El incidente del ovni de Cash-Landrum

El incidente del ovni de Cash-Landrum

La historia de los ovnis parece desafiar el desmantelamiento debido a las lesiones físicas sufridas por los testigos.

Por Brian Dunning

Podcast de Skeptoid # 652

4 de diciembre de 2018

Muy a menudo, cuando abrimos las páginas de la tradición de los ovnis, encontramos este caso o ese caso que dice ser el que tiene la mejor evidencia. Pero cuando observamos cada uno de estos a su vez en Skeptoid, invariablemente se deshacen cuando la evidencia, examinada más de cerca, resulta ser anecdótica o mal interpretada. A lo largo de todos estos años, se me ha enviado una y otra vez un caso ovni, ya que es uno de los muy pocos que se dice que causó lesiones físicas a múltiples testigos e incluso que desencadenó una demanda multimillonaria contra el gobierno . Sucedió en Texas en 1980 y lleva el nombre de sus dos testigos principales: el incidente ovni de Cash-Landrum.

Dos mujeres, Betty Cash y Vicki Landrum, acompañadas por el nieto de 6 años de Landrum, Colby, conducían a lo largo de la extensión plana de Texas cerca de Dayton, en un camino solitario a través de densos árboles. Era el 29 de diciembre, alrededor de las 9:00 pm. Al ver una luz muy brillante en el cielo delante de ellos que parecía estar soplando llamas, se detuvieron y salieron a mirar. Describieron un gran objeto en forma de diamante, aproximadamente del tamaño de una torre de agua, que rondaba el nivel de las copas de los árboles, aparentemente modulando su altitud por las llamas. El calor del objeto era intenso, tanto que las llevó de regreso al automóvil. Cash informó que el auto se había calentado tanto que le quemó la mano cuando tocó el techo del auto; Landrum dijo que el tablero de vinilo se suavizó tanto por el calor que su mano dejó una impresión en él.

Pronto, el objeto ascendió y fue abordado por un gran grupo de helicópteros que pronto lo rodearon. Cash y Landrum contaron e informaron de que había 23 o 26. Muchos de ellos eran helicópteros de rotor en tándem, compatibles con el Chinook CH-47 utilizado por los militares de todo el mundo. Los helicópteros y su escolta en forma de diamante pronto se alejaron, y los testigos continuaron su viaje.

Pero es lo que sucedió después lo que hizo famosa la historia. Los testigos parecían haber sufrido una intoxicación aguda por radiación, con síntomas que incluían náuseas, vómitos, diarrea, debilidad general y también quemaduras graves en los brazos y la cara, dondequiera que la piel había sido descubierta y expuesta al objeto. Betty Cash fue hospitalizada durante dos semanas y también tuvo hospitalizaciones de seguimiento. Gran parte de su cabello se cayó, así como algunas de sus uñas. En gran parte, es este grave daño físico a los testigos lo que ha asegurado el lugar del incidente Cash-Landrum en ufología.

Comenzando con un episodio de That’s Incredible! en 1981, Cash y/o Landrum aparecieron en al menos media docena de programas de televisión, y su historia se ha promocionado en programas más recientes, como Unsolved Mysteries y Sightings.

Finalmente, Cash y Landrum iniciaron una demanda de $ 20 millones contra el gobierno federal, reclamando daños y perjuicios en una operación militar. Estuvo en los tribunales durante años, pero finalmente fue desestimado. Los demandantes no habían podido proporcionar pruebas de que helicópteros pertenecientes al ejército de los EE. UU. estuvieran allí esa noche, o de que el ejército de los Estados Unidos tuviera algún vehículo aéreo grande en forma de diamante.

