¿FBI confirma el caso Roswell? El memorando Guy Hottel

¿FBI confirma el caso Roswell? El memorando Guy Hottel

Kentaro Mori

guyhottel_azteccrashEl FBI estadounidense lanzó un nuevo sitio, “una nueva sala de lectura electrónica” curiosamente bautizada “The Vault”, o algo así como “El Cofre”. Con más de 2,000 documentos accesibles y disponibles para investigación y consulta electrónica con algunos clics, la iniciativa recuerda mucho -y algunos dirían, puede sonar como un intento deliberado de confundirse con el proyecto “The Black Vault”, una iniciativa no-gubernamental que se inició en 1996, ofreciendo archivos gubernamentales que fueron secretos. Además de ser una iniciativa popular de más de una década, The Black Vault ya acumula más de medio millón de páginas.

La nueva y mucho más modesta versión del FBI viene llamando la atención por los documentos relacionados con temas como OVNIs, incluyendo el Caso Roswell y MJ-12, Mutilaciones Animales, Percepción Extra-Sensorial y mucho más. Hay incluso los archivos del FBI de personalidades como Carl Sagan.

fbivaultLa página inicial de “The Vault” del FBI deja claro que todos los archivos habían sido liberados públicamente, aunque no todos habían sido puestos a disposición electrónicamente. Sin embargo, supuestos expertos en áreas como ovnis parecen sorprendidos con tales documentos. Son ufólogos que parecen desconocer la ufología, y en especial, un memorando que se destaca y ha sido citado en relación al Caso Roswell.

Se trata de sólo una página, de autoría del agente especial Guy Hottel el 22 de marzo de 1950, dirigido al director del FBI, entonces nada menos que J. Edgar Hoover. Lo que él dice suena fantástico:

“Para: Director, FBI

Fecha: 22 de marzo de 1950

De Guy Hottel, SAC, Washington

Asunto: Información sobre los discos voladores

La siguiente información se proporcionó al agente especial XXXXX. Un investigador de la Fuerza Aérea declaró que tres de los llamados discos voladores fueron recuperados en Nuevo México. Se describieron como circulares en formato, con centros elevados, y aproximadamente 50 pies (15 metros) de diámetro. Cada uno estaba ocupado por tres cuerpos de forma humana pero sólo 3 pies de altura, vestidos en una ropa metálica de textura muy fina. Cada cuerpo estaba enrollado de forma similar a los trajes usados por (speed flyers) y pilotos de prueba. De acuerdo con el informante Sr. XXXXX, los discos fueron encontrados en Nuevo México debido al hecho de que el gobierno posee un sistema de radar muy potente en esa área y se cree que el radar interfiere en el mecanismo de control de los discos. Ninguna evaluación adicional fue tentada por el agente especial XXXXX referente al anterior”.

¿Discos voladores accidentados? ¿Pequeños cuerpos de hombrecitos en trajes metálicos? ¿Nuevo México? ¿Radares interfiriendo con mecanismos de control de los discos? Es natural que quien conozca la ufología moderna recuerde a Roswell. Ocurre que este memorando, apropiadamente, no está en la carpeta referente al caso Roswell. Desafortunadamente no está identificado como debería del caso del que deriva: el Caso Aztec.

Nunca vi, siempre creí

Si usted nunca ha oído hablar del caso Aztec, pero sí del caso Roswell, es fácil ponerse al día de la historia: prácticamente todos los detalles del caso Roswell son originales del caso Aztec. El disco accidentado, los restos recogidos y llevados a la base aérea de Wright Patterson, los cuerpos de probables y pequeños alienígenas, las propiedades extraordinarias del material del disco volador, incluso el intento del gobierno de encubrir todo el caso. Todos estos elementos surgieron no con el caso Roswell en 1947, que sólo resurgiría con estos detalles décadas después, cuando Charles Bertliz finalmente lo mostraría a un gran público en 1980, pero con el caso Aztec, divulgado en 1949 en la columna de la revista de chismes “Variety” de Frank Scully, que luego sacaría un libro sobre el tema.

AztecCrashMainUna de las razones por las cuales el caso Aztec fue rápidamente olvidado es el hecho de que toda la historia fue creada por una pareja de estafadores que serían expuestos algunos años después. Silas Newton circuló la historia, promoviendo un misterioso “Dr. Gee”, un alto científico del gobierno que revelaba toda la historia, pero que era sólo su comparsa, Leo GeBauer. Aquí estaba el golpe: a través de ingeniería inversa, la tecnología alienígena permitiría, entre tantas cosas … encontrar petróleo y oro. Era un golpe muy antiguo de vender máquinas milagrosas a inversores con mucho dinero y poco escepticismo, vestido con la más reciente y moderna historia, la de un disco volador accidentado.

