Arena Colorida Vibrante, Tazones Budistas Cantantes y Megalitos en Levitación

Arena Colorida Vibrante, Tazones Budistas Cantantes y Megalitos en Levitación

5 de diciembre de 2011

Kentaro Mori

Baje el volumen y disfrute del artista japonés Kenichi Kanazawa haciendo que la arena colorida baile en hermosos patrones geométricos. ¿Magia? Tal vez, pero nada sobrenatural.

Esta es una versión de lo que es mejor conocido como Disco de Chladni. El tablero de la mesa está hecho de metal, que vibra en resonancia cuando el artista friega una bola de goma en su borde, en un efecto similar a frotar el dedo contra el borde mojado de un vaso de cristal. La mesa vibrante hace que la arena salte y se acumule en patrones nodales, estudiados por la cimática.

cimatica3Cuadros Cantantes

Lo que es la oportunidad perfecta para presentar otro fenómeno no exactamente mágico, pero extremadamente fascinante. Son los tazones tibetanos cantantes, que datan de más de cuatro milenios, y que ¡pueden hacer que el agua hierva casi instantáneamente!

Excepto que el agua no hierve de verdad, no se puede preparar un macarrón instantáneo con ese tazón. De forma similar a los Discos Chladni, y como el Nature News Blog explica (en inglés), lo que el tazón está haciendo es comportarse más como una campana, vibrando en resonancia y así agitando y creando olas en el agua en su interior. En una frecuencia crítica las ondas forman pequeñas gotas que se separan y llegan a saltar sobre el resto del agua, creando un efecto que hace parecer que el agua está hirviendo. Pero su temperatura sigue siendo la misma.

Vea el vídeo en detalle y en cámara lenta abajo, cortesía de Denis Terwagne y John Bush:

El fenómeno es un tanto complejo, no lineal, ya los aficionados de la serie de televisión “Lost”, tiene un nombre que debe sonar familiar. Es la instabilidad de Faraday, en nombre de su descubridor, el propio Michael Faraday, uno de los grandes nombres de la ciencia y que ya llegó a la cultura popular como leyenda enigmática.

Y hablando de leyendas enigmáticas, vibraciones y monjes budistas, llegamos al último nexo de este artículo: la levitación acústica de piedras, en la leyenda de la construcción de monasterios con los secretos milenarios mejor guardados del Tíbet.

Megalitos que Levitan

En 1959 el proyectista sueco Henry Kjellson publicó un curioso relato en una revista alemana. Dice que su amigo, el Dr. Jarl, estudiaba en Oxford e hizo amistad con un joven estudiante tibetano. Un tiempo después, mientras el Dr. Jarl estaba en Egipto en un viaje a la Sociedad Científica Inglesa, un mensajero de su amigo tibetano lo llamó urgentemente para ir al Tíbet para cuidar de un Lama.

Después de conseguir una licencia y viajar, en avión e incluso en yaks hasta un monasterio aislado al suroeste de Lhasa, el Dr. Jarl quedó sorprendido al descubrir que el Lama era su propio amigo tibetano de Oxford. Todo corrió bien, y debido a su amistad, el Dr. Jarl pudo aprender muchas cosas que otros forasteros no tenían la posibilidad de siquiera observar.

Fue así como él presenció con sus propios ojos algo fantástico, un conocimiento derivado directamente de los antiguos egipcios. Los monjes mostraron cómo erigían bloques de toneladas a la cima de un desfiladero con altura de más de 250 metros usando … tambores y trompetas. Kjellson relata:

“En medio del lugar estaba una base de piedra pulida con una pequeña cavidad en el centro. Ella tenía el diámetro de un metro y una profundidad de 15 centímetros. Un bloque de piedra era maniobrado para la cavidad. Entonces, 19 instrumentos musicales estaban dispuestos en un arco de 90 grados a una distancia de 63 metros de la base al centro. Los instrumentos consistían de 13 tambores y seis trompetas (Ragdons). Ocho tambores tenían una sección de un metro y una longitud entre uno y 1.5 metros. El único tambor pequeño tenía una sección de 0.2 metros y una longitud de 0.3 metros. Todas las trompetas tenían el mismo tamaño, 3.12 metros y una abertura de 0.3 metros.

Los tambores grandes estaban hechos de hojas de hierro de 3 mm, y tenían un peso de 150 Kg. Todos tenían un lado abierto, mientras que el otro tenía un fondo de metal, que los monjes batieron con grandes bastones con cuero. [Mientras batían los tambores y tocaban las trompetas], todos los monjes estaban cantando y entonando un cántico, lentamente aumentando el tiempo de este ruido ensordecedor.

antigravitywg106Por los primeros cuatro minutos nada sucedió, pero mientras la velocidad de los tambores aumentó, la gran piedra comenzó a moverse y súbitamente se alzó en el aire con una velocidad creciente en la dirección de la plataforma frente al agujero de la cueva a 250 metros de altura. Continuamente traían nuevos bloques, y usando este método, transportaron 5 a 6 bloques por hora en un vuelo parabólico de aproximadamente 500 metros de distancia. De vez en cuando el bloque en vuelo se rompía, y los monjes retiraban las piedras quebradas. Una tarea increíble”.

¿Increíble? Tal vez porque, aunque el Dr. Jarl ha filmado todo el evento, la Sociedad Científica Inglesa -la que estaba sometido- haya confiscado las dos películas. Nunca fueron vistas públicamente.

La levitación acústica en sí es real, y los granos de arena, así como las gotitas de agua pululando son fenómenos relacionados. Se puede ver abajo un experimento de la NASA levitando pequeños pedazos de isopor.

Dado que los monjes budistas conocían cuencos cantantes que se ocupaban de la resonancia, ¿podrían haber llevado grandes piedras con nada menos que tambores?

Desafortunadamente, sabemos por cierto que no. Hay un límite físico en la cantidad de energía que una onda de sonido puede contener, además de la cual el sonido se convierte en una onda de choque y cuanto más energía, más se disipa simplemente como calor.

Así, e irónicamente, se pueden crear ondas de choque poderosas que hierven agua de verdad, a diferencia de la mera apariencia de ebullición de los tazones cantantes. Pero sería una forma muy inconveniente de cocinar los fideos.

Es imposible que el puro aire en ondas de sonido resonante pueda levitar una piedra pesada. Es verdad que una onda de choque puede mover grandes rocas, pero eso no es algo que se hace con tambores, sino con explosivos – y eso es algo que se hace en canteras muy lejos del Tíbet en todo momento.

Bueno, espero que las maravillas reales que hemos visto aquí compensen el fin de una buena leyenda sobre las piedras levitando.

https://web.archive.org/web/20161007032406/http://www.ceticismoaberto.com:80/ciencia/7644/areia-colorida-vibrante-tigelas-budistas-cantantes-e-megalitos-em-levitao

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.