La virgen del Sol

La Virgen del Sol

virgem_solArtículo de Peter Rogerson, publicado en MUFOB volumen 4, número 2, junio de 1971

Traducción gentilmente autorizada, colaboración de Vitor Moura

Un examen de algunas tradiciones mitológicas, con relevancia para la ufología contemporánea

Desde la publicación de Pasaporte para Magonia de (Jacques) Vallée ha habido una creciente conciencia de que el fenómeno ovni pertenece a un contexto más amplio de eventos, que tiene un profundo significado mitológico para la especie humana.

Este mito puede ser resumido como una creencia en una fabulosa tierra habitada por seres sobrenaturales, que pueden y de hecho intervienen en los asuntos de los hombres. Ellos pueden “llevar” a hombres y mujeres a su tierra, o como consortes o como criados o aún para realizar tareas especiales. Ellos pueden vivir entre los hombres por un tiempo, pero al final son llamados de vuelta a su patria. Pueden tener interés en los asuntos de individuos, familias o naciones, ya sea para ayudar o perjudicar. Por encima de todo ellos son poderosos:

“Podríamos acabar con la mitad de la raza humana, pero no … pues estamos esperando la salvación”

un miembro de la nobleza le dice a un vidente irlandesa[1]. Por eso, se deben respetar; no se debe portar de forma indecorosa en su presencia o en los lugares sagrados a ellos. Una creencia que persiste hasta hoy:

“Estoy a favor de la idea de que los vigilantes (del cielo) tienen que estar de alguna manera en sintonía con lo que sea que controle los ovnis antes de que ellos aparezcan … de preferencia, un pequeño grupo armonioso debe sentarse quieto y, pensar en ovnis.

escribe Janet Gregory en las revistas Pegasus en un reciente debate sobre vigilias[2] pensando que el parloteo en general y los ruidos de radios transistorizados son una afrenta para los habitantes de Magonia.

Hay muchas vertientes intrigantes de la creencia relacionada con el mito general de la Tierra de las Hadas, como subrayó John Rimmer[3]. En muchos aspectos, uno de los más importantes de estos mitos es el de la virgen divina, que puede seducir a los hombres y llevarlos a un país desconocido o, como en los cuentos que vamos a explorar en este artículo, puede transmitirles mensajes de gran importancia. Esta doncella es, al mismo tiempo, una figura de sirena-nereida y una diosa del sol. El sol es el origen del arquetipo de Mandala, (El brillo del sol es visto como un símbolo de la plenitud espiritual) con el que el ovni es tan identificado como la leyenda del Grial[4]. De esta forma, podemos trazar una línea mitológica de profunda importancia.

En el Suroeste en las Islas occidentales, según la tradición, en el día de Pascua en el pico de Ben More el sol puede ser visto bailar, para celebrar la Resurrección, de acuerdo con la versión cristianizada de la leyenda, que en realidad es mucho más antigua y se debe fechar de los días de adoración al sol. En un día de Pascua, una viuda subió a la montaña para ver por sí misma:

“Ella dijo que el sol salió por encima del horizonte, como un claro deslumbramiento de oro, y cuando alcanzó la cima de las magníficas montañas … empezó a cambiar de color, se volvió verde, a continuación, morado y rojo, un profundo rojo de sangre y blanco, un blanco claro e intenso, y, finalmente, blanco-oro, como la Gloria de Dios mismo. Y se quedó bailando, bailando hacia arriba y hacia abajo, yendo de pico a pico, de la cumbre de una montaña a la cima de otra”[5].

El precio de esta visión mística, tal como aquel extraído de quien ve los secretos encantados de la Tierra de las Hadas, es la ceguera.

fatima_childrenDe aquí somos impulsados a la historia de Fátima[6][7][8][9][10][11][12]. Aquí tres niños campesinos (arriba) encontraron en la Cova da Iria una mujer celestial. Fue el 13 de mayo de 1917 cuando, cuidando ovejas, vieron un flash de luz brillante. A continuación, cerca de un árbol de roble, una mujer materializada en un globo de fuego. De acuerdo con los niños:

“La señora maravillosa parecía joven, su vestido blanco como la nieve y, atada en su cuello había una franja dorada que cubría totalmente su cuerpo. Un manto blanco con un borde de oro cubría la cabeza. Cerca de sus manos había un rosario de granos perlados. El rostro estaba circundado por un halo dorado”[13].

