El otro lado: ¿De dónde vienen las coincidencias?

El otro lado: ¿De dónde vienen las coincidencias?

Por John Blake, CNN

29 de diciembre de 2015

(CNN) Royce Burton enseñaba historia en una universidad de Nueva Jersey cuando decidió contarle a su clase sobre una experiencia aterradora que tuvo cuando era joven.

Era un Ranger de Texas, patrullando el Río Grande en 1940, cuando se perdió en un cañón al anochecer. Intentó salir pero perdió el equilibrio justo cuando se acercaba a la cima de un acantilado. De repente, Joe, un compañero Ranger, apareció y lo levantó a salvo con la correa de su rifle. Burton agradeció a Joe por salvarle la vida, pero perdió contacto con él después de que ambos hombres se alistaron en el ejército durante la Segunda Guerra Mundial.

Burton estaba en medio de compartir su historia cuando un hombre mayor apareció en la puerta. Era Joe, el compañero Ranger. Había rastreado a Burton 25 años después y entró en su salón de clases precisamente en el momento en que Burton relataba su rescate.

“Haré que Joe termine el resto de la historia”, dijo Burton, sin perder el ritmo cuando la asombrada aula presenció la reunión de los dos hombres.

Podrías llamar a la historia de Burton una coincidencia asombrosa, pero James Hollis lo llama de otra manera: “sincronía”, una coincidencia significativa.

Sincronicidad es un término acuñado por Carl Jung, el psiquiatra y místico suizo. Es la ocurrencia de dos eventos que no tienen una relación aparente de causa y efecto pero que, sin embargo, están conectados por el significado, a menudo de manera profunda.

Sincronicidad es un término extraño, pero es una experiencia familiar para muchas personas. Alguien sueña con un amigo de la infancia del que no ha tenido noticias en años y recibe una llamada telefónica de ese amigo al día siguiente. Otra persona pierde a su madre y escucha su canción favorita en la radio el día de su funeral. Alguien que enfrenta una terrible crisis personal es el receptor accidental de un libro que parece escrito solo para él o ella.

“Todo el mundo tiene historias como esa”, dice Hollis, un analista y autor junguiano que conocía a Burton y comparte su historia en el libro “Hauntings: Dispeling the Ghosts Who Run Our Lives”. “Vivimos en un mundo embrujado donde las energías invisibles trabajan constantemente”.

Sin embargo, pocas personas entienden cómo funcionan las sincronicidades. ¿Por qué ocurren, de dónde vienen y su existencia sugiere que la vida de todos es parte de algún drama cósmico formado por manos invisibles?

O, como insisten los críticos, la sincronicidad es simplemente narcisismo psicológico, el resultado de la desesperada necesidad de una persona de encontrar significado en conexiones extrañas que cualquiera notaría si prestara atención.

Esas son las preguntas que los científicos, escépticos y psicólogos han preguntado durante mucho tiempo sobre coincidencias sorprendentes. Sin embargo, el concepto de sincronicidad se está moviendo en la corriente principal. Google el término y aparecen 5.4 millones de referencias. Facebook tiene una página dedicada a la sincronicidad. Y hay personas que recopilan historias de sincronicidad como los niños solían coleccionar tarjetas de béisbol. Los catalogan en piezas como “29 Mind-Blowing Coincidences You Won’t Believe Happened” o “20 Amazing Coincidences”.

Incluso aquellos que nunca han oído hablar de la sincronicidad están influenciados por ella, dicen algunos. Si abres la Biblia y escoges al azar la primera Escritura que ves como guía, o prestas atención a las premoniciones o la astrología, estás confiando en algún grado en los principios de sincronicidad.

“El interés en la sincronicidad está explotando”, dice Gibbs A. Williams, un psicoanalista y autor del libro “Demystifying Meaningful Coincidences”.

“Muchos discípulos de sincronicidad se dan cuenta de esto como si fueran adictos que anhelan su próxima solución”.

De pudín de ciruela y escarabajos dorados

Los groupies de Synchronicity tienen sus historias favoritas. Algunos han sido citados tanto que es difícil saber si son verdaderos o apócrifos, o una combinación de ambos.

Considere la historia famosa de Emile Deschamps y su pudín de ciruela.

En 1805, Deschamps, un poeta francés, fue convidado con pudín de ciruela por Monsieur de Fortgibu. Una década después, Deschamps va a un restaurante de París y vuelve a pedir pudín de ciruela. El camarero le dice que el último plato se le ha servido a otra persona: un señor de Fortgibu.

