Archivo de la categoría: Astroarqueología

La cabeza de piedra misteriosa de Guatemala: Un estudio de caso voluntarioso de la ignorancia y el engaño

La cabeza de piedra misteriosa de Guatemala: Un estudio de caso voluntarioso de la ignorancia y el engaño

17/12/2013

Jason Colavito

La semana pasada, la instructora de meditación y teórica de los astronautas antiguos April Holloway publicó en Ancient Origins, un sitio web de historia marginal, un articulo que sugiere que los historiadores y arqueólogos están trabajando para suprimir la verdad sobre una gran cara de piedra supuestamente descubierta en la zona rural de Guatemala en la década de 1950. Según Holloway, la cara de piedra tenía “rasgos caucásicos” y, por lo tanto, implicaba la presencia de una civilización blanca perdida que es anterior a los mayas y los olmecas.

La cabeza de piedra de Guatemala es en gran medida un artefacto apócrifo, algo que no tiene una existencia firme fuera de la literatura marginal. La historia comienza en 1987 cuando un abogado llamado Oscar Rafael Padilla Lara, un conocido ufólogo y teórico de la conspiración, autor de la Enciclopedia ufológica de Guatemala (1999), publicó en lo que entonces era el boletín de Ancient Astronaut Society, Ancient Skies, un artículo sobre la cabeza de piedra. Según su artículo, el año anterior había recibido una fotografía de una gran cabeza de piedra tomada por un terrateniente guatemalteco que murió antes de revelar la ubicación de la cabeza.

Por supuesto que cayó muerto. ¿No es siempre así?

La fotografía supuestamente fue tomada en la década de 1950 y se reproduce a continuación.

3302426_origDe alguna manera, a pesar de que la historia decía que el fotógrafo había muerto antes de revelar la ubicación de la cabeza, Padilla más tarde comenzó a afirmar que sabía exactamente dónde se encontraba, cerca de la ciudad de La Democracia. Según Padilla, pasó quince años buscando la estatua solo para encontrarla en algún momento alrededor de 1990. (Su línea de tiempo no coincide con otras cuentas publicadas). Sin embargo, no proporcionó ninguna documentación del sitio a arqueólogos profesionales, ni proporcionó fotografías adicionales del sitio.

David Hatcher Childress vio el artículo en Ancient Skies y obtuvo una copia de la fotografía de Padilla, y voló a Guatemala para reunirse con Padilla en algún momento antes de 1991. Childress presionó a Padilla para obtener detalles sobre la ubicación de la cabeza de piedra. Si no lo supieras, convenientemente dejó de existir cuando Childress quería verla. Como Childress informó en 1991 en World Explorer vol. 1, issue 1 (reimpreso un año después en Lost Cities of North and Central America), cuando le preguntó a Padilla sobre su descubrimiento, Padilla informó que la estatua había sido destruida en 1981 cuando los revolucionarios la usaron para la práctica de tiro, y ellos “la desfiguraron totalmente”.

Por extraño que parezca, escritores marginales posteriores afirmarían que la cara todavía existe.

Padilla, por supuesto, no fotografió la destrucción ni informó el sitio a las autoridades arqueológicas que aún podrían haber excavado debajo y alrededor del monumento, en teoría, para determinar su edad y origen, si existiera. Cuando Childress pidió ver el sitio, Padilla señaló un punto en el mapa y luego se negó a acompañarlo al sitio. Esa ubicación era La Democracia, una pequeña ciudad famosa por sus cabezas de piedra de estilo olmeca, que, desde un ángulo, tienen un parecido decente con la supuesta cabeza gigante. Por lo general, se atribuyen a la cultura de Monte Alto y se fechan convencionalmente en 1800 a. C.

3944672_origObviamente, sin embargo, estas cabezas de piedra son mucho más crudas que la cabeza gigante. Childress afirma que no pueden relacionarse con la cabeza gigante porque las cabezas de La Democracia son “negroides”, mientras que la cabeza gigante es “caucásica”. (Al debatir esto, también se fue por la tangente sobre cómo se “fascinó” de que la patria maya de Tulan suena como “Thule”, lo que plantea la pregunta “extraña”, dijo, de si Hitler y los nazis estaban en algo en especulando sobre una Raza Maestra del Cáucaso que coloniza el Nuevo Mundo).

Childress vio algunas de las diversas estatuas de Monte Alto: “La variada naturaleza racial de las diferentes estatuas, todo, desde las cabezas de negroides, los tipos asiáticos y los mediterráneos barbudos parecían ser evidentes aquí”. Las cabezas olmecas y sus imitadores en La Democracia representan a los nativos reales de México, y las características que se ven en esas cabezas se pueden ver en la gente de la región hasta el día de hoy. Las afirmaciones de que las cabezas representan a las personas “negroides” son los restos de las teorías raciales victorianas, y derivan de las afirmaciones del siglo XIX de que una raza blanca perdida gobernó México y había importado africanos para gobernar a los nativos salvajes.

Pero no culpemos a Childress injustamente. Cuidadosamente informa que el arqueólogo estadounidense Lee A. Parsons resolvió el misterio de la cabeza de piedra en cuestión mucho antes de que Padilla recibiera su misteriosa fotografía. En 1991 Childress no conocía la fuente del artículo de Parsons, pero yo sí: “A Pseudo Pre-Columbian Colossal Stone Head on the Pacific Coast of Guatemala”, Proceedings of the International Congress of Americanists (41ª sesión, México, 1974) vol. 1, págs. 519-521.

La cabeza había sido tallada en piedra pómez volcánica blanda por un administrador de una granja cerca de Las Victorias en abril de 1936, posiblemente modelada como las colosales cabezas de la Isla de Pascua o el Monte Rushmore. Fue concebida como un monumento a su esposa fallecida y marcada con una placa con la fecha de construcción. (Childress piensa que la cara es demasiado masculina para ser mujer). La encuesta de reconocimiento de la Institución Carnegie de 1941-1942 visitó la estatua y encontró la placa (visible en las fotos de la encuesta vistas por Parsons), e incluso se reunió con personas que la habían visto tallada, pero cuando Parsons visitó el sitio en 1970 (como informó en 1974), la cabeza carecía de su placa y estaba cubierta de enredaderas. Ya se había erosionado debido al clima húmedo y la naturaleza suave y porosa de la roca volcánica. Una etapa intermedia es claramente visible en la foto de Padilla, que incluye algunas viñas. (Aunque, por lo que sé, la foto de Padilla es en realidad una de las fotografías de 1941).

La descripción de Parsons de la estatua coincide exactamente con la fotografía de Padilla, y la mayoría de los escritores posteriores admiten que son lo mismo. De hecho, Parsons, al escribir la cabeza, advirtió específicamente sobre el potencial de confundir el monumento con un sitio antiguo:

Cualquiera sea la inspiración, su propia existencia podría confundir a los futuros arqueólogos y dar lugar a explicaciones injustificadas del contacto transpacífico o incluso complejos megalíticos precolombinos misteriosos. Anticipándome a tales interpretaciones, he titulado este artículo como una “pseudo” cabeza de piedra colosal precolombina, en realidad no había ninguna intención de defraudar, pero a través de los años la escultura se ha vuelto cada vez más difícil de identificar. Por lo tanto, aquí se registra que la cabeza de piedra de Las Victorias es reciente, que fue tallada en 1936. Además, no tiene una relación significativa con ningún indio americano, vivo o muerto. Lamento no poder proporcionar el nombre del guatemalteco para quien el monumento es un verdadero monumento moderno.

