Archivo de la categoría: Artículos

Más allá de la incógnita

MÁS ALLÁ DE LA INCÓGNITA

Pablo Vergel

Editorial Guante Blanco, España, 2018

162 páginas. 10,95 euros en Amazon

Diego Zúñiga C.

LibroVergelEn los últimos años, la bibliografía ufológica ha visto cómo engorda el caudal de material publicado sobre el tema. Por alguna razón extraña que no vamos a analizar acá, los libros sobre el tema han resurgido ya sea por reediciones de viejas obras o, mayoritariamente, por la aparición de ensayos de todo tipo, recopilaciones de casos, revisiones de viejos testimonios, etcétera. Es, digámoslo así, una suerte de segundo aire que ha llenado las estanterías con títulos relacionados con “nuestro” tema.

El problema que suele aparecer cuando la abundancia es excesiva, es que la calidad tiende a dejarse de lado en pos de la cantidad. Eso redunda en que mucho del material nuevo que ha visto la luz no merece mayormente la pena. Y es acá cuando entramos de lleno a revisar el libro que nos convoca. “Más allá de la incógnita ovni” es, sin duda, la obra más meritoria de la colección “El círculo del misterio”, que publica la editorial española Guante Blanco, y uno de los mejores aportes al tema que vio la luz en 2018.

No se trata de un libro que pretende vendernos como nueva una hipótesis vieja y rebuscada, sino una revisión concienzuda, acabada, informada e inteligente de la historia de la ufología, que repasa el surgimiento de las hipótesis, además de sus flaquezas y fortalezas. Vincula de manera original a las religiones con el origen de la creencia en los visitantes del espacio, analiza con brevedad, pero no por ello menos profundidad, las ideas de Jacques Vallée, Carl Jung, Salvador Freixedo y John Keel, entre varios más, y no mezquina a la hora de ofrecer nuevas propuestas. Cosa destacable: tampoco hace la vista gorda a la Hipótesis Psicosociológica ni al escepticismo, contrariamente a lo que se estila en esta clase de libros.

ReedicionesEl autor es una persona informada y versada en asuntos ufológicos, además de ser la mente detrás de Reediciones Anómalas, un interesantísimo proyecto editorial que busca revivir viejas joyas de la literatura ovni que o están descatalogadas o jamás fueron publicadas en nuestro idioma. La calidad de las publicaciones que ha logrado con su editorial van en directa relación con las obsesiones ufológicas de Vergel, quien –aun reconociendo una cuasi adicción por lo forteano– no se cierra a explicaciones que den por tierra con el “misterio”. Es más, parece dispuesto a dar con esas explicaciones, sin que ello quite un ápice de magia al enigma, mágico de por sí.

Por ejemplo, dice que le parece curioso que en un mundo lleno de celulares, cada vez sea más difícil para los ufólogos acceder a videos o fotografías, como esas que antaño llenaban los libros sobre “discos voladores”. “En cierta manera, la HET vive más cómoda en el inaccesible pasado” (p. 41), dice Vergel, en referencia a la fuerte creencia en los visitantes extraterrestres en épocas ancestrales, donde podemos acomodar lo que vemos, un dibujo en una roca, a nuestros conocimientos actuales sin necesidad de exigir más pruebas.

Lo mismo pasa con hipótesis que buscan, a través de un agente externo desconocido, explicar la complejidad del fenómeno ovni, una propuesta que para Vergel “parece diseñada específicamente para disculpar la ausencia de pruebas objetivas y soslayar la componente subjetiva” (p. 53). Estamos, como se ve, ante un autor que no se deja pasar goles con facilidad, uno que entiende que “podemos seguir mirando a los cielos, pero lo más probable es que para resolver la incógnita ovni no debamos mirar ni tan arriba ni tan lejos” (p. 71).

El libro no es un simple repaso por hipótesis y episodios históricos, sino que busca poner todo en un contexto que permita entender por qué la ufología se ha escrito como se ha escrito, y no escatima en críticas al periodismo de divulgación, que a su juicio suele presentar el fenómeno de forma poco seria, mediante la “elaboración semiliteraria” de los casos (qué tentación tiene uno de poner “pseudoliteraria”), la “presunción absoluta de la buena fe, la preparación adecuada y la objetividad del testigo” y que, al final, “nada se afirma ni se rebate, todo se deja a la fértil imaginación del lector” (p. 88).

