Hablan los platillos (6)

4 Alfred C. Bailey: su historia

Durante mis años escolares, y por razones desconocidas o no comprendidas, discrepaba de mis instructores y libros de texto. Tenía una fuerte tendencia a discutir y no creer tanto a los profesores como a sus muchas teorías que enseñaban como “hechos”.

Ahora que miro hacia atrás, durante toda mi vida, puedo ver dónde las ideas y opiniones creadas por el hombre han sido relegadas al fondo de mi mente. Sin embargo, siempre me resultó fácil aceptar ideas de naturaleza universal y rechazar o ignorar las ideas de efecto que se estaban enseñando.

Quizás durante mis años de escuela primaria este factor desconocido fue lo que hizo mi vida tan difícil. Después de ingresar a la escuela secundaria, me resultó mucho más fácil llevarme bien incluso si no estaba completamente de acuerdo con mis instructores.

En 1933 conocí al Dr. F. E. Dewart, un quiropráctico de Perú, Indiana. Hasta ese momento mi concepto de la quiropráctica era tan confuso y sesgado como el de la mayoría de los jóvenes. El Dr. Dewart me explicó en un lenguaje conciso y sencillo la teoría de su profesión. Fue tan natural y razonable que inmediatamente me intrigó. A partir de su sencilla explicación de cómo y por qué funcionaba el cuerpo humano, decidí estudiar esta ciencia.

En el otoño de 1933 entré en la Palmer School of Chiropractic. No completé el curso de estudio prescrito, pero aprendí lo suficiente para saber que ciertas Leyes Universales, tal como se enseñan allí, se aplican a casi todas las fases de la investigación científica y a la vida misma.

La filosofía se basa en la comprensión y aceptación de la existencia de una Inteligencia Universal. Comienza con ese gran principio universal de causa. Mientras se tenga en cuenta esa parte de su filosofía, en la que se basa su ciencia, ellos o cualquier otra persona que siga una línea de investigación científica no pueden estar muy equivocados.

Cualquier estudio científico basado en ese gran principio del universo que estudia los efectos que proceden de la causa en lugar de intentar llegar a las causas mediante el estudio de los efectos, no puede sino estar bien basado en los hechos en lugar de la teoría.

Aunque no terminé mis estudios de quiropráctica y no pude ingresar a la práctica, me alegro de haber asistido a su escuela. Aprendí a comprender un poco más las Leyes del Universo. Hace seis o siete años rompí con una religión dogmática. Desde ese momento hasta ahora no me he sentido perdido de ninguna manera, pero aprendí que ninguna religión ofrecía todas las respuestas necesarias al universo. Al menos, ninguna de ellas respondió a mis sentimientos más íntimos.

Me gustó el Suroeste de Estados Unidos. Tenía un clima excepcional y había un buen empleo en mi campo de ferrocarriles. Winslow, Arizona, es una típica ciudad ferroviaria. He trabajado para la Compañía de Ferrocarriles de Santa Fe durante muchos años y ahora les sirvo como conductor.

Aunque tuve poca educación formal en ciencias, leí muchos libros sobre diversos temas. Varios de estos libros hablaban de los platillos voladores. Pronto comencé a creer que estos extraños objetos celestes podrían ser naves espaciales de otros planetas habitados. Los escritos de muchos otros comenzaron a llenar un vacío en mi mente para ayudarme a comprender nuestra pertenencia universal.

Muchos de mis amigos y compañeros de trabajo en los últimos años se han sorprendido por mis declaraciones positivas de que estos platillos eran naves espaciales o naves de observación de naves espaciales más grandes. Dado que nunca había confiado demasiado en los pronunciamientos científicos sobre la naturaleza inhabitable de los planetas de nuestro sistema solar, me parecía apropiado y razonable que fueran visitantes de planetas vecinos.

Todo fue así durante varios años. De ninguna manera era un fanático de los platillos voladores. Los había aceptado por lo que mucha gente ahora sabe que son.

Un día del verano pasado (1952), recibimos una carta de George H. Williamson, un antropólogo que vive en Prescott, Arizona. Él conocía nuestro interés mutuo y dijo que si alguna vez estábamos en Prescott deberíamos ir a verlo a él y a su esposa. Esta carta fue ignorada durante casi dos meses. Entonces, un día, decidimos tomarnos el tiempo para hacer un viaje un poco largo a través de Flagstaff y Williams hasta la pequeña ciudad montañosa de Prescott. Disfrutamos de un buen viaje a través de algunos de los paisajes más hermosos del Suroeste.