La señora entregó un mensaje, y entonces se fue en el globo luminoso. De nuevo, en los días 13 de junio, 13 de julio y 13 de septiembre la señora reapareció para los niños. Hasta el día 13 de septiembre un buen público se reunió, pero sólo los niños vieron a la señora, algunos (pero no todos) vieron un “avión de luz” llegar y regresar al Sol en el Este, y extraños copos caídos del cielo, que se disolvían cuando eran tocados. En el mes siguiente, en el ápice de esta visión fantástica, vino la famosa danza del Sol. Al mediodía el Sol apareció a través de las nubes, incandescente con un brillo claro. De repente, pareció girar violentamente, y al hacerlo cambió de color, amarillo, verde, azul, y luego un profundo rojo-sangre, cayendo hacia la tierra, la temperatura aumentando. Entonces, de repente el encanto se rompió, el Sol estaba de vuelta en un cielo sin nubes. Mientras el espectáculo acontecía la señora volvió a aparecer para los niños, dándoles mensajes que tenían que entregar a los grandes del mundo.

Sólo los niños vieron a la señora y no todos en la multitud vieron la danza del Sol[14], algo que aquellos que atribuyen el fenómeno a naves espaciales electromagnéticas no pueden explicar. Sobre este evento Michell escribe:

“Hay una especie de atmósfera de cuento de hadas sobre toda la historia. La señora parece haber sido una de las figuras sobrenaturales como la sirviente del Santo Grial, que puede aparecer para una persona y ser invisible para la otra. Se puso de manifiesto desde arriba o desde un árbol, como los ángeles que visitaron a Juana de Arco, o como diosas míticas locales del Portugal precristiano”[15].

Es bueno tener estas visiones en mente, porque tales visiones ocurren fuera del ambiente religioso tradicional. Dos siglos antes de Fátima un extraño rumor circuló en Francia de Luis XIV. Se trataba de una aparición maravillosa percibida por un tal de Marechal Ferraut[16][17]. Volviendo a casa por la noche a caballo por un bosque oscuro en Provence, pasó por un roble seco. Allí, vio una luz extraña.

“Entre este árbol y uno más nuevo, el espacio intermedio constituido por cerca de una decena de metros, estaba una figura alta y absolutamente inmóvil y, aparentemente inanimada. Parecía al principio ser hecha de nubes transparentes … Sin embargo, rápidamente llegando más y más consistente, pronto se convirtió en una mujer muy bonita. Ella estaba vestida de blanco, las joyas más espléndidas brillaban en sus brazos y senos y algo como una tiara sobre su hermoso pelo dorado …”[18]

Una extraña parálisis, como aquella que acomete a los percipientes de ovnis, se apoderó de él. La extraña figura anunció que era el espíritu de la difunta esposa del rey. Ella ordenó que llevara un mensaje al rey, que consistía en parte de un mensaje sobre la aparición que el propio rey había visto en el mismo bosque 30 años antes. Él prometió entregar el mensaje, bajo las más terribles amenazas. Sin embargo, Ferrault tenía aún más miedo del rey, y encontraría la aparición otras dos veces más antes de realizar la misión. El rey, se cuenta, le pagó mucho para mantener silencio sobre la naturaleza integral del mensaje.

El lector ya ha visto el paralelismo con Fátima y otras visiones de María – el árbol, la mujer de una belleza impresionante y el secreto para los líderes. Las diferencias también – la visión de los niños es de una belleza tranquila, y la del viejo guerrero es atemorizante, y dotada de un poder terrible.

En el espacio de tiempo entre estas dos historias, una visión extraña ocurrió en una villa costera de Maine cerca de Machiasport que parece crear un eslabón entre las leyendas como la de Fátima y la investigación psíquica moderna[19][20]. A finales de agosto de 1799 una extraña voz se hizo oír en la casa de un capitán del mar, Paul Blaisdell, seguida unos meses más tarde (en enero de 1800) por una aparición de una hermosa mujer vestida con ropas blancas brillantes, que flotaba “un poco sobre el suelo”, alegando ser la señora de George Butler (fallecida) e invocando a su “marido” y “padre” para probarlo. El objetivo de las visitas era forzar a George Butler a casarse con la hija del capitán, Lydia, un propósito que fue finalmente realizado.

Las descripciones de lo que sucedió durante el período son increíbles. La aparición reunió gran número de personas en la bodega de Blaisdell (en cierta ocasión, había más de dos centenares de presentes) y pronunció sermones, intercalados con profecías, las cuales acabaron por pasar. Hay una descripción de una de esas conferencias. La escritora, una joven huésped, fue despertada por golpes en la puerta y se fue al sótano, donde veinte personas ya estaban reunidas:

“Entonces oí una voz … era estridente, pero suave y agradable”. Entonces apareció una masa disforme de luz, creciendo en la figura de una mujer, que entonces pasó entre las filas de los espectadores, hablando todo el tiempo. En la última se convirtió en disforme, “expandido en todas partes” y luego desapareció en un instante. El reverendo Abraham Cummings, que publicó el caso[21], tuvo una experiencia aún más curiosa. Informado sobre la aparición, él era escéptico y fue a ver por sí mismo:

