Archivo de la categoría: Astroarqueología

Temporada 11 de los X-Files

El creador de los X-Files, Chris Carter, sobre hacer más temporadas, el regreso de los Pistoleros Solitarios & “Millennium” – NY Comic Con

Por Dominic Patten

8 de octubre de 2017

x-files-2018-2ALERTA DE SPOILER: Esta historia contiene detalles de la próxima Temporada 11 de The X-Files.

“Estamos mirando un mundo en el que ahora la verdad se echa por la ventana y la conspiración ahora parece ser el centro”, dice el creador de los Expedientes X Chris Carter de traer de vuelta el drama crucial en la era de Donald Trump. “Todo ha vuelto a su punto y ese es un momento interesante para contar historias de X-Files”, agregó el productor de la última temporada que probablemente se estrenará el próximo año.

Alrededor de la mitad de la producción en la undécima temporada de la serie protagonizada por David Duchovny y Gillian Anderson, Carter se unirá hoy a la Comic Con de Nueva York con los actores que representan a los Agentes del FBI Fox Mulder y Dana Scully que investigan fenómenos paranormales más el miembro del elenco Mitch Pileggi. Al revelar el tan esperado panel de la Main Stage el mes pasado, Fox aumenta la siempre burbujeante exageración de los Expedientes X con la promesa de que se mostrarán nuevas imágenes a los fanáticos.

x-files-logoDespués de haber corrido por primera vez en la entonces joven red entre 1993 y 2002, The X-Files regresó a la pequeña pantalla y obtuvo sólidas calificaciones para una serie limitada a principios de 2016. Con Anderson, Duchovny y Pileggi, de American Gods, como el Asistente del Director del FBI Walter Skinner, el éxito de esa temporada de seis episodios hizo que X-Files pareciera un trato hecho. El 20 de abril, la temporada 11 fue anunciada oficialmente por Fox.

Antes del panel de los domingos en el día de cierre de NYCC, Carter habló conmigo acerca de volver a traer los X-Files, ¿haría más y qué más le gustaría hacer? El productor ejecutivo también reveló el estado de los personajes de los pistoleros solitarios para la Temporada 11 y por qué todavía cree que la verdad está ahí fuera, ahora más que nunca.

DEADLINE: Entonces, después de una ausencia en la pantalla pequeña de casi 14 años, abrió los X-Files nuevamente en 2016 para una serie limitada, ¿por qué hacerlo de nuevo?

 

CARTER: Ya sabes, la última vez, que sería la primera nueva serie, recibí una llamada telefónica de 20th Century Fox que dijo que los actores estaban muy interesados en volver a hacer el show. Era algo que no había anticipado, pero cuando escuché que los actores querían hacerlo, lo arrojé. Tengo que decir que es lo mismo con la segunda ronda aquí. Todos estaban emocionados de hacerlo y pensaron que había un trabajo bueno y original que hacer y aquí estamos.

DEADLINE: Hemos tenido algunas fotos de lo que podría ser esta onceava temporada, pero esa foto de Mulder en la cama de hospital con Scully parece un cambio desde donde las cosas terminaron en la temporada 10…

x-files-2018-1CARTER: Creo que esa foto te dice que hay algo para sospechar sobre el final de la temporada que las cosas pueden no ser lo que aparecen.

 

DEADLINE: Bueno, eso es Los Expedientes X en pocas palabras, ¿no es así? También me hace pensar que estabas planeando más de la serie cuando estabas preparando el final de la carrera de seis episodios del año pasado, ¿verdad?

CARTER: (risas) Siempre estoy planeando y el final de temporada típicamente y tradicionalmente en The X-Files terminó con un suspenso. Yo diría que la temporada pasada no fue diferente. El show es… 20th Century Fox tiene algo que ellos sienten que es valioso. No es para mí llegar a su fin sin una seria consideración.

DEADLINE: ¿Estabas pensando seriamente en tratar de hacer que Vince Gilligan y otros que hicieron un corte de dientes escribieran para The X-Files en la carrera original para regresar a la temporada 11?

CARTER: Le pregunté a Vince originalmente y estaba ocupado haciendo Better Call Saul, ese es el caso nuevamente este año. Tenemos a Darin Morgan, Glen Morgan y James Wong atrás, así que esa es la banda que podría juntar desde que lo llamaría el grupo original. Todos los demás están trabajando en sus propias cosas.

DEADLINE: Gillian fue bastante crítica a principios de este año sobre lo que vio como la falta de mujeres en la sala del escritor, ¿cuál fue su reacción a eso?

CARTER: La temporada pasada, tuvimos dos mujeres escritoras acreditadas, lo que me sorprendió porque, en realidad, había mujeres que escribían en el programa el año pasado. Esta temporada, tenemos tres mujeres trabajando en el programa. Para usar el modelo de la banda de rock, realmente hicimos volver a armar a la banda entre los chicos originales y un par de personas que han estado conmigo por 30 años, así que fue realmente, en general, volver a unir a la banda.

DEADLINE: Hablando de volver a juntar a la banda, ¿quién de la historia de los Expedientes X vamos a ver en la pantalla en la próxima temporada?

chris-owensCARTER: Vas a ver al medio hermano de Mulder, que también era agente del FBI y se llama Jeffery Spender. Vas a ver, por supuesto, Mitch Peleggi. Vas a ver al fumador, como lo hiciste la temporada pasada. Y es posible que veas algunos nuevos personajes asociados con esas personas y, sin duda, puedes esperar saber más si no que veas al hijo de Mulder y Scully, William.

 

DEADLINE: ¿William estará realmente en el programa?

CARTER: Siempre ha estado en el programa, incluso si ha sido el centro ausente, pero debo decir que esa historia se explora más.

DEADLINE: Obviamente, una de las nuevas ediciones de esta temporada es Barbara Hershey. Al principio, se discutió por el color del cabello que estaba conectada con Scully, pero ¿qué papel juega su personaje en la nueva temporada?

CARTER: Su personaje es, lo llamaría, alguien que ha estado en el pasado aliado con el fumador.

lone-gunmenDEADLINE: Lo suficientemente específico como para revelar casi nada, y en ese modo, ¿volverán a aparecer los pistoleros solitarios en esta nueva temporada?

CARTER: Ciertamente puedes esperar, si no una referencia a ellos, tal vez ver a uno de ellos.

 

DEADLINE: A mitad de la producción en esta onceava temporada y con dos películas de X-Files, ¿te acercas al final con estos personajes?

CARTER: Siempre hay más historias de X-Files que contar. Cada vez que tomo el periódico, todos los días, literalmente, veo algo que despierta interés para mí.

