Un relato de Mokèlé-mbèmbé del siglo XVIII de un misionero francés

Un relato de Mokèlé-mbèmbé del siglo XVIII de un misionero francés

13/06/2018

Jason Colavito

Hoy estoy trabajando en mi artículo All About History sobre las armas maravillosas de Hitler, por lo que estas teniendo una repetición. La semana pasada, Scientific American publicó una pieza de Darren Naish que explora los orígenes de Mokèlé-mbèmbé, el legendario monstruo congoleño que muchos criptozoólogos creen que es un dinosaurio viviente. Nash atribuye correctamente el desarrollo del mito a la manía de los dinosaurios de principios del siglo XX, el mismo impulso que llevó a Conan Doyle a escribir The Lost World al mismo tiempo. Pero ni en el blog ni en su libro Hunting Monsters (según una búsqueda de texto en Google Books -no he leído el libro) Naish analiza la historia que durante mucho tiempo ha servido como “evidencia” de que el monstruo era anterior a los cuentos de los aventureros del siglo XX. Por lo tanto, presento mi discusión del relato francés del siglo dieciocho sobre las monstruosas huellas de Mokèlé-mbèmbé. Originalmente escribí esto en 2012, y el texto a continuación es la versión revisada y expandida que se presenta en mi libro 2013 Faking History.

11300302103-a562548a28-o_orig¿Un dinosaurio en el Congo?

El celo de los afrocentristas por encontrar africanos en todo el mundo fue obviamente una respuesta al celo imperialista-colonialista por desheredar a los pueblos indígenas de su propia historia y vincular a los pueblos originarios de todo el mundo con lo primitivo y lo salvaje. El supuesto dinosaurio residente en la Cuenca del Congo, mokèlé-mbèmbé, ha aparecido ampliamente en la cultura popular, gracias en gran parte a los escritores de principios del siglo XX que informaron del folclore congoleño sobre la criatura y vieron en ella los tiempos más primitivos de la historia de la tierra. El primer informe para el supuesto monstruo es casi universalmente afirmado como un pasaje en un libro de 1776 del Abbé Liévin-Bonaventure Proyart (1743-1808), un clérigo y escritor francés más tarde ejecutado por escribir algo incorrecto sobre Luis XVI durante el reinado de Napoleón. Proyart sirvió como misionero en la Cuenca del Congo en la década de 1760, y en un capítulo anterior de su libro sobre la región, Histoire de Loango, Kakongo, et autres royaumes d’Afrique (1776), describe los animales de África occidental y central usando reportes compilados por compañeros misioneros en el área.

Dedica solo dos oraciones al monstruo que más tarde los autores de criptozoología han reclamado como un dinosaurio. Con frecuencia se dice que esta criatura es un saurópodo del orden de Apatosaurus (Brontosaurus). Estos autores tienden a citar de manera selectiva solo una parte de la primera oración, principalmente porque la segunda oración deja en claro que el “monstruo” no es en modo alguno el equivalente de un dinosaurio. También tienden a resumir la misma traducción, primero provista, por lo que puedo decir, en la revista Cryptozoology en 1982. (En serio, ¿alguien en estudios alternativos realmente revisa fuentes primarias? Quiero decir, si puedo hacerlo, no puede ser tan difícil …)

A Living Dinosaur: The Search for Mokele-Mbembe de Roy P. Mackal (1987) al menos proporcionó las medidas correctas y una cita completa, si no absolutamente fiel[1]. Por el contrario, el relato de Michael Newton en Hidden Animals (2009) depende de Mackal (una fuente reconocida) pero desdibuja la discusión y afirma que Proyart describió “historias tribales de una bestia conocida como mokele-mbembe …”[2], ciertamente no lo hizo. Dado que este pasaje casi nunca se da en su totalidad y, a veces, se da incorrectamente, me permitiré proporcionar mi propia traducción para aclarar las cosas:

Los misioneros han observado, pasando a lo largo de un bosque, el rastro de un animal que no han visto pero que debe ser monstruoso: las marcas de sus garras se notaron sobre la tierra, y estas compusieron una huella de aproximadamente tres pies de circunferencia. Al observar la disposición de sus pasos, se reconoció que no corría a su paso, y que llevaba las piernas a una distancia de siete a ocho pies[3].

Este monstruo, como puedes ver, no es demasiado grande para los estándares de los dinosaurios. Tenga en cuenta, por ejemplo, que mi propia huella tiene una circunferencia de dos pies (con lados de 11 pulgadas, 4 pulgadas, 7 pulgadas y 2 pulgadas), y con 5’10” no soy un ser humano de tamaño monstruoso. Por el contrario, un Apatosaurus tenía una huella que medía aproximadamente diez pies de circunferencia (tres pies por dos pies de dimensión), aunque otros dinosaurios eran obviamente mucho más pequeños. Mackal lo reconoció, aunque minimizó las implicaciones. Cita a un científico franco-belga moderno, Bernard Heuvelmans, que sugiere que las medidas son algo similares al rinoceronte, aunque argumenta que no puede serlo porque los rinocerontes carecen de garras[4].