Descubrimos que el Sr. y la Sra. Williamson son jóvenes muy interesantes. Hablamos de las leyendas que había recopilado entre los indios y mencionamos los platillos voladores. Luego revisamos muchos recortes y numerosos informes de este extraño fenómeno en serie.

Después de nuestra cena, decidimos jugar algunos juegos de salón. Había oído hablar de la escritura automática, pero nunca la había probado ni visto cómo se hacía. Dado que mi conocimiento de ella era pequeño, nunca me había formado una opinión al respecto. Después de todo, solo estábamos realizando un truco de salón. ¿O no? Se suponía que dos personas debían agarrar un lápiz sostenido sobre una hoja de papel. En el momento en que comenzamos nuestro truco, ¡la información más asombrosa e increíble comenzó a aparecer en el papel!

Mi esposa Betty y yo casi nunca habíamos mencionado platillos y ciertamente nunca discutimos la escritura automática. De inmediato, ella estaba confundida y algo molesta. Antes de conocer a los Williamson pensó que se había casado con un loco por mis extraños intereses. Ahora estaba segura de que acababa de conocer a dos candidatos más para el Sanatorio del Estado. Pero ella fue cortés y esperó. No tuvimos que esperar mucho para ver pruebas de la realidad de nuestro contacto.

Como dije, siempre había creído que los platillos eran de origen interplanetario, pero como todos los demás, solo sabía lo que se podía encontrar en los periódicos y revistas. Después de descubrir que el Sr. y la Sra. Williamson habían encontrado leyendas y relatos antiguos que trataban de extraños objetos celestes en la tradición de la gente primitiva, realmente me senté y comencé a prestar atención. Fue muy interesante saber que estas personas de una época pasada habían conservado el conocimiento de lo que hoy estaba causando tanta atención mundial.

Sabemos que las personas maduras no se toman muy en serio los resultados de los trucos de salón. Al principio, nosotros tampoco; pero la naturaleza de los mensajes exigía que investigáramos más a fondo.

Siento que muchas ideas e impresiones llegan a ciertas mentes receptivas que solo podrían tener su origen en ese vasto depósito de todo conocimiento: El Universo. Quizás muchos de nuestros grandes descubrimientos se produjeron de esta manera. Es el explorador en el hombre lo que lo impulsa hacia un nuevo conocimiento de este Universo.

Hay muchas cosas en este informe que no serán fácilmente aceptables para muchos. Esto es de esperar de cualquier publicación que trate de los platillos voladores. El término platillo en sí es una palabra que provoca risas. ¡Qué irónico es esto! El mayor acontecimiento en la historia de la humanidad y muchos lo introdujeron en el mundo como una broma.

Estos platillos que vuelan por nuestros cielos nos llegan desde ese gran más allá que aún no hemos comenzado a explorar. ¿Qué podrían enseñarnos? ¡Esperamos ansiosamente sus respuestas!

Contacto con extraterrestres usando el radio 4

La traducción italiana de The Saucers Speak y sus consecuencias*

Giuseppe Stilo y Maurizio Verga

I dischi parlano!Establecer con precisión la fecha de lanzamiento de la edición italiana del libro de George Hunt Williamson y su colaborador Alfred C. Bailey, The Saucers Speak: A Documentary Report of Interstellar Communication by Radiotelegraphy, no es un capricho para los filólogos. En cambio, esto es bastante importante, porque la aparición en Italia de ese librito fue uno de los detonantes del nacimiento de la ufología italiana, que tuvo lugar en 1957-58. Las cosas anteriores, por nuestra parte, se pueden considerar como pródromos, brotes para la floración de ese período de dos años.

El folleto, que en su edición original tiene 127 páginas, fue publicado por primera vez en marzo de 1954 por una pequeña editorial de Los Ángeles, New Age Publishing Co., que había comenzado sus actividades en 1948. Era propiedad de Franklin Thomas, un ocultista tan oscuro como importante para la primera publicidad ovni. La dirección de la editorial coincidía con su casa, en Glenvade Boulevard, donde también había una pequeña librería donde Thomas daba conferencias sobre diversos temas esotéricos. Su esposa, Dorothy, también era ocultista y canalizadora: escribió, entre otras cosas, sobre la pseudomedicina. Franklin Thomas murió en 1959, pero su actividad ha dejado una huella en la historia del movimiento social ovni[1].

La primera edición de The Saucers Speak, publicada en marzo de 1954 por New Age Publishing Co. de Los Ángeles.

Hasta donde podemos entender, el manuscrito de The Saucers Speak debe haber sido terminado ya en febrero de 1953, solo para ser actualizado en el verano (en el texto las referencias cronológicas posteriores no van más allá de principios de septiembre de ese año). La gestación editorial, por tanto, al no ser un texto extenso, fue bastante larga.

