solo un mono araña marimonda, pero quién sabe, podría haber sido un espécimen inusualmente grande y, por lo tanto, digno de mención por derecho propio.

De hecho, como descubrí para mi gran sorpresa mientras investigaba el complicado caso de Ameranthropoides, y en flagrante desprecio de la afirmación de Loys de lo contrario, al menos una de esas fotos realmente podría haber sobrevivido. No solo eso, en un escenario fascinante que recuerda fácilmente el caso igualmente tentador de la fotografía del pájaro trueno supuestamente desaparecido, puede haber sido publicada, a juzgar por el hecho de que tengo en el archivo los testimonios de varios testigos totalmente independientes pero altamente calificados que todos afirman haberlo visto! Primero lo hice público en una serie de relatos publicados en Strange Magazine y Fortean Times, léalas todas aquí ahora, y luego juzgue por usted mismo.

A fines de la década de 1990, la Dra. Susan M. Ford fue Profesora Asociada y Directora de Estudios de Posgrado en el Departamento de Antropología de la Universidad de Southern Illinois. Durante la correspondencia en noviembre de 1997 sobre Ameranthropoides, la Dra. Ford me informó que en algún momento de la década de 1980 un estudiante le había mostrado un libro de vida silvestre de formato popular que incluía una propagación que contenía una fotografía de Ameranthropoides, pero no la famosa reproducida en este artículo, en forma recortada y sin cortar, y que, como ya se señaló aquí, es la única foto de este tipo conocida actualmente por los criptozoólogos. Según su recuerdo de la foto, era:

… una foto en blanco y negro del animal (que se parece mucho a un gran mono araña), muerto, apoyado entre dos nativos que estaban de pie. Parecían adultos, pero posiblemente de baja estatura; no recuerdo ninguna escala en la imagen o referencia en el texto a la altura de los humanos. Era un capítulo específicamente relacionado con este animal, en un libro sobre descubrimientos de animales inusuales. Me parece recordar que está fuertemente ligado con una cubierta oscura, y no un libro grande o grueso. Era pequeño (en una comunicación separada sugirió que posiblemente tenía 100 páginas, probablemente tenía un formato de 8” x 6”, y era un libro bastante Viejo), tal vez el tamaño de un diario promedio hoy en día. No recuerdo el título ni el autor del libro … Sin embargo, puedo visualizar la imagen con bastante claridad, y había dos hombres a cada lado del mono muerto.

Los hombres nativos eran presumiblemente dos de los ayudantes indios locales de la expedición geológica. En cuanto a la estudiante que le mostró el libro a la Dra. Ford, ya no podía recordar quién era.

imageUn mono araña marimonda, la verdadera identidad del “simio” de Loy (© Ewa-Flickr/Wikipedia – licencia CC BY 2.0)

Pasando de un lado del Atlántico al otro, también aprendí en 1997 del guardabosque zoológico escocés Alan Pringle que uno de sus colegas, el oficial de educación Jon Flynn en Cricket St Thomas Wildlife Park en Somerset, estaba convencido de que varios años antes, él también había visto una fotografía del mono de Loys que incluía a algunos hombres de pie a cada lado. Desafortunadamente, sin embargo, no pudo recordar ningún detalle de la publicación que contiene esta imagen.

Además, en una carta para mí del 15 de enero de 1998, Steven Shipp, que en ese momento era el propietario del servicio Midnight Books de venta por correo con base en Sidmouth, escribió:

¡Estoy seguro de que yo también he visto una foto de este mono flanqueada por dos personas! Lo primero que pensé cuando vi la fotografía [la versión recortada familiar] (antes de leer el texto) fue ¿por qué se cortó, dejando de lado a las personas de cada lado? Luego, leí el artículo y me di cuenta de que era una fotografía diferente. Creo que vi la imagen en una de esas antologías de misterios que cubren todos los aspectos de lo inexplicable, probablemente durante el tiempo en que habría estado comprando libros para el catálogo (el propio catálogo de libros de venta por correspondencia de Steven para la venta), de modo que lo ancle a los últimos nueve años! Puede haber estado en un libro más viejo, como dice Susan Ford, pero estoy seguro de que estaba en un gran formato, bien ilustrado. Por supuesto que no recuerdo cual. Pero sin dudas lo mantendré atento y le diré de inmediato si lo encuentro. No creo que este sea un caso en el que mi memoria me engañe ya que puedo ver claramente la imagen en mi mente.