La mayor parte de lo que se sabe sobre esta historia se debe a los esfuerzos de John Schuessler, un ingeniero que trabajó para un contratista en el Centro Espacial Johnson de la NASA, y que también fue miembro de MUFON (la Red Mutua de Ovnis) y un creyente de toda la vida en la visita de extraterrestres. Después del incidente, Vickie Landrum había hecho varias llamadas telefónicas a varias agencias militares y gubernamentales, y cuando intentó con la NASA, la entregaron a su entusiasta residente de ovnis, conocido por su interés personal en tales cosas. Schuessler tomó su caso, encabezó la investigación y recopiló todo lo que él mismo publicó en su libro de 1998, The Cash-Landrum UFO Incident.

El tratamiento típico que he escuchado sobre este evento es que no se puede discutir con las lesiones físicas, por lo que algo real debe haber sucedido esa noche. Bien quizás. Pero no olvidemos la primera pregunta que deberíamos hacernos: ¿sucedió la historia tal como se informó? No necesariamente sabemos que estas personas recibieron alguna lesión. Hay fotos de Cash con su cabello caído, pero ¿cómo sabemos que fue causado por este evento? Los problemas de salud informados no son una consecuencia conocida de estar cerca de las aeronaves, y todo el asunto con el ovni en llamas y con forma de diamante es, por lo menos, desconocido, y no es algo que tengamos suficiente experiencia como para proclamar “Oh, sí, esos hacen que tu cabello se caiga”. Así que voy a elegir ser escéptico y abrir mi mente a la posibilidad de que la versión de la cultura pop no esté por encima de la cuestión.

Comencemos con estas supuestas lesiones. Primero, es importante tener en cuenta que inicialmente, solo Cash informó los efectos graves; los síntomas reportados de Landrum se limitaron a quemaduras solares e irritación ocular, y lo mismo con su nieto. Cuando Cash ingresó en el hospital cuatro días después del incidente, tenía la cara hinchada y quemada por el sol, estaba perdiendo cabello y le dolía la cabeza. El libro de Schuessler incluye muchas notas de los médicos, que indican que básicamente no encontraron nada malo en ella. La quemadura solar y la hinchazón asociada pronto desaparecieron junto con el dolor de cabeza, y cuando se retiró dos semanas después, la única condición restante era parches de calvicie en su cabeza. Las notas de los médicos coincidieron en que tenía alopecia areata, confirmada por una biopsia de piel y un examen microscópico de los folículos. La alopecia areata es una enfermedad autoinmune que hace que se caigan parches de su cabello. Puede ser temporal o permanente, puede ser parcial o total, y generalmente más en un lado del cuero cabelludo que en el otro. Como esta fue la conclusión de varios médicos que la examinaron y probaron, es probable que podamos poner esa parte de la historia a descansar. Su pérdida de cabello tenía una explicación médica prosaica no relacionada con el ovni.

Cash también había tenido una cirugía cardíaca antes y sufrió un ataque cardíaco unos años más tarde. Ella también desarrolló cáncer de mama y le extirparon ambos senos. Si bien Schuessler concluyó que el ovni causó todo esto y su eventual muerte por insuficiencia cardíaca, también debemos tener en cuenta que estas son las principales causas de mortalidad natural y, dada su historia, probablemente habrían sido su causa de muerte independientemente de su experiencia ovni.

Landrum solo vio a un optometrista por su irritación ocular reportada, quien notó que parecía estar desarrollando una catarata en un ojo. No se encontraron heridas, por lo que sabemos. Aproximadamente ocho meses después, la historia de Landrum cambió, y ella también afirmó haber perdido el pelo y varias uñas, pero nunca buscó tratamiento para esto, nunca lo mencionó antes, y ninguna fotografía o registro médico lo respaldó.

Sabemos que el envenenamiento agudo por radiación no estuvo involucrado, como afirman generalmente los defensores de los ovnis. Lo sabemos porque los médicos están de acuerdo por unanimidad en que si los síntomas notificados hubieran sido causados por la radiación, habría sido necesaria una dosis fatal y los tres estarían muertos. Pero todos vivieron vidas normales, por lo que sabemos que la causa de los síntomas informados no fue la radiación.

