“HABLA MÁS FUERTE” pidió a los extraterrestres del planeta UMMO

“HABLA MÁS FUERTE” pidió a los extraterrestres del planeta UMMO

Red Pill Junkie

Febrero 23, 2019

Eran las 2 de la mañana en una plácida noche de verano de 1996 en Cataluña, España, y la única actividad dentro de la lujosa casa de campo de Rafael Farriols estaba centrada en su estudio semicircular, ubicado en el piso superior. Allí, Farriols se había encerrado después de que su familia se había retirado a la cama, y estaba dando vueltas alrededor de su amplia mesa de trabajo, susurrando. Pero él no estaba orando ni dirigiendo una práctica de meditación; en cambio, el anciano caballero catalán estaba haciendo algo mucho menos convencional: tratar de comunicarse con extraterrestres, ya que lo habían invitado expresamente a hacerlo en una carta que acababa de recibir por correo.

RafaelF4Rafael Farriols, durante una conferencia de ovnis.

Solo con estas pinceladas tempranas de la imagen más grande que trataré de pintar, es posible que se quede con la impresión de que el hombre era solo otro chiflado y, sin embargo, nada podría estar más lejos de la verdad. Rafael Farriols (1928-2006) era un industrial respetado, brillante y rico de Barcelona, que había aplicado con éxito sus estudios de química para hacer de su empresa uno de los mayores exportadores de plástico acrílico de Europa. Era un amante de los animales y su fortuna le permitió criar caballos, aves rapaces y otros tipos de mascotas exóticas. También tenía una pasión por la fotografía y la filosofía; pero sin lugar a dudas la razón por la que su nombre trascendió la frontera de sus intereses comerciales y numerosos amigos fue su interés activo en los “platillos volantes”, un misterio que encontró un terreno fértil en el territorio español, con noticias periódicas de avistamientos e incluso encuentros cercanos del tercer tipo reportados por los periódicos impresos en toda la península ibérica desde que comenzó la era moderna de los ovnis, e incluso mucho antes, como han descubierto los investigadores españoles, cuando buscan testigos de esos objetos elusivos y sus ocupantes en medio de aldeas remotas donde la gente apenas podía leer o escribir, y tales avistamientos a menudo se consideraban portentos sobrenaturales en lugar de visitas de otro mundo.

Uno de estos investigadores es Juan José Benítez, un autor que he mencionado en artículos anteriores, que ha publicado más de 50 libros sobre ovnis y otros temas. En uno de esos libros, Benítez mencionó el incidente con Farriols, que era un querido amigo suyo, como parte de un tapiz más grande de rarezas, engaños y medias verdades que constituyen el infame asunto UMMO. Al igual que Roswell simboliza el “carácter estadounidense” de la narrativa ovni: “Los extraterrestres se estrellaron en el desierto y recuperamos los restos, ¡Yee-ha!” – UMMO es quizás el ejemplo más español de presunto contacto con extraterrestres que podrás encontrar en la literatura – “¡Rediez! El extraterrestre quieren mantener correspondencia conmigo”, que es probablemente la razón por la que hasta hoy en día lo que la mayoría de las personas en el lado anglófono de la ufología conocen acerca de esta fascinante serie de casos es solo el icónico glifo )+(, que recuerda ligeramente el símbolo astrológico de Urano , o una letra cirílica

Explicar la totalidad de la enchilada UMMO (um, ¿paella?) tomaría demasiadas páginas y no es el punto real del presente artículo, por lo que para hacer una historia realmente corta: el 8 de febrero de 1966, un periódico de Madrid publicó la historia. que, al parecer, se había producido un aterrizaje de un ovni en el barrio de Aluche dos días antes. El suelo del sitio se quemó, y las inspecciones posteriores encontraron impresiones rectangulares profundas con una extraña marca de cruz en el centro, junto con débiles rastros de radioactividad. Uno de los testigos, un hombre llamado José Luis Jordán Peña, escribió una carta a la prensa describiendo el avistamiento del objeto, que tenía la forma típica de un platillo volador, excepto por un detalle: un extraño y oscuro emblema en su parte inferior que se asemejaba a una línea vertical entre dos símbolos de paréntesis invertidos.

