Fotografías de restos de globos

Fotografías de restos de globos

Varios expertos en meteorología adelantaron su opinión sobre que los avistamientos de platos voladores tal vez se debían a la observación de objetivos de radar, como el físico Delbert Deisinger. Su historia se puede leer en el Sunday Press, de Asbury Park, New Jersey, del 13 de julio de 1947[1]:

“Discos” misterio incluso para los funcionarios, pero podrían ser artilugios del clima

Los muy debatidos discos voladores, cuyas travesuras han traído tantas explicaciones para los fenómenos como el número de discos informados, pueden llegar a ser algo muy sencillo.

Profesionales y científicos de aficionados le han dado explicaciones que iban desde “la transmutación de la energía atómica” a “ceguera de la nieve”.

Como la mayoría de los hombres de ciencia de renombre, los oficiales del laboratorio de señales Evans del ejército, municipio de Wall, origen de los experimentos Radar to the Moon, demuestran interés profesional en los informes, pero son francos al decir que no saben qué pueden ser y qué son los discos reservándose su opinión hasta que vean uno, o al menos hablen con alguna persona respetable que lo haya hecho.

Delbert Deisinger, West Long Branch, un científico del personal del director de ingenieros, sugirió que los proyectiles luminosos en forma de platillo posiblemente podrían ser dispositivos que caen de globos meteorológicos que se utilizan en todas partes del país.

Al enfatizar que no era una opinión, sino simplemente algo sobre lo que reflexionar, el Sr. Deisinger señaló que los cuerpos que caen de colores claros tienen una tendencia a girar y parecer redondos u ovalados y que la luz reflejada de la Luna podría hacerlos parecer un “disco volador”.

DOS TIPOS UTILIZADOS

El cuerpo de señales del ejército utiliza dos tipos de globos meteorológicos, ambos desarrollados antes de la guerra en Fort Monmouth. Los globos de cinco pies llenos de hidrógeno que se utilizan para recopilar información meteorológica en todas partes del país llevan un objetivo reflector de radar o una radiosonda.

La radiosonda se utiliza para obtener sondeos atmosféricos en altura durante su ascenso cuando se conecta a un globo libre. Transmite por radio a un receptor de tierra medidas de presión, temperatura y humedad relativa desde el suelo hasta 80,000 pies. Proporciona datos en el aire sobre la dirección y velocidad del viento y está encerrado en un contenedor de cartón blanco que cuelga de un pequeño paracaídas debajo del globo. Cuando el globo alcanza la atmósfera enrarecida en su ascenso, el hidrógeno en expansión hace estallar el globo y el paracaídas lleva la caja a la tierra.

El reflector del objetivo del radar no tiene paracaídas acoplado y es un objeto de forma irregular con muchos ángulos. Se utiliza para determinar la velocidad del viento hasta 50,000 pies. Muchos están en uso constante en las áreas donde se ha informado de discos voladores. La mayoría de los liberados cerca de la Costa Este salen al mar.

Posiblemente, sugirió el Sr. Deisinger, un objeto de color claro y de forma tan irregular podría asumir una forma ovalada o incluso redonda mientras se precipitaba hacia la tierra a una velocidad tremenda y tendría todas las características de los discos voladores.

Pero no importa qué sean los misiles ondulados, se cree que muchos de los que afirman haberlos visto son víctimas de sugerencias masivas y de ver lo que quieren ver.

La semana pasada, un oficial de la Armada le dijo a Sunday Press que un aviador de la Armada, después de un vuelo desde las Indias Occidentales, les contó a sus compañeros oficiales en el Tercer Distrito Naval sobre un disco volador que lo seguía sobre el Atlántico. La historia se desarrolló a medida que pasaba de boca en boca hasta que finalmente el disco tenía una tapa de plexiglás, aunque el piloto admitió que no podía ver quién estaba a bordo.

La noticia llegó a los “sombreros de bronce” y cuando el oficial fue citado para dar un informe oficial, confesó que era una broma.

