¡Ataque de los enanos voladores del espacio!

¡Ataque de los enanos voladores del espacio!

Red Pill Junkie

27 de febrero de 2019

Probablemente no haya un estereotipo más grande en el género moderno de ciencia ficción que el concepto de “invasión alienígena”. Desde que Hollywood descubrió que era una mina de oro (algo que mi amigo y colega Robbie Graham ha explorado extensamente), la cultura popular ha inundado nuestras cabezas con visiones de enormes naves que ennegrecen los cielos de Nueva York, Londres u otras metrópolis importantes, y los intrusos intencionados del espacio exterior son tan avanzados y poderosos que son casi imparables, siendo “casi” la palabra operativa, ya que una historia en la que los extraterrestres no podrían ser derrotados por alguna debilidad inesperada por los indómitos terrícolas sería un éxito de taquilla bastante deprimente … O al menos, aburrida.

AlienInvasion-640x360Pero, ¿y si los extraterrestres no fueran tan avanzados e imparables, como nos gustaría imaginarlos? ¿Qué pasaría si lo único que se necesitaba para detenerlos no es un arma secreta o un virus informático codificado por Jeff Goldblum, sino un poco de valentía y un buen golpe en la cabeza?

La extraña historia que estoy a punto de compartir con usted, queridos Coppertops, tiene sus raíces durante los años locos del asunto UMMO que revisamos en mi último artículo, pero concluyó décadas más tarde en circunstancias muy fortuitas. Su naturaleza altamente extraña es un ejemplo perfecto de cómo el fenómeno ovni, cualquiera que sea su origen y su verdadera naturaleza, siempre parece confundir nuestras expectativas preconcebidas.

Todo comenzó alrededor del momento en que un grupo de personas en España comenzó a recibir la primera de esas cartas largas y mecanografiadas enviadas por extraterrestres del planeta UMMO. El aterrizaje de un objeto con forma de disco en el vecindario de Aluche ya había sido publicado por la prensa (para más información al respecto, vaya a mi publicación anterior) y un pequeño grupo de entusiastas de los platillos voladores se reunían regularmente en el sótano del Café Lion en Madrid, conocido por los grupos bohemios y literarios de la capital española como “La Ballena Alegre” debido a los murales caprichosos que adornan sus paredes.

Foto-5.-lion.-cortijos-y-rascacielos.-Memoriademadrid.es_“La Ballena Alegra” en el sótano de Café Lion (que ahora es un pub irlandés)

Fue en uno de esos salones ufológicos, la noche del 30 de mayo de 1967 y con alrededor de 30 personas presentes, cuando tuvo lugar la conferencia de una nueva carta de UMMO. El documento anunció la llegada de tres de sus naves exploradoras al planeta Tierra, que se realizaría en los próximos días. Las coordenadas especificadas para la llegada de las naves ummitas fueron:

“BOLIVIA (Zona de Oruro): el descenso se verificará en un punto ubicado dentro de un área circular que, teniendo la ciudad de Oruro en su centro, tiene un radio de 208 kilómetros con un margen de error de ± 4 kilómetros.

ESPAÑA (Zona de Madrid): El descenso se prevé dentro de un área circular que tiene las siguientes coordenadas en su centro: Longitud (3° 45′ 20.6″ W). Latitud (40° 28′ 2.2″ N)

BRASIL (Zona Río Grande Do Sul): Proximidad de Santo Angelo. El elevado margen de error impide una especificación adicional”.

Toda la asamblea firmó en el documento como testigos de lo que habían oído. Si el anuncio se hiciera realidad, demostraría el origen extraterrestre de la carta, o eso pensaron. A nadie le pareció gracioso que las únicas coordenadas precisas proporcionadas por los extraterrestres fueran las de su propio país, España (¿por qué estos visitantes espaciales no podían ser más precisos con los desembarques de Bolivia y Brasil?). José Luis Jordán Peña, el hombre que décadas después reclamaría la autoría del engaño UMMO, incluso tuvo el descaro de poner su propia firma en el papel.

El 2 de junio, el periódico Informaciones publicó las fotografías de ovnis tomadas cerca de San José de Valderas, que llegarían a ser conocidas en todo el mundo gracias al libro “Un caso perfecto” de Antonio Ribera y Rafael Farriols, que después de todo, no era tan “perfecto” (como ya expliqué en mi artículo anterior), pero esa controversia aún estaba en el horizonte, y las imágenes nítidas del disco blanco con el emblema negro de H eran todo lo que los verdaderos creyentes necesitaban. Para considerar la información UMMO digna de crédito.

