Todas las entradas de: luisrn

Científicos brasileños logran crear centellas

El misterioso fenómeno atmosférico de las bolas luminosas comienza a ser develado

Investigadores de los Departamentos de Química Fundamental y de Física de la Universidad Federal de Pernambuco y el Instituto Nacional de Pesquisas Espaciales (INPE) han desarrollado una técnica inédita para generar bolas luminosas con vidas en el orden de segundos y para presentar diversas propiedades observadas generalmente. Las bolas luminosas son fenómenos atmosféricos raros y misteriosos, generalmente asociados con relámpagos.

De acuerdo con las descripciones a lo largo de más de dos siglos, las bolas luminosas flotan en el aire, saltan y ruedan en la tierra. Su duración varía de algunos segundos a centenares de segundos, desapareciendo explosiva o silenciosamente. Las explicaciones para la formación y las propiedades de las bolas luminosas fueron buscadas activamente durante todo este tiempo, pero aún no hay una teoría aceptada para el fenómeno.

Una teoría reciente propuesta por Abrahamson y Diniss considera que es debido a la oxidación de aglomerados de nanopartículas de silicio generados por el calor intenso cuando el relámpago alcanza la tierra. Esta teoría es la base del trabajo de los científicos brasileños. Usando arcos eléctricos, vaporizaron pequeñas partes de obleas de silicio puro y produjeron, por primera vez en el laboratorio, bolas luminosas con características similares a las observadas en el fenómeno natural. Una demostración pública de la producción de bolas luminosas podrá ser pronto observada en Espaço Ciência. ¡Esperen!

Autores

Gerson Silva Paiva e Antonio Carlos Pavão

Departamento de Química Fundamental, Universidade Federal de Pernambuco

Elder Alpes de Vasconcelos e Eronides Felisberto da Silva, Jr.

Departamento de Física, Universidade Federal de Pernambuco

Odim Mendes, Jr.

Departamento de Geofísica Espacial, Instituto Nacional de Pesquisas Espaciais

http://www.espacociencia.pe.gov.br/multimidia/multimidia_video.php%20

La noticia apareció en la web de The New Scientist:

Centellas creadas en el laboratorio

Hazle Muir

Las centellas podrían perder pronto su misterio, ahora que un equipo en el Brasil ha cocinado una receta simple para hacer bolas de luz misteriosas similares en el laboratorio, incluso consiguiendo mantenerlas por varios segundos.

Ball lightning could soon lose its status as a mystery, now that a team in Brazil has cooked up a simple recipe for making similar eerie orbs of light in the lab, even getting them to bounce around for several seconds. Mira una película de estas bolas aquí.

Miles de personas han reportado ver centellas, unas esferas luminosas que aparecen a veces durante las tormentas. Es típicamente del tamaño de un pomelo y dura algunos segundos o minutos, a veces flotan, incluso sobre la tierra.

Un testigo vio una bola que brillaba intensamente a través de la puerta de pantalla de una casa en Oregon, navegar abajo hacia el sótano y arruinar un viejo rodillo, mientras que en otro informe, una bola similar se balanceó en la cabeza de un profesor ruso más de 20 veces antes de desaparecer.

Una teoría sugiere que la centella es una gota altamente ionizada de plasma ligada por sus propios campos magnéticos, mientras que una explicación exótica afirma que la causa son mini agujeros negros creados en el big bang.

Una teoría más aterrizada, propuesta por John Abrahamson y James Dinniss en la universidad de Cantorbery en Christchurch, Nueva Zelanda, es que la centella se forma cuando los relámpagos tocan la tierra, transformando cualquier arena sílica en el suelo en vapor puro de silicio. Mientras que el vapor se enfría, el silicio se condensa en un aerosol flotante en los límites de una bola por las cargas que recolecta en su superficie, y brilla intensamente con el calor del silicio recombinándose con el oxígeno.

Para probar esta idea, un equipo conducido por Antônio Pavão y Gerson Paiva de la Universidad Federal de Pernambuco en Brasil tomaron obleas de silicio de apenas 350 micrómetros de grueso, las colocaron entre dos electrodos y las conectaron a corrientes de hasta 140 amperios. Entonces en un par de segundos, separaron los electrodos levemente, creando un arco eléctrico que vaporizó el silicio.

El arco escupió fragmentos de silicio hacia fuera que brillaban intensamente también, a veces, las bolas luminosas del tamaño de pelotas de ping-pong que persistieron hasta 8 segundos. “Las bolas luminosas parecen estar vivas”, dice Pavão. Dice que sus superficies borrosas emitieron pequeños jets que parecían moverlos hacia adelante o de lado, tan bien como rastros de humo que formaron formas espirales, sugiriendo que las bolas giraban. Por su color azul-blanco o anaranjado-blanco, el equipo de Pavão estima que tienen una temperatura de unos 2000 Kelvin. Las bolas podían derretir el plástico, y una incluso quemó un agujero en los pantalones vaqueros de Paiva.

