Ovnis: La Hipótesis Psicosocial (primera parte)

Ovnis: La Hipótesis Psicosocial

6 de julio de 2009

Por Steven Novella, MD, editor NEJS The New England Journal of Skepticism Vol. 3 N. 4 (2000)

splash11Millones de estadounidenses creen que estamos siendo visitados por seres alienígenas. Estos aliens volarían en naves discóides, abducirían a los humanos habitualmente para algún fin experimental que apenas podemos imaginar, algunos creen que ellos son responsables de fenómenos tales como mutilaciones de ganado y círculos en el trigo, que nuestro gobierno es consciente de todo pero está comprometido en un encubrimiento desde hace décadas para ocultar esta verdad chocante al público.

O no.

Aquellos que se adhieren al escepticismo científico como el mejor método de discernir la verdad, son a menudo colocados en la posición de opositores, contrariando las alegaciones de pseudocientificos o aquellos con una visión de mundo anti-científica. Oponerse a tales alegaciones es un trabajo valioso y necesario, pero que a menudo se ve de forma negativa. Además, sólo indicar que una alegación extraordinaria en particular es muy improbable, aunque puede ser correcta, es generalmente insatisfactorio al público.

Es mucho más adecuado no sólo oponerse a una alegación improbable, sino también proponer en su lugar una hipótesis alternativa. Esto es especialmente cierto cuando un supuesto fenómeno paranormal crece en tales proporciones que requiere algún tipo de explicación, como se ha convertido ciertamente en el caso del fenómeno ovni.

La creencia en ovnis está ahora difundida en nuestra sociedad. Los informes de avistamientos y contactos de varios tipos alcanzan la cifra de los millones. La creencia de que el fenómeno ovni es el resultado de visitas alienígenas a la Tierra es conocida como la Hipótesis Extraterrestre (HET). La posición escéptica estándar normalmente se declara en términos de rechazar la HET debido a la evidencia insuficiente. Pero el tamaño y extensión del fenómeno ovni ha llevado a muchos a creer que algo debe estar ocurriendo. Cuando hay tanto humo, se argumenta, debe haber algún fuego.

En vez de sólo refutar la HET, por lo tanto, la respuesta escéptica es mejor formulada con una hipótesis alternativa, la cual yo llamaría hipótesis psicosociales (HPS). Los elementos de la HPS no son nada nuevos y han sido parte de la respuesta escéptica estándar a las alegaciones de HET durante años, pero compilar estos elementos en una hipótesis englobadora nos permite comparar la HET y la HPS para ver cuál se ajusta mejor a la evidencia disponible.

El Fenómeno Ovni

En junio de 1947, el piloto particular de avión Kenneth Arnold observó varios objetos voladores no identificados mientras volaba en su pequeño avión. Él contactó por radio la torre local, describiendo los objetos como con la forma aproximada de un bumerán, pero notó que parecían estar saltando por el aire, como un disco saltando en la superficie del agua. Un periodista que cubría el avistamiento asoció la analogía del disco, y llamó a los objetos “discos voladores”. El avistamiento de Arnold y la cobertura subsiguiente de los medios de comunicación inauguraron el fenómeno ovni moderno, teniendo el “disco volador” como su icono principal. Desde entonces millones de avistamientos han sido reportados de objetos extraños en el cielo.

En julio del mismo año, apenas días después de la histeria de la prensa sobre el avistamiento de Arnold, el ranchero William Mac Brazel encontró algunos destrozos extraños en su granja fuera de Roswell, en Nuevo México. Él llamó la base de la fuerza aérea del ejército local para informar que él había hallado “uno de esos discos voladores”; que fue rápidamente sometido a la prensa por el oficial de RP de la base. En el rastro de la historia de discos voladores de Arnold, las noticias de que el gobierno de EEUU pudo haber recuperado un disco volador accidentado confirmó en la conciencia pública que los discos voladores eran un fenómeno real e inmediato. Después de la investigación, sin embargo, el oficial investigador General Ramey, informó que los escombros recuperados eran en realidad un globo meteorológico (en realidad, era un globo espía del Proyecto Mogul, pero este hecho no se hizo público hasta los años 80). Así terminó el evento “Disco Accidentado en Roswell”, hasta que fue resucitado en los años 70 por animados investigadores de ovnis.

adamski2Los años 50 asistieron a la próxima fase del fenómeno ovni, conocido como los “contactados”. Estos individuos no sólo afirmaban haber visto un disco volador, sino haber sido contactados por los pilotos de la nave. El más famoso de los contactados era un hombre llamado Adamski, que alegó haber sido contactado por venusinos, que aparecían como hermosos humanos brillantes.

