El misterio del síndrome de la bella durmiente

El misterio del síndrome de la bella durmiente

Sodiumnami

The-Mystery-of-the-Sleeping-Beauty-Syndrome_0-lImagen: Una mujer dormida por Johannes Vermeer a través de wikimedia commons

La bella durmiente no solo existe en los cuentos de hadas de los niños. Hay bellezas durmientes de la vida real, pero no duermen hasta que reciben el beso de su verdadero amor, no. Se despiertan solas de su largo sueño, pero con muchos efectos secundarios.

Estas bellezas durmientes de la vida real tienen el síndrome de Kleine-Levin (KLS), que también se conoce como el “síndrome de la bella durmiente”. KLS es un trastorno cerebral poco común que es: (a) difícil de diagnosticar, y (b) inexplicable en cuanto a su causa.

Las personas con KLS tienen los siguientes síntomas: somnolencia durante casi 20 horas al día, desrealización (sensación de ensueño de su entorno), apatía y desinhibición (por ejemplo, comer más o hipersexualidad). Science Focus proporciona más detalles:

Por un lado, no hay una prueba específica para KLS. En su lugar, se identifica por sus síntomas; eso significa que los médicos tienen que saberlo para diagnosticarlo. Los adolescentes a menudo son etiquetados como perezosos o son acusados de tratar de evitar los exámenes. Un diagnóstico erróneo de salud mental es común, ya que la depresión y la ansiedad son frecuentes en KLS, incluso entre los episodios.

El Dr. Guy Leschziner, neurólogo consultor y experto en sueño en el Centro de trastornos del sueño en el Hospital de Guy y St Thomas en Londres, ve algunas similitudes entre el KLS y otros trastornos inmunológicos neurológicos.

“En algunos casos, se ha encontrado inflamación en el cerebro, aunque sigue siendo incierto si estos casos fueron KLS u otro trastorno que causara características similares”, explica. “KLS sigue siendo un síndrome, una colección de características clínicas, en lugar de una enfermedad específica, por lo que no sabemos si todos los pacientes tienen la misma causa subyacente. Según mi punto de vista, es probable que algunos pacientes tengan inflamación del cerebro, mientras que otros tienen una canalopatía, un trastorno de los canales iónicos que median los impulsos eléctricos en el cerebro”.

También existe una hipótesis genética, aunque hasta ahora no se ha identificado ningún “gen KLS” específico y la mayoría de los casos son esporádicos.

“No tenemos una idea real de la causa de KLS, lo que dificulta mucho la vida”, explica Leschziner. “La razón principal, sin embargo, es su rareza. Obtener casi el número de pacientes en un ensayo controlado aleatorio para demostrar un efecto claro es casi imposible”, agrega.

https://www.neatorama.com/2019/06/21/The-Mystery-of-the-Sleeping-Beauty-Syndrome/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.