Cómo y por qué ese libro llegó a los hogares italianos ha sido durante mucho tiempo un pequeño misterio historiográfico. Ahora, sin embargo, la pregunta parece aclarada en gran medida.

Comencemos con el tema de la fecha de publicación de la traducción. Posteriormente hablaremos de los temas que le conciernen.

* * *

A falta de indicaciones precisas en el colofón, hasta hace unos años, sobre la base de las primeras citas realizadas, se asignó a 1957. Fue Roberto Labanti quien se dio cuenta de que la Biblioteca Municipal de Milán, en su archivo probablemente realizado sobre la base del inventario, lo asignó al año anterior, 1956. Pero para orientarnos hacia ese año hay más: lamentablemente no podemos fechar con absoluta precisión una vasta presentación del libro que Federico Valdi – una firma en la que no podemos decir algo – lo hizo en el semanario milanés Settimo Giorno, en un largo artículo titulado “Ricevuti i primi radiomessaggi degli altri pianeti?” (¿Se recibieron los primeros mensajes de radio de otros planetas?). En esa pieza presentó amplios extractos, incluida la planchette espiritual que Williamson y su familia habían tomado igualmente de las técnicas mediúmnicas de la época victoriana y que en 1952 solían hablar con los ET. En la versión italiana se puede encontrar en la página 44.

Sin embargo, hay motivos para creer que esta pieza se remonta al otoño de 1956.

Sobre la base de estos dos elementos documentales, en la actualidad se considera plausible que el libro haya aparecido en Italia en ese momento.

Si este es realmente el caso, lo primero que llama la atención es el período poco probable para tal iniciativa editorial. En 1956, después de la resaca de 1950, del 52 y sobre todo de 1954, el interés público por los platillos volantes en Italia era mínimo. No solo eso: estamos hablando de un folleto de un oscuro ocultista del Oeste de los Estados Unidos, publicado por una pequeña editorial especializada en ese campo. ¿Por qué molestarse y gastar algo de dinero?

El libro salió a cargo de la Editoriale Domus de Milán, que fue creada en 1929 y que, gracias a la genialidad de su fundador, Gianni Mazzocchi (1906-1984), fue ampliando sus actividades. Mazzocchi fue también quien, en noviembre de 1948, creó Settimo Giorno, luego vendido en propiedad en 1952, pero que será administrado durante mucho tiempo por uno de los colaboradores de Mazzocchi, Emilio Radius.

Por tanto, el espacio insólito que el periódico milanés dedicó al libro de Williamson se explica fácilmente. Se trataba de publicitar un producto “de la casa”.

Pero, ¿por qué, entre todas las opciones posibles, sacar ese librito de un desconocido?

Porque algunos de los redactores de Domus, que contaban con firmas de primer nivel y las más amplias relaciones culturales internacionales, estaban fascinados. Se debe prestar atención solo al nombre que tenemos. Es esclarecedor explicar cómo fueron las cosas. Se trata del nombre de la traductora del libro de Williamson. En las referencias editoriales se la identifica como “Mimi” Robutti. Como veremos en breve, es casi seguro que todo dependía de ella.

Robutti fue una erudita en diseño y arquitectura. Encontramos a “Miss Mimi Robutti” ya en enero de 1930 en las páginas del mensual milanés La casa bella (año III, n. 1, p. 43), que marcará la historia de aquellas disciplinas en las que – gracias a Domus – incluso la casa Mazzocchi comenzaba a darse a conocer. Robutti tuvo correspondencias ilustres, en particular con Giò Ponti, el gran arquitecto y diseñador, que ayudó a fundar Domus y a quien casi siempre dirigió, incluso en la época en que salió nuestro libro. Aunque no conocemos el contenido de la correspondencia, sabemos que Robutti intercambió cartas con Ponti durante al menos veintiocho años, desde 1940 hasta 1968[2].

“Mimi” era en realidad el diminutivo de Emma. El nombre completo de la traductora de The Disks Speak es Emma Robutti, quien fue una importante colaboradora de la Domus. Entre 1941 y 1944 dirigió la revista de obras femeninas Fili, con la que ya colaboraba y que editaba esa casa. Entre 1943 y 1946 firmó varios títulos de libros sobre los mismos temas para la misma editorial[3].

Pero la conexión absolutamente decisiva es otra muy distinta. Durante la Segunda Guerra Mundial, Robutti, que asistía a la sede de la editorial, conoció a Gianni Mazzocchi, el propietario, y se convirtió en su esposa. Tuvieron tres hijas, la hija mayor, Sofía, Maria Grazia (n. 1944) y Giovanna (n. 1948), que asumieron el mando de la Domus tras la muerte de su padre en 1984.