VergelVergel entiende que el fenómeno ovni es un asunto complejo, que escapa a las explicaciones simplistas, y que no se puede tomar el testimonio como algo literal, porque los seres humanos somos presa de nuestras propias contradicciones y, a la larga, de nuestra propia humanidad. Somos falibles. Por ello, su propuesta es avanzar hacia el estudio de la conciencia humana como posible origen del misterio, y pide superar la lucha entre devotos y escépticos para ir a buscar explicaciones, que de eso se trata todo esto.

“Más allá de la incógnita ovni” es un real aporte a la literatura ufológica, un libro y un autor al que hay que prestar atención y una grata sorpresa en una avalancha de títulos con pocas joyas que rescatar.

¿Encuentro del tercer tipo en Alemania?

¿Encuentro del tercer tipo en Alemania?

Por Jochen Ickinger

Luego de que los ummitas fueran avistados y fotografiados ya en 1966/1967 en Madrid, donde incluso aterrizaron, ahora también en Alemania los ven. Al menos Andreas Schneider (15), de Neu Isenburg, quien fue elegido para darles la buena nueva a los alemanes: aquellos que crean en los Ummos serán salvados de las catástrofes naturales que se avecinan. ¿Cuál es la historia verdadera?

Historia

Noviembre de 1982. Andreas vivía con sus padres desde hace cuatro años en Tenerife, en las cercanías de Santa Cruz (España). Los ovnis y asuntos similares le parecían “tonterías”. Hasta que llegó esa noche. Andreas no podía dormir. “Durante el día estuve muy inquieto”, dijo. Se levantó y salió al balcón de su habitación. Se sintió extraño y miró al cielo, donde vio algo que no tenía nada que ver con aviones o cosas parecidas. Esto tenía luces rojas, azules y verdes. De pronto, Andreas sufrió una suerte de desmayo o sueño profundo.

Abrió una pesada puerta de hierro y estuvo de inmediato en otro mundo. Cuando recuerda el episodio todo le parece muy “raro”. Ahí vio, en todo caso, a varios seres de pequeña estatura, de 1,50 metros de altura. Tenían la piel oscura, olivácea. No tenían cabello, no usaban ropa ni se les veían órganos sexuales (ver los dibujos de Andreas).

Schneider01Los seres habrían elegido a Andreas para darle telepáticamente el siguiente mensaje: habrá una enorme catástrofe natural antes del año 2000. La Tierra se saldrá de su eje, habrá inundaciones, huracanes y terremotos. Pero los Ummos podrían rescatar a la humanidad, pero solo a aquellos que crean en ellos.

Los seres de la estrella “Humo” vienen a menudo a la Tierra para hablar con Andreas. De preferencia aterrizan en el Triángulo de las Bermudas, donde tienen una base. Andreas afirma que en Humo podrían vivir seres humanos, porque ahí hay oxígeno y comida. Pero tenemos que cambiar. Los seres espaciales revelaron que ellos mismos descienden de los humanos. Ya habrían establecido contacto en la Edad de Piedra, que luego fue interrumpido. Y ahora, antes de que la Tierra colapse, vuelven porque quieren salvarnos. En su mundo no existe la guerra.

Desde entonces Andreas se contacta dos o tres veces a la semana con ellos. Se recuesta en la cama, se concentra fuertemente y de pronto se siente “alzado” hasta estar con ellos. Se entiende que no físicamente, sino de forma puramente espiritual. Andreas tiene una grabación con “voces”, pero se niega a mostrarla. Hay que creer en los Ummos sin necesidad de pruebas.

Investigación

Hasta ahí los extractos del artículo de dos páginas aparecido en Bravo (Nr. 11/84), donde se conoció la historia originalmente. Luego, un periodista del periódico Bild se presentó ante Andreas y el 13 de marzo de 1984 apareció un breve reporte en la edición de Frankfurt de ese diario. Un punto llamativo de todo esto es una “marca” que Andreas dice haber visto en el objeto que apareció en Tenerife y que él desde entonces porta en el dorso de su mano, así como en el pecho. Se trata de una especie de “H” estilizada de la palabra Humo y que, al mismo tiempo, sería el logo de los extraterrestres.

