Nuevo Fenómeno Natural Hace que las Luces Bailen en el Cielo

Nuevo Fenómeno Natural Hace que las Luces Bailen en el Cielo

26 de junio de 2011

Kentaro Mori

Himmelserscheinung_ber_Nrnberg_vom_14._April_1561fUn ingeniero de la Universidad de Washington pudo haber descubierto un fascinante fenómeno natural a través de videos en Internet.

“Hace algunos años en presentaciones en museos yo estaba explicando la óptica de los arcoíris y explicando la dinámica de las tormentas”, cuenta William Beaty. “Entonces me tropecé con una extraña idea: ¿no deberían los fuertes campos electrostáticos de las tempestades tener un efecto visible en el arcoíris? Los campos eléctricos debían distorsionar levemente las gotas de agua, haciendo que la distribución de luz de un arcoíris cambie un poco”, especuló.

¿Cómo se vería ese fenómeno? “A veces deberíamos notar un arcoíris que tiembla durante un relámpago, y luego regresa lentamente a su patrón inicial mientras los campos eléctricos se acumulaban antes de otro rayo”.

A pesar de la posibilidad estimulante, Beaty no encontró evidencias del fenómeno de arcoíris bailando en medio de tormentas – al menos todavía. Pero los usuarios del sitio Youtube, “LordHermie” y “JimBob” le llamaron la atención sobre algo no muy diferente: vídeos captados en diferentes partes del globo, desde Estados Unidos a Malasia, registrando antorchas de luz en rápido movimiento sobre nubes de tormentas.

¿Parhelios danzantes?

Los vídeos de arriba, captados por diferentes testigos por el mundo, asistidos y compartidos con perplejidad, demuestran algo muy similar al sugerido por Beaty. “En vez de la distorsión de gotas de agua”, señala Beaty, “estos deben ser patrones luminosos de parhelios causados por cristales de hielo alineados”.

fig20[Atmospheric Optics]

Los Parhelios son relativamente comunes: básicamente, basta que haya cristales de hielo en la atmósfera para que el fenómeno ocurra. Para que sea más fácilmente percibido, sin embargo, las condiciones propicias son que la fuente de luz, como el Sol, esté cerca del horizonte y el cielo limpio.

Cuando los cristales están desalineados, se forma un halo, un círculo de luz alrededor del Sol. Cuando están alineados, principalmente por fuerzas aerodinámicas, crean los parhelios (o “falsos soles”) propiamente dichos, surgiendo como un par de “soles” a los lados del astro-rey. El fenómeno óptico no ocurre sólo con el Sol, y una Luna llena particularmente brillante, con las condiciones atmosféricas apropiadas, también puede ser vista con halos o paraselenes a su alrededor.

sunhalo_rosen[Peter Rosén, APOD]

Si basta con la existencia de cristales de hielo, sabemos que pueden popular la cima de las nubes de tormentas. Y si la “extraña idea” de Beaty es que los cristales podrían alinearse en respuesta a campos eléctricos de tormentas, la alineación fue tanto observada en laboratorio a campos eléctricos relativamente débiles (Foster, Hallet, 2002, 2008), como a través de radares meteorológicos en respuesta a la actividad eléctrica de tormentas (Caylor, Chandrasekar, 1996).

La novedad, y la espectacular novedad, sería que estos fenómenos ya reconocidos y siendo estudiados se combinen para producir espectáculos de luces visibles, algo que aún no parece haber sido estudiado académicamente.

En busca de confirmación

El brillo particular de un halo o de parhelios está literalmente en los ojos del observador: los cristales de hielo no se distribuyen sólo en un anillo o en la región donde se observan los parhelios. Como el final de los arcoíris, usted podría perseguir a los parhelios, pero nunca los alcanzaría. Los cristales se distribuyen por el cielo, y sólo aquellos en los ángulos determinados, determinados por la geometría de los cristales y el ángulo entre la fuente de luz y el observador responde por los brillos particulares.