La quemadura de sol es interesante, pero también sospechosa. La única evidencia fotográfica de esto se mostró en el episodio de abril de 1981 de That’s Incredible! donde contaron su historia. Gary Posner, un médico escéptico, describió lo que vio en un correo electrónico al autor Robert Sheaffer:

Los brazos de Betty [mostraron] erupciones discretas, redondas, del tipo de quemadura solar, que inmediatamente me hicieron sospechar que las había creado al cubrirse los brazos con una prenda que contenía recortes circulares y luego exponerse a la luz del sol (o una lámpara solar).

No se mencionaron estas quemaduras solares circulares en las notas de los médicos del hospital que Schuessler incluyó en su libro, ni ninguna mención de su quemadura solar excepto la hinchazón en su rostro. También sabemos que Schuessler seleccionó cuidadosamente qué incluir en el libro y qué no. Cuando comenzó su investigación y habló con otros miembros de la comunidad entusiasta ovni, recibió una oferta del Dr. Peter Rank, un radiólogo y miembro de un grupo llamado Fund for UFO Research, para examinar los registros médicos de Cash y dar su opinión médica. Lo hizo, y en una carta a Schuessler, concluyó:

Creo que es importante asegurarle a Betty que, en base a la información médica que me ha proporcionado, no hay signos de lesiones graves hasta la fecha. También puede asegurarle a Vicki que su catarata probablemente fue una condición preexistente y no necesariamente relacionada con su incidente.

Schuessler incluyó la mayor parte de la carta escrita por el Dr. Rank en su libro, pero no este importante párrafo final que afirma que ninguna de las mujeres sufrió lesiones significativas como resultado del presunto incidente. Interpreto esta omisión como una selección de pruebas: a lo largo de su libro, Schuessler incluyó los fragmentos de informes que apoyaban su tesis de que helicópteros militares escoltaron a un ovni peligroso a través de los cielos esa noche, e ignoró los detalles de informes que no lo respaldaban. Si los doctores dijeron algo sobre las extrañas manchas circulares de quemaduras solares de Cash, Schuessler lo enterró.

Uno se pregunta si las mujeres estaban tratando de proporcionar evidencia de que habían sido dañadas por el ovni, y de que tal vez hayan recordado Encuentros Cercanos del Tercer Tipo, la película que había aparecido unos años antes, en la que se describía la quemadura solar como la evidencia principal de presenciar un ovni.

Algunos autores han concluido que las mujeres falsificaron su experiencia en busca de ganancias financieras, como lo demuestra su demanda de $ 20 millones. Esto no es irrazonable, y hubo algunas señales de alerta en la transcripción de su entrevista en Bergstrom AFB, llevada a cabo algunos meses más tarde como precursora de la presentación de su demanda. Estaban allí para establecer que los helicópteros de la Fuerza Aérea estaban involucrados. Aunque el incidente ocurrió mucho después de oscurecer y poco del cielo era visible sobre la carretera bordeada de árboles, Cash insistió en que estos helicópteros de doble rotor decían United States Air Force en el costado -con todas sus letras, no abreviado. El entrevistador, el Capitán John Camp de la USAF, fue muy cuidadoso y específico al respecto, y las mujeres fueron muy claras.

Aquí está el problema. En 1980, la Fuerza Aérea de los Estados Unidos no tenía ningún helicóptero de doble rotor. Había otros operadores en Texas que sí tenían, la Guardia Nacional Aérea y el Ejército de los EE. UU., pero Cash y Landrum estaban seguras en que estos decían Air Force. Los helicópteros regulares de la Fuerza Aérea solo tenían las palabras deletreadas en letras pequeñas y negras, que no hay forma de que las mujeres pudieran ver desde muy lejos en la oscuridad. Lo único que podrían haber podido ver fueron las conocidas insignias militares de US con una estrella en un círculo con barras. Una vez, cuando el Capitán Camp le pidió a Landrum que dibujara en un papel firmado exactamente cómo aparecían las palabras, el nieto de 7 años de edad, Colby, lo interrumpía y le decía “[¿te refieres al helicóptero] que aterrizó en Dayton?” y Landrum inmediatamente lo hacía callar. Claramente, estaban mintiendo acerca de su descripción de los helicópteros, en un torpe intento de ganar un acuerdo financiero.