¿Sorprende a alguien que ninguno de los sucesores de Childress haya leído hasta aquí en su discusión?

Childress mismo dudaba de las conclusiones de Parsons y especuló que Parsons (etiquetado como uno de los “llamados ‘expertos’”) era parte de un “gran encubrimiento”. Él especuló que el administrador de la granja guatemalteca simplemente reclamó un monumento de una cultura blanca perdida para sí mismo y agregó una placa a una escultura preexistente. No se dio cuenta de que la geología de la piedra pómez hacía imposible que la estatua fuera fabulosamente vieja; ya estaba erosionándose en una burbuja sin forma en 1970, y se había desmoronado por completo en 1990 (probablemente más probable que la historia de práctica de tiro, que incluso Padilla comparó con la historia de Napoleón y la Esfinge en la que pudo haber sido modelada). En cambio, Childress consideró increíble que los guatemaltecos de 1941 no recordaran quién había tallado la cabeza cinco años antes. Pero aquí, a propósito, lee mal el artículo de Parsons: Parsons dijo que uno de los estadounidenses que visitó en 1941, A. Ledyard Smith, no podía recordar en 1970 el nombre del administrador de la granja o su esposa, no que nadie lo sabía. ¿Y por qué debería recordar treinta años después? Al ser nuevo, la cabeza era irrelevante para la encuesta de 1941-1942, una mera atracción en carretera; sería como pedirle a un equipo de carretera que recuerde quién manejó la atracción de carretera más grande del mundo de Ball of Twine hace tres décadas. Que la gente local de 1990 no recordara no es sorprendente; cinco décadas y una gran guerra civil revolucionaria había intervenido.

Sin embargo, Childress sugiere un encubrimiento y una civilización blanca perdida sin visitar el sitio (algo que muchos resúmenes posteriores no se dan cuenta gracias a su estilo tortuoso de escritura) y sin decir nada definitivo. Concluye su relato contando a los lectores cómo pasó una noche casta con un revólver y una mujer guatemalteca tan “salvaje e impredecible” como la propia Guatemala.

Así termina la participación de Childress.

La historia se habría detenido allí, pero el difunto Philip Coppens decidió escribir un artículo sobre el sitio, y simplemente seleccionó los informes inusualmente honestos de Childress, dejando de lado cualquier duda arqueológica sobre la antigüedad del sitio. En cambio, proporcionó una opción falsa: “La siguiente pregunta es, por lo tanto, si la cabeza de Padilla es una anomalía del período olmeca, o si es parte de otra cultura desconocida que precedió o data de los olmecas, y cuyo único artefacto identificado hasta ahora es la cabeza de Padilla”. Los que no le pasó por la cabeza, y en su forma típicamente tortuosa de no decir nada mientras parecía decirlo todo, insinuó que la cabeza podía revelar una civilización perdida enterrada bajo tierra, y afirmó haber resumido bastante el relato de Childress, todo el tiempo dejando de lado piezas clave de evidencia.

Esto no fue suficiente, por supuesto. En 2011, el hijo del fallecido actor Raúl Julia, Raúl Julia-Levy, usó la vieja imagen de la cabeza de Las Victorias como “prueba” de extraterrestres en el período previo al Apocalipsis Maya de 2012. Ahora, sin embargo, la misma fotografía descrita por primera vez en Ancient Skies de 1987 ya no se afirmaba que era de la década de 1950 sino de la década de 1930, y Julia-Levy dijo que tenía un respaldo de un arqueólogo de que la cabeza — que recordarán fue tallada en piedra pómez en 1936 — datada entre 3500 y 5000 a. C. Según una carta que se dice que fue escrita por el arqueólogo, la talla era tan avanzada que solo una súper civilización (“una civilización extraordinaria y superior”) podría haberla tallado. La carta tiene el arqueólogo diciendo (como lo traduzco):

Certifico que este monumento no presenta características de mayas, náhuatl, olmecas ni ninguna civilización prehispánica. El estilo de construcción no es consistente con las civilizaciones que habitaban la costa Sur de Guatemala antes de la llegada de los españoles.

Fue creada por una civilización extraordinaria y superior con un conocimiento asombroso de la cual no hay registro de su existencia en el planeta, una civilización que se estableció en el Sur de Guatemala y desde allí extendió su luz y conocimiento a los cazadores-recolectores que fueron sus estudiantes y recibieron sus enseñanzas.

Como si la idea de que un arqueólogo certificara un sitio como no nativo no fuera lo suficientemente extraña, ridículamente, la carta hace que el arqueólogo diga que determinó todo esto únicamente a partir de la fotografía de Oscar Rafael Padilla Lara. Sin embargo, las fuentes de los medios reprodujeron las afirmaciones, a menudo sin críticas, a finales de 2011 y principios de 2012.

Esta “revelación” debía incluirse como parte de la película Revelations of the Mayans: 2012 and Beyond de Julia-Levy, que afirmaba tener pruebas arqueológicas del gobierno mexicano de contacto extraterrestre con los mayas, lo que Julia-Levy llamó “la pesadilla de todos los arqueólogos”. El proyecto se vino abajo por una disputa contractual, con el árbitro llamado para juzgar la disputa revelando que no había evidencia gubernamental o cooperación y que la evidencia de la película había sido falsificada.

El arqueólogo que dijo haber apoyado las afirmaciones de Julia-Levy, Héctor E. Mejía de Guatemala, publicó en Facebook que la carta escrita y fotocopiada que Julia-Levy hizo circular y que reclamaba una fecha para la cabeza, que nunca había examinado en persona, había sido alterada. En cambio, pensó que la foto era falsa. Esto coincide con la revelación del árbitro de que la evidencia arqueológica en la película había sido falsificada.

A pesar de que todos estos hechos son relativamente fáciles de encontrar, April Holloway resucitó la historia la semana pasada y simplemente acepta la versión de la historia de Philip Coppens al pie de la letra y critica a Julia-Levy por poner en duda la historia con un documental fallido.

Tenga en cuenta cuidadosamente: los hechos reales de la historia fueron conocidos en 1942 y confirmados en 1974 por los únicos testigos (Parsons y Smith) que realmente visitaron el sitio antes de escribir sobre él. El “misterio” fue inventado a partir de una tela entera en 1987 por un ufólogo que buscaba astronautas antiguos y por Philip Coppens, quien deliberadamente ignoró hechos que incluso David Childress fue lo suficientemente honesto como para incluirlos. Pero debido a que Childress escribió libros (con varias páginas, la discusión de Parsons se desarrolla casi un capítulo después de que se introduce el “misterio”) encerrado en el mundo real y Coppens publicó en línea donde Google podría devolver rápidamente su texto pretendiendo resumir bastante a Childress, solo una versión se convirtió en historia canónica marginal.

http://www.jasoncolavito.com/blog/the-mysterious-stone-head-of-guatemala-a-case-study-in-willful-ignorance-and-deception

Netflix reinicia “Misterios sin resolver”, con los extraterrestres de Pittsfield en estreno

Netflix reinicia “Misterios sin resolver”, con los extraterrestres de Pittsfield en estreno

17 de junio de 2020

ufo-2413965_960_720_38434535_ver1.0PITTSFIELD, Vt. (NEWS10) – Netflix está relanzando las clásicas docuseries “Unsolved Mysteries” el 1 de julio, estrenando con un episodio titulado, “Berkshires UFO”. El primer episodio de otro mundo comienza una miniserie de verano de seis episodios, seguida de seis episodios más espeluznantes en octubre.

