Construcciones ovni (591)

Las Ovejas, el pueblo que construyó un mirador para ver ovnis en plena cordillera

Por Federico Wiemeyer

30/05/2019

¿Cómo resistir la curiosidad al enterarse de que hay un pueblo en Neuquén que construyó en las montañas un “Mirador de Ovnis”? Así como se lee. Una pasarela de casi 300 metros de largo en plena precordillera y bien en altura. De día, un hermoso punto panorámico para sacar fotos. De noche una puerta cósmica, vaya uno a saber hacia dónde. Caramba con esa seducción.

Esta es una historia en la que la lejanía juega un rol fundamental. La localidad de Las Ovejas está a unos 500 km de Neuquén capital. No parece tanto pero en auto son por lo menos seis horas. Son caminos de montaña y hay que andar con cuidado. La lejanía paga en los cielos, que son de los más prístinos de la Argentina (acaso del planeta). Incontaminados, puros, totales.

Sentarse de noche a mirar el cielo en Las Ovejas es una experiencia que los citadinos desconocemos. Se ve mucho en la noche de Las Ovejas y parece que así ha sido siempre, porque para los lugareños no son novedad las luces en el cielo. Todos dicen haber visto algo.

Aquí entra en juego el segundo factor de las distancias. Las Ovejas se llama así porque desde el siglo XIX es un pueblo de crianceros trashumantes. Pastores que llevan su ganado montaña arriba en verano y montaña abajo en invierno. Es una zona a la que las telecomunicaciones no llegaron hasta los años 70.

Por eso los relatos históricos de sus pobladores sobre lo que vieron de siempre en los cielos son tan atrapantes. Son genuinos. Desprovistos de la cultura pop del cine y la literatura. Relatos tan descontaminados como sus cielos maravillosos.

El primer televisor llegó a Las Ovejas en el 86. Se juntaban todos en un salón para ver los goles de Maradona en México. Pasó el tiempo, hoy tienen Internet. Va y viene pero hay. Llegó la hora de abrirse, dicen, y ver de qué trata eso del turismo ufológico que se explota en otros lugares del país. La puerta (cósmica) está abierta.

https://tn.com.ar/tecno/f5/las-ovejas-el-pueblo-que-construyo-un-mirador-para-ver-ovnis-en-plena-cordillera_966268

El misterio de las centellas (1216)

El misterio de las centellas (1216)

Definición de Centella

La palabra centella viene del latín “scintilla”, que alude a una chispa eléctrica en las nubes que brilla por un instante y es conocido como un rayo, un fenómeno natural que acontece a partir de las tormentas eléctricas, tiene forma de esferas muy luminosas y brillantes cuya trayectoria es errática o a veces quedan suspendidas en el aire, a diferencia de la breve descarga del rayo común, es insistente, firme y constante y puede moverse lenta o rápidamente, puede hacer sonidos sibilantes, anormales o no hace ningún ruido.

imageLas centellas son provocadas por las tormentas, pero en vez de ser como los rayos se presentan de forma de esfera muy luminosa y brillante y generalmente son más peligrosas que los rayos debido a que pueden entrar por la barra cilíndrica de hierro que se desplaza entre dos anillas para cerrar puertas y ventanas, además, si un rayo cae sobre algún establecimiento, casa, apartamentos, puede desplazarse por los cables u otros lugares donde haya buena descarga eléctrica.

Los rayos, los relámpagos y los truenos son componentes de una tormenta eléctrica que es la visión luminosa de una descarga centelleante, maravillosa para quienes la ven desde la distancia y desde el pasado alimenta un conjunto de leyendas y mitos acerca de los dioses, personajes fabulosos y héroes de un pueblo, se trata de una belleza muy peligrosa.

La superficie del planeta soporta unas 2,000 tormentas eléctricas, esto quiere decir que la superficie del planeta es golpeada por una inmensa cantidad de rayos. y es importante mencionar que la carga negativa que suele vivir en las nubes reacciona con las descargas positivas de la superficie terrestre.

https://conceptodefinicion.de/centella/

El misterio del síndrome de la bella durmiente

El misterio del síndrome de la bella durmiente

Sodiumnami

The-Mystery-of-the-Sleeping-Beauty-Syndrome_0-lImagen: Una mujer dormida por Johannes Vermeer a través de wikimedia commons

La bella durmiente no solo existe en los cuentos de hadas de los niños. Hay bellezas durmientes de la vida real, pero no duermen hasta que reciben el beso de su verdadero amor, no. Se despiertan solas de su largo sueño, pero con muchos efectos secundarios.

Estas bellezas durmientes de la vida real tienen el síndrome de Kleine-Levin (KLS), que también se conoce como el “síndrome de la bella durmiente”. KLS es un trastorno cerebral poco común que es: (a) difícil de diagnosticar, y (b) inexplicable en cuanto a su causa.

Las personas con KLS tienen los siguientes síntomas: somnolencia durante casi 20 horas al día, desrealización (sensación de ensueño de su entorno), apatía y desinhibición (por ejemplo, comer más o hipersexualidad). Science Focus proporciona más detalles:

Por un lado, no hay una prueba específica para KLS. En su lugar, se identifica por sus síntomas; eso significa que los médicos tienen que saberlo para diagnosticarlo. Los adolescentes a menudo son etiquetados como perezosos o son acusados de tratar de evitar los exámenes. Un diagnóstico erróneo de salud mental es común, ya que la depresión y la ansiedad son frecuentes en KLS, incluso entre los episodios.

El Dr. Guy Leschziner, neurólogo consultor y experto en sueño en el Centro de trastornos del sueño en el Hospital de Guy y St Thomas en Londres, ve algunas similitudes entre el KLS y otros trastornos inmunológicos neurológicos.

“En algunos casos, se ha encontrado inflamación en el cerebro, aunque sigue siendo incierto si estos casos fueron KLS u otro trastorno que causara características similares”, explica. “KLS sigue siendo un síndrome, una colección de características clínicas, en lugar de una enfermedad específica, por lo que no sabemos si todos los pacientes tienen la misma causa subyacente. Según mi punto de vista, es probable que algunos pacientes tengan inflamación del cerebro, mientras que otros tienen una canalopatía, un trastorno de los canales iónicos que median los impulsos eléctricos en el cerebro”.

También existe una hipótesis genética, aunque hasta ahora no se ha identificado ningún “gen KLS” específico y la mayoría de los casos son esporádicos.

“No tenemos una idea real de la causa de KLS, lo que dificulta mucho la vida”, explica Leschziner. “La razón principal, sin embargo, es su rareza. Obtener casi el número de pacientes en un ensayo controlado aleatorio para demostrar un efecto claro es casi imposible”, agrega.

https://www.neatorama.com/2019/06/21/The-Mystery-of-the-Sleeping-Beauty-Syndrome/