Pero ¿qué pasa con los otros dos sitios de aterrizaje? El 5 de junio, Enrique Villagrasa, uno de los primeros destinatarios de las cartas UMMO, tomó la iniciativa de escribir a los periódicos más grandes de la ciudad boliviana de Oruro y la ciudad brasileña de Santo Angelo, para preguntar si se había informado alguna noticia relacionada con ovni entre las fechas de la lectura de la carta UMMO en La Ballena Alegre, y el avistamiento de Valderas. Aunque nunca recibió una respuesta de Brasil, dos semanas después, Villagrasa obtuvo una respuesta por escrito del director del periódico boliviano La Patria, diciéndole que algo extraño realmente ocurrió alrededor de ese tiempo, que había sido reportado por uno de los corresponsales del periódico que había viajado a la ciudad de Uyunu (aproximadamente a 300 kilómetros al sur de Oruro) para cubrir una historia relacionada con un robo de dinamita; recuerde que en ese momento, el ejército boliviano estaba combatiendo a los guerrilleros insurgentes y en ese mismo año (1967) Ernesto “Che” Guevara fue capturado y ejecutado.

felix-ismael-rodriguez-che-guevara-kYMC-620x349@abcEl “Che” Guevara, a punto de ser ejecutado por las fuerzas bolivianas (1967)

Según Enrique Miralles, director de La Patria, la historia que el corresponsal había traído de ese lugar remoto era fantástica: “Me negué a imprimirla hasta que pudiera contar con pruebas convincentes [de su autenticidad]: identificación adecuada de las personas y Autoridades que intervinieron en el evento, pruebas y fotografías, etc. Fue en tales circunstancias que su carta llegó a mis manos”.

¿Cuál fue esta historia “fantástica” obtenida por el reportero de La Patria? ¿Por qué y cómo se involucraron las autoridades? La carta del director no ofreció ningún detalle, y fue la última vez que Villagrasa escuchó a Miralles. Y así, durante casi 30 años, las crípticas palabras del periodista sudamericano se convirtieron en un hilo sin pretensiones en el hilo más grande del asunto UMMO, hasta que el investigador de ovnis Juan José Benítez decidió hacer lo que nadie más pensaba: viajar a Sudamérica para intentar descubrir lo que, si es que sucedió, había ocurrido en ese pequeño rincón del altiplano boliviano en junio de 1967.

Como explica Benítez en su libro “El hombre que susurraba a los Ummitas”, la búsqueda tomó 5 años, varios viajes a Bolivia, mucha tenacidad (la esposa de Benítez, quien lo acompañó, probablemente diría “testarudez”) y más de unas pocas sincronicidades, pero finalmente logró rastrear a la mayoría de los participantes involucrados en lo que ciertamente constituye uno de los casos más extraños en los anales ovni. El primero fue el ya retirado director del periódico Enrique Miralles en 1996, quien le confirmó que uno de sus corresponsales, un argentino de nombre Lucho Amarayo, fue quien trajo un informe sobre un pueblo remoto en Uyuni. Se dice que la región donde “pequeños hombres” sacrificaron las ovejas de los granjeros nativos, y luego huyeron de la escena montando algunas “sillas voladoras” (!). Los campesinos se habían quejado a las autoridades locales más cercanas que, a pesar de la fantástica narrativa, decidieron desplegar un pequeño regimiento de soldados para investigar de todos modos, por temor a que pudiera ser el trabajo de las fuerzas rebeldes; pero Miralles nunca supo qué sucedió con eso, y como se explica en la carta que escribió a Villagrasa en 1967, nunca se molestó en imprimir la historia por falta de evidencia.

147598462-640x853Benítez intentó obtener más información mirando los registros antiguos del periódico La Patria durante su estadía en Oruro, pero lo único que encontró fue la fecha en que ocurrió el robo de los explosivos (11 de junio de 1967), que no coincidió con el anuncio de UMMO recibido por los contactados madrileños, pero a estas alturas la historia de los “hombrecitos voladores” fue suficiente para despertar su curiosidad. Su siguiente pista del caso llegó inesperadamente, cuando se vio obligado a detener la investigación y viajar a la capital de Bolivia (La Paz) para asistir a una feria del libro. Allí, mientras firmaba libros, logró reunirse con dos admiradores suyos que estaban relacionados con el coronel Rogelio Ayala, el oficial a cargo del regimiento que había sido enviado para investigar lo que había molestado a los aldeanos indígenas. Estas increíbles coincidencias se han convertido en una característica habitual de las aventuras de Benítez y lo han convencido aún más de que, cuando se trata de ovnis, nada sucede por casualidad.