El 13 de marzo llamé a la redacción de Bravo para conversar con los redactores responsables. Por casualidad estaba también Andreas presente, lo que me permitió acordar un encuentro personal. Por teléfono me enteré de que Andreas no tenía interés alguno en el tema ovni, no conocía a grupos ufológicos y sabía casi nada de literatura sobre el tema.

El 15 de marzo llegamos junto a Werner Walter y Hansjürgen Köhler a Neu Isenburg-Gravenbuch, donde recorrimos la zona residencial. Desde allí nos dirigimos a Frankfurt-Sachsenhausen, donde nos reunimos con Andreas en el restaurante de su padrastro, porque no quisimos sacarlo de su entorno más cercano. Aquí pudimos primero conversar con su padrastro, aprovechando que Andreas aún no llegaba. Así supimos que el muchacho ya desde los 8 años estaba interesado en el tema OVNI, que creía en la existencia de naves extraterrestres y que tenía, además, bastante literatura sobre el tema.

Cuando llegó Andreas, nos sorprendió con la primera pregunta: “¿Ustedes creen en Dios?” Luego nos dijo que alguien le había recomendado hacer esa pregunta a las personas que querían conversar con él de sus experiencias. A lo largo de nuestra conversación nos enteramos que ese alguien era un señor Vogel de una secta ovni de Frankfurt, una escisión del grupo DUIST (Deutsche UFO/IFO Studiengemeinschaft). Andreas nos contó de nuevo toda la historia que el artículo periodístico ya había relatado. Los contactos se realizan de tal manera que el joven solo se adentra en la nave alienígena, que se encuentra en algún lugar de la atmósfera, con su cuerpo astral. Por eso no hay huellas ni nada parecido. El viaje a Humo dura poco y tiene lugar en el más absoluto de los silencios. Cómo se impulsa la nave es un aspecto que Andreas desconoce, así como el lugar exacto donde se encuentra Humo, aunque según lo que dicen los seres, la estrella es visible en el cielo nocturno.

Andreas es un elegido y tiene la misión de convencer a la humanidad de la existencia de los extraterrestres, especialmente de los Humos, y también de que ellos tienen buenas intenciones, especialmente porque quieren salvarnos de las amenazantes catástrofes que se avecinan. Cuándo tendrán lugar estas catástrofes es algo que Andreas  no puede decirnos. Solo que serán terremotos, erupciones volcánicas, inundaciones y cosas similares. Consultado sobre si está descartada la posibilidad de una guerra, Andreas respondió que “también puede ser que haya una guerra”.

El entrevistado tenía la idea de que las televisoras, radios y revistas debían organizarse para divulgar las informaciones y conocimientos que él ofrecía. También defendió que los militares y los gobiernos deberían acabar con los “secretos” sobre este tema. Además veía como algo necesario que los distintos grupos ufológicos se asociaran para divulgar en conjunto “la verdad”. En medio de la conversación Andreas repentinamente demostró saber sobre la existencia de grupos ufológicos, así como también de una “revista bimestral” y de más personas que también tendrían contactos. Era evidente que todo esto lo aprendió también del señor Vogel.

Resultados

¿Qué tenemos acá? Una linda historia con pelos y señales, pero carente de toda evidencia. No hay ni fotos ni huellas o algún objeto extraterrestre. La única “prueba” que existe es una grabación en la que se escucharía hablar a los extraterrestres, pero esta no fue exhibida por el joven.

La credibilidad del testigo también ha caído fuertemente, pues dijo inicialmente que antes de su “encuentro” en Tenerife no tenía idea del tema OVNI. Pero, contrariando aquello, su padrastro nos confirmó que Andreas tiene bastante literatura sobre ovnis y que cree en los platillos voladores. Esto se torna evidente durante la conversación, cuando se reconocen en la historia que relata todos los elementos que son habituales en estos casos: ovnis, paleoastronáutica, telepatía, viajes astrales, audios de voces, triángulo de las Bermudas, profecías, etc. Al menos reconoció conocer los libros de Charles Berlitz y Erich von Däniken. El punto más relevante de su historia es, al mismo tiempo, el más débil: el logotipo de Humo. El mismo Andreas reconoce que esa marca ha aparecido ya en fotos de ovnis. Solo pudo haberse referido a la famosa serie de fotos tomadas en España el 1 de junio de 1967 cerca del castillo de San José de Valderas.

