Revisión de “Reign of the Anuannaki” por Jan Erik Sigdell

Revisión de “Reign of the Anuannaki” por Jan Erik Sigdell

24/05/2018

reign-of-the-anunnaki_origReign of the Anuannaki: The Alien Manipulation of Our Spiritual Destin Jan Erik Sigdell | Sept. 2018 | Bear & Company | 160 pages | ISBN: 978-1591433033 | $16.00

OK, aquí viene otro. Probablemente sea inútil tratar de romper algunas de las afirmaciones ridículas del creyente de la reencarnación cristiana, Jan Erik Sigdell el futuro Reign of the Anuannaki: The Alien Manipulation of Our Spiritual Destin (Bear & Company, 2018), pero les daré aviso al respecto de todas formas. El libro de Sigdell fue publicado originalmente en alemán en 2016, y la traducción útil nos llega desde el propio lápiz del autor, si no desde sus propias ideas originales. Dividido en seis capítulos, el libro es básicamente una versión resumida de la serie Earth Chronicles de Zecharia Sitchin, pero el autor al menos reconoce que las obras de Sitchin, y las de Michael Tellinger inspiradas por ellas, no son científicas y carecen de base académica suficiente para justificar sus afirmaciones más extremas. Sigdell cree que puede proporcionar eso.

51dxqpc6egl_origEmpieza un comienzo difícil cuando anuncia que ha elegido no distinguir entre las diferentes culturas de Mesopotamia y, en cambio, hablará de los sumerios, asirios, babilonios y otros pueblos colectivamente como los mesopotámicos. Los ve como que comparten la misma fe fundamental, a pesar de que sus mitos y leyendas, aunque similares, difieren con el tiempo. Él realmente distingue entre ellos en el libro, cuando las traducciones en inglés, francés y alemán en las que él confía hacen distinciones. Es una cuestión de conveniencia. Del mismo modo, parece desafiante que él intente hacer una inmersión profunda en los textos babilónicos sin (a) comprender cuándo y cómo difieren de sus contrapartes sumerios y (b) tener un conocimiento de la lectura de las diversas lenguas de Mesopotamia. En cambio, espera descubrir la verdad sobre estos textos comparando varias traducciones de inglés y alemán.

El cuerpo del libro es una serie de descripciones de los mitos de Mesopotamia y una larga conversación con la falsa fe del autor en las afirmaciones de Sitchin. Confiesa que una vez creyó más en las ideas de Sitchin que en la actualidad, y es la disminución de su confianza en las habilidades de Sitchin la que lo llevó a tratar de salvar la teoría de los astronautas antiguos mediante la revisión de su existencia. En el nivel más básico, intenta argumentar que “en mi opinión no existe una contradicción real” entre los textos antiguos como se dan en la traducción estándar y la hipótesis de que las deidades son en realidad alienígenas espaciales. Esta es una afirmación inútil en el corazón ya que tampoco existe “ninguna contradicción real” entre imaginar alienígenas espaciales siendo demonios o dioses y verlos como habitantes de otros planetas, siempre y cuando compartan un elemento clave: no aparecen para real. Una vez que cualquier ser se materializa donde podemos verlo, queda sujeto a leyes físicas y su esencia puede ser descubierta. Sin esto, la “interpretación” de estas afirmaciones es meramente especulativa, basada en una suposición no probada de que realmente existe un fenómeno. Sería como cazar la Ciudad Esmeralda del Mago de Oz y discutir si realmente está hecho de esmeraldas, o si el color verde proviene de algún otro mineral.

No puedo impresionarles por completo cuánto de este libro es una comparación de Sitchin, Tellinger y un francés teórico de los astronautas antiguos, y exactamente qué poco material original queda en el volumen. Si bien Sigdell presta su servicio de labios al punto de vista de la “corriente principal”, su simpatía recae en los teóricos de los astronautas antiguos, y por lo tanto la mayoría de cada capítulo es una comparación extendida de los tres autores bajo la falsa idea de que la “verdad” siempre puede ser encontrada “en algún lugar en el medio”. Para ese fin, ve a los teóricos de los astronautas antiguos y la “corriente principal” como dos campos opuestos, la tesis y la antítesis, cuya síntesis necesariamente debe incluir a los extraterrestres como una cuestión de lógica. Que esta es una idea falsa se puede ver con una analogía bastante simple: digo 2 + 2 = 4, pero mi enemigo dice 2 + 2 = 6. Por lo tanto, 2 + 2 = 5. Desafortunadamente para Sigdell, preguntas de pura realidad- ¿Los alienígenas son reales y visitaron la Tierra? No están abiertas a usar trucos retóricos para forzar a los alienígenas a existir a través de una prueba lógica.

