Archivos de la categoría . SOMIE

Internet inalámbrica y cáncer

INTERNET INALÁMBRICA Y CÁNCER[1]

Mario Méndez Acosta

Todo nuevo fenómeno social de origen tecnológico es, por lo común, motivo de temores infundados entre la población fomentados, sobre todo, por algunos vividores.

La generalización del acceso a la Internet inalámbrica no es ajena a este fenómeno. Ha cundido, así, a través de diversos medios y redes informáticas la versión de que el servicio doméstico o en lugares públicos – denominado WiFi – es causante de graves daños a la salud de los usuarios, argumentando que la exposición prolongada o permanente a las ondas electromagnéticas de radio o microondas que emite cualquier módem inalámbrico – sobre todo en los lugares en los que se pernocta – provocan daño, en especial, al material genético (es decir, el ADN) de las células reproductivas (óvulos o espermatozoides) de los jóvenes usuarios.

Esta versión está muy relacionada con el rumor, previamente divulgado, e igualmente infundado, de que el uso de celulares o teléfonos móviles puede ocasionar cáncer entre los usuarios habituales.

Es importante señalar que la intensidad de las emisiones de ondas de radio de un módem de WiFi es notablemente inferior a la de un celular común y corriente, el cual, en poco se distancia de la potencia de emisiones de radiofonía que cubren el planeta o aun de las que nos llegan habitualmente del Sol.

Entre los principales promotores de esta versión alarmista sobre el WiFi se encuentra el británico Barrie Trower[2], profesor de física en nivel secundaria, quien afirma haber llevado a cabo una investigación para la Marina Real británica, y la inteligencia militar, sobre los efectos de la energía de microondas[3]. Asevera, además, haber trabajado para la agencia de inteligencia británica MI5 y, en la actualidad se ha dedicado a hacer campaña para divulgar la idea de que la radiación emitida por la tecnología WiFi es muy dañina para los seres humanos, al igual que otros electrodomésticos que, según él, también emiten el mismo tipo de energía dañina para todos los seres vivos.

Según Trower – quien trabaja con un cierto “Instituto de Geopatología” – los ancianos y personas con mala salud son los más propensos a mostrar menos tolerancia a la radiación WiFi, es por eso que considera inadmisible promover la instalación de WiFi en áreas densamente pobladas o en lugares como escuelas, donde los niños pasan una gran cantidad de tiempo. La verdad es que la afirmación de Trower está basada en un estudio que fue retirado después de mostrar ser un ejemplo de fraude científico[4].

Ningún estudio científico, debidamente conducido, ha demostrado que exista daño en el AON o que las microondas emitidas por aparatos que funcionen dentro de los márgenes y normas de seguridad vigentes causen algún efecto dañino. La casi totalidad de las autoridades de salud pública del mundo industrializado, incluyendo la OMS, han revisado las publicaciones científicas pertinentes, concluyendo la inexistencia de evidencia de que el WiFi o los celulares tengan efecto alguno en la salud[5].

Las radiaciones electromagnéticas pueden ser ionizantes (que rompen los átomos de la materia viva y separan electrones de sus órbitas), como los rayos X, los cósmicos y los gamma. Pueden, por otro lado, ser no-ionizantes: las microondas y las ondas de radio, así como otras formas de radiación son no ionizantes y no pueden afectar nuestras moléculas, pues no poseen energía suficiente para separar electrones de los átomos de la materia. Las ondas de infrarrojo y las microondas también son no-ionizantes[6].

En algunos lugares, como Ontario, Canadá, los maestros de ciencia han respondido a los argumentos y exigencias de Trower y de otros de sus seguidores, y han logrado que se mantengan los servicios de Internet inalámbrica en centros de enseñanza y lugares públicos[7].


[1] Publicado originalmente como: Méndez Acosta Mario, Internet inalámbrica y cáncer, Ciencia y desarrollo, Vol 41, No. 275, México, enero-febrero 2015, páginas 56-57.

[2] Barrie Trower’s Presentation to the Irish Doctors Environmental Association on the Dangers of Microwave-Based Communications Systems (Dublin, 20 ApriI2013): Part 2.

