Ovnis: La Hipótesis Psicosocial (primera parte)

Ovnis: La Hipótesis Psicosocial

6 de julio de 2009

Por Steven Novella, MD, editor NEJS The New England Journal of Skepticism Vol. 3 N. 4 (2000)

splash11Millones de estadounidenses creen que estamos siendo visitados por seres alienígenas. Estos aliens volarían en naves discóides, abducirían a los humanos habitualmente para algún fin experimental que apenas podemos imaginar, algunos creen que ellos son responsables de fenómenos tales como mutilaciones de ganado y círculos en el trigo, que nuestro gobierno es consciente de todo pero está comprometido en un encubrimiento desde hace décadas para ocultar esta verdad chocante al público.

O no.

Aquellos que se adhieren al escepticismo científico como el mejor método de discernir la verdad, son a menudo colocados en la posición de opositores, contrariando las alegaciones de pseudocientificos o aquellos con una visión de mundo anti-científica. Oponerse a tales alegaciones es un trabajo valioso y necesario, pero que a menudo se ve de forma negativa. Además, sólo indicar que una alegación extraordinaria en particular es muy improbable, aunque puede ser correcta, es generalmente insatisfactorio al público.

Es mucho más adecuado no sólo oponerse a una alegación improbable, sino también proponer en su lugar una hipótesis alternativa. Esto es especialmente cierto cuando un supuesto fenómeno paranormal crece en tales proporciones que requiere algún tipo de explicación, como se ha convertido ciertamente en el caso del fenómeno ovni.

La creencia en ovnis está ahora difundida en nuestra sociedad. Los informes de avistamientos y contactos de varios tipos alcanzan la cifra de los millones. La creencia de que el fenómeno ovni es el resultado de visitas alienígenas a la Tierra es conocida como la Hipótesis Extraterrestre (HET). La posición escéptica estándar normalmente se declara en términos de rechazar la HET debido a la evidencia insuficiente. Pero el tamaño y extensión del fenómeno ovni ha llevado a muchos a creer que algo debe estar ocurriendo. Cuando hay tanto humo, se argumenta, debe haber algún fuego.

En vez de sólo refutar la HET, por lo tanto, la respuesta escéptica es mejor formulada con una hipótesis alternativa, la cual yo llamaría hipótesis psicosociales (HPS). Los elementos de la HPS no son nada nuevos y han sido parte de la respuesta escéptica estándar a las alegaciones de HET durante años, pero compilar estos elementos en una hipótesis englobadora nos permite comparar la HET y la HPS para ver cuál se ajusta mejor a la evidencia disponible.

El Fenómeno Ovni

En junio de 1947, el piloto particular de avión Kenneth Arnold observó varios objetos voladores no identificados mientras volaba en su pequeño avión. Él contactó por radio la torre local, describiendo los objetos como con la forma aproximada de un bumerán, pero notó que parecían estar saltando por el aire, como un disco saltando en la superficie del agua. Un periodista que cubría el avistamiento asoció la analogía del disco, y llamó a los objetos “discos voladores”. El avistamiento de Arnold y la cobertura subsiguiente de los medios de comunicación inauguraron el fenómeno ovni moderno, teniendo el “disco volador” como su icono principal. Desde entonces millones de avistamientos han sido reportados de objetos extraños en el cielo.

En julio del mismo año, apenas días después de la histeria de la prensa sobre el avistamiento de Arnold, el ranchero William Mac Brazel encontró algunos destrozos extraños en su granja fuera de Roswell, en Nuevo México. Él llamó la base de la fuerza aérea del ejército local para informar que él había hallado “uno de esos discos voladores”; que fue rápidamente sometido a la prensa por el oficial de RP de la base. En el rastro de la historia de discos voladores de Arnold, las noticias de que el gobierno de EEUU pudo haber recuperado un disco volador accidentado confirmó en la conciencia pública que los discos voladores eran un fenómeno real e inmediato. Después de la investigación, sin embargo, el oficial investigador General Ramey, informó que los escombros recuperados eran en realidad un globo meteorológico (en realidad, era un globo espía del Proyecto Mogul, pero este hecho no se hizo público hasta los años 80). Así terminó el evento “Disco Accidentado en Roswell”, hasta que fue resucitado en los años 70 por animados investigadores de ovnis.

adamski2Los años 50 asistieron a la próxima fase del fenómeno ovni, conocido como los “contactados”. Estos individuos no sólo afirmaban haber visto un disco volador, sino haber sido contactados por los pilotos de la nave. El más famoso de los contactados era un hombre llamado Adamski, que alegó haber sido contactado por venusinos, que aparecían como hermosos humanos brillantes.

En los años 60, el fenómeno de los contactados dio el siguiente paso lógico y evolucionó hacia el fenómeno de los abducidos. Betty y Barney Hill, una pareja de New Hampshire, alegó que no sólo fueron contactados por pilotos alienígenas de un disco volador, sino que fueron de hecho secuestrados, abducidos contra su voluntad y llevados dentro de la nave donde aterradores procedimientos de exámenes médicos fueron llevados a cabo. El caso de Betty y Barney Hill también introdujo un nuevo elemento al fenómeno: los Hill sólo se acordaron de los detalles de su abducción bajo la hipnosis. Aparentemente, los aliens pudieron bloquear la memoria del evento, pero sólo de una forma imperfecta que era fácilmente contorsionada por un hipnotizador aficionado. El caso de los Hill también era la primera vez que pequeños aliens grises con ojos grandes y oscuros hicieron su aparición.

communionEl fenómeno de la abducción ha aumentado en los últimos 30 años, y ahora domina el fenómeno ovni. Se escribieron muchos libros sobre el tema, por autores como el pintor que se convirtió en investigador de ovnis, Budd Hopkins, el psiquiatra de Harvard John Mack y el escritor de ficción científica Whitley Strieber. Juntos afirman que millones de estadounidenses están siendo abducidos regularmente por pequeños aliens grises, muchos directamente de sus habitaciones.

El fenómeno “Gobierno Americano encubriendo los discos accidentados” comenzó en el rastro del fenómeno ovni moderno, con la publicación de “Behind the Flying Saucers” en los años cincuenta por Frank Scully. Comenzando en los años 70, y culminando en los 80 con la publicación de “El Incidente Roswell” por Charles Berlitz y William Moore, Roswell vino una vez más a la luz y se convirtió en el foco de teorías de conspiración sobre discos accidentados. El gobierno, se alega, ha estado desde 1947 comprometido en una conspiración masiva para mantener escondido del público el hecho de que un disco volador real se accidentó en Roswell, NM y permanece en manos de gobierno. De hecho, el gobierno estaría comprometido en una conspiración para mantener toda la verdad sobre visitas alienígenas escondida del público. La justificación habitual ofrecida para esta conspiración es prevenir la difusión de pánico y la desestabilización social. En la mitad de los años 90, el promotor Ray Santilli vendió a Fox Network una supuesta película de un típico alien gris que sufrió una autopsia en manos de médicos militares. La película de la autopsia alienígena, como llegó a ser conocida, era evidencia a muchos crédulos de que aliens, Roswell, discos voladores y la conspiración del gobierno eran todos verdad.