* * *

Habiendo establecido la más que sólida relación que Emma “Mimi” Robutti tenía con la Domus, queda por entender cómo esa editorial que no tenía nada que ver con lo oculto y los platillos voladores, pudo haber impreso I dischi parlano.

El caso es que Mimi Robutti era ocultista, miembro de la Sociedad Teosófica Italiana.

Estuvo a punto de participar en las convenciones de los líderes mundiales de la Compañía, en la sede de Adyar, India. Fue allí, hasta donde sabemos, en 1968, y luego informó sobre ello en el órgano principal de ese movimiento, la revista The Theosophist (volumen 90, febrero de 1969, págs. 309-310, Impressions of Adyar during Convention). Al año siguiente, se documenta la asistencia de otros destacados teósofos italianos, como Edoardo Bratina, Emma Cusani y Lando Del Sere. En febrero de 1990, basado en información desactualizada, en su Notizie dal mistero. Sette esoteriche e religioni emergenti in Italia (ISPES-Panorama) la antropóloga Cecilia Gatto Trocchi citó nuevamente a Robutti como líder del grupo teosófico “W. Q. Judge” en Milán, que lleva el nombre del esoterista y teósofo estadounidense William Quan Judge, dándole también una dirección postal en la ciudad, en el área de Brera, que era plausiblemente el hogar de la familia de Emma.

En este punto es necesario mencionar el trágico destino de Emma Robutti. El 25 de mayo de 1978, su hija de treinta y tres años, Maria Grazia, fue secuestrada para pedir rescate en Milán. Liberada el 29 de julio, su madre Emma no sobrevivió al dolor y falleció durante ese tiempo[4].

* * *

Los efectos italianos de la publicación del libro de Williamson serán sensacionales en 1958. Durante los doce o veinticuatro meses anteriores, es posible reconstruir sólo algunas características. De especial interés, para nosotros, los referentes al contexto ovni italiano.

Estas consecuencias se basaron en la primera y verdadera publicidad italiana de las actividades del estadounidense y su grupo. Se lo debe a Enrico Caprile, un importante periodista de la redacción del Corriere della Sera, en ese caso trabajando en La Domenica del Corriere No. 16 del 21 de abril de 1957.

El artículo que escribió Caprile (Un arcangelo ignoto ci annuncia che è prossima la fine del mondo – Un arcángel desconocido anuncia que el fin del mundo está cerca) en realidad se centró en temas de espiritismo clásico, en particular en la escritura automática y en cualquier caso en la canalización. Hablando de Italia, anunció el nacimiento en Milán del grupo apocalíptico “Comunità del Massiccio Bianco”. En el verano de 1960 este grupo, dirigido por el pediatra Elio Bianca, habría estado en el centro de una historia muy interesante y aún poco explorada: la del retiro de todo el grupo en las montañas a la espera de una catástrofe planetaria.

La primera parte de la pieza, sin embargo, estuvo dedicada a las comunicaciones mediúmnicas y radiotelegráficas recibidas por el estadounidense y sus compañeros. Hay que tener en cuenta: aunque era evidente que Caprile se basó en el libro que acababa de salir hace unos meses, no dio los detalles y nunca lo mencionó directamente.

Mientras tanto, y con bastante rapidez, los ufólogos italianos, casi todos apasionados por lo oculto e imbuidos de teosofía y espiritismo, leían I dischi parlano.

* * *

En mi opinión, un punto de inflexión decisivo en la recepción del libro lo constituyen las pistas, cuantitativamente modestas pero importantes en cuanto a la historia de las ideas, realizadas en el verano de 1957 por el periodista Franco Polimeni (Reggio Calabria 1921 -?), que vivió y trabajó en Roma. Persona con una cultura técnico-científica muy superior a la de otros fanáticos de la época, en 1958-59, su breve período de actividad ovni fue responsable de la publicación de los cinco números de Spazio & Vita, la revista en torno a la cual se coaguló el primer y verdadero ambiente ovni moderno de nuestro país.

Por lo que sabemos, Polimeni inició su interés por la cuestión de una manera peculiar. La primera fuente que tenemos sobre su pasión por los platillos voladores está representada por cuatro artículos que se publicaron en los números que van de julio a octubre de 1957 (los primeros cuatro números publicados, en retrospectiva) de La Torre Davidica, la revista mensual de Giuris-Davidica Universal Church, el extinto grupo mesiánico que fue creado en los años 70 del siglo XIX por David Lazzaretti.

