¿Deberían los científicos tomar los ovnis y los fantasmas más en serio?

¿Deberían los científicos tomar los ovnis y los fantasmas más en serio?

La periodista Leslie Kean investiga temas que muchos consideran ir más allá

Por John Horgan

18 de mayo de 2020

imageLeslie Kean: “¿Dónde está la curiosidad entre los científicos sobre los misterios de lo desconocido? ¡El desafío que ofrecen al status quo debería hacer que su estudio sea aún más convincente! Crédito: Tatiana Daubek

Al igual que muchos lectores de The New York Times desde hace mucho tiempo, me sorprendió cuando el viejo periódico publicó, en 2017, un artículo de primera plana sobre investigaciones del Pentágono de objetos voladores no identificados, u ovnis. Este artículo, más una barra lateral más corta y un seguimiento de 2019, animó a aquellos que creen que los extraterrestres nos han visitado y molestó a escépticos como mi amigo periodista Keith Kloor. En diciembre pasado, conocí a la periodista Leslie Kean, coautora de los artículos del Times y autora exclusiva del bestseller de 2010: UFOs: Generals, Pilots, And Government Officials Go On The Record, en un simposio de una semana sobre los desafíos al materialismo científico convencional sobre lo que escribí aquí. En la reunión, que tuvo lugar en el Instituto Esalen en California, Kean habló sobre la posibilidad de la vida después de la muerte, un tema que explora en su libro 2017 Surviving Death: A Journalist Investigates Evidence for a Afterlife (que incluye capítulos de otros colaboradores). Kean y yo nos llevamos bien. Le dije que, aunque me cuesta creer en fantasmas y visitas extraterrestres, admiro el coraje y la profesionalidad con la que investiga estos temas. También me gusta hablar con personas inteligentes cuyas opiniones difieren de las mías, como los biólogos renegados Rupert Sheldrake y Stuart Kauffman. Así que la semana pasada, después de que el Times publicara otra historia de ovnis de Kean y su colaborador Ralph Blumenthal, que provocó más rechazo de Kloor, le envié algunas preguntas a Kean. – John Horgan

Horgan: Cuando era niño, estaba obsesionado con los ovnis y lo paranormal. ¿Tú también eras así?

Kean: No, no hasta que fui un adulto. Aunque sí recuerdo haber tenido sentimientos místicos sobre Santa Claus cuando era niña. Sucedió cuando vi que mis galletas, cuidadosamente colocadas al lado del árbol de Navidad, habían sido mordidas por Santa durante su visita a mi mundo la víspera de Navidad. Era una evidencia sólida de que algo mágico, algo “sobrenatural” realmente había ocurrido. Este fantástico ser que podía estar en todas partes a la vez había estado en mi sala de estar y había dejado una marca de mordisco físico para demostrar su existencia. Las autoridades del día, mis padres, lo confirmaron. Me sentí momentáneamente transportada, expandida, a un nuevo nivel de conexión con algo grande y misterioso. Eso puede sonar tonto, pero era cierto. Cuando descubrí la verdad sobre Santa más tarde, me sentí traicionada. Algo precioso había sido quitado. Mis padres no eran confiables porque me mintieron. Quizás en algún nivel inconsciente esto me llevó a querer descubrir qué es real y probar que las supuestas autoridades están equivocadas. No soy totalmente seria, pero supongo que es posible.

Horgan: ¿Cuándo y por qué decidiste primero escribir sobre los ovnis? ¿Hubo algún evento desencadenante en particular?

Kean: Mi gran interés en los ovnis como periodista comenzó en 1999 cuando trabajaba como presentadora y productora en el aire para la radio pública y publicaba como freelance. Inesperadamente recibí un explosivo informe de 90 páginas titulado Ovnis y defensa: ¿para qué debemos prepararnos? por generales franceses retirados, policías, científicos y un almirante. El informe pretendía “despojar al fenómeno ovni de su capa irracional”. El grupo había pasado tres años documentando casos oficiales de ovnis militares y de aviación. Lo más sorprendente fue su conclusión: que la “hipótesis extraterrestre” era la más válida y lógica para explicar los datos. Por supuesto, no había pruebas, solo una hipótesis. Los autores estaban preocupados por las implicaciones del fenómeno para la seguridad nacional y propusieron que los pilotos recibieran capacitación sobre cómo responder a los ovnis para evitar futuros contratiempos o incluso accidentes peligrosos. Dada la estatura y la credibilidad del grupo, pensé que esta era una gran historia. Publiqué un extenso artículo basado en el informe, conocido como el Informe COMETA, para el Boston Globe en mayo de 2000, que requería superar las reservas de un editor muy nervioso. [Vea los enlaces al Informe COMETA aquí y aquí]. Eso es lo que me puso en este camino, y no hubo vuelta atrás. Y dos décadas después, apenas puedo creer cómo han cambiado las cosas. [Vea esta historia del Times de Ralph Blumenthal para obtener más información sobre la cobertura de ovnis de Kean.]