“Berkshires UFO” contará la historia de un objeto volador no identificado visto en septiembre de 1969 en Sheffield, Massachusetts.

“En ese incidente, se informa que Thom Reed, su hermano, su madre y su abuela fueron misteriosamente sacados de su automóvil por un ovni”.

ANN-MARIE HARRIS SUPERVISOR EN FUNCIONAMIENTO, HISTORIA LOCAL Y DEPARTAMENTO DE GENEALOGÍA THE BERKSHIRE ATHENAEUM

La Great Barrington Historical Society ha descrito el encuentro de 1969 como “históricamente significativo y verdadero”.

El episodio principal destaca a Berkshires, con imágenes del Berkshire Athenaeum, la biblioteca pública de Pittsfield, que cultiva un fuerte enfoque en la historia local. El episodio fue filmado parcialmente en el Departamento de Historia Local de la biblioteca en 2019.

La versión original del programa representaba misterios de la vida real: crímenes sin resolver, casos de personas desaparecidas, teorías de conspiración y leyendas urbanas, a menudo con recreaciones únicas o peculiares. Segmentos comunes en el programa de 1987 cubrieron eventos históricos secretos, avistamientos de fantasmas, secuestros alienígenas y ovnis.

https://www.news10.com/news/netflix-reboots-unsolved-mysteries-featuring-pittsfield-aliens-in-premiere/

El misterio de Göbekli Tepe

El misterio de Göbekli Tepe

Un nuevo capítulo en la historia

Robert Adam Schneiker

View of Göbekli Tepe excavationFigura 1: Excavación de Göbekli Tepe. Foto de Nico Becker, Instituto Arqueológico Alemán.

Los arqueólogos creían que la construcción de monumentos megalíticos estaba más allá de las capacidades de los cazadores-recolectores hasta que descubrieron Göbekli Tepe, un sitio de 12,000 años en Turquía. ¿Es prueba de una civilización perdida, o hay otra respuesta? Este artículo apareció en la revista Skeptic 25.2 (2020).

Göbekli Tepe, en el sureste de Turquía, es uno de los sitios megalíticos más importantes del mundo y quizás el mayor enigma arqueológico jamás descubierto. Los arqueólogos alguna vez pensaron que la construcción de monumentos megalíticos estaba más allá de las capacidades de los cazadores-recolectores. Creían que las personas tenían que inventar la agricultura antes de establecerse en comunidades. Solo con suficientes recursos alimenticios las personas podrían establecerse y desarrollar la jerarquía social requerida para construir la arquitectura megalítica. Göbekli Tepe ayudó a poner esos pensamientos al revés.

Eso es lo que piensan los arqueólogos de todos modos. Los arqueólogos alternativos (a veces etiquetados por los arqueólogos como pseudoarqueólogos), por el contrario, ven a Göbekli Tepe como prueba de que una misteriosa civilización perdida o antiguos alienígenas fueron responsables de su construcción. Creen que, combinado con la supuesta evidencia de una Esfinge más antigua y otros monumentos en todo el mundo, los arqueólogos ortodoxos finalmente se verán obligados a admitir que han sido engañados sobre la antigüedad de la humanidad.

Con una antigüedad de al menos 12,000 años, Göbekli Tepe es, con mucho, la estructura megalítica más antigua y una de las más grandes de la Tierra. Eso solo lo convierte en uno de los sitios arqueológicos más importantes jamás descubiertos. Peter Benedict lo describió por primera vez como parte de un proyecto conjunto entre las Universidades de Estambul y Chicago (1963–1972)[1]. Debido a la falta de agua, se determinó que no podría haber sido un asentamiento permanente. En 1995, el arqueólogo alemán Klaus Schmidt, junto con el Instituto Arqueológico Alemán, comenzó el primer estudio científico de Göbekli Tepe. Cuando Schmidt comenzó a excavar, se sorprendió, no por los famosos pilares T que ya había visto en Nevali Çori (a 27 millas de distancia), sino por la escala sin precedentes de lo que podría describirse mejor como un santuario megalítico de montaña. Göbekli Tepe no fue construido en un día. La evidencia indica que el sitio se utilizó durante miles de años.

Para los arqueólogos esto parecía casi imposible. La planificación y coordinación necesarias desafiaron las teorías tradicionales sobre las capacidades de las bandas errantes de cazadores-recolectores. Por definición, no poseían suficientes recursos o jerarquía social para construir algo como Göbekli Tepe. Claramente, su civilización era más compleja de lo que nadie había pensado anteriormente.

Recintos

La escala de Göbekli Tepe es enorme. Tiene aproximadamente 1,000 pies de ancho, con una altura máxima de 50 pies sobre la meseta (Figura 1). Hay múltiples recintos de piedra adyacentes donde cada uno podría describirse groseramente como un Stonehenge turco. Sin embargo, la analogía de Stonehenge no transmite la majestuosidad y la importancia del sitio. Los diámetros del recinto varían de 30 a 100 pies y cada recinto contiene dos pilares monolíticos en forma de T de hasta 18 pies de alto. Se estima que el pilar más grande pesa más de 50 toneladas. Una inspección más cercana revela que algunos de los pilares T centrales son cuerpos humanos estilizados con brazos y manos, pero sin caras. Los pilares de piedra caliza fueron extraídos no muy lejos del sitio. Todo esto desde solo una pequeña fracción del sitio que ha sido excavado. Es probable que haya mucho más por venir.

Los pilares T centrales son más precarios de lo que parecen. Hoy, si no fuera por los soportes cuidadosamente colocados, muchos de los pilares se derrumbarían. Algunos arqueólogos creen que cada recinto estaba originalmente cubierto con un techo. El techo soportaría los pilares centrales, al tiempo que ofrece protección contra los elementos. Para algunos recintos, la entrada era probablemente a través de una abertura en el techo.

Muchos de los pilares T están cubiertos con representaciones de animales y algunos con personas. Las serpientes son las más comunes, seguidas por los zorros y luego los buitres. El animal principal representado varía de un recinto a otro. Las serpientes dominan en el recinto A, los zorros en el recinto B, los jabalíes en C y la mayoría de las aves en D[2]. La mayoría de las representaciones humanas son de cabezas decapitadas o cuerpos sin cabeza. Donde se puede discernir, las representaciones animales y humanas son de hombres. La única excepción humana es el graffiti que se agregó más tarde. Algunos de los cuerpos humanos tienen penes erectos.

Los dos pilares T centrales están encerrados por un muro de piedra que contiene varios pilares T más pequeños. El número de pilares de pared varía de un recinto a otro. Los bancos se alinean en el interior de las paredes del recinto. Hasta la fecha no hay evidencia de uso doméstico: no hay chimeneas, hornos u otros vestigios de la vida doméstica. En cambio, parece que Göbekli Tepe se utilizó para funciones rituales o comunales, un sitio de reunión social regional para reuniones y fiestas. Algunos creen que Göbekli Tepe se asoció con rituales funerarios. La evidencia arqueológica indica que las herramientas eran contemporáneas con la tecnología de cazadores-recolectores. No hay evidencia de agricultura o domesticación: solo se han encontrado especies de plantas y animales silvestres[3].