Hoy, una búsqueda casual en internet puede hacer cientos de fotografías e incluso vídeos de objetos voladores no identificados, ofrecidos por crédulos como evidencia de discos voladores. Hay acusaciones constantes de documentos secretos refiriéndose al conocimiento de gobierno de los aliens (como los documentos MJ12), bases ocultas abriendo discos voladores capturados (como el Hangar 18 y luego el Área 51), abducciones en marcha que involucran un programa secreto de procreación alienígena y avistamientos incontables de ovnis. El disco volador y el pequeño alien gris son iconos de nuestra cultura, tan bien reconocidos como el Mickey Mouse o el edificio Empire State.

Independiente de lo que pensemos todo esto, hay claramente algo que pasa, algo que requiere una explicación.

La Hipótesis Extraterrestre

Los crédulos que aceptan la idea de los aliens son adeptos de lo que se conoce como la hipótesis extraterrestre (HET). Simplemente dicha, la HET dice que hay aliens reales visitando la Tierra. La evidencia sugiere que estos aliens tendrían alrededor de 1 metro de altura, serían grises en apariencia, con nariz, boca y orejas pequeñas, y ojos ovales negros muy grandes. Algunos relatos también indican que hay aliens grises (grays) mucho más altos que parecen ser los líderes de sus contrapartes más bajas. Estos aliens viajan principalmente en naves en forma de disco, aunque otras descripciones se han dado también. Por lo menos uno, y quizás más, los discos se han accidentado y han sido recuperados por nuestro gobierno.

Como evidencia para HET, los adeptos citan los muchos millones de testimonios de testigos oculares de objetos voladores que parecen desafiar explicación ordinaria. Muchas personas informan ver luces que viajan a velocidades y ejecutando maniobras imposibles a una aeronave convencional. Todavía, hay muchos individuos que cuentan, la mayoría bajo hipnosis, que fueron abducidos por aliens que realizaron exámenes indecibles. Algunos incluso afirman haber sido fecundados por aliens y haber dado a luz híbridos de aliens-humanos, siendo los hijos híbridos entonces llevados lejos de ellos por los mismos aliens. Bastante atención se da al hecho de que hay mucha semejanza de detalles entre testimonios de testigos oculares diferentes. Algunos proponentes de la HET más racionales admite que no todos los relatos son creíbles, pero aunque la mayoría es descartada, quedan algunos relatos creíbles que demandan a HET como explicación.

Otra fuente importante de evidencia es la evidencia fotográfica y de vídeo. Todo el mundo ha visto imágenes borrosas de objetos en forma de disco, o vídeos de luces brillantes moviéndose por el cielo. El reciente caso de las luces sobre Phoenix es un buen ejemplo. De nuevo, aunque algunas de estas fotografías puedan ser explicadas como artefactos fotográficos, objetos ordinarios mal interpretados y fraudes, todavía quedan algunas que desafían tales explicaciones.

Una reciente adición al fenómeno de abducción es el fenómeno de los implantes alienígenas. Muchos abducidos afirman que se hayan implantado objetos pequeños en ellos por sus captores alienígenas. Estos objetos fueron luego removidos, y en algunos casos se alega que los objetos están hechos de materiales misteriosos.

Sin embargo, los proponentes de HET tienen que confrontar el hecho de que a pesar del vasto número de supuestos avistamientos y contactos extraterrestres, no hay un solo pedazo de evidencia que pruebe innegablemente la HET. No hay ningún artefacto recuperado que sea sin sombra de duda alien, ningún vídeo o incluso fotografía que muestre un objeto que no pueda ser nada más que una astronave y que sobreviva el cuidadoso análisis para descubrir fraudes. En resumen, no hay ninguno en la manga de la HET.

Los proponentes, sin embargo, tienen varias respuestas a este problema. La primera es culpar a los propios aliens. Claramente, los aliens no quieren que sepamos de su existencia, o bien ellos ya habrían aparecido abiertamente para nosotros. Los aliens, por lo tanto, buscan cubrir sus rastros. Así los implantes se disfrazan como pedazos de vidrio o metal, los abducidos son tratados de modo para oscurecer sus memorias y las naves nunca vuelan por ahí tiempo suficiente para permitir una fotografía o vídeo claros.

Los aliens también tendrían ayuda de los gobiernos en todo el mundo en la tarea de borrar rastros, gobiernos que tampoco quieren que el conocimiento de aliens sea difundido. Los gobiernos mundiales, especialmente los EE.UU., envían agentes especiales para recoger y ocultar cualquier pista de aliens cada vez que se encuentren. Así, hay una gran cantidad de buena evidencia, pero están todas en manos de agentes del gobierno cuyo trabajo es justamente ocultarlas del público. Estos agentes especiales son llamados por algunos de “Hombres de Negro”, supuestamente porque se visten todos en ropa negra para quedar incógnitos.

También hay informes de helicópteros o coches negros en asociación con avistamientos de ovnis, aparentemente, los vehículos de los Hombres de Negro. Frente a los propios aliens ya los gobiernos poderosos del mundo con sus agencias secretas, no sería sorprendente que los investigadores diligentes no puedan adquirir la evidencia decisiva necesaria para apoyar la HET.

Los adeptos, sin embargo, todavía proponen que la HET es la mejor explicación para el Fenómeno Ovni. Usted puede no puede probar la HET, ellos afirman, pero usted puede deducir de toda la evidencia disponible. La única alternativa, se argumenta, es negar la HET frente a millones de individuos que tuvieron algún tipo de experiencia con aliens o discos voladores. ¿Cómo tantas personas pueden estar equivocadas?

La Hipótesis Psicosocial

A pesar del tamaño del fenómeno ovni y la abundante cantidad de evidencia ofrecida por los proponentes de HET, las comunidades científica y escéptica permanecen, digamos, escépticas. Todo argumento fue refutado, todo pedazo de evidencia se mostró inconcluso, y todas las alegaciones desenmascaradas. Aunque hay un gran volumen de evidencia, es toda de baja calidad e insuficiente para establecer la HET definitivamente.

Así, la posición escéptica es que la HET es rechazada en el momento debido a la insuficiencia de evidencia. Entre el público en general, sin embargo, la respuesta a esta posición casi siempre es la misma: “Entonces, ¿cómo usted explica todos los testigos oculares, todos los abducidos, todas las fotografías, todas las mentiras del gobierno, etc.?”

En realidad, hay una respuesta a estas preguntas, pero implica una explicación separada para cada componente de HET. Alguien no bien versado en filosofía escéptica y los diversos mecanismos de auto-engaño pueden quedar con la impresión de que los escépticos sobre ovnis encontraría algún problema trivial en cualquier evidencia que se ofreciera en defensa de la HET y que realmente no tienen una explicación propia, sólo un montón de dudas. No creo que esto sea verdad, pero el gigantesco tamaño y complejidad del fenómeno ovni está predestinado a crear esta percepción, y de hecho ha sido un tremendo problema de relaciones públicas a los escépticos sobre ovnis.

