La biblioteca de libros raros invoca los monstruos más antiguos de Tales of World

La biblioteca de libros raros invoca los monstruos más antiguos de Tales of World

Los monstruos han llegado a la biblioteca de libros raros de Thomas Fisher

Monstruo de Roma de la Imagen del Papado (Wittenberg, 1545)

Por brigit katz

SMITHSONIAN.COM

15 de octubre de 2018

En diciembre de 1495, Roma fue devastada por cuatro días de fuertes inundaciones. Después de que el diluvio se calmó, los rumores comenzaron a arremolinarse sobre un monstruo terrible que había llegado a las orillas del Tíber. Se decía que la criatura era un pastiche grotesco de partes del cuerpo humano y animal: tenía, entre otras peculiaridades, la cabeza de un burro, los pechos de una mujer, el rostro barbudo de un anciano en su parte posterior y una cola coronada. Con la cabeza de un dragón rugiente.

Esta era la época en la cúspide de la Reforma, y muchos estaban convencidos de que el monstruo había sido invocado como un presagio siniestro de la corrupción papal, con cada una de las partes de su cuerpo que representan un vicio diferente. (Los pechos y el vientre “femeninos” de la criatura simbolizaban “la sensualidad de los cardenales y las élites eclesiásticas”; el anciano en sus partes traseras marcaba un “régimen moribundo”). Las imágenes impresas del llamado “Papa Asno” circulaban en los años posteriores al diluvio. Martín Lutero, el padre del protestantismo, incluso comentó sobre el monstruo en sus escritos contra la Iglesia Católica.

El “Papa Asno” es solo una de las muchas criaturas extrañas e inquietantes que aparecen en las páginas de textos de siglos de antigüedad que ahora se exhiben en la Thomas Fisher Rare Book Library en Toronto. Justo a tiempo para Halloween, la biblioteca lanzó De Monstris, una exposición que explora la rica tradición de seres monstruosos que han avivado temores y cosquilleo de imaginaciones a lo largo de la historia.

“Los monstruos son una parte integral de nuestro patrimonio cultural compartido”, le dice David Fernández, curador de la exposición, a Smithsonian.com.

De Monstris se extiende por un vasto período de tiempo, vinculando el saber de la antigüedad a la Edad Media, y hasta el siglo XIX. La muestra presenta escritos de personajes como Marco Polo, Sir John Mandeville y Mary Shelley. También se exhiben vívidas ilustraciones de dragones y basiliscos, unicornios y cíclopes, sirenas y manticores, y criaturas híbridas más oscuras, como una representación histórica del Papa Asno, publicada en 1545.

“Es extremadamente escaso”, enfatiza Fernández sobre el manuscrito. “Esa hoja en particular sobrevivió en una encuadernación a partir del siglo XVI, después de que se cortó la encuadernación, eso es lo que encontraron. ¿Puedes imaginar?”

F9277Tipos de unicornios de “Historiæ naturalis de quadrupedibus libri” (Amsterdam: Johann Schipper, 1657).

Fernández se interesó por primera vez en la historia de los monstruos mientras cursaba sus estudios universitarios en la Universidad de Toronto. Tomó un curso sobre la expansión portuguesa en África y las Américas, y se sorprendió al descubrir que muchas narraciones de exploración del período describían criaturas extrañas y fantásticas en medio de paisajes extranjeros. Más tarde, como bibliotecario en la biblioteca de Thomas Fisher, Fernández se sorprendió una vez más al enterarse de cuánta y generalizada era la tradición de escribir sobre monstruos.

“Me di cuenta de que tenemos muchos libros que no necesariamente asociarías con monstruos”, dice, “y los autores que forman parte del canon de la cultura y literatura occidentales exploraron ideas de monstruosidad y reportaron monstruos en diferentes tradiciones y géneros”.

Por ejemplo, el extenso texto biológico de Aristóteles, el Libro de los Animales, postula que una mujer embarazada puede impresionar rasgos monstruosos en su hijo por nacer con solo mirar la imagen de un monstruo. Una edición de Venecia del siglo XV está a la vista en la exposición, y según Fernández, las ideas del filósofo persistieron durante cientos de años.