El problema parece ser que los escritores modernos confunden circunferencia por longitud (no son lo mismo), y han tomado el adjetivo monstrueux de Proyart como una indicación de que se refería a un “monstruo”. Sin embargo, mientras que monstrueux hoy tiene la implicación de “horrible” o “monstruoso”, en el siglo XVIII, la palabra tenía la connotación de “prodigioso”, o muy grande, de acuerdo con los diccionarios de francés publicados en esa época; es la gente moderna quien agrega terror al sentido más antiguo[5]. Proyart y sus fuentes no expresaron gran terror ante la criatura, cuya descripción él empareda entre pasajes sobre el elefante y el león, y el contexto del pasaje claramente implica que él consideró a la criatura simplemente uno de muchos animales de complexión similar. Un rinoceronte, en comparación, tiene una huella promedio de siete pulgadas (18 cm) de diámetro, según los zoólogos, pero que puede superar fácilmente las once pulgadas (28 cm). Esto produce una circunferencia (utilizando π veces el diámetro) de dos pies (56.5 cm) para un rinoceronte promedio y nuestros tres pies requeridos (91 cm) para el pie rinoceronte de once pulgadas. El rinoceronte también tiene una longitud de cabeza y cuerpo promedio de alrededor de doce pies (3.7 m), con una longitud corporal de aproximadamente ocho pies (2.4 m), lo que significa que sus piernas están separadas entre siete y ocho pies (2.1-2.4 m).

La mayor objeción para identificar al monstruo de Proyart como rinoceronte es que el rinoceronte no tiene garras. Su huella, sin embargo, toma la apariencia de tres marcas de garras enormes, a veces puntiagudas, que en realidad son los dedos de los pies, pero aparecen distorsionadas cuando se observan a través del barro. Un hipopótamo también es muy parecido, con una huella similar a la descrita por Proyart, con lo que parecen marcas de “garra”, pero en realidad son los dedos de los pies. Teniendo en cuenta que Proyart no vio las pistas de primera mano, esta sería una descripción razonable de una pista de rinoceronte o hipopótamo.

Una segunda objeción a la identificación de la huella de Proyart como hipopótamo o rinoceronte es la afirmación de que tales criaturas no viven actualmente en la zona del Congo que ahora alberga la leyenda de mokèlé-mbèmbé. Proyart no proporcionó una ubicación para el avistamiento de las impresiones de sus amigos misioneros, por lo que esta objeción no puede sostenerse. No hay forma de localizar la descripción de Proyart en el mismo territorio donde se centra el mito (actual) mokèlé-mbèmbé. Tanto el rinoceronte como el hipopótamo tenían rangos que incluían áreas visitadas por los misioneros cuando Proyart estaba activo en África. El rango de hipopótamos incluía el Congo, y el rinoceronte las áreas al Norte. (Tristemente, ambos han declinado notablemente desde entonces y ya no se encuentran en sus rangos históricos). Lo peor de todo es el hecho de que Proyart no describe ni el hipopótamo ni el rinoceronte en su libro, lo que significa que probablemente no era consciente de que el hipopótamo vivía en el África subsahariana. El rinoceronte, entonces conocido principalmente de especies asiáticas, también habría estado más allá de su conocimiento en 1776. Como Proyart describe al monstruo en un pasaje que enumera elefantes y leones, esto implicaría que la criatura probablemente no estaba en la selva, quizás haciendo el rinoceronte el animal más probable.

En cualquier caso, dadas las mediciones proporcionadas por Proyart y la naturaleza indirecta del informe, no es posible inferir la existencia de un dinosaurio a partir de su descripción de huellas relativamente pequeñas.

http://www.jasoncolavito.com/blog/a-french-missionarys-eighteenth-century-account-of-mokele-mbembe


[1] Roy P. Mackal, A Living Dinosaur: The Search for Mokele-Mbembe (Leiden: E. J. Brill, 1987), 2. Mackal parafrasea la segunda frase algo por claridad, pero su traducción no cambia el significado esencial.

[2] Michael Newton, Hidden Animals: A Field Guide to Batsquatch, Chupacabra, and Other Elusive Creatures (Santa Barbara: ABC-CLIO, 2009), 44.

[3] Les Missionnaires ont observé, en passant le long d’une forêt, la piste d’un animal qu’ils n’ont pas vu; mais qui doit être monstrueux: les traces de ses griffes s’appercevoient fur la terre, & y formoient une empreinte d’environ trois pieds de circonférence. En observant la disposition de ses pas, on a reconnu qu’il ne couroit pas dans cet endroit de son passage, & qu’il portoit ses pattes à la distance de sept à huit pieds les unes des autres. (Liévin-Bonaventure Proyart, Histoire de Loango, Kakongo, et autres royaumes d’Afrique (Paris, 1776, 38-39).

[4] Mackal, A Living Dinosaur, 4-5.

[5] De manera similar, el Dr. Johnson en su Dictionary of 1755 definió “monstrous” como “antinatural, impactante”. Tanto las palabras en inglés como las francesas se basaban en el antiguo sentido latino de monstrum, haciendo referencia a un nacimiento no natural, un signo de Dios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.