En esos cuatro números, Polimeni dirigió la sección Dischi volanti – La voce dei popoli dello spazio, a veces usando los seudónimos de “Astra” y “Terra”. El enfoque fue totalmente ocultista-contactista. El primer nombre inventado en Italia para los contactados se debe a Polimeni: las “antenas humanas” (La Torre Davidica, No. 1, julio de 1957, p. 5) y la publicidad directa de un círculo espiritual local (el grupo “Spirtus” de Nápoles-Piedigrotta, dirigida por Ciro Cirillo) en comunicación “por telégrafo mental” con Marte, Venus y Saturno.

Refiriéndose explícitamente al libro de Williamson y Bailey (p. 6), Polimeni usó tonos mesiánicos:

Hoy es el espiritismo, el mundo de los médiums y videntes, de los telépatas y los incorpóreos, el culpable de los dolores de parto. De la unión de la astrología con la astronomía, nace un nuevo tipo de vidente, el “médium planetario”, una especie de antena biológica de las estrellas … Miles de personas en varios países del mundo, incluso en Italia, están experimentando actualmente contactos de “Telegrafía mental” con seres inteligentes de otros mundos. Estos experimentadores son trabajadores del progreso, las principales patrullas de las falanges de técnicos del mañana. ¡Déjelos trabajar y no tenga miedo de lo que oye!

En el número de agosto de 1957, además de otras citas del libro, Polimeni mostró que había entrado en contacto con la producción de los boletines más o menos efímeros que en esos años encabezaba Williamson. Un San-gri La nel Perù fue la pieza de la página 12, en la que se refería a la “Hermandad de los Siete Rayos”, la comunidad de ocultistas que desde el otoño de 1956 el contactado estadounidense y algunos de sus compañeros habían formado en Sudamérica y que fascinará el periodista demasiado pronto. Polimeni ciertamente tradujo del inglés la “Carta núm. 1” del 2 de mayo de 1957 de las Comunicazioni della Fratellanza dei Sette Raggi y también Boletín números 2 y 3 (que están fechados el 1 y 27 de mayo de 1957), definiéndose al pie del mimeografiado “representante de Italia” de la Hermandad. Indicó su domicilio en via Fezzan, 53, en Roma como referencia.

No se sabe qué difusión recibieron de nosotros estas comunicaciones, pero lo que nos interesa es cuán relevantes y rápidas fueron las consecuencias de la aparición del libro Domus.

La centralidad absoluta de la figura de Williamson se hará evidente en el verano de 1958. Del 16 de agosto al 5 de septiembre, el ocultista estará en varias ciudades italianas como parte de su larga e increíble gira ovni sudamericana y europea que duró quizás tres meses. Polimeni estará entre los protagonistas de la parte romana de la gira americana. Pero esta es otra cuestión, digna de un trabajo historiográfico más específico.

Mientras tanto, sin embargo, en varias ciudades, durante 1957, con el impulso de I dischi parlano, otros ufólogos también recurrieron a la “telegrafía mental” y la radio con los nuevos espíritus de la era espacial.

A partir del verano-otoño de 1957, las técnicas y los conceptos esotéricos de Williamson fueron asumidos directamente por algunos ufólogos de Catania, en particular Franco Brancatelli y Alfredo Scalia.

De sus historias de ovnis articuladas, lo único que importa aquí es la forma en que ambos entraron en contacto con las ideas de Williamson.

En el caso de Brancatelli (1934-), la fuente más interesante es su texto mecanografiado sin fecha, que puede fecharse en 1993 y conservarse en los archivos centrales del Centro Italiano Studi Ufologici. Titulado Le mie esperienze, es una historia de su interés por la astronomía, el espiritismo y los platillos voladores. En 1955 Brancatelli, ya interesado en la cuestión, comenzó a asistir a un círculo espiritualista, el “Lux in Umbra”, que se reunía en Borrello (Catania) en torno a la médium Rosario Pappalardo, quien recibía enormes cantidades de mensajes de los espíritus vía escritura automática. Al hacer preguntas al médium, Brancatelli obtuvo – así escribe en su memoria – mensajes de dos habitantes de Venus, “Regga” y “Surgo”. Sólo con la compra del libro publicado por Domus, asegura Brancatelli, se dio cuenta de que entre los contactos de Williamson, de los que no sabía nada hasta la lectura del folleto, también estaba el venusiano canalizado por Pappalardo, o “Regga”.