DEADLINE: ¿Una temporada 12 está en las tarjetas?

 

CARTER: (risas) Estoy intentando terminar esta temporada. Ciertamente creo que el programa tiene mucha más vida. Entonces, no puedo responder a esa pregunta definitivamente, pero puedo decirte que hay más historias que contar.

DEADLINE: ¿Haría usted más de ellos?

CARTER: Siempre es una pregunta, ciertamente sopesas tus oportunidades con tu tiempo y tu propia vida.

DEADLINE: Hablando de tiempo, el año pasado, cuando el programa volvió por primera vez, hubo algunos que sintieron que las cosas se volvían demasiado monstruo de la semana y que había algo perdido en Mulder y Scully que habían llegado a conocer. ¿Qué sentiste con esa reacción?

xf_sc42_0105_hires2CARTER: Mira, realmente tratamos de adherirnos a lo que sentimos era el tono en general del espectáculo y el cambio tonal en el show. Originalmente podríamos pasar de episodios de mitología a episodios de monstruos de la semana a episodios de comedia, y sentí que dimos a todos en esos primeros seis episodios una muy buena combinación de esas cosas.

Entonces si tuvieras que señalar cuántos monstruos de la semana hubo en los primeros seis, diría que solo hay dos. Todo lo demás era una mitología, una comedia, o en un caso lo llamaría un episodio experimental.

DEADLINE: Entonces, ¿tomaré eso como que pensabas que las críticas eran infundadas?

CARTER: Bueno, creo que algo que no está en un libro de jugadas es cómo llevar un espectáculo que tiene esencialmente 25 años. Eso es algo que requiere mucha consideración.

DEADLINE: ¿Qué tal para usted?

CARTER: Tienes una audiencia que es fanática del espectáculo. No quieres golpearlos en la cabeza con una puesta al día para las personas que tal vez no conozcan el programa. Entonces, tienes que caminar por una línea fina para darles a las personas que han llegado tan lejos contigo lo que quieren y, sin embargo, presentar el espectáculo a un grupo completamente nuevo de personas.

DEADLINE: Para aquellos fanáticos leales, ¿en qué lugar se encuentran The X-Files, que literalmente vio el surgimiento de la revolución digital en la década de 1990, en 2017 y 2018?

 

x-files-2018-3CARTER: Es gracioso, el programa siempre se ha adherido a una realidad y yo llamaría a eso una realidad política, una realidad social y una realidad científica. Ha sido un viaje interesante porque esas realidades han cambiado tanto desde el principio, 1993, hasta el presente, por lo que el espectáculo siempre está cambiando, ya que esas cosas cambian constantemente.

DEADLINE: ¿Cómo cambian?

CARTER: Lo vimos como un momento realmente interesante para contar historias de X-Files. Siempre sentí que el corazón del espectáculo era la ciencia. El fundamento de Scully fue lo que le dio un centro a la serie, de modo que la verdad científica fue lo que mantuvo a Mulder bajo control y su creencia en las conspiraciones o, ciertamente, la búsqueda de ellos fue lo que siempre puso el espectáculo al borde o produjo la agitación.

Estamos mirando un mundo en el que ahora la verdad se echa por la ventana y la conspiración ahora es aparentemente el centro. Todo se ha vuelto loco y ese es un momento interesante para contar historias de X-Files.

DEADLINE: En estos momentos, ¿hay otros programas que te gustaría resucitar?

millenium-tv-showCARTER: Creo que Millennium sería un programa que tendría más vida, pero nadie me ha hablado seriamente al respecto.

DEADLINE: Extraño…

CARTER: Sí, siempre siento que hay más historias que contar también. Después de tres temporadas, sacamos el tapón de ese espectáculo, pero las calificaciones aún eran muy buenas, por lo que creo que hay un nuevo enfoque para ese espectáculo que se basa en la base sólida que ya estaba allí.

http://deadline.com/2017/10/the-x-files-revival-chris-carter-david-duchovny-gillian-anderson-lone-gunmen-new-york-comic-con-1202184258/

La vida y la muerte de una revista UFO

LA VIDA Y LA MUERTE DE UNA REVISTA UFO

23.9.17

Peter Rogerson

 

51H6LUbSSuL._SX331_BO1,204,203,200_Steve Holland and Roger Perry. The Men Behind The Flying Saucer Review. Bear Alley Books, 2017.

Para aquellos de nosotros que entramos en la ufología a mediados de 1960, Flying Saucer Review, o FSR, como era generalmente conocida, fue el auge de la ufología y si usted conseguía publicar un artículo en esa revista sabía que había llegado. La primera vez que leí FSR fue en el otoño de 1967, casi exactamente hace 50 años cuando escribo esto. La edición de septiembre/octubre incluía un artículo sobre un agujero en el suelo en Francia que se suponía que había sido producido por una nave espacial, un artículo escéptico sobre las ruedas de luz del océano, un relato de una experiencia muy extraña de un grupo de niños a mediados de 1950 en California, y un artículo muy extraño preguntando “¿Los querubines vienen de Marte?”

Eso marcó el rumbo para los próximos doce años, una mezcla de artículos intrigantes y alucinantes, junto con relatos banales de luces en el cielo y algunas tonterías absurdas. FSR incluso reprodujo un artículo sobre Warminster de John Harney y Alan W. Sharp de MUFORG Bulletin, así como los dos primeros artículos escritos por nuestro difunto amigo Roger Sandell. Todavía recuerdo el temor que sentí cuando era un adolescente en la primera reunión con John Rimmer y John Harney, que habían conocido al editor de FSR en compañía de la augusta figura de J. Allen Hynek.

El editor era Charles Arthur Bowen (1918-1987), cuyo período de dirección (1966-1982) marcó la edad de oro de la revista. Fue el interés en Bowen lo que primero atrajo a los autores de este breve folleto al interés en Flying Saucer Review, lo que los vinculó, fue su participación con los cómics infantiles de Bowen y varios otros contribuyentes a FSR. Bowen fue colaborador de Boys’ World, the Eagle (a la que contribuyó con artículos sobre el deporte) y una revista llamada Countdown, de la que confieso que nunca había oído hablar, lo único que me llamó la atención del nombre fue el popular programa de concursos de televisión por la tarde.

