El pulpo gigante en Chile era realmente una ballena

El pulpo gigante en Chile era realmente una ballena

11 de julio de 2003

Kentaro Mori

Según Reuters, el presunto pulpo gigante encontrado en Chile es en realidad el cadáver de un cachalote. El estudio ni siquiera necesitó realizar pruebas de ADN basadas en la identificación de aspectos anatómicos únicos de las especies de ballenas. Una lástima, sería fascinante estudiar un pulpo de estas proporciones, incluso muerto. Pero ya habíamos advertido aquí en el blog con dos días de anticipación …

https://web.archive.org/web/20150927033720/http://www.ceticismoaberto.com/fortianismo/94/polvo-gigante-no-chile-era-mesmo-baleia

Las imágenes Shargel 6

“¡Es real!” él dice. Dr. Stranges ‘Love

Subiendo una escalera sucia y manchada en un edificio de dos pisos en Victory Boulevard en Van Nuys, uno encuentra una puerta con el nombre de Dr. Frank Stranges.

Dentro hay un hombre de 69 años, barbudo, con una cara redonda, sentado en un escritorio con una de las placas de identificación más impresionantes del mundo. La placa de identificación es casi del tamaño del tablero de un automóvil. Su nombre está en letra gótica, seguido de “Ph.D, Th.D.” Tiene dos tarjetas de visita, una para su iglesia, International Evangelism Crusades, y otra para N.I.C.U.F.O., el National Investigations Committee on Unidentified Flying Objects. Es difícil decir qué sombrero prefiere usar, pero parece tener más seguidores como cruzado evangelista, ministros en 55 países, decenas de miles de miembros, dice, que como investigador de ovnis.

“Tengo una mentalidad racional”, dice. “También tengo una mentalidad espiritual. La tarea más difícil es separar los hechos de la ficción. Pero una vez que entiendes los hechos, te aferras a ellos como si no hubiera un mañana”.

Él dice que cree que los extraterrestres son en su mayoría humanoides, “a excepción de los que tienen las cabezas gigantes y las ranuras para la boca y los ojos enormes”.

Algunos extraterrestres son “seres creados”, al igual que los humanos. Evolucionan en planetas y luego cruzan el vacío interestelar en naves espaciales. Pero también hay ángeles y demonios que provienen de los “cielos”, el Cielo literal, que él cree que es un lugar real en “el borde del universo”. En la cosmología de Frank Stranges, los extraterrestres no son ángeles, solo trabajan codo a codo con ellos.

Los Grises, dice, son ángeles caídos que viven dentro de la Tierra y emergen de cuevas cerca de los polos.

“Estos son poderes demoníacos malvados que están lanzando una llave inglesa en toda la imagen ovni”, se queja.

A medida que continúa explicando cómo conoció a un venusiano llamado Valiant Thor en el Pentágono en 1959, los venusinos aparentemente estaban de moda en los años 50, una colega llamada Jamie, que no dará su nombre completo, escucha con atención. Luego explica que escuchó por primera vez a Stranges dar una charla hace 20 años y no creyó en su historia venusina. Pero luego, un hombre con un uniforme militar cubierto de medallas declaró en voz alta que Stranges decía la verdad. Desde entonces, dice, Stranges ha ofrecido profecías todos los años, y siempre se hacen realidad. Cuando un periodista pide un ejemplo, ella deja un espacio en blanco al principio.

“Sobre el mercado de valores”, sugiere Stranges.

“El mercado de valores sube y baja, ese es un ejemplo”, dice ella.

Instinto solar

La Sociedad Aetherius es solo unos pocos edificios bajos de color melocotón en Hollywood, con solo 45 sillas dispuestas para el servicio dominical. El fundador George King tiene 79 años y está enfermo, dice Moseley. Parece que Aetherius pudo haber tenido mejores días, como el de una fotografía en la pared, de mediados de la década de 1970, cuando todos se pararon en círculo en la cima de una colina en Inglaterra, rodeando un artilugio llamado batería de energía espiritual, que puede almacenar la energía de las oraciones.

Moseley se enorgullece en decir que Aetherius es visto débilmente por otros grupos de ovnis. La rabia en estos días es por experiencias directas con extraterrestres, lo que Moseley dice que es imaginario. “Todos hablan de secuestros y contactos personales con extraterrestres. Es ridículo”, dice.

Uno de los libros de King, que todavía está a la venta en Aetherius, trata sobre la vida en el sistema solar. Fue escrito en 1958, cuando todavía era remotamente plausible, como afirmó King, que los marcianos habían construido canales para irrigar franjas de vegetación. Entonces, sucedió la ciencia. Las sondas estadounidenses y rusas exploraron el sistema solar. No se veían inteligencias en ningún lado. El libro ahora lleva una notación al principio de que, a partir de 1969, las formas de vida en los planetas se habían convertido en “planos superiores de energía vibratoria”.

Pero estos son tiempos científicamente dinámicos. Incluso mientras el culto Heaven’s Gate estaba preparando su partida del planeta, el Jet Propulsion Laboratory estaba guiando una sonda no tripulada llamada Galileo en un sobrevuelo de la luna Europa de Júpiter. Se sabía desde hace muchos años que Europa tenía una superficie congelada, pero esto proporcionaría la primera mirada cercana. Las imágenes llegaron lentamente en cuestión de semanas. Finalmente, la semana pasada, los científicos del JPL anunciaron el resultado: parece haber un océano líquido debajo de la superficie de Europa, posiblemente calentado por volcanes submarinos. Los icebergs gigantes se mueven lentamente. Donde hay agua líquida y un flujo de energía, muy bien puede haber vida.

Y la vida evoluciona.

¿Podría Europa ser el hogar de las inteligencias superiores que se han estado comunicando a través de George King? (¿Y serían conocidos como “europeos”?)

La reacción de Moseley a las noticias de esta semana fue medida, sin ningún indicio de celebración.

“En este punto, creo que estamos hablando de la vida biológica simple”, dijo. “No creo que estemos hablando en este momento sobre inteligencias más evolucionadas”.

Los extraterrestres más evolucionados, dijo, existen en el plano de energía superior. Tienen la opción, cuando lo deseen, de cambiar de plano. Si lo desean, pueden bajar un nivel al mundo físico donde existen los humanos. Eso es exactamente lo que harán, dijo, cuando finalmente vengan a nuestro encuentro, un momento bendecido que no está tan lejos.

Mirando el Cometa

Los seres humanos son criaturas creyentes. Los miembros del culto Heaven’s Gate fueron a la muerte con sonrisas en sus rostros, aturdidos, llenos de felicidad. Creían, y eso era todo lo que importaba.

Pero incluso los creyentes buscan la verificación. Incluso Heaven’s Gate tuvo el impulso de volver a verificar. En enero, varios cultistas, incluido Applewhite, pagaron $ 3,600 por un telescopio computarizado con un espejo de 10 pulgadas. Lo usaron para mirar al cometa Hale-Bopp y buscar el “objeto compañero”. Estaban siguiendo un impulso científico: buscaban la observación directa del vehículo que los rescataría de nuestro planeta condenado.

Vieron el cometa perfectamente. No vieron una nave espacial.