Éstas son en gran medida las bolas brillantes que han durado más hechas en el laboratorio. Experimentos anteriores que usaban microondas crearon bolas luminosas, pero desaparecieron los milisegundos después de que las microondas fueran apagadas.

“Los tiempos de vida de nuestras bolas de fuego son alrededor de cientos de veces superiores que las obtenidas por microondas”, dice Pavão, cuyos resultados aparecerán en Physical Review Letters. Abrahamson se emociona. “Me hizo el año cuando oí hablar de él”, dijo. “Las bolas, aunque aún son pequeñas, duran bastante tiempo para entrar en la corriente principal de las centellas naturales observadas”.

El equipo de Pavão está trabajando actualmente sobre las reacciones químicas implicadas en la formación de las bolas, y está experimentando con otros materiales que pudieron trabajar también, incluyendo metales puros, aleaciones y compuestos de azufre.

http://www.newscientist.com/channel/fundamentals/mg19325863.500?DCMP=NLC-nletter&nsref=mg19325863.500

Más información en:

http://www.ceticismoaberto.com/news/?p=828

Documental de Bigfoot

Buscador de Sasquatch

Mujer Toba en el documental de Bigfoot

Por Joyanne PursagaWinnipeg Sun

Una fascinación de por vida con el misterio del Bigfoot ha llevado a una mujer de Manitoba a un papel en un documental.

Michelle Baril, residente del área de Fisher Branch, ha recogido historias sobre avistamientos del sasquatch como hobby la mayor parte de su vida.

“A algunos les gusta el golf y a mí me gusta escuchar las historias del sasquatch”, dijo Baril desde su hogar, localizado a unos 125 kilómetros al Norte de Winnipeg. “Me ha cautivado siempre”.

Baril, de 38 años, dijo que el History Channel y White Wolf Entertainment le pidieron ayuda para efectuar las recreaciones de los avistamientos para crear un documental sobre especies de animales desconocidos.

Una especie de experta en las criaturas grandes, peludas, Baril condujo a los productores a los lugares conocidos en algunas de las dos docenas de historias de sasquatch del área de Interlake que ella ha oído en los últimos 25 años.

CUBIERTO CON PIEL

Ella cree que el área de Fisher Branch esta llena de gruesos arbustos y vida salvaje y es frecuente en avistamientos.

“Estoy especulando porque ahí no hay caza y sería más un refugio seguro para ellos”, dijo Baril.

Baril dijo que las criaturas miden de siete a 14 pies de alto, con manos grandes, como las de los humanos cubiertas de piel roja, marrón, negra, blanca o gris.

Aunque nunca ha visto un sasquatch, Baril está convencida que existen debido a las historias de amigos y familiares cercanos.

“He hablado con demasiada gente honesta y algunos buenos amigos y familiares para creer que es una mentira”, dijo Baril.

“Sólo porque no lo ves no significa que no está allí. Esta criatura es altamente inteligente y un amo en ocultarse”.

Baril cree que el hecho de que los cuerpos de las criaturas no se han descubierto todavía por los científicos se puede relacionar a un acto de entierro del animal.

Ella dijo que un sasquatch fue visto en su propiedad por su hija Madison.

“Ella caminaba por una vereda de ganado y delante de ella los arbustos crujían. Mi hija vio en la esquina una gran mano parecida a la de los humanos de un color gris/negruzco oscuro que empujaba a su bebé en un árbol”, dijo Baril.

Un residente de Flin Flon reporto ver a la criatura durante en un viaje de pesca este verano.

Hay miles de historias del sasquatch amortiguadas por la duda entre la comunidad científica, dijo John Bindernagel, biólogo de la fauna en Courtenay, B.C.

Bindernagel, autor de North America’s Great Ape, un libro del sasquatch, cree que hay menos evidencia para apoyar teorías de que las visiones del sasquatch son broma hechas por gente en traje que la existencia de los animales misteriosos.

“No hay nada malo con el escepticismo”, dijo Bindernagel. “Tengo que enfatizar que cuando cerramos la mente es difícil conseguirlo”.

http://cnews.canoe.ca/CNEWS/WeirdNews/2007/01/07/3216409-sun.html

El problema de la inconmensurabilidad

EL PROBLEMA DE LA INCONMENSURABILIDAD ¿AS O JOKER EN LA MANGA DE LA ETH?