Horgan: Un admirador de los ovnis de tu libro te describe como una “agnóstica” sobre si los ovnis son realmente piloteados por extraterrestres. Cuando te conocí en Esalen, me pareciste creyente, no agnóstica. ¿Me equivoco?

Kean: ¿Piloteados por extraterrestres? Tengo una mente abierta, pero no, no lo creo y nunca lo he dicho. Pero tampoco lo descartaré. Hay muchas posibilidades sobre la mesa. He señalado una y otra vez que no sabemos qué son estos objetos, y ahí es donde están las cosas. Mi libro concluyó que existe un fenómeno, sin duda, llamado “objetos voladores no identificados” por la Fuerza Aérea de los Estados Unidos en la década de 1950. Es físico y está bien documentado, incluso por nuestro gobierno. Pero qué son estos objetos es otra pregunta. Eso es lo que todos quieren saber, y ese deseo ha llevado a todo tipo de especulaciones. En esa pregunta, mi libro de 2010 fue agnóstico, y fue reconocido como tal. Es posible que estas máquinas voladoras, sean lo que sean, ni siquiera tengan ningún conductor, por lo que sabemos.

Horgan: ¿Cuál es la mejor evidencia de que los ovnis tienen un origen extraterrestre?

Kean: La tecnología extremadamente avanzada que los objetos han mostrado desde la década de 1950. Demuestran una tremenda velocidad y aceleraciones, la capacidad de hacer giros bruscos en ángulo recto, quedarse quietos en el aire, alejarse y desaparecer en un abrir y cerrar de ojos, y operar bajo el agua. Parecen desafiar las leyes de la aviación tal como la conocemos, ya que no tienen alas ni medios visibles de propulsión. La documentación se remonta a más de 60 años, cuando nadie en este planeta tenía tecnología como esta. En algunos casos, los expertos, como los funcionarios de la Agencia Espacial Francesa, tenían suficientes datos para descartar todas las explicaciones convencionales (lo que significa que no era algo natural o hecho por el hombre). Estos casos representan solo una pequeña fracción de los reportados, pero son los que importan. ¿Entonces, qué nos queda?

Horgan: ¿Cuál es tu visión de las experiencias de abducción alienígena?

Kean: Las encuentro fascinantes y no sé qué hacer con ellas. Conozco personas sensatas e inteligentes que informan tales eventos, y algunos incluso tienen evidencia física de ellas. Sus vidas han sido trastornadas por estas experiencias. Sin embargo, esto no es algo que haya estudiado en profundidad y nunca ha sido el centro de mi trabajo como reportera. No me siento calificada para sacar conclusiones al respecto. Señala la mayor complejidad de este problema que va más allá de cualquier hipótesis simple.

Horgan: el periodista Keith Kloor, escribiendo en WIRED, llama a su reciente artículo del New York Times sobre los ovnis “de origen escaso e inclinado”. La astrofísica Katie Mack, en Scientific American, dice que no toma las naves extraterrestres lo suficientemente en serio como para desacreditarlas. ¿Cómo respondes a estas críticas?

Kean: Las personas tienen derecho a sus opiniones. Como una de las tres personas que escriben las historias del Times, que incluyen el escrutinio de verificadores de hechos y varios editores, simplemente no estoy de acuerdo con la declaración de Kloor. Respaldamos todos nuestros informes en el New York Times y continuaremos cubriendo el tema siempre que podamos. Nuestra primera historia en diciembre de 2017 resonó en todo el mundo y ha hecho que el tema sea respetable para muchos que no lo habrían tocado antes. Abrió la puerta a sesiones informativas clasificadas sobre el Hill y a una cadena de eventos en los que la Marina emitió nuevas pautas de informes y reconoció las anomalías en los videos.