Bowen no fue el primer editor, ya que Flying Saucer Review fue fundada en 1955. A diferencia de su primer rival Flying Saucer News, la revista no se fundó en la ufología organizada, sino en la industria editorial. La fuerza motriz fue el bastante siniestro Ian Waveney Girvan (1908-1964), un hombre profundamente involucrado en la política pro-nazi de derecha dura, antes y después de la guerra. Girvan fue entrenado como contador público, pero a finales de la década de 1930 se había involucrado con los libros de Westaway, cuyo codirector era el simpatizante nazi John Beckett. Beckett fue internado como un traidor potencial durante la guerra, y el principal financiador de la compañía fue el Lord Tavistock pro-Nazi, más tarde duque de Bedford. Bedford era en efecto el empleador de Girvan a finales de los años cuarenta. Para entonces Girvan estaba harto de la vida bajo el pulgar del Duque y encontró empleo con una firma que compartió locales con Westaway Books, Carroll and Nicholson. Los autores de este folleto sugieren que esto fue bajo la instigación de Beckett quien quería usar la firma para producir material político de extrema derecha.

Girvan_WaveneySin embargo, parece que Girvan se había dado cuenta de que la participación en la política neo-nazi no era exactamente propicia para un buen equilibrio bancario en el mundo de la posguerra, y pronto encontró una nueva causa, los platillos voladores. Mientras estaba en Carroll y Nicholson él tomó la oportunidad de comisionar al escritor místico y de la ciencia Gerald Heard para escribir el primer libro británico ovni comercialmente publicado sobre el enigma de los platillos volantes. Este afirmaba que los platillos voladores eran pilotados por abejas marcianas súper inteligentes.

Esta no fue una idea que en general atrapó, aunque inspiró el Star of Ill Omen de Dennis Wheatley (1952), que introdujo la idea de la abducción extraterrestre. Alrededor de este tiempo, Girvan fue buscado por T. Werner Laurie justo a tiempo para obtener el manuscrito de la historia oculta orientada por los platillos voladores, de Desmond Leslie, una especie de versión teosófica de los antiguos astronautas, no una calculada para ganar un gran número de lectores. Afortunadamente, Leslie también envió el manuscrito del cuento de Adamski sobre el encuentro con el rubio venusino de pelo largo. Girvan fusionó los dos y posiblemente hizo algunas ediciones muy sustanciales e incluso escritos fantasma. El libro resultante, Flying Saucers Have Landed, fue un best seller en Gran Bretaña y como resultado los partidarios de George Adamski fueron a dominar la ufología británica en un par de décadas al menos

Tal vez fue ese éxito lo que llevó a Waveney Girvan a establecer Flying Saucer Review junto con un grupo de asociados que incluía al joven escritor de aviación Derek Dempster, el Hon. Brinsley Le Poer Trench, y un joven bibliotecario, Dennis Montgomery, que soñaba con una especie de Instituto de Estudios de Platillos Voladores. También estuvo involucrado el autor Oliver Moxon y el editor gerente de This Week, Lewis Barton. Esto se logró, supuestamente, con el apoyo de Peter Horsley, un caballerizo del príncipe Felipe. Los teóricos de la conspiración hacen de esto lo que quieras.

Presumiblemente, el pasado de Girvan lo hizo demasiado polémico para ser editor, y ese trabajo pasó a Derek Dempster. Sin embargo, con un poco más de un año Dempster encontró que estaba perdiendo su batalla para mantener una publicación sensata, y los partidarios de Adamski, junto con varias personas que tenían una carne general con la ciencia y la modernidad eran cada vez más dominante. También estaba “Pisces” “un astrónomo prominente que no cree en los platillos voladores”. Uno se pregunta si se trataba de Patrick Moore, que había producido su propia libro de contactados con un amigo Robert Davies, bajo el seudónimo de Cedric Allingham y que iba de co-autor de un cómic para niños con Desmond Leslie.

Dempster fue sucedido como editor por Brinsley Le Poer Trench, el quinto hijo de un aristócrata anglo-irlandés. Como muchos hijos más jóvenes de la aristocracia, fue enviado a “Trade”, y en la década de 1950 se dedicó a la venta de publicidad en una revista de jardinería. Trench compartió los antecedentes de Leslie, aunque a un nivel menos exaltado, y su interés por la teosofía y el ocultismo. También compartió la participación de Girvan en la política de extrema derecha antes de la guerra, siendo miembro del Club derechista alemán. Durante su tiempo en la Cámara de los Lores, Lord Clancarty era un destacado partidario del racista régimen de Smith en Rhodesia (ahora Zimbabwe).

Trench, BrinsleyBajo la dirección editorial de Trench FSR degeneró en un receptáculo para cualquier cuento de contactados, quizás el nadir son los artículos de T Lobsang Rampa un supuesto lama tibetano, que era realmente un fontanero muy británico llamado Cecil Hoskins, que vino del reino menos exótico de Thames Ditton.

Esto, y tal vez la publicación de Trench de un libro llamado The Sky People, que tenía opiniones ocultas poco ortodoxas y apenas comprensibles sobre la Biblia y los orígenes de la humanidad, puede no haber ido demasiado bien con el presbiterianismo escocés más convencional de Girvan, y el resultado fue que hacia finales de 1959, Girvan, que ahora trabajaba en algún obscuro trabajo de back office en la revista Girl, se hizo cargo de la propia redacción.

A través de una prolongada sequía ufológica, Girvan lentamente alejó la revista de sus raíces contactadas, aunque siguió dando apoyo a Adamski. A mediados de la década de 1960, la revista publicaba incluso artículos técnicos sobre ortotenia, una creencia de que los casos de los platillos voladores podrían ser trazados en líneas rectas, incluyendo algunos del escéptico arquetípico Donald Menzel.

Cuando Girvan murió FSR se enfrentó a una crisis existencial, para algunas personas, incluyendo la secretaria de Girvan quería que la dirección de redacción fuera a Reginald ‘Rex’ Dutta, un ocultista de credulidad ilimitada, cuyo nombramiento habría terminado como una publicación seria. En lugar de ello fue a Charles Bowen, que estaba en el lugar para montar la marea ufológica de 1964-1969. En la época de Bowen, FSR publicó la investigación de casos y una serie de artículos más especulativos del gusto como John Keel, Berthold Eric Schwarz, C Maxwell Cade, Aime Michel, etc., e introdujo cuentos de la gran aeronave de 1897. A principios de los años setenta incluso produjo dieciocho números de una revista compañera FSR Case Histories. También produjo en las décadas de 1960 y 1970 varios números especiales de los cuales el primero y mejor conocido fue Los Humanoides, el primer conjunto global de casos de entidades no contactadas.