Varios meses después de recibir la comunicación de Steven Shipp, recibí una carta sobre este mismo tema de parte de Lawrence Brennan, proveniente de Liverpool, que (curiosamente) tenía fecha del 31 de junio de 1998. (Supongo que quiso decir el 30 de junio). De todos modos: en su carta, Lawrence insistió en que él también había visto una fotografía de este tipo, tanto que hasta leer mi relato sobre este tema, no tenía idea de que hubiera algún misterio rodeándola. De acuerdo con su testimonio, él la vio en un libro cuando tenía alrededor de 13-15 años de edad; y como tenía 30 años en el momento de su carta para mí, esto significa que el libro se había publicado a más tardar a principios de los años ochenta.

La foto mostraba al “mono” de Loys sentado en una caja, flanqueado por al menos dos humanos, que también estaban sentados, uno a cada lado, y presumiblemente sobre cajas, ya que parecían tener una altura comparable a la del mono. Al menos uno de los humanos pudo haber estado vestido con lo que Lawrence denominó “atuendo de Gran Cazador Blanco”, con un rifle descansando en sus manos, pero no estaba absolutamente seguro de esto porque, como él señaló: “¡El simio es obviamente lo que tiendes a concentrarte y recordar!”. Continuó diciendo que posiblemente había otras personas, probablemente nativos, detrás, y reiteró que la criatura era de un tamaño similar al de los humanos.

En cuanto al libro que contenía esta foto: Lawrence afirmó que su padre lo había obtenido para él de la biblioteca local, y que su tema eran bestias humanas de todo el mundo. Creía que el libro tenía el título de “Giants Walk the Earth”, o “Hay gigantes entre nosotros”, y estaba seguro de que la palabra “Giants” aparecía en alguna parte.

There are Giants in the Earth, Michael GrumleyHay gigantes en la tierra, de Michael Grumley (© Michael Grumley/Panther Books – reproducido aquí de manera estrictamente no comercial, con uso justo educativo)

Ni que decir tiene que, tan pronto como leí esto, inmediatamente pensé en el libro de Michael Grumley titulado There are Giants in the Earth, publicado por primera vez en 1975, que es un libro que examina a las bestias humanas en todo el mundo, incluido el “mono” de De Loys . No perdí tiempo en tomar mi propia copia de este volumen de mis estanterías de criptozoología, y lo revisé con gran esfuerzo, ¡qué irónico (y embarazoso) sería si la foto “Perdida” probara estar en un libro que realmente poseía!

En consecuencia, fue con sentimientos algo mezclados que me cercioré de que no estaba presente en el libro. Es cierto que se incluyó la familiar foto de Ameranthropoides, pero lejos de mostrar a alguien de pie junto al simio, había sido tan extensamente recortada para su publicación en este libro particular que las manos, los pies y hasta la parte superior de la criatura habían sido cortados. Otro callejón sin salida.

Mock-up of hypothetical Ameranthropoides loysi photo featuring people, Dr Karl ShukerLa imagen burda de lo que parecerse una fotografía tomada al mismo tiempo que la familiar pero presentando a un cazador de “grandes piezas” del oeste y algunos cazadores nativos más pequeños junto al “simio” de Loys sentado en una caja podría (fotografía original © Attilio Gatti, utilizado aquí de manera estrictamente no comercial, con uso justo y educativo; foto-manipulación © Dr Karl Shuker)

En octubre de 1998, recibí una carta de Robert Hill de Cardiff, Gales, que afirmaba haber visto una fotografía del mono de Loys con dos personas a su lado cuando tenía menos de doce años, es decir, antes de noviembre de 1976. Estaba seguro de esto porque recordaba haberlo visto mientras estaba en una de sus vacaciones infantiles en Porthcawl, Gales del Sur. La miró mientras estaba dentro de la tienda de un quiosco o una librería, y, curiosamente, continuó diciendo: “Se me quedó grabado porque acababa de comprar (o había comprado para mí) una copia de There are Giants in the Earth por Michael Grumley (¡que todavía tengo!)”.

La declaración de Robert es importante, demostrando independientemente de mi propia búsqueda a través de ella que el libro de Grumley y el libro que contiene la fotografía misteriosa son de hecho diferentes, a pesar de los pensamientos de Lawrence Brennan con respecto al título de este último. También señala el avistamiento de Robert de la foto misteriosa a los años 1975-76 (1975 fue la fecha de publicación del libro de Grumley, que había recibido antes de ver el libro de misterio, y 1976 fue el último año en el que, hasta noviembre, todavía estaba menos de 12 años).