A través del testimonio del coronel Ayala, Benítez logró juntar más piezas del rompecabezas y entrevistó a otros miembros del regimiento que acompañaron al oficial boliviano a la remota aldea nativa –Pablo Ayala (el hijo del coronel y el más joven del grupo), tenientes Caso y Ampuero, y el doctor Jesús Pereyra, que se unieron a los soldados en la expedición para responder a la súplica de los tres hombres enviados por el pueblo, que habían realizado el largo viaje a la estación militar en Uyuni para denunciar la pérdida de sus preciosos animales.

“Salimos al amanecer y el viaje me pareció interminable”, le dijo Pablo a Benítez. “El sitio estaba compuesto por 2 o 3 chozas de adobe en medio de la nada y lejos de la ciudad más cercana. Cerca de las casas estaban los corrales de piedra donde guardaban sus ovejas, y en el suelo habían colocado a todos los animales muertos. Contamos más de 30. Estábamos perplejos: las canales mostraban numerosas mutilaciones, con una serie de orificios circulares casi perfectos. La muerte de las bestias no tenía ningún sentido, era la única fuente de sustento para estas personas”.

DSC1497-640x360Corral boliviano de piedra. En un recinto similar, Valentina encontró al “enano” matando a sus ovejas

Aparte de las incisiones quirúrgicas en los cuerpos, los miembros del regimiento también notaron que faltaban varios órganos (ojos, oídos, lenguas, riñones e hígados). Si esto hubiera sido el trabajo de las fuerzas guerrilleras, pensaron, era lo más peculiar: si los rebeldes buscaban comida, ¿por qué tomar solo las entrañas y dejar atrás toda la carne? Los soldados también observaron otra cosa peculiar: la mayoría de los animales parecían estar completamente desangrados (carentes de sangre), un sello típico en casos de mutilación anómala.

Una de las mujeres de la aldea, que había sido la principal testigo de este increíble evento, comunicó a los militares la forma en que las pobres ovejas habían sido sacrificadas. A través de todo tipo de consultas y sincronicidades que involucraron más viajes a Bolivia, Benítez pudo milagrosamente rastrear a esa misma mujer nativa en 2001, una campesina analfabeta que solo hablaba en quechua con el nombre de Valentina Flores, que tenía alrededor de 60 años cuando Benítez la entrevistó, pero aun así recordaba claramente el siniestro encuentro con “los hombrecitos”, que había traído una calamidad irreparable a su familia:

“Ese día estaba sola, con solo mi hija menor a mi lado; la llevaba sobre mi espalda con una manta. Mi esposo era comisionado y, como el resto de los otros hombres, estaba en la pampa, trabajando. Eran alrededor de las cuatro de la tarde cuando sucedió. Aseguré las ovejas y los corderos en algún lugar, y luego salí a buscar una llama y su ternera que había desaparecido”.

Valentina le explicó a Benítez que la búsqueda de la llama desaparecida le había llevado unos 90 minutos, pero cuando regresó, las ovejas se habían ido.

“Seguí las huellas de la manada y llegué a los corrales en la colina cercana. Dentro del corral había un pequeño hombre arrodillado, con una oveja entre las piernas. La parte superior del corral, un recinto abierto y circular con muros de piedra alrededor de 5′ de altura, estaba cubierta con algo que parecía una red. Me asuste. Ese hombre había matado a todos mis animales.

flyinghumanoidsDibujo de los “humanoides voladores” de Pablo Ayala, parte del regimiento enviado para investigar

– “¿Qué aspecto tenía?”, Preguntó Benítez.

– “Era como un niño, tan alto (levantando su mano a una altura de aproximadamente 4 pies). Llevaba un extraño traje de una sola pieza, como un buceador, de color oscuro desde los pies hasta el cuello. Sus botas eran marrones. En la cabeza llevaba algo que me recordaba a un casco, dejando su rostro descubierto. Su piel era muy blanca; tenía cabello rubio, ojos azules y un bigote rojo y espeso”. Valentina también agregó que el ser corto parecía joven y “regordete”, y llevaba un extraño aparato en su espalda que parecía una “silla con patas”, así como otros artilugios en los laterales unidos con tirantes. No muy lejos del recinto, Valentina observó a un segundo individuo similar al que estaba ocupado matando a su rebaño, que aparentemente todavía no había notado su presencia, porque tenía la espalda hacia la entrada. Junto a este “enano” de rostro pálido había otro artilugio extraño, que parecía controlar la red que cubría el corral.