A mediados de los años setenta FSR pareció entrar en crisis, pero fue rescatada por su participación con Jenny Randles, especialmente después de la creación de UFOIN en 1978, que dio a la revista un gran número de interesantes casos británicos. Sin embargo por cerca de 1981 las cosas estaban claramente cuesta abajo y más espacio fue dedicado al absurdo sobre los platillos voladores estrellados. La salud de Charles Bowen estaba en serio declive y el verdadero trabajo estaba siendo hecho por su diputada de facto, Eileen Buckle. Sin embargo, cuando Bowen finalmente se retiró, la señora Buckle se negó a asumir el trabajo completo. Eso selló el destino de FSR.

creighton uniformEn la superficie podría parecer que el hombre que asumió el cargo, colaborador regular, diplomático, lingüista, agente de inteligencia y amigo de largo tiempo de Bowen, Gordon Creighton (izquierda, en librea de los Diplomatic Corps) sería ideal para el trabajo. Había sin embargo una mosca terrible en la sopa, Gordon Creighton era paranoico al punto de la enfermedad mental clínica. John Harney recuerda la reunión de Bowen en una reunión de BUFORA algún tiempo en los años 70, donde el redactor de FSR describió a Creighton como “muchacho terrible agradable, pero loco como un pastel de frutas”.

Su paranoia era de dos partes; la primera, probablemente compartida por varias personas de su edad, clase y antecedentes, era que cualquiera cuyos valores, creencias, perspectivas o estilo de vida no cumplieran con la aprobación de los miembros más ancianos y conservadores del Rickmansworth Golf Club eran agentes de la monolítica conspiración global comunista – esto es particularmente cierto de las feministas.

El giro adicional de Creighton en este tropo era que la conspiración comunista global estaba detrás de las escenas que eran dirigidas por los seres sobrenaturales conocidos por los árabes y el mundo musulmán más amplio como djinns y el resto de nosotros como hadas, boggarts, elfos, gnomos, lutins, duendes, etc., tales seres sobrenaturales también eran responsables de la mayoría si no de todas las manifestaciones que causaron los informes de ovnis. Además, esta gigantesca conspiración boggart-comunista ya controlaba secretamente el mundo y pronto emprendería la conquista mundial. Sin embargo, esta conspiración global de vez en cuando desviaría su atención de la conquista del mundo para ordenar la eliminación de libros sobre los ovnis de las bibliotecas públicas de Gran Bretaña.

Por supuesto, aquellos de nosotros que sosteníamos que éstos eran una carga de disparates, fuimos asimilados automáticamente en la conspiración, como virtualmente cualquier otro ufólogo en Gran Bretaña, Jenny Randles e Hilary Evans cayendo en el desfavor particular.

Las páginas de la FSR estaban llenas de jeremiadas azotadas por el castigo, advirtiendo que no pasaría mucho tiempo antes de que los tanques soviéticos rodaran por Europa, sin duda acompañados por los anfitriones elfos en sus platillos voladores. Qué desafortunado entonces que el monstruoso imperio del mal se desmoronara como una casa de naipes desde 1989-1991. Pronto parecía que los djinns tendrían que empezar a vender sus platillos voladores en las esquinas de Moscú a un precio desestructurado. No es un poco de eso, dijo Creighton, que como muchos de los otros miembros más locos de los servicios secretos, llegó a la conclusión de que el imperio del mal no había caído, ¿cómo podría caer el imperio de los djinns? sólo había fingido que había caído para que el Occidente estuviera sumido en una falsa sensación de seguridad.

Así pereció FSR, aunque se dice que había tenido algún tipo de vida fantasmal después de la muerte en algún lugar. Perteneció a la edad que lo generó, la de los cómics de niños Eagle y Dan dare, de las revistas de pasatiempos y observar aviones.

Otra persona que unió FSR con el mundo de los cómics, fue el ex editor adjunto, T. Dan Lloyd, que había sido escritor en the Eagle. Lloyd era también un seguidor de Rudolph Steiner y su doctrina de la antroposofía. Estas conexiones supuestamente explican por qué mis primeros ejemplares adolescentes de los artículos anuales de Eagle fueron publicados por Girvan y otro autor de Werner Laurie, Leonard Cramp.

Este folleto abre una puerta que sería interesante ver a otros seguir con biografías más completas, más eruditas y estudios de las conexiones entre cómics de los años cincuenta y sesenta, el ocultismo, la política de la extrema derecha y el cristianismo evangélico.

http://pelicanist.blogspot.mx/2017/09/the-life-and-death-of-ufo-magazine.html

C’e qualcuno là fuori?

C’e qualcuno là fuori?

Margherita Hack y Viviano Domenici

Sperling & Kupfer: Milán. 2013, 238 pps.

HackDomeniciProlífica autora, divulgadora científica y astrofísica italiana, Margherita Hack (la simpática señora que aparece en la portada de este libro bromeando con la cara) no alcanzó a ver publicado su trabajo en coautoría con el periodista Viviano Domenici. En junio de 2013, a los 91 años, Hack murió en un hospital, donde estuvo internada por problemas cardíacos. Lo cuenta con especial sensibilidad el mismo Domenici en la introducción de “C’e qualcuno là fuori?” (¿Hay alguien allá afuera?), donde relata sus últimas conversaciones con la investigadora. Un día ella le dijo sentirse estancada y él le propuso que escribieran otro libro, repitiendo una experiencia conjunta del 2010. Hack aceptó, para contar en qué punto estaba la investigación astronómica. Y le encargó a Domenici, que escribe una columna sobre ciencia en el diario Corriere della Sera, una misión muy específica.

“Escribir un libro sólo puede servir para decir en qué pie está la investigación. Pero para usted, que se ocupa de la antigüedad, es una buena oportunidad para refutar tanta tontería que circula sobre el tema. Usted sabe, hay muchas personas que creen que los extraterrestres vinieron a la Tierra hace miles de años, todo eso sin siquiera una prueba. Son fantasías en base a nada. Y la irracionalidad daña a la ciencia y al cerebro”. Con semejante estímulo, imposible negarse. Y decidieron hacer una mezcla: un libro sobre astronomía donde se desmitificara a la astroarqueología, léase Erich von Däniken, Zecharia Sitchin, Peter Kolosimo y otros que hicieron su negocio hallando “evidencias” de visitas alienígenas en las antiguas culturas de la humanidad.

Más allá del racismo implícito en esa propuesta astroarqueológica (son siempre culturas no europeas las que necesitaban ayuda de extraterrestres para emprender sus monumentales obras), en realidad lo que demuestran estas ideas que tanta fama adquirieron en los sesenta y setenta del siglo pasado, es cuán necesario resulta un mínimo de cultura para no tragarse ruedas de carreta así sin más. Y Domenici se encarga de esa misión, la de explicar en palabras sencillas y con argumentos irrefutables por qué los moáis sí fueron elaborados por los rapa nui y por qué los egipcios sí podían construir las pirámides sin un gris ataviado con arquitecto dando instrucciones. La suma es provechosa y el experimento se muestra efectivo y bastante eficiente.