Aluche-OVNI-Ummo-640x511Casi al mismo tiempo, varias personas en España comenzaron a recibir cartas con sellos de correos de todo el mundo, mostrando una marca similar como una forma de un sello de goma. Entre ellos se encontraba Fernando Sesma, un entusiasta de los platillos volantes que en 1954 creó la “Sociedad de Amigos del Espacio” y estaba muy interesado en el tema de los contactados. Sesma dijo que en enero de 1965 recibió una llamada de un individuo desconocido con un fuerte acento extranjero, quien le dijo que pronto recibiría “artículos de una orden extraterrestre”. El sueño de Sesma de interactuar con entidades de otros planetas se había hecho realidad, y pronto se le unirían otros contactados similares, quienes comenzaron una serie de reuniones regulares en el Café Lion en la calle madrileña de Alcalá, para intercambiar impresiones sobre la asombrosa información que recibían a través del correo postal. Entre ellos se encontraba Jordán Peña, el testigo de Aluche mencionado anteriormente.

Los autores de las largas cartas escritas a máquina se presentaron como emisarios extraterrestres que provenían de un planeta llamado UMMO, orbitando la estrella enana roja Wolf 424, ubicado en la constelación de Virgo (a unos 14.2 años luz de la Tierra). A diferencia de la mayoría de los casos de contactees, estos visitantes de estilo nórdico se mostraron más que dispuestos a describirse a sí mismos, su cultura y tecnología a sus asombrosos destinatarios, utilizando explicaciones muy detalladas que fueron salpicadas con palabras supuestamente escritas en la lengua nativa de los alienígenas -OYAGAA, por ejemplo, era el nombre que le habían dado al planeta Tierra, y todo el resto del idioma ummita hacía que cualquiera sonara como si estuvieran sufriendo un derrame cerebral si se hablaba en voz alta.

Aquí, al parecer, estaba el santo grial que los entusiastas de los ovnis habían estado esperando. En lugar de los medios psíquicos, como la canalización empleada por los contactados estadounidenses, que se parecía demasiado a la mediumnidad espiritual, para el gusto tanto de los científicos como de los conservadores de la religión, para ponerse en contacto con los hermanos espaciales de Venus que parecían estar interesados únicamente en ellos. difundiendo el evangelio de la paz interplanetaria entre la gente belicista de la Tierra (en lugar de meterse en los puntos más sutiles de la cosmología avanzada) los exploradores racionales de UMMO eran más pragmáticos y preferían ponerse en contacto con los elegidos (el destinatario de las cartas se expandió) desde Madrid a Barcelona, y luego a Francia, Argentina e Italia) a través de métodos más convencionales; aparte del correo, a veces también usaban el teléfono para llamar a sus contactos, como hicieron con Sesma, y sus voces sonaban nasales y afónicas; la explicación es que los ummitas estaban tan avanzados que su principal forma de comunicación era la telepatía (duh) y sus cuerdas vocales estaban severamente atrofiadas. Los ummitas eran incluso incapaces de escribir sus largas epístolas, debido a su alta sensibilidad en las yemas de los dedos, por lo que tenían que depender de secretarios terrestres que eran pagados generosamente por sus servicios de transcripción, así como por su discreción.

(El clip anterior es una supuesta grabación de Farriols hecha de una llamada telefónica con un “Ummita” en 1969)

La ciencia y los teoremas de estos extraterrestres, presentados en un estilo extremadamente seco y técnico y acompañados de elaborados diagramas e ilustraciones dibujados a mano, no parecían ser demasiado exagerados y en conflicto con nuestro propio conocimiento científico. Incluso las severas advertencias de los ummitas para que tomaran nota de sus revelaciones tienen un cierto sentido de plausibilidad, ya que sonaba como el tipo de precaución que los extraterrestres realistas tomarían durante un programa de aclimatación gradual, a fin de establecer una relación formal con la humanidad sin provocar un trastorno social total por su llegada. Al menos eso fue lo que creí cuando leí por primera vez acerca de UMMO cuando era un niño en las páginas de un libro de 1978 escrito por Alejandro Vignati, un ufólogo argentino poco conocido: sus computadoras, por ejemplo, almacenaban grandes cantidades de información en cristales de cuarzo en lugar de discos magnéticos; algo que sonaba a Flash Gordon a fines de la década de 1960, pero ahora es una realidad tan increíblemente como puede sonar.

