La fotografía Hanson 3

La fotografía Hanson 4

BlackRiverFalls_thumbEn una historia de La Crosse Tribune del 18 de noviembre de 2004, Robert Huntley confesó cómo él, con la ayuda de tres amigos, Bud Bowler y sus primos John y Dan McDonald, construyeron y organizaron el accidente del platillo.

En julio de 1947, Bob Huntley era un adolescente de 17 años que trabajaba en una tienda de rótulos de madera con su abuelo en Black River Falls, Wisconsin. La vida en ese pueblo era aburrida y Huntley pensó en poner algo de emoción a la pequeña localidad en ese verano.

Decidido a divertirse, llamó a sus tres amigos y sus primos y les expuso su plan. Entre todos construyeron un platillo. A un panel de madera de balsa ensamblaron partes de un motor viejo y un bulbo fotoeléctrico de un proyector de películas antiguas.

Una vez que terminaron de armar su disco, en la noche del 9 al 10, fueron al recinto ferial para “estrellar” el platillo donde estaban seguros de que sería observado. “Teníamos que encontrar un lugar donde sabíamos que encontrarían el disco, y sabíamos que había un partido programado para la noche siguiente”, dijo Huntley. El objetivo era instalarlo en el jardín del parque de atracciones del condado de Jackson, donde los jóvenes cavaron con palas una pista de aterrizaje para el platillo.

57 años más tarde Bob Huntley confesó que él fue uno de los jóvenes detrás de la creación del “platillo volador” que, misteriosamente, se estrelló al aterrizar en una cancha de béisbol en Black River Falls en Wisconsin, en 1947. La apariencia del aparato de madera de balsa, de 15.5 pulgadas, causó tal alarma en ese momento, que la Patrulla Aérea Civil voló con un inspector de Milwaukee y el FBI se presentó. Sin embargo, los funcionarios descubrieron rápidamente que no era del espacio exterior[1].

El objeto, como hemos visto, fue descubierto por Sigurd Hanson, el electricista de la ciudad, cuando en compañía de George Dickie y Aleck Gunderson fueron a colocar una lámpara sobre el diamante del terreno de béisbol.

Hanson comenzó a exhibir el disco. Cobraba 50 centavos la entrada para ver el “platillo”, antes de que la policía local llegara y cerrara el objeto en una cámara acorazada. Se describió el vehículo como si hubiese sido visto en vuelo cerca de la ciudad.

MitchellField_thumbEl disco fue enviado a Mitchell Field, y tras el análisis se hizo el siguiente informe: “Este artefacto es claramente un engaño… se mantendrá durante un período razonable de tiempo y luego se quemara y sus cenizas se colocarán en el receptáculo más cercano”.

Hanson era sospechoso de ser el autor, o más bien su sobrino, que estaba estudiando ingeniería eléctrica en UCLA. Huntley, por su parte, abrumado por su broma, guardó silencio por miedo: no tenía ningún deseo de ser arrestado por el FBI o de ser encarcelado por el ejército, ni nada. “Hanson era un caballero muy bueno”, dijo Huntley, “y siento mucho por todos los problemas que le generé. Sin embargo, un joven de 17 años de edad, no piensa en esos términos”.

Como se dijo, la confesión de Huntley apareció en La Crosse Tribune[2]:

El misterio del platillo volador de BRF revelado como un engaño

Por Autumn Grooms de La Crosse Tribune

18 de noviembre de 2004

BLACK RIVER FALLS, Wisconsin. Casi seis décadas después, Bob Huntley todavía sigue siendo renuente a hablar sobre la broma extraterrestre que hizo en 1947 a la gente de Black River Falls.

“Sólo estaba tratando de hacer un poco más excitante el verano”, explicó la semana pasada en una entrevista telefónica desde su hogar en Lexington, Virginia.

Nunca pensé que se convertiría en un caso federal.

Pero cuando un platillo volador de aspecto notablemente realista aterrizó en un campo el día de un gran juego, eso fue exactamente en lo que se convirtió.

La Patrulla Aérea Civil voló con un inspector de Milwaukee para hacer una inspección.

El FBI se interesó.

“Fue entonces cuando me asusté”, dijo Huntley, de 76 años, después de declinar inicialmente ser entrevistado por La Crosse Tribune.

Su historia se descubrió recientemente cuando envió anónimamente una carta al periódico en la que detallaba los pormenores de los eventos del 10 de julio de 1947.

Ver el fraude del 10 de julio de 1947 en la página A-6.

“Por supuesto que fue un engaño, pero sus perpetradores han permanecido en el anonimato durante unos 57 años”, escribió el abogado de La Crosse, John McDonald. “Pienso aclarar lo mejor posible el misterio, para dar el crédito debido a quienes crearon el platillo”.