Newton y Gebauer eran golpistas convincentes, engañando a muchas víctimas. No se sabe si se equivocaron, o si colaboraron con Frank Scully, porque el libro “Behind the Flying Saucers”, con todo el cuento, vendió y rindió muy bien también al periodista. Es aquí, finalmente, que entra el FBI, Guy Hottel y J. Edgar Hoover.

newtongebauerBill Moore rastreó cómo el cuento de los estafadores llegó al memorando. Newton contó la historia a George Koehler, de la estación de radio local KMYR en Denver. Koehler la contó a Morley Davies, quien la contó a los vendedores de coches Murphy y van Horn, que la contaron al colega Fick, quien la contó al editor del Wyandotte Echo de Kansas City. La historia llegó a los medios, pero después de este largo teléfono inalámbrico, Newton había desaparecido de la historia y Koehler se había convertido en “Coulter”. De la noticia, el cuento llamó la atención del agente de la Oficina de Investigaciones Especiales, que es el agente especial mencionado, y que completó el camino de Newton a Guy Hottel. Que envió el memorando al director del FBI.

En 1998 este memorando, ya liberado, provocó cierto estallido mientras algunos investigadores de ovnis intentaron promoverlo como prueba de que la historia del accidente en Aztec, a pesar de la implicación de los estafadores, sería real. Como si el hecho de que un agente especial hubiera escuchado una versión de la historia y no se interesara en investigarla le confería alguna credibilidad. En cualquier caso, el memorando no es ninguna novedad, y si el FBI no lo hubiera mencionado como un tópico separado en su “Cofre” electrónico es posible que no llamara tanta atención. Y es muy probable que sea pronto olvidado otra vez, y entonces “redescubierto” en algunos años más.

Desinformación

Que la historia del más famoso caso ufológico de la actualidad, el caso Roswell, tenga su origen en el cuento de dos estafadores puede sonar increíble, pero en un área donde los “expertos” desconocen la historia de la propia área a la que se dedican, y en la que creen, todo es posible. Usted encontrará un libro sobre la supuesta caída de discos voladores en Aztec, el propio libro de Frank Scully, publicado en 1950, pero no encontrará libros sobre el caso Roswell publicados antes de la década de 1980. Roswell era una nota al pie de la ufología, conocido por otros nombres y confundido incluso con el propio caso Aztec.

Pero no todo se resume a criticar la corta memoria de la ufología.

Newton y Gebauer no inventaron la historia del disco accidentado de la nada. Todo comenzó con una broma publicada por el editor del periódico Aztec Independent Review en 1948 sobre un disco accidentado con pequeños hombrecitos de Venus. Una broma periodística, como la que circulaba incluso en una famosa foto después, inspiró a los estafadores. Sin embargo, si se puede confiar en el diario de un estafador, Newton escribió que después de que su identidad fue revelada, él habría recibido la visita de dos agentes del gobierno. En vez de silenciarlo los agentes le habrían dicho que sabían que la historia era falsa, pero que … Newton y Gebauer debían continuar contándola. A cambio, ellos protegerían a la pareja. Si la historia es verdadera o no, cuando la pareja fue finalmente condenada por estafa en 1952, recibieron sólo sentencias de prisiones suspendidas.

Y entonces recordamos cómo esta historia absurda, en prácticamente todos sus detalles, sería resucitada en asociación al caso Roswell décadas después. Incluso el detalle acerca de los sistemas de radar interfiriendo con los discos voladores resurgiría, y muchos la juzgarían nueva, aunque estuviera allí, desde 1950, viniendo directamente de la imaginación de un estafador condenado. Incluso los dibujos creados en 1986 para ilustrar el caso Aztec en un libro no muy conocido parecen haber sido inspiración directa para moldear la imagen muy conocida de la figura de la autopsia Alien en 1995, transmitida a millones de hogares en horario estelar por el mundo.

aztecalienautopsy214h1Repetidamente, el caso Aztec figura como un ilustrísimo desconocido, un marcador que mancha y se superpone en otros casos, siendo él mismo siempre olvidado. La situación recuerda a compañías de cartografía que insertan calles inexistentes en sus mapas. El objetivo es localizar plagiadores: aquellos que simplemente copien sus mapas, acabarán por copiar inadvertidamente las calles inexistentes. Sólo aquellos que realmente explotan el territorio sabrán distinguir las calles reales de las inexistentes.

La ufología popular reproduce con enorme énfasis los detalles del cuento del caso Aztec, al punto que las calles inexistentes sobresalen más que cualquier avenida real. Aztec es el marcador que denuncia el triste estado de las leyendas ufológicas. ¿Será realmente sorprendente que basta con que el FBI divulgue el memorando Guy Hottel sin ofrecer un contexto para que entusiastas e incluso vehículos de medios lo hayan asociado automáticamente a Roswell?

La mejor forma de suprimir una información no es negarla, es dejar que ella se pierda en medio de un estruendoso ruido. Como escépticos, y al exponer fraudes, pretendemos disminuir el ruido y mapear un terreno desconocido, pero las calles inexistentes son por demás atractivas, y muchos preferirán mapas imaginarios a la realidad que pueda existir frente a nosotros

https://web.archive.org/web/20160822192953/http://www.ceticismoaberto.com:80/ufologia/6162/fbi-confirma-o-caso-roswell-o-memorando-guy-hottel

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.