En los años 60, el fenómeno de los contactados dio el siguiente paso lógico y evolucionó hacia el fenómeno de los abducidos. Betty y Barney Hill, una pareja de New Hampshire, alegó que no sólo fueron contactados por pilotos alienígenas de un disco volador, sino que fueron de hecho secuestrados, abducidos contra su voluntad y llevados dentro de la nave donde aterradores procedimientos de exámenes médicos fueron llevados a cabo. El caso de Betty y Barney Hill también introdujo un nuevo elemento al fenómeno: los Hill sólo se acordaron de los detalles de su abducción bajo la hipnosis. Aparentemente, los aliens pudieron bloquear la memoria del evento, pero sólo de una forma imperfecta que era fácilmente contorsionada por un hipnotizador aficionado. El caso de los Hill también era la primera vez que pequeños aliens grises con ojos grandes y oscuros hicieron su aparición.

communionEl fenómeno de la abducción ha aumentado en los últimos 30 años, y ahora domina el fenómeno ovni. Se escribieron muchos libros sobre el tema, por autores como el pintor que se convirtió en investigador de ovnis, Budd Hopkins, el psiquiatra de Harvard John Mack y el escritor de ficción científica Whitley Strieber. Juntos afirman que millones de estadounidenses están siendo abducidos regularmente por pequeños aliens grises, muchos directamente de sus habitaciones.

El fenómeno “Gobierno Americano encubriendo los discos accidentados” comenzó en el rastro del fenómeno ovni moderno, con la publicación de “Behind the Flying Saucers” en los años cincuenta por Frank Scully. Comenzando en los años 70, y culminando en los 80 con la publicación de “El Incidente Roswell” por Charles Berlitz y William Moore, Roswell vino una vez más a la luz y se convirtió en el foco de teorías de conspiración sobre discos accidentados. El gobierno, se alega, ha estado desde 1947 comprometido en una conspiración masiva para mantener escondido del público el hecho de que un disco volador real se accidentó en Roswell, NM y permanece en manos de gobierno. De hecho, el gobierno estaría comprometido en una conspiración para mantener toda la verdad sobre visitas alienígenas escondida del público. La justificación habitual ofrecida para esta conspiración es prevenir la difusión de pánico y la desestabilización social. En la mitad de los años 90, el promotor Ray Santilli vendió a Fox Network una supuesta película de un típico alien gris que sufrió una autopsia en manos de médicos militares. La película de la autopsia alienígena, como llegó a ser conocida, era evidencia a muchos crédulos de que aliens, Roswell, discos voladores y la conspiración del gobierno eran todos verdad.

Hoy, una búsqueda casual en internet puede hacer cientos de fotografías e incluso vídeos de objetos voladores no identificados, ofrecidos por crédulos como evidencia de discos voladores. Hay acusaciones constantes de documentos secretos refiriéndose al conocimiento de gobierno de los aliens (como los documentos MJ12), bases ocultas abriendo discos voladores capturados (como el Hangar 18 y luego el Área 51), abducciones en marcha que involucran un programa secreto de procreación alienígena y avistamientos incontables de ovnis. El disco volador y el pequeño alien gris son iconos de nuestra cultura, tan bien reconocidos como el Mickey Mouse o el edificio Empire State.

Independiente de lo que pensemos todo esto, hay claramente algo que pasa, algo que requiere una explicación.

La Hipótesis Extraterrestre

Los crédulos que aceptan la idea de los aliens son adeptos de lo que se conoce como la hipótesis extraterrestre (HET). Simplemente dicha, la HET dice que hay aliens reales visitando la Tierra. La evidencia sugiere que estos aliens tendrían alrededor de 1 metro de altura, serían grises en apariencia, con nariz, boca y orejas pequeñas, y ojos ovales negros muy grandes. Algunos relatos también indican que hay aliens grises (grays) mucho más altos que parecen ser los líderes de sus contrapartes más bajas. Estos aliens viajan principalmente en naves en forma de disco, aunque otras descripciones se han dado también. Por lo menos uno, y quizás más, los discos se han accidentado y han sido recuperados por nuestro gobierno.

Como evidencia para HET, los adeptos citan los muchos millones de testimonios de testigos oculares de objetos voladores que parecen desafiar explicación ordinaria. Muchas personas informan ver luces que viajan a velocidades y ejecutando maniobras imposibles a una aeronave convencional. Todavía, hay muchos individuos que cuentan, la mayoría bajo hipnosis, que fueron abducidos por aliens que realizaron exámenes indecibles. Algunos incluso afirman haber sido fecundados por aliens y haber dado a luz híbridos de aliens-humanos, siendo los hijos híbridos entonces llevados lejos de ellos por los mismos aliens. Bastante atención se da al hecho de que hay mucha semejanza de detalles entre testimonios de testigos oculares diferentes. Algunos proponentes de la HET más racionales admite que no todos los relatos son creíbles, pero aunque la mayoría es descartada, quedan algunos relatos creíbles que demandan a HET como explicación.