Schneider02Desde hace algún tiempo se sabe que esas fotos fueron un primitivo fraude realizado con maquetas que colgaban de un hilo. Así lo notó también el ufólogo francés Claude Poher. Ese caso también es conocido como “Ummo”.

Conclusión: Una historia fantasiosa concebida por un joven en la pubertad con una necesidad exagerada de atención, posiblemente causado por un complejo de inferioridad. Aparte de una mente creativa, tras esta historia parecen esconderse trastornos psíquicos, especialmente porque Andreas está al menos parcialmente convencido de la historia que cuenta.

Una curiosidad para cerrar: en nuestro archivo se encuentra una foto de dos hombres, uno de los cuales da la espalda al fotógrafo, en cuya chaqueta se ve el signo de “Humo”. Pero no se trata de contactados o de extraterrestres, sino de prisioneros en un campo soviético durante la Segunda Guerra Mundial.

Publicado originalmente en la revista “UFO Information” Nro. 9 (mayo de 1984) del grupo ufológico alemán CENAP Heilbronn. Traducción de Diego Zúñiga

Un Mito Nada Moderno

Un Mito Nada Moderno

13 de noviembre de 2009

Extracto de A Desconstrução de um Mito, de Carlos Reis y Ubirajara Franco Rodrigues. Reproducción gentilmente autorizada.

En ufología, como en cualquier otra área del conocimiento, una conclusión prematura es ineludible al error, ya que la elaboración de un argumento anémico, impreciso, meramente inductivo se vuelve presa fácil del razonamiento lógico. La neutralidad y la exención, normalmente ausentes en estos casos, propician una línea sinuosa en la defensa de conceptos preestablecidos. Es necesario emplear la técnica socrática para deshacer falsas creencias y eliminar a los agentes maliciosos de pensamiento. Desde un punto de vista más técnico, la falta de rigor en el levantamiento de datos, el análisis e interpretación malhecha de los hechos y el uso incorrecto de metodologías confiables impiden la generación de conocimiento[1].

El mito de los discos voladores se origina de una realidad material desconocida, pero trasciende a medida que incorpora dinamismos psicológicos, fuerzas arquetípicas y patrones culturales, forjando un nuevo significado para la articulación de tales elementos. Este proceso hace que la realidad material que sirve de sustrato al mito pierda toda la importancia, sumergida por la configuración formada. Llegamos incluso a preguntar si ese mito no existiría sin ninguna referencia al plano físico, el cual dudosamente desempeña el papel de mero cimiento para una construcción psicosociológica que le supera en importancia tanto cuantitativa como, sobre todo, cualitativamente.

De acuerdo con eso, y dentro de la perspectiva hermenéutica, la propia ufología puede ser descrita como un proceso de reactualización del pensamiento mítico, pareciendo construir una red holística. Esta, consciente o inconscientemente, integra los antiguos mitos a la cosmovisión técnico-colectiva sobre la que se apoya nuestra cultura, completándola y, de esa forma, transformándola. Por eso, uno de los aspectos más fascinantes de la ufología es el estudio de los “dioses-astronautas”, que busca sus fuentes en el pasado remoto, asimilando mitología e historia. Su objetivo, no declarado ni reconocido, es integrar los discos voladores a las raíces del espíritu humano, renovando el contacto con ellas. Cuando algo viene a la luz – escribe Jacques Lacan algo que nos obliga a admitir como siendo nuevo, cuando otro orden de la estructura emerge, él crea su propia perspectiva en el pasado, y entonces decimos: esto jamás pudo haber estado allí, existe desde toda la eternidad[2].

Es una regla empírica cuyo alcance puede ser demostrado incluso en el ámbito de la ufología. Que el fenómeno ovni es “otro orden de la estructura”, he aquí algo que sólo ahora empezamos a percibir con todas sus implicaciones, y la novedad está en ser algo “viejo”, captado al menos desde el grito de alerta de Kenneth Arnold. Esto jamás pudo no haber estado ahí, dijeron los ufólogos, y se pusieron a rastrear los registros históricos, míticos y legendarios, biblia, escrituras indias, para concluir que somos visitados por extraterrestres “desde toda eternidad”. Es casi seguro que la búsqueda de los dioses-astronautas es, de hecho, una búsqueda de dioses.

