Archivo de la categoría: Artículos

HAY OTROS MUNDOS PERO ESTÁN EN ESTE

HAY OTROS MUNDOS PERO ESTÁN EN ESTE

David Cuevas (coordinador)

Cydonia, España, 2013

382 páginas en las que encontramos una cuarentena de artículos sobre diversos aspectos del misterio. 19,50 euros.

Diego Zúñiga C.

Bajo el poco inspirado título de “Hay otros mundos pero están en este”, numerosos representantes del mundo del misterio español se dan cita para cumplir un doble objetivo: divulgar algunas historias que parecen dignas de ello y, a la vez, donar dinero a la ONG Médicos Sin Fronteras (MSF) gracias a que los autores cedieron sus derechos para aportar a la noble causa. Un esfuerzo encomiable que vale la pena ser destacado.

Sin embargo, como toda obra colectiva (y tan colectiva, además), el resultado final termina siendo disparejo, irregular y poco definido. Es como un disco con 40 canciones y apenas un par de hits. Habría sido mejor sacar a la luz el mismo disco con menos canciones (12 buenas o regulares, digamos) y quitar toda la grasa que, claro, da volumen y crea masa, pero al mismo tiempo deja la sensación al lector más crítico de que ha sido engañado. Pudieron ser 200 páginas buenas pero terminaron siendo casi 400 en las que la calidad se diluyó, como si fuera el contenido de una pastilla homeopática.

No queremos ser injustos: hay textos buenísimos, pero también hay una sensación de sincero malestar cuando, con puro afán propagandístico, ponen el nombre del ufólogo Juan José Benítez como cabecera y, en el libro, hay apenas dos textos de tres páginas en total firmadas por el navarro. Para uno eso es un verdadero alivio, pero los fanáticos de este individuo podrían sentirse, comprensiblemente, decepcionados. Añadamos que Benítez está cada vez más parecido a Paulo Coelho y sus aportes al libro serían lo primero que habría que sacar para mejorar la calidad de “Hay otros mundos…”. El epílogo, que es obra suya y lleva incluso su firma (oh), es una breve colección de cuatro párrafos de cursilerías sobre su encuentro con la verdad, que la vio desnuda, que le guiñó un ojo, que se burlaron de él, etcétera, etcétera.

Otro aspecto que merece reparos es la desprolija selección de los textos. Hay varios que no encajan ni a puntapiés y que entraron porque, supongo, fueron enviados a los editores con las mejores intenciones y fue imposible decirles que no estaban a la altura. Y, para cerrar el acápite de las críticas, hay que mencionar que la edición y corrección de textos son muy pobres, y eso dificulta la fluida lectura. Cuando hay tantos errores, faltas de tildes y palabras mal escritas, uno se pregunta si realmente alguien leyó los borradores antes de apretar el botón de “imprimir”.

Bien: la obra está dividida en diez secciones sobre ovnis, arqueología, viajes, sociología de los misterios, enigmas del mundo, cine, parapsicología y periodismo de investigación. Cada uno de estos apartados cuenta con una introducción, la mayoría de las veces desafortunada, que intenta dar el pase para entrar de lleno en materia. Pongamos un ejemplo y hablemos de la introducción a “Sociología del misterio”: “Algunos de nuestros lectores se sentirán, quizás, sorprendidos ante la inclusión de la palabra ‘sociología’ en un libro de estas características. Y tiene su lógica, pues no es nada habitual. ‘Ciencia’ es un término que suele llamar a la puerta del misterio de algún que otro caso, para ser recibida con un portazo tras su manido discurso encabezado por su aburrido e insistente método.  Algo tan triste pero real. Pero ‘sociología’ es nueva”. OK, digamos que estos amigos no han leído mucho sobre los numerosos estudios que han intentado, desde el campo de las ciencias sociales y específicamente desde la sociología, comprender estos temas desde hace décadas. En fin.