La solución es encontrar un modo de formular una posición escéptica en términos de una explicación positiva, una hipótesis alternativa para HET, en lugar de sólo un rechazo de HET. Yo llamé tal hipótesis alternativa de Hipótesis Psicosociales (HPS). La HPS intenta entender y explicar el Fenómeno Ovni como un fenómeno cultural arraigado en la psicología humana, una mitología moderna post-tecnológica. La HPS realmente no es nada nuevo, simplemente es una síntesis de la posición escéptica con un énfasis en explicar el fenómeno ovni, en lugar de sólo negar la HET. La fuerza de la HPS es que ella mira a todo el fenómeno ovni como él evolucionó históricamente, no sólo en su forma actual. Adoptar tal visión histórica es muy instructivo, porque observar cómo el fenómeno ovni cambió provee pistas sobre por qué él cambió, e incluso de por qué comenzó para el comienzo de la conversación.

De acuerdo con HPS, la creencia en ovnis como un fenómeno real se desarrolló de una fascinación preexistente con el concepto de vuelo espacial y alienígenas. Era en realidad esperado que tal mitología emergería en el rastro del amanecer del vuelo espacial humano, en un telón de fondo cultural barrido por historias de ficción científica con aliens espaciales y astronaves voladoras.

El fenómeno ovni evolucionó entonces como cualquier narrativa cultural evolucionaría. El villano en esta historia son los gobiernos y los agentes del gobierno que vienen luchando para mantener la verdad sobre aliens escondida. Los héroes son los creyentes en ovnis, luchando para exponer esta verdad a un público en gran parte engañado. Los propios aliens evolucionaron con el paso del tiempo, comenzando primero como simples humanos brillantes, una visión un poco rústica y casi infantil por patrones posteriores, evolucionando hacia el patrón típico de alien gris (grey).

Aliens representan tanto nuestras mayores esperanzas como nuestros mayores miedos, como los iconos mitológicos normalmente representan. A veces ellos están aquí para salvar a la humanidad, usualmente ofreciendo consejos simplistas sobre la amenaza de holocausto nuclear o irresponsabilidad ambiental. Otras veces, ellos son fríos y siniestros, ejecutando experimentos invasivos escalofriantes para sus propios propósitos oscuros y misteriosos.

El apoyo a la creencia en aliens es acumulado por los creyentes de cada fuente ambigua e incierta posible, sin un solo pedazo de evidencia fuerte innegable. Las advertencias son generalmente de puntos de luz, o de objetos inusuales pero apenas no identificables. Las fotografías son ambiguas o borrosas. Los testimonios también se manchan por detalles confusos, o circunstancias comprometedoras, como despertar del sueño. O el testimonio es “recuperado” durante la hipnosis, que es mucho más probable que fabrique falsos recuerdos que revele memorias verdaderas pero escondidas. Algunos testimonios son coherentes, pero nunca sustanciados por evidencia corroboradora, o se descubre posteriormente en ser fraudulentos. Los implantes nunca se demuestran como reales dispositivos alienígenas. Los hombres de negro permanecen tan surrealistas como nunca.

Para resumir, hay una tremenda cantidad de ruido, eventos fortuitos y estímulos en el mundo, y los creyentes en ovnis minan este ruido en busca de cualquier anomalía que pueda ser interpretada como un fenómeno alienígena. La fe, la HPS argumenta, comanda el Fenómeno Ovni, no alienígenas.

Sumado a esto están los fraudes ocasionales. Individuos buscando sus 15 minutos de fama o por alguna razón psicológica compleja, deciden construir fraudes elaborados de aliens espaciales. El caso más célebre es el de Billy Meier, un granjero suizo que perpetró un fraude por muchos años de contactos repetidos con alienígenas. Él mostró como evidencia un vídeo de un disco clásico volando que se está balanceando claramente como un péndulo en un hilo. También afirma haber sido llevado al futuro por sus anfitriones aliens, y mostró una foto como prueba, sin embargo, la foto se mostró un dibujo sacado de una revista de ciencia ficción.

HET frente a HPS

¿Cómo podemos decir qué hipótesis está más cerca de la verdad, la HET o la HPS? Bueno, un criterio importante de cualquier hipótesis científica es que ella hace predicciones que se pueden probar. ¿Qué predicciones, entonces, hacen las dos hipótesis, y cómo salen las predicciones cuando son probadas? Podemos crear, usando principalmente el sentido común, una lista de características que un fenómeno psicosocial debe tener, y compararla con una lista de características que un genuino fenómeno alien debería tener, y luego comparar cada lista al fenómeno ovni para ver qué hipótesis se ajusta mejor.

La foto Albuquerque Journal

Continuamos con un artículo del Albuquerque Journal que habla sobre que los platos voladores se estaban convirtiendo en una manía para los americanos:

AlbuquerqueJournal-8-7-1947JUEGO DE VER “PLATILLOS VOLADORES” BARRE EL PAÍS MIENTRAS SE MANTIENE EL MISTERIO

De los archivos del Journal

Martes, 8 de julio 1947

Página 1

Por The Associated Press

El juego de ver “platillos voladores” se amplió el lunes a incluir historias de Massachusetts y Vermont sobre los discos que se siguen arremolinando tan rápidamente como los objetos mismos.

Las explicaciones a los fenómenos que van desde la teoría de que eran misiles teledirigidos volando en el aire enviados por los científicos militares estadounidenses, a las sugerencias de que podrían ser simplemente la luz solar reflejada en los tanques de las alas de los aviones propulsados a reacción.

A. B. Cross de Chattanooga, Tennessee, un relojero de 34 años de edad, anunció que inventó los “platillos voladores” y los presentó al Departamento de Guerra en 1943, pero su idea fue rechazada como que no era práctica “en el momento presente”.

Más tarde, dijo, se convenció de que el departamento elaboró su plan. Su modelo era alimentado con una banda de goma, dijo Cross, pero él creía que ahora se está utilizando el poder atómico.

Una mujer de Spokane, Washington, insistió en que los objetos que vio serían “del espacio de una casa de cinco habitaciones” si aterrizaran.

Pero una mujer Clearwater, Florida, dijo que los discos que ella observó parecían “cacerolas de pastel”.

En Rutland, Vermont, una mujer informó que ella y su esposo fueron testigos de un objeto brillante en el cielo nocturno, que se supone que era un “platillo volador” aunque estaba estacionario.

Pero en Cambridge, Mass., un ama de casa dijo que vio “un grupo de blancos” platillos voladores girando alrededor y yendo a una velocidad tremenda”.

Los informes de Massachusets y Vermont subieron a 40 el número de estados en los que los objetos han sido observados.