Y, además, necesario: Von Däniken sigue dando conferencias en Suiza y Alemania y las páginas web sobre astroarqueología abundan, siempre repitiendo los mismos mantras y encontrando “objetos fuera de lugar” que, tras una somera mirada, resulta que estaban muy bien en su lugar. Es decir, en ningún caso el esfuerzo de la dupla Hack-Domenici resulta extemporáneo. Si bien estas creencias parecen estar en retirada, siempre es importante mantener una postura crítica, una actitud escéptica por si el virus de la astroarqueología vuelve a convertirse en pandemia. Hack estaba al tanto de ello, por eso accedió al proyecto.

El libro, que en términos estéticos es de tapa dura y está ricamente ilustrado, es de divulgación pura y dura. Un experto en los dislates astroarqueológicos probablemente no se sorprenderá al enterarse de las explicaciones racionales para objetos como la famosa “pila de Bagdad”, el multicitado “astronauta de Palenque” o las por momentos graciosísimas “piedras de Ica” (es imposible no reír viendo a un tipo montado sobre un pterodáctilo), pero es muy probable que un lector no iniciado en el tema sí descubra un nuevo mundo al saber que esas cosas que se oyen en televisión o se publican en revistas sensacionalistas son, en realidad, puras boberías.

El texto discurre con soltura entre datos sobre el espacio, explicaciones sencillas para preguntas difíciles sobre distancias, estrellas y planetas, y sobre arqueología y sus pseudocuestionadores. La antigua creencia en mundos habitados, las divagaciones científicas sobre los pobladores de la Luna y cómo el progreso científico borró los canales que la imaginación de algunos estudiosos había dibujado en Marte son aspectos que se tocan al comienzo de la obra. Y ya que hablamos de viajes y astronautas, podemos pasarnos entonces a unas figuras japonesas que los astroarqueólogos atribuyen a tripulantes de naves espaciales extraterrestres. El cambio de tema sale natural y genera una armónica comunión entre los intereses de Hack y de Domenici.

Gracias a la profusión de ilustraciones, podemos entender realmente qué es el famoso “dios marciano” de Tassili, qué función cumplían las líneas de Nazca y cómo se elaboró el mapa del almirante Piri Reis. Todo esto, explicado con una dosis de necesario humor, el que no desaparece cuando se torna preciso abordar asuntos como las condiciones necesarias para la vida, los posibles orígenes de ésta o la búsqueda de señales por medio del proyecto SETI. Las misiones al planeta rojo, el famoso meteorito marciano ALH84001 e incluso la “cara de Marte” son también abordados, en un repaso rápido, pero nunca superficial, de los temas más apasionantes de la historia reciente de la astronáutica y la astronomía.

No podía estar ausente, por cierto, un capítulo sobre los ovnis. “La fábula de los ovnis, casi una religión”, se titula el apartado, lo que nos puede dar luces sobre hacia dónde van los tiros. Roswell, el Área 51, la “muñecopsia” de Ray Santilli y los contactos de George Adamski son diseccionados y analizados con pluma filosa, pero precisa y contundente. Este capítulo da un sentido completo al libro, al ubicarlo en la divulgación científica y, también, en el análisis sociológico de la creencia en la vida en otros mundos, y cómo esa creencia se convirtió en una suerte de credo para un sector de la población a medida que la tecnología dio pie a ello.

Cosa curiosa: la misma tecnología obligó a los alienígenas a alejarse. Al principio, los contactados decían que la vida ET provenía de la Luna o Marte. Al descubrirse que ahí no crecía ni un cactus, los hermanos espaciales se vieron forzados a venir de más lejos, de lunas de Júpiter por ejemplo. Y cuando llegamos allá… bueno, ya conocen la historia.

Llega el momento en que hay que recomendar el libro. Y es lo que haremos. Se trata del último esfuerzo divulgativo de una gran especialista, apoyada por un muy buen periodista. Se tocan los temas correctos de la manera indicada y supone una puerta de entrada a quien desee luego profundizar más en los tópicos abordados en las más de 200 páginas de la obra. Valga también destacar que la muerte de Hack dejó un gran vacío. La divulgación científica necesita de muchas Margheritas para acercar a la gente asuntos que, a primera vista, son áridos e imposibles. Su gran valor era decir en sencillo algo que es, en realidad, profundo y carne de especulaciones. “Creo del todo probable que haya otros mundos habitados, pero también creo que nunca nos podremos encontrar con un extraterrestre. Las distancias no lo permiten y a lo más que podemos aspirar es a un contacto radial. Pero nuevamente las distancias no nos permitirán tener un diálogo. En conclusión, pienso que estamos condenados a la soledad”, escribe Hack. Y eso, que parece tan lapidario y doloroso, no deja también de ser poéticamente bello.

Diego Zúñiga

Publicado originalmente en El Escéptico Nro. 40 (Primavera 2014), pps. 72-74.

Saltando en la dirección incorrecta

Saltando en la dirección incorrecta

8.8.17

Charles M. Wynn and Arthur W. Wiggins, Quantum Leaps in the Wrong Direction: Where Real Science Ends… and Pseudoscience Begins, Oxford University Press, 2017

En su discurso de despedida a la American Statistical Association el año pasado, la presidenta saliente Jessica Utts, que analizó experimentos parapsicológicos para el gobierno estadounidense y concluyó que apoyan la realidad psi, llamó la atención sobre la ironía de que muchos científicos, en su denegación de tales pruebas, adoptar el conjunto de mente y los métodos de la pseudociencia. Quantum Leaps in the Wrong Direction parece diseñado para ilustrar su punto. Como lo explica el subtítulo, su objetivo es mostrar dónde termina la ciencia y empieza la pseudociencia. Y así lo hace, pero no en la forma en que los autores pretenden.

Al comienzo de su libro, Wynn y Wiggins (W & W), respectivamente profesores de química y física, ambos estadounidenses, enumeran los “defectos y problemas” que son los signos testigos de la pseudociencia. Pero, en un ejemplo perfecto del doble pensamiento que Utts describe, continúan cometiendo muchos de los mismos errores.

Como estos autores probablemente desestimarán mis críticas como si fueran las de un “creyente”, debo hacer mi propia posición clara sobre asuntos parapsicológicos, paranormales y forteanos. Como, sospecho, muchos de los lectores de este sitio, soy uno de los que se encuentran entre lo que Jeffrey J. Kripal llama los “dos extremos igualmente absurdos” de “debunker negador” y “verdadero creyente”. W & W ocupan claramente el primer extremo (aunque es evidente que, para ellos, todos los que no se unen a ellos pertenecen a la categoría de “verdaderos creyentes”, no habiendo ningún punto medio en sus ojos).

