La Neurología de las Experiencias Cercanas a la Muerte

La Neurología de las Experiencias Cercanas a la Muerte

29 DE MAYO DE 2011

astral-projectionArtículo de Alex Likerman, publicado en Happiness in this World

Traducido por la colaboración de Rodrigo Véras y André Rabelo

“Nunca he tenido un paciente que confesara haber tenido una experiencia cercana a la muerte (ECM), pero recientemente me encontré con un libro fascinante llamado El Portal Espiritual en el Cerebro (The Spiritual Doorway in the Brain) de Kevin Nelson, que relata que cerca de 18 millones de estadounidenses pueden haber tenido una. Si es verdad, es probable no sólo que algunos de mis pacientes estén entre ellos, pero también algunos de mis amigos. Lo que me llevó a pensar: ¿qué exactamente tiene que decirnos la ciencia sobre su causa?

Que las ECM ocurren no está en disputa. La secuencia y los tipos de eventos de los que se componen son suficientemente similares entre las personas que las reportan de tal forma que ECM podrían considerarse algún tipo de síndrome similar a una enfermedad sin causa conocida. Pero sólo porque millones de personas ya han vivido ECMs, eso no significa que la explicación más comúnmente acepte para ellas – que almas dejan los cuerpos y encuentran a dios o alguna otra evidencia de vida después de la muerte – sea correcta.

Después de todo, la gente interpreta erróneamente sus experiencias todo el tiempo (una ilusión óptica que representa el ejemplo más básico). Sin duda, muchas personas que relatan ECM son profundamente afectadas por ellas, pero, generalmente, más como un resultado de sus interpretaciones de las experiencias (i.e, “la vida después de la muerte es real”) que como resultado de la experiencia en sí. Se observa que un número de observaciones reproducibles combinado con una pizca de conjeturas generó una explicación neurológica completamente plausible para todos los casos de experiencias que incluyan ECM.

En su libro, Nelson comenta que normalmente el 20% del flujo sanguíneo se dirige al cerebro, pero que este flujo puede bajar al 6% antes de quedar inconscientes (e incluso en ese nivel, ningún daño permanente será causado). Nelson todavía observa que cuando nuestra presión sanguínea disminuye demasiado y nos desmayamos, el nervio vago (un largo nervio que se conecta con el corazón) desplaza la conciencia hacia el sueño REM – pero no totalmente en algunas personas. Un número de sujetos parece ser susceptible a lo que él llama “intromisión REM”.

La intromisión REM ocurre típicamente, cuando ocurre, en la transición de la vigilia hacia el sueño. Nelson descubrió en su investigación que el funcionamiento del mecanismo que alterna a las personas entre el sueño REM y la vigilia tiende a ser diferente en aquellas que relataron ECMs. En esas personas, él descubrió que el cambio era más propenso a “fragmentar y mezclar” esos dos estados de conciencia (el control de nuestro estado de conciencia se encuentra en nuestro tronco cerebral y es precisamente regulado), haciendo que esas personas exhiban simultáneamente características de ambos. Durante la intromisión REM, las personas se vieron paralizadas (“parálisis del sueño”), totalmente despiertas, pero experimentando luces, sensaciones fuera del cuerpo y narraciones sorprendentemente vívidas. Durante el sueño REM, muchos de los centros de placer del cerebro se estimulan también (los animales que tuvieron sus regiones REM dañadas perdieron todo el interés en la comida y hasta en morfina), lo que puede explicar los sentimientos de paz y unicidad también relatados durante la ECM.

centrifuge_blackoutLa neurofisiología también puede explicar el sentimiento de estar moviéndose a través de un túnel, tan regularmente mencionado en ECM. Es bien sabido que las personas experimentan una “visión de túnel” inmediatamente antes de desmayarse. Los experimentos con pilotos girados en centrífugas gigantes han reproducido el fenómeno de visión de túnel, aumentando las fuerzas G y disminuyendo el flujo sanguíneo en sus retinas (la periferia de la retina es más susceptible a caídas en la presión sanguínea que su centro, de tal forma que el campo de visión parece comprimido, haciendo escenas parecer vistas dentro de un túnel). Cuando las gafas especiales que generan succión se colocan en los ojos de los pilotos para neutralizar el efecto de caída de la presión sanguínea de la centrífuga, los pilotos perdieron la conciencia sin desarrollar el efecto de la visión del túnel – probando que la experiencia de la visión del túnel es causada por una reducción en el flujo sanguíneo de los ojos.