En Nueva Inglaterra entrando en el juego, el observatorio astronómico de la Universidad de Harvard tomó nota de los informes, pero dijo que hasta ahora no había tenido suerte en fotografiar uno de los discos.

Lester Barlow, de Stamford, Connecticut, inventor de explosivos internacionalmente conocido, avanzó la teoría de que los objetos eran misiles voladores controlados por radio.

Informes persisten que el Ejército estaba investigando el fenómeno, pero el general Carl Spaatz, comandante de las Fuerzas Aéreas del Ejército, dijo que él no sabía de planes de la AAF para buscar los platillos.

La Marina y la Comisión de Energía Atómica dijeron que no tenían ninguna relación con el misterio.

El Occidente, en donde tuvo su origen los informes de platillo, continuó produciendo observadores que afirmaron haber visto los discos brillantes y también produjo una deflación de explicaciones de los mismos.

Bob Johnson, operador de un servicio de vuelo en Missoula, Montana, informó que había capturado a uno de los discos y que parecían ser semillas de algodoncillo.

El mayor general Leslie R. Grobes, que encabezó el proyecto de la bomba atómica del Ejército durante la guerra, esta noche negó cualquier conocimiento de los “discos voladores” que han sido reportados en todo el país. Él dijo: “No sé nada acerca de los discos voladores y no conozco a nadie que lo sepa.

“Antes incluso que una pista real para una teoría pueda ser desarrollada, tendremos que coger uno o conseguir películas de uno en vuelo”.

Slenderman – vivir la leyenda

Slenderman – vivir la leyenda

8 de febrero de 2019

Trevor Pyne

slendermanTrevor J Blank and Lynne S McNeill (Editors). Slender Man is Coming: Creepypasta and Contemporary Legends on the Internet. University Press of Colorado, 2018.

¿Quién haya seguido los temas forteanos, especialmente los contemporáneos, no ha oído hablar de Slender Man? Para el puñado de ustedes que puede haber salido de su complejo de supervivencia en el bosque para rematar su tesoro de cecina, es un humanoide anormalmente alto y delgado, vestido con un traje negro y corbata. Sin rostro, él merodea en la sombra en los parques infantiles exactamente de la manera que uno no debería. Después de eso, a los ácaros antes mencionados les suceden cosas terribles y la culpa es estar firmemente en los pies desenfocados del Hombre Esbelto.

Sus orígenes están firmemente documentados. La criatura fue creada por Victor Surge (nombre real Eric Knudsen) en el foro Something Awful en 2009. Hubo un concurso para producir imágenes “paranormales” y esta se ha convertido en la entrada más notoria. La notoriedad surgió como resultado de varios episodios violentos asociados, algunos más tenuemente que otros, a Slender Man. La culminación fue el apuñalamiento de una niña de 12 años por parte de sus compañeros de clase en Waukesha, Wisconsin, como una forma de sacrificio al Hombre Delgado. Esto es lo que realmente puso a esta entidad ficticia en el centro de atención. Aunque ocurrieron otros incidentes violentos, los otros no tomaron la conciencia pública de tal manera. Sin esto, no estaríamos viendo otro libro sobre él/ella.

Trevor J. Blank, Ph.D., es un profesor de folklorista y asociado de comunicación y estudios interdisciplinarios en la Universidad Estatal de Nueva York en Potsdam. Sus intereses de investigación incluyen expresión digital, cultura pop, humor, salud pública y leyendas urbanas. Lynne McNeill es folclorista en la Universidad del Estado de Utah, donde imparte cursos de folclore en línea. Sus intereses de investigación incluyen leyendas, creencias populares y cultura digital.

Este volumen consta de ensayos de folcloristas que aún deben estar agradecidos por el camino bien documentado que el Slender Man ha recorrido. Las comparaciones se hacen con los mitos de Cthulhu de H. P. Lovecraft, que también es algo cuya creación se ha registrado, aunque tal vez no tan asiduamente como la de nuestro protagonista. Paul Manning examina el impacto de las imágenes, las fotografías en este caso, pueden sangrar en la vida al traer a las hadas de Cottingley y las consecuencias resultantes y cómo afectó a Sir Arthur Conan Doyle en particular. En algunos de los ensayos hay, como era de esperar, un vistazo a cómo el Slender Man encaja con los niños y su cultura. En general, este trabajo consiste en el folclorista profesional que examina el folklore más reciente y rastreable. Hay abundantes notas al pie, una bibliografía al final de cada ensayo y un índice principal al final.

¿Cómo funciona esto? Bueno, el libro es erudito. Tanto es así que algunos de los escritos están al borde de lo impenetrable a menos que, presumiblemente, el lector también sea un erudito del folklore. Además, a ellos realmente les gusta mucho la palabra “ostención” que es, para los no iniciados, “actuar fuera de una leyenda”. Parece que, como era de esperar, un material similar desaparece una y otra vez en diferentes ensayos. El concepto de tulpa está cubierto, como lo fue en publicaciones anteriores sobre el mismo tema. El apuñalamiento de niños en Waukesha, Wisconsin, también está bien cubierto. Al fin y al cabo, el punto crucial es si este libro aporta algo particularmente nuevo a la oscuridad, ¿acecha en las sombras en la parte de atrás de los parques infantiles? Tal vez en el mundo enrarecido de la academia, pero nada importante para el resto del mundo.

Este no es un libro para comprar para el investigador informal del fenómeno de Slender Man o del folclore. Para obtener información más accesible, vale la pena ver algunos de los revisados anteriormente en este sitio. Hay bastantes libros sobre el tema de un fantasma ficticio que, honestamente, uno podría pensar. Vale la pena repetir que, si no fuera por el espantoso problema de Waukesha, donde los niños de doce años se comportaron de una manera tan potencialmente asesina, es seguro decir que nadie hubiera oído hablar de Slender Man o que lo hubiera cubierto, por no hablar de libro tras libro sobre el tema. También puede valer la pena tener en cuenta que cuanto más nuevo es un medio de comunicación, mayor es el control al que se enfrenta. Aun así, si uno está en el mercado para una visión mucho más profunda del Slender Man y cómo puede ser tan maligno que los niños estén dispuestos a cometer tales actos atroces en su nombre, entonces esto realmente cumple ese criterio.

http://pelicanist.blogspot.com/2019/02/slenderman-living-legend.html

Investigaciones ovni de Cash-Landrum del gobierno de los Estados Unidos, segunda parte

Investigaciones ovni de Cash-Landrum del gobierno de los Estados Unidos, segunda parte

7 de marzo de 2019

Curt Collins

CL USG Header2En la primera parte, vimos cómo el caso de Cash-Landrum había sido investigado por el gobierno de los Estados Unidos en 1981 por funcionarios de la Base de la Fuerza Aérea Bergstrom en Texas, en 1982 por el Departamento del Inspector General del Ejército y en 1983 por el equipo de defensa de la nación respondiendo a la demanda relacionada con ovni. En la conclusión, veremos la investigación secreta subsiguiente y cómo se relaciona con otras agencias que pueden estar estudiando de forma encubierta los ovnis hoy.