Esta es la segunda edición de Quantum Leaps, la primera que apareció en 2001. Según el prefacio, es principalmente el capítulo sobre medicina alternativa el que se ha actualizado, aunque ha habido desarrollos significativos con algunos de los otros temas cubiertos que deberían haber sido incluidos. El libro está animado con caricaturas de Sidney Harris, “el primer caricaturista de ciencia de Estados Unidos” según Isaac Asimov. El Señor sabe que necesita ser vivificado.

El libro está dirigido al lector lego sin una base en la ciencia, para enseñarles cómo distinguir entre la ciencia genuina y la pseudo variedad, sobre la base de que esta última se nutre de la falta de una educación científica apropiada de sus inocentes víctimas que no sólo los lleva a pensar erróneamente, sino también los expone a la explotación por charlatanes y personas estafadoras.

Después de describir el enfoque básico y la metodología de la ciencia (el modelo hipotético-deductivo, la navaja de Occam, y todo eso), W & W dedican capítulos a lo que consideran las “cinco ideas más grandes de pseudociencia” – ovnis y extraterrestres, experiencias fuera del cuerpo y fenómenos relacionados, la astrología, el creacionismo y ESP/psychokinesis – mostrando cómo no se ajustan a ese estándar. En el camino también tratan, de manera perentoria, con un surtido bastante aleatorio de otros temas como Bigfoot, Nessie, la combustión humana espontánea y (extrañamente) Piltdown Man.

Su análisis de estos temas complejos es increíblemente leve. El conjunto del fenómeno ovni, desde Kenneth Arnold hasta abducciones y cuestiones secundarias como la teoría de los astronautas antiguos, se tratan en tan sólo 14 páginas. El capítulo “Experiencias y Entidades Fuera del Cuerpo”, que abarca desde OOBEs y experiencias cercanas a la muerte hasta fantasmas, mediumnidad, posesión, proyección astral, el alma y la reencarnación (así como, por alguna razón, las hadas de Cottingley) en 15. Así que no es exactamente en profundidad.

Aunque no es una sorpresa que W & W dan importancia a la posición escéptica, la falta de la más mínima pretensión de presentar una imagen equilibrada quita el aliento. Para ellos, todas las creencias y conceptos que apuntan son el resultado de prejuicios, ilusiones y deshonestidad, y todos los que les dan habitación en la casa, por lo tanto, ya sea un tonto, incauto o charlatán. Fin de la historia. No hay mucho en el camino de análisis o la construcción de un caso para refutar las afirmaciones de los proponentes de los temas elegidos, W & W más bien confian en declaraciones de barrido y aseveraciones dogmáticas en un “Confíe en nosotros, somos científicos”. (“Hacer declaraciones autoritarias” es uno de sus signos reveladores del pseudocientífico).

Así, Uri Geller “simplemente dobla los objetos cuando nadie está mirando”. ¿Evidencia? Incluso los críticos más severos de Geller le dan crédito por un poco más de sutileza que eso. Así, de nuevo, todas las lecturas psíquicas emplean simplemente “manipulación social y psicológica”. ¿Estudios de apoyo? W & W no citan, de hecho, una sola publicación científica o académica en apoyo de cualquiera de sus declaraciones – extraordinariamente, ¡no hay referencias en absoluto!

Probablemente es igual de bien que no proporcionen al lector los medios de verificar los hechos, ya que el libro está lleno de imprecisiones y el más básico de los errores – irónico para los autores que defienden la precisión y la exactitud – que lo hacen aparentemente no conocen muy bien del asunto que desacreditan, o incluso han buscado los conceptos básicos de lo que estaban escribiendo.

Su resumen del caso de Roswell, por ejemplo, es increíblemente confuso y no cuadra con ninguna de las reconstrucciones hipotéticas, básicamente porque incluyen (muy presuntamente) relatos de testigos oculares que surgieron décadas después del evento como si todos fueran reportados en 1947.

La visión general de W & W del fenómeno de abducción alienígena es similarmente despreocupada. Según ellos, esto “surgió en la década de 1950” cuando “cientos de personas comenzaron a informar que… seres alienígenas los habían secuestrado, los habían llevado a bordo de sus platillos voladores y, en algunos casos, los habían sometido a dolorosos exámenes médicos” (Por supuesto, los informes de secuestro en una escala masiva eran más bien una característica de la ufología de los años 80). Sin embargo, los “padres fundadores del movimiento de abducción extraterrestre” fueron Betty y Barney Hill, cuya experiencia tuvo lugar en 1966 (en realidad 1961), mientras que sus recuerdos hipnóticamente recuperados pueden haber incorporado imágenes de películas contemporáneas como Invaders from Mars (1953).

W & W tiene problemas con las fechas en general, por ejemplo en su capítulo sobre la escritura de ESP que “En los años 60, el Pentágono gastó millones de dólares para la investigación psíquica”; el programa en cuestión se inició realmente en 1973. Estos no son resbalones aislados, sino típicos de su investigación descuidada. Sin embargo, cuando se trata de pseudociencia, ¿por qué molestarse en obtener sus hechos correctamente?

Tal actitud caballerosa a los hechos apenas da confianza al lector en la confiabilidad de W & W. Sin embargo, algunos de sus errores son más fundamentales para el caso que están tratando de hacer, poniendo en duda su credibilidad.

En su capítulo sobre ESP, por ejemplo, cometen el error básico de tomar “extrasensorial” para significar “implica un sentido extra”. Esto los lleva a argumentar que, debido a que un sentido implica necesariamente un mecanismo fisiológico que vincula un estimulador en el cuerpo a un receptor en el cerebro, y no se puede identificar un mecanismo de este tipo para la telepatía y similares, entonces, por definición, no es posible existir. De hecho, el término fue acuñado por J. B. Rhine en los años treinta para significar “fuera de los sentidos”, deliberadamente para reconocer que tales habilidades no parecen depender de ningún tipo de sentido de la manera normalmente entendida. W & W construyen su desacreditación en una premisa totalmente equivocada, y por lo tanto engañan al lector no versado en el tema.