Muchos libros sobre monstruos, de hecho, se basaron en tropos que fueron reciclados a través de los siglos. Cuando el naturalista romano Plinio el Viejo escribió sobre “tribus de seres humanos con cabeza de perro”, sus descripciones de estos híbridos bizarros se conservaron en manuscritos, repetidos como loros en enciclopedias medievales y referenciados en textos renacentistas. En el siglo XVI, el cartógrafo alemán Sebastian Münster observó escépticamente en su enciclopedia ilustrada Cosmographia que “los antiguos han ideado monstruos peculiares … pero no hay nadie aquí que haya visto estas maravillas”. Y, sin embargo, una edición de 1559 de la Cosmographia contiene una ilustración de xilografía de un hombre con cabeza de perro.

Los escritores se sintieron obligados a asentir con la cabeza a las descripciones previas de los monstruos, en parte, para que pudieran hacer alarde de su conocimiento académico. “Si estás contando, por ejemplo, una historia de serpientes, debes incluir dragones, porque hasta ese momento, eso era parte de la tradición”, explica Fernández. Los monstruos también eran una forma segura de atraer a una audiencia; como muchos de nosotros hoy, los lectores del pasado estaban fascinados por criaturas extrañas y maravillosas, por lo que muchos de los textos en exhibición se combinaron con ilustraciones.

Si la gente creía que los monstruos realmente existían es una pregunta diferente. “Muchos de los autores no en los monstruos, pero todavía los usan”, señala Fernández.

Al ensamblar materiales para De Monstris, Fernández dejó que sus fuentes definieran los parámetros de lo que constituye un monstruo. Y así, una sección completa de la exposición trata sobre cuerpos “monstruosos”, anormalidades congénitas que fueron particularmente fascinantes para los escritores de los siglos XVIII y XIX. Otra sección se centra en cartas, revistas y material cartográfico de la Era de la Exploración, cuando los europeos entraron en contacto con el Nuevo Mundo. Estos relatos abundan en descripciones salvajes de sirenas, monstruos marinos, seres humanos de un solo ojo y naciones formadas por personas sin cabeza. En ocasiones alarmantes, estos textos buscaban analizar a las personas de tierras extranjeras y diferenciarlas de la audiencia europea.

“La historia de cada civilización es la historia de los encuentros”, dice Fernández, señalando una ilustración de un libro de viajes del siglo XVII, que mostraba una criatura peluda parecida a un ser humano capturada por la gente de Tupinambá en el Brasil actual. “Nuestras propias culturas son producidas por nuestras propias realidades, pero también al encontrar las realidades de otros pueblos en otras regiones del mundo”.

F9235Arawak personas montando un manatí de “Nova typis transacta navigatio novi orbis Indiae Occidentalis” (Linz, 1621).

Un cambio de enfoque es evidente entre los objetos presentados en la última sección de De Monstris, que se centra en la literatura de los siglos XIX y XX. Durante este tiempo, dice Fernández, los pensadores científicos comenzaron a depender menos de las tradiciones textuales y más en la evidencia empírica, pero los monstruos se desplegaron como símbolos potentes de los escritores de ficción. En Thomas Fisher se muestran las primeras ediciones de obras como Frankenstein, El retrato de Dorian Gray y Dr. Jekyl y Mr. Hyde, novelas que utilizan monstruos no para explorar la naturaleza aterradora del Otro, sino para reflexionar sobre la capacidad del mal. y el daño que reside dentro del yo.

Este año se conmemora el 200 aniversario de Frankenstein, el relato canónico de Mary Shelley sobre la posibilidad de sobrepasar los límites de la ciencia y la tecnología. La exposición destaca una edición de 1882 de la obra, que se imprimió antes de que la criatura de Shelley se transformara en el animal de piel verde y cabeza cuadrada de la cultura popular moderna. Esta primera edición, en cambio, se mantiene fiel a la representación de Shelley; en la portada del libro, el monstruo es representado como un hombre excepcionalmente alto, una imagen de espejo amenazadora del doctor que lo creó.

Con el fin de mantener la exposición centrada en representaciones históricas de la monstruosidad, Fernández no incluyó materiales publicados más allá de principios del siglo XX. Pero las criaturas espeluznantes y las bestias fantásticas permanecen siempre presentes en nuestra imaginación, el último capítulo de una historia vibrante y compleja de narraciones.

https://www.smithsonianmag.com/smart-news/library-tales-worlds-oldest-monsters-180970471/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.