Muy impresionado y completamente convencido de la realidad de los contactos con extraterrestres, Brancatelli quería encontrar una dirección para usar al escribir a Williamson. Bueno, el buzón del estadounidense en Prescott, Arizona, le fue proporcionado inmediatamente por Regga, a través del médium (Le mie esperienze, p. 22). Pero eso no es todo. El martes siguiente, después de haber escrito a Williamson por correo terrestre y en italiano, Brancatelli encontró una carta de Williamson en su buzón. Regga también le había dado, casi simultáneamente, la dirección del siciliano …

A partir de ahí se inició una densa correspondencia que desembocó en la visita a Catania del estadounidense, del 20 al 24 de agosto de 1958, y durante la cual, casi por obligación moral, se estableció un contacto mediumnístico con Regga.

En el número de marzo-abril de 2013 de una revista siciliana, Globus Magazine, Brancatelli escribió un artículo en el que recordaba, acompañado de fotos inéditas, la breve etapa siciliana del contactado estadounidense[5]. Aunque en pocas palabras, Brancatelli reiteró la historia del personaje mágico del comienzo de la correspondencia con Williamson.

Otro detalle digno de mención: en esta versión, Brancatelli parece vincular directamente la compra del libro de Williamson al año 1956. Un indicio más de que antes de finales de ese año el libro estaba realmente en las principales librerías italianas.

* * *

Otro miembro del grupo de entusiastas de los platillos volantes que se reunía en torno a Brancatelli, Alfredo Scalia (1914-2005) también era radioaficionado. La primera fuente que tenemos sobre las prácticas seguidas por Scalia a raíz del libro de Williamson es un artículo publicado en la edición del 25 al 26 de noviembre de 1957 en la crónica de la ciudad del diario Catania Espresso Sera, en el que colaboró el propio Brancatelli. No estaba firmado y se llamaba Marziani sull’Etna. Esa mañana Scalia se había presentado en la redacción y había dicho que él y otros amigos “durante un par de meses” habían estado tratando de ponerse en contacto “con seres espaciales” utilizando un potente, aunque antiguo, receptor de radio Telefunken de diez tubos. Hasta unos días antes, el dispositivo enviaba señales que cambiaban en función de las simples solicitudes verbales o mentales de los contactados. El sábado 23, sin embargo, finalmente llegó el primer mensaje de voz. Una “pronunciación extraña y gutural (como de un hombre negro)”, pero en perfecto italiano, gracias a Effar, oriundo de Calisto pero en ese momento en misión a la Luna. Llamó a la Tierra “Saras”, como lo hizo Williamson, y anunció que esa noche tres naves espaciales descenderían a zonas desiertas cerca de los volcanes Etna, Stromboli y Vesubio, ya que los experimentos termonucleares los habían transformado en un único volcán enorme. con tres bocas. Pronto, sin embargo, prometió Effar, se encontrarían “en presencia”.

I dischi parlano por tanto produjeron copiosos frutos. En pocos meses, Polimeni, Brancatelli y Scalia se habían convertido en seguidores de la versión de Williamson a principios de 1954 (seguirán muchas otras conversiones en la elusiva vida del inquieto estadounidense).

En todo esto, no dudamos que sólo conocemos algunos aspectos del terremoto que estalló en Italia entre el otoño de 1956 y los primeros meses de 1958. Casi todo queda por investigar. Una de las cuestiones espinosas, muy abierta, se refiere a la influencia plausible que tuvo I dischi parlano en el grupo de personajes de Abruzzo que, presumiblemente en 1956 o 1957, dieron lugar a un pequeño movimiento oculto semisecreto que luego pasó a la historia como “Amicizia”. Desde el principio, el grupo se caracterizó por una concepción moderna de su intento de atraer a un público reducido y selecto. Ya en 1957 utilizó de forma masiva fotografías y tomas de películas realizadas en Super 8, aunque habitualmente con resultados que hoy parecen grotescos en términos de torpeza técnica. De la misma manera, ya estuvo marcado en esa primera fase por los intentos de mostrar la realidad de lo que estaba contando, adjuntando comunicaciones por radio con extraterrestres, también una extensión directa del trasfondo espiritista tradicional y, en última instancia, provincial del que provenían sus exponentes.

A pesar de la cantidad de documentos originales obtenidos por Paolo Fiorino, el principal estudioso de esta asociación, la falta de fuentes atribuibles a los primeros días de su acción hace que sea difícil afirmar de manera apodíctica que muchas de sus cosas dependían del libro de Williamson.

Sin embargo, por varias razones – lógicas, cronológicas y documentales – esto parece probable.

Último acceso para todas las URL enumeradas: 20 de marzo de 2019.


* Stilo Giuseppe e Verga Maurizio, La traduzione italiana di The Saucers Speak e le sue conseguenze, Cielo Insolito, No. 9, Aprile 2019.