Increíblemente, cuando se trata de experimentos de laboratorio en psi los más recientes que W & W discuten son de principios de 1980 – haciendo incluso la primera edición de su libro ¡casi 20 años fuera de fecha! Desempeñan la habitual línea de debunker de que ESP, PK y precognición “deben seguir siendo conceptos pseudocientíficos hasta que se eliminen los defectos metodológicos en sus estudios y se obtengan datos repetibles que apoyen su existencia”. Y aún así, aunque se trata de una edición actualizada, no hay mención de investigaciones (algunas de las cuales se publicaron antes del original) que parezcan satisfacer esos criterios, como los experimentos de “respuesta” de científicos como Dick Bierman y Daryl Bem, que aportaron evidencia para la precognición a corto plazo. O W & W no saben acerca de esta investigación, en cuyo caso no tienen ningún negocio escribiendo este libro, o lo hacen y no quieren que sus lectores lo sepan porque no encaja en su caso.

Sin embargo, marca otro de los signos de advertencia de W & W de la pseudociencia en acción: “los casos positivos se enfatizan; los negativas son ignorados”. De hecho, la evidencia selectiva abunda, W & W escogiendo los objetivos más fáciles – fraudes conocidos y estudios defectuosos – y no haciendo mención alguna de la investigación que ha producido datos que son más difíciles de descartar. Un caso debidamente escéptico debe abordar la mejor evidencia, no la peor, y al no hacerlo, W & W vuelven a presentar a sus lectores una imagen inexacta y engañosa.

Hay una similar, bastante desvergonzada, selectividad – por no decir giro – en las pocas ocasiones cuando se citan estudios específicos. Por ejemplo, si bien informan correctamente que el Centro Hynek para Estudios Ovnis encontró explicaciones convencionales para el 92 por ciento de los informes recibidos, añaden que “El balance no pudo ser identificado por falta de información” como si fuera la conclusión del Centro en lugar de su propia interpretación.

Del mismo modo, en su capítulo sobre astrología, W & W se refieren a un estudio de Michel Gauquelin que encontró que las personas son generalmente malas en la evaluación de evaluaciones de personalidad basadas en horóscopos, apoyando la opinión de que cualquier precisión percibida es meramente un mal juicio e ilusión. Pero no hacen ninguna mención a la investigación de Gauquelin sobre el “efecto Marte” que – controversialmente – parecía dar fe de algunos principios astrológicos. (Marque: “Los resultados que no apoyan la hipótesis son descartados”).

En su celo, W & W comprenden cualquier argumento que venga a la mano, aparentemente ciegos al hecho de que a veces contradice lo que han escrito en otro lugar. Por ejemplo, uno de los motivos por los que rechazan las abducciones extraterrestres es que los viajes interestelares, requieren viajes más rápido que la luz, lo que es imposible de acuerdo con las actuales leyes de la física. Sin embargo, dos páginas más tarde escriben que sería un error descartar completamente la posibilidad de que los ETs visiten la Tierra o que desarrollemos viajes interestelares en el futuro.

Con la mayoría de sus objetivos escogidos, W & W ni siquiera intentan asumir y desconstruir los argumentos de los “creyentes”, descartándolos desde el principio como una ilusión o falsedad, negando que hay algo que estudiar en primer lugar.

Todo depende del modelo hipotético-deductivo (H-D), que comienza con datos confiables sobre los cuales pueden basarse hipótesis comprobables. (W & W nunca usan el término, ya que para ellos el modelo HD es sinónimo de la ciencia misma, y – como voy a ver – no quieren sugerir que hay otras maneras de hacer ciencia). Sin embargo, los límites y los problemas filosóficos de ese modelo – su inaplicabilidad a ciertas áreas de estudio – son ampliamente reconocidos dentro de la propia ciencia (algo que nunca sabrías al leer este libro). Es un elemento importante en el conjunto de herramientas científicas, pero no el único.

Sin embargo, W & W aplican el modelo indiscriminadamente, usándolo para descalificar el sujeto bajo escrutinio antes de que incluso hagan la línea de salida. Toda la cuestión de los ovnis y los secuestros, por ejemplo, se descarta como indigna de estudio porque se basa enteramente en “anécdotas personales de observadores no entrenados”. (¿Cómo podría ser de otra manera?) De manera similar, las ECM se barren en la lógica de que, por definición, no suceden bajo condiciones controladas por el laboratorio, todas estas afirmaciones son inadmisibles como evidencia. (Ídem.)

En los casos en que los pacientes clínicamente muertos aparentemente obtuvieron información sobre lo que sucedió a su alrededor, “es posible… que la información que el paciente proporcionó se obtuviera por medios ordinarios, a saber, a través de sus sentidos antes y durante el procedimiento”.

Es el tipo de lógica que hace que el trabajo de debunking sea mucho más fácil, ya que el debunker ni siquiera tiene que abordar los hechos (reales o alegados) presentados por el otro lado.

Es sólo en el capítulo sobre el creacionismo que W & W ponen algunos hechos difíciles para contrarrestar las afirmaciones específicas de los creyentes – señalando las imposibilidades manifiestas en las historias bíblicas como la de la inundación – en lugar de despedirlos con tecnicismos, lo que es el mejor argumentó en el libro. Presumiblemente para evitar aparecer antireligiosos como tales, limitan su objetivo a las creencias de los literales bíblicos (por ejemplo, que Dios tomó exactamente seis días de 24 horas para crear el mundo), tolerando lo que ellos llaman “creacionismo gradual” sobre la fe religiosa, pero templada por los conocimientos científicos”). Me pregunté si este capítulo era la verdadera razón de W & W para escribir el libro, debido a la lucha política por la enseñanza de la “ciencia de la creación” en las escuelas de los Estados Unidos que incubarían contra ella, sepultándola entre otras “pseudociencias” objetivo.

Pero W & W no sólo dan una visión distorsionada de sus pseudosciencias elegidas, sino que también presentan al lector con información inexacta y dudosa acerca de lo real. Por ejemplo, en su capítulo sobre medicina alternativa, en el que cualquier éxito aparente se reduce naturalmente al efecto placebo, declaran autoritariamente que tales efectos son “en el mejor de los casos pequeños, efímeros y poco fiables” y que “los placebos NUNCA han “curado” realmente nada”, que es puro y patético disparate.

W & W no sólo se constituyen como árbitros de la pseudociencia, sino de la propia ciencia, pasando sus opiniones como si reflejaran la opinión unánime de la comunidad científica (y así juegan con el analfabetismo muy científico que condenan a los pseudos por explotar).

Por ejemplo, al discutir los aspectos más extraños de la teoría cuántica, como las propiedades de una partícula que depende de cómo se observa, declaran que, a pesar de las afirmaciones de algunos, “esta teoría no dice nada sobre el papel del proceso de la conciencia humana o mental en el mundo físico”. Otros científicos, de mayor estatura que W & W, estarían en desacuerdo: los nombres de John A. Wheeler y Sir Roger Penrose salen a la mente. Es cierto que esas opiniones son controvertidas, pero no reconocer que existen en absoluto – dentro de la ciencia – es, una vez más, dar a sus lectores una imagen inexacta.