Construir algo tan complejo como Göbekli Tepe requeriría una gran inversión en tiempo y recursos. Para excavar, transportar, tallar y erigir tales pilares se requirió una planificación detallada. Dependiendo de la cantidad de individuos involucrados, se estima que tomaría de días a varias semanas completar un solo recinto[4]. El misterio es cómo podrían haberlo construido. La fuerza laboral sola probablemente superaba en número a los miembros de una sola banda de cazadores-recolectores. El problema básico es la comida. Adquirir suficiente comida para alimentar a un grupo tan grande de personas durante tanto tiempo se consideró una tarea casi imposible para los cazadores-recolectores.

      12-3 TEXTFigura 2: La Media Luna Fértil ca. 7500 a. C., con distribución actual de sitios con pilares en forma de T, y con simples estelas de piedra caliza. Modificado de Schmidt 2006: Copyright DAI.

Göbekli Tepe no existe en forma aislada (Figura 2). Como se señaló, se descubrieron pilares T similares en Nevali Çori. Se han identificado pilares T adicionales en Karahan Tepe, Harbetsuvan Tepe, Sefer Tepe y Hamzan Tepe. En Karahan Tepe se han identificado al menos 266 pilares T. Sabemos muy poco acerca de estos sitios, ya que aún no se han excavado[5]. Sin embargo, recientemente se han comenzado los trabajos de excavación en Karahan Tepe y Harbetsuvan Tepe.

¿Entierro intencional?

Göbekli es turco para “barriga” y se refiere al perfil de la colina que se asemeja a una cavidad del ombligo humano en una barriga. Para un ojo entrenado, incluso desde la distancia, Göbekli Tepe es instantáneamente reconocible como una colina artificial. Un “tepe” en turco o un “tell” en inglés es una colina artificial, una de las más famosas es la antigua ciudad de Jericó. Tepes como Jericho se forman por la lenta acumulación de escombros de asentamientos humanos en el mismo lugar durante cientos de años. Contienen un tesoro arqueológico de la ocupación humana.

Pero los recintos en Göbekli Tepe no fueron enterrados por la lenta acumulación de escombros humanos como en Jericó. En cambio, fueron enterrados deliberadamente (aunque en algunos casos, los recintos individuales pueden haber sido enterrados por algún evento catastrófico). Que los recintos serían enterrados parece haber sido parte del plan desde el principio. En algunos casos, antes del entierro, se colocaron esculturas, herramientas u otros objetos en la base de los pilares T. No se sabe cuánto tiempo se usó cada recinto antes del entierro o por qué fueron enterrados. Se ha sugerido que cada pilar T representaba un líder comunitario específico o quizás un grupo[6],[7].

El material de relleno consiste en escombros de piedra caliza del tamaño de un puño a cabeza, fragmentos de huesos (animales y humanos) y piezas de herramientas de sílex. Muchos de los huesos, principalmente gacelas, ganado salvaje y otros animales salvajes representados en los pilares T, se abrieron para comerse la médula. El gran volumen de huesos indica festejos a gran escala[8].

¿Culto al cráneo?

El material de relleno incluye algunos fragmentos óseos humanos. Según la apariencia, los huesos humanos fueron tratados de manera similar a los huesos de los animales. Se rompieron en pedazos pequeños y algunos contienen marcas de corte[9]. Se han encontrado numerosos fragmentos de cráneos humanos en el material de relleno. Algunos de estos fragmentos muestran marcas de procesamiento asociados con deshuesar. La nitidez de las marcas de corte indica que los huesos fueron modificados en una etapa temprana de descomposición. Las modificaciones postmortem del cráneo parecen ser parte de su ritual de entierro. Se han encontrado secciones de tres cráneos humanos. Un agujero de perforación en la parte superior de una de las calaveras sugiere que estaba colgada de una cuerda[10]. Se cree que las calaveras podrían representar la adoración de los antepasados, o tal vez exhibiciones de trofeos de enemigos.

La obsesión con los cráneos humanos en este momento está bien documentada, por lo que no es sorprendente descubrir que Göbekli Tepe podría ser parte del extendido culto neolítico del cráneo. La decapitación no se restringió a los cuerpos humanos. En algunos casos, las estatuas humanas fueron talladas, luego decapitadas intencionalmente y las cabezas se colocaron al lado de los pilares T centrales antes de enterrar el recinto.

Reducción de personal

Por alguna razón, en lugar de aumentar progresivamente en escala y complejidad, los recintos se redujeron con el tiempo. Los recintos expuestos más grandes (30–100 pies de ancho) datan del 12º milenio BP, mientras que los recintos rectangulares más pequeños (10 × 13 pies) datan del 11º milenio BP. La altura de los pilares T centrales se reduce de 18 pies a 6.5 pies[11]. En algunos de los recintos pequeños, el anillo de los pilares T de la pared está ausente. En otros casos, incluso faltan los dos pilares T centrales. El radar de penetración en el suelo ha identificado recintos adicionales de varios tamaños y formas. Algunos parecen ser significativamente más grandes que cualquier cosa excavada actualmente[12]. Siguiendo la tendencia de reducción, estos recintos más grandes son probablemente más viejos[13].

La fecha más antigua de carbono 14 indica que el llenado de los recintos comenzó entre 11,700 y 11.300 BP[14]. Esto fecha el llenado del recinto, no la fecha de construcción original. Las fechas adicionales de carbono 14 obtenidas del yeso de la pared indican la última vez que se repararon las paredes, no cuando se construyó el recinto por primera vez. Lo que los arqueólogos han descubierto hasta ahora es solo una fracción del sitio, hasta el 90 por ciento permanece enterrado. Como la mayor parte de Göbekli Tepe permanece enterrada, nadie puede decir aún qué edad tiene. Schmidt cree que las primeras estructuras aún no excavadas en Göbekli Tepe podrían tener entre 14,000 y 15,000 años[15]. Si tiene razón, esto haría que el primer edificio en Göbekli Tepe sea hasta 9,000 años más viejo que Stonehenge y 10,000 años más viejo que el Pirámides de Guiza. La datación por carbono 14 indica que por 10,000 BP Göbekli Tepe fue abandonado[16].

Rock the Cradle

Göbekli Tepe se encuentra dentro de la Media Luna Fértil, conocida como la Cuna de la Civilización. Si pudiera retroceder el tiempo, vería a la Tierra experimentar una serie de cambios climáticos cortos y dramáticos de 14,700 a 11,700 BP a medida que la edad de hielo llegaba a su fin. El primero fue un evento de calentamiento abrupto conocido como el interstadial de Bølling-Allerød. El clima en Turquía durante el Bølling-Allerød habría proporcionado condiciones favorables para los cazadores-recolectores[17],[18],[19],[20]. Comparable al clima actual, los granos silvestres y los rebaños de animales habrían alfombrado el suelo, una fácil recolección para los cazadores-recolectores. Se han descubierto asentamientos cazadores-recolectores de esta época en Siria y en otros lugares. Es probable que también existan asentamientos no descubiertos que datan de esta época en el sureste de Turquía[21].