ATP, El Grupo de Trabajo de Física Teórica Avanzada

John B. Alexander ha tenido una larga participación en ovni y paranormal, y participó en la investigación DAIG mencionada anteriormente. El editor del Dr. Alexander señala su largo interés e investigación en estudios exóticos: “vida después de la muerte, mente sobre la materia, ovnis, observación remota, comunicaciones telepáticas con animales y más …” Conocido principalmente por su trabajo en la investigación de armas no letales, Alexander se retiró del Ejército de los EE. UU. en 1988 como coronel, y en el camino obtuvo su Ph.D. en Thanatology en Walden University en 1980.

El Dr. Alexander desarrolló una red de amigos y asociados con intereses similares, muchos de los cuales también estaban en el ejército, realizando trabajos por contrato para el gobierno, la Comunidad de Inteligencia o profesionales de la industria privada. Uno de esos amigos fue el Dr. Paul E. Tyler (1930 – 2013), un Capitán de la Marina de los EE. UU. y consultor médico del programa de visión remota del gobierno. Este círculo de asociados fue valioso cuando Alexander formó el Grupo de Trabajo de Física Teórica Avanzada. El propósito principal del grupo era determinar si había una agencia oculta del gobierno ovni, pero sus hallazgos fueron negativos. El equipo también estudió algunos casos de ovnis, y el incidente de Cash Landrum fue de particular interés.

El Dr. Harold E. Puthoff fue un miembro clave de la ATP, y mantuvo informado a su colega Jacques Vallee sobre las actividades del grupo. Los diarios de Vallee registran varias entradas de ATP, que él llamó “la Cebolla Secreta”. De Forbidden Science – Volumen III (2016), de Jacques Vallee:

La calle Hyde. Miércoles 24 de julio de 1985. (pág. 199)

“Hal (Puthoff) y yo teníamos mucho de qué hablar … Hubo una reunión sobre temas fronterizos en Washington recientemente. Cuando Hal llegó, descubrió que el tema eran los ovnis, y el proyecto en general estaba estructurado en varias capas, como una cebolla. La reunión se clasificó por encima del máximo secreto, bajo una palabra en clave. Quince asistentes revisaron casos como Kirtland AFB, Cash-Landrum y Teherán. Incluían a Howell McConnell y John Tyler. Kit (Green) había sido invitado pero no pudo asistir.

Dos aspectos de la reunión fueron irónicos, dijo Hal. Primero, los asistentes estaban allí porque ejecutaban programas que se vieron afectados por señales no identificadas, pero no estaban necesariamente interesados en el fenómeno ovni en sí.

Segunda ironía: llegaron a la conclusión de que debe haber un proyecto secreto ovni, ¡en otra parte!”

ATPLos miembros de la ATP incluyen a Ed Dames, Jack Houck, Bob Wood, Hal Puthoff y John Alexander

Vallee proporcionó una descripción más detallada de la ATP de Alexander en las notas finales:

Sección de “Notas y referencias” para la Parte Once: Dark Science (páginas 480-481)

“Se supo que las reuniones clave tuvieron lugar bajo la supervisión del DoE del 20 al 25 de mayo de 1985 en las instalaciones seguras de la Corporación BDM en McLean, Virginia. El grupo se llamó a sí mismo la “Conferencia de Física Teórica Avanzada” o ATP. Presuntos participantes Samuel Finch, Oke Shannon y John Kink, del Laboratorio Nacional de Los Álamos; Bill Wilkinson, de la CIA; Howell McConnell, de la NSA (a quien conocí en octubre de 1972); Hal Puthoff y Jack Houck; Ed Speakman de INSCOM (Inteligencia del Ejército); Souder y Bob Wood de McDonnell Douglas; Jake Stewart, subsecretario de Defensa para Investigación e Ingeniería; Bert Stubblebine de BDM; Ron Blackburn, Milt Janzen y Don Keuble de Lockheed; Ralph Freeman, Gary Bright, radiólogo Paul Tyler, Ed Dames y Lt coronel Mike Neery. Ron Pandolfi, de la CIA, también afirma haber estado involucrado”.

En las entradas de Jacques Vallee en la ATP a lo largo de los años, está claro que el proyecto nunca recibió fondos ni se convirtió en un programa oficial del gobierno. El Dr. Kit Green “se negó a participar en las reuniones siempre y cuando no se hubiera asignado un presupuesto para darle un estatus oficial” (Forbidden Science Volume III, 18 de mayo de 1986. P. 243)

John Alexander describió la ATP en EdgeScience #34, de junio de 2018, “The Department of Defense and UFOs Redux”, comparando su grupo de la década de 1980 con el esfuerzo de AATIP de 2007:

“(AATIP) fue solo otro en una serie … de esfuerzos inadecuados para investigar uno de los problemas más desconcertantes que jamás haya enfrentado la humanidad … de 1984 a 1988, mucho antes de que el senador Harry Reid pudiera destinar fondos para el proyecto DIA, dirigí un esfuerzo similar, aunque no financiado … el nombre que empleamos para este proyecto fue Física Teórica Avanzada (ATP)”.

El Dr. Alexander discutió brevemente el interés del grupo en el incidente de C-L:

“Un caso inquietante que ATP investigó se conoció como Cash-Landrum, el nombre de las víctimas, dos mujeres y un niño, que fueron inexplicablemente expuestos a altos niveles de radiación. La fuente era una nave no identificada que parecía estar en problemas por encima de una desolada carretera al norte de Houston. Exploramos en profundidad el caso de Cash-Landrum debido a las demandas iniciadas contra el gobierno de los Estados Unidos bajo el supuesto de que el incidente fue causado por una nave experimental nuestra que había causado las lesiones graves. El caso fue posteriormente desestimado”.

No tenemos registro de la extensión del estudio de la ATP sobre el caso Cash-Landrum, pero podemos obtener una pista al leer los comentarios del Dr. Alexander y su colega, el Dr. Paul Tyler.

En una conferencia de 1993 en el grupo de MUFON en Albuquerque, Nuevo México, el Dr. Tyler habló sobre su trabajo con la ATP. El NM MUFON News # 12 (enero de 1994) presentó un artículo que resume su discurso:

El Dr. Tyler fue consultor para la CIA y otras agencias. “Siempre hubo gente que no estaba interesada en los ovnis … ¿Alguien realmente estaba mirando esto? Nadie lo sabía”. El Dr. Tyler es licenciado en radiología y fue jefe de medicina aeroespacial de la Oficina de Cirugía de Medicina. Dirigió el programa sobre radiación electromagnética. Él personalmente investigó el caso de Cash-Landrum en el que los testigos de ovnis fueron quemados por algún tipo de radiación. Estudió los registros del hospital y concluyó que no se trataba de microondas, sino que tenía que ser algún tipo de radiación ionizante. ¿Qué era? “Nada de lo que tenemos o teníamos en ese momento”. Además, los helicópteros informados no “encajaban en el patrón militar”. No había suficientes helicópteros en Houston en ese momento ni personas para pilotearlos (era la semana de Navidad) -¬ No fue una operación militar. ¿Cómo explica el Dr. Tyler este caso? “Los ovnis pueden hacer cosas que nosotros no podemos. Tal vez usen hologramas. Si quieren confundirnos, podrían poner hologramas en los sistemas que tenemos”.