Robert creía que la publicación en la que él la veía era un libro de vida silvestre de algún tipo. Además, desde que lo había visto siempre había supuesto (hasta leer uno de mis relatos de las revistas antes mencionadas) que la fotografía familiar que representaba al simio en sí era simplemente una versión recortada de la imagen que había visto en el misterioso libro de vida salvaje encontrado por él todos esos años atrás en Gales.

Haciéndome eco de los comentarios de Steven Shipp y Robert Hill, cuando comencé a investigar el misterio de las fotografías de “perdidas” de Ameranthropoides, también había especulado inicialmente que quizás la explicación era simplemente que la familiar foto de Ameranthropoides era de hecho una imagen recortada, que originalmente contenía personas de pie a cada lado del animal, es decir, que la foto “Perdida” era meramente la versión original familiar, sin recortar.

Sin embargo, posteriormente recordé que había visto una copia de la imagen familiar en su forma rara vez reproducida y sin cortar: apareció en la reimpresión de 1995 de On the Track of Unknown Animals de Heuvelmans, que contiene varias imágenes no presentes en la edición original de 1958 también se reproduce a continuación, y como se puede ver fácilmente, no hay personas en ella.

Ameranthropoides loysi, uncropped, public domainLa versión no cortada de la famosa fotografía de Ameranthropoides loysi de De Loys (dominio público)

En vista de los testimonios antes citados, siento que realmente podría haber una segunda fotografía de Ameranthropoides “Perdida” en alguna parte, que resida discretamente en medio de la vasta biblioteca mundial de literatura de vida silvestre, y también, supongo, sostenida (aparentemente sin conocimiento) de su valor criptozoológico) en una o dos bibliotecas de imágenes. Quién sabe, quizás haya habido otras también.

El relato de De Loys sobre el encuentro de la criatura y su pareja apareció por primera vez como un artículo en Illustrated London News el 15 de junio de 1929, con la famosa fotografía como su ilustración. Un escenario plausible que viene a la mente es que cuando De Loys envió su artículo al ILN, presentó no solo una, sino una selección de fotos de las cuales el editor de imágenes de la revista podía seleccionar el ejemplo más llamativo para ilustrarlo: una ocurrencia bastante común en la publicación. A juzgar por el relato de la Dra. Ford, la segunda foto “perdida”, que representa el cadáver muerto de la criatura apoyado entre dos hombres, sería menos dramática, y menos fotogénica, que la famosa foto, que representa a la criatura por sí misma, apoyada hábilmente en una pose realista por el palo largo y delgado.

En consecuencia, si ambas imágenes fueron presentadas (y tal vez otras, tal vez incluso representando a los geólogos junto a él en posturas similares a las adoptadas por los hombres nativos, y también mostrando a la criatura desde atrás y desde el frente) se puede apreciar fácilmente por qué la fotografía ahora famosa habría sido la seleccionada para la reproducción. La (las) otra(s) normalmente habrían sido devueltas a De Loys, pero ¿qué pasaría si se extraviaran de alguna manera, se desviaran y por lo tanto nunca se devolvieran? ¿Dónde podrían estar ahora?

Hay, por supuesto, otra interpretación decididamente diferente de este caso tentador, una con el cual los devotos de la larga saga de la fotografía desaparecida de Thunderbird serán demasiado familiares. Porque, al igual que con esta última criptografía “Perdida”, los escépticos afirmarán sin duda que tal foto nunca existió, que es meramente un producto de la imaginación, o es un recuerdo medio recordado y distorsionado de una imagen superficialmente similar.

Bili ape in 1912 bookUna fotografía antigua como esta, de 1912, que representa a dos cazadores nativos sosteniendo en posición vertical a un chimpancé muerto muy grande (ahora conocido como uno de los elusivos monos Bili), ha provocado falsos recuerdos de una foto similar pero inexistente con Ameranthropoides Loysi? (dominio publico)

Ciertamente, así como hay muchas imágenes tempranas en existencia de pájaros grandes con sus alas extendidas que reflejan la presunta fotografía de thunderbird, también hay numerosas imágenes tempranas de cazadores de pie junto a canales o especímenes disecados de gorilas y otros primates grandes que podrían ser concebibles capaz de generar recuerdos falsos de imágenes de Ameranthropoides con algunos testigos oculares.

Además, en una carta para mí del 12 de enero de 1998, Alan Gardiner de West Sussex, Inglaterra, incluso nominó, como posible disparador de memoria falsa, una famosa fotografía falsa consistente en un fotomontaje que representa una supuesta entidad bípeda alienígena flanqueada por dos agentes del gobierno (en realidad, esta imagen era parte de una sección satírica que se burlaba de la histeria de los ovnis/alienígenas que fue publicada por la revista fotográfica alemana Neue Illustrierte en su número del 1 de abril de 1950).