Incluso pensé que las fotos de un disco blanco luciendo el ahora famoso símbolo )+(, supuestamente tomado cerca de un castillo en San José de Valderas el 1 de junio de 1967, eran indiscutiblemente auténticas, a pesar de que habían sido enviadas a la prensa por un un fotógrafo anónimo (una clara pista falsa, pero en aquel entonces no me había enterado de tales cosas). Este particular encuentro cercano del segundo tipo, por cierto, en realidad fue anunciado por los ummitas en una carta previa recibida por sus “hermanos OYAGAA” el mes anterior, en Madrid, y cerca del lugar donde supuestamente el disco tocó tierra, se descubrió que un niño de la zona descubrió un tubo metálico misterioso que reveló una película de plástico verde en su interior marcada con el logotipo típico de UMMO. El caso de San José de Valderas fue visto como una confirmación por parte del círculo madrileño de que los documentos eran reales y obtuvo atención internacional gracias al libro “Un caso perfecto” publicado originalmente en 1969 (una segunda edición revisada se imprimió en 1973), coescrito por el ufólogo legendario Antonio Ribera y Rafael Farriols, el mismo industrial catalán que presenté en el primer párrafo de este artículo, que finalmente se convirtió en una figura clave en el asunto UMMO y el mismo destinatario de muchas cartas: cuando Ribera falleció, Farriols se convirtió en el depósito de todos sus archivos UMMO, y también terminó comprando los negativos originales de San José de Valderas por la costosa suma de $ 30,000 pesetas.

ovni-de-san-jose-de-valderas-madrid_1208803-640x360“No creas en nosotros, y no difundas estas cartas a las masas” fue el mantra contraintuitivo repetido una y otra vez en las cartas UMMO. Y, sin embargo, ¿cómo no podían creer sus crecientes adeptos cuando fueron elegidos como enlaces de base entre nuestro mundo y una civilización superior? ¿Cómo no podían gritar las buenas nuevas a los vientos? La popularidad del tema UMMO creció, se escribieron más libros y se organizaron conferencias donde los verdaderos conversos y los meros curiosos se reunieron para gran disgusto de los investigadores ovni “serios” que pensaron que todo era una tontería pura – un eco del desprecio NICAP y otros grupos en los Estados Unidos siempre mostraron a los contactados (y más tarde a los secuestrados) porque robaron la atención de los medios y asustaban a los pocos científicos realmente interesados en el fenómeno.

En su libro “The Invisible College” (1975), Vallee dedica todo el cuarto capítulo a UMMO (“The Function of OEMII”) donde especula si podría haber sido algún tipo de experimento en manipulación socio-psicológica, quizás perpetrado por un grupo militar de inteligencia. Su razonamiento fue respaldado por el análisis de las muestras de metal y plástico del caso San José de Valderas, que Farriols había obtenido a través de un tercero: el hombre que supuestamente las había obtenido y contó la historia del niño que encontró el metal. El cilindro, Antonio Pardo, nunca fue entrevistado, y fue enviado al Instituto Nacional de Investigaciones Espaciales (INTA), cuyo presidente era tío de Farriols. El análisis de laboratorio concluyó que el metal era una aleación de níquel muy pura (99%) y la película de plástico era poli (fluoruro de vinilo), que solo fue fabricada por la empresa DuPont con el nombre comercial de TEDLAR, y fue utilizada por la NASA (¡y el ejército!) debido a sus propiedades químicas y dieléctricas muy especiales. Entonces, aunque no se encontró que el material fuera de otro mundo, tampoco era algo que se pudiera comprar en cualquier ferretería en Madrid.

Aluche-Cilindro-y-Laminilla-640x1102Los años pasaron. El suministro de nuevas cartas disminuyó y fluyó, lo que se explicó como resultado de que los Ummitas se fueron y regresaron a la Tierra. A diferencia de la mayoría de los grupos contactados, nunca hubo un líder centralizado que fuera el único depósito de información, y los destinatarios del correo formaron grupos que luego se disolverían o dividirían. Uno de esos grupos, Eridani, estaba presidido por Jordán Peña, quien tomó una actitud muy escéptica de acercamiento a UMMO y ovnis en general. También, a diferencia de los grupos de contactados típicos en los Estados Unidos, nunca hubo una gran profecía que predijera una llegada masiva de OAWOLEA OUEWA (la palabra alienígena para su nave espacial lenticular) a las principales ciudades del mundo. Los ummitas estaban sujetos a una estricta “ley cósmica”, una especie de “directiva principal”, que les prohibía entrometerse abiertamente e interferir en la sociedad humana.