Y luego devolvieron el telescopio a la tienda y pidieron que les devolvieran el dinero. TÍTULO: La Academia de Ciencias Unarius, un club de ovnis en el sur de California, enseña que Ruth Norman fue la reencarnación de la Mona Lisa. TÍTULO: El director de Unarius, Charles Spiegel, fue Poncio Pilato en otra vida. “No somos una secta”, dice el físico autodidacta. “Somos una escuela muy respetada. Enseñamos un plan de estudios muy sólido”. TÍTULO: El vehículo oficial de la Academia Unarius es un Cadillac con un platillo volador montado en el techo. TÍTULO: Alan Moseley, un sacerdote de la Sociedad Aetherius, que cree que los extraterrestres vendrán en algún momento antes del año 2035. TÍTULO: “Tengo una mentalidad racional”, dice Frank Stranges, miembro del Comité Nacional de Investigaciones sobre Ovnis y un evangelista. “También tengo una mentalidad espiritual”.

https://www.washingtonpost.com/archive/lifestyle/1997/04/13/almost-heaven/e5baf4c1-be4b-4fda-926f-688ff914fad6/

En la lista UFO UpDates encontramos este mail sobre el “profesor” Courtney Brown:

Re: About Professor Courtney Brown

From: [email protected] (John Velez)

Date: Sat, 1 Feb 1997 01:01:11 -0500

Fwd Date: Sat, 01 Feb 1997 11:08:50 -0500

Subject: Re: About Professor Courtney Brown

>Subject: about Professor Courtney Brown

>Date: Wed, 29 Jan 97 15:36:26 -0600

>From: Pat Parrinello

>To: «UFO UpDates – Toronto»

>Subject: Re: Courtney Brown

>Sent: 1/29/97 3:06 PM >Received: 1/29/97 3:08 PM

>From: Bill Chace, [email protected]

>To: [email protected]

> Una declaración sobre el profesor Courtney Brown [recorte]

> Dado que el error es a menudo el compañero de la verdad, y dado que la verdad siempre se debe buscar y nunca se debe obtener, las universidades siempre han tenido un conocimiento íntimo de la falsedad. Error si, fraude ¡no! Esto no tiene nada que ver con errores inocentes. Se ha perpetrado un fraude consciente e intencional y se debe buscar y exponer la fuente de ese fraude para evitar que ocurra en el futuro. [Alguien] se sentó frente a una computadora e intencionalmente “falsificó” esos pix. ¡Qué pasa con todos los “derechos de los académicos” y demás, se trata de un crimen simple, descarado y no tan insignificante!

John Velez

UFO UpDates

Una respuesta de Thomas Rice:

Re: Professor Courtney Brown

From: Thomas Rice

Date: Sun, 2 Feb 1997 16:22:14 -0700 (MST)

Fwd Date: Mon, 03 Feb 1997 09:56:43 -0500

Subject: Re: Professor Courtney Brown

Brown pudo haber tenido buenas intenciones, pero me temo que el Prof. Brown fue engañado por otros, es decir, el ciego guiando al ciego. Recomiendo a cualquier persona interesada en hechos reales a: http://www.ameritel.net/lusers/rviewer/joe01.htm He tenido el placer de la compañía de Joe y he sido un invitado en su casa. Él es el verdadero negocio, después de haber sido “puesto a prueba”, literalmente cientos de veces. En mi humilde opinión, Joe es el mejor visor remoto (entrenado) del mundo.

Sinceramente,

Thomas A. Rice

A las 01:34 PM 2/2/97 -0500, usted escribió:

>Subject: Re: UFO UpDate: Re: Professor Courtney Brown

>Date: Sun, 2 Feb 97 11:24:47 -0600

>From: Pat Parrinello

>To: «UFO UpDates – Toronto»

> > > Erik Beckjord said;

> >> Respuesta: Supongamos que lees las tonterías recientes de Chace.

>> No lo llamaría tontería. Chace está de pie sobre los principios de La Constitución de los buenos Estados Unidos de A.

>> En eso lo apoyo al máximo.

>> Sin embargo, Erik, ¡también apoyo tus puntos de vista por la misma razón! 🙂

>> Es como estar atrapado entre un tic y un lugar apretado.

>> Hasta que alguien tenga la moxie de presentar una demanda sobre Brown, me temo que las opiniones tuyas y de otros son solo opiniones… Lo que falta es evidencia sólida. Quien hizo el pequeño engaño está teniendo su día de risas. Si él y/o ella alguna vez se descubren…

> Bueno, lo que pasa viene alrededor. Nada pasa por la espalda del Demonio que no se le viene a la cabeza.

>> ~ Pat ~

En esa misma lista tenemos algo sobre Brown y su universidad en Emory:

Re: Emory & Courtney Brown

From: «Steven J. Powell»

Date: Sun, 02 Feb 1997 12:22:19 -0500

Fwd Date: Sun, 02 Feb 1997 13:35:54 -0500

Subject: Re: Emory & Courtney Brown

>From: [email protected]

>Date: Fri, 31 Jan 1997 20:11:02 -0500 (EST)

>To: [email protected]

>Subject: Re: UFO UpDate: Re: Emory U. President Wants Posts re: Courtney Brown

> En un mensaje de fecha 97-01-31 17:34:30 EST, usted escribe:

>>> dijo Stephen G. Bassett;

>>> Me vienen a la mente asuntos de tenencia, libertad académica y el episodio reciente en Harvard sobre el Dr. John Mack.

>> ¿Qué “evidencia” falsa compartió Mack con Art Bell, luego lo llamó y prácticamente “amenazó” con tratar de evitar que revele dicha “evidencia” del ojo público? ¿Ninguna? Correcto. Descanso tu caso.

>> ~ Pat ~

> Si eres un escéptico comprometido, o quizás un desacreditador, es comprensible por qué no sentirías empatía por el dilema actual del Dr. Browns y no hay nada que decir. Que dilema The Top Dog en Emory ya ha dejado claro en una declaración escrita que apoya la libertad académica y que le quita la cabeza a Brown de la placa administrativa. El propio Brown se negó a que sus colegas probaran sus afirmaciones en Emory, por lo que eso también le quita la cabeza de la placa. Que dilema. Sin embargo, si usted es alguien de mente abierta que sigue la evidencia y los eventos que se desarrollan y es un miembro de la comunidad de manera intencional o poco estricta, algunos lo llaman ufología; esto se puede decir. Que evidencia. Es preocupante que tantos que persiguen este asunto y anhelan el beneficio de la duda y sean tomados en serio por el mundo académico y científico convencional, estén tan dispuestos a retener estos mismos dones de otros dentro de su propia comunidad. Brown recibió el beneficio de la duda y sus colegas se ofrecieron a ayudarlo a justificar sus afirmaciones mediante pruebas. Estoy bastante seguro de que sus colegas de Emory son capaces de estructurar una serie de pruebas que determinarían de manera justa y científica cualquier validez de las afirmaciones de Brown. Brown es quien se niega a participar en esto.

> Lo que el Dr. Brown hizo o no hizo, qué es o no es un engaño, qué relación tiene esto o no con el resto del trabajo de su equipo, queda por determinar. ¿Qué se puede determinar si Brown se niega a participar con sus colegas en Emory?

> Permita que aquellos de nosotros que persigamos estos problemas les demos a los demás que persiguen estos problemas las mismas consideraciones fundamentales de justicia, prueba y descubrimiento que el Presidente de la Universidad de Emory le dio al Dr. Brown. El Presidente de Emory simplemente ha declarado que honra los principios de libertad académica, pero debes entender que eso va en ambos sentidos. La negativa actual de Brown a participar en la investigación científica de sus afirmaciones será un gran problema para él.