[3] Advierte el físico Trower contra las microondas: http://radiaciones.wordpress.com/201210B/02/la-radiacion-wifi-es-tan-peligrosa-como-las-armas-de-microondas-advierte-el-fisico-barry-trower/

[4] SClENTIFIC MISCONDUCT: Fraud Charges Cast Doubt on Claims of DNA Damage From Cell Phone Fields. Science, 29 August 200B: GrtetchenVogel http://www.emfandhealth.com/ScienceRudigerFraud.pdf

[5] Current evidence does not confirm the existence of any health consequences from exposure to low level electromagnetic fields. http://www.emfandhealth.com/Science%20Sources.html Así como en Statements from Governments and Expert Panels Concerning Health Effects and Safe Exposure Levels of Radiofrequency Energy (2000-2010) http://www.emfandhealth.com/ExperLReviews_Quotations_2000-2010_10-04-10_.pdf

[6] Down the WiFi Hole. http://www.skepticnorth.com/2010/0B/further-down-the-wifi-rabbit-hole-i-go/: ¿Qué es la Radiación ionizante?: https://www.iaea.org/Publications/Booklets/RadPeopleEnv/sources.html

[7] EMF and Health Ontario teachers support Wi-Fi in schools http://www.emfandhealth.com/Barrie%20WiFi2.html

El ébola y sus curanderos

EL EBOLA Y SUS CURANDEROS[1]

Muchos temores y comentarios irracionales ha despertado el más reciente brote de infecciones del virus del ébola en África occidental.

Mario Méndez Acosta

El mal que afecta, en esta ocasión, a naciones como Guinea, Liberia y Sierra Leona, ha levantado mucha inquietud entre la población local y la opinión pública internacional. El hecho lamentable de no conocer aún remedio efectivo alguno para esta enfermedad y que ello implique elevadas tasas de mortalidad entre los pacientes, en quienes los brotes han llegado a superar 90%, ha propiciado que se difundan versiones sobre medicamentos y tratamientos maravillosos capaces de curar el mal, así como muchas teorías conspiratorias en torno a su origen.

El ébola no es un mal crónico que muestre etapas de latencia o recurrencias periódicas, sino que es un proceso violento, con un desarrollo acelerado y crisis hemorrágica generalizada que, en la mayor parte de los casos, provoca la muerte del paciente, Se ha determinado también que el suero de la sangre de los pacientes sobrevivientes no otorga ningún tipo de inmunidad a los enfermos potenciales.

Abundan las afirmaciones sin fundamento en torno a curaciones maravillosas de la fiebre hemorrágica del ébola. Afirma Gail[2] Derin -una mujer terapeuta (que se presenta como practicante de la medicina oriental)- que el ébola se cura con una combinación de tres extractos muy diluidos del veneno de las víboras: Crolatus horridus (víbora de cascabel), bothrops (víbora amarilla de árbol) y lachesis (cascabela muda) que, supuestamente, manifestaron su eficacia al combatir enfermedades vira les durante la epidemia de influenza española de 1914, Por supuesto, no existe ningún estudio clínico que respalde esta afirmación y tampoco hay informes de que estos tósigos hayan sido usados en pacientes con ébola.

Más recientemente, un equipo canadiense del Laboratorio Nacional de Microbiología de Winnipeg, Manitoba, identificó algunos anticuerpos que corresponden a las proteínas de la membrana que rodea al virus del ébola. Combinaron estos anticuerpos en una mezcla específica y la administraron a cuatro macacos; los cuales, dentro de las 24 horas posteriores a haber sido infectados, sobrevivieron, Cuando se aplicó el remedio, después de 48 horas de la infección, dos de los cuatro macacos sobrevivieron. Esto parece ser más promisorio, pero no ha podido ser replicado por otros grupos[3].

Otro sitio en el que se ofrece curar el ébola es el denominado “Dulce revolución de las plantas medicinales”, tiene un espacio titulado ¿Cómo combatirías el virus del ébola, con plantas medicinales o con la vacuna de Monsanto?[4] Aquí se señala que “la Garcinia kola, una planta medicinal de uso común en el oeste del África, puede combatir el virus del ébola”. Agregan que: “un flavonoide, componente de esta planta, puede impedir el desarrollo del virus y su multiplicación”.