El libro comienza con un interesante artículo de Chris Aubeck sobre viejos y poco divulgados reportes de encuentros con tripulantes de ovnis en el siglo XIX y sus esfuerzos para dar con más datos que confirmaran (o desmintieran) las historias. Un ejercicio interesante de investigación que vale la pena ser destacado. José Antonio Caracava escribe sobre los “ovnis” de Julio Verne con ese tonito que gusta tanto en las revistas de misterio españolas: “Aquella mañana de abril de 1897, Julio Verne se había levantado temprano. Una extraña sensación le rondaba la cabeza desde hacía varios días. Rompió su rutina habitual de trabajo y decidió leer la prensa mientras observaba el gentío a través de la ventana (…) Verne sonrió en silencio mientras dirigía su mirada al cielo despejado”.

Otro ejemplo de esa forma ampulosa, que intenta ser culta y termina siendo rebuscada, lo encontramos en el texto de Lourdes Gómez. “El vivir es una aventura incierta para la que no existen billetes de destino con los que conocer la época en la que nos tocará recorrer la senda”, dice en una sección de su empalagoso artículo.  Mejor escrito, su aporte sería un interesante y breve resumen de la historia de la ufología española. Luego hay un aporte de Jacques Vallée sobre los círculos en los campos de trigo que, en su opinión, no son obra de bromistas, sino posiblemente experimentos militares realizados con microondas.

Antonio Luis Moyano reconstruye el misterio de Acámbaro intentando dejar una sombra de duda al señalar que los que hicieron las figuras merecen ser reconocidos los artistas más originales del siglo XX. La lógica de que una persona humilde es incapaz de hacer algo bien subyace a un artículo que, de cualquier modo, es uno de los puntos altos del libro. Luego, Vicente París entrega una versión actualizada de su famosa investigación sobre el fraude de las piedras de Ica. Aunque publicado varios años antes en la revista Año Cero, el trabajo de París merece ser replicado, porque es un ejemplo de investigación bien hecha.

Miguel Blanco habla de las escaleras de la muerte de India. Es uno de esos artículos que entraron con fórceps en el libro y que, sin embargo, se defiende muy bien gracias a que se trata de un relato bien hilvanado por su autor. Moisés Garrido, uno de los divulgadores españoles más conocidos, escribe sobre “La otra cara de las creencias”, aunque su aporte se diluye en medio de una colección de “citas citables” innecesarias y que generalmente se utilizan para dar realce y posar de culto. Henry L. Mencken, Lucrecio, Herbert Thurston, Thomas Carlyle, Friedrich Nietzsche, Carl Sagan y un par más aparecen en su escrito de repente, de la nada, para dar fuerza a una idea expresada por Garrido.

Yvan Figueiras desmonta una serie de mitos sobre el Titanic en un texto breve y directo, otro de los puntos a destacar del libro. José Juan Montejo relata la historia de una película relacionada, tangencialmente, con el caso Ummo y, al cierre, David Cuevas y Juan José Sánchez-Oro reconstruyen y desmontan la lucha de egos y dinero que hubo tras el surgimiento de las famosas caras de Bélmez.

Lo dicho: un libro muy disparejo que pudo ser mejor llevado, pero que tiene algunas páginas muy destacables que hacen que la inversión valga la pena. Sin embargo, sería importante buscar un editor que ponga algo de orden en este caos. A veces no basta con rejuntar unos artículos para sacar un libro, sino que se torna necesario darle coherencia, por el bien del lector.

 

VON UFOS ENTFÜHRT (Secuestrados por los ovnis)

VON UFOS ENTFÜHRT

Unheimliche Begegnungen der vierten Art

Ulrich Magin

Beck’sche Reihe, Alemania, 1991

159 páginas, numerosas notas al pie, abundante bibliografía. Se puede encontrar por 3 euros o menos.

Diego Zúñiga C.

En términos generales, la ufología alemana es una gran desconocida para los lectores de habla hispana. Salvo los contados casos de libros traducidos a nuestro idioma (entre ellos, varios de Erich von Däniken, alguno de Adolf Schneider y Johannes von Buttlar y poco más), en realidad la casuística generada en las regiones germanoparlantes, los análisis allí surgidos, las teorías y el mundillo que giraba en torno al tema ovni siempre nos fue más bien lejano. Un asunto idiomático, sin duda alguna, pero también una distancia cultural que nos hace más “natural” acercarnos a lo que sucede en Estados Unidos, de donde suelen beber los ufólogos para montar su espectáculo en nuestros países.