Solo una o dos veces el asunto UMMO dio un giro apocalíptico, al advertir a sus seguidores en uno de sus mensajes colectivos (que debía leerse durante una asamblea general en una fecha predeterminada) que existía una probabilidad muy alta de que se produjera una conflagración nuclear global a la guerra de Yom Kippur de 1973, e incluso ofrecieron refugio a sus aliados terrestres dentro de un refugio nuclear que habían preparado bajo la Sierra de Gredos en Salamanca; sin embargo, el problema fue que cada seguidor solo podía traer a otros nueve compañeros a la base extraterrestre, mortificando a los que tomaron la advertencia con seriedad y estaban esperando la confirmación final de los ummitas, mientras intentaban determinar a quién salvar entre sus amigos y familiares, y a quién dejar atrás. Afortunadamente, esta “alerta naranja” no se convirtió en una verdadera tragedia, y que yo sepa, nadie terminó suicidándose o vendiendo todas sus posesiones, como en el libro “When Prophecy Fails”, tal vez porque los ummitas no pretendían saber el futuro con absoluta certeza, por lo que sus predicciones fueron el resultado de probabilidades matemáticas y sociopolíticas. O tal vez porque todos esos escritos a máquina “¡no nos crean!” se habían hundido después de todo …

En 1993, cuando a nadie le importaban los Hermanos del Espacio de los años 60 y la escena ovni comenzó a ser monopolizada por Roswell, secuestros alienígenas y Área 51, José Luis Jordán Peña, el escéptico presidente del grupo Eridani, y uno de los testigos del aterrizaje de Aluche – dio el mayor “mea culpa” en la historia de la ufología española, al afirmar que era el único cerebro detrás de todo el asunto UMMO. Anunció que era él quien había escrito todas las cartas y dibujado todos los diagramas que las ilustraban. No solo eso, sino que también afirmó haber fabricado el rellano de Aluche y haber falsificado las fotos de San José de Valderas utilizando un pequeño modelo hecho de platos de picnic translúcidos y suspendido a través de un delgado cable de nylon.

“¡Caso cerrado!”, Anunciaron los escépticos de línea dura … ¿Lo era?

En ufología, la voluntad de creer solo es superada por la voluntad de no creer, dependiendo de dónde se encuentre en el tema de la vida extraterrestre. No importa cuán tenue e improbable pueda resultar ser una explicación de desacreditación, siempre es una mejor alternativa que abrir la Caja de Pandora de una verdadera anomalía para las personas que adoptan la postura de “no puede ser, por lo tanto, no es” dicen los “grandes escépticos”). ¿Recuerdas el flap belga de los años 90? Solo se necesitó una persona para afirmar que había sido quien había falsificado esa famosa foto del “ovni triángulo”, considerada por algunos como una de las mejores evidencias gráficas de la historia, – sin aportar ningún tipo de evidencia para respaldar su reclamo – para que los escépticos y los medios lo compren sin cuestionarlo, y lo utilizan como excusa para descartar toda la serie de avistamientos de objetos no identificados que ocurrieron en ese país, que fueron reportados tanto por ciudadanos como por autoridades civiles y militares.

Algo similar sucede con la autoproclamada culpabilidad de Jordán Peña, quien muy bien podría compararse con Richard Doty tanto en la infamia como en la confiabilidad. Sin presentar ninguna reclamación de evidencia alguna, se jactó de que su pequeño “experimento social”, como él lo llamó, había sido apoyado y financiado por nada menos que por la CIA (“¡Joder, tío!”). Fueron los que proporcionaron la experiencia científica necesaria para fabricar la ilusión de la avanzada tecnología UMMO, y también enviaron las cartas falsificadas a las oficinas de correos dispersas por todo el mundo para darles más credibilidad.

¿Las marcas de desembarco en Aluche y el suelo quemado? Él y un par de amigos, que fueron los que entraron a un bar para informar sobre su presunto avistamiento del platillo volante, desenterraron las huellas rectangulares usando un cubo de playa y quemaron el suelo con un soplete, dijo; incluso había adquirido una pequeña cantidad de arena radiactiva (provista por la CIA, por supuesto) que extendió por todo el sitio. El problema es que Jordán Peña omite el hecho de que él y sus cómplices no fueron los únicos testigos del aterrizaje: también fueron algunos soldados que afirmaron haber visto el objeto ese día. Incluso después del incidente, Jordán Peña y su esposa recibieron la visita de un hombre de uniforme que decía ser un oficial de la Fuerza Aérea española, para interrogarlo sobre el evento. El oficial le dijo que también había visto el objeto, lo que sorprendió completamente a Jordán. ¿Cómo podría este oficial militar afirmar ser un testigo de algo que había inventado? pensó. El oficial aconsejó a Jordán que no siguiera hablando sobre el incidente “porque todo podría ser el trabajo de los estadounidenses”. Para completar el tono MIB del incidente, el hombre le dio a Jordán Peña una tarjeta con el número de teléfono al que se podía localizar, ¡Pero meses después, cuando Jordán intentó llamar al oficial, descubrió que el nombre y el número eran completamente ficticios! ¿Estaba la CIA “experimentando” con su propio operativo?