Al parecer, la Garcinia kola no es realmente tan de uso común y extendido en la zona como lo aseguran, sobre todo dadas las elevadas tasas de mortalidad, rápida expansión y desarrollo que tiene el mal. Por supuesto, no existen estudios epidemiológicos que soporten tal afirmación sobre dicha planta -la que, desde luego, no deja de estudiarse en sus efectos por varios laboratorios-. El hecho es que la virulencia del mal es tan acendrada, que los remedios chamanescos simplemente resultan de un valor nulo o insignificante. En dicho sitio se hace mención, además, de una cierta vacuna contra el ébola, supuestamente en desarrollo por parte de la empresa química industrial Monsanto, pero no hay evidencia de que tal vacuna en realidad exista.


[1] Publicado originalmente como: Mendez Acosta Mario, El Ébola y sus curanderos, Ciencia y Desarrollo, Vol. 40, No. 274, México, diciembre de 2014. páginas 58-59.

[2] http://www.lightparty.com/Health/ÉbolaCure.html CURE FOR EBOLA VIRUS Dr. Eileen Nauman, “Poisons That Heal”. Published by: Light Technology Publishing.

[3] http://healthmap.org/site/diseasedaily/article/did-scientists-just-discover-cure-ébola-62212 Did Scientists Just Discover a Cure for Ébola? Jun 22, 2012 Jane Huston

[4] ¿Cómo combatirías el virus del Ébola, con plantas medicinales o con la vacuna de Monsonto? http://www.ecoagricultor.com/2014/0B/combatir-virus-ébola-plantas-medicinales-vacuna-monsanto

El Sida: ¿arma biológica?

EL SIDA: ¿ARMA BIOLÓGICA?[1]

Mario Méndez Acosta

La aparición de la mortífera epidemia que afectó a la humanidad, a partir de los años ochenta del siglo pasado, ha dado lugar a diversas creencias pseudocientíficas y de superchería, las cuales han dañado a multitud de individuos al tratar de usarlas para divulgar teorías conspiratorias entre grupos extremistas.

Quizá la más peligrosa de estas creencias ha sido la negación de la existencia del virus de la inmunodeficiencia humana (VIH), lo cual ha causado que la pandemia se haga permanente y muy dañina, sobre todo en algunos países africanos. Aunque, también se ha estado difundiendo -a través de las redes sociales- otra versión de inauditas repercusiones tanto científicas como políticas; ésta sostiene que el virus del sida fue creado por militares de EUA y agrupaciones secretas, con el fin de exterminar a media humanidad.

Esta versión se basa en lo señalado por un tal Milton William Cooper -supuestamente, un alto oficial de la Inteligencia Naval (Office of Naval Intelligence; ONI), de EUA, una división administrativa que, se asegura, forma parte de la Agencia Central de Inteligencia de los Estados Unidos.

Este personaje ha, supuestamente, revelado que el VIH fue desarrollado en instalaciones biológicas militares de la base de Fort Detrick, en 1972, por el Pentágono, como parte del Proyecto MK-NAOMI, siguiendo una orden ejecutiva directa -de Richard Nixon– y en cumplimiento a una agenda global establecida por el Departamento de Estado.

Asevera Cooper que dicho virus fue creado en laboratorios militares por personal de los Estados Unidos, para eliminar a los “elementos de la sociedad innecesarios y la extensa población del Tercer Mundo” (eso implicaría causar la muerte de unos tres mil millones de habitantes de la Tierra, incluidos unos 25 millones de estadounidenses). Curiosamente, tampoco se hace explícito el hecho de que la mayor parte de las víctimas serían miembros de la población homosexual. Cooper afirma que mencionó esos hechos en su antiguo artículo “El gobierno secreto”, donde planteaba que quien gobierna EUA es o era un grupo de sociedades secretas, como el Grupo Bilderberg, la Comisión Trilateral (TC) y el Consejo de Relaciones Exteriores (CFR), todas instituciones pretendidamente masónicas.

Esta versión involucra en la conspiración al célebre Club de Roma, autor del famoso estudio los Límites del crecimiento. Este grupo fue dirigido muchos años por el catedrático e industrial Aurelio Peccei y ahí colaboró entre muchos otros, el economista mexicano y director del Colegio de México, Víctor L. Urquidi. El resultado de dicho estudio fue que la civilización, tal y como la conocemos, se colapsaría poco después del año 2000, por lo que, según Cooper, Peccei habría concluido que se reduciría la población del planeta, lo que es falso. Lo cierto es que Peccei era un científico social muy serio y un humanista genuinamente preocupado por el futuro de nuestra especie, quien proponía, al final de su afamado estudio, no un genocidio, sino un uso más racional de los recursos.

