La invasión británica. El día que aterrizaron los platos voladores en Inglaterra. Introducción

INTRODUCCIÓN

Portada.LaInvasiónBritánicaNo hay algo como el fenómeno ovni, pero hay un montón de fenómenos que producen los informes ovni. No hay tal cosa como “ovnis verdaderos”. Los relatos de experiencias ovni forman el núcleo del síndrome, pero las historias no constituyen “evidencia”, son folclore. La cultura no la experiencia crea la interpretación ovni, pero algunas experiencias son independientes de la cultura. El síndrome ovni cumple el papel de lo “Otro” sobrenatural. La hipótesis extraterrestre y otras teorías exóticas no pueden explicar los ovnis. La idea de una super conspiración para ocultar la verdad sobre los ovnis es infalsificable. El denominador común en las historias de ovnis son los seres humanos y creer en ellos. La gente quiere creer en los ovnis.

En resumen, se podría decir que, aunque una muy pequeña proporción de los informes de ovnis fueron generados por fenómenos físicos nuevos o procesos psicológicos, no sería el fenómeno ovni, todavía existirían en su ausencia. El fenómeno ovni real es en realidad una colección de historias alrededor de las cuales se ha acumulado un gran folclore, y es un producto de la imaginación humana individual y colectiva. Nos habla de los seres humanos no de extraterrestres o fenómenos inexplicables.

La ufología es una religión, no una ciencia, existe en el reino de la creencia personal, y se centra alrededor de una teología tecnologizada. En una época en que la ciencia es a menudo vista como desalentadora, y nos roba la visión de un “Otro” trascendental, pero la religión tradicional es vista como la antítesis del mundo moderno, la religión ovni ofrece un intento de síntesis, en el que a los poderes místicos se les da un brillo tecnológico.

Es importante no confundir este enfoque psico-social con simple descrédito. No se necesita la opinión de, ya que los informes de ovnis son esencialmente documentos humanos y son en un sentido u otro producto de la imaginación humana, no son de interés y pueden ser simplemente desechados. Más bien, sostiene que sus raíces en la imaginación humana es exactamente el por qué son interesantes e importantes.

Aunque Inglaterra tal vez no tenga una casuística ovni tan poderosa como la de otros países (recordamos los clásicos del ovni de Rendlesham Forest; el “marcianito verde” de Ikley Moor[1]; el “hombre del espacio” de Cumberland[2]; “The Thing”, de la que hablaremos a continuación, etc.), si es un país de ufólogos. Fue ahí donde nació la mítica y sobrevalorada Flying Saucers Review; donde se fraguó y se dio a conocer la famosa “autopsia a un extraterrestre”; y donde encontramos una muy buena cantidad de clubes, asociaciones y grupos ovni, casi equiparable a los de los Estados Unidos.

La historia de los ovnis, o los platos voladores, en Inglaterra nace casi a la par que en los Estados Unidos. Durante la primera oleada de platos voladores, de 1947, en EE. UU., también se dieron los primeros casos y reportes de platillos volantes en Inglaterra. No nos ocuparemos de esa historia. Nos adelantaremos algunos años en el tiempo.

1965, hace poco más de medio siglo, era un año añejo para el cautivador fenómeno de los objetos voladores no identificados, ya que los avistamientos de supuestos “visitantes de lo alto desde el espacio exterior” y “manifestaciones de una tecnología avanzada” abundaban aquí y en otros lugares.

También fue el año de “The Thing”, como la llamaron hace más de 50 años, 17 años antes de que el director John Carpenter usara la misma descripción para una película de ciencia ficción y terror.

Justo en el verano de 1965, sucedió algo sin precedentes en la hasta entonces agradable ciudad de Wiltshire: algo que lindaba con lo ridículo y lo extraordinario que podría haber salido de las páginas de una novela de Quatermass.

Es poco probable que 5,000 personas hayan visto ovnis alrededor de Warminster; es decir, que vieron 5,000 naves extraterrestres. Pero la mayoría de los 5,000 testigos querían creer que había algo inusual en lo que vieron. Creemos que el número de testigos repetidores es una prueba de ello. ¿Por qué Shuttlewood, los Pikes, Christopher Trubridge, los Fears, y otros, informaban avistamientos tan a menudo? Porque estaban buscando. Suena obvio, pero había un puñado de testigos locales que buscaban algo. ¿Fueron los ovnis que buscaron o buscaron los significados que los ovnis les trajeron?