Las conclusiones del Dr. Tyler sobre el incidente de Cash-Landrum estaban en sintonía con lo que Alexander presentó en UFOs: Myths, Conspiracies, and Realities, donde dijo que era “un caso muy sólido, en el que las observaciones y los hechos simplemente no tienen sentido o respalda cualquier hipótesis prosaica”. Alexander también especuló que los helicópteros no eran físicos, en una discusión de su hipótesis de fenómenos sensibles precognitivos, o PSP:

“Una posibilidad sería que el ovni pudiera emplear tecnología holográfica para crear los ovnis. Otra alternativa es que el ovni pudo proyectar esa imagen directamente en el cerebro de los observadores, manipulando así su percepción de la realidad. Es interesante observar que el fenómeno permitiría lesiones físicas sustanciales a los observadores. Sobre la base de este caso, y de otros muchos en los que se han producido lesiones físicas, el PSP no debe confundirse con benigno”.

El ATP del Dr. Alexander se disolvió en 1988 después de descubrir que ninguna agencia quería financiar el proyecto como un proyecto oficial del gobierno. Sin embargo, eso no significó exactamente el final, ya que Alexander y muchos de los miembros siguieron interesados en el tema ovni y pasaron a otras cosas.

NIDSEl Dr. Alexander y el Dr. Hal Puthoff se convirtieron en jugadores del National Institute for Discovery Science (NIDS) de Robert Bigelow. En 2004, el NIDS se cerró, pero luego fue reemplazado por Bigelow Aerospace Advanced Space Studies (BAASS), quedando Puthoff y parte del equipo restante. En 2007, AATIP contrató a BAASS, y Puthoff dirigió los estudios científicos. En 2018, Puthoff y Colm Kelleher de BAASS se unieron a la Academia To The Stars (TTSA) de Tom DeLonge.

¿La CIA? Visión remota, 1988

CIA RV C-LAntes de la ATP, el Dr. Hal Puthoff fue uno de los miembros originales del equipo SRI (Stanford Research Institute) y creadores del programa Remote Viewing, que nos lleva a una parte final de trivialidades. El caso Cash-Landrum fue objeto de un ejercicio de visualización remota documentado en archivos de la CIA. En su artículo, Remote Viewing & UFOs en ATS, el investigador Isaac Koi señaló:

Como algunos de ustedes saben, la CIA publicó más de 92,000 páginas de material relacionado con “Star Gate” (y varios otros proyectos de visualización remota oficial en los Estados Unidos, como “Gondola wish”, “Grill flame”, “Center Lane” y “Sun Streak”) alrededor de 2004 … debería reconocerse, por supuesto, que la mayoría de los documentos en el archivo de Stargate no están relacionados con los ovnis.

Sin embargo, algunos sí, y uno de los documentos de visualización remota grabó una sesión el 26 de enero de 1988 investigando el “Objeto Cash-Landrum”, donde el espectador remoto era “GP”, Gabrielle Pettingell, y la entrevistadora era “ED”, Ed Dames, quien fue parte de ATP de Alexander.

Enlace a la descripción de Isaac Koi de la sesión de Cash-Landrum Object:

Remote Viewing & UFOs: Section F2: Cash-Landrum sighting

Enlace para completar el archivo de sesión de 16 páginas:

Stage IV-V Training, Cash-Landrum Object, Viewer 95 26/01/88

Pelando la cebolla

Secret OnionEl apodo de “La Cebolla Secreta” utilizado por Jacques Vallee para la ATP se refería a la metáfora “pelar la cebolla”, lo que significa obtener una comprensión más profunda de algo al examinarla capa por capa. La ironía es que lo único detrás de las capas es lo único detrás de las capas es más cebolla. El grupo de ATP de John Alexander no encontró pruebas de que todavía existiera una investigación secreta de ovnis. Su colega, el Dr. Paul Tyler, reveló en su conferencia de Albuquerque, NM, en 1993, que la ATP buscó, pero “En cada agencia, me topé con personas interesadas en ovnis. Pero no era su trabajo y no había dinero para investigar”. ¡Así que los chismes se archivaron en archivadores personales!

El gobierno no estaba interesado en presentar informes de civiles, solo en avistamientos que podrían ser asuntos militares o de seguridad nacional. Cerraron el Libro azul, y lo que parece haber ocurrido desde entonces es que cualquier incidente ovni ha sido manejado por la agencia involucrada, desde NORAD hasta la CIA. Independientemente de lo que haga el gobierno de los EE. UU. con respecto a los ovnis, no les interesa duplicar el problema de desastre de las relaciones públicas del Proyecto Libro Azul de la Fuerza Aérea.

El caso ovni de Cash-Landrum es único ya que ha involucrado al gobierno de los EE. UU. en varios niveles, desde Congresistas hasta el Tribunal Federal, e investigaciones oficiales de dos ramas militares, así como un estudio informal que involucra a la Comunidad de Inteligencia. Desafortunadamente, las investigaciones no arrojan luz sobre los ovnis, pero se puede aprender mucho sobre la respuesta del gobierno al caso. Se remonta a los primeros días de confusión acerca de los avistamientos de platillos voladores. Las ramas militares asumieron que los ovnis eran algo real, y se preguntaban unos a otros: “No fuimos nosotros, pero ¿es esto algo que ustedes están haciendo?”

Para obtener más información sobre el estudio ATP ovni, consulte la recopilación de información en Unidentified Aerial Phenomena – scientific research de Keith Basterfield, donde ha entrelazado datos de fuentes como UFOs: Myths, Conspiracies de John Alexander y Forbidden Science Volume III de Jacques Vallee, Jacques Vallee and the ‘Secret Onion’.

http://www.blueblurrylines.com/2019/03/the-us-governments-cash-landrum-ufo_7.html

Investigaciones ovni de Cash-Landrum del gobierno de los Estados Unidos

Investigaciones ovni de Cash-Landrum del gobierno de los Estados Unidos

7 de marzo de 2019

Curt Collins

CL USG HeaderLa divulgación de 2017 del Programa de Identificación de Amenazas Aeroespaciales Avanzadas (AATIP) del Pentágono renovó el interés en las investigaciones de ovnis de los ovnis posteriores al Proyecto del Gobierno de los EE. UU. El incidente de Cash-Landrum del 29 de diciembre de 1980, ocurrió aproximadamente diez años después de que el estudio de ovnis de la Fuerza Aérea llegara a un cierre oficial. Los documentos demuestran que hubo un interés oficial en el caso de Cash-Landrum, por lo que proporciona un tema perfecto para usar en la búsqueda de evidencia de nuevas investigaciones de ovnis por parte de agencias gubernamentales.

