El confuso artículo de Ashley Cowie sobre el vandalismo y la destrucción de monumentos

Las momias “alienígenas” en realidad cuerpos humanos profanados; Además: el confuso artículo de Ashley Cowie sobre el vandalismo y la destrucción de monumentos

17/03/2018

Jason Colavito

Live Science pagó para ver el programa de televisión Unearthing Nazca transmitido por Gaia TV con el fin de aprender más sobre las supuestas momias “alienígenas” de tres dedos que los investigadores rusos alegan son de alguna manera genética y biológicamente humanos a la vez que inhumanos morfológicamente. Después de ver el documental y examinar las imágenes emitidas de los huesos de las momias, los expertos consultados por Live Science determinaron que la explicación más probable es que los cuerpos son genuinas momias andinas que han sido profanadas, con partes removidas o reacomodadas para parecer “extrañas” antes se aplicó una capa blanca de yeso para ocultar la taxidermia cruda.

Live Science descubrió que los medios estatales rusos, el canal de propaganda ruso RT y otros medios rusos promocionaban la historia en gran medida, a pesar de que muchas de las credenciales asignadas por Gaia al investigador principal ruso, Konstantin Korotkov, no se pudieron verificar. Las escuelas donde afirmaba trabajar, por ejemplo, o no tenían registro de él o no existían. Es casi como si toda la historia estuviera configurada solo para ver cuán crédulas podían ser las audiencias estadounidenses y cuán servil eran los medios.

Y ahora para algo completamente diferente…

Como saben los lectores habituales, no soy un gran admirador del antiguo presentador del canal Syfy y, ocasionalmente, de la cabeza parlante de los Ancient Aliens, Ashley Cowie. Pero en su nuevo trabajo como corresponsal habitual de Ancient Origins, en realidad se ha estado superando a sí mismo en términos de escribir artículos sosos que son escasos en investigación y de alguna manera logran que se vea como una cabeza hablante simplista con poco más que un sonido listo para la televisión para decir sobre cualquier tema dado que revolotea ante él. Nuestro tema hoy es un tema que debería ser lo suficientemente controvertido como para que él pueda manejar un argumento bien razonado. Pero eso es pedir mucho.

En un artículo publicado el jueves, Cowie aborda el tema de la desfiguración de los sitios antiguos por los vándalos modernos. Guarda esto en una noticia sobre dos casos recientes en los que los vándalos dañaron el arte rupestre de los nativos americanos. Luego pregunta: “¿Alguien realmente le importa hoy en día, con todo lo demás que está pasando?” Es una pregunta bastante interesante, pero en su intento de dar cuerpo al artículo para presentarlo, Cowie comienza a cruzar en un territorio complicado para el que él no tiene el temperamento o el poder de fuego intelectual para tratar en su totalidad. El problema surge de sus esfuerzos por distinguir entre lo antiguo y lo histórico y demarcar el contenido simbólico apropiado para dar valor a los monumentos históricos.

El problema surge cuando especula que los “observadores casuales” (con lo que parece querer decir los estadounidenses de a pie) no valoran las tallas y pinturas rupestres de los nativos americanos “porque tienen ‘solo’ 150 años de edad”, aunque el arte, afirma (en gran parte sin evidencia suficiente), representa una continuidad ininterrumpida con los primeros habitantes del Pleistoceno de América. Aquí él está tratando de distinguir entre arte que es intrínsecamente valioso debido a su edad y arte que es condicionalmente valioso debido a su contenido. Esto nos prepara para un problema, porque sugiere que el arte que no es antiguo solo tiene valor si tiene el contenido “correcto”, es decir, el contenido que valoramos para nuestros propósitos actuales. Cowie no se da cuenta de las implicaciones de su propio argumento, lo que lo lleva a involucrarse en la destrucción simbólica de monumentos con fines políticos.

Para su ejemplo, recurre a 1871 y a la Comuna de París, un régimen radical que surgió en las ruinas del imperio colapsado de Napoleón III. He aquí los hechos confusos que Cowie dice: “Probablemente el acto de vandalismo ‘artístico’ más famoso fue cometido por el pintor francés Gustave Courbet cuando intentó desmontar la columna de Vendôme durante la Comuna de París de 1871, en la revuelta del Segundo Imperio de Napoleón III”. Gustave Courbet fue en realidad un miembro electo de la Comuna y entregó una propuesta pidiendo que la columna fuese desmontada y reconstruida en el Hôtel des Invalides, con el argumento de que no tenía valor artístico y era inapropiada en su ubicación actual. La Comuna en realidad rechazó los esfuerzos de Courbet para simplemente mover la columna y aprobó una resolución para destruirla. Fue desmontada, pero la Tercera República lo hizo volver a armar y le cobró a Courbet el costo de su restauración, una carga que eventualmente lo llevó al exilio.