Cooper concluye en su artículo que la recomendación principal de dichos organismos fue el desarrollo de un microbio indetectable, casi invisible, que atacase el sistema autoinmunológico e hiciera que el desarrollo de una vacuna en forma inmediata fuera algo imposible. El virus se introduciría por medio de vacunas administradas, nada menos, que por la OMS, la Organización Mundial de la Salud.

No hay, desde luego, ninguna evidencia de estos hechos o descripción de los pasos seguidos en la creación del virus, lo que sería una verdadera hazaña biomolecular sin paralelo en la historia. Lo cierto es que, como ocurre con otros agentes causantes de enfermedades infecciosas emergentes, el VIH pasó a los seres humanos por su transmisión desde otras especies. La emergencia del sida y la identificación del VIH estimularon investigaciones que han permitido determinar que las variantes del VIH forman parte de un amplio grupo de los llamados lentivirus. El VIH es sumamente parecido a un virus que ataca a otros primates; se trata del virus de inmunodeficiencia de los simios (Simian immunodeficiency virus, SIV), del cual se conocen diversas cepas que se transmiten por vía sexual. A diferencia del VIH, el virus de los primates no causa inmunodeficiencia en los seres que lo hospedan, y ello sólo ocurre en el caso del salto de una especie a otra.

El VIH-l, responsable de la actual pandemia, ha resultado estar estrechamente relacionado con otro virus, el SIVcpz, que infecta poblaciones de la subespecie centroafricana del chimpancé común (Pan troglodytes troglodytes). El SIVcpz, a su vez, parece derivar por recombinación (un fenómeno que se produce fácilmente cuando infectan al mismo individuo dos cepas víricas diferentes) del SIVrcm, propio de los monos de la especie mangabey de collar (Cercocebus torquatus), y del SIVgsn, propio del también mono avoem (Cercopithecus nictitans). Esta hipótesis es sostenida por el hecho de que tanto el VIH como las diversas cepas del SIV poseen un gen llamado vpu, además de que se han reportado transmisiones por SIV entre humanos, en África ecuatorial.

Parece claro que el chimpancé común, Pan troglodytes troglodytes es el reservorio desde el que se han producido repetidamente las infecciones humanas por los virus de cuya evolución procede el VIH-l.4

A su vez, el VIH-2 -extendido en África Occidental- procede del SIVsm, y es propio del simio mangabeye fuliginoso (Cercocebus atys atys), que habita las selvas cesteras, desde Senegal hasta Costa de Marfil. Los mismos estudios muestran que el paso a los seres humanos también ha ocurrido varias veces. No hay base alguna así para suponer que el VIH-2 pudo haber sido desarrollado en algún laboratorio.

REFERENCIAS

 

Se revela que el VIH sida fue creado en laboratorios militares por los EU https://prensapcv.wordpress.com/2014/05/21/se-revel a-que-el- vih-sida-fue-creado-en-laboratorios-militares-por-ee-uu/

P. M. Sharp, G. M. Shaw y B. H. Hahn (2005). «5imian immunodeficiency virus infection of chimpanzees».j Virol79: pp. 3891-902.

E. F. Bailes, GAO, Bibollet-Ruche, F., V. Courgnaud, M. Peters, P: A. Marx, B. H. Hahn, y P. M. Sharp, (2003). «Hybrid Origin of 51V in Chimpanzees». Science 300: pp. 1713.

Jay A. Levy, (2007), HIV and the Pathogenesis al AIDS. Washington, D. C. Wiley-Blackwell.


[1] Publicado originalmente en Ciencia y Desarrollo, Vol. 40, No. 272, julio-agosto 2014, págs.. 58-59.