El calentamiento fue seguido por un evento de enfriamiento a 12,900 BP llamado Younger Dryas, marcando un abrupto retorno a las condiciones de la edad de hielo. En Turquía, el clima se volvió frío y seco. Los granos silvestres se retiraron a áreas de suelo húmedo, lo que hizo que la recolección y la caza de granos fueran más problemáticas[22]. Sin embargo, parece que los asentamientos sirios establecidos durante el Bølling-Allerød fueron ocupados continuamente en todo el Younger Dryas[23],[24].

Lo que instigó al Younger Dryas es discutible. La mejor hipótesis es que fue causada por la liberación de un gran volumen de agua de deshielo glacial que cerró temporalmente la circulación meridional del Atlántico. La ola de frío duró 1,200 años. Cuando el clima se calentó nuevamente alrededor de 11,700 BP, marcó el final de la Edad de Hielo. Este fue el comienzo de un largo período de estabilidad climática conocido como el holoceno interstadial, la época geológica en la que vivimos.

Tiempos salvajes en Göbekli Tepe

A medida que las temperaturas aumentaron al comienzo del Holoceno, los granos silvestres volvieron a alfombrar la tierra, incluso en el área de Göbekli Tepe. Masivas manadas de animales de pastoreo siguieron rápidamente. Esta era una tierra de abundancia y condiciones ideales para cazar y recolectar. Dada la abundancia de granos y caza silvestres, no habría razón para comenzar a cultivar.

Búsqueda de comida a la agricultura

PARADIGMA ESTÁNDAR

1. Inventar la agricultura

2. Crear un excedente de alimentos

3. Establecerse en comunidades

4. Desarrollar una jerarquía social.

5. Construir arquitectura megalítica

NUEVO PARADIGMA

1. Reunir granos silvestres

2. Crear un excedente de alimentos

3. Establecerse en comunidades

4. Desarrollar una jerarquía social.

5. Construir arquitectura megalítica

6. Inventar la agricultura

Durante al menos 200,000 años las personas vivieron como cazadores-recolectores, buscando cualquier alimento diario que pudieran encontrar. Una cacería exitosa podría suministrar suficiente carne para alimentar al grupo durante varios días. La poca tecnología que había que llevar debía llevarse de un lugar a otro.

Quizás el paso más grande en nuestra historia fue el cambio de recolector a agricultor. La opinión establecida era que el rápido calentamiento al final de la Edad de Hielo produjo condiciones favorables para la agricultura. La agricultura se consideró el primer paso necesario hacia un asentamiento permanente. Liberó a las personas de las tareas diarias de supervivencia. Sin la carga de la necesidad de dedicar sus vidas a la recolección de alimentos, la agricultura vino con una bonificación, algo nunca antes visto, un enorme excedente de alimentos. El excedente de alimentos dio a los agricultores la libertad de desarrollar rituales religiosos complejos y una arquitectura monumental. Algunos miembros de la población serían liberados para crear una fuerza laboral capaz de construir algo como Göbekli Tepe. Excepto, por supuesto, que Göbekli Tepe no fue construido por granjeros.

Mucho antes de que se descubriera Göbekli Tepe, los arqueólogos ya sabían que la agricultura comenzó en la Media Luna Fértil. Las huellas digitales de ADN indican que el trigo se domesticó por primera vez cerca de las montañas Karacadağ en el sur de Turquía. La evidencia más antigua de domesticación y cultivo de trigo en 10,400 BP proviene de Nevali Çori[25],[26]. Aunque exactamente dónde comenzó la domesticación de plantas sigue siendo un área de debate entre los arqueólogos.

Gran parte de la región de Göbekli Tepe está cubierta por grandes extensiones de hierba, incluido el trigo silvestre y la cebada. En 1967, Jack Harlan realizó un experimento para ver cuánto grano silvestre podía recolectar usando una hoz de sílex. Llegó a la conclusión de que un grupo familiar de Karacadağ, que trabajara durante solo tres semanas, podría recolectar fácilmente más grano del que posiblemente podrían consumir en un año. Lo más importante es que el exceso de grano podría almacenarse y comercializarse fácilmente con otras tribus menos sedentarias[27]. La abundancia natural de granos silvestres y animales creó las condiciones ideales para los cazadores recolectores. En resumen, no cultivaban porque no necesitaban hacerlo. Conocidos como forrajeros ricos, dependían únicamente de especies silvestres de plantas y animales[28]. La abundancia natural de recursos alimenticios proporcionó la libertad de desarrollar rituales religiosos complejos y una arquitectura monumental.

La evidencia de Siria indica que la recolección de fechas de trigo silvestre es de 30,000 BP.23 En 23,000 BP, los granos silvestres formados en pan se usaron como fuente de alimento[29]. Desde hace más de 30,000 años, nuestros antepasados confiaban en los mismos granos que eventualmente domesticarían. Cuando cambiaron a la agricultura ya tenían la tecnología para procesar los granos.

Los arqueólogos ya sabían que los grupos de cazadores-recolectores se congregaban en lugares y tiempos específicos con fines rituales. Göbekli Tepe parece ser parte de esa tradición. Estas reuniones jugaron un papel esencial en el intercambio de información, bienes y parejas matrimoniales. También fortalecieron los lazos entre las comunidades de cazadores-recolectores. Las actividades rituales incluían banquetes a gran escala, como lo demuestra el enorme volumen de huesos de animales descubiertos en Göbekli Tepe. Festejar también probablemente implicaba el consumo de grandes cantidades de alcohol. En Göbekli Tepe hay alguna evidencia de que la cerveza fue elaborada. La construcción de Göbekli Tepe habría sido parte del proceso de construcción de la comunidad. Tales reuniones generalmente ocurrían en lugares predominantes. Göbekli Tepe es un hito dominante construido sobre una meseta predominante de piedra caliza visible por millas.

¿Tiene que ser una civilización perdida?

Gran parte de la fascinación con Göbekli Tepe por los arqueólogos alternativos es el hecho de que todavía hay mucho que no sabemos sobre él, y donde el misterio impregna un tema científico, la pseudociencia a menudo interviene. Gran parte de la arqueología alternativa sobre Göbekli Tepe involucra lo que provocó Younger Dryas. Mencioné la hipótesis más popular anterior, pero otra es que la destrucción y el enfriamiento brusco fueron el resultado del impacto de un cometa. Desafortunadamente, el cometa dejó poca, si alguna evidencia clara. Aparentemente contra viento y marea, un segundo cometa golpeó en 11,600 BP, destruyendo la Atlántida. Al igual que el impacto anterior, dejó poca o ninguna evidencia. Solo que esta vez el cometa produjo un brusco evento de calentamiento global.

En esta historia alternativa, simultánea al segundo impacto, algunos de los afortunados sobrevivientes llegaron a Göbekli Tepe en 11,600 BP. Allí otorgaron los dones tecnológicos duales de la arquitectura megalítica y la agricultura. El problema es que si la datación de Klaus Schmidt es correcta, ya habían estado construyendo estructuras megalíticas en Göbekli Tepe durante mil años o más. La agricultura habría sido un regalo de elefante blanco dada la abundancia de grano salvaje. Dado que el trabajo real fue realizado por los pueblos indígenas, la agricultura habría sido un proyecto de trabajo si alguna vez hubo uno.

