Las lluvias de peces de Yoro: caso cerrado

Las lluvias de peces de Yoro: caso cerrado

24 DE JUNIO DE 2018

POR CROPSTER

Los informes más recientes de peces que caen en Yoro, Honduras, me recordaron que había leído una referencia anterior al caso en mi colección de primeras revistas forteanas.

Yo tenía razón. La edición de octubre de 1975 de Pursuit (la revista de la Society for the Investigation of the Unexplained) tenía un artículo de Ron Dobbins sobre el fenómeno de Yoro. El núcleo de su pieza fue una traducción que hizo de un informe de la Academia Hondureña de Geografía e Historia. He visto otras referencias al mismo informe, así que estoy seguro de que su fuente fue genuina.

El informe se basó en observaciones hechas en Yoro en los años 1961-62 por varios científicos, incluido un meteorólogo de los Estados Unidos, bajo la dirección del Servicio Meteorológico de Honduras. El informe es tan interesante que espero que Ron me perdone reproduciendo su excelente traducción a continuación. Todavía estoy tratando de obtener el informe original de la Academia en Honduras.

Ahora parece claro que en Yoro, los peces suben por un río local (el Aguán) para desovar y después de fuertes aguaceros se quedan varados cuando las aguas se retiran en un pantano local, probablemente la misma área pantanosa que se ve en varios videos de Youtube. Incluso a principios de la década de 1960, ningún testigo había informado haber visto caer los peces y no se habían encontrado especímenes en los techos locales.

Entonces, Yoro, es un caso cerrado.

La traducción de Ron del informe está a continuación:

LAS LLUVIAS DE PECES DE YORO

(De la Academia Hondureña de Geografía e Historia).

Uno de los fenómenos conocidos desde hace muchos años y que forma parte de nuestro folclore es el curioso fenómeno denominado “la lluvia de peces”, que se muestra casi todos los años, un kilómetro y medio al sureste de la pintoresca ciudad de Yoro, Honduras.

Este evento, casi anual, se distingue de otros fenómenos que se presentan en varios lugares de Honduras por el hecho de que los peces no emanan de corrientes subterráneas o capas acuosas de la tierra, que con las ráfagas de lluvia hacen que la superficie sea suave, y salen peces que se desarrollan debajo.

El fenómeno de Yoro también es notable porque parece estar estrictamente asociado con la borrasca más poderosa de la estación lluviosa de Yoro, a tal grado que los Yorenos conocen perfectamente la nube que “trae peces” y que en este momento atraviesa el valle, el viento asociado con ella produce un sonido típico… bastante oscura y muy turbulenta. Una persona que presencie este fenómeno, debido a los eventos naturales que se desarrollan en este momento, juraría que los peces vienen con la nube, debido a la rara asociación de la condición atmosférica con la cantidad posterior de peces que se encuentran, saltando, después de la borrasca.

Sin embargo, nuestro Servicio Meteorológico Nacional, encargado de todo lo relacionado con los fenómenos atmosféricos que ocurren en nuestro país, comenzó a estudiar este fenómeno. Primero, realizaron estudios previos a la condición atmosférica en el período que exhibe el fenómeno, mediante el análisis de la atmósfera superficial que rodea el área de Yoro. y los datos climatológicos y los fenómenos atmosféricos que rigen nuestro territorio en este período. Mantuvo la evidencia de un pequeño pero débil centro de baja presión que retorna semipermanentemente sobre el valle de Yoro, precipitando la formación de fuertes nubes de tormenta.

Este débil centro de menor presión se separa del frente de baja presión que se posiciona a lo largo de la costa del Pacífico: de América Central durante la temporada de tormentas y, en otras ocasiones, estos pequeños centros atraviesan el país hacia el Golfo de Honduras y posteriormente se transforman en tormentas tropicales. Sin embargo, prevalece la idea de que los peces de Yoro son transportados por “trombas marinas desde el Océano Atlántico”. Según el estudio anterior de la teoría meteorológica, se sabía de antemano que esto no es posible y que tal idea puede refutarse científicamente.

Finalmente el Servicio Meteorológico envió a uno de sus técnicos y un climatólogo al teatro de los eventos. En el momento del año 1961 el meteorólogo Edgardo Zuniga Andrade, junto con un meteorólogo estadounidense, Martin Rossemblatt, fue a obtener datos de investigación entre la gente de Yoro con el fin de amplificar los estudios de análisis atmosférico del año siguiente.