Si se consulta cualquier compendio de mitología, difícilmente encontraremos un tema que ya no haya sido reescrito en lenguaje espacial por Däniken, Charroux, Kolosimo y todos aquellos defensores de la teoría de los dioses-astronautas. El éxito de esta empresa ratifica la alteridad del fenómeno como factor estructurante del orden mítico-histórico: los ovnis pueden realmente estar por ahí hace miles de años, pero la novedad es creer piadosamente que se trata de naves espaciales tripuladas por extraterrestres. Esta es una de las más fuertes evidencias de que, con los discos voladores, estamos asistiendo al nacimiento de un nuevo mito. Un mito moderno.

En el fondo, estamos lidiando con una cuestión muy antigua – la percepción de la realidad conforme a nuestra percepción de la realidad. En los siglos 6 y 7 a. C. ya se discutía la relación hombre-objeto con Sócrates, Tales, y otros grandes pensadores. Protágoras, el padre del relativismo, fue exiliado en 415 a. C. sólo por afirmar que, con relación a los dioses, no puedo estar seguro de que existen o no, ni de cómo son en aspecto; porque son muchas las cosas que bloquean el conocimiento seguro – la oscuridad del conocimiento y la brevedad de la vida humana[3]. Pero ese es sólo el punto de partida. Atravesamos dos milenios y la discusión permanece abierta, para deleite – o desesperación – de los filósofos. Sin embargo, se trata aquí no de discutir o filosofar la realidad del fenómeno ovni que es – perdone la redundancia – indiscutible. El problema son los procedimientos en el abordaje del fenómeno, estos sí, altamente discutibles.

¿El rey está o no desnudo?

En el sentido más estricto, nada puede ser verdaderamente probado por inducción, y la ufología ha sacado sus conclusiones a través de propuestas eminentemente inductivas – aquellas que son probables a la luz de las evidencias. La cuestión es que no existen evidencias y sí indicios, y esa diferencia lingüística hace mucha diferencia. Mientras el fenómeno es circunstancial, inestable, atípico, inaprensible, insinuante y disimulado, su investigación es ilusoria, caótica, inconclusiva y tendenciosa. Esta fractura inviabiliza la consolidación de las relaciones entre uno y otro. Es necesario reaprender las formas de investigación, romper el hilo tenue del discurso vacío y ventilar un ambiente saturado de caprichos quiméricos. En el caso de que se trate de una persona que no sea de su familia, sin ninguna perspectiva de vuelos más altos o de inmersiones más profundas. Es la parte visible de aquel iceberg.

¿El rey está o no vestido?

La verdadera ufología no es la que desfila ante nuestros ojos

En el abanico de manifestaciones que hacen la ufología se asemejan a un inextricable rompecabezas, están las abducciones, cuya credibilidad es altamente cuestionable en razón de un cuadro conocido como “sintomatología de abducción postraumática”, es decir, secuelas físicas y comportamientos observados en las personas que afirman haber sido secuestradas por alienígenas. Pero estos síntomas y estas marcas también se producen por otras causas, otro punto controvertido en la investigación de esas narrativas. Hay un mecanismo inconsciente en acción que ha sido objeto de estudios no sólo de los psicólogos y psiquiatras – los especialistas más directamente involucrados con esa casuística – como también de los neurólogos, sociólogos y antropólogos, ya que es necesario primero separar aquellos componentes inconscientes para llegar a un diagnóstico más correcto. Es consenso entre estos estudiosos que diversas otras experiencias presentan el mismo cuadro sintomatológico, como las Experiencias de Casi-Muerte (EQM), las llamadas “viajes astrales”, si son realmente posibles, y el uso de alucinógenos, entre otras.

Lo que no se sabía sobre el funcionamiento del cerebro, décadas atrás, comienza ahora a tener mayor y mejor conocimiento. El desarrollo de nuevas drogas para uso medicinal, principalmente con aplicación en neurología, ha proporcionado a los investigadores descubiertos casi revolucionarios que ponen en jaque ciertas creencias en el campo de la parapsicología, como la “proyección astral”, por ejemplo. En 2002, el neurólogo suizo Olaf Blanke descubrió que, excitando ciertas áreas del cerebro a través de la estimulación eléctrica en pacientes listos para ser operados para el tratamiento de epilepsia, provocaba el desencadenamiento de sensaciones como abandono del cuerpo y fluctuaciones por el recinto.