“Tomé una piedra del suelo y la lancé al que estaba dentro del corral, quien se asustó cuando me vio y se levantó. Seguí tirándole piedras. Luego tocó la máquina junto a él y la red “desapareció”. Benítez interpretó las palabras de Valentina en el sentido de que la red se había contraído dentro del artilugio similar a la radio, después de que el pequeño humanoide hubiera tocado uno de sus botones.

Valentina, quien a pesar de su extraña apariencia aún creía que se enfrentaba a dos ladrones comunes, seguía acercándose y apedreando al enano misterioso y asesino. ¡Pero para entonces el segundo intruso había tomado vuelo y huyó de la escena! Según la cruda descripción proporcionada por la mujer indígena, en la parte superior de su casco, los seres tenían algún tipo de “hélice”, que combinada con dos “tubos” largos que colgaban de los lados de sus cuerpos les permitía flotar en el aire. Mientras tanto, el ser dentro del corral había recogido apresuradamente todas sus cosas, incluida una bolsa llena de las entrañas recién sacadas de la oveja, y salió corriendo del recinto.

“Me habló, pero no pude entender sus palabras, que no eran quechua ni español. Parecía tan molesto como yo. ¡Dios mío, él había matado a toda mi manada! Me volví loca, agarré un palo y fui tras él. Cuando estaba a unos 6 pies de distancia de él, lo golpeé con todas mis fuerzas. El palo, que tenía hierro en la punta, lo golpeó directamente en la cara y comenzó a sangrar”. El hombrecito siguió gritándole a Valentina con ese lenguaje ininteligible, y luego procedió a atacarla con una especie de “cuchillo” que tenía un pequeño gancho en su extremo, la misma arma que había usado para matar a la oveja. “Tenía una cadena en el otro extremo”, explicó Valentina, “y siempre regresaba a su mano cada vez que la lanzaba”. No hay pistola desintegradora o phaser para aturdir a este invasor alienígena, como Hollywood lo exigiría, sino que algo más adecuado para una película de kung-fu cursi.

El “cuchillo boomerang” hizo varios cortes profundos en el pecho y los brazos de Valentina, pero el grueso nudo de la manta con la que llevaba a su hijo protegió su cuello y probablemente le salvó la vida, según la valiente mujer, que seguía golpeando en su atacante con el palo hasta que logró romperle el brazo y la muñeca. “Entonces, muy nerviosamente y manipulando sus dispositivos con la mano izquierda, corrió a la cima de una pequeña colina cercana y tomó vuelo como el otro”, dijo ella, dejando solo un rastro de sangre, roja como la nuestra, según Valentina, como el fugaz testamento de la batalla increíble. Según el testimonio de los militares sobre Benítez, aunque se tomaron algunas muestras de sangre, nunca se molestaron en enviarlas para su análisis a uno de los pocos laboratorios que operaban en Bolivia en ese momento.

Los demás remanentes del encuentro, las 63 ovejas y corderos muertos y mutilados por los pequeños demonios voladores, fueron luego inspeccionados por el regimiento que llegaron a la aldea unos días después, como ya se explicó en los párrafos anteriores. Tomaron el testimonio de Valentina, pero como estaba claro que el sacrificio no había sido obra de las fuerzas rebeldes, ya no era un asunto de su preocupación oficial, por lo que regresaron a su estación para dar su informe, y nunca se reparó el daño. Entregado a los campesinos nativos. A diferencia de Jacob, quien había sido bendecido por el ángel con el que había luchado, el encuentro de Valentina con los humanoides voladores fue una maldición: financieramente arruinó a la familia Flores que no tuvo más remedio que abandonar su hogar y buscar trabajo en las minas de Oruro. Desde allí emigraron al sur del país, para no volver a poner un pie en su antiguo pueblo.