Lo que vemos en los vídeos, en la opinión de este autor, no es completamente similar a los halos. Realmente parece haber algo dirigiendo la luz solar en antorchas, y es relevante que todos los vídeos muestran las antorchas cercanos de la cima iluminada de las nubes con el sol brillando oblicuamente. Los cristales de hielo que se alinean en respuesta a campos eléctricos en rápido cambio, la sugerencia original de Beaty, parecen parte de la respuesta, pero el fenómeno no parece encuadrarse como una clase de halo o parhelio.

Son necesarias más investigaciones, y explicaciones alternativas a los vídeos pueden incluir desde fraudes digitales, artefactos de las cámaras hasta fenómenos mucho más mundanos, como movimientos de partes de las nubes dirigiendo los rayos de luz entre vanos, o algo tal vez tan inusitado, sugerido por el físico Martin Shough, como ondas de choque de truenos provocando triboluminescencia.

Todas estas explicaciones alternativas tienen sus problemas. Los videos fueron enviados por usuarios diferentes y no se han asociado hasta el momento a una campaña viral. Los fenómenos no son compatibles con las características de artefactos digitales u ópticos propios de las cámaras, y el movimiento rápido de las antorchas de luz no parece compatible con una simple acción mecánica directa.

Una de las más fuertes evidencias de que el fenómeno se relaciona con el campo eléctrico es de hecho la forma en que las luces se mueven, primero bruscamente y entonces regresando lentamente a su estado inicial, en un movimiento que traza recuerda el de un diente de sierra. Es exactamente el comportamiento esperado de la acumulación de un campo eléctrico que es entonces descargado a través de un relámpago, para entonces acumularse nuevamente. Que sea producido por la alineación simultánea de un conjunto de cristales de hielo también es más plausible que el movimiento directo de una nube.

Beaty divulgó su idea y los vídeos relacionados en el año 2009, pero resta confirmar, o refutar, si el fenómeno realmente hace el cruce entre cristales de hielo, la luz del sol y el campo eléctrico de tormentas. Todavía quedaría por entenderlo plenamente. Si se confirma, es algo que debe haber sido observado incontables veces a lo largo de la historia en todo el mundo, y como los parhelios tradicionales, puede haber sido registrado asociado a un sin número de supersticiones y mistificaciones, hasta que su mecanismo físico real sea comprendido.

Pero, tan curioso como el hecho de que el fenómeno aún no haya sido explorado académicamente es que tampoco parece haber registro en la literatura forteana o ufológica. ¿O sí? ¿Tenemos relatos de antorchas de luz bailando alrededor de nubes de tempestades?

Sea como sea, no es a toda hora que se descubre un nuevo fenómeno natural, y si hay algo excitante en el estudio de lo inusitado es asistir al descubrimiento de algo verdaderamente nuevo.

[Con agradecimientos a Bill Beaty, Martin Shough y Manuel Borraz]

Referencias

– Beaty, W. J.; “Leaping Sundogs produced by storm electrostatic fields”, Nov 2009

– Caylor, I.J.; Chandrasekar, V.; “Time-varying ice crystal orientation in thunderstorms observed with multiparameter radar”, Geoscience and Remote Sensing, IEEE Transactions, Volume 34, Issue 4 , Jul 1996, pp 847-858

– Foster, TC; Hallett, J; “The alignment of ice crystals in changing electric fields”, Atmospheric Research, Volume 62, Issues 1-2, May 2002, pp 149-169

– Foster, TC; Hallett, J; “Enhanced alignment of plate ice crystals in a non-uniform electric field”, Atmospheric Research, Volume 90, Issue 1, October 2008, pp 41-53

https://web.archive.org/web/20160520051923/http://www.ceticismoaberto.com:80/ufologia/6222/novo-fenocircmeno-natural-faz-luzes-danccedilarem-no-ceacuteu

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.