Otra fuente importante de evidencia es la evidencia fotográfica y de vídeo. Todo el mundo ha visto imágenes borrosas de objetos en forma de disco, o vídeos de luces brillantes moviéndose por el cielo. El reciente caso de las luces sobre Phoenix es un buen ejemplo. De nuevo, aunque algunas de estas fotografías puedan ser explicadas como artefactos fotográficos, objetos ordinarios mal interpretados y fraudes, todavía quedan algunas que desafían tales explicaciones.

Una reciente adición al fenómeno de abducción es el fenómeno de los implantes alienígenas. Muchos abducidos afirman que se hayan implantado objetos pequeños en ellos por sus captores alienígenas. Estos objetos fueron luego removidos, y en algunos casos se alega que los objetos están hechos de materiales misteriosos.

Sin embargo, los proponentes de HET tienen que confrontar el hecho de que a pesar del vasto número de supuestos avistamientos y contactos extraterrestres, no hay un solo pedazo de evidencia que pruebe innegablemente la HET. No hay ningún artefacto recuperado que sea sin sombra de duda alien, ningún vídeo o incluso fotografía que muestre un objeto que no pueda ser nada más que una astronave y que sobreviva el cuidadoso análisis para descubrir fraudes. En resumen, no hay ninguno en la manga de la HET.

Los proponentes, sin embargo, tienen varias respuestas a este problema. La primera es culpar a los propios aliens. Claramente, los aliens no quieren que sepamos de su existencia, o bien ellos ya habrían aparecido abiertamente para nosotros. Los aliens, por lo tanto, buscan cubrir sus rastros. Así los implantes se disfrazan como pedazos de vidrio o metal, los abducidos son tratados de modo para oscurecer sus memorias y las naves nunca vuelan por ahí tiempo suficiente para permitir una fotografía o vídeo claros.

Los aliens también tendrían ayuda de los gobiernos en todo el mundo en la tarea de borrar rastros, gobiernos que tampoco quieren que el conocimiento de aliens sea difundido. Los gobiernos mundiales, especialmente los EE.UU., envían agentes especiales para recoger y ocultar cualquier pista de aliens cada vez que se encuentren. Así, hay una gran cantidad de buena evidencia, pero están todas en manos de agentes del gobierno cuyo trabajo es justamente ocultarlas del público. Estos agentes especiales son llamados por algunos de “Hombres de Negro”, supuestamente porque se visten todos en ropa negra para quedar incógnitos.

También hay informes de helicópteros o coches negros en asociación con avistamientos de ovnis, aparentemente, los vehículos de los Hombres de Negro. Frente a los propios aliens ya los gobiernos poderosos del mundo con sus agencias secretas, no sería sorprendente que los investigadores diligentes no puedan adquirir la evidencia decisiva necesaria para apoyar la HET.

Los adeptos, sin embargo, todavía proponen que la HET es la mejor explicación para el Fenómeno Ovni. Usted puede no puede probar la HET, ellos afirman, pero usted puede deducir de toda la evidencia disponible. La única alternativa, se argumenta, es negar la HET frente a millones de individuos que tuvieron algún tipo de experiencia con aliens o discos voladores. ¿Cómo tantas personas pueden estar equivocadas?

La Hipótesis Psicosocial

A pesar del tamaño del fenómeno ovni y la abundante cantidad de evidencia ofrecida por los proponentes de HET, las comunidades científica y escéptica permanecen, digamos, escépticas. Todo argumento fue refutado, todo pedazo de evidencia se mostró inconcluso, y todas las alegaciones desenmascaradas. Aunque hay un gran volumen de evidencia, es toda de baja calidad e insuficiente para establecer la HET definitivamente.

Así, la posición escéptica es que la HET es rechazada en el momento debido a la insuficiencia de evidencia. Entre el público en general, sin embargo, la respuesta a esta posición casi siempre es la misma: “Entonces, ¿cómo usted explica todos los testigos oculares, todos los abducidos, todas las fotografías, todas las mentiras del gobierno, etc.?”

En realidad, hay una respuesta a estas preguntas, pero implica una explicación separada para cada componente de HET. Alguien no bien versado en filosofía escéptica y los diversos mecanismos de auto-engaño pueden quedar con la impresión de que los escépticos sobre ovnis encontraría algún problema trivial en cualquier evidencia que se ofreciera en defensa de la HET y que realmente no tienen una explicación propia, sólo un montón de dudas. No creo que esto sea verdad, pero el gigantesco tamaño y complejidad del fenómeno ovni está predestinado a crear esta percepción, y de hecho ha sido un tremendo problema de relaciones públicas a los escépticos sobre ovnis.

