Archivos de la categoría Astroarqueología

Obituarios 2014

LOS QUE SE FUERON EN EL 2014

RogerLeirMurió Roger Leir

http://marcianitosverdes.haaan.com/2014/03/muri-roger-leir/

Obituario: Alan Landsburg

http://marcianitosverdes.haaan.com/2014/08/obituario-alan-landsburg/

peterunderwood1Peter Underwood R.I.P. 1923 2014

http://marcianitosverdes.haaan.com/2014/12/peter-underwood-r-i-p-1923-2014/

Tom Benso, tercer investigador ovni en morir en una semana

http://marcianitosverdes.haaan.com/2014/12/tom-benson-tercer-investigador-ovni-en-morir-en-una-semana/

De ovnis a Johnny Vagabond, Wes Nations hace su viaje final

http://marcianitosverdes.haaan.com/2014/12/de-ovnis-a-johnny-vagabond-wes-nations-hace-su-viaje-final/

Muere experto en ovnis de Kaikura y The Shining

http://marcianitosverdes.haaan.com/2014/12/muere-experto-en-ovnis-de-kaikoura-y-the-shining/

Astroarqueología 2014

TOP NINE ASTROARQUOLÓGICO 2014

El año pasado no publicamos mucho sobre astroarqueología, prácticamente yendo a contracorriente de los programas de Pseudohistory Channel.

Muchas de las noticias que publicamos, en estricto sentido, no son de tema astroarqueológico. Varias de ellas son de tecnologías antiguas que, hasta donde sé, aún no se le han achacado a los extraterrestres. Otras son de temas relacionados, como la supuesta cara en Marte, cráneos de cristal o “desapariciones misteriosas”. En fin, como la mayoría de los fenómenos paranormales, la astroarqueología es un bote al que le cabe todo, pero principalmente mucha basura.

76786946_cup9.

Buscaban el Santo Grial y encontraron una ensaladera

http://marcianitosverdes.haaan.com/2014/08/buscaban-el-santo-grial-y-encontraron-una-ensaladera/

8.

Misterio de la desaparición del ejército persa finalmente resuelto

http://marcianitosverdes.haaan.com/2014/07/misterio-de-la-desaparicin-del-ejrcito-persa-finalmente-resuelto/

931px-Thesaurus_opticus_Titelblatt-480x5277.

6 inventos avanzados antiguos más allá de la comprensión moderna

http://marcianitosverdes.haaan.com/2014/12/6-inventos-avanzados-antiguos-ms-all-de-la-comprensin-moderna/

6.

Las ilusiones creadas en los templos por invenciones increíbles

http://marcianitosverdes.haaan.com/2014/12/las-ilusiones-creadas-en-los-templos-por-invenciones-increbles/

5.

Deconstrucción de la supuesta “cara y las pirámides de Marte

http://marcianitosverdes.haaan.com/2014/06/deconstruccin-detallada-de-la-supuesta-cara-y-las-pirmides-de-marte/

BaselWoodcutting15664.

Esos grabados madera de 1561/1566 son “caricaturas editoriales”

http://marcianitosverdes.haaan.com/2014/07/esos-grabados-en-madera-de-15611566-son-caricaturas-editoriales/

3.

Falsos cráneos aztecas de cristal

http://marcianitosverdes.haaan.com/2014/03/falsos-crneos-aztecas-de-cristal/

2.

La “prueba” de que los mayas fueron guiados por extraterrestres

http://marcianitosverdes.haaan.com/2014/05/la-prueba-de-que-los-mayas-fueron-guiados-por-extraterrestres/

Y en el número 1 varias notas relacionadas con un mismo asunto:

elongated-skull-paracas1¡Expuesto cráneo alargado de Paracas!

http://marcianitosverdes.haaan.com/2014/02/expuesto-crneo-alargado-de-paracas/

El fiasco Brien Foerster – Cráneos de Paracas

http://marcianitosverdes.haaan.com/2014/07/el-fiasco-brien-foerster-crneos-de-paracas/

Los cráneos de Paracas: ¿extraterrestres, una especie de homínido desconocido o deformación craneal?

http://marcianitosverdes.haaan.com/2014/07/los-crneos-de-paracas-extraterrestres-una-especie-de-homnido-desconocido-o-deformacin-craneal/

No, los antiguos peruanos no tenían ADN extraterrestre

http://marcianitosverdes.haaan.com/2014/07/no-los-antiguos-peruanos-no-tenan-adn-extraterrestre/

Algo para todos

ALGO PARA TODOS

23.11.14

John Rimmer

dl8_paperback.inddGreg Taylor (Editor). Dark Lore VIII. Daily Grail Publishing, 2014.

Esta es la última de la serie anual de compilaciones de ensayos sobre una amplia gama de fenómenos paranormales, forteanos y temas anomalísticos.

El artículo de Mike Jay, “Dreaming While Awake” discute un tema que está en el corazón de muchos fenómenos “Magonianianos” y Forteanos – la alucinación. Aunque significando simplemente percepciones que no tienen estímulos externos, la palabra se ha vuelto tan sobrecargada con significados negativos que los investigadores se resisten a usarla como una explicación de los tipos de fenómenos en discusión. Jay discute cómo fue utilizada por primera vez la palabra como un intento de secularizar los fenómenos visionarios, en particular en relación con el síndrome de Charles Bonnet, pero se hizo cada vez más una forma de patologizar tales visiones, adquiriendo una connotación casi totalmente negativa. Para el siglo XX las alucinaciones se consideraban casi exclusivamente en el contexto de un trastorno mental en algún grado, pero Jay argumenta que la experiencia visionaria es una parte normal del funcionamiento del cerebro humano, produciendo una “realidad virtual”.

El artículo de Martin Shough sobre las centellas será familiar para los lectores de Magonia, ya que se basa en su artículo, A Social History of Ball Lightning, publicado en Magonia 81, mayo de 2003. Describe la forma en que un fenómeno controvertido con muchas analogías con el fenómeno ovni ha recibido respetabilidad científica, a pesar de mostrar la mayoría de las características que han hecho que los ovnis hayan acechado permanentemente en los bordes de la ciencia.

