Archivos de la categoría Astroarqueología

Arte en la roca “Monstruo alado” finalmente descifrado

Arte en la roca “Monstruo alado” finalmente descifrado

Por Laura Geggel

18 de agosto 2015

imageCompilado de imágenes DStretch que muestran los dibujos rupestres en su totalidad. De izquierda a derecha, observe los dos cuadrúpedos, la persona alta, la persona suplicante y la figura de una serpiente. El estilo de estas imágenes coincide con otras pinturas rupestres de la cultura de Fremont en la región. Crédito: Jean-Loïc Le Quellec, Paul Bahn y Marvin Rowe, “The death of a pterodactyl”, Antiquity, Volumen 89, página 872 a 884, 2015, Derechos de Autor Antiquity Publications Ltd., publicado por Cambridge University Press, reproducido con permiso

El misterio que rodea las pinturas rupestres del Black Dragon Canyon de Utah ha sido finalmente resuelto. Durante décadas, los investigadores y los creacionistas han debatido si las pictografías de rojos vibrantes son imágenes de humanos y animales, o más bien, las representaciones de un gran monstruo alado, posiblemente un pterosaurio.

Ahora, utilizando tecnología de punta, los investigadores sugieren que las pinturas rojas muestran cinco imágenes separadas, incluyendo una persona alta de ojos saltones, una persona más pequeña, una oveja, un perro y una figura de serpiente.

“No es una sola figura. No es un pterodáctilo”, dijo el principal co-investigador Paul Bahn, un arqueólogo independiente. “Es un hermoso conjunto de imágenes”. (See Photos of the Rock Paintings from Black Dragon Canyon)

Las pinturas rupestres pertenecen a la cultura Fremont agraria (circa AD 1 a 1100). Otras pinturas rupestres Fremont – conocidos como estilo Barrier Canyon – muestran figuras similares a las humanas abstractas con cuerpos alargados y cabezas redondas, escribieron los investigadores en el estudio. Estas figuras largas suelen ir acompañadas de pequeños “asistentes”, incluyendo personas, aves y criaturas de cuatro patas, como animales con pezuñas, caninos, felinos, tejones y osos.

Los amateurs descubrieron la pintura en 1928, y poco después surgió la charla del “monstruo alado”. En 1947, un hombre llamado John Simonson trazó sobre las pinturas con tiza y dijo que el resultado final parecía “un pájaro raro”.

El arte de tiza rupestre era una práctica común en años anteriores – el arte rupestre antiguo suele ser leve, y la tiza puede ayudar a hacerlo más visible – pero hoy es ilegal, dijo Bahn.

“Es una de las peores cosas que puedes hacer, ya que daña el arte, e impone lo que usted piensa que usted puede ver en él, se mete hasta la química de la roca, probable, y simplemente no desaparece”, dijo Bahn a Live Science.

Interpretaciones interesantes

La tiza puede haber influido en visionados posteriores del arte. El especialista en arte de roca Polly Schaafsma dijo que vio un “pico forrado con dientes afilados” en un informe de 1970. En 1979, el geólogo Francisco Barnes dijo que era “muy parecido a un pterosaurio, un reptil volador del Cretácico”.

imageUna vista cercana de la otra “ala”. Observe las líneas de tiza blanca que se agregaron en la década de 1940, y pudo haber sido re-escrito con tiza desde entonces. Los investigadores utilizaron originalmente tiza para ayudar a visualizar el arte rupestre, pero la práctica es ahora ilegal. Crédito: Jean-Loïc Le Quellec, Paul Bahn y Marvin Rowe, “The death of a pterodactyl”, Antiquity, Volumen 89, p 872-884, 2015, Copyright Antiquity Publications Ltd., publicado por Cambridge University Press, reproducido con permiso

Los fósiles de pterosaurios, reptiles voladores que vivieron de 228 millones a hace 66 millones de años, se encuentran en la región. Algunos creacionistas empezaron a decir que la pintura era una impresión de la vida real de los pterosaurios que vivieron al mismo tiempo que los seres humanos, y algunas personas incluso trataron de identificar la especie, diciendo que era Quetzalcoatlus northropi, un reptil con una envergadura de unos 39 pies (12 metros), dijo Bahn. (Muchos creacionistas creen que la Tierra tiene sólo varios miles de años, en lugar de alrededor de 4.5 mil millones de años, y como tal, los humanos y los dinosaurios habría vivido juntos.)