La historia se vuelve más extraña. En 1832, Deschamps va a un restaurante donde alguien le ofrece pudín de ciruela. Bromeando les dice a sus amigos que lo único que falta es de Fortgibu, y de Fortgibu, ahora un anciano, entra rápidamente en el restaurante.

No es de extrañar que Jung se sintiera atraído por tales historias de sincronicidad. Estaba fascinado por experiencias extrañas. Creía toda la vida en lo oculto y afirmaba tener encuentros personales con lo paranormal.

La creencia de Jung en la sincronicidad fue, de hecho, reforzada por un encuentro sincrónico que fue tan misterioso como la historia de pudín de ciruela de Deschamps.

Jung estaba tratando a una joven muy educada que creía que dependía demasiado de su intelecto. Dijo que ella era “psicológicamente inaccesible” y concluyó que un avance solo podría llegar si algo inesperado e irracional apareciera durante sus sesiones.

Un día, la mujer le dijo a Jung que había tenido un sueño extraño la noche anterior en el que alguien le había entregado una costosa pieza de joyería, un “escarabajo dorado” con forma de escarabajo. Mientras la mujer compartía el sueño, Jung escuchó unos suaves golpes en la ventana de una oficina detrás de él. Era un gran insecto que intentaba entrar en la oscura oficina.

Jung abrió la ventana y atrapó al insecto cuando voló. Era un escarabajo dorado, cuyo color verde dorado se parecía al color de las joyas de escarabajo dorado.

“Aquí está tu escarabajo”, dijo Jung, entregándose a la mujer aturdida.

El momento resultó ser un gran avance para la mujer, afirmó Jung. Su decisión de utilizar el momento sincrónico para forjar un avance con su paciente se convertiría en un modelo para otros terapeutas junguianos. Su mensaje: los momentos sincrónicos no ocurren solo para inspirar asombro; Llegan para obligar a las personas a reconsiderar sus valores.

Por qué ocurre la sincronicidad

Cuando se produce una coincidencia improbable, dice Hollis, el analista junguiano, la gente debe buscar el posible mensaje en ese momento.

“Deberíamos preguntarnos si hay otra dimensión (la sorprendente coincidencia) que me preguntaría, qué cambio de actitud y qué información podría sacar de esto”, dice. “¿Hay una tarea allí que sea correctiva para mi forma de ver las cosas?”

En su libro “Hauntings”, Hollis explicó el mensaje detrás de la improbable reunión del ex Ranger de Texas. Hollis se hizo amigo de él cuando ambos enseñaban en la misma universidad.

“Para mi colega, que tiene la sensación de que ‘los hechos son un tipo de persona’, el incidente ayudó a expandir su vida psíquica al aportarle un poco de misterio”, escribió Hollis. “Después de que su sensibilidad se amplió, fue aún más consciente de la presencia de energías invisibles en medio de su mundo tangible”.

Algunos creen que las personas pueden entrenarse para convocar momentos sincrónicos.

Alex Marcoux, autor de “Lifesigns: Tapping the Power of Synchronicity, Serendipity and Miracles”, dice que el “Universo” envía señales sincrónicas para ayudar a las personas a vivir una vida más plena. Marcoux, quien insiste en que el Universo se capitalice debido a sus creencias espirituales, ofrece un proceso de cinco pasos sobre cómo reconocer y aprender de la sincronicidad: preguntar con intención, sentir las experiencias de la vida, desentrañar las pistas del Universo, validar la respuesta y expresar gratitud.

Marcoux dice que confió en los momentos sincronizados para ayudarla a tomar decisiones sobre todo, desde los argumentos de sus novelas hasta sus finanzas y relaciones.

Cuando se le pregunta cómo puede discernir si una coincidencia es un mensaje o solo un momento aleatorio, dice que hay tres indicadores: el evento es significativo, improbable y se ve afectada de repente. El momento se siente como una epifanía.

“El pelo le sube por la nuca”, dice ella.

Jung introdujo el concepto de sincronicidad al público occidental con la publicación de su libro “Sincronicidad: un principio de conexión acausal”. Pero el concepto es anterior a él por miles de años. Como señaló Jung, el concepto forma la base de un antiguo texto chino utilizado para la adivinación llamado I Ching, o el Libro de los Cambios. Los junguianos dicen que los avances en la física cuántica y la teoría del caos también reforzaron los principios de sincronicidad.

¿Por qué la sincronicidad podría ser un engaño?

Algunos críticos dicen que la sincronicidad no es el resultado de una influencia de otro mundo. Es autogenerado: es producido por personas que buscan respuestas a problemas personales, dice Williams, autor de “Demystifying Meaningful Coincidences”.