¿En cuanto a las llamas del ovni en forma de diamante que forman el corazón de esta historia? No voy a intentar identificar lo que pudo haber sido; primero porque no estoy en posición de tener ninguna pista, y segundo porque su propia existencia proviene de una anécdota inverosímil única. Otros autores han propuesto un objeto celeste, una luz de aterrizaje de un avión, un globo aerostático, todas las cosas que sabemos que provocaron informes de ovnis y que han engañado a personas inteligentes para que piensen que estaban viendo algo extraordinario, muchas veces, y es muy posible que los tres testigos vieran algo así.

La otra cosa que no voy a hacer es llamar “engaño” en este caso, porque eso implica un engaño calculado. Es probable que hayan visto algo esa noche; Probablemente no sea nada extraordinario, pero algo que ellas personalmente no entendieron, y si hay algo que hemos aprendido de más de una década de episodios de Skeptoid es que las personas, de manera honesta y frecuente, malinterpretan las cosas y confunden la correlación con la causalidad. Sucede todos los días. En mi experiencia, es completamente plausible que Cash y Landrum, errónea, pero honestamente, culparon por sus problemas de salud a todo lo que vieron; e incluso empujaron la verdad un poco tratando de que la Fuerza Aérea pagara por ello. Cuando crees en tu corazón que la Fuerza Aérea hizo algo malo que te hizo daño, no necesariamente sientes que es incorrecto exagerar la evidencia -como ver las palabras Fuerza Aérea en el costado de los helicópteros, agregando síntomas a personas que no los tenían, incluso falsificando manchas de quemaduras solares en su brazo- siempre y cuando persiga lo que usted cree que es un acuerdo justo.

Y así tenemos otro capítulo típico en la tradición de la ovniología: un evento humano ordinario, retorcido y amplificado por un verdadero autor creyente que partió de su conclusión preferida y trabajó al revés para persuadir al público, y creó una leyenda.

Cite este artículo:

Dunning, B. “The Cash-Landrum UFO Incident.” Skeptoid Podcast. Skeptoid Media, 4 Dec 2018. Web. 31 Mar 2019. http://skeptoid.com/episodes/4652

Referencias y lecturas adicionales

Gordon, C. “Two women share terror of mysterious encounter.” The Conroe Courier. 22 Feb. 1981, Newspaper.

Klass, P. “Betty Cash Dies 18 Years After Cash-Landrum UFO Incident.” The Skeptics UFO Newsletter. Committee for Skeptical Inquiry, 1 Mar. 1999. Web. 29 Nov. 2018. https://www.csicop.org/specialarticles/show/klass_files_volume_56

Klotz, J. “Transcript of Bergstrom AFB Interview of Betty Cash, Vickie & Colby Landrum.” The Cash-Landrum UFO Case Document Collection. Blue Blurry Lines, 4 Jun. 1996. Web. 29 Nov. 2018. http://www.cufon.org/cufon/cashlani.htm

Rank, P. “Personal correspondence to John Schuessler.” The Cash-Landrum UFO Case Document Collection. Blue Blurry Lines, 29 Apr. 1981. Web. 29 Nov. 2018. https://app.box.com/s/zvelar3gubgiee5zwgi3

Schuessler, J. The Cash-Landrum UFO Incident. La Porte: Geo Graphics Printing, 1998.

Sheaffer, R. “Between a Beer Joint and Some kind of Highway Warning Sign: the “Classic” Cash-Landrum Case Unravels.” Bad UFOs: Skepticism, UFOs, and The Universe. Robert Sheaffer, 13 Nov. 2013. Web. 29 Nov. 2018. https://badufos.blogspot.com/2013/11/between-beer-joint-and-some-kind-of.html

https://skeptoid.com/episodes/4652

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.