Hubo varias investigaciones oficiales conocidas sobre el caso Cash-Landrum, desde el nivel local hasta el gobierno federal. Algunos son conocidas, mientras que hay otras que son prácticamente desconocidas. Las examinaremos todas y proporcionaremos fuentes para obtener más información.

Policía Local … ¿NASA?

El caso de Cash-Landrum no se informó con prontitud, pero cuando Vickie Landrum notificó a la ley local un mes más tarde, pero no investigaron; El Jefe Waring la remitió a NUFORC, el National UFO Reporting Center. Después de que Vickie llamara a NUFORC, el caso se pasó a grupos de ovnis, lo que finalmente llevó a su investigación casi tres meses después del incidente. Para aquellos que necesiten un resumen del encuentro Cash-Landrum, vea Vickie Landrum’s Phone Call to Report a UFO Encounter: The Call that Started it All.

La investigación de los ovnis fue dirigida por John F. Schuessler, un empleado de McDonnell Douglas, un contratista que trabaja en el proyecto del transbordador espacial en el Centro Espacial Johnson de la NASA en Houston, Texas. Schuessler fue subdirector de Mutual UFO Network, y también dirigió Project VISIT, su propia organización de élite de aficionados a los ovnis. Algunas de las personas que entrevistaron para el caso de C-L tenían la impresión de que la NASA estaba investigando el avistamiento, debido a la forma en que el grupo se presentó. Las tarjetas de la línea directa de UFO del Proyecto VISIT indicaban que estaban “formadas por ingenieros aeroespaciales de la NASA”. Muchas personas escucharon “NASA”, pero ignoraron la parte de que eran una organización civil y no oficial.

Ver Project VISIT takes a case para obtener más detalles sobre la organización de Schuessler.

Bergstrom AFB Inquiry, agosto de 1981

BergstromBetty Cash escribió a los senadores de Texas, Lloyd Bentsen y John Tower describiendo su observación y pidiendo ayuda. Las respuestas que recibió le sugirieron que fuera a la base de la Fuerza Aérea más cercana para presentar un formulario de reclamación por daños y perjuicios por su queja de lesiones relacionadas con el incidente ovni. Como resultado, el 17 de agosto de 1981, Betty Cash, Vickie y Colby Landrum viajaron a la Base de la Fuerza Aérea Bergstrom cerca de Austin, Texas. Fueron entrevistados por el Capitán John Camp, Defensor del juez interino del personal, el Capitán Terry Davis, Oficial de reclamos, y la Srta. Pat Wolfe, Oficial auxiliar de reclamos. La entrevista proporciona el mejor testimonio público disponible directamente de los testigos, lo más cerca que tenemos de ellos siendo interrogados como si estuvieran en un tribunal. La reunión fue grabada y luego transcrita. Para más detalles sobre la entrevista de Bergstrom, vea From their own lips: Betty, Colby & Vickie tell their story.

El Capitán John Camp les dijo que, como el Proyecto Libro Azul había desaparecido, no había mucho que pudieran hacer por ellos. Él dijo:

“Mi intención es escuchar lo que tenía que decir esta mañana e intentar incluirlo en una agencia de la Fuerza Aérea o en una parte de la Fuerza Aérea que pueda ayudarlo. Debo ser franco con usted y decirle que sé que no hay tal parte de la Fuerza Aérea que hoy investigue estas quejas, pero en su nombre, la reenviaré … somos una agencia que no ha investigado los avistamientos de ovnis en casi once años. Y entonces, en efecto, lo hacíamos dijo el Congreso y el Presidente que ya no estaríamos haciendo eso”.

Capt. Camp dio a los testigos sus formularios de reclamo por daños y sugirió que obtuvieran asesoría legal. Hubo una breve investigación de la Fuerza Aérea, pero fue realizada por el propio Camp y el Capitán Davison luego de la entrevista. Su asociado, el capitán James H. Marburger, escribió un informe con fecha del 20 de agosto de 1981, con hallazgos negativos:

“El avistamiento ocurrió aproximadamente a 13 millas del aeropuerto (Houston Intercontinental) … el radar de vigilancia del aeropuerto probablemente habría ‘visto’ a los helicópteros que operan en el área de avistamiento de ovnis … el área sería fácilmente observada por los pilotos que llegan o salen … los pilotos Habría visto y reportado el incidente, ya que duró entre 15 y 20 minutos, y desde las 9 pm, el avistamiento de ovnis es un período de tráfico de aerolíneas comerciales bastante pesado”.

No hubo tales informes; nada en el radar, ni avistamientos de pilotos, personal en la torre de control de tráfico aéreo ni nadie más. La investigación no encontró nada para confirmar el informe ovni de Cash y los Landrums, pero recopiló y archivó la información para los archivos de la Fuerza Aérea y luego la compartió con el Ejército.

C-L FOIA CoxEl periodista Billy Cox presentó una FOIA en los registros resultantes de Cash-Landrum, y el 22 de agosto de 1983 produjo un extenso archivo de documentos relacionados con la visita e investigación de Bergstrom AFB (y el informe DAIG del Ejército, que se analizará más adelante). El contenido de ese archivo muestra una imagen diferente de la participación de los militares en el caso de lo que se describe típicamente en la literatura ovni. En lugar de un encubrimiento, hubo numerosos casos de funcionarios gubernamentales que expresaron interés en el caso, y de personal militar que cooperó y compartió información. Los documentos de casos se encuentran en las páginas 46 – 81 en el PDF vinculado a continuación:

Bergstrom AFB/DAIG FOIA Cash-Landrum file, 22 Aug. 1983

El Departamento de Salud de Texas, septiembre de 1981

TDHDurante el viaje a Bergstrom AFB, Cash y los Landrums hicieron otra parada que condujo a una investigación del gobierno a nivel estatal. El Departamento de Salud de Texas asignó su Junta de Control de Radiación después de que Vickie Landrum visitó la oficina del Representante Larry Browder. Browder ordenó una investigación del evento y la ubicación del incidente, y Charles Russ Meyer dirigió la investigación. El 16 de septiembre de 1981, Meyer examinó la carretera, tomó muestras de suelo y el análisis de laboratorio posterior no mostró rastros residuales de radiación. Sin embargo, hicieron una oferta para que los médicos de TDH examinaran a los testigos y sus registros médicos, una oferta que no fue aceptada. Los archivos de TDH no registran más contacto, pero sí continuaron recopilando algunos recortes de noticias posteriores sobre el caso.

Para más detalles y los documentos del Departamento de Salud de Texas, vea:

The Cash-Landrum Incident: The Suppressed Case Files

Investigación DAIG, marzo – mayo 1982

DAIG AlexanderLa investigación del Ejército se discutió previamente en BBL en John B. Alexander on the DAIG Investigation of the Cash-Landrum UFO Incident, pero proporcionaremos un breve resumen.

