Leyendo mal el Mokele-Mbembe (el Mokele-Mbembe, Parte 1)

Leyendo mal el Mokele-Mbembe (el Mokele-Mbembe, Parte 1)

No hay dinosaurios saurópodos vivos en el Congo. Pero ¿por qué la gente alguna vez pensó que había?

Por Darren Naish

8 de junio de 2018

B717E295-E968-4BB6-A63C6DA8AAC4DA8CCrédito: Mackal 1987, Darren Naish

Los lectores habituales de Tet Zoo sabrán que he escrito, en muchas ocasiones, sobre la criptozoología (la búsqueda de criaturas conocidas solo a partir de pruebas anecdóticas y que la mayoría de los científicos no esperan realmente descubrir como entidades zoológicas válidas). Y que en algunas ocasiones también he escrito sobre varios críptidos específicos, las bestias misteriosas que son los supuestos objetivos de las investigaciones criptozoológicas.

mokele-mbembe-June-2018-Naish-Hunting-Monsters-2017-330-px-tiny-June-2018-Tetrapod-ZoologyPortada de la versión impresa de Hunting Monsters (Naish 2017).

Pero a pesar de todo esto, estoy sorprendido de encontrar, incluso después de más de 12 años de blogging, que hay una gran cantidad de temas criptozoológicos que nunca he cubierto en Tet Zoo. Puramente porque nunca he dicho mucho al respecto, quiero hablar aquí sobre mokele-mbembe, el supuesto “saurópodo vivo” del Congo. Este texto ha sido extraído de la sección correspondiente de mi libro Hunting Monsters 2017 (también existe una versión de ebook 2016) pero está ligeramente modificado e incluye las referencias que no se pudieron citar en el libro en sí (Naish 2017). Este breve artículo no es una historia definitiva del mokele-mbembe y todo al respecto, sino simplemente una parte de la historia.

mokele-mbembe-June-2018-Mackal-1987-recon-mokele-mbembe-600-px-tiny-June-2018-Tetrapod-ZoologyLa idea clásica del mokele-mbembe: un saurópodo acuático, del pantano, como se ilustra aquí por David Miller para el libro de Roy Mackal de 1987 sobre el tema. El libro de Mackal también incluye una versión de mokele-mbembe reconstruida como una lagartija monitora gigante, una especulación interesante que tendré que cubrir en el futuro. Crédito: Mackal 1987

Con mucho, la bestia misteriosa más conocida de África tropical es el mokele-mbembe del Congo, una bestia acuática del tamaño de un elefante, que se dice es una criatura herbívora de cuello largo y cola larga que se esconde en profundos pantanos boscosos y lagos bordeados de bosques. Suena muy parecido a un dinosaurio saurópodo o, más específicamente, a un saurópodo de mediados de siglo XX, anfibio, con cuerpo de grasa y extremidades gruesas del tipo que predomina en obras de arte antiguas e inexactas, y la noción de que esto es exactamente lo que es ha sido respaldado y discutido en muchos libros y artículos criptozoológicos.

mokele-mbembe-June-2018-Mackal-1987-cover-330-px-tiny-June-2018-Tetrapod-ZoologyPortada de uno de los pocos libros no creacionistas escritos en mokele-mbembe (Mackal 1987). Crédito: E. J. Brill

La idea de que la región de Likouala-aux-Herbes en la República del Congo sea el hogar de semejante bestia ha sido popular y persistente desde principios del siglo XX. El gran traficante de animales y showman Carl Hagenbeck fue uno de los primeros en promover el concepto de reptiles vivientes similares a los dinosaurios en África, y su afirmación (hecha en su libro de 1909 Beasts and Men) inmediatamente recibió interés mundial. Se convirtió en una idea principal, publicitada y promovida por el padre de la criptozoología Bernard Heuvelmans y sus seguidores desde la década de 1950 en adelante. Heuvelmans escribió un libro sobre estas criaturas, publicado en francés en 1978 como Les Derniers Dragons d’Afrique, y aún no ha sido traducido al inglés (aunque republicado en 2003). Roy Mackal también escribió sobre ellos y su volumen de 1987 A Living Dinosaur? In Search of Mokele-Mbembe (que tiene un prólogo de Heuvelmans) es un clásico criptozoológico (Mackal 1987).