UlrichMaginValga este rodeo para justificar un comentario sobre un libro escrito hace 26 años y que, pese a ello, ha sabido sortear el paso del tiempo con la dignidad que no muchos textos ufológicos pueden lucir casi tres décadas después de haber sido publicados. Digamos que Ulrich Magin no es en estricto rigor un “ufólogo”, sino más bien un autor interesado en diversos asuntos de la cultura. Ha escrito libros sobre ladrones estúpidos, historia, geomancia, criptozoología, además de novelas, textos infantiles y un largo etcétera. Estamos, ante todo, ante un tipo curioso y abarcador, pero no por ello superficial en el tratamiento de los temas.

Magin“Von Ufos entführt” (Secuestrados por los ovnis) es un libro cuyo título es una evidente exageración editorial, pues su contenido es, más bien, un repaso bastante informado sobre la historia de la ufología, algunos de sus hitos más relevantes y las hipótesis que intentan explicar el fenómeno. El tono de la obra es imparcial y crítico de las ideas más absurdas, haciendo énfasis desde un comienzo en la importancia del testigo como factor central de las historias que llegan hasta los catálogos.

En el primer capítulo se explica la clasificación que inventó Joseph Allen Hynek para los encuentros cercanos, y se destaca además que muchas veces los relatos no son más que errores de percepción o, incluso, relatos influenciados por los medios. “Un testigo ve un meteorito que se ha dividido en varias partes. Esto no es algo tan inusual, pero el testigo opta, quizás atendiendo a los reportes de la prensa que aseguran que en esa región se han visto ovnis, por asumir que el meteorito es en realidad algo fuera de lo común. Obviamente él no ha visto ninguna nave espacial, pero toma las luces disgregadas como las ventanillas y termina creando su propia nave espacial. Y en su reporte escribirá que lo que vio fue un objeto desconocido con forma de puro con una fila de ventanillas luminosas”, escribe en la página 10, resumiendo cabalmente lo que muchas veces sucede en la ufología y el estudio de casos.

Posteriormente hace un repaso por la historia de la ufología desde sus comienzos, e incluso antes, con la famosa nave aérea de 1896 y el pánico marciano de 1938 para luego entrar de lleno en materia con el año en que comenzó todo y cuatro apartados para las décadas de los 40-50, 60, 70 y 80 que llama, respectivamente “El nacimiento de un mito”, “Ovnis en el Congreso”, “El boom de la pseudociencia” y “A la caza de los ovnis con hipnosis”. Con los títulos refleja bastante bien qué fue exactamente lo que ocurrió en esas décadas, incluyendo aspectos importantes en el desarrollo del mito, como el triángulo de las Bermudas, la película “Encuentros cercanos del tercer tipo” y el creciente interés de la gente que llevó a la proliferación de agrupaciones ufológicas dispuestas a competir por obtener la atención de más seguidores.

El capítulo dedicado a los encuentros cercanos del cuarto tipo incluye relatos clásicos como el de Betty y Barney Hill, Betty Andreasson, el caso Pascagoula y otros, todos abordados desde una mirada bastante crítica y dispuesta a exponer explicaciones alternativas a la visita alienígena. El apartado final de dicho capítulo se dedica a secuestros ocurridos en Alemania, en total media docena de casos poco divulgados fuera de las fronteras de ese país, básicamente porque carecen de espectacularidad y extrañeza. Dos de ellos son casos de contactados, incluido uno que “como muchos secuestrados, tras su encuentro inicial vio ovnis en reiteradas ocasiones y sufrió de trastornos mentales” (página 83).

El último caso que relata es el de Andreas Schneider, quien supuestamente fue raptado por extraterrestres en Tenerife (España) el 18 de noviembre de 1982. Los seres del espacio dijeron venir del planeta “HUMO” (sí, HUMO). Para Magin, un fraude basado en los relatos de los “ummitas”, un famoso invento apoyado contra viento y marea por Antonio Ribera y otros popes de la ufología española.