No creo que Katie Mack y yo estemos tan lejos. Ella escribe: “No es que no creamos que existan extraterrestres. Que yo sepa, la mayoría de nosotros lo creemos”. Pero el salto a naves extraterrestres en nuestra atmósfera es otra cuestión, por muchas razones que explica. Respeto su posición. Nunca he afirmado que los ovnis son naves extraterrestres. Desafortunadamente, esta es la conclusión para muchas personas de nuestras historias en el Times, a pesar de que esto no es lo que realmente está escrito y aunque incluimos declaraciones contrarias a esta idea. Entonces le respondería a Katie Mack que cualquier pregunta sobre naves extraterrestres pierde el punto. Estas son incógnitas, así de simple. Pero son físicamente reales. Interactúan con pilotos militares y aviones comerciales. Por lo tanto, merecen una investigación.

Horgan: ¿Por qué escribiste Surviving Death? ¿Tus propias experiencias paranormales te atrajeron a este tema?

Kean: Durante los diez años que estuve investigando ovnis, me intrigó la cuestión de la posible supervivencia de la conciencia cuando morimos. Había examinado algunas de las investigaciones, especialmente el trabajo de Ian Stevenson en la Universidad de Virginia estudiando a niños pequeños con recuerdos verificados de vidas pasadas. Después de completar el trabajo con una compañía cinematográfica en un especial de History Channel basado en mi libro, mi editor (Crown/Random House) me invitó a escribir un segundo libro. Antes de que hicieran esa invitación, acababa de completar un borrador de una propuesta para un libro sobre evidencia de posible supervivencia después de la muerte, y había planeado dárselo a mi agente literario la misma semana en que la contactaron. Fue una sincronicidad asombrosa.

Entonces, no fueron mis propias experiencias lo que me atrajo a esto, sino mi interés en aprender más y sintetizar el mejor y más riguroso material en un solo volumen para el lector general, algo así como lo había hecho con los ovnis. Este fue otro gran misterio que enfrentan los seres humanos: ¿qué sucede cuando morimos? Era el tema natural que debía seguir a continuación, y era un desafío mucho más grande que los ovnis. La mayoría de mis experiencias “paranormales” ocurrieron durante el tiempo que estuve involucrada en la investigación, que comenzó en 2012. Abrí una puerta y no sabía a dónde me llevaría. Las experiencias que tuve fueron más allá de mi imaginación. Cambiaron mi vida. Algunas de ellas fueron precipitadas por la muerte repentina de mi hermano menor a principios de 2013, una tragedia que profundizó mi búsqueda de respuestas personales, así como intelectuales. Así que escribir Surviving Death fue un viaje de descubrimiento que se desarrolló mientras lo escribía, mientras que los ovnis representaron la culminación de diez años de investigación sin que yo haya visto un ovni. Los dos libros resultaron ser muy diferentes como resultado.

Horgan: ¿Alguna vez te preocupa que tus afirmaciones sobre la vida después de la muerte desacrediten tus afirmaciones sobre los ovnis, o viceversa?

Kean: Sí, estaba preocupada por esa pregunta sobre el material en Surviving Death. Sin embargo, no hice ninguna “afirmación sobre la vida después de la muerte” que creyera que podría desacreditarme, al menos en términos de informar sobre investigaciones y sacar conclusiones. Invité a otros a escribir sus propios capítulos, y dijeron cosas que no dije. Mi conclusión fue que la evidencia era sugestiva, pero no definitiva, y nunca dije que sobreviviéramos a la muerte. Señalé que todos tenemos nuestros propios criterios para la “evidencia” que está fuertemente impactada por la experiencia personal.

“Probé” la mediumnidad mental, recibí lo que parecían ser comunicaciones posteriores a la muerte de mi hermano, vi una aparición y experimenté una auténtica mediumnidad física. Pensé en hacerme vulnerable al incluir estas cosas. Pero creo que mi narrativa habría permanecido unidimensional y abstracta sin este elemento personal. Entonces, entré en esta investigación a través de un examen de primera mano, y no solo desde la perspectiva de un observador independiente que estudia los datos y mira a un mundo extraño desde el exterior. Sí, podría ser riesgoso profesionalmente exponer estos eventos muy personales, pero sentí que era mi obligación hacerlo. Hubiera sido deshonesto omitirlos, porque afectaron mi pensamiento y mi esfuerzo por aceptar muchos fenómenos notables. Sin embargo, también tuve cuidado de alejarme de ellos, permaneciendo tan analítica y discriminatoria como lo era con todo lo demás. El aspecto complicado radica en la interpretación de los eventos extraordinarios, no en sus informes.