Hemos revisado recientemente el renacimiento del interés en el carácter complejo de Richard Shaver, con la reciente antología y estudio biográfico de Richard Toronto, y un estudio de la participación de Ray Palmer en el “Misterio de Shaver” por Fred Nadis. Blair Mackenzie Blake da aquí una opinión favorable de la vida y obra de Shaver y su ambigua relación con Palmer. Él se pregunta si las descripciones de pesadilla de Shaver del mundo subterráneo de los deros y su tecnología para descifrar la mente podría ser un análogo inconsciente de sus experiencias en el Ionia Asylum for the Criminally Insane, donde puede haber sufrido la terapia electro-convulsiva. Con la reedición de dos libros de “fotos de rocas” de Shaver parece que estamos en medio de una importante reevaluación de las contribuciones de Shaver a la ciencia ficción, la teoría de la conspiración y el pensamiento forteano. Creo que vamos a escuchar mucho más de él.

La frontera porosa entre la ficción y la creencia también se abordó en “Believing in Fiction”, por Ian ‘Cat’ Wilson Vincent (Véase el comentario, más abajo). Se analiza cómo los sistemas de creencias religiosas y filosóficas han entrado en el mundo real de fuentes culturales populares. Cautelosamente evita a L. Ron Hubbard, Dianética, Jack Parsons y la OTO, señalando que sus sistemas no derivan de un trabajo en particular. En su lugar, las fechas de inicio de las “creencias hiper-reales” de la Iglesia de Todos los Mundos, se derivan de la novela de Robert Heinlein Stranger in a Strange Land. Él sigue el tema a través del ocultismo Tryphonian Trilogy de Kenneth Grant, que influyó en muchos practicantes del ocultismo, sobre todo a través de “la magia del caos”. Tal vez la religión “hiperreal” más conocida es la Jedi, del universo de Star Wars, que parece estar a punto de convertirse en la aburrida corriente principal. Películas posteriores como Matrix y Avatar también parecen estar desarrollando seguidores cultistas; y finalmente el Slenderman, que quizás está transformandose de un fenómeno de Internet a un culto sacrificial oscuro.

La demolición de Joanne Conman de la historia aceptada de la astrología egipcia y el análisis cosmológico de Robert Schoch del culto de Mitra y los restos Gobleki Tepe están más allá de mi competencia para juzgarlos, y voy a dejarlo en manos de otros. Otros temas arqueológicos cubiertos incluyen la discusión de una estructura notable en Indonesia, que puede ser una característica natural, una estructura artificial o algún tipo de combinación de los dos. La descripción Martin Clemens de la “Montaña de Luz” dibuja enlaces a Mu de Churchward, y casi inevitablemente, Gobleki Tepe. También proporciona un interesante ejemplo de la politización de la arqueología.

Más cerca de casa, en “Walking in the Shadow of Death” Lucy Ryder mira a los “caminos de cadáveres” que cruzan el campo inglés (¡de hecho uno pasa por la puerta delantera de Magonia Towers!) También en el tema de las vías a la tumba, Greg Taylor el editor de Dark Lore presenta un examen esclarecedor de los fenómenos luminosos extraños atestiguados en el momento de la muerte de un individuo, y considera si pueden tener una fuente objetiva.

La vida después de la muerte es vista en “Life, Death and Raymond” por Robert Schoch, el examen de la muerte de Raymond Lodge, hijo del físico y SPR grandee Sir Oliver Lodge, y las pruebas que se decía que presentaba a favor de la supervivencia. Otros capítulos miran el libro tibetano de los muertos; y en “Portals of Strangeness” Raymond Grasse pregunta qué significan los fenómenos forteanos, cualesquiera que sean sus orígenes, en realidad en el mundo moderno.

Al igual que todos los demás títulos de esta serie, es poco probable que cualquier lector encontrará que cada artículo es de igual interés, pero sin duda va a encontrar suficientes de interés para ellos para hacer esto una adición muy valiosa a su biblioteca forteana.

http://pelicanist.blogspot.mx/2014/11/something-for-everyone.html

1 comment: Links to this post

El increíble escepticismo de Amazing Randi

El increíble escepticismo de Amazing Randi

Por Adam Higginbotham

7 nov 2014

09randi3-master675-v2James Randi delante de una pintura hecha por su pareja, el artista José Alvarez. Crédito Jeff Minton para The New York Times

Unos minutos antes de las 8:00 un domingo por la tarde en julio pasado, alrededor de 600 personas se congregaron en la principal sala de conferencias del casino South Point en Las Vegas. Después de tomar sus asientos, sillas tapizadas de terciopelo rojo, charlaban ruidosamente mientras esperaban el inicio del Million Dollar Challenge. Cuando Fei Wang, un vendedor chino de 32 años de edad, subió al escenario, se quedaron en silencio. Wang tenía la cabeza rapada y gafas de armazón de acero. Llevaba una camisa de polo, pantalones cortos de mezclilla y calcetines. Él afirmó tener un talento peculiar: de su mano derecha, podría transmitir una fuerza misteriosa a una distancia de tres metros, sin obstáculos por la madera, metal, plástico o cartón. La energía, dijo, la podían sentir los demás como calor, presión, magnetismo o simplemente “un cambio indescriptible”. Esta noche, si podía demostrar la existencia de su capacidad en condiciones de prueba científica, podría ganar $ 1 millón.

The Million Dollar Challenge fue el punto culminante de la Amazing Meeting, o TAM, una conferencia de fin de semana anual para los escépticos que fue creada por un mago llamado el Increíble Randi en 2003. Randi, una ligera figura gnomo, con una cabeza calva y espumosa barba blanca, presidía desde la primera fila, un bastón rematado con un cráneo de plata pulida entre sus piernas. Él tamborileó con los dedos sobre la mesa frente a él. Los organizadores del reto habían pasado semanas negociando con Wang y afinando el protocolo para la prueba de la noche. Una sucesión de nueve sujetos con los ojos vendados vendría al escenario y colocaría sus manos en una caja de cartón. Desde detrás de una cortina, Wang transmitiría su energía en la caja. Si los sujetos podían detectar con éxito la energía de Wang en ocho de nueve ocasiones, el juicio confirmaría el poder psíquico de Wang. “Creo que va a llegar a cuatro o cinco”,me dijo Randi. “Esa es mi apuesta”.

imageEn este extracto de la próxima película documental “An Honest Liar”, James Randi explica cómo Harry Houdini le inspiró a convertirse también en un mago famoso y artista del escape.

Vídeo de Justin Weinstein y Tyler Measom Fecha de publicación 7 de noviembre 2014.