Tal vez el aspecto más intrigante de las ECM sea lo que suelen estar asociadas con experiencias fuera del cuerpo. Esto también, sin embargo, se trata de una ilusión. Evidencias de que las experiencias fuera del cuerpo no tienen nada que ver con las almas dejando cuerpos se pueden encontrar en la observación de que también han sido relatadas por personas despertando del sueño, recuperándose de la anestesia, mientras que están desmayadas, durante las convulsiones, durante las migrañas y cuando están en altas altitudes (no hay razón para pensar que las almas de las personas están dejando sus cuerpos durante ninguna de esas situaciones no amenazadoras para la vida).

Pero las evidencias más fascinantes de que las experiencias fuera del cuerpo son fenómenos neurológicos vienen de los estudios hechos inicialmente en la década de 1950 por un neurocirujano llamado Penfield. Él estaba interesado en comprender cómo podría distinguir los tejidos cerebrales normales de los tumores cerebrales o las “cicatrices” que eran responsables de causar convulsiones. Él estimuló los cerebros de cientos de pacientes conscientes en el esfuerzo de mapear la corteza cerebral y entender adónde en nuestros cerebros nuestro cuerpo físico está representado.

Un paciente sufría de daños en el lóbulo temporal y cuando Penfield estimuló la región temporal de su cerebro, relató haber dejado su cuerpo. Cuando la estimulación se detuvo, él “volvió”, y cuando Penfield estimuló la región tempo parietal de nuevo, dejó su cuerpo una vez más. Penfield también descubrió cuando variaba la corriente y la ubicación del estímulo, podía hacer que los miembros de su paciente parecieran acortados o producir una copia de su cuerpo que existía a su lado.

En el Cerebro Contador de Historias (The Tell-tale Brain), V. S. Ramachandran describe a un paciente que tuvo un tumor removido de su región frontoparietal derecha y desarrolló un “gemelo fantasma” ligado al lado izquierdo de su cuerpo. Cuando Ramachandran colocó agua fría en su oído (un procedimiento conocido como prueba calórica de agua fría, el cual estimula el sistema de equilibrio del cerebro, conocido por tener conexiones con la región frontoparietal), el gemelo del paciente se ahogó, se movió y se movió, cambió de posiciones.

Los neurólogos han reconocido desde entonces que la región tempo parietal del cerebro es responsable de mantener la representación de nuestros esquemas corporales. Cuando una corriente externa es aplicada en esa región, ella para funcionar normalmente y nuestra representación del cuerpo “flota”. Otras evidencias de que este fenómeno es una ilusión viene de experimentos en los que las personas que tuvieron experiencias fuera del cuerpo mientras pasaban del sueño a la vigilia no podían identificar objetos colocados en la habitación después de que se dormían, sugiriendo fuertemente que la imagen que los vio de ellos mismos durmiendo en sus camas era reconstruida en su memoria. Aunque no existe ninguna evidencia de que niveles bajos de oxígeno en la sangre causan disfunción de la región tempo parietal de la misma forma que una corriente aplicada, ésta permanece como una hipótesis probable y la explicación más probable.

En suma, aunque lejos de estar probada como una explicación para lo que realmente explica las ECM, la hipótesis de la intromisión REM tiene más evidencia para corroborarla que la idea de que realmente dejamos nuestros cuerpos cuando la muerte está al acecho.

– – – –

Más información sobre experiencias cercanas a la muerte:

Keith Augustine (2008) – Experiencias alucinatorias de casi muerte

Página de Olaf Blanke, gran investigador del área

Videos del Laboratorio de Neurociencia Cognitiva (LNCO)

Página de Al Cheyne, gran investigador del área

Artículos disponibles de Al Cheyne sobre parálisis del sueño

http://www.ceticismoaberto.com:80/ciencia/6206/a-neurologia-das-experincias-de-quase-morte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.