Así que pensando que había dejado todo en el olvido del tiempo, entonces, aunque prefería dejar que toda la terrible experiencia se desvaneciera en el olvido del tiempo, Huntley compartió sus recuerdos de la historia del platillo volador.

Tenía 17 años en ese momento. Pasó la primera parte del mes trabajando fuera de horario en la tienda de carpintería y pintura de letreros de su abuelo en Black River Falls.

El exterior del platillo estaba hecho con un tablero de letrero y el interior de madera de balsa, con un motor hecho de motor viejo y partes del motor, y un bulbo fotoeléctrico de un viejo proyector de películas.

Con la ayuda de tres amigos, Bud Bowler y sus primos John y Dan McDonald, Huntley “estrelló” el platillo en un lugar en donde estaba seguro que lo notarían. El platillo medía 15.5 pulgadas de diámetro, 4 pulgadas de altura y pesaba una libra y media.

Fue el fallecido Sigurd Hanson, que era electricista de la ciudad de Black River Falls, quien descubrió el platillo en la hierba en el recinto ferial del condado de Jackson cuando él, George Dickie y Aleck Gunderson instalaban iluminación en el diamante de béisbol, según una antigua edición del Tribune.

La noche anterior, Huntley y el grupo de jóvenes habían usado palas para cavar una pista de aterrizaje para el platillo.

“Tuvimos que elegir un lugar donde supiéramos que se encontraría el disco, y sabíamos que había un juego de pelota programado para la noche siguiente”, dijo Huntley.

“Entonces resultó que Sig Hanson tenía que hacer algún tipo de trabajo (en el parque)”.

“Era un fino caballero, y lamento cualquier incomodidad que haya creado”, agregó Huntley. “Un chico de 17 años no piensa en esos términos”.

Mientras la ciudad se preguntaba sobre el platillo volador, los rumores florecieron. El Tribune publicó una edición adicional sobre el descubrimiento el 11 de julio de 1947, proclamando: “Platillo volador encontrado en los terrenos de Black River”.

McDonald dijo que tuvo “MIEDO, con mayúsculas”, y eso lo condujo guardar silencio sobre el incidente durante todos estos años.

Huntley estuvo de acuerdo. “No tenía ningún deseo de ser arrestado por el FBI o ser encarcelado por el ejército ni nada”.

McDonald dijo que la idea de confesar surgió cuando estaba limpiando su garaje y encontró algunos recuerdos. Entre los artículos se encontraba una edición del Tribune del domingo 13 de julio de 1997 con un titular que decía: “BRF cuenta con su propio misterio de 50 años”.

La historia contaba cómo el platillo era un engaño del que nadie se había hecho responsable. Se especuló sobre quién estaba detrás del engaño, y se incluían los nombres de Sig Hanson y su hijo, Jim, que estudiaba ingeniería eléctrica en UCLA y estaba en casa durante el verano en el momento del descubrimiento del platillo volador.

“Pensé que (Huntley) realmente debería obtener crédito por ello”, dijo McDonald la semana pasada.

¿La razón del engaño?

“Fue sólo para dar un poco de diversión a un pueblo pequeño”, dijo Huntley. “Originalmente pensé que lo encontrarían los muchachos al día siguiente”.

Huntley dijo que el platillo fue llevado a la Universidad de Minnesota, en donde se le colocó en un túnel de viento y demostró tener características aerodinámicas excelentes.

Pero los funcionarios no tuvieron ninguna duda y descubrieron rápidamente que no era del espacio exterior, dijo Huntley. “No vas a encontrar una bombilla RCA en una nave espacial”.

“La madera de balsa también podría haber sido una pista”.

“Lo último que escuché”, dijo, “terminó en un campo de pruebas del Ejército en algún lugar de Nebraska, tal vez en Omaha. Fue lo último que supe de eso”.

En 2004, su cómplice, John McDonald, entonces abogado de La Crosse, escribió en el diario del estado de Wisconsin para reunirse con los autores de la broma: “Por supuesto que era una broma, pero los autores permanecieron en el anonimato por 57 años. Pensé que sería mejor iluminar el misterio, para dar al César lo que es del César antes de que todos los que crearon el plato, pasaran al más allá, de donde vino el plato”[3].

Un vuelo malogrado

Señores:

No muchos de sus lectores recordarán el platillo volador que “aterrizó” en Black River Falls en la madrugada del 10 de julio de 1947. Sin embargo, yo y algunos otros residentes de la antigua Black River Falls recordamos el incidente como si fuera ayer, al igual que sus editores que publicaron una edición especial para conmemorar el evento y publicaron un artículo del 50 aniversario de la nave espacial en su edición del domingo 17 julio, 1997.

