Un misterio que inspiró la televisión y el cine

Un misterio que inspiró la televisión y el cine

Nick Redfern

12 de junio de 2018

El 29 de marzo de 2016, Albert Bender murió a la edad de 94 años. La mayoría de las personas con interés en los ovnis conocerá el nombre de Bender. Fue el hombre que empujó a los Hombres de Negro, y el misterio que los rodeaba, al dominio público en la década de 1950. Bender no fue la primera persona en encontrar uno de los espeluznantes MIB, pero no se puede negar que fue gracias a él que el enigmático tema se conoció ampliamente. Cuando la “era moderna” de la ufología comenzó en junio de 1947, gracias al famoso encuentro de Kenneth Arnold en el monte. Rainier el día 24 del mes: provocó que muchas personas se involucraran en el estudio del fenómeno. Uno de ellos fue Albert Bender.

Un residente de Bridgeport, Connecticut, Bender no era solo un devoto de todo-tipo-de-cosas ufológicas. También estuvo muy involucrado en, e interesado en, todo tipo de fenómenos paranormales, sobrenaturales y ocultos. Incluso convirtió su morada en el ático en lo que él llamó su “Cámara de los Horrores”. Era un lugar oscuro y amenazante lleno de pinturas de demonios, brujas, fantasmas y más, incluso un “altar”, uno que estaba diseñado para convocar quién sabe qué, quién sabe dónde.

A medida que el interés de Bender por los ovnis se expandió, estableció su propia revista, Space Review, que atrajo a una audiencia considerable a nivel mundial. Y también creó su propio grupo, el International Flying Saucer Bureau (IFSB). Sin embargo, no pasó mucho tiempo antes de que las cosas empezaran a ir mal para Bender. Muy mal. De repente, en 1953, Bender abandonó la ufología. Cerró el IFSB, dejó de producir Space Review y se alejó de los ovnis. Sería más exacto decir que huyó de la ufología.

Gray Barker, autor y editor de asuntos relacionados con los ovnis, era un conocido de Bender y finalmente se hizo amigo. Cuando supo que la salida de Bender de la ufología fue provocada por una serie de visitas escalofriantes e intimidantes de un trío de hombres macabros vestidos de negro, y con nada menos que ojos brillantes y sombreros deportivos, Barker supo que esta era una historia que debía contar. Y así fue: en el libro de Barker de 1956, They Knew Too Much About Flying Saucers. Sin embargo, debe tenerse en cuenta que Barker omitió la mayor parte del material realmente extraño, prefiriendo en su lugar dar a entender que los MIB no eran más extraños que “el gobierno”. Luego, seis años después, Bender salió brevemente del “retiro” para escribir su propio libro sobre la espeluznante aventura, Flying Saucers and the Three Men. Después de lo cual, Bender dejó la ufología para siempre.

El propósito de este artículo no es ahondar en todas las complejidades de la controversia de Bender, sino demostrar la increíble medida en que el relato de Bender influyó en el mundo del entretenimiento. Cinco años después de que se publicara Flying Saucers and the Three Men, ABC transmitió un breve pero recordado programa llamado The Invaders. Corriendo solo por dos temporadas, The Invaders contó la historia de un hombre llamado David Vincent (actor Roy Thinnes) que se ve atrapado en una batalla de pesadilla contra alienígenas hostiles. En el programa, los extraterrestres pueden tomar forma humana. Las únicas cosas que los delatan son sus deditos mutados. El espectáculo está lleno de imágenes MIB: los alienígenas en The Invaders a menudo conducen autos negros (como lo hacen los MIB reales), visten trajes oscuros y sombreros, son muy buenos para repartir amenazas e intimidaciones, y pueden controlar la mente humana – algo que se ha informado en muchos encuentros MIB. En otras palabras, hay muy pocas dudas de que la saga Bender tuvo una gran influencia en cómo los cerebros detrás de los invasores eligieron presentar la amenaza alienígena. No como criaturas pequeñas con ojos saltones o como monstruos que agitaban tentáculos, sino como hombres sin emociones con traje.