Skeptic Magazine 25.2Este artículo apareció en la revista Skeptic 25.2

Según el más prominente de los arqueólogos alternativos, Graham Hancock, “No, el problema en Göbekli Tepe es la aparición prístina y repentina, como Atenas que surge completamente crecida y armada de la frente de Zeus, de lo que parece ser una civilización ya experimentada tan lograda que “inventa” tanto la agricultura como la arquitectura monumental en el momento aparente de su nacimiento”[30]. Aquí Hancock parece haber perdido de vista el misterio de Göbekli Tepe: la construcción de la arquitectura megalítica sin ninguna evidencia de agricultura.

Para que su interpretación funcione, Hancock se toma la libertad de asignar a Göbekli Tepe (15,000–10,000 BP), agricultura (10,400 BP), el comienzo de Younger Dryas (12,900 BP), el final de Younger Dryas (11,700 BP), y la construcción de la Esfinge (4.500 BP) todo al mismo tiempo que la destrucción de la civilización imaginada (12.900 BP) y la inundación de Atlántida (11.600 BP). Los sobrevivientes transfirieron la tecnología con el objetivo de reiniciar su civilización en Göbekli Tepe. Desafortunadamente, de acuerdo con Hancock, “no funcionó del todo”[31]. Eso es un eufemismo, ya que la calidad y la escala de la arquitectura megalítica disminuyeron hasta que finalmente el sitio fue abandonado. La supuesta transferencia de tecnología marca el comienzo de los entierros del recinto. No hay evidencia de que alguna vez se usó el don de la agricultura. En lugar de vigorizar a Göbekli Tepe, los dones tecnológicos parecen conducir a su declive y eventual colapso.

Mientras tanto, en Egipto, otros sobrevivientes, trabajando con extraterrestres, usaron levitación acústica y otras tecnologías avanzadas para crear la Esfinge y el Salón de los Registros a continuación. Quizás en Göbekli Tepe, si hubieran aplicado la gama completa de sus capacidades tecnológicas o al menos hubieran aportado dones más prácticos, las cosas podrían haber salido mejor.

Escribiendo un nuevo capítulo

La gente de Göbekli Tepe, con suficientes recursos naturales, encontró el tiempo para escribir un nuevo capítulo en la historia de la vida. Los arqueólogos han leído solo una pequeña parte de esa historia. Aún así, han leído lo suficiente como para saber que estaban equivocados acerca de que la agricultura es un requisito previo para la arquitectura megalítica, y lo admiten. De alguna manera, en realidad están contentos de estar equivocados, ya que demuestra que el método científico funciona, solo estaban siguiendo la evidencia. La evidencia contra el primer paradigma de la agricultura había estado creciendo durante un tiempo; Fue Göbekli Tepe quien puso el último clavo en ese ataúd. La capacidad de construir algo como Göbekli Tepe está fundamentalmente controlada por la disponibilidad de alimentos. No importa si la comida se planta o simplemente se recolecta. Los cazadores-recolectores ricos recolectaban granos silvestres mucho antes de que se construyera Göbekli Tepe. Ahora sabemos que la recolección proporcionó recursos alimentarios más que suficientes. Liberados de las demandas de alimentación diaria, la gente de Göbekli Tepe obtuvo los beneficios de la agricultura sin todo el trabajo. Klaus Schmidt lo dijo mejor:

Los resultados de estas excavaciones recientes y en curso no han alterado nuestra imagen de la historia mundial, pero están agregando un nuevo capítulo espléndido y colorido entre el período de los cazadores y recolectores de la Edad de Hielo y el nuevo mundo de las culturas productoras de alimentos. del período neolítico, cuya extensión no se había predicho hace algunos años, un capítulo que se amplía año tras año por las excavaciones en curso en los sitios de PPN en el Levante y la Mesopotamia Alta.

Sobre el Autor

Robert Adam Schneiker lleva más de siete años estudiando la Esfinge. Él tiene un M.S. en geología/geofísica. Diseñó y desarrolló SEVIEW, el software de modelado de contaminantes estándar de la industria. Las agencias reguladoras utilizan su software de modelado para desarrollar concentraciones de contaminantes del suelo que protejan la calidad del agua subterránea. Dirige seminarios de capacitación sobre modelado de transporte y destino en todo Estados Unidos. Ha presentado documentos sobre el transporte de contaminantes y el modelado del destino en los Estados Unidos, la Unión Europea y Canadá. Formado como geofísico del petróleo, su experiencia en proyectos incluye: evaluaciones basadas en riesgos, modelado de zonas vadasas y aguas subterráneas, investigaciones correctivas, exploración geofísica y exploración de recursos de aguas subterráneas. El Sr. Schneiker es un ávido ciclista que también disfruta del kayak, el senderismo y las cuatro ruedas todoterreno.

El autor desea agradecer a Jens Notroff y David S. Anderson por tomarse el tiempo para comentar sobre una versión preliminar de este artículo.

https://www.skeptic.com/reading_room/gobekli-tepe-mystery-new-chapter-in-history-robert-adam-schneiker/?mc_cid=ac4712f5ce&mc_eid=7d17187600


[1] Benedict, P. 1980. “Survey Work in Southeastern Anatolia.“ R.J. Braidwood Çambel. (Ed.) In Guneydogu Anadolu Tarihoncesi Arastirmalari / Prehistoric Research in Southeastern Anatolia, 151–191.

[2] Dietrich, O. and Notroff, J. A. 2015. “Sanctuary, or so Fair A House? In Defense of an Archaeology of Cult at Pre-Pottery Neolithic Göbekli Tepe.” N. Laneri. (Ed.) In Defining the Sacred: Approaches to the Archaeology of Religion in the Near East, 75–89.

[3] Schmidt, K. 2000. “Göbekli Tepe, Southeastern Turkey: A Preliminary Report on the 1995–1999 Excavations.“ Paléorient, Vol. 26, 1, 45–54.

[4] Notroff, J. 2019. “The Importance of Göbekli Tepe.“ The NonSequitur Show. April 4.

[5] Moetz, F.K. and Çelik, B. 2012. “T-Shaped Pillar Sites in the Landscape around Urfa.“ R. and J. Curtis Matthews. (Eds.) In Proceeding of the 7th International Congress on the Archaeology of the Ancient East, 695–703.

[6] Clare, L. 2019. “Unknowns About Göbeklitepe.“ Arkeofili. January 28.

[7] Notroff, J. 2020. Personal communication. January 26.

[8] Dietrich, O., et al. 2012. “The Role of Cult Feasting In the Emergence of Neolithic Communities. New Evidence from Göbekli Tepe, South-eastern Turkey.“ Antiquity, Vol. 86, 674–695.

[9] Schmidt, K. 2011. “Göbekli Tepe: The stone age sanctuaries. New results of ongoing excavations with a special focus on sculptures and high reliefs.“ Documenta Praehistorica, Vol. 37, 239–256.

[10] Gresky, J., Haelm, J. and Clare, L. 2017. “Modified human crania from Göbekli Tepe provide evidence for a new form of Neolithic skull cult.“ Science Advances, Vols. 3, e1700564.

[11] Notroff, J., et al. 2015. “What modern lifestyles owe to Neolithic feasts: The early mountain sanctuary at Göbekli Tepe and the onset of food-production.“ Actual Archeology, Vol. 15, 32–49.

[12] Dietrich, O. and Notroff, J. A. 2015. “Sanctuary, or so Fair A House? In Defense of an Archaeology of Cult at Pre-Pottery Neolithic Göbekli Tepe.” N. Laneri. (Ed.) In Defining the Sacred: Approaches to the Archaeology of Religion in the Near East, 75–89.

