“Lucrecia la soñadora” y la Inquisición española – El nuevo libro sobre los sueños de Kelly Bulkeley (Parte 3)

“Lucrecia la soñadora” y la Inquisición española – El nuevo libro sobre los sueños de Kelly Bulkeley (Parte 3)

28 DE JUNIO DE 2018

David Halperin

Kelly Bulkeley.  Lucrecia the Dreamer: Prophecy, Cognitive Science, and the Spanish Inquisition.  Stanford University Press, 2018.

¿Tiene sentido comparar tres sueños provenientes de tres mundos diferentes, separados unos de otros por siglos?

¿Tendrá más sentido si agregamos que los tres soñadores eran mujeres jóvenes que enfrentan la ejecución por parte de la maquinaria judicial de los estados despóticos? ¿Que tenían casi exactamente la misma edad? ¿Que dos de las tres amamantaban bebés en su encarcelamiento? (Pero no la tercera. Ya el rigor de la comparación comienza a tambalearse).

Bulkeley-Lucrecia-200x300Kelly Bulkeley, “Lucrecia the Dreamer” (2018).

En mi publicación anterior, cité largamente el sueño de Lucrecia de León (1568-?), El tema del fascinante nuevo libro de la experta en sueños Kelly Bulkeley. (Puede acceder al informe completo de su sueño en el “Sleep and Dream Database” website de Bulkeley, instrucciones sobre cómo llegar a él en mi publicación anterior). Ella es la segunda, cronológicamente, de nuestros tres soñadores.

La primera fue la mujer conocida por la Iglesia Católica como Santa Perpetua, una joven aristócrata de 22 años que fue arrestada en Cartago por las autoridades romanas en 203 CE. Bulkeley no la menciona en relación con Lucrecia, pero sí habla sobre ella en su libro de 2016, Big Dreams: The Science of Dreaming and the Origins of Religion. Lo mismo hizo el erudito clásico E. R. Dodds, 50 años antes, en su Pagan & Christian en Age of Anxiety.

Perpetua fue amenazada de muerte no por ser cristiana o por haber participado en el culto cristiano, ninguno de los cuales eran ofensas criminales, sino por negarse a quemar incienso ante una imagen del emperador. Una pizca de incienso y ella habría salido libre, a nadie le importaba lo que podría haber hecho en el pasado. Ten piedad de los pelos grises de tu padre, el magistrado la exhortó; quemar el incienso Ten piedad de tu bebé.

Ella rechazó la apelación y murió mártir.

En el diario de su prisión, que puede leer en el sitio web “New Advent”, Perpetua describió cuatro sueños. En el primero vio una escalera que se extendía hasta el cielo, su base custodiada por un dragón cuya cabeza ella podía usar como un trampolín en su ascenso. En el último, ella luchó en la arena contra un feroz egipcio. Su cuerpo se transformó en el de un hombre, ella venció al egipcio y le dio un golpe en la cabeza, en cumplimiento de la profecía de Génesis 3:15. (Lo mismo ocurre con la cabeza del dragón en el primer sueño).

Perpetua-245x300Santa Perpetua. Mosaico de una iglesia croata, ca. 1280. Wikimedia Commons.

El segundo y el tercer sueño fueron sobre su hermano menor Dinocrates, que había muerto de una terrible enfermedad a los siete años.

“Vi a Dinocrates que salía de un lugar sombrío, donde también había varios otros, y estaba reseco y muy sediento, con un semblante sucio y un color pálido, y la herida en su rostro que tenía cuando murió. Este Dinocrates había sido mi hermano fuera de la carne, de siete años, que murió miserablemente de enfermedad, con la cara tan carcomida por el cáncer, que su muerte causó repugnancia en todos los hombres. Para él yo había hecho mi oración y entre él y yo hubo un gran intervalo, para que ninguno de nosotros pudiera acercarse el uno al otro”.

¿Alusión a Lucas 16:26? La siguiente imagen de sueño agudiza la agonía.

“Y además, en el mismo lugar donde estaba Dinocrates, había un charco lleno de agua, que tenía un borde más alto que la altura del niño; y Dinocrates se levantó como si fuera a beber. Y me dolió que, a pesar de que ese estanque aún retenía agua, aún así, debido a la altura hasta el borde, no podía beber”.

El charco es obviamente la fuente bautismal; el pobre Dinocrates había muerto sin bautizar. Perpetua oró por él “día y noche, gimiendo y llorando”, y después de un tiempo tuvo otro sueño:

“Vi que ese lugar que antes había observado estar sumido en la oscuridad ahora era brillante; y Dinocrates, con un cuerpo limpio y bien vestido, estaba buscando un refrigerio. Y donde había habido una herida, vi una cicatriz; y ese charco que había visto antes, lo vi ahora con su margen bajado incluso hasta el ombligo del niño. Y uno sacaba agua del estanque incesantemente, y sobre su borde había una copa llena de agua; y Dinocrates se acercó y comenzó a beber de él, y la copa no falló. Y cuando estuvo satisfecho, se alejó del agua para jugar alegremente, a la manera de los niños, y me desperté”.

El tema de la incesante atracción del agua se repite en el sueño de Lucrecia, casi 1400 años después. “¡Danos un poco de agua!”, la multitud durmiendo alrededor de una buena demanda de ella. “Esta bien tiene una cuerda y un balde”. Empieza a sacar cubos de agua, llamando a la gente a venir a beber, como un pastor llamando a su rebaño. “De esta manera estaba sacando agua, dándoles y lavándolos toda la noche”.

No es de extrañar que un anciano en el sueño llama a Lucrecia “una gran Rebeca”, refiriéndose a la Rebeca bíblica que riega a las ovejas en Génesis 24:15-21.

