Hablan los platillos (12)

10 Apéndice

Nos gustaría hacerle saber lo que dicen algunos de los expertos del mundo.

El General de Brigada Ernest Moore, exjefe de Inteligencia de la Fuerza Aérea:

“En primer lugar, los rusos no tienen nada que ver con estos llamados ‘platillos’; Lo juro en una pila de Biblias, si lo desea. En segundo lugar, no tenemos ningún tipo de avión nuevo secreto que podría haber provocado toda esta conmoción”’.

La teoría de que los platillos eran aviones hostiles fue cuidadosamente estudiada y rechazada. Como dijo un científico, “El desempeño de estos ‘platillos’ no sólo supera el desarrollo de la ciencia actual, sino también el desarrollo de los escritores de ciencia ficción actuales”.

El 25 de agosto de 1952, el capitán Ruppelt, de la Fuerza Aérea, dijo que más observadores competentes que nunca han estado informando sobre platillos. El Capitán, que comenzó como una agencia unipersonal, ahora tiene ocho asistentes de tiempo completo. La Fuerza Aérea está comprando un centenar de cámaras especiales, que espera ayuden a determinar de qué están hechos los objetos, y está considerando comprar varios telescopios fotográficos de un nuevo tipo, con un costo de hasta cinco mil dólares la pieza, con los cuales un continuo Se pueden realizar registros fotográficos nocturnos del cielo en todo el hemisferio. Después de varios años y casi dos mil avistamientos reportados de naturaleza seria, no hay discusión en los círculos de la Fuerza Aérea de abandonar la persecución de los esquivos platillos.

El veinticinco por ciento de los observadores interrogados por el Oficial de Fenómenos Aéreos en los últimos años han sido pilotos militares. El ocho por ciento han sido pilotos comerciales, algunos con hasta veinte años de experiencia en el aire, y en una etapa de la fase actual de la investigación, incluso algunos físicos en Los Álamos, Nuevo México, hombres que hacen de la realidad un fetiche de objetividad, fueron entrevistados después de que informaron haber visto luces desconcertantes flotando sobre sus laboratorios de energía atómica.

El 21 de julio de 1952, el Controlador Superior de Tráfico Aéreo de la Administración de Aeronáutica Civil en el Centro de Control de Tráfico de Rutas Aéreas del Aeropuerto Nacional, en Washington, DC, informó a la Fuerza Aérea y al público que esa mañana temprano su radarescopio había detectado diez objetos no identificables que volaban. en varias partes de la capital, incluida la zona prohibida alrededor de la Casa Blanca. El controlador Harry G. Barnes dijo: “No hay otra conclusión a la que pueda llegar sino que durante seis horas en la mañana del 20 de julio hubo al menos diez objetos no identificables moviéndose sobre Washington. No eran aviones ordinarios. En mi opinión, ningún fenómeno natural podría explicar estos puntos en nuestro radar. Ni las estrellas fugaces, ni las perturbaciones eléctricas ni las nubes podrían hacerlo. Exactamente qué son, no lo sé. Ahora sabes tanto sobre ellos como yo. Y tu conjetura es tan buena como la mía”.

El 6 de agosto de 1952, un físico del ejército en Fort Belvoir, Virginia, creó un efecto similar a los platillos voladores en su laboratorio al introducir moléculas de aire ionizado en un vacío parcial en una campana de cristal, y tres días después una autoridad internacionalmente conocida en condiciones atmosféricas. dijo sobre el experimento del físico, “No conozco condiciones de la atmósfera de la Tierra, altas o bajas, que puedan duplicar las necesarias para hacer los modelos de laboratorio”.

El Dr. Fitts y otros científicos del Proyecto Platillo, dijeron: “Algunos de los avistamientos podrían atribuirse a muscae volitantes (moscas volantes), el término médico para pequeñas partículas sólidas que flotan en el campo del ojo, proyectando una sombra en la retina y moviéndose como el ojo se mueve”.

El Dr. George Valley, físico nuclear del Massachusetts Institute of Technology; miembros del personal de la firma de investigación Hand Corporation; una variedad de físicos y aerodinámicos que se especializan en el estudio de la estratosfera y el espacio más allá de ella; y los expertos en electrónica adjuntos a la Cambridge Field Station buscaban explicaciones físicas en lugar de psicológicas, y se les ocurrieron teorías bastante extrañas: la posibilidad de que animales extraterrestres volaran hacia nuestra atmósfera, por ejemplo. Sin embargo, ¡no aparecieron datos que respalden esta fascinante idea!