Pero para muchos investigadores, la zona pintada muestra claramente imágenes separadas, ni una sola imagen de un pterosaurio.

“Yo mismo visité el sitio en persona hace unos años”, dijo Phil Senter, profesor asociado de biología en la Universidad Estatal de Fayetteville en Carolina del Norte, que no estuvo asociado con el estudio. “No hay pterodáctilo allí en absoluto. Es una colección de otras imágenes”.

Benjamin Smith, profesor de arte rupestre mundial en la Universidad de Australia Occidental, hizo hincapié en que los seres humanos sabían muy poco acerca de los dinosaurios y otros animales extintos, hasta la década de 1800, mucho después de que la gente de la cultura Fremont pintó Black Dragon Canyon.

“Ya que el arte nativo americano tiene un significado espiritual y tiene contenido religioso significativo, las imágenes también muestran tema mágico y mítico”, dijo Smith, quien no participó en el estudio. “No todos los animales en el arte nativo americano, por lo tanto necesitan representar criaturas del mundo real. Algunas serán sobrenaturales, pero en ninguna habrá dinosaurios”.

Técnicas novedosas

Bahn y su colega Jean-Loïc Le Quellec, un experto en arte rupestre del Centro Nacional de Investigación Científica, viajaron a Black Rock Canyon para su nueva serie documental de televisión, “On the Rocks”, en el que cuentan con arte rupestre de todo el mundo.

imageDStretch muestra que la imagen es en realidad dos animales de cuatro patas. El animal de la izquierda puede ser una oveja, y el animal de la derecha puede ser un perro, dijo Bahn a Live Science. Crédito: Jean-Loïc Le Quellec, Paul Bahn y Marvin Rowe, “The death of a pterodactyl”, Antiquity, Volumen 89, p 872-884, 2015, Copyright Antiquity Publications Ltd., publicado por Cambridge University Press, reproducido con permiso

Otros expertos han escrito estudios que tratan de desacreditar la interpretación creacionista del pterosaurio, pero el nuevo estudio es el primero en utilizar técnicas de última generación, incluyendo una herramienta llamada DStretch y un dispositivo de fluorescencia de rayos X portátil, dijo Bahn.
Con DStretch, los investigadores pueden fotografiar un pictograma y subirlo a una computadora. Entonces, el programa ayuda a los investigadores a resaltar la pigmentación inicial de la pintura, en este caso, ocre, incluso cuando los colores no son visibles para el ojo desnudo. Los usuarios también pueden separar los colores de adiciones no deseadas, tales como la tiza.

“Cuando usted tiene pintura que se ha desvanecido en los cientos o miles de años, DStretch les hará muy clara y muy visible”, dijo Bahn.

Los resultados DStretch mostraron “muy claramente que se trata de un conjunto de figuras separadas”, dijo. “Lo que se supone que es una de las alas de este pterodáctilo es en realidad dos pequeños animales de cuatro patas. El llamado cabeza y el pico y el cuello del pterodáctilo en realidad (es) una figura humana con sus delgadas piernas y sus dos brazos estirados hacia fuera”.

Marvin Rowe, un experto en arte rupestre y profesor emérito de química en la Universidad Texas A & M, escudriñó el arte rupestre con fluorescencia de rayos X portátil, que revela la composición química de un artefacto.

“Demostró que donde hay pinturas, se obtiene una tremendamente alta lectura de hierro, por supuesto, porque esta pintura es óxido de hierro”, dijo Bahn. “En otras áreas, entre el llamado cuello del pterodáctilo y su cuerpo, no hay nada, porque no hay una pintura allí”.

Con estos dos métodos – el DStretch y la fluorescencia de rayos X – dicen los investigadores en el estudio que le quitaron el “sesgo interpretativo” que es inherente al arte rupestre, y utilizaron un proceso científicamente replicable en su lugar.

Pero la percepción pterosaurio probablemente continuará para quedarse, dijo Bahn.

En el nuevo documental, los investigadores invitaron a un creacionista para ver sus resultados. “Todos estábamos muy amable con los demás, y nos mostró lo que él creyó ver en la pared”, dijo Bahn. “Dijimos, ‘Parece varias figuras separadas para nosotros’”.

“Me dijo: ‘No, no, no, yo he revisado esto con infrarrojos, y toda la cosa es una sola pintura. Es una pintura muy detallada de un pterodáctilo’”, recordó Bahn.

Esa idea es descabellada, sobre todo porque las imágenes separadas son fáciles de ver a simple vista, dijo Bahn y otros expertos de arte rupestre.

