El Magnesio de Ubatuba

El Magnesio de Ubatuba

31 de enero de 2002

Por John Harney, original en Magonia

Ubatuba-SamplesTome un fragmento de metal, preferiblemente una muestra no muy común, y juegue en el mundo ovni, acompañado por una historia alegando que es un pedazo de un disco volador. Entonces siéntese y espere los resultados. O sólo proveerá, por poco tiempo, material para sostener las fantasías de algunos de los más crédulos ufólogos o, con un poco de suerte, llamará la atención más seria.

Sin duda la controversia más fuerte y prolongada relativa a supuestos fragmentos de discos voladores comenzó en Río de Janeiro, en 1957.

En pocas palabras – como la historia fue contada en otro lugar lejos[1] – la evidencia salió a la luz cuando el columnista de Río, Ibrahim Sued, se informó en el diario O Globo que había recibido una carta misteriosa. El corresponsal anónimo escribió que él y algunos amigos vieron un disco volador que explotó en llamas sobre una playa cerca de Ubatuba, São Paulo. Él se desintegró en miles de fragmentos ígneos que cayeron al mar. Algunos cayeron cerca de la costa y fueron recogidos por los testigos. Algunos de estos fragmentos fueron enviados a Sued con la carta. Esta historia llamó la atención del renombrado investigador de ovnis, el fallecido Dr Olavo T. Fontes.

Fontes obtuvo estas muestras y las sometió al Laboratorio de Producción Mineral, un departamento del Ministerio de Agricultura brasileño. El material fue sometido a un análisis espectrográfico y el informe sólo indicó que mostraba la presencia de magnesio (Mg) a un grado alto de pureza y ausencia de cualquier otro elemento metálico. El Dr Fontes no estaba satisfecho con este informe e intentó obtener un análisis más detallado. Una segunda prueba espectrográfica confirmó el primer resultado. Otras muestras fueron posteriormente analizadas usando técnicas más refinadas. Finalmente, después de estudiar los informes de los análisis y datos técnicos pertinentes en los métodos industriales usados para refinar el magnesio, Fontes llegó a la conclusión de que el magnesio era de un grado superior de pureza que no podía ser obtenido por cualquier proceso de refinado conocido en aquella época. En su informe, publicado internacionalmente por Coral Lorenzen, partió para especular sobre discos voladores hechos de magnesio.

El argumento usado por Fontes y repetido por otros partidarios de la ETH era que como el magnesio era más puro que cualquiera que podría ser fabricado en la Tierra, debería haber sido producido por una civilización superior en algún otro planeta.

Los miembros del Colorado Project, en su búsqueda por evidencia física que podría tender a apoyar a ETH, obtuvieron muestras de los fragmentos de magnesio de Ubatuba y los enviaron a análisis por el Departamento de Laboratorio Nacional. El método elegido era el conocido como análisis de activación de neutrones. Para comparación, una muestra triplemente sublimada de magnesio fue adquirida de la Chemical Dow Company. La muestra era similar a las muestras que la compañía había suministrado por encargo durante al menos 25 años.

Se descubrió que ambas muestras contenían proporciones muy pequeñas de impurezas, pero el patrón de impurezas era diferente. El magnesio de Ubatuba contenía aproximadamente 500 p.p.m. (partes por millón) de cinc, contra 5 en la muestra de Dow, y 500 p.p.m. de estroncio que no fue hallado en la muestra de Dow. Sin embargo, de acuerdo con el Informe Condon, los registros del Laboratorio Metalúrgico de Dow fueron revisados y revelaron que la compañía había hecho grupos experimentales de magnesio que contenían varias proporciones de estroncio. En 1940 había producido un grupo de 700 gm de magnesio que contenía nominalmente la misma concentración de estroncio que fue observada en la muestra de Ubatuba. La conclusión del Proyecto era que no había nada extraño o sobrenatural en la composición del fragmento de Ubatuba y que no había ninguna razón para suponer así que eran de origen extraterrestre[2].

Un científico que discrepó con los hallazgos del Proyecto fue el Dr David R. Saunders, que fue excluido del Proyecto por el Dr. Condon por incompetencia, en el rastro del famoso incidente del memorando Low. Saunders dedicó un capítulo a las muestras de Ubatuba en su libro sobre el Comité Condon[3]. En él discute que la significación del magnesio de Ubatuba reside en las impurezas que él no contiene. Saunders escribió:

Si el fragmento fuera magnesio terrestre ultrapuro, deberíamos esperar encontrar una de cuatro condiciones.