Kentaro Mori

Los extraterrestres son sicópatas. Si tomamos al pie de la letra los relatos ufológicos, todo disturbio mental que podamos imaginar puede ser constatado en estos seres: de sádicos asesinos en serie a pervertidos sexuales, pasando por desordenes de personalidad múltiple y hasta por el aspecto muy inconveniente de que ni en eso son constantes en cuánto a su aspecto físico -aunque casi siempre sean humanóides. Por comparación, los extraterrestres hacen de Hannibal Lecter a alguien que podría ser niñera de sus niños. Incluso porque Lecter no atraviesa paredes o se transforma de un ser gigante y peludo de tres metros en otro enano pelón dependiendo en qué cultura esté.

Una cuestión relevante planteada en esta constatación es la presunción de que los actos de los extraterrestres deban tener sentido para nosotros puede ser una presunción simplemente incorrecta e injustificada. Las hembras de las mantis religiosas decapitan a sus parejas a la hora de la cópula, lo que parece absurdo a primera vista, pero ni por eso decretamos que las mantis religiosas no existen. Son solamente diferentes, y uno de los argumentos escépticos típicos –que yo mismo exploro hasta el agotamiento- es justamente el de que los extraterrestres deben ser muy diferentes de nosotros mismos. Sería inconsistente que los escépticos esperen que los extraterrestres sean diferentes de nosotros solamente en los puntos esperados. Así como no tienen que ser humanóides, pueden muy bien tener una percepción de la realidad diferente de la nuestra y actuar de forma aparentemente absurda.

Esto es básicamente lo que llamamos problema de la inconmensurabilidad (inconmensurable: Que no se puede medir o valuar). El fenómeno ovni es absurdo, y por lo tanto indistinguible de los eventuales actos de una civilización extraterrestre con raciocinio un tanto diferente a nosotros. Es por eso que el problema de la inconmensurabilidad es un gran as en la manga de la hipótesis extraterrestre (ETH).

Pero también puede ser un gran joker, puesto que los actos de una civilización extraterrestre con un raciocinio diferente al nuestros no necesitan y hasta tienen que ser indistinguibles del fenómeno ovni. Una civilización no necesita ser ‘conmensurable’, comprensible, para que nosotros la notemos, principalmente porque actos absurdos no equivalen a actos no conclusivos. No entendemos cómo se comunican los delfines o las ballenas; no obstante sabemos que los delfines y las ballenas existen así como su comunicación, o por lo menos su emisión de sonidos, incluso aunque todavía nos parezca absurda, y sea inerte a la comprobación científica. La comparación no es perfecta, pero el punto aquí es muy importante.

Los escépticos de las visitas, pero defensores de la posibilidad de vida extraterrestre, Frank Drake y Carl Sagan, entre muchos otros escépticos famosos, conocen perfectamente bien el problema de la inconmensurabilidad. El SETI (Search for Extra-Terrestrial Inteligence) es específicamente la búsqueda de civilizaciones que están transmitiendo señales de radio inteligibles. No están buscando civilizaciones democráticas, protestantes, con cinco dedos, colectivas, parásitas, pacifistas o musulmanas. La única pista que el SETI busca es una civilización capaz transmitir señales de radio inteligibles. No necesitamos entender los motivos y aspiraciones de esta civilización, no necesitamos entender lo que tal mensaje de radio quiera decir, todo lo que necesitamos es constatar que la señal es artificial -y no es humana. En caso de que alguien esté transmitiendo algo inteligible, no importa con que intención o significado, podremos saber que no estamos solos.

Si una civilización extraterrestre estuviera presente en nuestro planeta de la forma física, temprano o tarde, tal presencia se notará de forma concluyente. A menos que la misma desee lo contrario y sea capaz de actuar de tal manera, siendo que en este caso recaeríamos en las preguntas planteadas en la paradoja de Fermi y de la hipótesis de la preparación del contacto, pues para ocultar sus pistas tal civilización tendrá que entendernos, conocernos mejor de lo que nosotros nos entendemos. Si somos inconmensurables a tal civilización, todavía más algún acto –por absurdo que sea- acabará por dejar evidencias que podrían ser constatadas. Al final de cuentas, los sicópatas siempre dejan evidencias de que existen.

El problema de la inconmensurabilidad es real y muy probablemente existirá cuando establezcamos contacto. Según lo notado, es de hecho un gran as en la manga de la ETH puesto que es realmente concebible pensar que el fenómeno ovni en toda lo bizarro que es puede ser la manifestación de tal inconmensurabilidad, no obstante es importante notar que lo inverso no es verdad: la inconmensurabilidad de una civilización extraterrestre no debe ser manifestada sólo como un fenómeno no conclusivo de forma indefinida. Y son más de 50 años que el fenómeno ovni es no conclusivo a despecho de intensas búsquedas, amateurs o profesionales. Aunque los fenómenos no conclusivos puedan a veces parecer absurdos y lo inverso también ocurra, ‘absurdo’ (o inconmensurable) y ‘no conclusivo’ no son sinónimos.