aLUCHERespecto a las fotos de San José de Valderas, Jordán Peña afirmó haber viajado al sitio unos días antes con uno de sus cómplices (Vicente Ortuño) y tomó las fotos del modelo cuando no había nadie en la zona, las procesaron ellos mismos y las enviamos a la prensa de forma anónima. “Antonio Pardo”, el tipo que supuestamente tomó fotos del cilindro de níquel y las envió a la prensa con las muestras metálicas y plásticas, lo usó usando un alias, y las muestras fueron fabricadas por “la Institución” como se refirió a la CIA. Pero, una vez más, Jordán descarta el hecho de que hubo más testigos que observaron un objeto extraño con un brillo anaranjado esa noche, quienes fueron entrevistados por Antonio Ribera y Rafael Farriols para su libro “Un caso perfecto”. ¿Todos eran mentirosos? “Sí”, dijo Jordán, descartando todo muy convenientemente.

Lo que deja, por supuesto, al gran elefante de forma lenticular en la habitación. ¿Por qué lo hizo? “Quería estudiar el comportamiento de sectas, conductas masoquistas y figuras líderes”, dijo a Juan José Benítez cuando lo entrevistó años más tarde. “Para mí estaba claro que el tema ovni era una falacia: significaba un engaño o una mentira destinada a dañar a una persona. Así nació UMMO como un experimento para probar que la cuestión extraterrestre era simplemente otra falsedad”. Por eso el nombre que él acuñó sonaba igual que la palabra española para “humareda” humo).

Con esto en mente, dijo Jordán, es que se puso en contacto con dos antropólogos estadounidenses, para ver si estarían interesados en ayudarlo profesional y financieramente con su experimento social; después de todo, era un laico sin grados científicos en psicología. Según él, uno de los académicos rechazó la idea y la consideró completamente poco ética. El otro no fue tan despectivo, pero tampoco lo aceptó; sin embargo, meses después, según el testimonio de Jordán a Benítez, el mismo antropólogo (que nunca fue nombrado) lo contactó nuevamente de la nada, diciéndole a Jordán que su propuesta había sido enviada a la CIA, que había realizado un estudio de su perfil y antecedentes. (en la década de 1950 había trabajado para Fé Católica, un servicio de inteligencia dirigido por la orden de los jesuitas) y la organización de Inteligencia estaba dispuesta a respaldar plenamente su proyecto.

Sin embargo, ¿qué podrían sacar los yankees de su pequeño engaño ovnilógico? Según él, la “Institución” era capaz de enviar mensajes cifrados dentro de las cartas a los agentes infiltrados detrás de la Cortina de Hierro – Alemania Oriental y Rumania, principalmente. A pesar de que tal noción no suena totalmente inverosímil, hasta el día de hoy nunca ha habido noticias de cartas UMMO recibidas en Alemania.

El “Proyecto UWW”, que se suponía que era el nombre en clave dado al engaño del contactado, terminó en 1989 “coincidiendo con la caída del muro de Berlín”, en palabras de Jordán. Sin embargo, es mucho más probable que la verdadera razón por la que el megalómano UMMO dejó de enviar cartas a los fanáticos de UMMO todavía expectantes, fue el hecho de que en 1988 sufrió un derrame cerebral causado por un coágulo cerebral que dejó la mitad de su cuerpo paralizado (hemiplejia), lo que lo dejó incapaz de seguir escribiendo a máquina las cartas o dibujando los diagramas ummitas, tal vez fue un castigo adecuado, que el hombre detrás del lenguaje gutural de UMMO terminó teniendo una dificultad para comunicarse correctamente fonéticamente por el resto de su vida …

Jordan-3-640x881José Luis Jordán Peña, luego de sufrir su derrame cerebral.