El desafío comenzó con la solemnidad de un juicio por asesinato. Una mujer joven con un vestido negro corto se situó en el borde del escenario, preparándose para marcar los resultados en una tabla montada sobre un caballete. El primer sujeto, una mujer rubia corpulenta en chancletas, se acercó y puso sus manos en la caja. Después de dos minutos fue seguida por una segunda mujer que tenía una vena azul en su pelo y, al igual que la primera, se veía ligeramente perpleja por el procedimiento. Las dos fallaron en detectar la fuerza mística. “Lo que significa que, en este punto, hemos terminado” anunció el Maestro de Ceremonias. Con dos fracasos consecutivos, era imposible que Wang tuviera éxito. The Million Dollar Challenge ya se había terminado.

Al salir de detrás de la cortina, Wang se situó en el centro del escenario, con una expresión de conmoción entumecida, como un niño al que se le acaba de caer su helado en la arena. Él estaba perdido para explicar lo que había salido mal; sus pruebas en la sociedad paranormal en Boston habían sido un éxito. Nada podían convencerlo de que no poseía poderes sobrenaturales. “Esta energía es misteriosa”, dijo a la audiencia. “No es Dios”. Él dijo que estaría de vuelta en un año, para volver a intentarlo.

Después de que Wang dejó el escenario, Randi, que tiene 86 años, me dijo que se alegraba de que todo había terminado. Por casi 60 años, ha estado ofreciendo una recompensa en efectivo para cualquiera que pudiera demostrar la evidencia científica de la actividad paranormal, y nadie nunca había recibido un solo centavo.

Pero él odia a verlos perder, dijo. “Siempre están racionalizando”, me dijo Randi mientras caminábamos a cenar en el restaurante especializado en carnes del casino. “Siempre hay motivos que prevalecen del por qué no pueden hacerlo. Lo llaman la capacidad de recuperación de ser engañados. Es con un intenso pesar que ves que se van al carajo”.

El día antes del desafío, Randi estaba vagando por los pasillos del casino, posando para fotos y firmando autógrafos. La convención se inició en 2003 en Fort Lauderdale, con 150 personas presentes, incluido el personal. Este año, atrajo a más de 1,000 escépticos de lugares tan lejanos como África del Sur y Japón. A menudo hombres y de mediana edad, y con frecuencia usando colas de caballo o Tevas o camisetas con lema de novedad (producto de la evolución, deja de hacer famosa a la gente estúpida; ateos), llegaron a hacer una genuflexión ante su ídolo, atraídos tanto por sus hazañas legendarias como por ilusionista y su fama como un icono del escepticismo global.

Un fan, de unos 20 años, con una espesa mata de pelo oscuro, se presentó con “Así que, he leído que usted pasó 55 minutos en un bloque de hielo”.

“Un juego de niños”, respondió Randi.

Ajay Appaden tenía 25 años y había venido de la ciudad india de Cochin. Él asistía a la conferencia por segundo año con la ayuda de una beca de viaje de la Fundación Educativa James Randi (JREF), que se estableció con donaciones del pionero de internet Rick Adams y Johnny Carson. Además de que ofrece becas, la JREF tiene el $ 1 millón en bonos que respaldan el desafío, y paga $ 200,000 de sueldo anual a Randi.

Criado como católico, Appaden me dijo que él descubrió a Randi en 2010, cuando vio al mago en una charla TED discutiendo en línea la homeopatía. En ese momento Appaden era un estudiante en una universidad cristiana, que luchaba con su fe; dos años más tarde, durante la primera visita de Randi a la India, tomó un viaje en autobús de 13 horas por todo el país para ver a Randi en persona. “Cambió literalmente mi vida”, me dijo, y explicó que ahora espera ayudar a enseñar el escepticismo en las escuelas de la India.

El mago parecía pequeño y frágil, perdido en los pliegues de su camisa de vestir a rayas, apoyado en su bastón, pero él valientemente atendía a cada acólito. Para muchos de sus seguidores más entusiastas, la oportunidad de conocer a Randi en TAM puede estar tan cerca como tener una experiencia religiosa para ellos. “Es una obligación, es una obligación muy fuerte”, dijo. “No puedo soportar a una persona que vino de tan lejos y no darle la misma atención que se les ha dado a otros”.

Unos días antes de la conferencia, visité a Randi en su casa, en Plantation, Florida. La casa octogonal modesta estaba casi oculta desde la calle por un exuberante jardín de palmeras de dedos, orejas de elefante y árboles paperbark. A medida que nos sentamos, rodeados por unos 4,000 libros – en orden alfabético por tema, de alquimia, astrología, la Atlántida y el Triángulo de las Bermudas, de tarot, ovnis y brujería – dijo que no le gustaba ser llamado un desmitificador. Él prefiere describirse a sí mismo como un investigador científico. Se explayó: “Porque si yo tuviera que empezar diciendo: ‘Esto no es cierto, y yo voy a demostrar que no es cierto’, eso significa que me he hecho a la idea de antemano. Así que cada proyecto que viene a mi atención, yo digo, ‘yo no sé lo que voy a averiguar’. Eso puede terminar – y por lo general termina – como una refutación completa. Pero no me puse a desacreditarla”.

Nacido como Randall James Zwinge en 1928, Randi comenzó a actuar como un adolescente en la década de 1940, de gira con un carnaval y de su mesa de trabajo a la mesa en los clubes nocturnos de su Toronto natal. Anunciado como El Gran Randall: Telepata, tenía un acto de leer la mente, y también se especializaba en predecir el futuro. En 1949 llegó a los titulares locales de un truco en el que parecía predecir el resultado de la Serie Mundial una semana antes de que ocurriera, escribiendo el resultado, sellándolo en un sobre y dándoselo a un abogado que lo abrió y lo leyó a la prensa después de que la serie concluyó. Pero no importa cuántas veces él aseguró a sus audiencias que tales acrobacias eran resultado de un subterfugio y prestidigitación, encontró que siempre había creyentes. Ellos se acercaron a él en la calle y le pidieron sugerencias sobre acciones; cuando insistió en que no era más que un mago, asentían con la cabeza – pero guiñaban un ojo y le susurraban que sabían que él era verdaderamente psíquico. Una vez que entendió el poder que tenía sobre su audiencia, y la facilidad con que podía explotar su creencia en lo sobrenatural para ganar dinero, se asustó: “Haber engañado a la gente así… eso es una sensación terrible”, dijo.