De todos modos, el corazón de la argumentación de Sigdell se basa en la idea de que los científicos se niegan a comprometerse con la teoría de los astronautas antiguos por piquete: “Tal interpretación no se enfrenta con contradicciones lógicas; en cambio, es recibida con reacciones emocionales”. Él cree que los científicos no quieren creer en los extraterrestres y, por lo tanto, rechazan injustamente las afirmaciones de Sitchin et al. que él mismo admitió que se fundaron en pruebas poco convincentes e incompletas. ¿Quién, exactamente, está buscando una verdad emocional?

Sigdell cubre la abundancia habitual de delicias de la franja del Cercano Oriente: el Enuma Elish, preguntas sobre el Elohim plural de la Biblia, similitudes entre los textos bíblicos y mesopotámicos, y otros llamados “misterios” que han sido un elemento básico de fantasías sobrecalentadas sobre la historia antigua desde que George Smith llamó por primera vez a los mitos mesopotámicos El relato caldeo de Génesis en 1876. Naturalmente, hay un pasaje acerca de los hijos de Dios/Vigilantes y sus descendientes Nephilim, con referencia especial al Libro de Enoc, porque ¿qué texto de historia marginal está completo sin ellos? Sigdell difiere ligeramente de otros autores en que imagina que los Vigilantes son intermediarios entre los Anunnaki y los terrícolas en lugar de los mismos Anunnaki. También cubre esos “misterios” desgastados por la industria como vimanas, Quetzalcoatl y otros elementos desacreditados de la teoría de los astronautas antiguos.

Aquí está básicamente todo lo que necesita saber sobre la profundidad de la investigación y la argumentación de Sigdell:

________________________________________

Los científicos, con su cosmovisión limitada, niegan la existencia de Atlántida y Lemuria, pero no pueden presentar evidencia real en su contra: no puede ser verdad porque no se permite que sea verdadera, porque no se ajusta a la cosmovisión de consenso. Y, sin embargo, hay evidencia de que estas culturas realmente existieron e incluso pueden haber experimentado influencias extraterrestres.

¿Seriamente? Él piensa que nadie aún tiene que proporcionar evidencia de que Lemuria no existía, un continente ficticio imaginado para explicar cómo los lémures se movían entre Madagascar y la India, lo que la geología claramente demuestra que nunca podría haber existido.

Finalmente, el libro se revela como un anuncio del cristianismo gnóstico, que Sigdell considera como la mejor mezcla de mitologías judeocristianas y mesopotámicas, y el único camino verdadero para liberarse del control de la realidad de Yahweh. El autor expone extensamente sobre lo que él ve como la verdadera misión de Jesús, y básicamente expone lo que durante mucho tiempo he sostenido sobre todo el campo de la astronáutica antigua: es una manera de intentar ser capaz de creer en la Biblia y en mitos y leyendas con una glosa científica para hacerlos sentir más “reales”. Para Sigdell, la religión organizada es falsa, un conjunto de ilusiones creadas por los extraterrestres para mantener a la humanidad esclavizada. Solo estudiando la astronáutica antigua, él cree, puede descubrirse la verdadera religión y la gracia salvadora de los poderes espirituales reales de este mundo. Parece querer regresar a la fe primitiva de lo que él ve como el dios creador universal El, desde antes de que los judíos, a los que parece echar como villanos en la historia, lo reemplazaran con Yahvé, a quien, siguiendo a Sitchin, cree que fue un extraterrestre sumerio que planeó la toma de posesión judía de Canaán. Lo sublime y lo odioso se sientan uno al lado del otro en este libro, y las implicaciones de los puntos de vista de Sigdell son inquietantemente cercanas a la denigración similar del nacionalista ario Jason Reza Jorjani de Yahweh y Alá como malvados alienígenas espaciales en Prometeo y Atlas.

Sigdell termina el libro atacando a Yahweh porque “secuestró la reencarnación” (énfasis en el original), ya que aparentemente esto es ahora un poder de los alienígenas espaciales; revela al final que su creencia subyacente de que los””extraterrestres” son “dioses” es indistinguible. Él les dice a los lectores que cada vez que se encuentren con extraterrestres o seres espirituales deben exigir que respondan si han venido en nombre de Cristo. ¡”i la respuesta es ‘no’ (o si no hay una respuesta clara), ¡no tomes ningún consejo!”

http://www.jasoncolavito.com/blog/review-of-reign-of-the-annunaki-by-jan-erik-sigdell

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.