Pero el punto más importante es lo que Cowie quiere decir con “vandalismo”. Verá, la Columna de Vendôme no era una antigua herencia. Fue encargada por Napoleón I en 1806 con el modelo de la Columna de Trajano, pero representando a Napoleón como un héroe, por lo que en ese momento tenía 65 años y era ampliamente reconocido como una pieza de propaganda bonapartista. Ya había sido alterada una vez antes cuando la restaurada monarquía borbónica derribó la estatua de Napoleón desde lo alto de la columna. Courbet incluso dejó en claro el hecho de que mientras él sentía que era artísticamente desagradable, también era indigna porque era un símbolo de un régimen depuesto, o en este caso dos regímenes depuestos, los de Napoleón I y III. Así es como lo expresó el boletín oficial de la comuna: “Mientras que la Columna de Vendôme es un monumento desprovisto de todo mérito artístico, que tiende a perpetuar a través de su imaginería los ideales de guerra y conquista que poseía la antigua dinastía imperial y que ofenden los sentimientos de una nación republicana, (el Ciudadano Courbet) expresó su deseo de que la Defensa Nacional por favor le permita desarmar esta columna” (mi traducción).

Esto llega directamente al corazón del problema. Cowie reconoce el problema en un nivel básico: “Puedo entender claramente cómo las motivaciones psicológicas de un activista con una queja sociopolítica pueden llevarlo a derrocar una estatua icónica o simbólica de la oposición”. El problema es que él no lo hace. Parece ser capaz de delinear cuándo y cómo la eliminación de monumentos a ideologías desacreditadas puede ser apropiada. En su celo preservacionista, parece pensar que es incorrecto que una república elimine los monumentos de un imperio caído, y me pregunto si esto incluiría para él la preservación de los monumentos conmemorativos confederados de una cosecha similar. Muchos monumentos confederados se levantaron en la década de 1950 o 1960, casi exactamente la misma edad que la columna de Vendôme en el momento de su destrucción. ¿Y qué decir de las estatuas de Stalin y Lenin, más o menos de la misma edad en que cayeron en la década de 1990?

El problema es que los monumentos recientes conllevan el peso de su momento político y las ideologías que representan. Con el tiempo, los monumentos políticos se reducen al arte y pierden su poder simbólico. Es difícil ver una estatua egipcia o un arco romano y verlos como representando una ideología viviente; los vemos ante todo como arte. Pero, ¿dónde trazamos la línea entre los potentes símbolos de la ideología y las piezas de arte descontextualizadas? ¿Cuándo un símbolo de las creencias de otra persona pierde su poder de amenazar?

Dibujar esa línea es difícil. Nosotros, en Occidente, tomamos una postura bastante generosa hacia la preservación, en general. El material antiguo se coloca casi por completo en la categoría de piezas protegidas de la historia. Pero en otras partes del mundo, la división entre el pasado y el presente no es tan clara. Tanto el Talibán como el Estado Islámico han considerado las obras de arte antiguas como potentes símbolos que amenazan su visión puritana del Islam, y como resultado, ambas han destruido monumentos y obras maestras antiguas y medievales en pos de sus ideologías. Tal comportamiento es análogo a la destrucción española de centros religiosos, monumentos y antigüedades mexicanos y sudamericanos en nombre de la destrucción de las culturas que conquistaron, o la destrucción de ídolos paganos en la Europa medieval por parte de la Iglesia Católica. Muchos gobiernos totalitarios han considerado los monumentos antiguos, medievales y de principios de la modernidad que contradicen la ideología oficial como símbolos amenazantes de alternativas a la ideología oficial y los han destruido o suprimido. En los Estados Unidos, los colonos blancos del Medio Oeste se apropiaron, profanaron o destruyeron los montículos nativos americanos para rehacer el paisaje a su imagen.

En mi opinión, hay una gran diferencia entre dañar el arte rupestre al grabar tu nombre en él (como en el incidente que inspiró a Cowie a escribir) y alterar el núcleo monumental de una capital política para un nuevo régimen. Pero Cowie quiere poner estas y otras formas de destrucción en la misma caja. Cowie dice que no puede entender por qué alguien vandalizaría un sitio antiguo, que para él incluye sitios relativamente recientes siempre que provengan de culturas no occidentales, pero aparte de la perversidad inherente en muchas personas, existe el problema de la cultura. Los vándalos se sienten libres para destrozar sitios antiguos o no euroamericanos porque no los ven como “suyos”, por así decirlo. Pocas personas vandalizan su propia propiedad o cosas que consideran sagradas. El material antiguo está desconectado de sus vidas cotidianas, del mismo modo que los edificios que los artistas de graffiti etiquetan se consideran propiedad de otra persona o una superficie generalizada y anónima sin valor inherente. Los vándalos se sienten libres para destruir lo que no entienden, con no sienten conexión, o lo ven activamente como un símbolo de la ideología de otra persona.

Esto no es un argumento para el vandalismo o la destrucción de monumentos. Pero es un reconocimiento de que el problema no es simple, y Cowie haría bien en reconocer que no todos los actos de destrucción son meramente un acto de perversidad.

http://www.jasoncolavito.com/blog/alien-mummies-actually-desecrated-human-bodies-plus-ashley-cowies-confused-article-on-vandalism-and-the-destruction-of-monuments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.