Entonces se dirigió al escapismo – como The Amazing Randi: The Man No Jail Can Hold – y desafió la resistencia. Rompió un récord por su paso de 55 minutos encerrado en hielo, y superó el tiempo que su héroe Houdini había pasado atrapado en un ataúd en el fondo de la piscina en el Hotel Shelton en Manhattan. Pero Randi nunca se olvidó de los creyentes, y la forma en que eran susceptibles a la explotación por los que carecían de sus escrúpulos. Y así, como su reputación como mago creció, él también comenzó a hacer campaña contra los espiritistas y médiums. En 1964, como invitado en un programa de radio, ofreció $ 1,000 de su propio dinero en un desafío a cualquiera que pudiera demostrar la evidencia científica de los poderes sobrenaturales. Poco después, él comenzó a transmitir su propio programa de radio nacional dedicado a la discusión de lo paranormal. Compró una pequeña casa en Rumson, Nueva Jersey, e instaló un cartel fuera que decía Randi – charlatán. Vivió allí solo, con un par de pájaros que hablaban y un kinkajou llamado Sam. Aunque Randi había sabido que era gay desde que era un adolescente, él lo mantuvo para sí mismo. “Yo tenía que ocultarlo, ya sabes”, me dijo. “Ellos no han tenido un homosexual conocido trabajando en la estación de radio. Estos eran los días en que tenías que mantenerlo completamente oculto”.

Durante los años 60 y principios de los años 70, el interés popular en lo paranormal creció: Había una fascinación con la percepción extrasensorial y el Triángulo de las Bermudas y productos más vendidos como “Carros de los Dioses”, que afirmaban que las antiguas civilizaciones de la Tierra fueron visitadas por extraterrestres. Había místicos, lectores-de-mente y cirujanos psíquicos, quienes se dicía que eran capaces de extraer tumores de sus pacientes utilizando sólo sus manos desnudas – y sin dejar una marca. Randi continuó en su cruzada. Pocos de sus compañeros ilusionistas estaban interesados en exponer la forma en que los psíquicos engañaban a un público crédulo para creer en las capacidades psíquicas. “Todos los demás sólo volteaban sus ojos”, me dijo Penn Jillette, un buen amigo de Randi. “¿Por qué está gastando Randi todo este tiempo haciendo esto? Todos sabemos que no hay ESP. Es sólo gente estúpida que cree, y eso está bien”.

Randi mantuvo su desafío de $ 1,000 – y, finalmente, lo aumentó a $ 10,000 – pero encontró pocos interesados. Luego, en 1973, se encontró con el enemigo que definiría su lucha: Uri Geller, que había llegado recientemente a los Estados Unidos desde Israel. Geller era un carismático ex paracaidista, de 26 años de edad, que realizaba hazañas para leer la mente similares a aquellas con las que Randi desconcertó al público cuando era un joven mentalista. Pero Geller decía que sus poderes eran reales y también afirmaba tener habilidades psicoquinéticas: Podía doblar cucharas, dijo, usando sólo su mente. Sus supuestos dones fueron estudiados por un par de investigadores de parapsicología en el Instituto de Investigación de Stanford, que estaban convencidos de que algunos de ellos, al menos, eran genuinos. Randi me dijo que conoció a Geller poco después. “Muy extravagante”, recordó venenosamente. “Muy encantador. Amable, hermoso, cariñoso, genuino, con visión, todo-atractivo”. Sus formas, explicó Randi, eran la clave para las técnicas empleadas por Geller y otros como él. “Es por eso que ellos llaman estafadores. Debido a que ellos ganan la confianza de la víctima – y luego los engañan”.

Geller proporcionó a Randi con un archienemigo en una batalla show-business enfrentando la ciencia contra la fe, el escepticismo frente a la creencia. Su vendetta perduraría durante décadas y les daría la celebridad internacional. Reconociendo que las hazañas paranormales del psíquico eran el resultado de trucos de magia – dirigiendo la atención a otra parte mientras doblaba cucharas usando la fuerza bruta, mirando a través de sus dedos durante los trucos para leer la mente – Randi ayudó a la revista Time con una exposición de Geller. Poco después, cuando Geller fue invitado para aparecer en “The Tonight Show Starring Johnny Carson”, los productores se acercaron a Randi, que había sido un invitado frecuente, para ayudarles a asegurar que Geller no pudiera emplear trucos durante su comparecencia. Randi dio a los hombres de Carson consejos sobre cómo prepararse para la grabación, y el resultado fue una inmolación legendaria, en la que Geller azorado ofreció excusas a su anfitrión ya que sus habilidades le fallaron una y otra vez. “Me senté allí durante 22 minutos, humillado”, me dijo Geller, cuando hablé con él en septiembre. “Volví a mi hotel, devastado. Estaba a punto de hacer las maletas el día siguiente y volver a Tel Aviv. Pensé, eso es todo – Estoy destruido”. Pero para asombro de Geller, inmediatamente lo contrataron para “The Merv Griffin Show”. Él estaba en camino de convertirse en una superestrella paranormal… “Ese Show de Johnny Carson hizo a Uri Geller”, dijo Geller. Para un público entusiasta y confiado, su fracaso sólo hizo que sus dones parecieran más reales: Si estuviera realizando trucos de magia, seguramente funcionarían todas las veces.

Randi decidió que Geller debía ser detenido. Se acercó a Ray Hyman, un psicólogo que había observado las pruebas de capacidad de Geller en Stanford y pensado que eran descuidadas, y sugirió crear una organización dedicada a la lucha contra la pseudociencia. En 1976, junto a Martin Gardner, un columnista de Scientific American, cuya redacción había ayudado a perfeccionar el escepticismo de Hyman y de Randi, formaron el Comité para la Investigación Científica de las Afirmaciones de lo Paranormal. CSICOP, como se conoció, fue financiado por donaciones y por las ventas de una nueva revista, que se convirtió en The Skeptical Inquirer. Randi, Hyman y Gardner y el filósofo humanista secular Paul Kurtz tomaron asiento en la junta ejecutiva, con Isaac Asimov y Carl Sagan incorporándose como miembros fundadores. Pronto Randi estaba viajando por todo el mundo, a menudo “como embajador” de CSICOP, me dijo recientemente Hyman, “el rostro del movimiento escéptico en todo el mundo”.

En su nuevo papel como un investigador de lo paranormal, en libros y en programas de televisión, Randi desacreditó todo desde hadas a la telequinesis. Pero también acechó a Geller en todo el circuito de charlas-espectáculos durante años, denunciándolo como un fraude y duplicando sus hazañas haciendo palanca con cucharas y llaves contra los muebles mientras nadie miraba. En 1975, Randi publicó “La Magia de Uri Geller”, un examen sarcástico pero exhaustivo de las técnicas del psíquico, en el que sostenía que cualquier científico que investiga lo paranormal debe buscar el consejo de un prestidigitador antes de llevar a cabo una investigación seria. La campaña ayudó a que los dos se hicieran más famosos que nunca. Incluso hoy en día, Geller acredita que Randi le ayudó a convertirse en un fenómeno psíquico – “Mi publicista más influyente e importante”, como lo describió Geller para mí.