Hasta ahora, no he sentido que mi trabajo en ovnis haya sido desacreditado por mis esfuerzos más recientes. Me acerqué a Surviving Death con rigor periodístico, y esta es su fuerza.

Horgan: Cuando hablamos de fantasmas y otros fenómenos sobrenaturales en Esalen, parecías ser una creyente, no una agnóstica. ¿Puedes aclarar tu posición?

Kean: Depende de lo que quieras decir con un creyente. Existen fenómenos paranormales. Las personas tienen capacidades y experiencias que han sido etiquetadas como “paranormales”. Parecen operar fuera de los límites del marco materialista actual adaptado por la mayoría de los científicos, mientras que al mismo tiempo, nadie puede explicar qué es realmente la conciencia. Por lo tanto, la existencia de “fenómenos paranormales” no es una cuestión de creencia. Me parece sorprendente que todavía haya algunos científicos que adapten la posición que no puede ser, por lo tanto no lo es. No tengo esa opción, porque he sido testigo de muchos fenómenos paranormales y sé que existen. Aquellos que no quieran creer estas cosas los rechazarán sin importar lo que lean, y es poco probable que se abran a sus propios encuentros con estos fenómenos.

Creo que la creencia entra en juego cuando uno intenta establecer cuáles son los fenómenos, cómo funcionan, de dónde se generan, por qué ocurren, cuando se aborda la cuestión más importante de lo que significan. Las creencias pueden operar en ambos lados del espectro, desde la negación extrema, en blanco y negro, como vemos en muchos escépticos, hasta la creencia extrema en una vida futura que involucra el supuesto “conocimiento directo”. De hecho, ninguno de nosotros sabe mucho sobre estos grandes misterios.

Horgan: ¿Cuál es la mejor evidencia que has visto para la vida después de la muerte?

Kean: Esa es una gran pregunta. La evidencia que he reunido en Surviving Death proviene de muchos lugares, históricos y contemporáneos, experimentales y científicos. Es la gestalt completa la que proporciona la mejor evidencia. Creo que los casos de niños muy pequeños que informan detalles precisos de una vida pasada, completa con pesadillas sobre la muerte anterior y el conocimiento de la carrera anterior, son convincentes cuando se pueden verificar los recuerdos y se identifica a la persona anterior. Si uno no acepta el renacimiento como explicación, entonces está sucediendo algo muy “paranormal”. Los casos de apariciones receptivas también son interesantes: estas “formas” demuestran inteligencia al reaccionar ante múltiples observadores humanos y, a veces, proporcionan información a través de la telepatía acerca de sus vidas en la tierra que se verifica como verdaderas. Hay experiencias de “muerte real”, como las llama el científico de reanimación Sam Parnia, que involucran a pacientes que están “muertos” pero que aún regresan, incluso después de pasar horas como un cadáver. La mediumnidad también puede ser evidencial, especialmente cuando se proporciona información precisa que el destinatario desconoce pero que un miembro de la familia verifica más tarde. Incluso si esto es el resultado de las habilidades psíquicas propias del médium y no involucra comunicaciones de personas muertas, esto es extraordinario en sí mismo. La famosa médium en trance, la Sra. Leonora Piper, fue estudiada por expertos de todo el mundo, incluido Willam James. En sus sesiones, los científicos y otras personas exigentes mantuvieron conversaciones extensas con sus amigos y familiares fallecidos.

Los comunicadores directos, que aparecen inesperadamente dentro de una sesión física sin conexión con ninguno de los asistentes o el médium, proporcionan una fuerte evidencia de supervivencia. En dos casos famosos, estos comunicadores, que hablaron a través del médium fascinado, proporcionaron información detallada sobre sus vidas en la tierra que luego se verificó. En el caso del médium islandés Indridi Indridason, el comunicador habló en un idioma desconocido para el médium y proporcionó el nombre de Emil Jensen. La identidad de Jensen fue verificada décadas después por el psicólogo Erlendur Haraldsson, después de buscar en los registros de Copenhague.

Hay una gran cantidad de literatura sobre todo esto, y mucha más evidencia. Y me gusta referirme a las palabras de William James: “Si quieres alterar la ley de que todos los cuervos son negros, no debes tratar de demostrar que todos los cuervos son negros; es suficiente si demuestras que un solo cuervo es blanco”. Todos tienen que encontrar su propio cuervo blanco.