Supongamos por el momento que no todas las imágenes y sonidos que atestiguan estos repeaters son evidencia de seres extraterrestres. Asumamos también que no estaban disimulando; realmente vieron cosas que pensaron o esperaron que fueran evidencia de naves espaciales ET. ¿Qué eran entonces estas cosas? Por supuesto, es imposible dar respuestas mucho tiempo después de que sus informes de avistamiento a menudo vagos se hicieron a Shuttlewood. Pero dada la zona, podemos asumir que muchas de estas cosas tienen que ver con el Ejército u otras actividades mundanas locales. Sin embargo, los informes se cargan de importancia, ya sea por quienes reportan el incidente o por el propio Shuttlewood. El mensaje tácito de los informes es el siguiente: hemos visto algo que no podemos identificar; hemos visto un platillo volante. Aquellos que creen que los ovnis son evidencia de inteligencia extraterrestre, y nosotros creemos que los repeaters son tales, están usando la palabra ovni para describir el objeto no identificado que vieron en el cielo. La palabra denota mundanamente el objeto. Pero para el creyente, la palabra también connota otras cosas. Por un lado, y esto podría llamarse el primer nivel de significación, que el objeto observado era una nave espacial bajo control inteligente. En otros niveles de significación, ovni connota otras ideas. En las dos primeras connotaciones, las preguntas religiosas centrales son respondidas por la presencia del ovni:

• Que no estamos solos. Esta connotación responde a una de las preguntas filosóficas desconcertantes del hombre; ¿Estamos solos y somos únicos?

• Que no somos el apogeo de la creación. Dios no creó al hombre solo, ni parece que fue el hombre su obra más grande.

Otras connotaciones sugieren que, como no estamos solos, el universo no es un lugar vacío, frío e indiferente en el que aparece. Nuestros amigos del espacio nos visitan y nos muestran que las cosas pueden mejorar y, a través del portavoz de Shuttlewood, nos dicen cómo podemos acercarnos a su estado. Los extraterrestres poseen una tecnología superior, una moral superior y formaciones sociales superiores. El estado de nuestro planeta y nuestra sociedad es, entonces, transitorio. Las cosas están mal, pero no tienen que empeorar, de hecho, pueden mejorar. De hecho, podrían ser tan buenos que quizás podríamos unirnos a la fraternidad espacial que tan benevolentemente nos cuida.

El ovni nos muestra que no sabemos todo. En particular, demuestra que la ciencia no lo sabe todo. La sabiduría de la Nueva Era impartida por los hermanos del espacio parece lo suficientemente simplista: no luches, no seas codicioso, cuídate de tus nuevas armas, limpia después de ti, ama a tu prójimo, etc. De hecho, su sabiduría parece tener el sentido común suficiente para que todos puedan comprender si solo abren los ojos. Es un modo de vida burgués, cristiano-ecuménico, fermentado con vegetación de la Nueva Era. Los modos de vida actuales, dentro de las estructuras de un nuevo Oeste post-industrial, nos ciegan a la verdadera forma de vida. Enormes burocracias nos dominan, el dinero fluye en formas que ya no entendemos; La ciencia es arcana y abstracta, ya no está abierta para nosotros ni para nuestro sentido común; el cambio se está acelerando; la tecnología amenaza con enervarnos; el derroche de la economía amenaza con engullirnos. Si hay una forma de salir de todo esto, entonces necesitamos esperanza y un símbolo que nos guíe. Las diversas connotaciones del ovni ofrecen ese símbolo.

Los eventos aún “inexplicables” de 1965 dejaron para siempre Warminster con la etiqueta de UFO Capital of the UK.

Quiero terminar esta introducción agradeciendo a Andrés Moreno Nieto, una de las jóvenes promesas del escepticismo mexicano, por su magnífico prólogo.

Esta obra está dedicada esencialmente a la época del nacimiento del mito ovni en el Reino Unido y a los casos (fraudes) que dieron origen y apuntalaron ese mito en el imaginario popular británico.

Luis Ruiz Noguez

Julio de 2018

El libro se puede comprar en:

http://www.lulu.com/shop/luis-ruiz-noguez/la-invasi%C3%B3n-brit%C3%A1nica-el-d%C3%ADa-que-aterrizaron-los-platos-voladores-en-inglaterra/paperback/product-23914226.html


[1] Para más referencias ver mi libro “Extraterrestres ante las cámaras”, Volumen VII, http://www.lulu.com/es/es/shop/luis-ruiz-noguez/extraterrestres-ante-las-c%C3%A1maras-volumen-vii/paperback/product-13585635.html, Lulu, México, octubre de 2010.

[2] La historia completa se puede consultar en mi libro “Extraterrestres ante las cámaras”, Volumen VII, http://www.lulu.com/es/es/shop/luis-ruiz-noguez/extraterrestres-ante-las-c%C3%A1maras-volumen-vii/paperback/product-13585635.html, Lulu, México, octubre de 2010.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.