En 1989, Randi y Geller estaban reservados para aparecer juntos en un especial de televisión, “Exploring Psychic Powers, Live!” Según Randi, antes de la emisión, Geller lo empujó a su camerino y se ofreció a poner fin a la disputa. “No hay manera de que nosotros vayamos a hacer la paz hasta que subas de nivel con tus audiencias”, respondió Randi. “Hasta que digas que eres un mago como el resto de nosotros, y que no tienes poderes sobrenaturales”. Geller se negó. (Geller dice que no recuerda el incidente.) Poco después, Geller puso la primera de varias demandas por difamación contra CSICOP y Randi – que, entre otras cosas, le habían caracterizado como un sociópata y sugerían que sus hazañas psíquicas las había aprendido de los respaldos de las cajas de cereales. Los juicios de Geller en los Estados Unidos fueron finalmente desechados. Pero los costos legales de la lucha contra los casos fueron abrumadores, y Randi gastó casi la totalidad de una beca de la Fundación MacArthur de $ 272,000 otorgada a él en 1986 por sus investigaciones paranormales. Por último, la lucha con Geller incluso costó Randi su lugar en CSICOP; cuando Paul Kurtz le dijo que se había vuelto demasiado caro para seguir adelante después de ser un blanco de tantos litigios, y le exigió que dejara de discutir en público con Geller, Randi renunció furioso.

Geller, quien ahora vive en una gran casa junto al río Támesis, en Inglaterra, dice que hace mucho tiempo puso la pelea con Randi detrás de él. Él afirma haber utilizado su carrera del espectáculo como una cubierta para el trabajo paranormal en nombre del Mossad y la CIA, pero él ya no se llama a sí mismo psíquico. “Cambié mi título por ‘mistificador’”, me dijo. “Y me encanta – debido a que no significa nada”. Pero el desprecio de Randi para él aún arde brillantemente. “Él sabe que está engañando a estas personas – las personas, en la mayoría de los casos – y no le importa el daño qu les hace”, dijo Randi. “Dependen de lo paranormal después de que han conocido a Geller, y no se pueden hablar fuera de eso. Y eso les ha paralizado de por vida”.

A principios del verano pasado una mañana, en una visita a la casa de Randi en la Florida, llegué unos minutos más tarde de lo que habíamos acordado. Randi, que llevaba una sudadera de color amarillo canario, estaba esperando en la puerta principal, sosteniendo su reloj en la mano. “!Llegas tarde!” Ladró, y era difícil decir si estaba bromeando. Nos sentamos en la sala de estar para hablar, y Randi pasó media hora ajustando laboriosamente su reloj, serpenteando las manos para mostrar la fecha correcta. “Estoy un poco obsesionado con tener el tiempo correcto”, dijo. “Siempre he estado muy, muy obsesionado en saber qué hora es. Esa es una de mis conexiones con la realidad”.

Randi nunca ha fumado, tomado narcóticos o se ha emborrachado. “Debido a que fácilmente puede simplemente borrar los bordes de mi racionalidad, difuminar los bordes de mis poderes de razonamiento”, dijo una vez. “Y yo quiero estar tan al tanto como me sea posible. Eso puede significar renunciar a un montón de fantasías que podrían ser reconfortantes en algunos aspectos, pero estoy dispuesto a renunciar a eso para poder vivir en un mundo en la realidad real”.

Esa obsesión por la ciencia y la vida racional – y un deseo correspondiente a la cruzada por la verdad – tiene una larga historia entre los magos. John Nevil Maskelyne, que fundó una dinastía de prestidigitadores ingleses en 1855 y se convirtió en un prolífico inventor, comenzó su carrera mediante la exposición de los espiritistas fraudulentos y reproduciendo sus trucos. Houdini volvió a desacreditar a los médiums en su edad madura cuando su carrera como escapista entró en declive. Ofreció su propia recompensa de 10,000 dólares a cualquier espiritualista que pudiera realizar un “milagro” que no pudiera duplicar por sí mismo. Martin Gardner, cuyo libro “Fads and Fallacies in the Name of Science” es un texto fundador del escepticismo moderno, también estaba fascinado por la magia, y llegó a ser bien conocido por sus libros que explican cómo muchos conjuradores y trucos para leer la mente se basan en leyes estrictas de probabilidad y la teoría de números. Penn y Teller desde entonces han seguido a Randi por el camino de los prestidigitadores que se han convertido en detractores.

Randi ahora se ve a sí mismo, como Einstein y Richard Dawkins, en la tradición de los escépticos científicos. “La ciencia te da un estándar para trabajar en contra”, dijo. “La ciencia, después de todo, no es más que un examen lógico, racional y cuidadoso de los hechos que nos presenta la naturaleza”.

09randi_ss-slide-SWK6-jumboGran escapada del increíble Randi. Credito Charles Reynolds

Aunque muchos escépticos modernos continúan manteniendo creencias religiosas, y no ven contradicción en abrazar el pensamiento crítico y la fe en Dios, Randi no es uno de ellos. “Siempre he sido un ateo”, me dijo. “Creo que la religión es una filosofía muy perjudicial – porque es una vuelta atrás de la realidad”.

Cuando le pregunté por qué creía que otras personas necesitan la religión, Randi estaba en su momento más cáustico.

“Ellos la necesitan porque son débiles”, dijo. “Y se caen por la autoridad. Eligen creerla porque es fácil”.

En la década de 1980, Randi volvió su talento para el engaño para desacreditar lo sobrenatural. Él se dispuso a exponer canalizadores de la Nueva Era, médiums que – en programas y en apariciones públicas rentables – pretendía ser poseídos por espíritus antiguos. Una, JZ Knight, ex vendedora de televisión por cable, que se consideraba la vocera terrestre de Ramtha, un guerrero de la Atlántida, de 35,000 años de edad, que podía predecir el futuro.

Para mostrar cómo el público crédulo podría enfrentar este tipo de afirmaciones, en 1987 Randi colaboró con la versión australiana de “60 Minutes”. Él inventó a Carlos, una entidad de 2,000 años de edad, quien, en su material publicitario manifestaba que había apareció por última vez en el cuerpo de un niño de 12 años de edad, en Venezuela en 1900, pero ahora había vuelto a manifestarse a través de un joven artista estadounidense llamado José Álvarez. Él preparó para llevar a Alvarez en una gira por Australia.

