Contacto con el bando equivocado: Albert K. Bender (30)

El Sunday Herald, del 1 de febrero de 1959 publica, en la página 26, tres artículos sobre el caso de Albert K. Bender. El primero dice:

SundayHerald-1-2-1959aSilenciados porque sabían mucho sobre platos voladores

Una bola de fuego barrió bajo sobre New Haven el 20 de agosto de 1953, cimbrando los cimientos de varios grandes edificios.

Parecía como una señal largamente esperada de que el mundo se acercaba a su fin, dijo un testigo.

Los cimientos temblorosos las luces atenuadas y los gritos de automovilistas aterrados coincidieron con la sombría predicción del juicio final predicha por los profetas del antiguo Egipto.

El terror no identificado que salió volando de los cielos nublados y otros objetos voladores misteriosos observados en Connecticut hace de “They Knew Too Much About Flying Saucers” de Gray Barker un libro fabuloso.

Publicado por University Books, Inc., de Nuew York City, “Saucers” cuenta la experiencia escalofriante del autor, quien antiguamente fue investigador jefe para el International Flying Saucer Bureau de Bridgeport.

El incidente de New Haven ocurrió justo después del ocaso. Un gran zumbido rompió a través del silencio de la tarde calurosa de agosto. Inmediatamente, los edificios comenzaron a temblar, las luces se apagaron repentinamente y el pánico siguió a esta ola.

Barker informa que sólo un residente realmente vio una bola roja de fuego – de alrededor de seis a ocho pulgadas de diámetro – estrellarse a través de un anuncio, cambiar el curso, arrancar a través de la copa de un gran árbol, casi estrellarse con un poste telefónico y las líneas de electricidad y desaparecer sobre una colina alrededor de media milla de distancia.

No muchos habitantes de New Haven eran conscientes de ello, pero la bola roja batió a través de la ciudad en un día que hace mucho tiempo fue señalado por los profetas como el día en que supuestamente el mundo terminaría.

La alarmante predicción fue hecha por ciertos profetas quienes se reunieron secretamente en el interior de la Gran Pirámide de Egipto miles de años antes.

El Departamento de bomberos de New Haven se apresuró a investigar el medio demolido anuncio humeante. No pudieron explicar qué rasgó el agujero de más de un pie de ancho, a través de acero cédula 20. Sea lo que fuere había golpeado con un gran impacto.

El investigador fotográfico Augie Roberts encontró que lo que se había estrellado en el anuncio, dejó su marca.

Soltó una muestra de algún tipo de metal, distinto del que formaba el anuncio y obviamente no parte de él.

Él lo envió a Albert K. Bender, el director del International Flying Saucer Bureau, quien lo analizó.

Bender, un ciudadano de Bridgeport asociado con el Acme Shear Co., supuestamente fue asustado hasta el silencio por los resultados del análisis.

Tres hombres vestidos de trajes negros con expresiones amenazantes en sus caras visitaron a Bender, dijo. Él nunca hizo pública la información que descubrió.

Barker dijo que el trio le dijo a Bender que había descubierto el secreto de los platillos voladores y entonces le informaron sobre algunos de los detalles. Nunca se determinó si el extraño trio era representantes del gobierno.

En enero de 1953, Bender telefoneó al autor desde su oficina de Bridgeport. Le contó que necesitaba la ayuda de Barker debido a la riqueza de la información sobre los objetos volantes aparecida en la organización civil de platillos de Bridgeport.

Bender dijo que Marte había estado particularmente cerca de la Tierra ese año. Informó que algunos de sus ayudantes sentían que ese planeta podía ser usado como una estación de camino por los platillos.

Una revisión cuidadosa de los avistamientos reveló que definitivamente se incrementaban en número durante los periodos en donde Marte orbitaba más cerca de la Tierra.

Fue cuando Bender anunció que estaba preparando un Departamento de Investigación dentro del bureau, asignándolo al trabajo de reducir detalles en avistamientos seleccionados.

Él nombró varios expertos en el campo de la aeronáutica, fotografía y astronomía para analizar los avistamientos.

Después de que los tres hombres en trajes negros se aproximaron a Bender y aparentemente lo hicieron jurar secreto, el autor condujo una sesión de preguntas y respuestas con él.

La mayoría de las respuestas de Bender fueron “No puedo responder”. Sin embargo, hubo algunas reacciones significativas señaladas por Barker.

Bender dijo que el gobierno federal en 1953 había conocido sobre el origen de los platillos por dos años. También reveló que en ese tiempo no había existido defensa contra los platillos.

Bender dijo que sus tres misteriosos visitantes dijeron, “En nuestro gobierno tenemos los hombres más inteligentes del país. No pueden encontrar una defensa para eso. ¿Cómo puede hacer usted algo al respecto?

Bender dijo que los tres hombres le habían dicho que se mantuviera callado sobre su conocimiento sobre los platillos por su honor como estadounidense.

***

Barker enlistó seis posibles respuestas al problema de los platillos voladores. Estas son:

1. Loa platillos vienen del espacio.

2. Los platillos representan armas secretas de defensa americanas.

3. Los platillos representan aparatos secretos construidos por potencias extranjeras.

4. Los platillos representan un tipo de cuarta dimensión y no son sólidos o reales como creemos.

5. Los platillos vienen de un lugar secreto en la misma Tierra, construido por gente de la que no sabemos nada.

6. Bender encontró que ya hemos logrado el viaje espacial, pero ya se lanzó un satélite artificial, o más fantástico, pero posible, que el hombre ya llegó a la Luna.

El libro de Barker sugiere fuertemente que los intentos de los investigadores civiles de ovnis están siendo obstaculizados por las agencias del gobierno. Indica que Bender fue una de las víctimas de esta campaña oficial.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.