> Caso abierto y pendiente. No, Brown ha cerrado el caso él mismo porque se niega a que sus afirmaciones sean verificadas científicamente. Sin duda, esto proporcionará combustible más que suficiente para el fuego de las acusaciones de estafa, engaño, etc. Los hechos hasta la fecha son muy simples:

1) Los colegas de Emory se han ofrecido a verificar las afirmaciones de Brown, con su participación;

2) la administración de Emory ha honrado los principios de libertad académica en Emory;

3) Brown se niega a participar con sus colegas académicos para verificar sus afirmaciones;

4) Brown exige (en la típica moda callejera de un solo sentido) los beneficios de la libertad académica mientras ignora las responsabilidades de la misma. Estoy seguro de que el refugio de libertad académica de Brown continuará, y creo que es apropiado, pero también estoy seguro de que la presión sobre él para responder a las responsabilidades inherentes a los principios de libertad académica aumentará significativamente. No deberíamos decir que este no es un paralelo exacto al Mack Attack. Con la excepción de algunos pocos problemas de privacidad del cliente, Mack fue muy comunicativo con sus colegas académicos. Hubo serias preguntas con respecto a sus métodos (y, por lo tanto, los resultados), pero no rechazó la investigación científica colateral.

Sobre las credenciales de Lee Shargel:

Re: Is ‘Dr.’ Lee Shargel Real – Or a Real Problem?

From: James Easton <[email protected]

>Date: Sun, 9 Feb 1997 15:13:41 -0500

Fwd Date: Sun, 09 Feb 1997 19:57:55 -0500

Subject: Re: Is ‘Dr.’ Lee Shargel Real – Or a Real Problem?

Regarding…

>From: [email protected]

>Date: Tue, 4 Feb 1997 23:42:16 -0500 (EST)

>Subject: IS «DR.» LEE SHARGEL REAL — OR A REAL PROBLEM?

Rebecca publicó la función CNI News que decía:

> CNI News entrevistó a Bob Brown por teléfono el viernes 24 de enero

> Brown: “Esta es nuestra preocupación. No es nuestro trabajo poner un sello de aprobación absoluto en todos los que traemos a un foro abierto. Sin embargo, cuando alguien es tan descaradamente cuestionable como Shargel en este momento, sentimos la necesidad de instar a las personas a ser cautelosas y usar un poco de discernimiento”. Es una declaración perspicaz y parece responder a la pregunta de por qué se está señalando a Lee Shargel. El problema no es que las credenciales afirmadas de Lee Shargel puedan ser falsas, o que sus historias puedan ser ficticias, o que su material fotográfico pueda ser fabricado, es simplemente porque todo es tan descarado.

> Lindemann: “Si él es legítimo de la NASA, o tiene alguna afiliación legítima del gobierno, y claramente está publicando información incorrecta, entonces tendríamos que decir que está realizando desinformación, por definición”.

> Brown: “Estaría de acuerdo”. La deducción es comprensible, pero este razonamiento no parece haberse aplicado antes de la aparición de Shargel en la escena. La creencia en la realidad del contacto con una presencia extraña generalmente supone un encubrimiento consecuente de cierta magnitud. Sin embargo, es una paradoja que cualquiera que tenga antecedentes en la comunidad de inteligencia/militar y que tenga las historias más extraordinarias que contar, parezca ser recibido con los brazos abiertos, sus motivos sin cuestionar. Bob Dean, Virgil Armstrong, Clifford Stone, Wendelle Stevens y muchos otros entran en esa categoría. Bob Dean asegura que “tengo conocimiento de enormes, gigantescas bases subterráneas … y puedo decirles que sí sé que en esas bases hay contacto con un grupo de estos seres extraterrestres”, Armstrong confirma que él sabe “al menos una docena de recuperaciones accidentales que involucran cuerpos y sobrevivientes además de Roswell”, Stone sigue la línea de la historia de la mitología de John Lear y Bill Cooper y las anécdotas de Stevens parecen no tener limitaciones. Según el razonamiento anterior, si estas afirmaciones son “objetadas objetivamente”, en consecuencia, la comunidad ovni ha sido infiltrada y alimentada con desinformación a gran escala. Pero son cuestionados de hecho y, sin embargo, Bob Dean fue aceptado como orador de la conferencia y Wendelle Stevens es miembro del comité que emitió un juicio sobre Lee Shargel. ¿Cuál es exactamente el criterio que se aplica aquí?

> Comentarios de CNI News: “… es claramente responsabilidad del Dr. Shargel corroborar tanto sus presuntas credenciales como sus aparentemente increíbles afirmaciones, y esperamos que lo haga sin demora”. Absolutamente. Se podría hacer una comparación con Bob Lazar, quien, unos 7 años después, todavía no puede corroborar sus credenciales o sus afirmaciones igualmente increíbles. De hecho, ¿alguien NUNCA corrobora tales afirmaciones increíbles? Es una pregunta retórica. Aunque el escepticismo mostrado hacia Lee Shargel debe ser bienvenido y la definición de estándares de evidencia aceptable es posible que se haya retrasado mucho, quizás el _ problema real_ resaltado por este tema es quién define los estándares, cuáles son exactamente esos estándares y cuán consistentes son.

James.

Correo electrónico: [email protected]

Contribución de Peregrine Mendoza:

Re: Is ‘Dr.’ Lee Shargel Real – Or a Real Problem?

From: Peregrine Mendoza [email protected]

Date: 10 Feb 97 11:24:13 EST

Fwd Date: Tue, 11 Feb 1997 02:03:29 -0500

Subject: Re: Is ‘Dr.’ Lee Shargel Real – Or a Real Problem?

>From the Duke of Spook, greetings.

> Date: Sun, 9 Feb 1997 15:13:41 -0500

> From: James Easton <[email protected]

>> Subject: UFO UpDate: Is ‘Dr.’ Lee Shargel Real – Or a Real Problem?

> To: UFO UpDates – Toronto <[email protected]

>> El problema no es que las credenciales afirmadas de Lee Shargel puedan ser falsas, o que sus historias puedan ser ficticias, o que su material fotográfico pueda ser fabricado, es simplemente porque todo es tan evidente.

> Aunque el escepticismo que se muestra hacia Lee Shargel debe ser bienvenido y la definición de estándares de evidencia aceptable posiblemente se haya retrasado mucho, quizás el _ problema real_ resaltado por este tema es quién define los estándares, cuáles son exactamente esos estándares y qué tan consistentes son.

James, tu diplomacia no tiene límites, y estás claramente destinado a un alto cargo. Los chicos y yo hemos decidido que deberías ser uno de nosotros. Su título de “Perdiz nival” será confirmado a su debido tiempo por el Dr. Boylan. ¿Soy el único que tiene el pensamiento en su mente (nunca es un largo viaje, es cierto) que todo lo que Lee Shargel está haciendo es solo *tomar el pelo* y ver qué tan lejos puede llegar burlándose de los llamados ufólogos antes de que *finalmente*, alguien note la enorme sonrisa en sus rasgos de cuco.

Suyo a sabiendas

P. Birdwatcher-Smythe

Respuesta de Bob Shell:

Re: Is ‘Dr.’ Lee Shargel Real – Or a Real Problem?

From: BOB SHELL <[email protected]

>Date: 10 Feb 97 08:40:17 EST

Fwd Date: Tue, 11 Feb 1997 02:02:15 -0500

Subject: Re: Is ‘Dr.’ Lee Shargel Real – Or a Real Problem?

>Date: Sun, 9 Feb 1997 15:13:41 -0500

>From: James Easton <[email protected]

>>Subject: UFO UpDate: Is ‘Dr.’ Lee Shargel Real – Or a Real Problem?

>To: UFO UpDates – Toronto <[email protected]

> James, estoy completamente de acuerdo con tus declaraciones. Fue refrescante escuchar a Bob Brown tener sentido sobre Shargel, pero aparentemente se vio obligado a hacerlo por la presentación totalmente ridícula de Shargel. No asistí a la conferencia de este año porque estaba muy disgustado con la calidad de las presentaciones del año pasado. Y está absolutamente en el blanco de preguntar por qué Brown, Stevens, Hesemann y los otros miembros de la junta no han aplicado los mismos estándares a charlatanes descarados como Bob Dean. La presentación de Dean el año pasado fue solo ligeramente inferior a la de Shargel en la escala de lo ridículo.