ESCEPTICISMO (2015)

ESCEPTICISMO (2015)

Estas son las 10 mejores notas publicadas en Marcianitos Verdes sobre Escepticismo:

10

IMG_20150605_191712The Amazing Meeting 2015 (y un montón de otras reuniones)/

9

Los que dudan del cambio climático son “negacionistas” no “escpticos”/

8

Profesor de Universidad de Alberta lucha contra celebridades en pseudociencia/

7

La ridícula iglesia del tocino/

6

Filman al Spaghetti monster/

5

AP506288114969-1-289x361El viaje de regreso a la Ciencia de un creyente en las medicinas alternativas/

4

No sé lo que quieres decir/

3

Una cuerda de arena/

2

El puesto número 2 es para el escepticismo en la India:

Nos reunimos con los Ghost Busters indios/

¿Quién mató al Dr. Malleshappa Kalburgi?/

Erudito indio asesinado por hombres armados/

Tiempos peligrosos en la India con otro racionalista asesinado/

1

EscepticismoALaMexicanaEscepticismo a la mexicana/

Rumores contra la vacuna antiVPH

RUMORES CONTRA LA VACUNA ANTIVPH[1]

Por Mario Méndez Acosta

Las teorías conspiratorias difundidas a manera de campañas de rumores pueden dañar gravemente el tejido social de cualquier comunidad.

Las más dañinas, empero, son aquellas que afectan la salud de grandes sectores de la población, pero que, sobre todo, ponen en duda la buena fe y la confianza que merecen las instituciones públicas y la comunidad científica.

A lo largo de los últimos meses ha corrido una versión muy peligrosa que cuestiona la decisión de las autoridades sanitarias de nuestro país de aplicar, de manera generalizada, una vacuna contra los diversos virus del papiloma humano a niñas en etapa previa a la pubertad, una medida que se recomienda también para su aplicación a los niños de esa misma edad.

Se afirma que dicha vacuna no ha sido adecuadamente evaluada en sus efectos ni probada a satisfacción; lo cual, además implicaría la existencia de riesgos en la salud de los pacientes, la posibilidad de adquirir esa enfermedad o, incluso, de quedar estériles.

Detrás de esta oposición manifiesta, sobre todo en países hispanohablantes, como es el caso de México y España, podemos reconocer un rechazo psicológico de algunos padres de familia al hecho inevitable de que algún día sus hijas ejercerán su sexualidad, o bien que una medida sanitaria como ésta propiciaría una iniciación sexual temprana.

Los virus del papiloma humano (VPH) constituyen un grupo de más de 150 virus relacionados entre sí, algunos de cuyos tipos pueden causar cáncer.

Las vacunas Gardasil y Cervarix, aprobadas por la Administración de Alimentos y Drogas de los Estados Unidos (Food and Drug Administration, FDA), son altamente efectivas para prevenir la infección por ciertos tipos de VPH.

Esta vacunación, en concreto, representa la posibilidad de reducir el número de muertes en el mundo por cáncer de cuello uterino, en dos terceras partes, y de prevenir el cáncer de ano en hombres y mujeres. Por otro lado, Gardasil puede prevenir también las verrugas genitales.

La vacunación generalizada (es decir, si la protección que se busca es de largo plazo y si todas las mujeres estuvieran vacunadas) tiene el potencial de reducir hasta en dos terceras partes el número de muertes por cáncer de cuello uterino en el mundo.

Antes de autorizar cualquier vacuna, la FDA de EU y las autoridades sanitarias en México deben verificar que sea segura y efectiva. Las principales vacunas han sido probadas en miles de personas en los Estados Unidos y muchos otros países. Hasta ahora, no se han registrado efectos secundarios graves causados por la aplicación de tales vacunas, y los problemas más comunes han sido una breve dolencia y otros síntomas menores en el sitio de la inyección; problemas semejantes a los que se experimentan ordinariamente con otras vacunas. No obstante, Gardasil y Cervarix no han sido suficientemente probadas durante la gestación, por lo que no deberán ser aplicadas a mujeres embarazadas.

El movimiento contra las vacunas que previenen el VPH es parte de una campaña antivacuna mundial que abarca todas las variedades y afirma que la vacunación es parte de una acción genocida promovida por monopolios internacionales.

263 enero/feb 2013


[1] Publicado originalmente como: Méndez Acosta Mario, Rumores contra la vacuna antiVPH, Ciencia y Desarrollo, Vol. , No. 2263, México, enero febrero 2013. Págs. .