Juan José Benítez entrevistó a Jordán Peña varias veces durante muchos meses, como se afirma en su libro “El hombre que susurraba a los Ummitas”, y se desprende de su “testimonio” que el hombre era un mentiroso patológico con delirios de grandeza, que cambiaba su historia una y otra vez; en una ocasión le dijo a Benítez que su primer encuentro con representantes de la CIA tuvo lugar a fines de 1965, pero en otra ocasión dijo que la oferta para apoyar el proyecto UMMO ocurrió en noviembre de 1966. A veces explicaba que la maqueta de San José las Valderas se hizo con una caña de pescar de Vicente Ortuño, y en otra ocasión dijo que el modelo era apoyado por un marco que se parecía a una portería de fútbol. Como Ortuño, su antiguo cómplice, le dijo a Benítez: “Jordán hace un deporte de la mentira”.

¿Debemos descartar entonces la idea de que la CIA podría haber estado involucrada en el engaño UMMO? Aquí es donde las cosas se complican aún más: usted ve que, contrariamente a lo que dijo Jordán, las personas todavía recibían cartas supuestamente enviadas por los ummitas después de 1989. Uno de ellos no era otro que Rafael Farriols, quien aún pensaba que la confesión de Jordán del 93 no era suficiente para explicar todo el asunto UMMO. Después de todo, había usado algunas de las descripciones científicas explicadas en esos documentos para obtener un par de patentes; otros científicos e ingenieros, como Jean-Pierre Petit –investigador principal en el Centro Nacional de Investigación Científica (CNRS) como astrofísico en el Observatorio de Marsella– aún encuentran que las ideas de la UMMO son muy ingeniosas y demasiado avanzadas para su época.

El 15 de julio de 1996, Farriols recibió una carta firmada por “OOLEEOO 2, hijo de EEWAANII 1”, que acababa de ingresar en España con la misión de restablecer las relaciones con la antigua red de terrícolas de ideas afines con los que se encontraban los ummitas. Los compañeros habían estado en contacto en los últimos años. OOLEEOO 2 estaba solicitando la ayuda de Farriols en este asunto, y si aceptaba, no tenía más que expresarlo abiertamente en voz alta dentro de su estudio, ya que le habían instruido cómo hacerlo en comunicaciones anteriores. solo le dijeron a Farriols que habían tocado convenientemente sus teléfonos (lo que parecía estar de acuerdo con él), pero también que habían instalado un micrófono minúsculo dentro de su estudio con el que podían escuchar y grabar su voz.

La carta también le advirtió sobre un nuevo brote de fiebre equina y lo instó a tomar las precauciones necesarias. Recuerde que Farriols era un amante de los animales y criador de caballos, y en esa fecha en particular estaba considerando la posibilidad de exportar algunos de sus caballos a Alemania, por lo que la recomendación de la fiebre equina era sin duda una “coincidencia” interesante. Pero lo que realmente sorprendió a Farriols con la guardia baja fue que en la carta los seres de UMMO lo alababan por su libro “El Hombre, El Cosmos y Dios”, a pesar de que educadamente lo alentaron a volver a examinar los párrafos. Había escrito sobre las teorías de Marx y el teorema matemático de Gauss. Lo que impresionó a Farriols no fue el hecho de que sus amigos de la constelación de Virgo se tomaron la molestia de leer su libro, ¿qué más van a hacer para pasar el tiempo durante un viaje interdimensional, ¿verdad? – o que fueron correctos en sus evaluaciones con respecto a los segmentos de Marx y Gauss (más tarde los corrigió) pero el hecho de que el libro aún no se había publicado todavía. El manuscrito, que se guardaba como un archivo de procesamiento de texto dentro de su computadora, aún no se había enviado a su editor para su aprobación, y las únicas copias impresas que existían se habían compartido con un pequeño círculo de amigos cercanos y familiares. ¿Cómo pudo Jordán Peña (quien nunca puso un pie dentro de la casa de campo de Farriols) haber sabido de su existencia?

A-Casa-de-Rafael-FarriolsHogar de Rafael Farriols. Observe el símbolo UMMO en la parte superior del estudio redondo.

Lo que nos lleva al círculo completo al comienzo de nuestra historia: con Farriols paseando por su estudio, completamente solo, susurrando suavemente preguntas a sus amigos ummitas, en lugar de llamarlos en voz alta como lo había hecho en otras, numerosas ocasiones. Quizás esta vez estaba “probando” para ver si, a pesar de todas las pruebas en contrario, esta loca aventura que había consumido tantas décadas de su vida no era una fabricación total generada por un individuo enfermo. Bueno, la prueba de que había algo más en marcha vino en forma de una nueva carta, recibida el 26 de agosto de 1996, en la que los ummitas le pidieron cortésmente que formulara su respuesta a su pregunta anterior con un tono de voz más alto que 17 decibeles ya que ¡apenas le oyeron la última vez! ¿Cómo pudo alguien saber que esta vez él susurró su respuesta?