La comunidad ovni ha sido infiltrada con proveedores de desinformación. Es necesario estudiar si estas personas son parte de un esfuerzo organizado o simplemente chiflados que han encontrado refugio seguro.

Bob

Continuará…

Revisión de “Gods, Man, & War 2: Man” por Tom DeLonge con Peter Levenda

Revisión de “Gods, Man, & War 2: Man” por Tom DeLonge con Peter Levenda

3/12/2019

Jason Colavito

gm-w2_origGods, Man, & War 2: Man Tom DeLonge with Peter Levenda | To the Stars| 2019 | 460 pages | ISBN: 978-1-943272-37-2 | c. $25

Cuando era joven, pensaba que las palabras apócrifas del Califa Omar sobre el incendio de la Biblioteca de Alejandría eran horribles. “Si estos libros están de acuerdo con el Corán, son inútiles; si no están de acuerdo, son perniciosos: en cualquier caso, deberían ser destruidos”. Si bien el sentimiento religioso todavía me parece ofensivo, a medida que envejezco, más me doy cuenta de que demasiados libros son basura en las sobrecubiertas. ¿Realmente estaríamos peor si los libros que estaban llenos de mentiras fueran enviados para ser descartados y aquellos que no agregaran nada nuevo al almacén del conocimiento humano nunca fueran escritos? Actualmente, los editores imprimen más de 100,000 títulos cada año, y el 99% de ellos son leídos por casi nadie. Podríamos hacerlo con menos, y el nuevo volumen de Gods, Man, & War podría haberse unido fácilmente a la pila de volúmenes sin valor que habrían hecho del mundo un lugar mejor de no existir.

514temdlutl-sx329-bo1-204-203-200Gods, Man, & War 2: Man se acredita oficialmente a Tom DeLonge con el viejo escritor sobre temas ocultos Peter Levenda acreditado solo como escribir “con” DeLonge, pero no hay evidencia en el libro de la voz de DeLonge, y en un par de lugares donde Levenda parece deslizarse al describir el trabajo como suyo. No tengo ninguna razón para dudar de que Levenda, activo desde la década de 1970, escribió la gran mayoría, si no la totalidad, del texto. Eso también explica el olor a humedad de la década de 1970 que se cierne sobre todo el libro. En verdad, probablemente habría sido uno de los mejores libros de ovnis de la década de 1970, pero hoy es un extraño retroceso a otro momento.

Mi revisión del volumen 1 de la serie, Gods, se puede encontrar aquí (Parte 1, Parte 2, y Parte 3).

Antes de discutir el contenido real del volumen 2, necesito decir una palabra sobre el libro en sí. Los libros han sido generosamente producidos con un diseño de producción atractivo, papel de buena calidad y una encuadernación de tapa dura ligera pero resistente. Sin embargo, esto no enmascara las deficiencias de la aventura de autoedición de la Academia de Artes y Ciencias To the Stars. El libro está plagado de los tipos de errores de aficionado que un editor profesional se habría ocupado, y el texto está empañado con inconsistencias estilísticas, elecciones de edición incómodas y el tipo de autocomplacencia de autor que un editor importante habría editado. La compañía empleó un editor, pero los errores fueron notables.

Esto ni siquiera entra en los simples problemas de uso y verificación de hechos. El título, como habrá notado, sigue un retroceso de mediados de siglo a la antigua forma de usar “hombre” como sinécdoque para “humanidad”, y un lenguaje más antiguo y menos inclusivo tiende a ensuciar el texto. Esto no me molesta per se, pero contribuye a la sensación anticuada del libro, junto con las referencias de la cultura pop a las películas y la televisión de los años setenta y ochenta que eran antes de mi tiempo.

Más importante: este libro está lleno de errores básicos de verificación de hechos, que hablan de la ignorancia, la pereza o ambas cosas del autor (o de los autores). Permítanme dar un ejemplo que las representa a todas. En la página 48, Levenda dice que la realidad es fungible y que el término “real” es “problemático” porque deriva del mundo indoeuropeo que nos dio tanto el inglés “real” como el español “real” (que significa “royal-real”), por lo tanto ““realidad” era lo que el “rey” dijo que era”. Ugh. Si vas a construir una teoría sociológica basada en la etimología, al menos sé mejor que Isidoro de Sevilla, quien notoriamente inventó lo que quería para enseñar una lección moral. Real en inglés proviene de una palabra francesa, en última instancia, del latín res, o “cosa”, como en algo tangible. El real español del que estamos hablando en este uso particular (“royal-real”) deriva de regalis, del latín rex (“rey”), que proviene de una raíz indoeuropea no relacionada para moverse en línea recta, es decir, para dirigir. Levenda ha combinado el significado real español “royal-real”, a partir de una contracción de regalis, con el significado real español no relacionado “real”, que de hecho proviene del res latino como su contraparte inglesa. Su pátina superficial de aprendizaje lo lleva por caminos cuestionables que obviamente no comprende. Todos cometen errores, pero la peor parte es que estos errores ocurren una y otra vez en el libro, y a nadie le importó. Un error es perdonable; no importa comprobar antes de construir argumentos sobre ellos repetidamente no lo es.

Con ese fin, no es realmente útil tratar de criticar el libro punto por punto, como a menudo hago con este tipo de tomos. Gran parte del material está medio cocido, medio entendido y mal razonado que los argumentos más grandes se vuelven absurdos porque descansan sobre pilares de arena. Agregue a eso la suposición del autor (o “autores”) de que el lector ya cree en lo que TTSA (o, como aparentemente ahora lo estilizaron, según este libro, TTSAAS) llama “el Fenómeno” y también está de acuerdo en la naturaleza multifacética de dicho fenómeno, que atraviesa la ufología, lo oculto, lo sobrenatural y lo paranormal, y tiene una receta para un libro que tiene poco sentido incluso para mí, y sé mucho más sobre el tema que la mayoría de los lectores que no son ellos mismos ufólogos profesionales.

Parte del problema es que Levenda no tiene en cuenta al lector. Considere las primeras palabras del libro, en toda su gloria no editada: “En este momento ha habido un renovado interés público en los robots…” ¡Irresistible! Es así en todo el GM & W2, que se lee como el informe pasivo de un libro de voz de un estudiante de secundaria en lugar de un esfuerzo por contar una historia o interactuar con los lectores.

De todos modos, el contenido no es mucho mejor.

El libro comienza con preguntas sobre máquinas y conciencia y luego comienza a especular sobre si las sondas anales alienígenas son el trabajo de robots extraterrestres en lugar de seres vivos. Siempre es encantador ver la influencia de mi propio trabajo en este tipo de productos, pero cuando Levenda ofrece dos páginas que intentan refutar mi artículo comparando las sesiones de hipnosis de Betty y Barney Hill con episodios de The Outer Limits y The Twilight Zone que se emitieron inmediatamente antes para esas sesiones de hipnosis, al menos podría haberme hecho la cortesía de mencionar mi nombre. (Sé que es mi versión la que está tratando de refutar porque soy yo quien amplió la comparación más allá de la identificación inicial de Marvin Kottmeyer de una sola imagen en un episodio de The Outer Limits, y Levenda aborda mi visión más expansiva). Levenda descuenta mi comparación sobre la base (paralelamente a las utilizadas por Stanton Friedman contra Kottmeyer) de que (a) no hay evidencia de que los Hills vieron estos programas, (b) era poco probable que mintieran al respecto, y (c) incluso si interpretaban sus experiencias a través de la ciencia ficción, eso no niega su realidad subyacente. Parte de eso es lógicamente correcto, pero cuando eliminas lo suficiente de las acumulaciones de ciencia ficción, la experiencia restante – perdieron algo de tiempo en 1961 y se molestaron por eso tres años después – no se suma a la abducción extraterrestre. Esa parte, que se correlaciona casi 1:1 con los programas específicos emitidos tres semanas antes de la sesión de hipnosis de Barney, implica que es una fantasía inducida por la hipnosis.