Como resultado de la atención de los medios dada el caso (el episodio televisivo de That’s Incredible! en particular), el Representante Ron Wyden de Oregon solicitó una investigación sobre el supuesto papel del gobierno de los Estados Unidos en el incidente de C-L. Virginia Lampley recibió la tarea en la Fuerza Aérea, pero después de determinar que los helicópteros en cuestión fueron utilizados principalmente por otra rama del servicio militar, el trabajo se transfirió al Departamento del Inspector General del Ejército (DAIG). El teniente coronel George Sarran recibió el trabajo, y su misión específica era determinar si helicópteros del Ejército estaban involucrados en el incidente, no investigar el informe ovni. Sin embargo, para prepararse para su investigación, Sarran se contactó con varios ufólogos, John F. Schuessler, el investigador principal, su ex colega Cap. Richard C. Niemtzow, MD, USAF, y el Dr. Peter Rank, radiólogo.

John B. Alexander no fue nombrado en ninguno de los documentos de Sarran, pero en su libro de 2011, UFOs: Myths, Conspiracies, and Realities, Alexander describió cómo él y su amigo el Dr. Paul Tyler formaron parte de la investigación:

“George visitó todas las unidades que tenían helicópteros similares … incluso verificó con el Cuerpo de Marines de EE. UU. … siendo minucioso, George hizo conexiones con las flotas de helicópteros de las compañías petroleras que llevan tripulaciones a las plataformas marinas. La conclusión es que No se pudieron localizar helicópteros que pudieran haber estado involucrados esa noche.

George llevó la investigación un paso más allá, pidiéndome una consulta, y dos médicos militares, el capitán de la Armada de los Estados Unidos Paul Tyler y el comandante de la Fuerza Aérea Richard Niemtzow, ambos especializados en radiación. Paul y yo trabajamos juntos durante varios años en mis proyectos interinstitucionales en INSCOM, mientras que Richard tenía experiencia previa en casos de ovnis franceses. Según la evidencia física disponible, nuestra conclusión fue que las víctimas decían la verdad y habían estado expuestas a altos niveles de radiación. Sin embargo, este caso simplemente desafió cualquier explicación convencional”.

Cuando le pregunté al Dr. Alexander sobre el caso en un correo electrónico de 2013, explicó los problemas con la radiación ionizante de la tecnología terrestre como la causa de las lesiones reportadas por Betty Cash, y dijo que tal exposición habría sido letal:

“Hasta donde sé, no teníamos nada que pudiera producir el tipo de enfermedad por radiación que siguió. Mi opinión fue que dada la velocidad de aparición y la severidad de los síntomas, deberían haber estado en LD 100 (al menos las dos mujeres) de cualquier fuente de radiación que teníamos”.

La misión del teniente coronel George Sarran era investigar los helicópteros, no el ovni, pero se había interesado en él. No encontró respuestas, pero de los testigos, el informe de Sarran decía:

“La Sra. Landrum y la Sra. Cash eran creíbles. El investigador de DAIG sintió …”, pero las siguientes tres líneas y media de su declaración fueron tachadas en la copia publicada por FOIA. Un año más tarde, Sarran fue entrevistado por Billy Cox para el periódico de Florida, Today 6 de diciembre de 1983, y dio una declaración que probablemente estaba muy cerca de esas líneas tachadas:

“No tengo ninguna razón para creer que Vickie o el joven (Colby) o el policía o John Schuessler o cualquier otra persona me estaba mintiendo. No tuve esa impresión de nadie o de que estaban locos o mentalmente desequilibrados o algo así”.

El teniente coronel Sarran condujo una investigación a fondo, y su informe DAIG llegó a la conclusión de que ningún helicóptero había participado en el incidente; ni de ninguna rama militar de los EE. UU., agencia gubernamental o cualquier otra persona.

Las investigaciones de la demanda, 1983 – 1984

CL Lawsuit StatementEl movimiento legal original en el caso de Cash-Landrum fue por una queja por daños presentada en diciembre de 1982 contra la Fuerza Aérea. Buscaban $ 10,000,000 para Betty Cash, $ 5,000,000 cada uno para Colby y Vickie Landrum. Como resultado, hubo una especie de investigación por parte del gobierno de los Estados Unidos por parte de la Fuerza Aérea en su defensa, pero no tenemos los registros que indiquen el alcance de su investigación.

El caso fue rechazado, pero el abogado Peter Gersten presentó una apelación. La respuesta provino el 2 de septiembre de 1983, de Charles M. Stewart, Coronel, USAF, Director de Derecho Civil, Oficina del Abogado General en Washington DC. La reclamación por daños fue nuevamente rechazada, y el Coronel Stewart declaró: “Nuestra investigación no ha revelado evidencia de participación de ningún personal militar, equipo o aeronave en este supuesto incidente”.

Cuando en su lugar se intentó una demanda civil, aparentemente hubo otra investigación por parte del gobierno. Todo lo que sabemos es que en 1984 produjo declaraciones de la Fuerza Aérea, el Ejército, la Armada y también la Administración Nacional de Aeronáutica y del Espacio. Los documentos legales contienen declaraciones firmadas de cada uno de estos funcionarios:

Coronel William E. Krebbs, USAF, Jefe de la División de Sistemas Aeronáuticos Tácticos, Sistemas DSC, Comando de Sistemas de la Fuerza Aérea.

Richard L. Ballard, Jefe interino de la División de Sistemas de Aviación, ODCSRDA (Oficina del Jefe Adjunto de Personal para Investigación, Desarrollo y Adquisición), Ejército de los Estados Unidos.

Vicealmirante Robert F. Schoultz, Marina de los Estados Unidos.

Robert W. Sommer, Director Adjunto de la Oficina de Gestión de Aeronaves, NASA.

Las declaraciones indicaron que cada agencia no tenía aviones que se parecían a la descripción del ovni. Tal vez haya alguna documentación sin descubrir sobre la investigación. Cada una de estas agencias puede tener algún trozo de papel en relación con el caso de C-L, probablemente una solicitud de las declaraciones, pero poco más. La batalla legal terminó cuando el caso judicial fue desestimado por última vez en 1986.

Ahora sabemos que los miembros de algunas de las agencias que niegan el conocimiento del evento Cash-Landrum tenían miembros en una organización secreta que estaba estudiando extraoficialmente este y otros casos ovni.

En la segunda parte, concluimos con las investigaciones de Cash-Landrum realizadas por el Grupo de Trabajo de Física Teórica Avanzada y cómo se relaciona con otras organizaciones ovni y con el AATIP del Pentágono.

http://www.blueblurrylines.com/2019/03/the-us-governments-cash-landrum-ufo.html?fbclid=IwAR3VxRNwquIFedlX13wukCnxIhejG50Ek9B519sVWBr0aAs3RPYT0WvW5-Y