Alvarez, en ese momento un estudiante de 25 años de edad en el Instituto de Arte de Fort Lauderdale, era en realidad el novio de Randi, y también su ayudante. Se conocieron el año anterior en una biblioteca pública de Fort Lauderdale, donde Álvarez estaba buscando referencias visuales para un proyecto de cerámica. Randi, quien se había trasladado recientemente a Florida desde Nueva Jersey, se puso a conversar con él. Hablaron toda la tarde y se mudaron para vivir juntos poco después.

Randi entrenó a Alvarez cuidadosamente para su papel de Carlos, él ensayaba a través de simulacros de conferencias de prensa y apariciones en televisión. Él le enseñó a apretar una pelota de ping-pong en la axila para que su pulso pareciera retrasarse cuando él se convertía en “poseído” – “una vieja, vieja cosa de los campos de Boy Scouts”, me dijo Randi. Antes del viaje, Randi envió kits de prensa a las redes de televisión y periódicos australianos, llenos de informes de gráficos de apariencia sensacional – del progreso de Carlos a través de los Estados Unidos – pero de ficción.

Poco después de su llegada en febrero de 1988, Álvarez fue reservado para muchos de los programas de televisión más importantes del país. A través de un auricular, Randi alimentaba respondiendo a preguntas de la entrevista y las líneas de profecías del fin del mundo. El punto culminante de su gira fue una aparición en la Ópera de Sydney, después de la cual se invitó a la audiencia a hacer pedidos de artefactos de cristal, incluyendo las Lágrimas de Carlos, a un precio de $ 500 cada una, y un cristal de la Atlántida, que se ofrecía en $ 14,000. Todos mostraron ser populares – aunque el equipo de Randi nunca aceptó ningún dinero por ellos.

Cuando el engaño fue revelado unos días más tarde en “60 Minutes”, los medios de comunicación de Australia se enfurecieron por haber sido engañados; Randi respondió que ninguno de los periodistas se había molestado incluso en comprobar los hechos más elementales.

Después, Randi y Alvarez regresaron a Florida en conjunto, y la reputación de Álvarez como artista floreció. En los siguientes 14 años, realizó una gira con el personaje de Carlos en todo el mundo como parte de un performance, apareciendo en el escenario en Padua, Italia, y sentándose para fotografías en la Gran Muralla de China recreando el engaño. En 2002, el trabajo Alvarez creado a partir del episodio Carlos fue exhibido en la Bienal Whitney de Nueva York.

Mientras tanto, el establecimiento de la Fundación Educativa James Randi Randi en 1996 permitió continuar sus propias actividades en la sede de la fundación, un edificio de estuco de estilo español en Fort Lauderdale, como su base de operaciones. Él creó el Million Dollar Challenge y escribió regularmente boletines para el sitio web de la fundación, donde los tablones de anuncios formaron un centro en línea para los escépticos de todo el mundo. En los últimos años, comenzó a hacer podcasts regulares, y también creó su propio canal de YouTube para discutir todo, desde Nostradamus a la fusión fría. En 2007, durante su charla TED apuntando a la charlatanería y el fraude, Randi deleitó a su público al engullir toda una botella de 32 tabletas Calms homeopáticas para dormir – que Randi especula era sin duda una dosis fatal.

Decepcionado por lo que vio como la indiferencia de los medios de comunicación para el Million Dollar Challenge, ese mismo año Randi revisó las normas y anunció un plan para tomar el reto de los psíquicos de alto perfil, incluyendo a Sylvia Browne, John Edward y – una vez más – Uri Geller. Ninguno de ellos estuvo de acuerdo en participar. Tuvo más éxito en 2008, cuando invitó a James McCormick, un hombre de negocios británico, para tomar el reto. McCormick había construido un equipo que supuestamente podría detectar explosivos desde lejos, que Randi reconoció era una simple antena telescópica giratoria sobre un mango de plástico – una varilla de zahorí. Randi ofreció públicamente el premio del millón de dólares a McCormick si podía probar que el dispositivo funcionaba como se afirmaba. McCormick, que vendía su producto a las fuerzas de seguridad en el Medio Oriente, nunca respondió. Pero la policía británica inició una investigación, y el año pasado McCormick fue declarado culpable de fraude y condenado a 10 años de prisión, después de haber vendido al menos $ 38 millones de dólares en su dispositivo milagroso para el gobierno iraquí.

imageRandi con su compañero de más de 25 años, el artista José Álvarez, en su casa de Florida. Crédito Jeff Minton para The New York Times

Recientemente, la edad y la enfermedad han comenzado a frenar a Randi. En 2009, después de quimioterapia para el cáncer intestinal, presentó el discurso de apertura de TAM desde una silla de ruedas. A principios de este año, la construcción de Fort Lauderdale de la JREF fue vendida, y su biblioteca de referencia y colección de objetos de interés fueron guardados en cajas y trasladados a la casa de Randi. Cuando lo visité, muchas de las cajas de cartón se mantenían sin abrir; el retrato de Isaac Asimov que una vez colgaba encima de la chimenea en la biblioteca de la JREF estaba apoyado contra una pared.

Randi fue casi abandonado en la casa – le prohibieron conducir mientras esperaba la cirugía de cataratas – y Alvarez se había visto obligado a entregar su licencia de conducir, después de una serie de eventos que comenzaron el 8 de septiembre de 2011. Esa mañana hubo una llamar a la puerta delantera. Cuando la abrió Randi, un par de agentes federales estaban delante de él. Pidieron hablar con Alvarez. En el exterior, Randi podía ver que dos camionetas sin identificación bloqueaba el camino de entrada y al menos media docena de agentes rodeaban el perímetro de la propiedad. Cuando Álvarez bajó de su habitación, los agentes explicaron que había un problema. Querían hablar con él sobre el fraude de pasaportes. Lo esposaron y lo llevaron hasta el coche. Randi se quedó solo en la casa, sosteniendo las tarjetas de visita de los agentes del Departamento de Estado, que, dijo Randi, le dieron instrucciones de esperar 24 horas antes de llamarlos.