En un telegrama la noche del 8 de julio, la inteligencia militar en Washington le dijo a un editor de noticias de radio de Kalamazoo, estación WKZO, que los platillos voladores eran causados por objetivos de radar meteorológico y que debería comunicarse con el coronel M. [Marcellus] Duffy en Spring Lake, New Jersey, para obtener más información. (Duffy había ayudado a desarrollar los objetivos del radar durante la guerra y más tarde fue el primer oficial de proyecto del Proyecto Mogul).

Al día siguiente apareció un artículo en la Gazette de Kalamazoo, donde un hombre de la localidad, Quentin Verdier, que había trabajado en Spring Lake, como meteorólogo militar durante la guerra, fue entrevistado al parecer, en vez de Duffy, y opinó que los objetivos de radares meteorológicos y/o globos meteorológicos explican los discos voladores.

Al igual que en la historia de Asbury Park, nuevamente no está claro si este individuo estaba expresando una opinión personal o si se le incitó a hacerlo. Por lo menos, parece razonable suponer que los medios de comunicación de Kalamazoo que se comunicaron con Spring Lake, al no encontrar a Marcellus Duffy, fueron referidos a un experto local que había trabajado anteriormente allí.

El coronel Duffy más tarde desempeñaría un papel en la desacreditación de Roswell de la Fuerza Aérea de 1994 como un globo del Proyecto Mogul, donde se afirmó que los escombros se enviaron por aire a Wright Field para la inspección de Duffy y lo identificó como proveniente de Mogul.

El telegrama se puede leer en el Project 1947 website, obtenido del Archivo Nacional.

Notas manuscritas:

wkzoCA de ID (Col Boyd) para AAF (Maj Mickly) 7-9-47 CELR RLT

C/A recibió de ACB y enviado a Suin Jif (?) 7/10/47

[marca de tiempo] 1947 09 de julio 03 21 Z [22:21 EST, 08 de julio]

WAR V WU A50 NL PD

KALAMAZOO MICH julio 8

DEPARTAMENTO DE GUERRA

INTELIGENCIA WASHDC DIV

SE SUGIERE QUE PLATILLOS SON OBJETIVOS DE RADAR PARA LA OBSERVACIÓN METEOROLÓGICA

CONTACTE CON COL M DUFFY SPRING LAKE NUEVA JERSEY

INFORMACIÓN

TONY GASTON NEWS EDITOR WKZO

1015P

WKZO.

Quentin Verdier, fue el meteorólogo entrevistado por la Gazette de la Universidad de Western Michigan, en Kalamazoo, Michigan, del 8 y 9 de julio de 1947. Él también concordaba con esa explicación (globos u objetivos de radar). En la Gazette podemos leer lo siguiente[2]:

Experto en radar del clima da una solución a los discos

Solo globos llenos de hidrógeno, dice

Los métodos de prueba meteorológica con radar, desarrollados y utilizados por las fuerzas aéreas del ejército durante la guerra, pueden contener el secreto detrás de los informes masivos de “platillos voladores”, según la teoría de un veterano de guerra de Kalamazoo familiarizado con las técnicas de radar.

Quentin Verdier, del 621 Academy Street, expresó que los discos voladores, reportados a grandes alturas, pueden ser solo globos llenos de hidrógeno, que transportan equipos meteorológicos en alto.

Con Upjohn Institute

Verdier pasó casi tres años en el servicio meteorológico de las fuerzas aéreas, y estudió y se familiarizó con los globos esféricos que se utilizan para izar instrumentos y dispositivos para trazar el tiempo. Se graduó en Kalamazoo College y, desde que regresó del servicio, recibió su maestría en artes. Ahora está empleado en el personal del W. E. Kellogg Institute for Community Research.

bakers1sDurante la guerra, los ciudadanos a lo largo de la costa de Nueva Jersey a menudo expresaron su alarma al encontrar los restos de tales “papalotes” meteorológicos, dijo Verdier. Aunque las marcas en todos esos equipos los identificaban como propiedad del cuerpo de señales, los ciudadanos generalmente estaban seguros de que los submarinos alemanes o japoneses tenían un arma secreta bajo la manga.