Los médicos del equipo de Olaf, de los Hospitales Universitarios de Ginebra y Lausanne, creen que el giro angular es el lugar donde la información visual se asocia con el sistema de representación del cuerpo a través de datos sensoriales, como el tacto. A lo que todo indica, existen en el cerebro grandes áreas relacionadas con las emociones, que se encuentran fuertemente activas durante las experiencias místicas, los estados meditativos, las experiencias extracorpóreas y las experiencias cercanas a la muerte. De la misma manera, dos investigadores de la Universidad de Pensilvania, Andrew Newberg y Eugene D’Aquili, que escribieron el libro “Why God will not go away” (porque Dios no se va), estudiaron grupos de meditantes budistas y monjas franciscanas en oración, y se comprobó que en estado de oración o meditación profunda ocurre una disminución drástica de la actividad cerebral en el lóbulo parietal superior, justamente la misma área del cerebro responsable por el sentido de orientación en el tiempo y en el espacio, así como la diferenciación entre el individuo y los demás seres y cosas[4].

¿Qué significa esto? ¿A dónde queremos llegar? Significa que el avance de la ciencia, en particular de la neurobiología, está abriendo nuevos caminos acerca de la investigación cerebral, caminos nunca antes trillados pero intuidos y exhaustivamente buscados. Con eso, queremos decir que toda manifestación de carácter paranormal, mediúmnico, místico, esotérico, ocultista, que tenga sus raíces en la mente humana, debe ser reexaminada profundamente, sin ningún prejuicio. ¿Sería lícito suponer – por más absurdo que pueda parecer – que existen áreas en el cerebro cuyos circuitos están especializados en fe o apego religioso? Es precisamente ahí donde se inicia la penumbra de nuestro conocimiento. Tal vez por lo que los neurocientíficos se han negado sistemáticamente a dedicar tiempo e investigación al tema. Este es el pensamiento del Dr. Edson Amáncio, neurocirujano del Hospital Albert Einstein, de São Paulo. Él mismo plantea otra duda: ¿Puede una avería, un cortocircuito en las redes neuronales que parecen gobernar la fe, desencadenar una creencia que no existía o estaba dormida?[5] Si las preguntas sólo están empezando, no se puede pretender respuestas definitivas de quien sea. En cualquier caso, recomendamos que guarde bien esta información, porque será bastante útil cuando lleguemos al capítulo “El árbol de los frutos dorados”.

http://www.ceticismoaberto.com/ufologia/2739/um-mito-nada-moderno


[1] Oliva, A.; op. cit.

[2] O Seminário, livro 2: O Eu na Teoria de Freud e na Prática Psicanalítica. Jorge Zahar Editor, RJ, 1985.

[3] Fearn, N.; Aprendendo a Filosofar em 25 lições, Jorge Zahar Editor, RJ, 2004.

[4] In O cérebro e as viagens astrais, Dr. Luiz Otávio Zahar, www.ippb.org.br

[5] Scientific American Brasil, Religião e Epilepsia, abril de 2006

¿Ángel surge en fotografía en una Iglesia de Maringá?

¿Ángel surge en fotografía en una Iglesia de Maringá?

15 de enero de 2012

Kentaro Mori

“El fenómeno ocurrió el 7 de noviembre de 2011. La foto fue tomada por un celular de una de las fieles de la iglesia Batista Renovada – Misión de la Fe – en la avenida Mauá, en Maringá, Paraná. La entrevista fue concedida al programa de Oseas Miranda de la TV Maringá, Red Bandeirantes”.

anjofotomaringaCaptada dentro de una iglesia por una fiel, no es sorprendente que la figura luminosa haya sido interpretada como una “criatura celestial”. Sin embargo, una explicación muy simple a la imagen: la “criatura celestial” es sólo una persona iluminada por una fuente de luz cercana al techo, saturando el sensor de la cámara de baja calidad del celular.

anjoluz321En la imagen filtrada arriba, vemos como la luz de mayor intensidad que baña la persona se extiende hasta el fondo, desde la dirección superior izquierda hasta la inferior derecha. Probablemente sería la luz de una ventana o claraboya cerca del techo.

