Seis hechos sobre la ufología

Seis hechos sobre la ufología

11 de julio de 2007

Kentaro Mori

Hecho 1

El primer avistamiento moderno de un “disco volador” no fue de un disco volador.

splash24“El 24 de junio de 1947, Kenneth Arnold sorprendió al mundo al relatar nueve objetos volando sobre el Monte Rainier en la increíble velocidad de 2,000 km/h. Fue un increíble misterio y tanta sensación que llegó a las primeras páginas por toda la nación americana. Pronto todos estaban buscando esas nuevas aeronaves que de acuerdo con los periódicos eran en forma de disco. En semanas cientos de relatos de estos platillos voladores surgieron por toda la nación. Mientras las personas presumiblemente pensaban que estaban viendo las mismas cosas que Kenneth Arnold vio, había una enorme ironía que nadie en la época percibió.

Kenneth Arnold no relató haber visto discos voladores.

En un recuerdo del incidente para el Primer Congreso Ovni Internacional en 1977 Arnold reveló que el término disco volador surgió a causa de un “gran malentendido” por parte del reportero que escribió la historia para United Press. Bill Bequette le preguntó cómo volaban los objetos y Arnold respondió que “Bien, volaban erráticamente, como un disco si usted lo lanza por el agua”. La intención de la metáfora era describir el movimiento de los objetos, no su forma. Arnold declaró que los objetos “no eran circulares”.

El error de Bequette puede no ser la refutación definitiva de la teoría extraterrestre para todos. Pero él realmente deja a sus defensores con una gigantesca paradoja: ¿Por qué los extraterrestres rediseñan sus naves para estar de acuerdo con el error de Bequette?

Del artículo de Martin Kottmeyer, “Redondamente Errados“. Sesenta años después, ufólogos que defienden una realidad física literal a los discos voladores todavía necesitan lidiar con la fantabulosa coincidencia de que las naves espaciales extraterrestres no tienen la forma de los objetos que Kenneth Arnold vio, sino la forma que el periodista Bill Bequette reportó erróneamente a los periódicos por el mundo.

Hecho 2

El término “UFO” fue creado por militares norteamericanos.

“UFO es el término oficial que he creado para sustituir las palabras ‘discos voladores’, escribió el capitán Edward Ruppelt, jefe del proyecto Libro Azul de la Fuerza Aérea Americana, [“The Report on Unidentified Flying Objects“, 1956, cap.1]. “Por algún tiempo después del avistamiento de Arnold, el término ‘disco volador’ fue usado para describir todos los objetos discóides vistos volando por los cielos a velocidades fantásticas. Poco después, relatos de objetos diferentes de discos también surgieron, y estos también fueron llamados discos voladores. Hoy las palabras se aplican popularmente a cualquier cosa vista en el cielo que no pueda ser identificada como un objeto común. … Obviamente, el término ‘disco volador’ es inapropiado cuando se aplica a objetos de toda forma y rendimiento concebible. Por esta razón los militares prefieren el nombre más general, aunque menos divertido: objetos voladores no identificados Ovni”.

De hecho, fueron los militares a introducir el uso del término, que luego fue adoptado por civiles que entonces pasarían a criticar a los mismos militares, y con el tiempo, a acusarlos de una gran conspiración universal. Sería la mayor ironía de la ufología no fuera el primer hecho mencionado arriba de que Arnold no vio discos voladores.

Hecho 3

No se conmemora el aniversario del “caso Roswell” en una fecha exacta porque no se sabe la fecha exacta en que algo cayó. También no se sabe con certeza dónde o cómo.

“La primera gran dificultad en el caso que tenemos es la fecha del incidente. Ni siquiera los diversos investigadores consiguen acordar en cuanto a este simple aspecto. Stanton Friedman basado en el relato de la familia Wilmot indica la fecha de la caída como el 2 de julio, por su parte, Kevin Randle basado en el relato de las monjas franciscanas, apunta la caída para el 4 de julio. Finalmente los controvertidos documentos MJ12 apuntan a la fecha de la operación de recuperación para el 7 de julio, afirmando que el ovni cayó una semana antes. Por último Mac Brazel afirmó que había descubierto los restos el 14 de junio, casi tres semanas antes. Por otro lado el mensaje de la Fuerza Aérea refiere el día de la recuperación como el 7 de julio.

Otro aspecto es el del número de ovnis involucrados y el lugar de la caída o caídas. De acuerdo con el investigador Stanton Friedman, cayeron en Roswell dos ovnis que chocaron entre sí, para Kevin Randle sólo uno cayó debido a un relámpago. Los documentos MJ12 hablan de un ovni pero no avanzan con explicaciones. En cuanto al lugar, de acuerdo con Friedman el ovni cayó a dos millas y media al este-sureste del Rancho Foster. De acuerdo con la última versión de Ragsdale, el ovni cayó a más de ochenta kms oeste-noroeste de Roswell, cerca de la ciudad de Arabella. Lugar que es apoyado por el internacional Roswell Museum fundado por Glenn Dennis y Walter Haut. En realidad el museo intentó comprar el primer lugar identificado por Ragsdale para poder cobrar entradas por las visitas, pero no habiendo conseguido optaron por desplazar el local a un terreno público que comprar, recibiendo Ragsdale el 25% de las ganancias que pasó a los nietos, ya que le habían diagnosticado un cáncer terminal. Por último, los documentos MJ12 aseguran que el local era a 75 millas al norte de Roswell.