En el capítulo 4 el autor hace un recorrido por las hipótesis que, en general, es bastante correcto. Sin embargo, en el apartado sobre el escepticismo cae en el error de suponer que, para los escépticos, todo relato es un fraude, e incluso acusa de Philip Klass, uno de los pocos ufólogos que explicaba casos, de ser un cerrado de mente que no aceptaba opciones alternativas al fraude. Esto es derechamente falso y puede probarse precisamente leyendo los libros del mayor ufólogo escéptico de los Estados Unidos. Interesante, en tanto, es el espacio que dedica a la Hipótesis Psicosocial, generalmente obviada por la literatura ufológica generalista.

El libro cierra con una reflexión sobre el significado de los encuentros con extraterrestres no desde la perspectiva de considerarlos reales, sino analizándolos como experiencias que explican la psicología del testigo y equiparándolas con las apariciones religiosas. Magin añade datos para contactar a diversos grupos ufológicos y una bibliografía muy interesante que demuestra que es un interesado en el tema, un estudioso y un conocedor de los aspectos que aborda, más allá de los pequeños deslices que pudimos detectar.

A veces es una tragedia ver que libros como éste quedan sin traducir al español mientras los escaparates de las librerías se llenaban con obras de Erich von Däniken. La ufología alemana tiene muchos secretos escondidos que valdría la pena revisar, porque de entre los muchos libros que se publicaron en ese idioma sobre el tema que nos convoca hay verdaderas joyas, las que nos permitirían conocer casos y explicaciones que nos han sido vedados por el desinterés de las editoriales y por la casi imperiosa necesidad de mirar más hacia el norte que hacia Europa en todos los aspectos, también en la ufología.

La Autópsia Extraterrestre

La Autópsia Extraterrestre

14 de noviembre de 2009

Kentaro Mori

Sí, la “Autopsia Extraterrestre” ya fue más que disecada en su fraude. No habrá ninguna novedad aquí, pero la inclusión de estas imágenes es obligatoria porque esta es una de las más conocidas imágenes alienígenas – y definitivamente el más exitoso fraude en la historia de la ufología.

El éxito de la “Autopsia extraterrestre” se puede medir tanto por el número de telespectadores en todo el mundo (más de 32 países), por el beneficio que generó a sus creadores (más de un millón de dólares) o por las repercusiones que tuvo en el área (extendiendo hasta hoy).

A los que no vivieron los mediados de los años 1990, un breve resumen. En la estela del éxito de la serie “Expedientes X”, que renovó el interés popular por los extraterrestres y los discos voladores, el productor inglés Ray Santilli buscó crear lo que sería el Santo Grial de la Ufología: la prueba definitiva de la caída de un disco volador en Roswell, 1947.

Después de un primer intento fallido, Santilli involucró al profesional de efectos especiales John Humphreys, y el resultado no fue malo. De hecho, fue lo suficientemente bueno para que el canal FOX – no por coincidencia, el mismo que producía Expedientes X – comprara los derechos. Con ese y otros acuerdos, Santilli se convertiría en uno de los más exitosos exploradores de los mitos ufológicos. En agosto de 1995 la “Autópsia Extraterrestre” ganaba el mundo.

Más de diez años después, Santilli finalmente confesaría el fraude. Por un buen motivo: estaba ahora produciendo una comedia basada en su historia, revelando cómo las filmaciones no se hicieron en Roswell, sino en un apartamento improvisado, con un muñeco de látex relleno de tripas de carnero y otros productos de la carnicería local.

Justo es decir que Santilli no admitió todo el fraude. En la película y en entrevistas, dijo que creó la película falsa basado en una supuesta filmación verdadera que sin embargo se habría vuelto polvo. Literalmente, Santilli dice que pudo comprar y asistir a una autopsia alienígena verdadera, pero que la película pronto se deterioró, llevándolo a recrear lo que vio con tripas de carnero. La explicación exime más comentarios.