Para el año 1962, el mismo meteorólogo, que acompaña al climatólogo Héctor Garay Moncada, tuvo el privilegio de presenciar el fenómeno y verificar completamente las conclusiones a las que se había llegado en los estudios previos. El propósito de estudiar este fenómeno fue el de conocer el mecanismo de su formación, la verificación de que la aparición de los peces después de la borrasca no forma parte de algún fenómeno meteorológico, pero es más maravillosa la Madre Naturaleza donde el traje ancestral de un animal se une con el desencadenamiento de las fuerzas atmosféricas. El público debe saber acerca de esta peculiaridad muy especial de una de nuestras regiones y, una vez que se haya comprendido completamente, puede ser de gran atracción para nuestra gente y para los extranjeros, aumentando la cantidad de turistas que Yoro tendrá y dando la satisfacción de investigar a un curioso fenómeno de la naturaleza.

Esto es lo que el meteorólogo observó en su última visita a la ciudad de Yoro:

1) Los peces que se exhibieron después de la borrasca son todos del mismo tipo (por lo que se deduce que no está conectado con trombas marinas, ya que si fuese de esta manera, se presentarían diferentes tipos o peces).

2) La fuerza del viento no excede la velocidad de los vientos de los tornados o las trombas marinas, ni alcanza velocidades superiores a 40 nudos.

3) No existe rastro de vegetación que establezca el paso previo de los tornados.

4) Ningún fenómeno meteorológico sigue una trayectoria exacta. Ninguna tromba marina podría atravesar la misma ruta cada año.

5) El tipo de nube que se origina en el centro débil de presión más baja que cruza el valle de Yoro ha sido exhibido en otras partes del país y el mundo. Esta nube es conocida por el nombre científico de mammato-cumulonimbus debido a que su base tiene la apariencia de pezones, debido a su gran inestabilidad, que le da un color violeta oscuro además del sonido del viento descendente.

6) Los peces salen por sí mismos aprovechando la gran cantidad de agua que cae que fluye hacia los arroyos Machigua y Jalegua que fluyen del río Aguan.

7) Los peces no son ciegos, por lo que no provienen de aguas subterráneas. Este tipo de peces existe comúnmente en los ríos de la región. Los nativos los llaman “peces de barco”. Su tamaño no supera los 11 centímetros y es claramente reconocido como una variedad de sardina.

8) Nadie ha visto a los peces caer de la nube en el momento del fenómeno y no han caído sobre un techo de las casas de Yoro, a una distancia de solo un kilómetro y medio del lugar.

9) La distribución de las montañas y sus elevaciones alrededor del valle de Yoro no permiten, en ningún momento, que ninguna tromba marina pueda llegar a Yoro sin antes haber destruido su propio embudo de viento, debido a las diferentes temperaturas que siguen al aire en su camino, a causa del cambio de presión con la altura. Esto vendría tanto en Yoro como en cualquier otro lugar en la tierra con altas montañas.

10) Los peces nadan contra la corriente de agua que llega a los afluentes del río Aguan, cuya agua sucia no nos permite verlos con claridad.

11) Los peces que se reúnen después de la lluvia torrencial, persisten en saltar, sin mostrar ninguna herida debido a la caída desde una altura promedio de 2,000 pies desde la nube cumulonimbus.

12) El lugar preciso del fenómeno es parte del distrito de la ciudad de Yoro llamado “El pantano”, donde existen pequeños estanques de agua, de las últimas tormentas previas al fenómeno.

13) En la región del fenómeno, el pasto crece y es tan compacto en la estación seca que no presenta “fisuras”, es decir, aberturas.

14) La corriente del agua de la lluvia caída se debe al hecho de que el valle tiene una inclinación hacia el Noroeste, obligando al agua a moverse hacia los arroyos.

15) Debido a la gran actividad eléctrica, a los Yorenos no se les permite moverse hacia el lugar de los eventos, excepto después del final de la tormenta.

16) Otras personas del área adyacente a la ciudad de Yoro han tenido la rara oportunidad de ver las escuelas de peces avanzando contra la corriente del río Aguán, en su movimiento hacia el lugar del fenómeno, un día antes.

CONCLUSIONES

Se llega después de terminar el estudio a la conclusión de que los peces tienen el hábito ancestral, ya que los tiempos pasados van a morir al sudeste del valle de Yoro y que para su salida a este lugar hacen buen uso de su natural sensibilidad a los cambios de presión, determinando la presencia del centro del debilitamiento de la presión más baja enviada a Yoro, usan la influencia de la nube mammato cumulonimbus, además de la gran cantidad de agua caída de la lluvia más fuerte, en orden para saltar a la tierra contra la corriente.

Los peces entonces, pueden proceder desde el Océano Atlántico. Pasan por el río Aguan y son guiados al valle de Yoro con el propósito de morir allí y no son transportados en la nube de tormenta. Sin embargo, es necesario que un experto en materia de peces, es decir, un ictiólogo, continúe el estudio de estos peces comestibles que son el orgullo de los Yorenos.

https://thefortean.com/2018/06/24/the-yoro-fish-rains-case-closed/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.