[1] Sobre Franklin Thomas ver: Blomqvist, Hakan. The UFO Contacts of Trevor James Constable, disponible en la url: https://ufoarchives.blogspot.com/2018/12/the-ufo-contacts-of-trevor-james.html; varias intervenciones en el sitio MetaFilter, disponible en la url: https://ask.metafilter.com/144993/UFO-Who-Are-You.

[2] Breves noticias sobre la correspondencia gracias a la indexación de los archivos de Ponti. Para obtener referencias de Robutti consulte la url: http://www.gioponti.org/en/search-recipients?pg33024=92.

[3] Entre otros: Il corredino (1944); Il sillabario di fili (1945); Il paradiso della lana (1946).

[4] Biografia: Giovanni Mazzocchi, url: http://www.infobergamo.it/bergamo/articoli/2006/14mazzo3.htm (la conexión está rota).

[5] Franco Brancatelli. Un incontro predetto da Marte, in Globus Magazine, Catania, a. IV, marzo-aprile 2013, pp. 14-17.

La extraña historia de Nikola Tesla y los alienígenas

La extraña historia de Nikola Tesla y los alienígenas

Brent Swancer

19 de enero de 2021

Uno de los inventores y pensadores más famosos de la historia, así como uno de los más incomprendidos, debe ser sin duda el inventor, ingeniero eléctrico, ingeniero mecánico y futurista serbio-estadounidense Nikola Tesla. Sus contribuciones a la ciencia y la tecnología son inconmensurables, a lo largo de su vida desarrolló una gama de dispositivos eléctricos y mecánicos, su motor de inducción de corriente alterna (CA) y patentes relacionadas de CA polifásica, los primeros dispositivos de imágenes de rayos X y muchas otras invenciones consideradas nada sin milagros en su tiempo. Estaba muy adelantado a su tiempo y también predijo muchas de las innovaciones tecnológicas que damos por sentadas hoy en día, como los teléfonos inteligentes y las comunicaciones inalámbricas, y cuando murió en 1943, Tesla era titular de más de mil patentes de todo tipo. incluyendo luces de neón, sistemas de automatización remota, iluminación artificial, energía de haz de partículas y muchos, muchos más. Por supuesto, teniendo en cuenta su misterio y mística, muchas historias y conspiraciones han gravitado hacia Nikola Tesla, incluida la supuesta participación en el experimento de Filadelfia utilizando la teletransportación, la invención de la máquina de movimiento perpetuo, la creación de un arma de rayo mortal llamada “rayo de la muerte” y otros, y entre estos algunos de los más extraños tienen que ver con supuestas inteligencias extraterrestres.

N.Tesla_Nikola Tesla

Los rumores de Tesla y su conexión con los extraterrestres se han profundizado, con todo tipo de conspiraciones que afirman que fue contactado por extraterrestres que lo ayudaron e incluso que él mismo era un extraterrestre, pero las más intrigantes son las que Tesla afirmó. En un artículo para Collier’s Weekly en 1901, Tesla afirmaba que había escuchado comunicaciones extraterrestres reales en su laboratorio en Colorado Springs en 1899. Esta fue una era en la que tanto él como el inventor italiano Guglielmo Marconi fueron pioneros en el impulso hacia tecnología de radio con sus descubrimientos pioneros, y una noche Tesla estaría probando una antena de radio única diseñada para monitorear tormentas eléctricas, afirmó que había escuchado las comunicaciones de inteligencias alienígenas de otro mundo. Él diría en el artículo:

Incluso ahora, a veces, puedo recordar vívidamente el incidente y ver mi aparato como si realmente estuviera frente a mí. Mis primeras observaciones me aterrorizaron positivamente, pues había en ellas algo misterioso, por no decir sobrenatural, y estaba solo en mi laboratorio por la noche; pero en ese momento, la idea de que estas perturbaciones fueran señales controladas inteligentemente aún no se me presentaba. Pasó algún tiempo cuando me vino a la mente la idea de que las perturbaciones que había observado podrían deberse a un control inteligente. Aunque no pude descifrar su significado, me era imposible pensar en ellos como completamente accidentales. Constantemente crece en mí la sensación de que fui el primero en escuchar el saludo de un planeta a otro.