mokele-mbembe-June-2018-Heuvelmans-Dernier-Dragons-cover-330-px-tiny-June-2018-Tetrapod-ZoologyLa portada de la edición republicada de Les Derniers Dragons d’Afrique de Bernard Heuvelmans, aún sin traducir al inglés. Me encanta la portada producida para estos volúmenes: las pinturas son de Alika Lindbergh. Tenga en cuenta la presencia de la serpiente gargantúa y la bestia similar a pterosaurio, además del saurópodo. Crédito: amazon

La perspectiva criptozoológica sostiene principalmente que las historias de Hagenbeck se originaron en encuentros genuinos de testigos con animales desconocidos. Sin embargo, hay una perspectiva cultural y sociológica alternativa. Es casi seguro que Hagenbeck se haya aprovechado de una fiebre de los dinosaurios de principios del siglo XX que estaba barriendo el mundo en ese momento. Gracias a los descubrimientos paleontológicos realizados en el interior occidental de los Estados Unidos a fines del siglo XIX, los museos del momento se apresuraron a obtener e instalar esqueletos completos de Diplodocus, Brontosaurus, Apatosaurus y sus parientes. Enormes fanfarrias e interés público rodearon la exhibición de estos dinosaurios (Brinkman 2010), la primera de las cuales se montó en Nueva York y Londres en 1905. El interés en los saurópodos fósiles alimentó el interés y la excitación en los vivos, difícilmente la primera vez que se había producido un patrón de asociación (se ha afirmado que el descubrimiento de fósiles de plesiosaurios inspiró avistamientos de monstruos marinos de cuello largo … una idea a la que volveré pronto), y apenas la última. Debería agregarse que las leyendas africanas y las historias sobre monstruos gigantes, por supuesto, existían mucho antes de esta época. Sin embargo, ninguna de las historias describe animales que suenan como saurópodos.

mokele-mbembe-June-2018-AMNH-Brontosaurus-William-Diller-Matthew-WikiMedia-public-domain-600-px-tiny-June-2018-Tetrapod-ZoologyDurante finales de 1800 y principios de 1900, los museos de Europa y de Norte América sufrieron una “segunda fiebre de dinosaurios jurásicos”. Entre los despojos de la época está este espécimen en el Museo Americano de Historia Natural en Nueva York (AMNH 460, un espécimen largo referido como Apatosaurus pero realmente de estado indeterminado. Su cráneo es un modelo mayormente imaginario). Crédito: Dominio público, WikiMedia

Lo que muchos defensores de la idea del “saurópodo viviente” parecen haber pasado por alto es que la idea, a medio rumorar, de saurópodos africanos supervivientes originalmente no tenía nada que ver con la región del Congo, sino que realmente preocupaba a Rhodesia, hoy conocida como Zimbabwe. Se decía que Zambia, también en el extremo Sur del continente, era hogar de bestias similares a saurópodos a principios del siglo XX, al igual que el borde del desierto del Sahara y Sudáfrica (Loxton y Prothero 2013).

mokele-mbembe-June-2018-NHM-Hintze-Hall-Diplodocus-July-2016-600-px-tiny-Tetrapod-Zoology-Darren-NaishUn espécimen clave de saurópodos como es el “segundo ataque de dinosaurios del Jurásico” es el Carnegie Diplodocus, cuyo lanzamiento se envió a todo el mundo y a los grandes museos de Londres, París, Berlín, Viena, Madrid, Bolonia, San Petersburgo, La Plata y en otra parte. Esto, por supuesto, es el espécimen de Londres, que se exhibió en 1905 (aunque no en la sala principal, como se muestra aquí). En este momento (junio de 2018), el espécimen está actualmente de gira en el Reino Unido. Crédito: Darren Naish