Ante la pregunta, Jordán respondió a Benítez: “Fueron los espías de la CIA los que espiaban a Farriols. Tienen los medios para detectar voces a través de las vibraciones en el vidrio de las ventanas”. En su libro (publicado en 2007) Benítez no parecía demasiado convencido por esta explicación, y lo atribuyó a otra de las mentiras de Jordán. Pero gracias a las revelaciones de Snowden de 2013, ahora sabemos que usar laser beams para entablar conversaciones dentro de salas cerradas es más que posible. Cuando Google “micrófonos láser” de Wikipedia dice que los primeros conceptos existieron desde 1947 (utilizando rayos infrarrojos, ya que el láser no se inventó hasta la década de 1960) y una patente de EE. UU. para un dispositivo que utiliza un haz de láser y humo o vapor para detectar sonido. Las vibraciones de sonido en aire libre se emitieron en 2009.

fig1-640x279¿Podría la CIA tener la misma tecnología 13 años antes? Eso es muy probable. ¿Podría haberse utilizado para espiar a un inofensivo civil español que pensaba que estaba en contacto con extraterrestres benévolos? Eso suena más improbable, pero no del todo imposible. Sin embargo, lo que estos espías no habrían sabido es que todas las ventanas del estudio de Farriols no estaban hechas de vidrio. En su lugar, el industrial del plástico había usado acrílico a prueba de balas que tenía 20 milímetros de espesor (¾”) que también aislaba la habitación contra los ruidos del exterior. ¿Podría eso haber reducido su voz al micrófono láser calibrado con vidrio empleado por la CIA?

¿Qué pasa con la computadora “pirateada” y el libro “filtrado”? En 1996, Internet estaba en sus pañales y el correo electrónico ya era una realidad. Aunque Benítez nunca menciona si la PC de Farriols estaba conectada a un módem o no, la idea de acceder a los contenidos de una computadora sin Internet no está dentro del ámbito de lo posible. Nuevamente, en el caso de un hombre que susurra cosas a los seres extraterrestres imaginarios, no se trata tanto de “cómo” sino de “por qué”. ¿Por qué diablos molestarse?

Chanchullos o fenómenos anómalos verdaderos. Farriols se fue a la tumba creyendo que aún quedaba un núcleo de verdad en el corazón de su amado UMMO. Publicó su libro, el cual espero tener en mis manos algún día, y eventualmente murió de cáncer de pulmón (sus amigos ummitas, por desgracia, nunca le advirtieron sobre los peligros del tabaco). En la parte superior de su hogar en el campo siempre quedaba el símbolo críptico como prueba de lealtad duradera. Donde logró obtener la inspiración de dicho símbolo, y qué más fue enterrado bajo la montaña de mentiras y engaños que había construido durante más de 4 décadas, es algo que Jordán Peña, quien falleció en 2014, nunca respondió satisfactoriamente a los ojos de sus críticos. Una montaña así parece tan grande, tan turbia y tan fétida que la mayoría de los investigadores de ovnis de hoy se atreven a no tocarla con un palo de diez pies; esa es la clase de individuos ingenuos que todavía sueñan con esa indiscutible bala de plata, un “caso perfecto”, como en el título del libro de Ribera y Farriols, que finalmente establecerá el récord de la realidad de los ovnis y les dirá “¡Ya te lo dije!” a sus críticos (¿Tic-tac a alguien?)

jljpeniaEl obituario de Jordán Peña. La inclusión del símbolo UMMO fue idea de su hijo, y no de acuerdo con algún deseo póstumo

Pero desafortunadamente para ellos, no solo no existe un caso “perfecto” en el mundo de la ufología, sino que esas cosas que llaman “imperfecciones” son: parafraseando al personaje de Robin Williams en “Good Will Hunting”, las “cosas buenas” para los forteanos de mente abierta.