[13] Dietrich, O. and Notroff, J. A. 2015. “Sanctuary, or so Fair A House? In Defense of an Archaeology of Cult at Pre-Pottery Neolithic Göbekli Tepe.” N. Laneri. (Ed.) In Defining the Sacred: Approaches to the Archaeology of Religion in the Near East, 75–89.

[14] Dietrich, O. 2011. “Radiocarbon dating the first temples of mankind. Comments on 14C Dates from Göbekli Tepe.“ Zeitschrift für Orient-Archäologie, 4, 12–25.

[15] Conrad, T. 2012. Cradle of the Gods. Atlantic Productions; National Geographic.

[16] Dietrich, O. and Notroff, J. A. 2015. “Sanctuary, or so Fair A House? In Defense of an Archaeology of Cult at Pre-Pottery Neolithic Göbekli Tepe.” N. Laneri. (Ed.) In Defining the Sacred: Approaches to the Archaeology of Religion in the Near East, 75–89.

[17] Dietrich, O. 2011. “Radiocarbon dating the first temples of mankind. Comments on 14CDates from Göbekli Tepe.“ Zeitschrift für Orient-Archäologie, 4, 12–25.

[18] Roberts, N., et al. 2001. “The tempo of Holocene climatic change in the eastern Mediterranean region: new high-resolution crater-lake sediment data from central Turkey.“ Holocene, 11, 721–736.

[19] Wick, L., Lemcke, G. and Sturm, M. 2003. “Evidence of Lateglacial and Holocene climatic change and human impact in eastern Anatolia: high-resolution pollen, charcoal, isotopic and geochemical records from the laminated sediments of Lake Van, Turkey.“ Holocene, 13, 665–675.

[20] Jones, M.D, Roberts, C. N. and Leng, M. J. 2007. “Quantifying climatic change through the last glacial-interglacial transition based on Lake Isotope palaeohydrology from central Turkey.“ Quat Res, 67, 463–473.

[21] Haldorsen, S., et al. 2011. “The climate of the Younger Dryas as a boundary for einkorn domestication.“ Veget Hist Archaeobot. 20, 305–318.

[22] Hillman, G., et al. 2001. “New evidence of Lateglacial cereal cultivation at Abu Hureyra on the Euphrates.“ Holocene, 11, 383–393.

[23] Hillman, G., et al. 2001. “New evidence of Lateglacial cereal cultivation at Abu Hureyra on the Euphrates.“ Holocene, 11, 383–393.

[24] Willcox, G, Buxo, R. and Herveux, L. 2009. “Late Pleistocene and early Holocene climate and the beginning of cultivation in northern Syria.“ Holocene. 19, 151–158.

[25] Balter, M. 2007. “Seeking Agriculture’s Ancient Roots.“ Science, Vol. 316, 1830–1835.

[26] Nesbitt, M. 2002. “When and where did domesticated cereals first occur in southwest Asia, In The Dawn of Farming in the Near East. Studies in Near Eastern Production.” R.T. J. Cappers and S. Bottema (Eds.). Subsistence and Environment, Vol. 6, 113–132.

[27] Harlan, J.R. 1967. A wild wheat harvest in Turkey. Archaeology, 20, 197–201.

[28] Allaby, R.G., et al. 2017. “Geographic mosaics and changing rates of cereal domestication.“ Phil. Trans. R. Soc. B 372: 20160429.

[29] Piperno, D.R., et al. 2004. “Processing of wild cereal grains in the Upper Palaeolithic revealed by starch grain analysis.” Nature, 430, 670–673.

[30] Hancock, G.B. 2015. Magicians of the Gods: The Forgotten Wisdom of Earth’s Lost Civilization. New York: St. Martin’s Press.

[31] Hancock, G.B. 2016. “The Mystery of Göbekli Tepe.“ London Real. September 19.

Revisión de Ancient Aliens S03E13: “Aliens y el Código Secreto”

Revisión de Ancient Aliens S03E13: “Aliens y el Código Secreto”

20/10/2011

Jason Colavito

El episodio de Ancient Aliens de esta semana propuso que los “extraterrestres” dejaron un “código secreto” en forma de sitios prehistóricos diseminados por todo el mundo, construidos (según el segmento que se observó) de acuerdo con las rutas de vuelo de los ovnis, las líneas lay magnéticas, la geodesia, o una “red de energía”.

No puedo comenzar a describir la estupidez de la idea de que esta imaginaria “red de energía” (que no se ha demostrado que exista) permitió a las personas antiguas mover rocas grandes para construir estructuras antiguas a través de dispositivos antigravedad convenientemente perdidos (basados en “libre e inagotable energía”, afirma David Hatcher Childress). No puedo imaginar qué tipo de “energía” es esta; los teóricos de los astronautas antiguos (AAT) eliden campos magnéticos, campos gravitacionales y diversas formas de energía mística, todo bajo las ideas no científicas de “energía”. Aparentemente, cada civilización antigua escuchaba a los antiguos astronautas, quienes les decían que construyeran templos en sitios donde esta “red de energía” tenía puntos de poder. Estos eran aeropuertos, o algo por el estilo, para “reabastecer de combustible” a los ovnis.

Por supuesto, la supuesta precisión de este mapa es completamente ficticia, basada completamente en la selección de sitios antiguos para que coincidan con sus supuestos nodos mientras se ignoran los que no coinciden. Muchos mapas populares de “nodos” colocan Machu Picchu (o Cuzco) y la Gran Pirámide en nodos, pero pocos de ellos incluyen sitios tan antiguos como el zigurat de Ur, las cuevas de Lascaux, el gran montículo de Cahokia, Teotihuacan, las más antiguas ciudades de adobe de Perú, etc. Lógicamente, uno esperaría que los sitios más antiguos, como los de Sumer o el Perú preincaico (coetáneos con la Gran Pirámide, después de todo), tengan un lugar en el sistema de nodos. Me encantaría dar una discusión más exhaustiva, pero resulta que no hay dos “investigadores” que concuerden en dónde están estos nodos de energía, por lo que es imposible desarrollar criterios para evaluar la correspondencia de los sitios antiguos con ellos. Sin embargo, todos están de acuerdo en que los “nodos” son un código secreto.

Un problema importante con la idea de que las culturas antiguas desarrollaron un “código” secreto para indicar el conocimiento de los extraterrestres para las generaciones futuras es la idea de que las culturas antiguas tenían una concepción del tiempo que permitía comprender que sus culturas morirían, y que otras las reemplazarían. La mayoría de las culturas antiguas de las que tenemos evidencia creían que podían rastrear sus orígenes hasta la creación del mundo (ver Génesis o Enuma Elish, por ejemplo); por lo tanto, sus tradiciones y su cultura eran primitivas y, para todos los efectos, eternas. Cualquier cultura que creyera que sus orígenes eran equivalentes a la creación difícilmente podría ser acusada de planificar su propia destrucción.

Muchas culturas antiguas creían en alguna forma de tiempo cíclico, mejor representado por el concepto hindú de las edades mundiales. En consecuencia, los antiguos, como regla general, imaginaban que su cultura continuaría hasta que terminara la era mundial, se reiniciara el tiempo y el mundo comenzara de nuevo. En tal situación, no hay ninguna razón para planificar futuras culturas imaginarias, que serían atendidas por la nueva generación de dioses, o para indicarles sobre el conocimiento del mundo anterior que no necesitarían ni podrían usar.