Sin embargo, una muestra que contiene 500 p.p.m. de cinc y estroncio difícilmente puede ser descrita como ultrapura cuando se compara con la muestra de Dow que contenía no más de 5 p.p.m. de cualquiera de las 8 impurezas enumeradas en la tabla de comparación de las muestras en el informe Condon. Saunders no menciona la muestra de Dow. Saunders continúa:

– Si la muestra fuera una aleación de magnesio, podría haber contenido aluminio o cobre o ambos. No había aluminio y sólo trazas de cobre.

De acuerdo con el Informe Condon, ningún aluminio fue hallado en la muestra de Dow, que aún contenía sólo 0.4 ppm de cobre contra 3.3 en el magnesio de Ubatuba.

-Si alguien hubiera hecho un esfuerzo serio para purificar la muestra, el elemento más difícil de eliminar habría sido calcio. No había ninguno.

-Si alguien hubiera hecho un trabajo singularmente bueno en remover el calcio, habría hecho ciertamente el uso de un recipiente de cuarzo. Esto habría introducido cantidades pequeñas de silicio en la muestra. Las pruebas del FBI mostraron que ningún silicio estaba presente.

No se mencionan calcio y silicio en el Informe Condon sobre el análisis.

-Si alguien hubiera usado las mejores técnicas disponibles purificar el magnesio en 1968, habría empleado sublimación repetida del metal bajo un vacío muy alto. Una bomba de vapor de mercurio sería necesaria para producir este vacío, resultando en contaminación de mercurio del producto. No había ningún mercurio en la muestra de Ubatuba.

De acuerdo con el Informe Condón, nada de mercurio fue descubierto en el magnesio de Ubatuba, pero 2.6 p.p.m. fueron descubiertos en la muestra de Dow. Roy Craig, el autor de esta sección del Informe Condon, no hace ningún comentario sobre la ausencia de mercurio de la muestra de Ubatuba, presumiblemente él y sus asesores no lo consideraron como de gran significación.

Saunders deduce de sus argumentos, particularmente sobre la ausencia de mercurio, que se puede decir que la muestra es 100 por ciento pura, ya no hay nada en ella por accidente. Sin embargo, aparte de la ausencia de aluminio y mercurio, la muestra de Ubatuba tiene mayores proporciones de cada una de las otras seis impurezas enumeradas en el Informe Condon en comparación con la muestra de Dow.

El lego puede ser perdonado tal vez por suponer que, como la muestra de Ubatuba poseía cantidades mayores de impurezas que la muestra de Dow, entonces debe haber sido fabricada por alguna otra compañía química, por un proceso diferente.

Aparte de las discusiones técnicas relativas a la composición de las muestras de magnesio, el caso de Ubatuba fue mantenido vivo durante los años por medio de suposiciones no comprobadas sobre su origen. Por ejemplo, los Lorenzens escriben[4]:

Que el material no es 100% magnesio puro no disminuye el impacto del caso, ya que todavía tenemos que explicar cómo ese magnesio llegó a un área de playa remota en ese momento. ¿Qué tipo de máquina era el objeto discóide brillante que estalló?

En realidad, no tenemos que explicar nada de este tipo, ya que no hay evidencia convincente de que las muestras vinieron de un disco volador o de que fueron recogidas de una playa en Ubatuba, o en cualquier otro lugar. Las muestras vinieron a la luz en la oficina de un columnista de la sociedad de Río, donde llegaron por correo. El escritor de la carta que acompaña las muestras y sus otros supuestos testigos del avistamiento ovni nunca fueron localizados.

La conclusión más racional en este caso es, claramente, que el caso de Ubatuba fue un fraude. Debe considerarse uno de los fraudes de mayor éxito en la historia de la ufología, en vista del tiempo y dinero gastado y la cantidad de pericias técnicas desperdiciadas en él.

https://web.archive.org/web/20160701084107/http://www.ceticismoaberto.com/ufologia/1989/o-magnesio-de-ubatuba


[1] Fontes, Olavo T. A report on the investigation of magnesium samples from a UFO explosion over the sea in the Ubatuba region of Brazil, published as a chapter of The Great Flying Saucer Hoax, by Coral E. Lorenzen, William Frederick Press, New York/APRO, 1962

[2] Gillmor, Daniel S. (ed.) Scientific Study of Unidentified Flying Objects, Bantam Books, New York, 1968

[3] Saunders, David R. and Harkins, R. Roger. UFOs? Yes! Where the Condon Committee Went Wrong, Signet Books, New York, 1968

[4] Lorenzen, Coral and Jim. UFOs, the Whole Story, Signet Books, New York, 1969

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.