Un comentario relevante aquí es que Humphreys fue probablemente inspirado en una ilustración del caso Aztec, de William Steinman:

Tenga en cuenta que el perfil de la cara es prácticamente idéntico. A propósito, el caso Aztec también fue un fraude.

El éxito de la autopsia Alien de Santilli inspiró diversas reproducciones y parodias. Luis Ruiz Noguez, como siempre nuestra fuente, compiló más de una docena de autopsias extraterrestres (incluyendo la que Santilli creo antes de su magnum opus). El año pasado, una pequeña autopsia alien también circuló por la red, probando que este género todavía tiene aliento.

Para los brasileños, es especialmente importante recordar que el “Caso Varginha” explotaría pocos meses después del furor con la “autopsia extraterrestre”. Los mismos vehículos de prensa que promocionaron la “autopsia extraterrestre” a finales de 1995 promoverían el “Caso Varginha” a principios de 1996. ¿Será sorprendente que las historias sobre Varginha pronto se convirtieron en una trama que involucra la caída de una nave espacial, la captura de extraterrestres llevados a hospitales y examinados (quizás autopsiados), para luego ser enviados a los Estados Unidos? Sí, tenemos extraterrestres. Algunos ufólogos hasta hoy gritan que el caso Varginha sería tan bueno, o “mejor”, que el caso Roswell.

Al final, Santilli muestra lo que todos deberíamos estar haciendo. ¿Cuántas otras personas pueden decir haber quedado millonarias gracias a la ufología? Algunos vinieron a la locura, otros tuvieron carreras destruidas y legaron al extremo del suicidio, en buena parte debido a su implicación en esta área.

Obviamente estaban haciendo ufología de la manera equivocada. Santilli, millonario y con una película producida sobre su aventura, nunca fue castigado.

https://web.archive.org/web/20160920160135/http://www.ceticismoaberto.com:80/galeria/fotos-de-alienigenas/5556/a-autopsia-alien

La comedia “Alien Autopsy” (2006) resultante:

Días de oscuridad

Días de oscuridad[1]

Mario Méndez Acosta

Periódicamente, surge y se difunde el extraño rumor de que la Tierra, nuestro planeta, se verá hundido en una oscuridad total, que durará varios días (tres o cuatro, según algunas versiones)[2].

Esta vez, dicho acontecimiento se fijó para el pasado día 24 de agosto y, desde luego, no ocurrió. No obstante, es notable la cantidad de personas – sobre todo en los Estados Unidos – que, al enterarse de tal versión, fue presa total de crédito y tomó una serie de previsiones como, por ejemplo, adquirir linternas, velas, cobertores, provisiones (como alimentos enlatados y agua potable), radios de intercomunicación y muchas cosas más relacionadas con la sobrevivencia.

Ciertamente, la Tierra se ha visto afectada, en un pasado muy remoto, por periodos en los que la luz del Sol no llegaba a la superficie; ello ocurrió hace unos 65 millones de años, cuando un cometa o meteorito gigantesco chocó con la Tierra, impactándola, precisamente, en lo que hoy es la península de Yucatán, creando el cráter de Chicxulub.

La oscuridad, causada por los materiales levantados y arrojados por el impacto, cubrió el planeta y, tal vez duró varios decenios, exterminando a los dinosaurios y, de hecho, a todo animal mayor que una liebre.

Hay también, en tiempos históricos, eventos de origen volcánico que, periódicamente, lanzan a la atmósfera grandes cantidades de cenizas y humo y, en efecto, ocasionan un oscurecimiento atmosférico parcial, con consecuencias climáticas temporales como la Pequeña edad de hielo, que se experimentó en Europa a partir de 1430; algo de lo que dio testimonio el pintor Peter Brueghel padre, en varios de sus cuadros, alrededor de 1565.

Pero, el oscurecimiento pronosticado por un grupo sectario en nuestros días – sobre todo, a través de internet –[3] nada tiene que ver con esos fenómenos climáticos naturales. Según el grupo que pronosticó ese oscurecimiento señalado arbitrariamente para el pasado 24 de agosto, dicha tiniebla global provendría de un oscurecimiento del propio Sol, causado por la voluntad de alguna deidad vengativa.

