Los mitos detrás de la aurora boreal y austral

Los mitos detrás de la aurora boreal y austral

Kelly Whitt

14 de enero de 2021

Durante milenios, los seres humanos han visto las luces del Norte y del Sur, la aurora boreal y la aurora austral, y han creado mitos y folclore para explicar las luces danzantes que vieron en el cielo.

northern-lights-alaska-manish-mamtni-e1492626192445Aurora Boreal en Alaska. Imagen a través de Manish Mamtani Photography.

A lo largo de la historia de la humanidad, las personas han presenciado la aurora, tanto la aurora boreal como la austral, y han tratado de explicar y dar sentido a estos patrones de danza en historias y mitos.

En el mundo moderno, la ciencia ha revelado la mayoría de los secretos de las luces del Norte (aurora boreal) y las luces del Sur (aurora austral). Entendemos que las auroras se forman cuando las partículas solares chocan con la atmósfera superior de la Tierra. Las tormentas solares más grandes provocan una mayor afluencia de partículas, lo que puede hacer que las auroras alcancen latitudes más bajas y aparezcan ante un mayor número de observadores. Los colores de la aurora están determinados por los gases que el plasma solar excita.

Todo este conocimiento científico comenzó a acumularse lentamente hace más de dos siglos y medio. Pero incluso ahora, cuando miramos las temblorosas cortinas de color rojo, verde o azul, un sentimiento de asombro y misterio puede invadir este espectáculo fantasmal. Es fácil ver cuántos de estos mitos centenarios se referían a un mundo que de otro modo sería inalcanzable.

El folclore comienza con el nombre de “aurora” en sí. Aurora es la diosa romana del amanecer. Las luces, por lo general comenzando como un brillo sutil en el horizonte Norte (en el hemisferio Norte), parecían ser una llegada fuera de lugar e inoportuna de la mañana.

northern-lights-sweden-nov2018-jorgen-andersson-e1541537980528Imagen a través de Jörgen Norrland Andersson.

Atar las luces místicas a los dioses fue un paso fácil para las culturas primitivas. Los Algonquinos en la isla Manitoulin en el lago Huron pensaron que una aurora era una señal de buena voluntad de su creador, Nanahbozho. Los Chuvash de Siberia creía que la aurora boreal era su dios del cielo que ayudaba a las mujeres durante el parto.

Una de las leyendas más comunes en torno a la aurora boreal se refería a aquellos que habían pasado al Gran Más Allá. La gente de la Confederación de las Seis Naciones creía que las luces del Norte mostraban el punto de entrada a la Tierra de las almas. Los vikingos pensaban que las auroras eran reflejos de los escudos de las Valkirias, doncellas que llevan guerreros muertos al Valhalla (cielo). Los Salteaus del Este de Canadá y los Kwakiutl y Tlingit del Sureste de Alaska vieron almas danzantes en el cielo parpadeante, a veces de humanos y otras de animales como ballenas o focas. Los Inuit de Groenlandia Oriental vieron las luces como niños que murieron al nacer. En contraste con los muchos mitos que rodean a los que han fallecido, los Lakota Sioux interpretaron las luces como espíritus de generaciones por nacer.

David-Kakuktinniq-aurora-Mars-Rankin-Inlet-Nunavut-Canada-9-12-2020-e1600080547328Ver en EarthSky Community Photos. | David Kakuktinniq en Rankin Inlet, Nunavut, Canadá, captó la aurora boreal y Marte el 12 de septiembre de 2020. Escribió: “Aurora boreal sobre la bahía de Hudson, con Marte cerca del centro de la imagen”. ¡Gracias David!

La violencia y la guerra aparecen con frecuencia en estos mitos. El pueblo Sami del Norte de Escandinavia creía que las almas de los que murieron de forma violenta constituían la energía de la aurora boreal. Las tribus de indios zorros de Wisconsin temían a las luces como fantasmas de sus enemigos muertos, que intentaban levantarse de nuevo. Por esta razón, las auroras se consideraban un presagio de guerra y pestilencia.

Otra historia predominante encontrada en el mito de las auroras involucraba juegos con pelotas. Muchos mitos de los inuit involucran a los muertos jugando a la pelota con una cabeza de morsa. Los Wabanaki de Maine tenía una historia de personas que jugaban a la pelota que tenían luces de colores peculiares en la cabeza y cinturones de arcoíris que daban como resultado la aurora.

Atar varios animales a las luces era común en todo el mundo. Algunos escandinavos de la época medieval vieron las luces parpadeantes y creyeron que eran causadas por gigantescos bancos de arenque en el mar, la luz de sus cuerpos relucientes se reflejaba en el cielo. Un mito finlandés afirma que los zorros hechos de fuego arrojaron chispas al aire con la cola. Detectar la aurora boreal en China es menos común, pero aún se ha desarrollado un mito de que estas exhibiciones fueron el resultado de dragones que escupen fuego.

Dragon_Aurora-Iceland-Feb-2019-e1610223663990La impresionante Aurora Dragon apareció sobre Islandia en febrero de 2019. Imagen con derechos de autor a través de Jingyi Zhang y Wang Zheng.

La producción de estas luces a menudo se atribuyó a misteriosos grupos de personas que vivían más allá del horizonte. Los Mandan de North Dakota contaban historias de personas de las naciones del Norte que usaban ollas gigantes para cocinar a fuego lento a sus enemigos muertos, cuyos reflejos se proyectaban en el cielo. En el estado de Washington, la gente de Makah también vio incendios de los del extremo Norte, solo que hablaron de una tribu de enanos hirbiendo grasa. Los indios Menominee de Minnesota y Wisconsin pensaban que las auroras eran antorchas de gigantes amistoso del Norte que se usaban en la pesca submarina por la noche. Los Maoríes de Nueva Zelanda interpretaron sus destellos de la aurora austral como la luz reflejada de antorchas o fogatas de las generaciones anteriores que habían viajado al Sur y se habían asentado allí.

A veces, la aurora boreal figuraba en parte del pronóstico del tiempo, como en los Penobscot de Maine que creían que una aurora predecía un clima ventoso. En Escocia, las auroras se llaman “merry dancers”. Algunos creían que los movimientos rápidos de los bailarines significaban un clima inestable, mientras que los movimientos lentos y elegantes presagiaban un clima favorable.

Si bien ya no culpamos a las auroras por un cambio en el clima, son parte del clima espacial. El sol puede desencadenar una tormenta geomagnética en cualquier momento, desencadenando otra ronda de magníficas exhibiciones de auroras. Mira el próximo evento y decide por ti mismo qué significan las luces para ti.

En pocas palabras: durante milenios, la gente ha visto las luces del Norte y del Sur y ha creado sus propios mitos y folclore explicando las luces danzantes que vieron en el cielo.

https://earthsky.org/human-world/legends-folklore-myths-northern-southern-lights-auroras

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.