Levenda, basándose en el “trabajo” de el novelista convertido en ocultista Whitley Strieber, trata de crear una conspiración de que los secuestros alienígenas son parte de una guerra oculta más grande contra la humanidad y que los medios han sido cómplices al encubrirlo. Sin embargo, su evidencia son sus propios recuerdos altamente selectivos de sus días de ensalada en las décadas de 1970 y 1980. El Capítulo 2, por ejemplo, discute la cultura pop en los años setenta y ochenta en términos de “El fenómeno”, y los autores escriben sobre películas de ciencia ficción de esos años como Encuentros cercanos y ET: “Nos dijeron que la presencia alienígena en la Tierra en realidad puede ser benigna”. Las entidades malévolas, dijo, estaban confinadas a “otro género”, horror oculto como The Omen y The Exorcist. Estos demonios son en realidad extraterrestres, y viceversa. Deténgase por un momento y considere la falsedad de ese argumento. ¿No recuerda películas como Alien, Predator, The Thing, etc. Los extraterrestres malvados definitivamente eran una cosa en los años setenta y ochenta. Peor para él: muchos de estos alienígenas, como los de Alien, The Thing, etc., se gestaron dentro de los seres humanos o se disfrazaron de ellos, golpeándonos temáticamente en la cabeza con la demanda de leer al alienígena como algo dentro de nosotros, no en alguna otra dimensión

Levenda tiene una inclinación por confundir sus propias experiencias con las de un ser humano universal. Probablemente sea por eso que usa su propia experiencia limitada y poco imaginativa de soñar para descartar la noción de que las narrativas de secuestro están relacionadas con los sueños despiertos de la parálisis del sueño. Nunca ha tenido un sueño realista, por lo que no lo cree posible. Yo si los he tenido, así que lo creo.

Otra estúpida afirmación fue la especulación de Levenda de que MJ-12 no es un engaño, sino un “criptónimo”, solo una letra eliminada de MK-ULTRA y, por lo tanto, MK-ULTRA fue una “consecuencia” de MJ-12. Ugh Códigos falsos dentro de códigos, todos basados en conspiraciones imaginarias del alfabeto.

Es este tipo de argumento superficial y descuidado que hace que sea difícil criticar el libro en su conjunto, ya que su superestructura se basa en este tipo de afirmaciones baratas y falsas. Con ese fin, Levenda se acerca exquisitamente a declarar que la posición oficial de TTSA es que los “extraterrestres” (es decir, “El Fenómeno”) no son extraterrestres sino que en realidad son demoníacos. Escribe sobre encuentros con ángeles, demonios y djinn (espíritus sobrenaturales árabes tanto buenos como malvados), y felizmente concluye que eran “extraterrestres” en realidad entidades biológicas extraterrestres (en adelante EBEs), nos tratarían tan mal como tratamos a las termitas y no les importaría nada nuestro bienestar, pero como se preocupan por nosotros, para bien o para mal, deben ser entidades sobrenaturales. (Claramente, él no tiene mascotas, ni ha visitado una granja.) Decide que las brujas modernas tempranas tuvieron contacto sobrenatural con El Fenómeno, y por lo tanto los “extraterrestres” deben compartir poderes similares a los demonios. Etcétera, etcétera.

Vi esta diabolización de la ufología en las declaraciones anteriores de TTSA, pero aquí el esfuerzo por rehacer los ovnis como un subconjunto de parapsicología y, por lo tanto, lo oculto, es duro y poco persuasivo. Debajo del esfuerzo, Levenda no es tímido al admitir que espera que TTSA descubra pruebas de que lo sobrenatural (bajo el disfraz de “El fenómeno”) tiene una realidad objetiva más allá de los límites del materialismo científico y, por lo tanto … bueno, ya sabes el resto. Si lo sobrenatural es real, entonces los ateos están equivocados. Si Satanás existe, entonces Dios debe ser real. El infierno prueba el cielo y nos salva a todos. ¡Incluso declara ser secuestrado y analizado como “redentor”! Con ese fin, Levenda, con toda seriedad, dedica varias páginas a la pregunta de si los extraterrestres y los ángeles tienen rodillas y, por lo tanto, si estar de pie es un signo de divinidad. Y, por supuesto, no sería un libro ovni sin referencias a Enoch, Oannes y los Vigilantes/Hijos de Dios. Esos molestos vigilantes son los mediadores entre los ufólogos y lo divino, y la ufología parece desesperada por demostrar que son reales con la esperanza de que nos dé una prueba de Dios. Sin embargo, no funciona de esa manera, como tampoco la existencia de Platón demuestra la realidad de la Atlántida. Incluso si los Vigilantes realmente existieran (en su forma angelical), no necesariamente significaría que Yahweh existió en la forma descrita en la Biblia.

Una vez que reconoces la creencia subyacente de que los extraterrestres = demonios y, por lo tanto, la búsqueda de secretos de ovnis es realmente una búsqueda de Dios, el resto del surtido de afirmaciones aparentemente difícil de manejar se vuelve explicable. La extraña idea de Levenda de que en el período moderno la Iglesia Católica tenía algún tipo de “voluntad autoritaria sobre el pueblo” refleja su esperanza de encontrar una fe neopagana menos restrictiva que las fuerzas conservadoras del cristianismo. Pero la Iglesia católica ni siquiera tenía control autoritario en la esfera limitada de Europa occidental durante la Edad Media (por ejemplo, la lucha de poder entre los papas y los emperadores del Sacro Imperio Romano), mucho menos el mundo entero incluso después de la Reforma. También explica la afirmación histórica de Levenda de que la ciencia es una forma de religión y que la ciencia reemplazó a la Iglesia como sierva del gobierno. Y explica por qué Levenda realmente está de acuerdo conmigo (!) en que lo que llamamos el “fenómeno ovni” no es de naturaleza singular y es muy probable que los seres humanos proyecten sus suposiciones culturales en fenómenos ambiguos. Describí mi punto de vista sobre esto en 2013, pero Levenda difiere en no ir tan lejos como yo al seguir la lógica hasta su conclusión necesaria. En cambio, se detiene y supone que todos los aspectos de “el Fenómeno” son paranormales.

Supongo que por eso afirma que “tristemente” el “esqueleto de Atacama”, el feto nacido muerto robado de su tumba y comercializado como un extraterrestre por los ufólogos, resultó ser humano. Probablemente también sea la razón por la que intenta analogizar su visión de los extraterrestres semidivinos que interfieren con los humanos al imaginar a los futuros humanos recordando el Holocausto como una batalla entre dos conjuntos de “dioses” por la destrucción de los judíos hasta que solo se salvó “un pequeño porcentaje”. La analogía es extraña y ofensiva, pero lo justifica en términos de permitirle seguir a Zecharia Sitchin al reinterpretar las historias babilónicas como genocidios alienígenas. Comprueba el nombre de Sitchin y básicamente respalda los estudios de Sitchin, menos el énfasis literal en la extracción de oro.