Después de tantos años, millas recorridas y miles de dólares gastados, Benítez finalmente había cerrado el libro sobre este caso ovni. Aunque satisfecho, ahora tenía más preguntas que cuando comenzó su búsqueda personal: ¿por qué los “seres superiores de otro mundo”, supuestamente más evolucionados que nosotros, tanto técnica como moralmente, tendrían la necesidad de robar a los campesinos indígenas (los más pobres de los pobres en este mundo) de su sustento matando a la manada de ganado de la que dependían para sobrevivir? ¿Cuál podría ser la conexión entre los humanoides bolivianos y el asunto UMMO más grande? Valentina nunca observó el famoso emblema )+( en la ropa de los asaltantes aéreos, y sin embargo, está claro que la cadena de eventos que llevó al investigador español a este encuentro cercano se desencadenó por la famosa carta recibida por los contactados madrileños en 1967. Ya expliqué en mi artículo anterior por qué el caso UMMO está lleno de engaños y engaños y cómo las cartas fueron falsificadas por José Luis Jordán Peña, pero sin las cartas, este caso, como tantos otros, habría caído en las grietas de la historia y perderse para siempre.

¿O no? Aunque me vi obligado a omitir muchos detalles por razones de brevedad, la manera en que Juan José Benítez logró estar cara a cara con Valentina Flores es casi tan increíble como la historia en sí. Es casi como si algunos casos ovni se produjeran no por el bien de los testigos originales, sino que están destinados a ser descubiertos y estudiados por alguien más, años o incluso décadas más tarde. Si ese es el caso, no solo sería una prueba más de la naturaleza “teatral” del fenómeno, sino también que *usted*, querido Coppertop, estaba destinado a leer este post en Mysterious Universe, tanto como *Yo* destinado a escribirlo …

En lo que a mí respecta, una de las razones por las que amo tanto este caso no es solo el hecho de que su nivel absurdo me hace sospechar que realmente tuvo lugar, sino que también contradice algunas de las ideas más recientes propuestas en el campo de la ufología. Tome a mi amigo y mentor Greg Bishop, quien acuñó el término “co-creación” para describir cómo los eventos paranormales están influenciados de alguna manera por las expectativas del testigo y las circunstancias culturales; Aunque las ideas de Greg me parecen provocativas y van por el buen camino, el encuentro de Valentina Flores con leves duendes que muestran el equipamiento de un dibujo animado de los Supersónicos tendría más sentido si hubiera ocurrido en la Irlanda del siglo XIX o en alguien de ascendencia celta, en lugar de una mujer indígena sudamericana en el corazón del altiplano boliviano –por cierto, ¿no es interesante cómo su arma contra el intruso tenía HIERRO, que se sabe que es una sustancia a la que las hadas son notoriamente adversas?

Y, sin embargo, los encuentros con enanos de piel pálida no son tan infrecuentes en América del Sur, como lo afirma Jacques Vallee en su libro The Invisible College, donde narra el caso de un soldado brasileño que, en 1969, mientras pescaba en un barco en una laguna del norte de Belo Horizonte, fue secuestrado por dos seres de 4 pies de altura que lo llevaron dentro de una máquina que parecía un cilindro en posición vertical. El pobre hombre fue arrastrado con los ojos vendados hasta que estuvo sentado dentro de una gran cámara de piedra sin ventanas frente a un conjunto de enanos robustos con largo cabello rojizo y barbas espesas. El líder de los enanos lo obligó a beber de un vaso cúbico hecho de piedra, luego procedió a comunicarse a través del lenguaje de señas y dibujó sus intenciones de convertir al soldado en su “enviado” con la gente de la Tierra. El hombre se negó y comenzó a rezar frenéticamente el rosario hasta que los enanos irritados lo sacaron de la habitación y lo transportaron doscientos millas –y cuatro días después– del lago donde fue secuestrado.

El soldado brasileño relató que en una de las paredes de la cámara de piedra había un estante bajo con los cadáveres de cuatro seres humanos. ¿Fueron asesinados por sus diminutos captores? Ese era el supuesto del soldado. Tal vez todo el evento fue una especie de “tratamiento condicionante” que utiliza un nivel similar de absurdo, conmoción y teatralidad que en el caso de Bolivia en 1967, realizado de manera detallada con fines que escapan a nuestro razonamiento. O tal vez realmente haya seres que, como los invasores alienígenas estereotipados de los grandes éxitos de Hollywood, no hacen distinciones entre la masacre de ganado y la masacre de personas. En cuyo caso, el nombre de Valentina Flores debe ser recordado y elogiado por toda la posteridad, por dar unos golpes durante una mano-a-mano con un ser de otro mundo, y mostrar que la avanzada tecnología antigravitatoria no es rival contra una mujer luchadora. defendiendo su propiedad.

¡Muévete, Will Smith! Aquí está el defensor *real* del planeta Tierra.

https://mysteriousuniverse.org/2019/02/attack-of-the-flying-space-dwarves/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.