Hoax alien photo published by Neue Illustrierte, April 1950La fotografía mencionada del “extraterrestre” mencionada anteriormente, publicada el 1 de abril de 1950 por Neue Illustrierte (© Neue Illustrierte, reproducida aquí de manera estrictamente no comercial y con fines educativos de uso justo)

¿Podría un recuerdo distante, confuso o mal recordado de una de esas fotografías explicar por qué mis corresponsales creen que han visto una segunda foto, actualmente desconocida, de Ameranthropoides? El biólogo argentino Mariano Moldes presentó una intrigante variación sobre este tema en una carta dirigida a mí el 2 de febrero de 1998. Descartando el escenario de memoria falsa, sugirió que lo que podría haber sucedido es lo siguiente:

El libro aludido por ellos (los testigos oculares de la fotografía perdida) probablemente existió y tenía un capítulo sobre Ameranthropoides loysi, ilustrado con una fotografía incorrecta. Es bastante común que los laicos a cargo de tareas técnicas editoriales confundan ilustraciones similares sobre un tema, y la frecuencia de dicho evento aumenta con la disminución de la calidad general de la publicación. La Dra. Ford dice que era un libro “bastante Viejo” con un autor y título memorable. Es cierto que los testigos no podían haber confundido una alusión a un simio conocido… Pero ¿qué pasaría si vieran una mala fotografía de, digamos, un chimpancé bonobo (Pan paniscus) o un siamang (género Symphalangus) rodeado de texto engañoso?

Todas las explicaciones propuestas anteriormente tienen innegable mérito, pero en este caso particular las considero insatisfactorias. Después de todo, los testigos de la fotografía desaparecida cuyas vocaciones conozco incluyen un oficial de educación de vida silvestre, un antropólogo universitario altamente calificado y un comerciante de libros de criptozoología, difícilmente el tipo de testigo que probablemente tenga problemas para distinguir (o recordar) fotos de los gorilas y otros primates extremadamente familiares a partir de la de una bestia muy distintiva, totalmente desconocida, que se asemeja a un mono araña excepcionalmente grande parecido a un mono.

La sugerencia de Mariano Moldes tiene más mérito: ciertamente conozco muchas instancias, especialmente en libros antiguos de vida silvestre, en los que las fotos han sido identificadas erróneamente, o una sección de texto relacionada con una especie en particular ha sido acompañada por una foto de la especie equivocada. Aun así, todavía considero poco probable que los testigos oculares con experiencia en zoología no vean ese error.

En consecuencia, actualmente estoy dispuesto a creer que una segunda foto de Ameranthropoides puede existir, oculta en algún lugar entre los vastos archivos de literatura de vida salvaje del mundo. Quizás haya alguien leyendo este presente artículo del blog ShukerNature que ha visto una foto de Ameranthropoides “Perdida”, o sabe dónde se ha publicado una imagen de este tipo. Si es así, agradecería cualquier información que desee enviarme, ¡muchas gracias de verdad! Claramente, a pesar de que la historia de Ameranthropoides loysi está hoy totalmente desacreditada como un engaño, aún puede ser capaz de ofrecer algunas sorpresas genuinas.

Finalmente: cuando decidí preparar la fotografía simulada de Ameranthropoides con personas que he incluido aquí, y sabiendo muy bien cuán eficazmente funciona internet cuando se trata de difundir noticias falsas, se me ocurrió que mi maqueta podría subsecuentemente ¡Ser reproducida en otros sitios web y ser erróneamente reivindicada en al menos algunos de ellos como una auténtica fotografía de Ameranthropoides hasta ahora perdida! Por consiguiente, para vencer tales afirmaciones, no solo he subtitulado aquí cuidadosamente con detalles completos de su naturaleza y origen, sino que también, al crearla, usé deliberadamente como mi imagen original una fotografía que presentaba cazadores nativos reconocibles africanos (dos pigmeos congoleños) en lugar de los sudamericanos, más un cazador occidental fácilmente identificable (Attilio Gatti), que, además, no tenía ningún vínculo con Sudamérica. Así que ten todo esto en cuenta si de verdad vieras aparecer esta foto en otro lugar en línea, que sin duda lo hará, tarde o temprano…