Williams dice que las sincronicidades no son eventos aleatorios ni mensajes codificados de una divinidad trascendente. Las coincidencias sorprendentes a menudo ocurren cuando las personas experimentan un estancamiento psicológico en sus vidas.

Una persona que renuncia a la bebida, por ejemplo, puede encender el televisor el mismo día de su resolución y ver una película sobre Alcohólicos Anónimos. Cuando uno resuelve resolver un problema personal, a menudo verá un “mensaje resonante” incrustado en un momento, dice.

“Estás buscando patrones. Es como si estuvieras en tu propia búsqueda psicológica del tesoro. Buscas piezas que encajen en el rompecabezas. El patrón completado se experimenta como una sincronicidad”.

Algunos críticos de la sincronicidad niegan que estos eventos ocurran en absoluto.

Los escépticos citan uno de los ejemplos más frecuentes de sincronicidad: los paralelos extraños entre Abraham Lincoln y John F. Kennedy.

Ambos presidentes tenían siete letras en sus apellidos y fueron elegidos para un cargo con 100 años de diferencia: 1860 y 1960. Ambos fueron asesinados un viernes en presencia de sus esposas, Lincoln en el Teatro Ford y Kennedy en un automóvil fabricado por Ford. Ambos fueron asesinados por asesinos que tenían tres nombres, John Wilkes Booth y Lee Harvey Oswald. Y ambos fueron sucedido por vicepresidentes que eran demócratas del Sur con el apellido Johnson.

¿Qué significa eso?

Absolutamente nada, escribió Bruce Martin en un ensayo para Skeptical Inquirer magazine. La probabilidad matemática asegura que ocurrirán algunas coincidencias, pero las personas asignan menos probabilidades de las coincidencias de lo que se merecen. La probabilidad asegura que en una selección aleatoria de 23 personas, dice, hay un 50% de posibilidades de que al menos dos de esas personas celebren la misma fecha de nacimiento.

Los partidarios de la sincronicidad también ignoran los hechos que desafían el significado de sus coincidencias, dice. Tomemos a Lincoln y Kennedy: Compartían similitudes, pero también nacieron y murieron en diferentes meses, estados y a diferentes edades. ¿Qué hay de esas diferencias?

“Para cualquiera de las dos personas con vidas razonablemente agitadas es posible encontrar coincidencias entre ellas”, escribió Martin en el ensayo “Coincidences: Remarkable or Random?”.

“Dos personas que se reúnen en una fiesta a menudo encuentran una sorprendente coincidencia entre ellas, pero lo que es (fecha de nacimiento, ciudad natal, etc.) no se predice de antemano”.

Hollis, el analista junguiano, reconoce fácilmente que existen algunas coincidencias aparte de la sincronicidad. Pero él dice que hay otras coincidencias extrañas que van más allá de la posibilidad matemática. Simplemente no puedes explicarlos. Él dice que estas extrañas historias revelan “la presencia espectral” de algún tipo de energía que se infiltra deliberadamente en la vida cotidiana de las personas.

Considere una de las historias de sincronicidad más extrañas jamás contadas:

En 1938, Joseph Figlock, un barrendero, estaba limpiando un callejón en Detroit cuando un bebé se cayó de una ventana abierta del cuarto piso. El bebé golpeó a Figlock en la cabeza, el impacto salvó la vida del niño. Un año después, Figlock estaba barriendo otro callejón cuando otro bebé cayó de una ventana del cuarto piso, sobre Figlock. El mismo destino. Tanto Figlock como el bebé estaban ilesos.

¿Qué hace uno de tal historia?

La revista Time informó de manera casual la historia de Figlock bajo el título “Coincidencia en Detroit”. No incluyó ninguna entrevista, y la historia es una que Internet adora debatir como verdad o ficción. Esto parece estar seguro: nadie se encontró con Figlock ni a ninguno de los bebés para ver cómo esos momentos increíbles moldearon sus vidas.

Trate de explicar por qué ocurren estas coincidencias, y pocos están de acuerdo. Incluso Jung luchó para comprender la implicación de la sincronicidad: algunos dicen que tenía al menos tres definiciones diferentes, y sus seguidores no estaban de acuerdo sobre su significado.

Dice Williams, el incrédulo: “No creo que nadie haya tenido una idea de la verdad absoluta”.

Entonces, ¿qué nos queda? Historias desconcertantes de bebés que caen, pudín de ciruela y extrañas coincidencias que pueden moldear la vida de las personas, e incluso perseguirlas.

https://edition.cnn.com/2015/12/29/us/odd-coincidences-synchronicity-the-other-side/index.html

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.