El misterio de las centellas (1222)

El misterio de las centellas (1222)

XIX Rayos y centellas

A NADIE le ha caído nunca un rayo por la sencilla razón que los rayos no caen… sino que salen del suelo. Así que por corrección habría que decir: “A Pedro le salió un rayo”. Aunque esto ya se sabía desde hace tiempo, la investigación sobre rayos, truenos y relámpagos se veía limitada por no poder producirlos a voluntad. En los últimos años, los doctores Fieux y Gary han estado echando rayos y centellas desde un laboratorio en el Macizo Central en Francia. Los rayos producidos llevan una corriente eléctrica de entre 2 y 20 kiloamperes, y suben con velocidad de 20 kilómetros por segundo o de 100 km/s, más o menos, dependiendo de si la nube hacia la que suben está cargada negativa o positivamente. Como fenómeno sorprendente, Fieux y Gary observaron una “bola de fuego”, probablemente producida por una nubecilla de gas incandescente, que podría tener algo que ver con lo que ellos llaman “el folclor de las centellas”.

http://bibliotecadigital.ilce.edu.mx/sites/ciencia/volumen1/ciencia2/21/html/sec_21.html

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.