Por supuesto, se trataba de una broma, pero sus autores han permanecido en el anonimato unos 57 años.

Pensé que sería mejor aclarar el misterio, para dar crédito a quien crédito merece, antes de que todos los que crearon el plato pasen al gran más allá de donde llegó el plato.

La idea del platillo fue concebida en un juego de póquer de la tarde, en la casa de mi primo, Dan McDonald, el 5 o 6 de julio de 1947. El grupo estaba compuesto por Dan, Bob Huntley, Bud Bowler y yo. La idea del platillo fue realmente del “cerebro de niño”, de Bob Huntley, pero todos contribuimos al plan general. Nos dimos cuenta de que, ya que muchos platillos voladores habían sido avistados en y alrededor del país en 1946 y 1947, no había razón por la cual Black River Falls no debía tener uno. Como es natural, suponíamos que todos eran engaños, y de todos modos, uno más o menos no haría daño a nadie.

El plan se desarrolló de la siguiente manera:

1. El platillo se iba a construir en la tienda de carpintería del abuelo de Bob Huntley, en el sótano de Bob Flagstad’s Red and White, en Black River.

2. Se determinó que, dado que los electricistas de la ciudad estaban instalando nuevas luces en el campo de béisbol en los terrenos de la feria del condado, debía ser el lugar de aterrizaje. Pensamos que si el jefe de los electricistas de la ciudad, Sig Hanson, encontraba el platillo, por lo menos lo llevaría al centro de la ciudad y afirmaría que era una falsificación. Pensamos que tal vez podríamos conseguir cobertura local en el Banner Journal, nuestro periódico local.

3. Por supuesto, el lugar de aterrizaje necesitaba preparación. Se determinó que luego que el plato “se estrelló”, debió haber patinado por un trecho de cincuenta a setenta y cinco yardas. El lugar de aterrizaje tuvo que ser construido por la noche después de la medianoche cuando el estadio estaba oscuro, sin ocupantes y sin vigilancia de la policía local.

4. Cuando Bob y su abuelo, Ben Huntley, terminaron el plato tenía unos 15 pulgadas de diámetro y 4 pulgadas de alto. Más tarde se informó que el platillo era alimentado por una celda fotoeléctrica. Sin embargo, no era el caso. A pesar de que había una celda fotoeléctrica, también había pilas de una linterna y un motor de reloj eléctrico conectados entre sí por cables eléctricos cuidadosamente soldados. Fue construido de cartón y madera de balsa, pintado con pintura de aluminio. Era hermoso, pero difícilmente de calidad extraterrestre.

5. Ya que se suponía que el plato había hecho un aterrizaje forzoso, golpeamos una parte de una cerca para simular los daños sufridos en el impacto del estrellamiento.

6. En horas de la madrugada de la mañana del 10 de julio de 1947, nos reunimos, llevamos el plato al recinto ferial, cavamos una pista de aterrizaje con palas y hundimos el borde dañado de la nave en el suelo cerca de uno de los postes de luz en los que los electricistas de la ciudad estarían trabajando en el próximo día o dos.

Al día siguiente nos reunimos en la tienda de Ben Huntley a la espera de las noticias del descubrimiento. Fue una larga espera hasta media tarde, cuando se conoció la noticia en los cafés locales. Un platillo volador había sido encontrado. Y lo que es más, Sig Hanson, el principal electricista de la ciudad, proclamó que era auténtico. (Más tarde lo negó).

A las pocas horas se produjo una explosión de acontecimientos. El platillo fue trasladado al Ayuntamiento y puesto a la vista del público por 25 centavos de dólar por persona. El Ejército de EU fue notificado. Sig Hanson fue anunciado como un héroe. Su sobrino, Jim Hanson, un estudiante universitario en ingeniería eléctrica en UCLA estaba en casa para el verano, y al examinar el platillo confirmó su autenticidad. El platillo fue encerrado en la bóveda del Banco del Condado de Jackson para su custodia hasta que el ejército pudiera llegar.

No es necesario decirlo, los inventores y autores hicimos un juramento de secreto y pasamos a la clandestinidad asustados a muerte.

Al día siguiente, el Tribune publicó una edición especial sobre el platillo. Uno o dos días después, oficiales del ejército volaron en un avión de carga, recogieron el plato, y nunca más fue visto.

Cuando Bob, Dan, Bud y yo nos reunimos un día o dos más tarde se decidió, por temor a ir a un reformatorio, que lo mejor sería mantener el platillo en secreto. También temíamos un juicio de Sig Hanson y su sobrino, Jim, cuyo padre, por cierto, era el juez de circuito de Black River.

Después de varios años, el Saturday Evening Post en un artículo sobre platillos voladores señaló que el platillo de Black River era un engaño. ¡Y así fue! Pero es el material del cual están hechos los recuerdos maravillosos.