Los agentes llevaron a Alvarez directamente a la Cárcel del Condado de Broward, donde fue fotografiado, vestido con un uniforme gris y registrado como FNU LNU: “first name unknown, last name unknown”. En una sala de interrogatorios en la cárcel, le dijo a un agente de todo: Él había huido de la persecución homófoba en Venezuela y había llegado a los EE.UU. con una visa de dos años de estudiante. Conoció a Randi y supo que quería quedarse con él. Pero cuando su visa expiró, no había manera de renovarla. Dijo que dio el nombre y número de Seguro Social de José Álvarez por un amigo en un club nocturno de Fort Lauderdale, y lo utilizó para solicitar un pasaporte en 1987. Alvarez dijo al agente que estaba profundamente apenado por los problemas que había causado el verdadero Alvarez – que él creía estaba muerto, pero resultó ser ayudante de un profesor que vivía en el Bronx. FNU LNU dijo que su verdadero nombre era Deyvi Orangel Peña Arteaga.

Acusado de hacer una declaración falsa en la aplicación y el uso de un pasaporte y robo de identidad agravado, Peña se enfrentó a una multa de 250,000 dólares, una pena de hasta 10 años de cárcel y la deportación a Venezuela. Después de seis semanas en la cárcel, fue puesto en libertad bajo una fianza de $ 500,000, y posteriormente accedió a declararse culpable de un solo cargo de fraude de pasaportes. En una audiencia de sentencia en mayo de 2012 el juez consideró las cartas de apoyo de amigos Randi y Peña de los del mundo del arte, la ciencia y el entretenimiento, como Richard Dawkins y Penn Jillette, así como de miembros de organizaciones benéficas a las que Peña había dado su tiempo y trabajo. El juez consideró la larga relación de Peña con Randi, y los problemas de salud de Randi. Él le dio una sentencia indulgente: tiempo cumplido, a seis meses de arresto domiciliario y 150 horas de servicio comunitario.

Pero Peña todavía tenía que lidiar con las autoridades de inmigración. Después de la audiencia de sentencia, había estado en casa durante cinco días en que los agentes de Inmigración y Aduanas se presentaron en la puerta. “Diga adiós”, le dijeron. Peña aseguró a Randi que volvería por la tarde. Fue llevado al centro de detención de Krome en Miami, y permaneció allí mientras su abogado trató de encontrar una manera de mantenerlo en los Estados Unidos. Después de dos meses de encarcelamiento, Peña fue finalmente liberado de Krome en la noche del 2 de agosto 2012, encontrando que Randi había pasado la mitad del día esperándolo fuera de la puerta principal. La pareja se casó en una ceremonia en Washington el siguiente verano.

Hoy, Peña permanece en libertad condicional y ya no tiene ningún documento de identidad, salvo un pasaporte venezolano con su nombre de nacimiento. Las autoridades de inmigración de Estados Unidos han acordado no deportarlo por ahora, pero él no tiene estatus formal de inmigración en los Estados Unidos: si sale del país, no podría volver. Desde su detención, Peña no ha restado enteramente importancia a su antiguo personaje. Firma sus obras con el nombre que ha exhibido desde hace 20 años – pero ahora seguido por su verdaderas iniciales, DOPA

A veces, cuando Randi se olvida, todavía se refiere a su pareja como José. Sin embargo, exactamente cuanto Randi – el maestro del engaño y la mala dirección – sabía sobre la duplicidad de su compañero, y cuanto de cómplice de él pudo haber sido, no está claro. Cuando Randi lo conoció por primera vez en la biblioteca pública de Fort Lauderdale, parece cierto que Peña se habría presentado a sí mismo por su verdadero nombre: Un perfil de Randi publicado en The Toronto Star el año siguiente describe al joven ayudante del mago, llamado David Peña, luchando a través del Aeropuerto de La Guardia con el equipaje de Randi. Cuando viajaron a Australia juntos para el truco de “60 Minutos”, Randi puede haber sido el autor intelectual de un nivel más profundo de un engaño que jamás reconoció: Deyvi, pretendiendo ser José, haciéndose pasar por Carlos, el espíritu de Caracas de 2000 años de edad. Lo que siguió podría ser el engaño de más larga duración de la carrera del asombroso Randi.

Cuando le pregunté a Randi cuánto sabía acerca de la verdadera identidad de Peña antes de que los agentes federales llegaran a su puerta, él objetó, alegando motivos legales. “Esto es algo acerca de lo que no creo que me gustaría entrar en una discusión detallada”, dijo Randi. “Simplemente porque de alguna manera podría perjudicar nuestro estado”.

Cuando todavía era un hombre joven que aparecía en los clubes nocturnos de Toronto y pretendía predecir el futuro, Randall Zwinge creó lo que esperaba sería su mayor truco. Cada noche antes de irse a la cama, escribió la fecha en la parte posterior de una tarjeta de presentación, junto con las palabras “Yo, Randall Zwinge, voy a morir hoy”. Entonces él lo firmaba y lo ponía en su cartera. De esa manera, si caía al suelo en la calle o era asesinado por un extraño accidente, el revisara sus efectos personales descubriría la profecía más impactante que jamás se ha hecho. Zwinge la mantuvo durante años. Cada noche, rompía una tarjeta y escribía una nueva para el día siguiente. Pero nada fatal le sobrevino; al final, después de haber perdido cientos de tarjetas de visita, se dio por vencido en la frustración. “Nunca tuve suerte”, me dijo.

Desde entonces, Randi ha tenido varios roces con la muerte. Pero nada ha sacudido su firme racionalismo: ni el ataque al corazón que sufrió en 2006, ni el cáncer que le siguió. Tampoco, para el caso, lo hizo de una conversación que tuvo con Martin Gardner unos pocos años antes de la muerte de Gardner en 2010, cuando su amigo confesó haber optado por creer en la posibilidad de una vida futura. “Eso realmente me sorprendió, porque era el racionalista supremo”, Randi recordó. “Él dijo: ‘Yo no tengo ninguna evidencia de ello, tu tienes todos los argumentos de tu lado. Pero me trae consuelo’”.

Randi me dijo que él ahora siente inquietud leve cada vez que se va a dormir en la noche, y la agradable sorpresa de despertarse en la mañana. Pero él insiste en que no necesita el tipo de seguridad que Gardner buscó en sus últimos días. “Yo no tendría ninguna comodidad de ello – porque yo no creería en eso”, dijo. “Oh, no, no tengo miedo de mi muerte. Realmente siento eso sinceramente”.