Añadiendo a esto, pero en consonancia con el enfoque de W & W, es una falta de profundidad filosófica, que se necesita cuando intercambian términos como “realidad” alrededor. Aunque reconocen de pasada que algunos aspectos ampliamente aceptados de la ciencia real no cumplen con los estándares establecidos – la teoría de cuerdas no está abierta a pruebas por experimento, por ejemplo – no intentan explicar por qué no califican como pseudociencia. El libro pierde una discusión de tales preguntas, ya que están obligados a ocurrir a muchos lectores.

Para W & W, el método científico – reducido al modelo H-D como si eso, y sólo eso, es lo que es la ciencia – ofrece el único “camino a la realidad”, en una de sus frases favoritas.

Muchos dentro de la academia, incluyendo la ciencia, no están de acuerdo, viéndolo como una sola forma de entender el mundo. (Dado los enigmas como el ajuste cosmológico y el efecto del observador en la mecánica cuántica a la que W & W se refieren, algunos grandes nombres de la ciencia incluso cuestionan la suposición de que la realidad puede ser estudiada objetivamente, o incluso que podamos estar seguros de que realmente existe).

Hay una destreza evidente desde el principio, W & W presentan su manera de pensar como la única manera correcta de pensar, una que el resto de nosotros no sólo deberíamos, sino que debemos adoptar, pronunciando altos pronunciamientos como “es esencial que el público en general sea suficientemente alfabetizado científicamente”, y que los creyentes en la pseudociencia “invierten tiempo que podría ser aprovechado más provechosamente expandiendo su conocimiento de la realidad”. Su gran mensaje es que “las creencias pseudocientíficas impiden el progreso hacia… una visión basada en la realidad del mundo natural”. No hay reconocimiento de que haya límites a la ciencia, otras formas de entender la realidad (si es que existe tal cosa), o que muchas personas simplemente no están interesadas en expandir su conocimiento de la misma.

Para llevar a casa lo vital que es que todos sigamos su “camino a la realidad”, W & W hacen afirmaciones salvajes como “el número de personas que son capaces de distinguir entre la ciencia y la pseudociencia está disminuyendo” y la “creciente creencia en la pseudociencia es un tendencia global”. Normalmente, no se ofrecen datos para estas aseveraciones altamente dudosas.

Todas estas críticas no importarían tanto si esto fuera sólo un libro que presentara el lado “anti” del argumento, en lugar de uno que pretende enseñar a los lectores a discriminar entre ciencia real y pseudo. Con el fin de poder tomar una decisión informada, el lector debe estar debidamente informado y no, como en el caso presente, recibir información parcial, selectiva y engañosa.

Al final, esto no es un libro sobre cómo pensar, sino qué pensar.

W & W terminan el libro con una breve discusión de la negación del Holocausto, como un cuento cauteloso sobre cómo “el camino hacia la ilusión es una pendiente resbaladiza y peligrosa”. ¿Por qué redondear un trabajo sobre pseudociencia con una digresión en pseudohistoria? Claramente, es para dejar al lector con la impresión de que cualquiera que tenga un camión con las creencias discutidas en ella son los mismos – y tan peligrosos como – los negadores del Holocausto. Un tiro barato, del cual W & W deberían avergonzarse.

Para ser claro, estas críticas del libro de W & W no significan que yo “crea” en todas las cosas que desacredita, o rechaza el método científico. La ciencia es una fabulosa herramienta para entender el universo en el que habitamos. Por supuesto, hay quienes explotan la creencia en cosas paranormales (al igual que hay quienes abusan de la ciencia y la medicina), y necesitan ser desafiados. La posición escéptica es válida, contrarrestando los excesos de los “verdaderos creyentes”. Es sólo que W & W hacen un trabajo tan malo; su caso es tan defectuoso que es, irónicamente, fácil de desacreditar.

Así, para resumir: la investigación escasa y descuidada con los hechos, la presentación unilateral de la información, la tergiversación de la posición opuesta, la confianza en declaraciones no apoyadas y afirmaciones dogmáticas, la selectividad de la evidencia (sobre todo ignorando datos contrarios), argumentos tendenciosos… Yep, Pseudociencia.

Sin embargo, algunas de las caricaturas son divertidas. – Clive Prince

http://pelicanist.blogspot.mx/2017/08/leaping-in-wrong-direction.html

Pintura “demuestra que los extraterrestres estuvieron presentes en la crucifixión de Cristo”

Pintura “demuestra que los extraterrestres estuvieron presentes en la crucifixión de Cristo”, afirman los fanáticos de los ovnis

Rob Waugh para Metro.co.uk

17 de julio de 2017

pri_46836886Svetitskhoveli Fresco de la crucifixión Photo Orthodoxy.ge

Los alienígenas estaban flotando alrededor de la crucifixión de Cristo, pero el pequeño cerdo verde no levantó un dedo para ayudar al hijo de Dios mientras él colgaba allí.

Esa es la conclusión de los teóricos de la conspiración – que afirman haber visto un ovni real flotando cerca de la cruz en una representación de la muerte de Cristo.

Una pintura al fresco en una iglesia en la Catedral de Svetitskhoveli en Georgia muestra un pequeño disco flotante junto al cuerpo de Jesús – y, naturalmente, los teóricos de la conspiración se han vuelto locos.

El sitio web Ancient Aliens dice: “El artista desconocido parece estar diciéndonos que estos platillos voladores estuvieron presentes durante la muerte de Jesús”.

Pero otros observadores, quizás más sanos, son más escépticos.

Nigel Watson, autor del UFO Investigations Manual, dice: “Hay numerosos ejemplos de lo que a nuestros ojos modernos parecen astronautas y naves espaciales en obras de arte antiguo y religioso.

“Lo que tenemos que entender es que los artistas en el pasado no se adherían a las representaciones literales de las cosas y que a menudo usaban el simbolismo para contar una historia para darle mayor significado al cuadro.

“En esta crucifixión de Cristo, los ovnis son representaciones de luz (vida) y oscuridad (muerte). Muchos artistas pintaron el Sol y la Luna, rostros o ángeles para presentar estos elementos simbólicos. Básicamente, no hay extraterrestres que ver aquí.

http://metro.co.uk/2017/07/17/painting-proves-aliens-were-present-at-christs-crucifixion-ufo-fans-claim-6784461/