Debido a que los forteanos de mentalidad abierta, reconocen que, a pesar del hecho de que las cartas UMMO son más que un engaño, eso no descarta el hecho de que el símbolo UMMO haya sido reportado en docenas de otros casos genuinos ovni en todo el mundo, que Benítez aportó amplia evidencia en su libro. Algunos de esos casos incluso precedieron a la actividad UMMO de 1966-1967, pero el mejor ejemplo es sin duda los famosos encuentros de Voronezh de 1989, cuando el “proyecto UWW” terminó oficialmente, según Jordán, en el que los testigos (la mayoría de ellos niños) informaron el emblema )+(. Incluso el mismo Jacques Vallee reconoció esta contradicción confusa en uno de sus libros posteriores como un ejemplo de la naturaleza del fenómeno. Aquí es donde podemos comenzar a obtener algunas respuestas …

VoronezhSketchesDibujos de los testigos de Voronoezh

Si aceptamos la posibilidad más que probable de que una o más agencias de inteligencia estuvieran involucradas en el asunto UMMO, tal vez la CIA o incluso la KGB, lo que en realidad ayudaría a explicar la actitud cautelosa y la tendencia de Jordán Peña para cambiar su historia, ya que estar en la cama con los comunistas hubiera sido un pecado imperdonable en la España ultraconservadora de Francisco Franco, tal vez dijo que la agencia o agencias fueron las que animaron a Jordán a usar el símbolo UMMO en primer lugar; una teoría que el propio Benítez expone en su libro.

Pero aquí me atrevo a ir incluso un paso más allá que Benítez, y especulé que tal vez el verdadero propósito del proyecto no fue desacreditar el fenómeno ovni y el símbolo UMMO, como cree Benítez, ¡sino MANIFESTAR verdaderos eventos ovni! En cuyo caso, el símbolo podría usarse como una especie de “marcador” para tratar de determinar qué actividad era el resultado directo del experimento y cuál era “natural” o “no correlacionado”.

En esta hipótesis extravagante aquí propuesta, no solo invoco las ideas que aprendí leyendo libros como “Mutants and Mystics” y “The Super Natural”, sino también las posibilidades parapsicológicas exploradas en el famoso ‘Philip experiment’ así como las experiencias de las ‘Entity Letters’, que han sido el tema de episodios anteriores de Mysterious Universe. Le pregunto: ¿cuál podría ser el resultado de tantas personas que comienzan a dedicar tanto tiempo y energía a enfocarse en un sistema de creencias dado, que fue sincretizado por un símbolo particular que ya puede tener un significado profundo y esotérico? ¿Podría eso realmente traducirse en “eclosiones” reales de energía paranormal? Los críticos dirían que tal teoría sería desacreditada por el hecho de que, en el momento de los casos de Aluche y San José de Valderas, no mucha gente conocía el asunto UMMO para empezar; a lo que respondería son solo contradicciones de una interpretación “lineal” primitiva del tiempo: las investigaciones psíquicas en fenómenos como la visión remota, sin embargo, han demostrado ampliamente que el tiempo no fluye en línea recta como normalmente lo percibiríamos, e las teorías de la física se sienten cómodas con los eventos futuros que afectan el pasado.

No solo eso, sino que, en este tipo de marco, como seguramente lo apreciarán los fanáticos experimentados de MU, los engaños son un componente importante (pero mal entendido) en los andamios de fenómenos de alta extrañeza.

En el experimento de Philip y la famosa historia de Alexandra David-Néel sobre el tulpa que supuestamente creó, las formas de pensamiento inventadas comenzaron a tener vida propia, y se salieron del control de sus creadores hasta que intentaron “matar de hambre” a sus creaciones de energía. ¿Podría el monstruo Frankenstein UMMO buscar liberarse de su arrogante creador, y buscar subsistir dentro de las mentes y la energía de los seguidores aún fieles de la doctrina ummita? En este punto, estoy dispuesto a apostar que los amigos discordianos de Robert Anton Wilson, Greg Hill y Kerry Thornley, se habrían reído al ver cómo el tramposo intentaba pinchar a Jordan Peña en el culo con un tenedor en forma de H una o dos veces, como he mencionado en párrafos anteriores.

Y con este golpe final veo este retrato de UMMO completo y listo para colgar. Espero que lo hayas disfrutado lo suficiente, si llegas tan lejos, ¡es probable que lo hayas hecho! Y, como advertencia final, te dejo con esto: no tires la totalidad de este asunto en la papelera, porque los engaños tienen un papel frustrante que desempeñar en el desarrollo de estos misterios confusos. Y esta atento, porque nunca se sabe cuándo y dónde ese antiguo símbolo molesto (¿el sigil?) volverá a asomar su cabeza críptica en el futuro, recuerda: las señales no gritan. Ellas susurran.

https://mysteriousuniverse.org/2019/02/speak-louder-asked-the-aliens-from-planet-ummo/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.