Casi todas las mañanas, Randi está ya despierto a las 7 en punto, cuando Peña viene a ver cómo esta; a veces se levanta a las 6. “Tengo un montón de trabajo por hacer, todavía”, me dijo, “y tengo que hacer uso de mi tiempo viable”. Actualmente está terminando su 11º libro, “Un Mago en el laboratorio”, y pasa varias horas al día respondiendo los correos electrónicos desde su escritorio en la oficina, mirando lo caótico que se mantiene el piso de arriba. Él habla por Skype con amigos en China o Australia, una vez a la semana. A Peña le gusta cocinar, y pinta en la planta baja, al lado de la litografía enmarcada recordando los triunfos del Man No Jail Can Hold. La pareja ha pasado gran parte del último año viajando a festivales de cine y proyecciones en los Estados Unidos, ayudando a promover un nuevo documental sobre la vida de Randi, “Un mentiroso honesto”, que será lanzado en febrero. Randi ha sido sorprendido por la respuesta. “Ovaciones de pie, todo eso”, me dijo.

En julio del año pasado, Randi llegó más cerca que nunca hasta el final. Fue hospitalizado con aneurismas en las piernas y la cirugía necesaria. Antes de iniciar el procedimiento, el cirujano mostró a Peña las exploraciones del sistema circulatorio de Randi. “Muy difícil, una situación muy difícil”, le dijo el cirujano. “Pero él vivió una buena vida”. La operación se suponía que debía tomar dos horas, pero se extendió a seis y media.

Cuando Randi comenzó a despertar, en gran medida dosificado con analgésicos, miró a su alrededor en confusión. Había enfermeras que hablan en voz baja. Él comenzó a alucinar. Estaba convencido de que él estaba detrás de la cortina antes de un show y que el susurro que se oía era el público que llegaba. El teatro estaba lleno.; él tenía que subir al escenario. Trató de mirar el reloj, pero se encontró con que no tenía. Comenzó a entrar en pánico. Cuando las alucinaciones se volvieron intensamente visuales, Peña trajo un lápiz y papel a la cabecera del paciente. Podría resultar un ejercicio importante en la investigación escéptica grabar lo que Randi vio al salir de un estado tan cerca de la muerte, uno en el que tanta gente cree sinceramente que habían vislumbrado el otro lado. Randi garabateó sus observaciones, Peña pensó, podrían eventualmente hacer un gran ensayo. Más tarde, cuando los opiáceos y la anestesia se disiparon, Randi miró las notas que había escrito.

Eran indescifrables.

http://www.nytimes.com/2014/11/09/magazine/the-unbelievable-skepticism-of-the-amazing-randi.html?_r=1

Britain’s X-traordinary Files

MISTERIOS DE ARCHIVO

Peter Rogerson

1.10.14

Britain'sX-traordinaryFilesDavid Clarke. Britain’s X-traordinary Files. Bloomsbury, 2014.

Existe la percepción entre muchos miembros del público que los archivos están en un lugar, lugares rancios aburridos llenos de los títulos de propiedades de los ricos, o grandes libros muy aburridos. El nuevo libro de David Clarke demuestra lo equivocado que puede ser esto. Escondido en las bóvedas de los Archivos Nacionales de Kew, en la Biblioteca Británica, en el Museo Imperial de Guerra, y otras instituciones similares hay historias extrañas y fantasmagóricas, historias que Clarke sugiere que deberíamos llamar lo siniestro.

Como corresponde para este año el libro comienza con cuentos extraños de la guerra, como los Ángeles de Mons y la desaparición de los Norfolks de la Primera Guerra Mundial. Si bien estos son bien conocidos, mucho menos conocidas son las historias de las máquinas de rayos de la muerte que se surgieron en los años de entreguerras, promovidos por inventores como Harry Grindell-Matthews. Se suponía que estos equipos utilizaban la electricidad para parar motores, aunque, por supuesto, nunca fue construido ningún ejemplo que trabajara. Más tarde los cuentos influenciaron tanto al ufolore, en el que los vehículos se detenían en presencia de los platillos volantes por lo que se llamó “efectos electromagnéticos”, aunque nunca se produjo evidencia persistente de tal efecto.

El folclore del rayo de la muerte nace de la expectativa de que las nuevas tecnologías estaban siempre alrededor de la esquina, este era el momento del desarrollo en masa de la radio, los inicios de la televisión, la difusión del teléfono, la aspiradora, la lavadora, el refrigerador y la rápida propagación de la iluminación eléctrica de la casa. Si había un miedo detrás de esas ideas, también había una esperanza, que algunas maravillas tecnológicas conseguirían evitar los bombarderos.

Estas maravillas tecnológicas y cuentos modernos de ovnis existen en los archivos junto con motivos más tradicionales, y aquí pueden leer de la batalla fantasma de Edgehill, el barco fantasma del HMS Bacchante, las comparecencias ante el tribunal de fantasmas y duendes, el enjuiciamiento de la “última bruja” Helen Duncan, el uso de la radiestesia para detectar cadáveres, y los muy propios experimentos de visión remota de Gran Bretaña.

La caza de animales misteriosos, como el monstruo del Lago Ness y el misterio de los grandes-gatos también genera documentos oficiales, al igual que los cuentos de serpientes de mar. Clarke señala que una de las cosas importantes acerca de las fuentes de archivo originales es que disipan las muchas leyendas y acumulaciones que se reúnen en torno a estos temas. Un ejemplo clásico es la pérdida del capitán Schaffner en un accidente aéreo trágico el 9 de septiembre de 1970. Aquí la secrecía oficial ayudó a difundir rumores, y un accidente en un ejercicio de entrenamiento se convirtió, en manos de ufólogos traficantes de sensaciones en una historia de abducción por extraterrestres mientras perseguía a un platillo volante.

Una de las piezas más interesantes de este libro es la sección del helicóptero Phantom de 1973/4, y en este caso los registros oficiales muestran la seriedad con que la burocracia tomó estas historias, que temían eran evidencia de helicópteros ilegales volados por miembros del IRA, ya sea en preparación de un acto terrorista o para otro escape espectacular de prisión basado en helicópteros. Una idea de la clase de especulación que pasaba en ese momento se puede encontrar en el artículo de John Harney AQUÍ.

Es probable que este material esté sólo rozando la superficie; no hay duda que mucho más se oculta a la vista por las reglas de los 30 y 100 años. Los informes de inteligencia sobre varias personas, como Aleister Crowley también pueden ser de interés, y también los informes oficiales sobre círculos de las cosechas, y sobre los gatos de misteriosos, por no hablar de los búnkeres nucleares embrujados (que no es probable que sean liberados en nuestro tiempo de vida).

Un libro en la tradición Magoniana que de todo corazón podemos recomendar.

http://pelicanist.blogspot.mx/2014/10/mysteries-on-file.html