La solución es encontrar un modo de formular una posición escéptica en términos de una explicación positiva, una hipótesis alternativa para HET, en lugar de sólo un rechazo de HET. Yo llamé tal hipótesis alternativa de Hipótesis Psicosociales (HPS). La HPS intenta entender y explicar el Fenómeno Ovni como un fenómeno cultural arraigado en la psicología humana, una mitología moderna post-tecnológica. La HPS realmente no es nada nuevo, simplemente es una síntesis de la posición escéptica con un énfasis en explicar el fenómeno ovni, en lugar de sólo negar la HET. La fuerza de la HPS es que ella mira a todo el fenómeno ovni como él evolucionó históricamente, no sólo en su forma actual. Adoptar tal visión histórica es muy instructivo, porque observar cómo el fenómeno ovni cambió provee pistas sobre por qué él cambió, e incluso de por qué comenzó para el comienzo de la conversación.

De acuerdo con HPS, la creencia en ovnis como un fenómeno real se desarrolló de una fascinación preexistente con el concepto de vuelo espacial y alienígenas. Era en realidad esperado que tal mitología emergería en el rastro del amanecer del vuelo espacial humano, en un telón de fondo cultural barrido por historias de ficción científica con aliens espaciales y astronaves voladoras.

El fenómeno ovni evolucionó entonces como cualquier narrativa cultural evolucionaría. El villano en esta historia son los gobiernos y los agentes del gobierno que vienen luchando para mantener la verdad sobre aliens escondida. Los héroes son los creyentes en ovnis, luchando para exponer esta verdad a un público en gran parte engañado. Los propios aliens evolucionaron con el paso del tiempo, comenzando primero como simples humanos brillantes, una visión un poco rústica y casi infantil por patrones posteriores, evolucionando hacia el patrón típico de alien gris (grey).

Aliens representan tanto nuestras mayores esperanzas como nuestros mayores miedos, como los iconos mitológicos normalmente representan. A veces ellos están aquí para salvar a la humanidad, usualmente ofreciendo consejos simplistas sobre la amenaza de holocausto nuclear o irresponsabilidad ambiental. Otras veces, ellos son fríos y siniestros, ejecutando experimentos invasivos escalofriantes para sus propios propósitos oscuros y misteriosos.

El apoyo a la creencia en aliens es acumulado por los creyentes de cada fuente ambigua e incierta posible, sin un solo pedazo de evidencia fuerte innegable. Las advertencias son generalmente de puntos de luz, o de objetos inusuales pero apenas no identificables. Las fotografías son ambiguas o borrosas. Los testimonios también se manchan por detalles confusos, o circunstancias comprometedoras, como despertar del sueño. O el testimonio es “recuperado” durante la hipnosis, que es mucho más probable que fabrique falsos recuerdos que revele memorias verdaderas pero escondidas. Algunos testimonios son coherentes, pero nunca sustanciados por evidencia corroboradora, o se descubre posteriormente en ser fraudulentos. Los implantes nunca se demuestran como reales dispositivos alienígenas. Los hombres de negro permanecen tan surrealistas como nunca.

Para resumir, hay una tremenda cantidad de ruido, eventos fortuitos y estímulos en el mundo, y los creyentes en ovnis minan este ruido en busca de cualquier anomalía que pueda ser interpretada como un fenómeno alienígena. La fe, la HPS argumenta, comanda el Fenómeno Ovni, no alienígenas.

Sumado a esto están los fraudes ocasionales. Individuos buscando sus 15 minutos de fama o por alguna razón psicológica compleja, deciden construir fraudes elaborados de aliens espaciales. El caso más célebre es el de Billy Meier, un granjero suizo que perpetró un fraude por muchos años de contactos repetidos con alienígenas. Él mostró como evidencia un vídeo de un disco clásico volando que se está balanceando claramente como un péndulo en un hilo. También afirma haber sido llevado al futuro por sus anfitriones aliens, y mostró una foto como prueba, sin embargo, la foto se mostró un dibujo sacado de una revista de ciencia ficción.

HET frente a HPS

¿Cómo podemos decir qué hipótesis está más cerca de la verdad, la HET o la HPS? Bueno, un criterio importante de cualquier hipótesis científica es que ella hace predicciones que se pueden probar. ¿Qué predicciones, entonces, hacen las dos hipótesis, y cómo salen las predicciones cuando son probadas? Podemos crear, usando principalmente el sentido común, una lista de características que un fenómeno psicosocial debe tener, y compararla con una lista de características que un genuino fenómeno alien debería tener, y luego comparar cada lista al fenómeno ovni para ver qué hipótesis se ajusta mejor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.