“Este monstruo de las profundidades”

“Este monstruo de las profundidades”

Nick Redfern

Febrero 13, 2018

Nacido en la década de 1820, Henry Lee era un personaje notable. Además de ser miembro de la Sociedad Zoológica de Londres, era un naturalista y alguien que tenía un profundo interés en cuentos de serpientes marinas. Aunque Lee era muy escéptico de muchos informes de animales masivos y desconocidos en las aguas de nuestros océanos, fiordos y lagos, algunos de los casos que le llamaron la atención merecen una nueva mirada. Considere el siguiente, el cual, según Lee, vino del “Archidiácono de Molde”. Lee dijo que el hombre “… da el siguiente informe con base en Noruega de un incidente que ocurrió allí el 28 de julio de 1845”.

En las propias palabras del Archidiácono: “J. C. Lurid, librero e impresor; G. S. Krogh, comerciante, Christian Flang, aprendiz de Lurid, y John Elgenses, trabajador, estaban en Romsdalfjord, pescando. El mar estaba, después de un día cálido y soleado, bastante tranquilo. Alrededor de las siete de la tarde, a poca distancia de la orilla, cerca del lugar del lastre y Molde Hooe, vieron un largo animal marino, que se movió lentamente hacia adelante, como les pareció, con la ayuda de dos aletas, en la parte delantera del cuerpo más cercano a la cabeza, que juzgaron por la ebullición del agua en ambos lados de la misma.

“La parte visible del cuerpo parecía tener entre cuarenta y cincuenta pies de largo, y se movía en ondulaciones, como una serpiente. El cuerpo era redondo y de un color oscuro. Cuando discernieron un movimiento en el agua detrás del animal, concluyeron que parte del cuerpo estaba oculta bajo el agua. Que era un animal continuo que vieron claramente por su movimiento”.

“Cuando el animal estaba a unos cien metros del bote, notaron tolerablemente correctamente sus partes delanteras, que terminaban en un hocico afilado; su cabeza colosal se alzó sobre el agua en forma de un semicírculo; la parte inferior no era visible. El color de la cabeza era marrón oscuro y la piel lisa; no notaron los ojos, ni ninguna crin o cerdas en la garganta”.

“Cuando la serpiente se acercó a un disparo de mosquete cerca, Lund disparó, y estaba seguro de que los disparos le pegaron en la cabeza. Después del tiro, se zambulló, pero salió de inmediato. Alzó su cuello en el aire, como una serpiente que se prepara para lanzarse sobre su presa. Después de haberse girado y de tener su cuerpo en línea recta, lo que pareció hacer con gran dificultad, se lanzó como una flecha contra el bote. Llegaron a la orilla, y el animal, percibiendo que había entrado en aguas poco profundas, se zambulló de inmediato y desapareció en las profundidades”.

“Tal es la declaración de estos cuatro hombres, y nadie tiene motivos para cuestionar su veracidad, o imaginar que estaban tan conmovidos por el temor de no poder observar lo que sucedió tan cerca de ellos. No hay muchos aquí, o en otras partes de la costa noruega, que dudan más de la existencia de la serpiente marina. El escritor de esta narración fue desde hace mucho tiempo escéptico, ya que no había sido tan afortunado de ver este monstruo de las profundidades; pero después de los muchos relatos que ha leído, y las relaciones que ha recibido de testigos creíbles, no se atreve a dudar más de la existencia de la serpiente marina”.

Es increíblemente difícil saber qué hacer con esta historia. Por supuesto, el escéptico probablemente diría que no era más que una invención. Un engaño, en otras palabras. O, tal vez, un caso de identificación errónea. Sin embargo, ambos escenarios parecen poco probables. Después de todo, tenemos varios nombres: personas que aparentemente estaban dispuestas a ser citadas. Además, tenemos el hecho de que la historia provino de un archidiácono, no del tipo de persona que inventa tal historia, probablemente podamos decir. Sin embargo, la descripción de la bestia fue notable. Increíble, de hecho. Su longitud: entre cuarenta y cincuenta pies. Y, tenemos una criatura que “levantó el cuello en el aire”. Junta esos dos ángulos y lo que tenemos en efecto suena como la descripción clásica de un misterioso monstruo de las profundidades.

A la luz de todo lo anterior, según la crónica de Henry Lee, tal vez todavía haya animales enormes y desconocidos en las aguas de nuestro mundo.

https://mysteriousuniverse.org/2018/02/this-monster-of-the-deep/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.