Podemos especular en seres conscientes multidimensionales, o los transcendentales, para los cuales la inconmensurabilidad sería tanta que todos sus actos en nuestra ‘dimensión’ serían inconmensurables, indistinguibles de la magia, y que permanecerían indefinidamente no conclusivos. En este caso, lo inconmensurable sería siempre no conclusivo, pero estaríamos entrando ya en el reino improductivo de las especulaciones mágicas, que pueden justificar el fenómeno ovni y atribuirlo a seres omnipotentes que puedan también ser llamados gnomos, hadas, brujas, gremlins… o dios. Si seguimos el camino de que el fenómeno ovni es el resultado de algo que nunca será comprensible, podemos comenzar a recitar nuestras oraciones. Habemus Zeta Reticuli.

La colección Barker

COLECCIÓN OVNI

La verdad está allá fuera, quizás dentro de la colección personal de un nativo de Clarksburg.

En los 50’s, los ovnis, los monstruos, y las historias de fantasmas eran parte de la forma de vida americana, y Gray Barker un nativo de Clarksburg estaba en medio de todo eso. Él inició una investigación exhaustiva y eventualmente comenzó a publicar su propia revista de ovnis “The Saucerian”. En 1956, Barker escribió su libro “They Knew Too Much About Flying Saucers”, y lanzó lo que hoy se conoce como la teoría de la conspiración de los ovnis. Las ideas del encubrimiento del gobierno, Hombres de Negro, y extraterrestres entre nosotros, nacieron con Gray Barker y su investigación. Barker murió en 1984, pero su extensa colección de libros, cartas, entrevistas, fotografías, y notas están disponibles para el público, cortesía de The Clarksburg-Harrison Public Library y de su sección de Colecciones Especiales. Sin importar tus creencias, esta colección es impresionante, y es una verdadera experiencia cultural para cualquier persona. Vaya a Clarksburg y vea la colección de Gray Barker.

http://www.wchstv.com/traveling/2007/twv070111.shtml

CCE: Combustión Celular Espontánea

Hombre se quemó gravemente cuando se incendió su celular en el bolsillo

Un teléfono celular en el bolsillo delantero de los pantalones de un hombre de Vallejo se incendió espontáneamente, rápidamente incendió sus ropas y dejó al hombre con quemaduras de segundo y tercer grado en casi la mitad de su cuerpo, según investigadores.

Luis Picaso, de 59 años, al parecer dormía en una silla de jardín blanca, de plástico, en su cuarto la noche del sábado y fue despertado cuando estaba ardiendo, dijo el portavoz e investigador del Departamento de Bomberos de Vallejo, Bill Tweedy.

Para el momento en que llegaron los bomberos poco antes de medianoche, Picaso estaba en el piso del cuarto de baño. Él estaba en condiciones estables el domingo, dijo Tweedy la noche del lunes. La silla plástica de jardín -un producto de petróleo que causa un fuego de alta temperatura- se había derretido. La playera de fútbol de Picaso -hecha de nylon- se quemó casi totalmente.

“Encontré pedazos en el piso”, dijo Tweedy.

“El algodón soporta mejor”, dijo Tweedy. “La única cosa que él tenía de algodón era su ropa interior. Había nylon por todas partes, eso es lo que le quemó”.

Tweedy dijo que de los patrones de quemaduras en las ropas y el cuerpo de Picaso, era claro que el fuego comenzó en el bolsillo delantero derecho de su pantalón de poliéster.

“No había fósforos”, dijo Tweedy. “No había lámparas. Él no fumaba. La única fuente era el teléfono que estaba en su bolsillo. Sé que no se incendian espontáneamente”.

Tweedy declina nombrar el fabricante o el modelo de teléfono.

“No creo que sea un problema de alguna marca particular de teléfono celular”, dijo Tweedy. “Es una pieza de equipo eléctrico. Todo el equipo eléctrico puede tener un malfuncionamiento. Esto es un accidente anormal. … Cualquier marca de teléfono podría hacer eso”.

Las autoridades federales han divulgado casos muy raros de teléfonos celulares que se incendian. Entre 2002 y 2004, la Consumer Product Safety Commission federal recibió 83 reportes de teléfonos celulares que se incendiaron. En 2004, se estimaba que había 170 millones de usuarios de teléfonos celulares en los Estados Unidos. Hoy, hay 219 millones.

http://sfgate.com/cgi-bin/article.cgi?f=/c/a/2007/01/15/BAGAQNJ8EB4.DTL