Horgan: En Surviving Death, dices “todavía hay aspectos de la Naturaleza que no se entienden ni se aceptan, a pesar de que su realidad tiene profundas implicaciones para comprender la verdadera amplitud de la psique humana y su posible continuidad después de la muerte”. Estoy totalmente de acuerdo con esta afirmación y, sin embargo, soy, lo confieso, escéptico de las afirmaciones sobre las visitas extraterrestres y la vida después de la muerte. ¿Soy simplemente de mente cerrada? ¿Alguna vez te preocupa que seas demasiado abierta?

Kean: No tienes la mente cerrada. El escepticismo es algo bueno. Yo también soy escéptica sobre las afirmaciones de visitas extraterrestres como la respuesta simplista a la pregunta ovni. Era una escéptica sobre el más allá cuando comencé mi trabajo sobre ese tema; Fueron mis experiencias personales las que me abrieron los ojos. No sé cuántos eventos paranormales has presenciado o experimentado que podrían haberte desconcertado por completo. Pero sé que has estudiado la conciencia y los fenómenos relacionados durante años, y tu escepticismo es cierto para ti, ¿y quién soy yo para juzgar eso? ¿Se puede ser demasiado abierto? ¿O estás hablando de credulidad? Creo que estoy castigada y que soy buena en la discriminación. En última instancia, las conclusiones sobre mi enfoque dependen de mis lectores y de quienes conocen mi trabajo.

Horgan: ¿Hay algún programa de cultura pop sobre ovnis y/o lo paranormal que te guste especialmente? ¿o que te disguste?

Kean: No me gustan la mayoría de los que he visto, pero hay muchos que no he visto. Me encantaron las películas Encuentros cercanos del tercer tipo y Unbreakable de M. Night Shyamalan. Disfruté de los archivos X hasta que se desvió demasiado de los ovnis hacia monstruos y territorios más extraños. No me gustó la serie Proyecto Libro Azul de History Channel, que se estrenó a principios de 2019, debido a sus distorsiones y ridículas tramas. Ralph Blumenthal y yo criticamos ese programa para el New York Times e informamos sobre la historia real del Proyecto Libro Azul, el proyecto de la Fuerza Aérea que investiga los ovnis en los años 50 y 60. Una de mis películas de ovnis favoritas fue Unidentified Flying Objects, realizada en 1956, con algunas personas reales como ellos mismos, que reflejaban con precisión los archivos del Libro Azul en ese momento. ¡Sospecho que las personas más jóvenes pensarán que esto es cojo! Pero esa película fue fiel a los hechos. Surviving Death es la base de una serie documental de seis partes que se transmitirá este otoño en una importante plataforma de transmisión, por lo que supongo que se convertirá en parte de la cultura pop.

Horgan: ¿Hay otros temas, además de los ovnis y la vida después de la muerte, que creas que los científicos y los periodistas deberían tomar más en serio?

Kean: No es tanto “vida después de la muerte” porque eso no es algo que la ciencia pueda probar definitivamente. Se trata más de preguntas sobre la naturaleza de la conciencia humana y sus manifestaciones que parecen trascender las limitaciones del cerebro, como un cruce del mundo invisible al de lo visto. ¿Quiénes somos realmente? ¿Robots biológicos o algo más? Creo que todos los aspectos del funcionamiento “sobrehumano” (precognición, clarividencia, telepatía, psicoquinesis y curación energética) deben tomarse en serio. Han sido bien documentados. ¿Dónde está la curiosidad entre los científicos sobre los misterios de lo desconocido? ¡El desafío que brindan al status quo debería hacer que su estudio sea aún más convincente! Lamentablemente, es todo lo contrario. También me gustaría ver que se preste más atención a la mediumnidad, en todas sus formas, aunque reconozco que esto no es algo que pueda estudiarse fácilmente en el laboratorio. Se podrían realizar más encuestas sobre las experiencias cercanas a la muerte, junto con las experiencias al final de la vida que ocurren dentro de los hospicios. Algunos “parapsicólogos” y otros investigadores científicos están haciendo un trabajo brillante en todo esto, pero se ven obstaculizados por la falta de respeto irracional de la comunidad científica dominante. Algún día esa presa se romperá.

https://blogs.scientificamerican.com/cross-check/should-scientists-take-ufos-and-ghosts-more-seriously/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.