En efecto, las personas se aferraron a la idea de que cualquier región salvaje de África podría albergar parientes vivos de Brontosaurus o Diplodocus. Los monstruos tipo saurópodos no eran solo habitantes especiales de la región del Congo, sino ejemplos de una especie de visión perezosa e ingenua común en Europa y América del Norte por la cual toda África se imaginaba como un continente oscuro y homogéneo atrapado en la Edad de Piedra, habitado completamente por los habitantes de la jungla que empuñaban la lanza, y donde poco había sucedido desde la Era Mesozoica. De hecho, una frase frecuentemente repetida hecha en relación con la idea de sobrevivir a los saurópodos es que “África apenas ha cambiado desde los tiempos de los dinosaurios”. Incluso el examen más superficial de la historia fósil, geológica o tectónica de África mostrará que esto es completamente incorrecto. Las fases dinámicas de la formación de montañas, la erosión continental y la desertificación han tenido enormes repercusiones en la vida animal africana (por ejemplo, Kingdon 1990) y numerosos lugares en el continente han actuado como las denominadas “bombas de especies”: áreas donde un gran número de nuevas especies han evolucionado y desde las cuales se han dispersado. Tales exitosos linajes de mamíferos como elefantes, humanos, roedores tipo puercoespín, y antílopes de cuernos espirales se originaron en África, a menudo extendiéndose desde el continente para colonizar otras regiones. Incluso las grandes selvas tropicales de África central y occidental han fluctuado enormemente en tamaño y posición, tanto que fueron reemplazadas en gran parte por sabana durante la última edad de hielo (Malhi et al., 2013). Las especies de bosques de los vertebrados son novedades del Cenozoico, no relictos del Mesozoico (Plana 2004). Descargo de responsabilidad: existen grupos de artrópodos africanos tropicales, como los escarabajos garrapaticidas, que parecen ser reliquias mesozoicas (Murienne et al., 2013), pero son pequeños artrópodos, no vertebrados gigantes. Todo esto hace una burla de la idea, popular en la literatura criptozoológica, de que África ha sido un refugio estable durante muchos millones de años, habitado por animales inalterados de grado mesozoico.

African-mammals-montage-600-px-tiny-June-2018-Darren-Naish-Tetrapod-ZoologyLa fauna de vertebrados africanos contradice absolutamente la idea de que el conjunto de animales de África se puede imaginar como una especie de remanso, mundo perdido o, para usar la terminología biogeográfica actual, “museo” de linajes. Estas ilustraciones son de mi volumen en preparación en el registro de fósiles de vertebrados, que aparecen aquí. Crédito: Darren Naish

En resumen, el concepto de mokele-mbembe como un saurópodo vivo parece haberse originado como consecuencia de la locura de “dino-manía” que arrasó el mundo durante los primeros años del siglo XX y de los estereotipos erróneos y burdos de la historia biológica africana: vista de África como algo más “prehistórico” que el resto del mundo.

mokele-mbembe-June-2018-Naish-Morrison-scene-coloured-sky-2-600-px-tiny-Darren-Naish-Tetrapod-ZoologyNo necesito decir que la visión dominante del mokele-mbembe -que es una bestia anfibia, de miembros gordos y pantanosas con múltiples garras y distintos dígitos- es muy obviamente un espejo exacto de las reconstrucciones de saurópodos inexactas como se muestra en a fines del siglo XIX y durante las primeras y medias décadas del siglo XX. Hoy sabemos que los saurópodos no eran así. Esta escena muestra el diplodocoide Diplodocus de la Formación Morrison, un Stegosaurus a la izquierda. Esta imagen fue producida antes del descubrimiento en 1992 de espinas dorsales en diplodocoides. Crédito: Darren Naish

Para aquellos decepcionados con el hecho de que este artículo no evalúa la evidencia que se ha presentado en apoyo de la existencia de mokele-mbembe, el resto del capítulo del libro pasa a discutir esa evidencia (Naish 2017). Puedo volver sobre el tema del mokele-mbembe con el tiempo …

Refs – –

Brinkman, P. 2010. The Second Jurassic Dinosaur Rush. Chicago: University of Chicago Press.

Kingdon, J. 1990. Island Africa: the Evolution of Africa’s Rare Animals and Plants. Collins, London.

Loxton, D. & Prothero, D.R. 2013. Abominable Science! Origins of the Yeti, Nessie, and Other Famous Cryptids. Columbia University Press, New York.

Mackal, R. P. 1987. A Living Dinosaur? In Search of Mokele-Mbembe. E. J. Brill, Leiden.

Malhi, Y., Adu-Bredu, S., Asare, R. A., Lewis, S. L. & Mayaux, P. 2013. African rainforests: past, present and future. Philosophical Transactions of the Royal Society B 368, 20120312.

Murienne, J., Benavides, L. R., Prendini, L., Hormiga, G. & Giribet, G. 2013. Forest refugia in Western and Central Africa as ‘museums’ of Mesozoic biodiversity. Biology Letters 9 (1), 20120932.

Naish, D. 2017. Hunting Monsters: Cryptozoology and the Reality Behind the Myths. Arcturus, London.

Plana V. 2004. Mechanisms and tempo of evolution in the African Guineo–Congolian rainforest. Philosophical Transactions of the Royal Society of London B 359, 1585-159410.

https://blogs.scientificamerican.com/tetrapod-zoology/misreading-the-mokele-mbembe-the-mokele-mbembe-part-1/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.