Desde luego, no hay antecedente alguno en la historia registrada – fuera de algunos textos religiosos – de que haya ocurrido algún fenómeno similar. Los procesos astrofísicos termonucleares que mantienen el Sol en todo su brillo y generación de energía calorífica, no se pueden detener por tres días de manera arbitraria.

En la Biblia – en especial en Éxodo 10:22-23 – se señala que, antes de la salida de los israelitas de Egipto, hubo tres días de oscuridad que convencieron, temporalmente, al Faraón de dejarlos salir, pero lo cierto es que no hay ninguna otra fuente histórica, aun en las detalladas historias redactadas por los egipcios o por otras civilizaciones de la época, de que hubiera ocurrido tal fenómeno.

En esta ocasión se agrega la idea de que la causa del oscurecimiento se debe a la ocurrencia de un “eclipse galáctico”, término que ninguna persona enterada de lo que es una galaxia puede aceptar y, en particular, con respecto a nuestra llamada Vía Láctea.

Alguien versado en la realidad astronómica comprenderá que se trata de algo sin el menor sentido. Nuestra galaxia es un conjunto de cientos de miles de estrellas, agrupadas en forma de disco, integrado como una espiral de cuatro brazos, que gira en torno de un núcleo, en el que, con seguridad, hay un gran agujero negro, localizado a unos 50 mil años luz de nosotros. Su rotación dura unos 200 millones de años, por lo que en el breve periodo de la existencia de la especie humana apenas se ha recorrido un poco más de una milésima parte de esa traslación que hace nuestro Sol alrededor de aquel núcleo central. De hecho, nada existe que pueda eclipsar por tres días nuestra fuente de luz y energía que es el Sol.

Empero, la evidente falsedad de la profecía de este año, sin embargo, no impedirá que, en un futuro próximo, alguien la retome y asevere que se aproximan otros días de oscuridad. Lamentablemente, muchas personas olvidan la patraña y volverán a prestar crédito a mentiras de este tipo.


[1] Publicado originalmente como: Méndez Acosta Mario, Días de oscuridad, Ciencia y Desarrollo, Volumen 41, número 280, México, noviembre-diciembre 2015. Páginas 42-43.

[2] La NASA asegura que habrá 4 días de oscuridad en la Tierra. http://www.taringa.netlpostlnoticias/18542107/La-NASA-asegura-que-habra-4-dias-de-oscuridad-en-la- Tierra.html

[3] Falso: Cuatro días de oscuridad por eclipse galáctico en agosto 2015. http://noticias.starmedia.com/ciencia-salud/falso-cuatro-dias-oscuridad-por-eclipse-galactico-en-agosto-2015.html

Internet inalámbrica y cáncer

INTERNET INALÁMBRICA Y CÁNCER[1]

Mario Méndez Acosta

Todo nuevo fenómeno social de origen tecnológico es, por lo común, motivo de temores infundados entre la población fomentados, sobre todo, por algunos vividores.

La generalización del acceso a la Internet inalámbrica no es ajena a este fenómeno. Ha cundido, así, a través de diversos medios y redes informáticas la versión de que el servicio doméstico o en lugares públicos – denominado WiFi – es causante de graves daños a la salud de los usuarios, argumentando que la exposición prolongada o permanente a las ondas electromagnéticas de radio o microondas que emite cualquier módem inalámbrico – sobre todo en los lugares en los que se pernocta – provocan daño, en especial, al material genético (es decir, el ADN) de las células reproductivas (óvulos o espermatozoides) de los jóvenes usuarios.

Esta versión está muy relacionada con el rumor, previamente divulgado, e igualmente infundado, de que el uso de celulares o teléfonos móviles puede ocasionar cáncer entre los usuarios habituales.

Es importante señalar que la intensidad de las emisiones de ondas de radio de un módem de WiFi es notablemente inferior a la de un celular común y corriente, el cual, en poco se distancia de la potencia de emisiones de radiofonía que cubren el planeta o aun de las que nos llegan habitualmente del Sol.