Tesla especularía que los extraterrestres quizás eran de Marte, que en ese momento era el principal culpable de todo lo relacionado con extraterrestres, y se obsesionó con perfeccionar aún más su tecnología para poder comunicarse aún más con estas entidades. El propio Marconi estuvo de acuerdo en que se trataba de una búsqueda perfectamente legítima y prosiguió sus propias comunicaciones por radio con los extraterrestres, que, según él, tuvieron éxito, afirmando:

Durante mis experimentos con la telegrafía inalámbrica, he encontrado un fenómeno asombroso. Lo más sorprendente de todo es que yo personalmente he recibido señales que creo que se originaron en el espacio más allá de nuestro planeta. Creo que es muy posible que estas señales hayan sido enviadas por los habitantes de otros planetas a los habitantes de la Tierra. Si hay seres humanos en Marte, no me sorprendería que encontraran un medio de comunicación con este planeta, una vinculación de la ciencia de la astronomía con la de la electricidad puede producir casi cualquier cosa.

nikola-tesla-webNikola Tesla

Todo esto provocó bastante entusiasmo en ese momento, apareciendo en los medios de comunicación en numerosos artículos y llamando la atención del gran inventor y socio de Tesla convertido en rival Thomas Edison. Edison estaba fascinado con la idea de buscar tecnología de radio con el propósito de comunicarse con extraterrestres en Marte, y él mismo diría:

Aunque no soy un experto en telegrafía inalámbrica, puedo ver claramente que las misteriosas interrupciones inalámbricas experimentadas por los operadores del Sr. Marconi pueden ser una buena base para la teoría de que los habitantes de otros planetas están tratando de enviarnos una señal. El Sr. Marconi tiene razón al afirmar que esto está completamente dentro del ámbito de lo posible. Si vamos a aceptar la teoría del Sr. Marconi de que estas señales son enviadas por habitantes de otros planetas, debemos aceptar como una vez la teoría de su desarrollo avanzado. O son nuestros iguales intelectuales o nuestros superiores. Sería estúpido de nuestra parte asumir que tenemos la exclusividad de toda la inteligencia del universo.

A través de todo esto, Tesla supuestamente inventó en realidad nuevas torres de antenas y equipos específicamente con el propósito de continuar sus sesiones de escucha a los extraterrestres, y parecía estar presionando para que esta tecnología se usara para lo que él veía como una especie de nueva frontera para los alienígenas. raza humana. Expresaría entusiasmo y optimismo en este esfuerzo, una vez que escribiera:

Un día, mi oído captó lo que parecían ser señales regulares. Sabía que no podrían haberse producido en la Tierra. La idea de Marconi de comunicarse con los otros planetas es el mayor y más fascinante problema al que se enfrenta la imaginación humana en la actualidad. Para asegurar el éxito, se debe organizar un cuerpo de científicos competentes para estudiar todos los planes posibles y poner en excitación lo mejor. El asunto probablemente debería ser dirigido por astrónomos con suficiente respaldo de hombres con dinero e imaginación. Suponiendo que haya seres humanos inteligentes en Marte, el éxito está fácilmente dentro del rango de posibilidades.

Ciertamente, algunos planetas no están habitados, pero otros sí, y entre ellos debe existir vida en todas las condiciones y fases de desarrollo. Personalmente, baso mi fe en las débiles perturbaciones eléctricas planetarias que descubrí en el verano de 1899 y que, según mis investigaciones, no podrían tener su origen en el Sol, la Luna o Venus. Más estudios científicos me han convencido de que deben haber emanado de Marte. Pronto se disiparán todas las dudas a este respecto. He observado acciones eléctricas que parecen inexplicables. Por débiles e inseguros que fueran, me han dado una profunda convicción y conocimiento previo de que dentro de poco tiempo todos los seres humanos en este globo, como uno, volverán sus ojos al firmamento de arriba, con sentimientos de amor y reverencia, emocionados por alegres noticias.

Curiosamente, aunque Tesla encontró tanta promesa en esto, repentinamente renunciaría a sus experimentos profundizando en tales asuntos, generando teorías de conspiración de que fue silenciado por aquellos que no querían que este conocimiento fuera conocido. Encaja muy bien con el hecho de que muchos de sus escritos y diarios fueron confiscados por el FBI después de su muerte, y todo agrega una capa más a la vida misteriosa de una figura ya enigmática. Tesla se había vuelto casi legendario, con innumerables historias de rarezas a su alrededor, y ahora podemos agregar el momento en que supuestamente contactó a los extraterrestres a la mezcla. Es perfectamente factible que simplemente captara señales anómalas del espacio que tenían explicaciones más mundanas más allá de su capacidad de explicar en ese momento, pero al final nos quedamos preguntándonos qué encontró realmente y qué podría haber sucedido si se le hubiera permitido. para continuar su investigación. Todo es realmente fascinante y se suma a los muchos relatos de esta misteriosa figura de la historia.

https://mysteriousuniverse.org/2021/01/the-strange-story-of-nikola-tesla-and-the-aliens/