Mito de una especie de pinchazos

Verdier estuvo estacionado durante un tiempo en Spring Lake, Nueva Jersey, donde se desarrollaron los métodos de prueba meteorológica por radar. Ofrece lo que él cree que son varias explicaciones lógicas para los informes de discos que surcan los cielos, sin dejar ningún rastro de su origen o destino.

Primero, señala, los objetos se describen en forma de disco o platillo. Los globos meteorológicos son de caucho sintético, que los fuertes vientos pueden volar fácilmente en formas extrañas. Son casi blancos, señala Verdier.

Los informes de que son de varios colores podrían explicarse por el hecho de que los globos blancos llevan objetivos de radar de color plateado y porque también se utilizan globos piloto rojos.

Viajan a gran velocidad

Los globos de radar viajan a grandes velocidades alrededor de 40,000 pies. La velocidad del viento a esa altura es a menudo tan alta como 200 millas por hora, Verdier dice.

NJ_July9sEl hecho de que no se ha encontrado evidencia para identificar los discos le hace creer más firmemente que no son más que los globos llenos de hidrógeno que estallan y caen y aparecen en el suelo como un viejo pedazo de papel o un trapo.

Los discos no hacen ruido, afirma, porque los globos viajan con el viento y no hacen ruido.

Informes de ver los discos voladores en formaciones son para Verdier mera ilusión óptica o una exageración pura por parte de los observadores.

Dos métodos explicados

Él dice que se emplean dos métodos para trazar el pronóstico del tiempo por el radar. El primero cuenta con un objetivo de radar de papel de aluminio unido a la parte inferior del globo. (Él dijo que había una foto en la Gaceta del lunes del que fue encontrado en Ohio). Los globos que llevan a estos objetivos de papel de aluminio son de cinco a seis pies de diámetro y se expanden a gran altura. Utilizando el haz del radar para mantener el contacto con el objetivo de papel de aluminio, los observadores sobre el terreno puede calcular la velocidad del viento a diferentes niveles.

El segundo método requiere el uso de un instrumento llamado “RDF o Radio Direction Finder”. En este proceso, pequeños transmisores son izados a grandes alturas por la suspensión de los globos. Los transmisores son ajustados, para enviar mensajes codificados a tierra que indique la temperatura, presión y humedad a distintos niveles.

Los globos de hidrógeno bien llenos pueden subir a 60,000 pies antes de estallar, dice Verdier, mientras que los parcialmente llenos subirán más alto.

Los aviones son incapaces de localizar los “papalotes” del clima, dice. Se intentó durante la guerra. Él piensa que es por eso que los aviones en busca de los discos en la Costa Oeste no han podido encontrar ninguno.

Pie de foto

KalamazooGazette-9-7-1947LOS EXPLICA —

De su experiencia en las prácticas de radar de las pruebas del clima en el Cuerpo de Señales durante la Segunda Guerra Mundial, Quentin Verdier, MA, miembro del W. E. Upjohn Institute for Community Research, considera que hay una explicación perfectamente natural que los llamados “discos voladores”, como los que se han visto por lo menos. Él piensa que son globos utilizados por el servicio meteorológico que han servido a sus propósitos y están volando libres hasta que causas naturales los derriban.

–Gazette photo.

REFERENCIAS

Anonimo, “Discs” Mystery To Even Officials But Could Be Weather Gadgets, Sunday Press, Asbury Park, N. J., July 13, 1947.

Anonimo, Radar Weather Expert Claims Disc Solution, Gazette (From Western Michigan University), Kalamazoo, Michigan, July 8 and July 9, 1947.

http://www.roswellproof.com/Asbury_Park_July13.html

http://project1947.com/roswell/wkzo.htm


[1] Anonimo, “Discs” Mystery To Even Officials But Could Be Weather Gadgets, Sunday Press, Asbury Park, N. J., July 13, 1947.

[2] Anonimo, Radar Weather Expert Claims Disc Solution, Gazette (From Western Michigan University), Kalamazoo, Michigan, July 8 and July 9, 1947.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.