Contacto con extraterrestres usando el radio 3

Ya en 1901, cuando la radio aún era un embrión de elementos de laboratorio y los transmisores aún no existían, el científico Tesla percibió señales desconocidas con su rudimentario equipo.

También se tomó nota del hecho porque se repitió todos los años casi con regularidad. Para establecer el origen de esas señales, Marconi también las hizo registrar en América del Sur, simultáneamente con las mediciones en el Mediterráneo. De esta forma se observó que la señal era más clara e intensa cuando el planeta Marte se encontraba a la distancia mínima de la Tierra. ¿Fue solo una coincidencia? quizás, pero valió la pena establecerlo con mayor precisión. Entonces se decidió intentar una empresa a escala internacional con la colaboración de académicos de muchas naciones.

El profesor. David Todd, profesor de astronomía en el Instituto Amherst, fue el organizador de la prueba auditiva internacional.

El gobierno de Estados Unidos logró, a través de sus diplomáticos, que todos los países con estaciones de radiodifusión de alta potencia, cerraran sus transmisiones durante cinco minutos cada hora, desde las 23.50 horas del 21 de agosto hasta las 23.50 horas del día 23.

En ese momento, Marte estaba a la distancia más cercana de la Tierra.

También se utilizó para la ocasión una grabadora especial de fotomensajes de radio, desarrollada unos meses antes por Francis Jenkins, un joven científico de Washington. El instrumento estaba conectado a un receptor situado en la longitud de onda de 6 mil metros.

Durante las pausas en las transmisiones de radio, el dispositivo Jenkins permaneció en funcionamiento durante aproximadamente 30 horas. Cuando se reveló la película, utilizada como material de grabación, los científicos se enfrentaron a un documento excepcional.

Por un lado, la película mostraba una sucesión regular de puntos y líneas y por otro, a intervalos de aproximadamente media hora, se dejaban impresas figuras con forma de rostro humano.

Ante esta película, los científicos quedaron perplejos y no tuvieron que dar explicaciones. Los expertos en códigos militares lo examinaron durante unas semanas, pero fue en vano.

La película se encuentra actualmente en la división de radio de la Bureau of Standard y, según los informes, aún no se ha interpretado.

Sin embargo, algunos científicos han planteado la hipótesis de que ese rostro humano debería interpretarse como una tarjeta de visita de los habitantes del espacio, es decir, un medio primitivo y eficaz para indicar que la raza humana es común en todos los planetas.

Desde entonces, los contactos por radio con seres misteriosos, ubicados a una distancia considerable en el espacio exterior, han sido muy numerosos; en casi todos los casos, están respaldados por pruebas fiables que excluyen el fraude.

La mayoría de los experimentos se realizaron en presencia de técnicos que también actuaron como testigos.

En julio de 1950, un radioaficionado de Los Ángeles, que deseaba permanecer en el anonimato a toda costa, le dijo a Byron Goodman, editor técnico del QST, que desde 1926 había entrado accidentalmente en contacto con un ser de otro planeta.

“Había pasado algún tiempo que todas las noches, ni siquiera sé por qué, lanzaba un CQ a 5 metros, a intervalos de diez minutos. La noche del 20 de mayo de 1926, recibí una respuesta ocho minutos después de mi llamada”.

“Interpreté la señal de retorno como MAIA. Después de un intercambio de contactos, mi interlocutor me dijo que mi señal era débil y me dio todos los datos para construir una antena efectiva. Era una antena de una forma muy extraña, que nunca había visto en ninguna publicación especializada”.

“Construí la antena al día siguiente y por la noche llamé a mi misterioso interlocutor. La respuesta llegó después del intervalo habitual, pero parecía muy clara. Nuestra entrevista duró cinco horas y puso a prueba mi equilibrio: el locutor dijo que estaban en Marte y que habían aprendido a usar nuestro código escuchando las transmisiones de radioaficionados. Luego agregó que si compartía mis experiencias con alguien, cortaría el contacto”.