“Cerca de 60 metros delante de él había un pequeño montículo o elevación en el suelo, y él pudo ver un grupo de piedras blancas en la ladera, débilmente visibles contra el césped oscuro … dos o tres minutos después, él miró hacia arriba … Una de esas rocas blancas subió del suelo, y ahora había tomado la forma de un globo de luz con un tono rosado. Mientras él iba hacia el globo, mantuvo los ojos en él, temiendo que pudiera desaparecer, pero él no había ido más de cinco pasos, cuando la masa incandescente brilló bien hacia donde él estaba (y) ganó el aspecto de una mujer vestida, pero pequeña, del tamaño de un niño de siete años. Él pensó: ‘Usted no es lo suficientemente alto como para ser la mujer que ha aparecido entre nosotros’. Inmediatamente la figura amplió para el tamaño normal … y ahora ella aparecía gloriosa, con rayos de luz brillando de su cabeza en todas las direcciones, y llegando al suelo”[22].

Mudo de alegría mezclada con terror, Cummings se quedó en silencio, y la figura, a continuación, desapareció. El mundo parecía banal, sin brillo, en comparación a su gloria, se registró más tarde.

Los habitantes de Magonia pueden cambiar su forma a la voluntad: “Ellos pueden transformarse, quedarse pequeños o grandes, porque ellos pueden tomar la forma que ellos quieran”[23]. Hay paralelos con esas historias. Los Waterdales, Northfleet, Kent, por ejemplo, donde, en un cuarto, fue vista la figura fantasmagórica de una pequeña niña que crece hasta el tamaño de una mujer[24]. Una vez más, Warter, un torbellino de fecundas mitologías, donde un miembro del equipo de investigación de Shuttlewood fue “tomado” por seres minúsculos que crecieron a su tamaño normal y luego lo redujeron, junto con ellos mismos[25]. (Los Sidhe llevan el cuerpo y el alma de las personas, transformándolas en uno de los suyos). Ellos lo devolvieron, pero él nunca más fue el mismo, y empezó a desvanecer. En los otros días se decía que era un “Changeling”, pues los Sidhe nunca desisten de aquellos que ya llevaron.

Aquellos que fueron atrapados van a la propia Magonia, el mundo encantado, localizado de acuerdo con varias culturas bajo la tierra, o en el mar, en el cielo, o en otros mundos extraños. Es siempre la Shangri-La, justo después del horizonte, tan cerca y aún tan lejos. Pocos van voluntariamente a ese paraíso, pues una vez que se entra no hay retorno. Entonces “ellos” llevarán a los hombres por la fuerza, especialmente a aquellos que han atendido contra su código o que han perturbado su lugar secreto. Uno de estos cuentos de intento de secuestro es contado por Elliot O’Donnell, el conocido cazador de fantasmas[26]. Un pariente de O’Donnell (B.) estaba conduciendo su carruaje conjugado en una noche a lo largo de una carretera del Hospital a Ballynanty en Limerick, una ruta conocida por ser frecuentada por los Sidhe. Él había caído en el sueño cuando de repente fue despertado por su conductor agarrándose a él:

“El caballo había llegado a un punto muerto, y estaba parado, temblando, mientras que la carretera estaba llena de una serie de pequeñas figuras sombrías que iban surgiendo alrededor del carruaje tratando de arrastrar a los infelices conductores que estaban bastante agitados y aterrorizados, en sus asientos. El Sr. B, sin embargo, concluyendo que lo que veía sólo podían ser hadas, de cuya existencia había sido hasta ahora muy escéptico, tomó las riendas e instó al caballo hacia adelante. Mientras tanto, su criado parecía estar todavía paralizado de miedo, y no fue hasta que estaban bien fuera de vista que el hombre se encontró una vez más en la posesión de su lengua y facultades normales … Entonces él describió lo que le había ocurrido … Él estaba conduciendo tranquilamente, hasta que el caballo paró de repente, y cuando él miró hacia abajo para ver cuál era la causa de eso, él percibió una multitud de hadas, que corrieron hacia él, e intentaron arrastrarlo fuera del coche. Él dijo que el toque de esas criaturas era tan frío que lo entorpeció, pero que rezando fuertemente él aguantó. La causa del ataque fue aparentemente …”

“Todo fue porque pasamos encima de ellos, señor, cuando ellos estaban bailando. Ellos no pueden ser perturbados cuando están en sus fiestas divirtiéndose. Si me hubieran derribado en la carretera, tal vez hubiera perdido mi visión o mi audición o el uso de mis miembros, y en todo caso mi alma”[27].