El resto de las afirmaciones del episodio, sobre líneas ley como recuerdos de rutas de vuelo de ovnis, sobre templos antiguos como estaciones de repostaje de ovnis, etc., se basan en el conocimiento ficticio de cómo operarían las naves extraterrestres (suposiciones sobre su combustible, planes de vuelo, etc.) extraídas de analogías con aviones y aeropuertos contemporáneos, no es probable que sean realmente análogas a las naves de otro mundo, que operan bajo otro conjunto de tecnologías y suposiciones. Las afirmaciones de AAT de que los antiguos tenían habilidades matemáticas súper avanzadas son desmentidas por el hecho de que los griegos estaban felices de decir que pi tenía 22/7 y tomaron mil años para inventar el teorema de Pitágoras, o que 0 no logró avanzar fuera de la India ¿Alguna vez has intentado hacer cálculos con números romanos? Realmente no funciona.

Un segmento sobre el papel de Cuzco como “ombligo mundial” es simplemente estúpido porque Cuzco no se construyó hasta 1000 CE (por la cultura Killke) o habitada por los incas hasta el siglo XIII. Esto no es muy antiguo. Al mismo tiempo, Carlomagno había ido y venido a Europa, la civilización maya se había derrumbado y el mundo árabe estaba en la cima de su destreza científica. Si los extraterrestres hubieran venido y hubieran establecido un ombligo mundial, seguramente alguien habría registrado alguna evidencia inequívoca de su existencia o, mejor aún, ¿no quedaría alguna evidencia física? Después de todo, los arqueólogos han descubierto recientemente hogazas de pan horneadas en esos años, pero ni una sola pieza de tecnología extraterrestre.

Del mismo modo, la idea de que los monumentos antiguos como el Templo de Jerusalén se construyeron sobre losas de piedra utilizadas para atracar naves espaciales es simplemente inestable. ¿Por qué las naves espaciales necesitaban plataformas de piedra para despegar y aterrizar? ¿Nos ruegan que no preguntemos cómo lograron desembarcar las primeras naves para que los extraterrestres pudieran esclavizar a la población para construir sus plataformas de aterrizaje de piedra gigantes?

El problema esencial es el siguiente: Ancient Aliens elude toda la historia, desde las primeras culturas paleolíticas hasta el Egipto dinástico hasta la Edad del Bronce y la Edad Media, bajo la rúbrica de “antiguo” e imagina que hubo un programa unificado que se extendía a través del tiempo y el espacio, entre culturas no relacionadas, desde 5,000 hasta 15,000 años. Y todo esto simplemente desapareció sin un rastro de evidencia física incontrovertible de interacción entre culturas remotas o contacto con extraterrestres, convenientemente justo en el momento en que esos malvados “científicos” comenzaron a investigar el mundo a principios del período moderno.

Solo quedan tres episodios más de Ancient Aliens, pero no espero con ansias el especial de Halloween de la próxima semana. (Sí, en serio, es un episodio de Halloween). Los monstruos de terror son mi área de especialización, y no creo que esté muy feliz de escuchar a los AAT afirmar que los vampiros y zombis son el resultado de una intervención extraterrestre.

http://www.jasoncolavito.com/blog/review-of-ancient-aliens-s03e13-aliens-and-the-secret-code

Revisión de Ancient Aliens S03E11: Mentiras que mi TV me dijo

Revisión de Ancient Aliens S03E11: Mentiras que mi TV me dijo

10/6/2011

Jason Colavito

Hubo una muerte en mi familia esta semana, por lo que me perdonarán si estoy menos que entusiasmado por soportar las tonterías de Ancient Aliens hoy, incluido el uso de al menos dos engaños conocidos como “evidencia”. El episodio de anoche, “Aliens and the Founding Fathers”, pasó una hora sugiriendo que los fundadores de los Estados Unidos fueron los receptores de la sabiduría extraterrestre. Pero fue revelador que la mayoría de las cabezas parlantes no eran teóricos de los astronautas antiguos (AAT), y se dejó principalmente a la narración de voz en off para lanzar especulaciones sobre los encuentros alienígenas de George Washington et al.

La mayoría del episodio presentó teorías de conspiración recalentadas sobre los masones, largamente desacreditadas y teorías ocultas sobre el simbolismo masónico de la arquitectura de Washington, DC, sobrante de otros programas más robustos del History Channel. Mientras los “expertos” entrevistados en Ancient Aliens se esforzaban por incluir a E.T. en sus conspiraciones prefabricadas, una cabeza parlante dijo que uno podría llamar a un “ser celestial” visto por George Washington como un extraterrestre, pero era un “ser celestial”. Era bastante obvio que el programa existía principalmente como introducción y cruce temático y oportunidad promocional para Brad Meltzer’s Decoded, que hace mucho mejor las fantasías criptográficas. Al igual que con el episodio anterior de Ancient Aliens dedicado a promocionar la película Cowboys & Aliens, una supuesta “verdad” quedó en un segundo lugar distante de las necesidades comerciales de la sinergia corporativa.

Las líneas principales de “evidencia” eran ridículamente malas, sin mencionar fraudulentas. Una evidencia fue una supuesta visión que George Washington tuvo de un “ser celestial” que le mostró “el nacimiento, el progreso y el destino de la República de los Estados Unidos” mientras estaba en Valley Forge. El AAT Giorgio Tsoukalos y Ancient Aliens tomaron esto como una visión genuina (aunque de un “extraterrestre” y no un ángel) reportada por Anthony Sherman, de 99 años, un ex ayuda (inexistente) de Washington, en 1859, como le dijo a Wesley Bradshaw. De hecho, este es un engaño bien conocido inventado por Charles W. Alexander, el autor real de la pieza, en 1861, al comienzo de la Guerra Civil. Fue concebido como ficción, de ahí que las referencias anacrónicas a la “Unión” se proyectaran hacia 1777-1778.

Otra afirmación hecha por Ancient Aliens, de que Washington fue visitado por “Greenskins”, o seres extraterrestres, deriva completamente de falsos diarios supuestamente encontrados en un castillo escocés en la década de 1990 y luego informados por un periodista británico sensacionalista en The Sun. Por lo que puedo decir, tales diarios nunca se han publicado y, con toda probabilidad, no existen.

Después de ver la credibilidad dada a un engaño expuesto al menos desde 1917 y otro sin evidencia de respaldo, ¿qué propósito hay en molestarse en examinar la otra “evidencia” de los AAT?

Whopper of the week: La afirmación más tonta tiene que ser que las calles de Washington, D.C., fueron distribuidas en forma de estrella de cinco puntas para comunicar a los alienígenas que los “respetamos”. ¿Debo mencionar que las estrellas reales no tienen puntas, y la convención de cinco puntas en una estrella no tendría relevancia alguna para los seres que no están familiarizados con la convención? Diablos, incluso en la civilización occidental no siempre usamos cinco puntas en una estrella. A veces tenemos cuatro (como muchas representaciones de la estrella de Belén), seis (el asterisco, literalmente, estrella) o siete (la insignia de un sheriff).

http://www.jasoncolavito.com/blog/review-of-ancient-aliens-s03e11-lies-my-tv-told-me