“Por eso nunca he dicho nada antes”.

“Más tarde me enseñó a mejorar mi transmisor para permitirme conectarme con otros planetas”.

Al escuchar estas confesiones, hechas casi casualmente, Byron Goodman preguntó si la conexión con otros planetas había ocurrido entonces.

“Ciertamente -respondió el radioaficionado- los contactos sólo se daban cuando los planetas eran visibles desde nuestro hemisferio. La estrella más difícil de alcanzar era Júpiter, y para ello tuve que utilizar una potencia de 200 kilovatios”.

Inmediatamente después, sintiendo la perplejidad de Goodman, el radioaficionado quiso hacerle una demostración práctica.

Por ello lo invitó a su laboratorio implantado en una casa solitaria a unos treinta kilómetros de Los Ángeles. Al llegar al lugar, encendió el sistema y movió el capacitor a esas frecuencias establecidas.

Después de unos segundos envió un distintivo de llamada algo inusual: MMIF. La respuesta fue casi inmediata.

El discurso, después de los preliminares, se centró en una tormenta que se estaba formando en la ionosfera superior. Entonces la conversación se detuvo. Y cuando Goodman preguntó por qué no había desfase de tiempo entre el distintivo de llamada y la respuesta, como había ocurrido habitualmente durante las conexiones anteriores de muy larga distancia, el radioaficionado respondió:

“Porque MMIF no estaba en un planeta; simplemente estaba en una nave espacial volando sobre nuestra atmósfera. Hay varias, en este momento, explorando la Tierra”.

Cuando el Sr. Goodman publicó sus experiencias en QST, los editores de la revista se vieron inundados de cartas escritas por radioaficionados que informaban sobre sus propias experiencias excepcionales e inusuales.

El diario de los hechos de los que fueron protagonistas, fue publicado en Estados Unidos con el título “The Saucer Speak” y se abre con un testimonio jurado, escrito el 7 de marzo de 53 por Geneviveve D. Scott, notaria de Wislow (Arizona). En él los seis protagonistas, tras prestar juramento, certifican solemnemente que sus vivencias son relatadas con veracidad y precisan que no son miembros de ninguna organización religiosa o científica.

En una nota a pie de página, la notaria Scott afirma además que había recibido un juramento idéntico del radioaficionado que hizo los enlaces de radio y de su esposa que los presenció, quien insistió en ser anónimo en el libro que revela estas experiencias.

Los seis protagonistas entraron en contacto con seres de otros planetas en el verano de 1952 y recogieron todas las comunicaciones recibidas en el citado volumen.

Las frecuencias de contacto fueron diferentes, pero las más explotadas fueron 405 y 450 kilohertz.

También en este caso los misteriosos personajes comunicaron que estaban en Marte o a bordo de naves espaciales volando en las capas superiores de nuestra atmósfera.

Al principio, el más escéptico era el radioaficionado que temía ser víctima del buen humor de unos radioaficionados que disfrutaban haciendo una nueva broma.

Una noche de agosto de 1952 decidió intentarlo, sin decir nada a sus compañeros de escucha. El engaño, si lo hubiera habido, se habría descubierto de inmediato.

Esa noche, luego de enviar una pregunta con su transmisor en la longitud de onda de 40 metros y recibir la respuesta correspondiente, de repente y sin previo aviso cambió a 160 metros e hizo otra pregunta. La respuesta llegó de inmediato sin la menor pausa. Fue la confirmación deseada.

Todo radioaficionado sabe que nadie podría encontrar la nueva longitud de onda sin demora.

En segundo lugar, incluso si esto hubiera sucedido, por una afortunada coincidencia, siempre sería un misterio que el operador pudiera responder una pregunta que no había escuchado, ya que fue formulada en una nueva longitud de onda durante una transmisión ya comenzada con otra frecuencia de uso habitual. Las comunicaciones siempre se realizaron en código Morse.

La voce dell’Aquila, Anno III, No. 15, Luglio-Agosto 2018, pags. 20-24.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.