Siento que debería hablar sobre la larga sección media de Levenda sobre genética y si el ADN humano refleja códigos extraterrestres, pero todo es escaparatismo. Grandes partes de estas secciones están dedicadas a evaluar ideas religiosas sobre el sufrimiento humano, las narrativas de creación y el más allá. Una sección particularmente extraña ofrece un respaldo tibio de la teoría de la evolución, elogia el diseño inteligente como un “compromiso” y lo compara con la teoría de los astronautas antiguos de la panspermia dirigida (extraterrestres que disparan meteoritos llenos de ADN a la Tierra para poner en marcha la vida) antes de quejarse furiosamente que “se permite a la ideología conducir la búsqueda del conocimiento”. No está claro en absoluto de qué ideología se está quejando, pero su defensa en esa misma sección de visión remota y caza de demonios espaciales voladores mientras desprecia a los científicos como “sumos sacerdotes”. Del materialismo sugiere que piensa poco en la ciencia materialista convencional. Parece estar abogando por algún tipo de espiritualidad neo-pagana de la Nueva Era bajo la apariencia de una “ciencia” antimaterialista basada en el poltergeist espacial.

El resto de este largo desvío de múltiples capítulos hacia la genética está igualmente plagado de intentos de encontrar tradiciones religiosas y ocultas enterradas en el “código” que él cree que son demonios espaciales incorporados en nuestro ADN, o que son paralelos al ADN, o algo así. Estas incluyen las tabletas angelicales de I Jing y John Dee. Básicamente descubrió las matemáticas y se sorprendió de que exista en más de un lugar. También asume que las representaciones antiguas de serpientes entrelazadas representan la doble hélice del ADN, que tiene tanto sentido como afirmar que mi zapatilla representa un paramecio solo porque tienen formas vagamente similares. Y solo por diversión, agrega que el tablero de ajedrez representa una “matriz” para el “código genético” y que la guerra es inherente a nuestro ADN demonio/alienígena.

Ninguna de estas especulaciones encuentra ningún apoyo real en el libro de Levenda, solo afirmaciones recicladas de Ancient Aliens que, una vez más, parece no reconocer, han sido parte de la teoría de los antiguos astronautas durante cuatro décadas más o menos y han sido desacreditadas durante mucho tiempo.

Hay un capítulo sobre “la mujer humana” y el costo “único” de la menstruación y el parto, que él describe como una “guerra” entre la madre de un lado y el padre y el hijo del otro. Desciende en una vergonzosa serie de estereotipos sexistas directamente de un manual de Dianética de la década de 1950, y hace una afirmación sin respaldo de que una aventura de una noche produce un feto “más débil” que una relación comprometida debido a “ciertos rasgos genéticos” que solo están presentes en una concepción a través de una relación comprometida. Así no es como funciona la genética. Una célula de esperma no puede reorganizar su material genético dependiendo de la elección futura del padre de llamar a la madre para una segunda cita: “de hecho, esta es la creencia predominante entre los biólogos hoy”, escribe Levenda. Supongo que está confundiendo la genética con una visión extremadamente simplificada de la epigenética, pero no dio fuentes, por lo que no tengo idea de lo que estaba pensando.

La segunda mitad del libro cubre la conciencia, y realmente hay muy poco que puedo decir aquí, ya que los argumentos son principalmente filosóficos más que científicos. Cuando Levenda profundiza en la ciencia, está fuera de su alcance, y algunas de las preguntas que hace son extrañas. Se pregunta, por ejemplo, si el ADN es consciente o si produce conciencia. El argumento general que intenta hacer es que el cerebro humano es un receptor de “señales” de demonios alienígenas y que podemos ser formas de pensamiento que aparecen en esta realidad. O tal vez no. Honestamente, esta mitad del libro es aburrida, una especie de informe de un libro sobre estudios científicos actuales de la conciencia en capas además de un esfuerzo subyacente para volver al dualismo cartesiano con la esperanza de que extraer la conciencia del cuerpo creara espacio para los mundos espirituales y así quiere ver la conciencia como una especie de panteísmo antimaterial, para que nuestros sistemas nerviosos simplemente reciban una señal parcial que represente un fragmento del todo divino. Se calienta por las tonterías de la Nueva Era del tipo que Levenda se deleitaba cuando era joven, salvaje, libre y más allá del bien y el mal. Con eones extraños, incluso la muerte puede morir, y todo eso. Pero no confíes en mi palabra. Levenda lo dice él mismo: “Entonces, al acecho detrás de toda la ciencia y las matemáticas, la física y la bioquímica, e incluso detrás del programa espacial en sí, está el antiguo sueño de los místicos y los gurús: una regeneración espiritual del ser humano …”

Finalmente, en esta sección, comienza a regalar el juego. En medio de sus esfuerzos por refutar las comprensiones “materialistas” de la conciencia, reconoce que los demonios alienígenas no operan en esta realidad, sino que ocupan un plano no material accesible a través de viajes internos a nuestra propia conciencia, es decir. los viajes chamánicos para encontrarse con dioses y monstruos por los que Graham Hancock continúa cuando tropieza con la ayahuasca. Levenda se adentra en un territorio más oscuro cuando especula, sin evidencia, que poderes invisibles manipulan la mecánica cuántica para inducir alucinaciones de temática alienígena en nuestras mentes (porque los genes conscientes aparentemente reaccionan a los estímulos cuánticos) para que el Fenómeno pueda ser un “mecanismo de control” de algún origen sobrenatural:

Lo que proponemos es que la experiencia de abducción alienígena es real de alguna manera: es el anfitrión de una experiencia real que involucra a un actor o actores externos, seres cuya capacidad para manipular la conciencia no tiene paralelo, pero una habilidad que los seres humanos pronto tendrán adquirir. Que estos seres son normalmente invisibles para nosotros, que parecen genios, espíritus, fantasmas o demonios, deberían obligarnos a hacer preguntas más profundas sobre la experiencia y no descartarla como producto de una imaginación hiperactiva, de histeria o de trastorno mental.

Una sección final del libro, en gran medida ajena a todo lo anterior, analiza la tecnología cyborg, la inteligencia artificial y la ESP, con una amplia cobertura de la santa patrona de Levenda, Helena Blavatsky y el socio comercial de Tom DeLonge, el investigador psíquico Hal Puthoff. Es sobre todo irrelevante, excepto que Levenda lo usa para justificar la inclusión de humanos muertos entre los extraterrestres, ya que si la conciencia sobrevive a la muerte, ya sea como un fantasma o un fantasma en una máquina (conciencia cargada por Internet), entonces somos los extraterrestres y ellos son nosotros, y todas las diversas criaturas sobrenaturales, somos simplemente máquinas (es decir, construcciones artificiales) para penetrar en reinos ocultos de nuestra propia conciencia”. La única pregunta, dice, es si creamos extraterrestres y ángeles nosotros mismos o si una fuerza más allá de nosotros lo hace.

Entonces, ahí lo tienen: el gran secreto de la serie TTSA Sekret Machines es solo esto: que el único tema que vale la pena explorar somos nosotros mismos, que el ego triunfa sobre todo y que todo el universo está contenido solo en nuestro propio interés obsesionado consigo mismo. El libro de Levenda podría estar lleno de material de los años 1970 y 1980, pero no hay nada tan moderno como la reducción de la totalidad de la existencia de cada individuo para, básicamente, la búsqueda de la selfie interna perfecta.