Attilo Gatti, Congolese pygmies, and gorilla hunting-trophy, Attilo GattiUn tiempo diferente, una perspectiva diferente: la fotografía vintage original, con el explorador italiano Attilio Gatti, dos pigmeos congoleses y un gorila de trofeo de caza, que fotografié para crear la foto de maqueta de Ameranthropoides loysi con personas a su lado ( fotografía original © Attilio Gatti, utilizada aquí de manera estrictamente no comercial, con fines educativos y de uso justo, foto manipulación © Dr. Karl Shuker)

https://karlshuker.blogspot.mx/2017/11/more-pictures-of-monkey-business-does.html

El juicio de “¡Bigfoot is real!” de la mujer de California ha sido descartado por ahora

El juicio de “¡Bigfoot is real!” de la mujer de California ha sido descartado por ahora

0208_nws_sbs-l-bigfoot-0212-001Residente de Crestline, Claudia Ackley sostiene un molde de yeso de una huella del Estado de Washington que hizo de un posible Sasquatch, también conocido como Bigfoot. Jueves, 8 de febrero de 2018. (Eric Reed/For The Sun/SCNG)

Por JOE NELSON

San Bernardino Sun

21 de marzo de 2018

Una demanda presentada por una mujer de Crestline que exige que el estado reconozca al Sasquatch, también conocido como “Bigfoot”, como una especie oficial que ha sido descartada.

El tribunal desestimó el caso a petición de la peticionaria Claudia Ackley, el 15 de marzo, según los registros judiciales.

Ackley dijo que sus abogados le aconsejaron que retirara la demanda que presentó el 18 de enero en el Tribunal Superior de San Bernardino contra el Departamento de Pesca y Vida Silvestre de California y la Agencia de Recursos Naturales del estado. Ella planea volver a presentar la demanda para que cumpla con las reglas de la corte. Una audiencia que estaba programada para el lunes 19 de marzo fue dejada vacante por el juez.

“Los abogados querían que lo detuviera y luego que lo reescribieran”, dijo Ackley, y agregó que sus abogados le dijeron que si ella hubiera presentado su solicitud original, la hubieran “comido viva”.

En una publicación de Facebook el 17 de marzo, Ackley informó a sus amigos: “Solo tengo una oportunidad y debo hacerlo correctamente para poder proceder”.

Ackley, de 46 años, se asoció con el documentalista Todd Standing, el hombre detrás de la película de Netflix “Discovering Bigfoot” en la redacción del pleito original. Standing, que tuvo una demanda similar presentada en British Columbia, Canadá, donde reside.

Standing dijo el martes que él, Ackley y un asistente legal escribieron la primera demanda ellos mismos, que no fue examinada por ningún abogado.

“Hay tantas cosas que un abogado tiene que hacer apropiadamente. Ahora contamos con un equipo de abogados en los EE. UU. que lo van a armar”, dijo Standing en un mensaje telefónico. “Tienen que entrevistar a todos los testigos. Tienen mucho trabajo por hacer. La acción legal va a ser enorme ahora”.

El abogado de Ackley, con sede en Texas, Bobby García, no pudo ser contactado inmediatamente para hacer comentarios.

Ackley y Standing dijeron que planean presentar pruebas que demuestren la existencia de Sasquatch, incluidos testimonios de biólogos de vida silvestre, expertos en vida salvaje y oficiales forenses de la policía. Dijeron que también presentarán huellas dactilares, huellas e incluso pruebas de ADN de muestras de cabello que Standing dijo que obtuvo de un árbol durante una expedición de 2014.

Sin embargo, incluso los aficionados más devotos de Bigfoot tienen sus dudas sobre Ackley y su demanda.

“Sospecho que será descartado por falta de pruebas”, dijo Daniel Pérez, un investigador e historiador de Bigfoot con sede en Riverside que publica el boletín mensual Bigfoot Times. “No veo que el asunto tenga una base legal”.

Las afirmaciones de Ackley de encontrarse con tres Sasquatches en Lake Arrowhead el pasado mes de marzo mientras caminaba con sus dos hijas son las únicas afirmaciones documentadas en el registro de un avistamiento de Bigfoot en la comunidad de complejos de montaña, dijo Pérez.

“Recientemente hablé con algunas personas en Bigfoot Bonanza que viven cerca de Claudia, y conocen bien el área e informaron que, aparte de Claudia y sus reclamos, nadie más informa sobre Bigfoot en el área”, dijo Pérez. “Todo este asunto es mala publicidad para la comunidad seria de Bigfoot, y solo una razón más por la que mucha gente en todo el país toma el asunto con un grano de sal”.

https://www.sbsun.com/2018/03/20/california-womans-bigfoot-is-real-lawsuit-has-been-dismissed-for-now/