Los astrónomos concluyeron que la atmósfera de Venus estaba compuesta en gran parte por dióxido de carbono e inmensas nubes opacas de gotitas de formaldehído, y esto excluía la práctica de la astronomía, y de ahí el concepto de Universo y la idea de naves espaciales.

Creemos que quizás la gente de Venus desarrollaría mejores telescopios que nosotros debido a las condiciones anteriores y, por lo tanto, tendría un equipo más fino que nosotros para ver los cielos. ¡Esa capa de nubes podría despertar su curiosidad por descubrir qué había más allá!

Sin embargo, existen otras teorías sobre Venus. John Robinson, en The Universe We Live In, nos dice que la teoría del cuenco de polvo se basa en el examen espectroscópico de la atmósfera superior de Venus, que no revela vapor de agua y cantidades de monóxido de carbono a ese nivel. Señala que setenta millas sobre la superficie de la Tierra, la atmósfera no contiene oxígeno ni vapor de agua en absoluto, y que la atmósfera es casi 100 por ciento de hidrógeno, un gas totalmente irrespirable y altamente inflamable.

Sin embargo, la Tierra está llena de vida a pesar de que no hay oxígeno ni vapor de agua en las cuatrocientas millas exteriores de su atmósfera. Todo el oxígeno, el vapor de agua y, por tanto, la vida, existen sólo a unas pocas millas de la superficie. Este hombre no tiene miedo de enfrentarse a las teorías más modernas y las analiza minuciosamente.

Hace meses, nuestros amigos espaciales nos dijeron que la Luna tenía atmósfera. El otro día, el Dr. Harlow Shapley, astrónomo del Observatorio de la Universidad de Harvard, anunció que la Luna sí tiene atmósfera.

Fred Hoyle, astrónomo británico, dice: “Creo que es probable que todas nuestras conjeturas actuales no sean más que una pálida sombra de lo real”.

El Dr. Lincoln La Paz, de la Universidad de Nuevo México, afirma que los platillos no son meteoros, porque no parecen meteoros. Él dice que las bolas de fuego no son estrellas fugaces o meteoritos, porque los meteoritos brillan solo por períodos cortos e invariablemente hacen ruidos fuertes, mientras que las bolas de fuego y los platillos permanecen en silencio. Estos objetos, dice, pueden invertir la dirección y navegar de un lado a otro, viajar a altas velocidades en círculos amplios, son esféricos o en forma de disco, emiten una luz amarilla constante en su mayor parte y viajan a altitudes extremadamente altas. Además, los meteoros nunca son de color verde.

Los platillos no son globos. El Sr. J. J. C. Kaliszewski, supervisor de fabricación de globos, dice: “Los platillos son extraños, terriblemente rápidos. Tienen un brillo peculiar. Uno parecía tener un halo a su alrededor, con una superficie oscura debajo. No vemos rastro de vapor”.

El Dr. Albert Einstein, el 23 de julio de 1952, dijo: “Esa gente ha visto algo. No sé qué es y no tengo curiosidad por saberlo”.

El padre Francis J. Connell, C.Sc.R., decano de la Escuela de Teología Sagrada de la Universidad Católica, dijo: “Es bueno para los católicos saber que los principios de su fe son completamente reconciliables incluso con las posibilidades más asombrosas con respecto a la vida en otros planetas… Los teólogos nunca se han atrevido a limitar la omnipotencia de Dios a la creación del mundo que conocemos”. Añadió: “Si estos supuestos seres racionales poseyeran la inmortalidad del cuerpo que alguna vez disfrutaron Adán y Eva, sería una tontería que nuestros pilotos de superjet o cohetes intentaran dispararles. Serían imposibles de matar”.

Anatol J. Schneider, sismólogo, afirmó el 10 de junio de 1946, en San Francisco, que existía un gran peligro de agrietamiento de la superficie terrestre con bombardeos atómicos por el peligro de que los cambios climáticos ocurrieran en todo el mundo. El bombardeo submarino era el más temido.

Las manecillas del reloj de la portada del Bulletin of the Atomic Scientists están ahora en tres minutos para la medianoche. Cuando comenzó el Boletín, la portada mostraba un reloj con las manecillas a las ocho minutos para la medianoche. ¡Las manos se mueven hacia arriba! Las manos reflejan el sentimiento de muchos científicos de que desde 1945 el mundo se ha acercado a la catástrofe de la guerra atómica, que se ha vuelto cada vez más urgente que encontremos una solución al problema de la utilización pacífica del trabajo de la ciencia en beneficio de toda la humanidad.

¡El mundo está ahora cerca de la hora de la medianoche!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.