Tenemos aquí en CeticismoAberto otro ejemplo del efecto, capturado incluso por una cámara convencional en la ciudad de Socorro, en un almuerzo con profesores.

Fotografia-Transcendental-¿Sería otro ángel? ¿En una reunión de profesores? Dado el contexto, el efecto no fue confundido con un ángel, sino con una aparición o un fantasma. Pero era sólo otro objeto, otra persona, iluminada intensamente y saturando la cámara. Lo mismo ocurre, de forma aún más clara, en el “Misterio de los seres de luz en Ongamira”, una fotografía capturada por Mónica Coll en Argentina en 2007:

seresdeluzzv71_thumbA pesar de haber sido promovida por ufólogos y afines, y de esta forma interpretada como “seres dimensionales”, la imagen deja mucho más claro el haz de luz que baña a las dos personas. No hay misterio, sólo una cámara ajustada para poca luz siendo saturada por el brillo intenso de una parte de la escena.

En ninguno de los tres casos abordados aquí, donde los “seres luminosos” fueron interpretados como ángeles, fantasmas o criaturas dimensionales, el flash fue disparado. En todas las escenas tienen poca luz, aparte de una pequeña área bañada por una luz más intensa, generalmente del sol. Con el uso del flash de la cámara, se pueden obtener los efectos más curiosos.

Con la luz correcta, cualquiera puede ser un ángel – o un fantasma, o una criatura dimensional. Y si la supuesta “criatura celestial” promovida por el pastor tiene explicación prosaica tan elemental, podemos en la misma medida dudar de sus extraordinarias alegaciones sobre milagros, como personas cancerosas que habrían sido sanadas al simplemente pisar su iglesia. Él afirma que la fiel autora de la fotografía no tendría ningún interés en promoverse, lo que bien debe ser cierto dado que desconocemos su nombre. Pero el nombre del propio pastor, así como el de la Iglesia, son promovidos con bastante destaque. [Con agradecimientos a Daniel Sottomaior por la sugerencia]

https://web.archive.org/web/20161009160600/http://www.ceticismoaberto.com:80/ceticismo/7670/anjo-surge-em-fotografia-em-uma-igreja-de-maring

Colaboradores 2018

Colaboradores

Marcianitos verdes ha tenido de la suerte de contar con colaboradores, nacionales e internacionales, de gran prestigio dentro de los círculos del escepticismo latinoamericano. El año pasado publicamos varios artículos del mexicano Mario Méndez Acosta, el que fuera director de la SOMIE; del brasileño Kentaro Mori, editor del blog Ceticismo aperto; y del periodista chileno y editor de la inmejorable La Nave de los locos, Diego Zuñiga Contreras.

Gravedad-repulsiva

La-megaestructura-estelar

Malos-pensamientos-y-cáncer

Pandemias,-¿provocadas?

Tránsito-interestelar

seria_anjo¿Sería-un-ángel?

¿Un-viajero-del-tiempo-captado-en-foto-de-museo?

Explicaciones-extraordinarias

Videos-de-chico-asustado-por-fantasma

Will-West, Osama-Bin-Laden-y-la-ciencia-de-la-identidad

Erich-von-Däniken:-mentiras,-fraudes-y-plátanos

Positivamente engañados: los mitos y errores del movimiento del Pensamiento Positivo

El más antiguo debate del escepticismo: una prehistoria de no ser un cretino (1838-2010)

swrt2zps¿Cámaras-captan-ángel-en-Yakarta,-Indonesia

Visitantes-de-otros-mundos

El-Papa-Asno-y-los-ovnis-de-Nuremberg

Arena colorida vibrante, tazones budistas cantantes y megalitos en levitación

La foto de la “Batalla de Los Ángeles” fue retocada

¿Foto capta el arrebatamiento?

Extraterrestre “palito” en Argentina fue creado en computadora

“¡Pero-conmigo-funciona!”

oltaning¿Nube-triangular-cae-sobre-Tokio?

La-historia-oculta-del-ufólogo-chileno-que-mató-en-dictadura