Levenda también tiene un complejo de persecución, que supongo que se remonta a su negativa a tratar mis argumentos en su totalidad caricaturizándolos como hombres de paja. En un apéndice, Levenda dice que los libros de los escépticos de los ovnis no se venden porque “nadie está excitado por los desacreditadores” y solo los “cínicos que se felicitan a sí mismos” quieren leer sobre por qué las ideas especulativas están mal. Supongo que volvió a pensar en una parte de mí cuando afirmó que los “escépticos” tergiversan a los creyentes y se burlan de ellos. Afirma que una “inquisición científica” equivalente a las torturas de Torquemada funciona incansablemente para “probar las debilidades y probar las vulnerabilidades” de las afirmaciones de TTSA. Eso se llama ciencia, pero para Levenda, la idea de la falsabilidad es una reliquia de la cosmovisión materialista que niega lo que es realmente importante, dedicar tiempo a contemplarnos a nosotros mismos. También denuncia la hipótesis nula como una carga injusta, y la malinterpreta como “trabajando hacia atrás” de la creencia de que lo paranormal no es real. Corresponde al defensor demostrar que lo es, con los más altos estándares, y no cree que sea justo. Teme que “desacreditar” es solo “eliminar un paso” de “atacar a la religión en general”. ¡Oh, qué horror! Esto lleva a una diatriba verdaderamente extraña en la que Levenda pasa muchas páginas atacando a los nuevos autores ateos, específicamente a Sam Harris (un pensador cuyos pensamientos a menudo he dicho que debería guardarse para sí mismo) mientras condena a la Iglesia por su supresión de lo oculto y lo defiende. como el guardián de la llama sobrenatural. Él concluye que la espiritualidad (aunque no la religión dogmática) es buena, el secularismo es malo, y DIOS DIOS DIOS DIOS DIOS NECESITAMOS DIOS ¡AMO A DIOS! O algo parecido a eso. Es un cri de coeur en forma de tratado sobre los males del humanismo secular. Debería ser una lectura obligatoria para cualquier persona que apoye TTSA antes de respaldar la versión de “ciencia” de la compañía.

En última instancia, GM & W2: Man son las divagaciones fuera de contacto de un autor cuarenta años después de su apogeo, buscando justificar su esperanza de que la mortalidad no sea el final y rezando para que los ovnis sean las máquinas secretas de inmortalidad para justificar su fe. Que esto es lo mejor que To the Stars Academy puede producir y la declaración de visión definitoria para su visión del Fenómeno es profundamente triste e indudablemente hilarante. El peligro es que los fieles de la compañía lo creerán.

http://www.jasoncolavito.com/blog/review-of-gods-man-war-2-man-by-tom-delonge-with-peter-levenda

Graham Hancock reacciona a los artículos del SAA Archaeological Record sobre “America Before”

Graham Hancock reacciona a los artículos del SAA Archaeological Record sobre “America Before”

26/11/2019

Jason Colavito

Ya he contado esta historia antes, pero vale la pena repetirla aquí. Cuando estaba en la universidad, un compañero de clase judío se negó enojado a viajar o considerar comprar un Chrysler PT Cruiser porque consideraba que su estética de estilo de los años treinta era ofensiva. Pensó que se parecía a un “auto Hitler”. En cambio, estaba excesivamente orgulloso de haber comprado un Volkswagen Beetle verde manzana nuevo, ignorando el hecho de que era casi literalmente un auto Hitler. Hitler bosquejó personalmente un concepto aproximado para el Volkswagen Beetle, y los nazis fundaron Volkswagen para construirlos (aunque la Segunda Guerra Mundial impidió la producción real). Me recordó esta historia cuando Graham Hancock reaccionó al número especial de la semana pasada de The SAA Archaeological Record, que dedicó una larga sección de varios artículos a America Before de Hancock, incluido un artículo mío.

En su refutación, Hancock está notablemente más preocupado por las amenazas a sus ventas de libros que por el contenido de las críticas en su contra, dedicando un espacio significativo a quejarse de la crítica negativa de Carl Feagans sobre America Before en Amazon que a cualquier crítica específica de su trabajo. Está molesto porque “319 visitantes han votado por la crítica hostil de Feagans”, lo que la convierte en la principal crítica del libro a pesar del “79 por ciento” de los críticos que le dieron cinco estrellas al libro.

Después de haber estado involucrado en este proyecto desde el principio, puedo decirle que Hancock está equivocado al pensar que la sección especial es una respuesta de pánico, una “señal segura de que el establecimiento arqueológico siente que el suelo se mueve bajo sus pies”. En cambio, existe casi en su totalidad porque la mayoría de los arqueólogos no conocen las descripciones populares “alternativas” del pasado o están activamente comprometidas con ellas, y la sección tenía la intención de crear conciencia sobre el abismo creciente entre las interpretaciones académicas y populares del pasado. No elegí el tema de mi artículo; John Hoopes me pidió que escribiera sobre la larga y sórdida historia del mito de Mound Builder en el marco de America Before, vinculando mi artículo a mi próximo libro, The Mound Builder Myth. Tampoco elegí el término “pseudoaraqueología”, y es discutible cómo definir la diferencia entre “pseudoarqueología”, “arqueología alternativa” y cualquier reinvención cuasi mística popular del pasado que encontremos en algunas de las obras más espirituales de Hancock.

En cambio, permítanme presentarles lo que Hancock dice sobre mí:

Mientras tanto, el blogger Jason Colavito, quien también contribuye con un artículo sobre el tema, se esfuerza poderosamente por acusarme de tolerar el racismo nacionalista blanco mientras se ve obligado a admitir que: “Hancock tiene cuidado de atribuir su civilización perdida a un origen nativo americano”.

Supongo que Hancock se perdió la importante frase que siguió: “Al construir sobre un andamiaje de opiniones desacreditadas del siglo XIX como las que examino en mi libro, Hancock sirve para perpetuar las suposiciones victorianas sobre los límites del potencial nativo, a pesar de su propio respeto por los pueblos indígenas de todo el mundo”. En otras palabras, no lo acusé de tolerar el racismo nacionalista blanco. En cambio, es como mi compañero de clase de la universidad, ignorantemente probando el racismo sin comprender completamente los orígenes de las afirmaciones que ofrece. Recuerde, en Fingerprints of the Gods, Hancock dijo explícitamente que quería “rendir homenaje a Ignatius Donnelly”, quien declaró a Atlántida la patria de la raza blanca, y doce veces describió su civilización perdida como perteneciente a personas “blancas”. Para America Before había cambiado su tono y los había convertido en nativos americanos, pero eso realmente no cambió la historia de los mitos que ha reciclado en un análogo del Pleistoceno exclusivo para la globalización y el cambio climático.

Y Hancock lo sabe.

El año pasado, él y yo tuvimos una larga discusión sobre el racismo en la pseudociencia y las ficciones históricas del siglo XIX a las que recurre, y leyó el manuscrito de mi Mound Builder Myth, ofreciendo palabras extremadamente amables para el libro. (Tengo los correos electrónicos, y sin importar nuestras diferencias en historiografía, siempre he mantenido que es un excelente narrador popular). Se sintió lo suficientemente fuerte sobre el libro como para recomendarlo a su editor, aunque su editor se negó a aceptarlo. Este es el mismo libro que resume mi artículo, y él conoce la diferencia entre acusarlo de tolerar el racismo y explicar que perpetuar viejas ideas, en gran parte sin crítica, refuerza la constelación de creencias que las originó. El mito de Mound Builder surgió del racismo anti-nativo americano, y no hay forma de evitar el hecho de que existió en gran parte para justificar el genocidio cultural y físico y el acaparamiento de tierras.

En America Before, Hancock va más allá que en libros anteriores al tratar de replantear sus ideas en oposición a los supuestos nacionalistas blancos de versiones pasadas promulgadas por autores como Ignatius Donnelly, Pierre Honoré y Jacques de Mahieu. Condena el racismo anti-nativo en los términos más enérgicos posibles. No estoy seguro de que esto borre por completo el impacto de los “dioses blancos” perdidos de Fingerprints of the Gods, pero es un paso en la dirección correcta.