(También había un anciano en el primer sueño de Perpetua, el de la escalera al cielo: “un hombre de pelo blanco sentado con el vestido de un pastor … ordeñador de ovejas” en el jardín en la parte superior de la escalera. “Y del queso mientras ordeñaba, me dio como si fuera un pequeño pastel, y lo recibí con las manos juntas, y me lo comí”. Se despertó “saboreando una dulzura que no puedo describir”).

En el sueño de Perpetua, Dinocrates se salva, tal como espera que ella misma sea. Sin embargo, y este es un toque increíblemente conmovedor, incluso en la bendita vida futura, parece estar separado de ella, corriendo “a jugar alegremente, como los niños”. (Como se le impidió cruelmente hacer en su vida terrenal).

Lo que nos lleva a nuestra tercera soñadora: Sophie Scholl, una estudiante antinazi de 21 años de la Universidad de Munich, ejecutada el 22 de febrero de 1943, por distribuir panfletos contra la guerra de Hitler.

“En un hermoso día soleado, traje a un niño con un largo vestido blanco para bautizarlo. El camino a la iglesia estaba en una montaña empinada, pero llevé al niño sano y salvo. Inesperadamente, se abrió ante mí una grieta en el glaciar. Tuve el tiempo justo para dejar al niño seguro al otro lado antes de sumergirme en el abismo”.

E. R. Dodds, siguiendo a la psicóloga jungiana Marie-Louise von Franz, compara los sueños antiguos y modernos: la escalera de Perpetua y la montaña de Scholl, Dinocrates y el bebé sin nombre de Scholl. (Quienes, en mi opinión, no existían en la vida real). “Para ambas soñadoras, el niño es salvo, y sus corazones maternos son consolados”, escribe Dodds. “Pero mientras Perpetua sueña con un buen pastor y una victoria simbólica en la arena, Sophie Scholl se contenta con verse a sí misma caer en el abismo: la fe en un futuro milagroso es algo más difícil en el siglo XX que en el tercero”.

¿Y Lucrecia de León?

En su sueño, ella está acompañada por dos niños, un niño y una niña, que van a donde no pueden. Como Scholl y su bebé, “subimos a colinas y rocas muy altas”. Cruzan un río y luego llegan a una ciudad que el niño le dice a Lucrecia que es Toledo. Ella no debe ponerlo en el suelo, dice, “hasta que me lleves a una iglesia que te mostraré”. Al llegar a la iglesia, pone al niño en el escalón más alto. La niña “sacudió su falda que estaba llena de polvo, con su cara mirando a la iglesia”. Y el chico esperó a que ella hiciera esto. Y cuando ella se unió a él, ella puso su mano derecha sobre su cabeza y juntos entraron a la iglesia”.

Ellos. No Lucrecia.

* * * * *

Ahora para la parte extraña:

Perpetua (22 años) y Scholl (21 años) tuvieron sus sueños cuando ya las habían arrestado y encarcelado. Lucrecia tuvo el suyo con más de dos años de anticipación. Mi vinculación del sueño con su encarcelamiento se basa en lo que veo como prefiguraciones en el sueño de lo que le sobrevendría en la vida real: el viaje a Toledo (donde la Inquisición la encarceló y juzgó), la edad de la niña en el sueño (cinco años, que era la edad de su hija de la vida real Margarita en 1595, cuando los inquisidores pronunciaron su veredicto).

Lucrecia tenía 19 años cuando tuvo su sueño, 21 cuando la Inquisición la puso bajo custodia.

¿Esto la hace soñar una profecía genuina? No necesariamente. Ella ya había sido arrestada por el Vicario de Madrid, el mes antes del sueño. Gracias a la intervención de su patrón, el noble Don Alonso de Mendoza, fue liberada. Pero debe haber intuido que vivía en un tiempo prestado, que volverían a buscarla.

Pero sus hijos, carnales o espirituales, entrarían a la iglesia donde ella no podría ir y serían salvados.

* * * * *

Santa Perpetua fue arrojada a los leones. Sophie Scholl fue decapitada. Según estos estándares, Lucrecia se liberó ligeramente. Más o menos

Sus jueces la sentenciaron a cien latigazos, dos años de reclusión en un convento y el destierro perpetuo de Madrid. Ella podría haber muerto fácilmente por la flagelación, pero no lo hizo. Intentaron encontrar un convento para ella, pero esto requería un pago por adelantado. Le escribieron a su padre, pidiéndole los fondos necesarios. Hostil como siempre, se negó. La colocaron en un hospital de mendigos y después de unos meses le escribieron nuevamente.

Esta vez ni siquiera respondió. Su indiferencia pétrea es desconcertante, tan misteriosa como los sueños de su hija. ¿Tal vez en el primer acertijo se encuentra la pista del otro?

En este punto, Lucrecia desaparece de la historia. Nadie sabe qué fue de ella. Podemos esperar, como lo hace Kelly Bulkeley, lo mejor: la ayuda de un protector bien ubicado, el reencuentro con su marido, una vida de tranquila oscuridad en una pequeña ciudad. Los escenarios más sombríos de pobreza y aislamiento, enfermedad y muerte temprana, parecen más probables.

Cuatro siglos después, ella y sus sueños vuelven a vivir, gracias al nuevo libro de Bulkeley. Le estoy agradecido por este regalo.

SchollBusto de Sophie Scholl, por Wolfgang Eckert, 2003. Wikimedia Commons.

https://www.davidhalperin.net/lucrecia-the-dreamer-and-the-spanish-inquisition-kelly-bulkeleys-new-book-on-dreams-part-3/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.