En el caso de que hoy se hubiese narrado esta historia, no hay duda de que sería interpretada como un intento de secuestro por extraterrestres. Es igualmente cierto, por supuesto, que en épocas anteriores la aventura de Gustafsson y Rydberg, por ejemplo[28] habría sido vista como un intento por parte de los trolls o de los hombres de las aguas de llevar seres humanos a sus hogares subterráneos.

Por supuesto, el supuestamente simple fenómeno ovni es en realidad incalculablemente complejo. Cualquier bella teoría que podamos soñar nunca cubre todo el espectro de eventos. Algunas piezas del rompecabezas sí encajan; es evidente, por ejemplo, que la leyenda moderna de ovnis es parte integrante de una tradición mitológica inmensamente antigua, de las cuales algunas facetas presentamos aquí. Podemos ver los ovnis como un símbolo arquetípico derivado del Sol en un nivel de “realidad”.

Sin embargo, este ciertamente no es todo el significado detrás del mito o de la realidad. ¿Podemos interpretar el fenómeno como subjetivo? Si es así, ¿puede el subconsciente humano crear una alucinación tan compleja, o ella tendría que ser implantada por alguna inteligencia extraterrena, y qué tipo de mente puede lograr eso, y con qué propósito? Si el fenómeno es objetivo aún más preguntas parecen ser levantadas, la más simple siendo: ¿cómo podría un fenómeno objetivo ser visible sólo a un número limitado de personas contiguas unas a otras? Ciertamente, si el fenómeno es el resultado de las actividades de una inteligencia extraterrestre, está operando en un nivel mucho más complejo y sutil que la mayoría de los exponentes de la hipótesis extraterrestre está preparado para admitir.

[Imagen inicial: Snowfall de Nossirom]

https://web.archive.org/web/20160813060141/http://www.ceticismoaberto.com/ufologia/6145/a-virgem-do-sol


[1] Evans-Wentz, W.Y. The Fairy Faith in Celtic Countries, citado en Jacques Vallée, Passport to Magonia, 1969.

[2] Gregory, Janet. Letter to the Editor, Pegasus, vol.2, no.8.

[3] Rimmer, John. ‘On the conceptual connection between fairies and UFO entities’, MUFOB, vol. 2, no.1.

[4] Michell, John. Flying Saucer Vision, 1967, especialmente los capítulos 4, 5 e 6. Las citas son del capítulo 5.

[5] Swire, Otto F. The Outer Hebrides and Their Legends, 1966. Cita extraída del capítulo 7.

[6] Michell, John. Flying Saucer Vision, 1967, especialmente los capítulos 4, 5 e 6. Las citas son del capítulo 5.

[7] Vallée, Jacques. Anatomy of a Phenomenon, 1966.

[8] Thomas, Paul (i.e. Paul Misraki) Flying Saucers Through the Ages, 1965.

[9] Ribera, Antonio. ‘What happened at Fatima?’, Flying Saucer Review, vol.10, no.2.

[10] Inglefield, Gilbert. ‘Fatima: the three alternatives’, Flying Saucer Review, vol.10, no.3.

[11] Paris, S. A. ‘Fatima again’, Flying Saucer Review, vol.12, no.1, letter to the editor,

[12] Stearn, Jesse. The Door to the Future, 1964

[13] Ribera, Antonio. ‘What happened at Fatima?’, Flying Saucer Review, vol.10, no.2.

[14] Paris, S. A. ‘Fatima again’, Flying Saucer Review, vol.12, no.1, letter to the editor,

[15] Michell, John. Flying Saucer Vision, 1967, especialmente los capítulos 4, 5 e 6. Las citas son del capítulo 5.

[16] O’Donnell, Elliot. Family Ghosts, 1965

[17] O’Donnell, Elliot, Ghosts With a Purpose, 1963.

[18] O’Donnell, Elliot. Family Ghosts, 1965.

[19] Cummins, Abraham, Immortality proved by Testimony of Sense, 1859. Citado en:

[20] Stevens, William, Oliver, Unbidden Guests, 1949

[21] Cummins, Abraham, Immortality proved by Testimony of Sense, 1859. Citado en:

[22] Stevens, William, Oliver, Unbidden Guests, 1949

[23] Gregory, Lady Augusta, Visions and Beliefs in the West of Ireland, 1920; citado en ‘The UFO is alive and well and living in fairyland’, MUFOB, vol.3, no.6.

[24] Sims, Victor, and George Owen. ‘the case of the haunted council house’, Sunday Mirror, November 20, 1961.

[25] Shuttlewood, Arthur. Warnings from Flying Friends, 1968

[26] O’Donnell, Elliot. Ghostland, 1925

[27] O’Donnell, Elliot. Ghostland, 1925

[28] Steiger, Brad. Strangers from the Skies, 1966

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.