Volkswagen realizó enormes esfuerzos para limpiar el Escarabajo de su herencia nazi, y tomará esfuerzos similares para purgar la arqueología “alternativa” del racismo y el nacionalismo genocida que lo originó. Sin embargo, dado que carece de apoyo científico, no hay mucho ímpetu para reconstruirlo en nuevas líneas. Le doy crédito a Hancock por intentar, en cierta medida, sustituir un subconjunto, posiblemente genéticamente distinto, de nativos americanos por personas blancas en la última versión, pero no hace nada por el supuesto implícito en la idea de una superpotencia globalizada perdida que todos los demás en la Tierra estaban demasiado ignorantes para descubrir cómo apilar tierra o piedra, o para mirar el cielo nocturno.

http://www.jasoncolavito.com/blog/graham-hancock-reacts-to-saa-archaeological-record-articles-on-america-before

El misterioso barco hueco: ¿un encuentro alienígena en el viejo Japón?

El misterioso barco hueco: ¿un encuentro alienígena en el viejo Japón?

Brent Swancer

Diciembre 8, 2019

Los informes de encuentros alienígenas varían en todos los ámbitos, y se remontan a tiempos remotos. De numerosas culturas dispares llegan informes inexplicables de encuentros con seres misteriosos más allá de nuestro entendimiento, y Japón ciertamente también tiene algunas de estas. Un caso muy curioso proviene de un grupo de pescadores que se encontraron con una extraña embarcación que flotaba sobre el mar, encerrando a un extraño y que se convirtió en un gran misterio japonés.

Aunque hay varias versiones del supuesto encuentro, quizás la más conocida y detallada es la que se encuentra en las páginas de un manuscrito de 1825 llamado Toen shōsetsu, de Kyokutei Bakin. La historia cuenta que en febrero de 1803, un grupo de pescadores que trabajaban en la costa de la provincia de Hitachi vio algo muy extraño flotando en las olas, que parecía ser una especie de barco extraño como ninguno de ellos había visto antes. Se acercaron a él en su bote y pudieron ver que la parte superior del objeto en forma de disco, descrita como una olla de arroz o un quemador de incienso, parecía estar hecha de algún tipo de madera rojiza con ventanas incrustadas dentro, mientras que el el fondo estaba cubierto con placas de metal, que medían aproximadamente 11 pies de alto y 18 pies de ancho. Las ventanas parecían tener barras de metal sobre ellas, así como resina que cubría sus bordes, tal vez para mantener el agua afuera. Por todas las apariencias, parecía ser una especie de barco, aunque no se parecía a nada que hubieran visto nunca y aparentemente vagabundea sin rumbo, y los curiosos pescadores lo remolcaron de vuelta a la orilla.

Con la nave de otro mundo a salvo en la orilla, se sorprendieron al mirar por una de las ventanas para ver que estaba adornada con lo que parecía una cama, sábanas, alfombras suaves de estilo y tela desconocidos, una botella y alimentos como pasteles y carne esparcida, y que las paredes parecían haber sido grabadas con varios símbolos extraños o letras de algún idioma desconocido. Sin embargo, más sorprendente que nada de esto fue a quién encontraron encogido, ya que parecía que el barco tenía un pasajero. Allí, escondida dentro de la nave, había una mujer joven de unos 18 a 20 años de edad, de unos 5 pies de altura y descrita como llamativa, casi etéreamente bella, con una piel muy pálida, rosada y cabello rojo grueso con extensiones blancas que parecía estar hecho de algún tipo de piel y todo salpicado de polvo blanco. En sus manos sostenía una simple caja de madera que agarró protectoramente mientras los pescadores la miraban boquiabiertos. Se decía que su elegante ropa era de una tela desconocida y era larga, fluida y muy suave como la seda.

260px-Utsuro-buneLos pescadores intentaron hablar con la misteriosa mujer, pero ella respondió en un idioma extraño que no pudieron comprender, y parecía que tampoco podía entender lo que decían. Durante todo esto sostuvo esa caja a la defensiva, sin permitir que nadie se acercara a ella. Incapaces de hablar con este extraño y sin saber cómo proceder, los pescadores supuestamente terminaron empujando lo que llamaron utsuro-bune o “barco hueco” de vuelta al mar, donde se balanceó hacia el horizonte fuera de la vista, dejando la mujer enigmática y el contenido secreto de esa caja un completo misterio. Cuando los pescadores regresaron a su aldea y les dijeron a los demás, uno de los ancianos especuló que era una princesa de una tierra extranjera de la que había sido exiliada, posiblemente después de haber tenido una aventura con un plebeyo.

La historia del Utusro-Bune volvería a aparecer en las obras Hyōryū kishū (1835) y Ume-no-chiri (1844), cada vez con detalles ligeramente diferentes, pero esencialmente contando el mismo informe, y fue durante años impresa en varias fuentes de noticias de la era Edo. Cuentos similares de extraños misteriosos que aparecen por mar en embarcaciones de otro mundo también se pueden encontrar en la tradición de otras áreas de Japón, lo que hace que parezca que seguramente solo sea un mito y una leyenda. Sin embargo, incluso teniendo en cuenta los orígenes nebulosos de la historia, a veces se ha sugerido que esto podría haber sido un evento real que realmente sucedió, y ha habido ideas sobre lo que podría haber ocurrido aquí.

360px-UtsurofuneSi había alguna realidad en la historia, una de las principales teorías sobre lo que vieron esos pescadores fue una mujer rusa que se había alejado de un barco naufragado o había venido intencionalmente para tratar de negociar el comercio con los japoneses notoriamente aislados o incluso para espiarlos. Esto explicaría su apariencia extranjera, su llamativo cabello rojo, su ropa extraña y su incomprensible habla y escritura. También podría explicar la extrañeza de su nave, ya que podría haber sido un diseño ruso con el que los japoneses no estaban familiarizados. Una idea más marginal es que este fue un ejemplo temprano de un encuentro de ovnis y extraterrestres en Japón, a pesar de que la extraña nave nunca se describe como volando o haciendo otra cosa que flotar sin rumbo en el agua, ni exhibiendo ninguna tecnología particularmente avanzada, las ventanas selladas con resina de árbol, y la mujer es, por todas las descripciones, exótica, pero de apariencia humana, sin embargo, los entusiastas de los ovnis a menudo lo han explicado diciendo que podría ha sido una nave sumergible o un ovni estrellado.

Por supuesto, también existe la idea de que esto era solo una cuenta sensacionalista e inventada, como era común en esa época. Si esto hubiera sido real, entonces, en esta era de las fronteras muy estrictamente controladas de Japón, habría tenido que ser reportado al Daimyo y a las autoridades correspondientes de inmediato, sin embargo, no hay un registro oficial del incidente entre los tomos de otros informes de marineros náufragos y balleneros en las costas de Japón. También es algo extraño que la historia incluya simplemente enviar a la mujer extraña en su camino sin seguimiento u oportunidad de encontrarla nuevamente, lo que hace que sea bastante conveniente para cualquiera que lo inventara todo. Al final, nos preguntamos qué estaba pasando realmente aquí. ¿Era esta una extranjera que se encontraba en estas costas para propósitos que nunca entenderemos? ¿Fue solo un informe sensacional y una construcción de mitos? ¿O acaso era un visitante mucho más alejado que Rusia? El misterio del barco hueco de Japón sigue siendo un enigma.

https://mysteriousuniverse.org/2019/12/the-mysterious-hollow-ship-an-alien-encounter-in-old-japan/