The Invaders es apenas un ejemplo solitario de cómo los hombres de negro han infectado el mundo del entretenimiento en pantalla. De hecho, hay muchos. Por supuesto, el ejemplo más visible y obvio es la trilogía increíblemente exitosa de las películas Men in Black, protagonizada por Will Smith y Tommy Lee Jones. En las películas, los personajes principales son “J” y “K” (que fueron nombrados por el perseguidor y autor de MIB John Keel, de el famoso The Mothman Prophecies). Mientras que los MIB de Bender eran claramente de naturaleza sobrenatural, en las películas los Hombres de Negro trabajan para una agencia súper secreta. Sin embargo, no hay duda de que las películas de Hollywood, basadas en la serie de cómics Men In Black de Lowell Cunningham de la década de 1990, estuvieron, hasta cierto punto, inspiradas en las experiencias de Bender.

Luego, están las películas Matrix, igualmente populares y exitosas, protagonizadas por Keanu Reeves, Carrie-Anne Moss y Laurence Fishbourne. Esas películas también tienen sus propios Men in Black. Se los conoce como “Los Agentes”, programas de computadora cuyo trabajo es evitar que alguien se acerque a la verdad del mundo simulado de los títulos de la Matriz de las películas. Los Agentes son los Hombres de Negro en todo menos en el nombre. No tienen emociones y son amenazantes, y visten trajes negros y gafas de sol negras.

También están “The Observers” de Fringe, un programa de ciencia ficción con temas que corrió en Fox de 2008 a 2013. En el programa, los observadores se visten con trajes oscuros, usan sombreros igualmente oscuros y corbatas negras flacas, y tienen la piel pálida y caras y personajes sin emociones. ¿Habrían existido incluso sin los ampliamente publicitados encuentros de Albert Bender con el MIB? Probablemente no. Por lo menos, no en la forma en que aparecieron en el programa.

Finalmente, llegamos a una película de 1998 que no siempre obtiene el reconocimiento que merece. Su título: Ciudad Oscura. Al igual que The Matrix en muchos aspectos, Dark City – que fue lanzada en 1998, un año antes de la aparición de The Matrix – es una producción intrigante. Está protagonizada por Rufus Sewell, Kiefer Sutherland, Jennifer Connolly, Richard O’Brien y William Hurt. Como sugiere el título, Dark City gira en torno a una ciudad que existe en la noche perpetua. Conocemos a las personas que la habitan, y pronto nos enteramos de que la ciudad no es lo que parece ser. De hecho, la realidad misma no es lo que parece ser. Dark City también tiene sus equivalentes de matones amenazantes de Albert Bender desde más allá. Se llaman “Los extraños”. Abrigos largos negros y sombreros oscuros son sus uniformes.

En mi opinión, y en base a mis largos estudios sobre el fenómeno MIB, los Strangers of Dark City son las cosas ficticias más cercanas a los verdaderos Hombres de Negro. Pálidos, salen a la superficie solo de noche. Amenazantes y peligrosos, son controladores de la mente y manipuladores que exudan amenaza. De hecho, el retrato de Richard O’Brien de uno de los Extraños de aspecto anémico es magistral. Una vez más, las imágenes y la historia de Albert Bender están presentes para que todos las vean.

Dark City, Men in Black, The Matrix, The Invaders y Fringe, entre otros, todos tienen una deuda de gratitud a Albert Bender. Si no hubiera sido por esa extraña y siniestra serie de encuentros en la “Cámara de los Horrores” de Bender a principios de la década de 1950, es muy poco probable que ninguno de esos espectáculos y películas hubieran resultado de la forma en que lo hicieron.

http://mysteriousuniverse.org/2018/06/a-mystery-that-inspired-tv-and-movies/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.