Entre los principales promotores de esta versión alarmista sobre el WiFi se encuentra el británico Barrie Trower[2], profesor de física en nivel secundaria, quien afirma haber llevado a cabo una investigación para la Marina Real británica, y la inteligencia militar, sobre los efectos de la energía de microondas[3]. Asevera, además, haber trabajado para la agencia de inteligencia británica MI5 y, en la actualidad se ha dedicado a hacer campaña para divulgar la idea de que la radiación emitida por la tecnología WiFi es muy dañina para los seres humanos, al igual que otros electrodomésticos que, según él, también emiten el mismo tipo de energía dañina para todos los seres vivos.

Según Trower – quien trabaja con un cierto “Instituto de Geopatología” – los ancianos y personas con mala salud son los más propensos a mostrar menos tolerancia a la radiación WiFi, es por eso que considera inadmisible promover la instalación de WiFi en áreas densamente pobladas o en lugares como escuelas, donde los niños pasan una gran cantidad de tiempo. La verdad es que la afirmación de Trower está basada en un estudio que fue retirado después de mostrar ser un ejemplo de fraude científico[4].

Ningún estudio científico, debidamente conducido, ha demostrado que exista daño en el AON o que las microondas emitidas por aparatos que funcionen dentro de los márgenes y normas de seguridad vigentes causen algún efecto dañino. La casi totalidad de las autoridades de salud pública del mundo industrializado, incluyendo la OMS, han revisado las publicaciones científicas pertinentes, concluyendo la inexistencia de evidencia de que el WiFi o los celulares tengan efecto alguno en la salud[5].

Las radiaciones electromagnéticas pueden ser ionizantes (que rompen los átomos de la materia viva y separan electrones de sus órbitas), como los rayos X, los cósmicos y los gamma. Pueden, por otro lado, ser no-ionizantes: las microondas y las ondas de radio, así como otras formas de radiación son no ionizantes y no pueden afectar nuestras moléculas, pues no poseen energía suficiente para separar electrones de los átomos de la materia. Las ondas de infrarrojo y las microondas también son no-ionizantes[6].

En algunos lugares, como Ontario, Canadá, los maestros de ciencia han respondido a los argumentos y exigencias de Trower y de otros de sus seguidores, y han logrado que se mantengan los servicios de Internet inalámbrica en centros de enseñanza y lugares públicos[7].


[1] Publicado originalmente como: Méndez Acosta Mario, Internet inalámbrica y cáncer, Ciencia y desarrollo, Vol 41, No. 275, México, enero-febrero 2015, páginas 56-57.

[2] Barrie Trower’s Presentation to the Irish Doctors Environmental Association on the Dangers of Microwave-Based Communications Systems (Dublin, 20 ApriI2013): Part 2.

[3] Advierte el físico Trower contra las microondas: http://radiaciones.wordpress.com/201210B/02/la-radiacion-wifi-es-tan-peligrosa-como-las-armas-de-microondas-advierte-el-fisico-barry-trower/

[4] SClENTIFIC MISCONDUCT: Fraud Charges Cast Doubt on Claims of DNA Damage From Cell Phone Fields. Science, 29 August 200B: GrtetchenVogel http://www.emfandhealth.com/ScienceRudigerFraud.pdf

[5] Current evidence does not confirm the existence of any health consequences from exposure to low level electromagnetic fields. http://www.emfandhealth.com/Science%20Sources.html Así como en Statements from Governments and Expert Panels Concerning Health Effects and Safe Exposure Levels of Radiofrequency Energy (2000-2010) http://www.emfandhealth.com/ExperLReviews_Quotations_2000-2010_10-04-10_.pdf

[6] Down the WiFi Hole. http://www.skepticnorth.com/2010/0B/further-down-the-wifi-rabbit-hole-i-go/: ¿Qué es la Radiación ionizante?: https://www.iaea.org/Publications/Booklets/RadPeopleEnv/sources.html

[7] EMF and Health Ontario teachers support Wi-Fi in schools http://www.emfandhealth.com/Barrie%20WiFi2.html