Gracias Bob, Dan y Bud, fue muy divertido.

Atentamente,

John R. McDonald, S. C.

Referencias

Anonimo, “Flying Saucer” Grounded at Black River Falls, The Winona Republican Herald, Winona, Minnesota, 11 July 1947.

Anonimo, Badger Pilot Tells of New “Saucer” Find, Green Bay Press Gazette, Green Bay, Wisconsin, 11 July 1947

Anonimo, Black River Falls Plans To Display Its “Disk-overy”, Dubuque Telegraph Herald, Dubuque, Iowa, 13 July 1947

Anonimo, C. C. to Charge 20 Cents For Look at Flying Disk, Youngstown Vindicator, Youngstown, Ohio, 13 July 1947

Anonimo, Chamber To Cash in on Flying Disc, La Crosse Tribune, La Crosse, Wisconsin, 13 July 1947

Anonimo, Claims He Saw One!, Dubuque Telegraph Herald, Dubuque, Iowa, 13 July 1947

Anonimo, Exhibits “Flying Saucer”, The Sunday Morning Star, Wilmington, Delawere, 13 July 1947.

Anónimo, Plastic Disks Found in Two States, The Chicago Daily News, July 11, 1947, pg. 7.

Anonimo, Strange Object with Motor is Found in State, Kenosha Evening News, 11 July 1947

Anonimo, Wanted! One Who Hasn’t Seen A Disk, La Crosse Tribune, La Crosse, Wisconsin, 13 July 1947

Anonimo, Wisconsin “Disc” Rigged for Power, The Oregon Journal, Oregon, 11 July 1947.

Randle D. Kevin, A History of UFO Crashes, Avon Books, New York, 1995. 276 s.

Werner Walter, Mülle aus den Weltraum, CENAP News Flash, No. 15/2, november 2005.

Páginas en internet:

Grooms Autumn, 57 years later, Black River Fall’s flying saucer mystery revealed as hoax, La Crosse Tribune, Sunday, October 10, 2004. Artículo en internet, https://lacrossetribune.com/community/jacksoncochronicle/lifestyles/brf-s-flying-saucer-mystery-revealed-as-a-hoax/article_6e7d97ab-8a16-5cd6-ad5a-16f0ea6eee3a.html

McDonald R. John, An Ill-fated Flight, Carta a La Crosse Tribune, Sunday, October 10, 2004. Artículo en internet, http://www.lacrossetribune.com/articles/2004/10/10/news/00lead.txt

http://marcianitosverdes.haaan.com/2006/11/el-ovni-de-black-river-falls/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/09/el-da-despus-de-roswell-29/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/09/el-dia-despus-de-roswell-30/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/11/el-da-despus-de-roswell-39/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2013/04/el-da-despus-de-roswell-112/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2013/04/el-da-despus-de-roswell-111/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2014/06/el-da-despus-de-roswell-172/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2014/07/el-da-despus-de-roswell-175/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2014/07/el-da-despus-de-roswell-174/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2014/11/el-da-despus-de-roswell-194/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2014/11/el-da-despus-de-roswell-190/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2014/12/el-da-despus-de-roswell-197/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2014/12/el-da-despus-de-roswell-196/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2014/12/el-da-despus-de-roswell-195/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2015/01/el-da-despus-de-roswell-199/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2015/03/el-da-despus-de-roswell-211/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2015/03/el-da-despus-de-roswell-209/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2015/04/el-da-despus-de-roswell-214/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2015/04/el-da-despus-de-roswell-212/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2016/06/el-da-despus-de-roswell-276/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2018/02/platillos-voladores-capturados-black-river-falls-wisconsin-10-de-julio-de-1947/

https://vault.fbi.gov/UFO/UFO%20Part%201%20of%2016/view#document/p17%20PBB

https://www.fold3.com/image/1/9669350

http://www.forteantimes.com/forum/viewtopic.php?p=451200


[1] Werner Walter, Mülle aus den Weltraum, CENAP News Flash, No. 15/2, november 2005.

[2] Grooms Autumn, 57 years later, Black River Fall’s flying saucer mystery revealed as hoax, La Crosse Tribune, Sunday, October 10, 2004. Artículo en internet, https://lacrossetribune.com/community/jacksoncochronicle/lifestyles/brf-s-flying-saucer-mystery-revealed-as-a-hoax/article_6e7d97ab-8a16-5cd6-ad5a-16f0ea6eee3a.html

[3] McDonald R. John, An Ill-fated Flight, Carta a La Crosse Tribune, Sunday, October 10, 2004. Artículo en internet, http://www.lacrossetribune.com/articles/2004/10/10/news/00lead.txt

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.