Otro problema es el número de cadáveres señalado y sus descripciones. Por un lado la enfermera “contó” a Glenn Dennis que “vio” tres cadáveres muertos, el sargento Melvin Brown vio entre tres a cuatro cadáveres y Frank Kaufmann cinco. La primera tal como Ragsdale describe los cadáveres como negros o grises oscuros, grandes ojos negros y de intenso olor, el sargento como teniendo una piel de textura reptil amarillo-anaranjado y Frank Kaufmann, semejantes a humanos, sin ojos negros y de color de oliva. Ninguno de ellos se refirió al olor. Por otro lado de acuerdo con Frank Kaufmann el ovni y los cuerpos fueron pronto recuperados, lo que entra en contradicción con el testimonio de Glenn Dennis que afirmó que le preguntaron sobre modos de preservación de cuerpos expuestos al Sol ya los elementos durante días, así como el olor.

En otro punto donde hay discordia es en lo que se refiere a las descripciones del ovni. Los Wilmot describieron como dos platos pegados uno en el otro, Jim Ragsdale en forma de disco y con pequeñas alas y finalmente Frank Kaufmann como triangular.

Del artículo de Nuno Silveira, Roswell: Avaliando o mito.

Hecho 4

Prácticamente todos los aspectos relatados en la ufología soportan cambios significativos a lo largo de seis décadas.

Si el fenómeno ovni fuera resultado del contacto con seres extraterrestres, se esperaría alguna coherencia no sólo entre relatos esparcidos alrededor del mundo, como entre aquellos hechos a lo largo de los años. Aunque algunos ufólogos defiendan que tal coherencia exista, la situación difícilmente podría estar más lejos de la realidad. En 1947 en los Estados Unidos, la mayor parte de los “discos voladores” reportados tenían menos de treinta centímetros de tamaño. Eran literalmente platos voladores (“flying saucers”). Con el tiempo el tamaño reportado de ovnis fue gradualmente creciendo, y actualmente relatos de objetos kilométricos no son inusuales – algunos tendrían el tamaño de la Luna. La forma, velocidad, movimiento, horario de avistamiento, formación, incluso formas de propulsión relatadas también sufrieron grandes transformaciones. Hoy no es muy común oír hablar de discos movidos a hélice. Esta variación no se limita a los ovnis. El siguiente diagrama fue compilado por Joe Nickell y es sólo una pequeña muestra de la enorme disparidad de la apariencia reportada de extraterrestres a lo largo de los años.

El patrón “Grey” popularizado en las últimas décadas, y hoy casi omnipresente, ha tardado más de tres décadas en fijarse en el imaginario popular. Los extraterrestres descritos por la pareja Hill en la década de 1960, por ejemplo, aunque encuadrados como “grey” por ufólogos, no tenían ojos completamente negros e incluso incluían alienígenas con enormes narices.

Hecho 5

La hipótesis de que los ovnis son naves espaciales extraterrestres no es la única hipótesis explotada en la ufología.

“El fenómeno ovni sigue siendo una vasta y controvertida parte de la cultura moderna. Sin prueba definitiva sobre la causa del fenómeno, nos obligan a deducir la mejor explicación. Cuando la totalidad del fenómeno y toda la evidencia se considera, creo que la hipótesis psicosocial emerge como la mejor explicación hasta la fecha presente. La hipótesis extraterrestre, aunque atractiva para muchos, permanece sin apoyo confiable. La hipótesis psicosocial también permite a los escépticos sobre ovnis lidiar con el tema como un fenómeno verdadero que merece una explicación seria. La evidencia apunta a un complejo fenómeno que combina mitología moderna, narrativa literaria, cultura popular y psicología humana”.

Del artículo de Steven Novella, OVNIs: A Hipótese Psicossocial.

Hecho 6

Los extraterrestres no sólo deberían existir, ellos deberían estar visitándonos.

La ufología puede no contener elementos que indiquen la existencia e interacción con civilizaciones extraterrestres, pero lejos de ser algo confortante a la luz de la ciencia, tal constatación debería ser tantalizante. El universo tiene más de una decena de miles de millones de años, y sólo nuestra galaxia cuenta con más de 200 mil millones de estrellas, muchas de las cuales, hoy sabemos, tienen sistemas planetarios. Incluso sin violar ninguna ley física conocida hoy, viajando a una décima de la velocidad de la luz y con tecnología no mucho más avanzada que la actual, se estima que sería posible colonizar toda la Galaxia en menos de 100 millones de años. Una sola civilización en cualquier punto de nuestra Galaxia con tecnología ligeramente superior a la nuestra podría colonizarla por completo en una fracción del tiempo en que la vida habita nuestro planeta.

Seguramente, hay mucho que no sabemos, y tales estimaciones pueden derivarse simplemente de nuestra propia ignorancia. Sin embargo, el punto aquí es justamente subrayar que nuestro conocimiento científico presente sugiere fuertemente que extraterrestres no sólo deberían existir, sino que deberían estar visitándonos. Que esto no esté ocurriendo es una paradoja en sí misma, formulado inicialmente por el físico Enrico Fermi tan pronto descubrimientos cosmológicos revelaron detalles cruciales sobre el tamaño y edad de nuestro Universo. Es la paradoja de Fermi.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.