“Las cosas a veces son exactamente lo que parecen ser”, dijo Senter.

El estudio fue publicado en la edición de agosto de la revista Antiquity.

http://www.livescience.com/51886-winged-monster-rock-art-deciphered.html

Escepticismo a la mexicana

Escepticismo a la mexicana

EscepticismoALaMexicana¿Podemos decir que existe algo como “escepticismo a la mexicana” o “escepticismo mexicano”? o quizá ¿podríamos hablar de “credulidad a la mexicana” o “credulidad a la francesa”?

Si alguien en París le vende a un tipo la estructura de la Torre Eiffel a precio de ganga como chatarra, o si otro hace lo mismo con la estructura interna del Monumento a la Revolución en la Ciudad de México, ¿podríamos hablar de credulidad francesa o credulidad mexicana?

En realidad considero que en ambos casos tenemos claros ejemplos de la credulidad humana, sin nacionalidades.

En este primer volumen (porque esperamos que sean muchos más) de “Escepticismo a la mexicana. Antología del escepticismo científico en México”, son todos los que están, pero no están todos los que son.

En efecto, encontramos las plumas del Director de la Sociedad Mexicana para la Investigación Escéptica (SOMIE), Mario Méndez Acosta, de varios de sus miembros, como Héctor Chavarría, Héctor Escobar, Oscar García, Juan Chía, y de la nueva generación de escépticos mexicanos Martín Fragoso, Lalo Márquez, Rafael Córdoba, Sergio de Regules, Adán Lerma, Sergio Ricardo Monjaraz, Ilvaita López, José Cruz Sánchez Sánchez, Norman Cordero, Claudio Pérez de Celis, Jorge Armando Romo, Daniel Galarza Santiago, Álvaro Caso, Andrés Tonini y el Tal Noguez.

Todos estos son escépticos, pero entre los que también son, y no están en esta antología, podemos contar (a modo de ejemplo y sin ser exhaustivos): Mauricio José Schwarz, Rafael Fernandez Flores, Guillermo Escobar, Omar Meléndrez o Daniel Zepeda. También me extrañó no encontrar al padre Carlos María de Heredia, al que considero el primer escéptico mexicano de la era moderna. Si, ya se que era un sacerdote jesuita y que creía en Jesucristo, es decir, no era un “escéptico puro”. Pero ¿Quiénes de todos los arriba nombrados se pueden considerar “escépticos puros”?

 

El mismo Martin Gardner escribió en su Fads and Fallacies in the Name of Science, que entre todos los fenómenos y temas paranormales a él le gustaría creer en el Monstruo de Loch Ness y que aún guarda una esperanza en lo profundo de su corazón de que ese monstruo exista.

Pero vayamos al libro. Esta obra es fruto de las inquietudes e ideas del equipo Sobrenatural.net, fundado por Lalo Márquez, pero en particular del empuje de Jorge Armando Romo. También debemos mencionar la colaboración de los miembros de ese equipo: Roberto Aguirre, Rafael Córdoba, Arturo Arriaga, Juan Rivera, y los ya mencionados Sergio Ricardo Monjaraz, José Cruz Sánchez Sánchez, Ilvaita López y Norman Cordero.

Se trata de textos publicados en otros medios, foros y blogs. Con temas como los peligros de las pseudociencias, las supuestas visitas extraterrestres, las terapias alternativas, los fraudes y el escepticismo en general, este nuevo proyecto es de libre descarga y distribución. Dar clic aquí.

Los textos siguen estando vigentes. Muchos me trajeron viejos recuerdos, como ¿Cañitas o Cañitos… de basura? OVNIs y charlatanes en general, cuando los Héctor (Chavarría y Escobar) me platicaban de sus investigaciones en la “casa embrujada de Cañitas” y me invitaban a participar.

O Platillos voladores: el enfoque psicosocial, de Martín Fragoso, que es un buen resumen de la HPS, y me recordó las largas veladas con Oscar García platicando sobre esta forma de ver el fenómeno ovni. And last but not least (aunque en realidad sí es el artículo que cierra el libro), está uno de los primeros textos de Tonini, El “detector molecular” GT-200, o cómo le vieron la cara a la SEDENA, que me mantuvo en vilo leyendo su blog para saber cómo se desarrollaba esta historia.

Cañitos, perdón, Cañitas, ocurrió en México, en el corazón de chilangolandia, pero tomó elementos de los mitos y el folklore de otras naciones. La HPS su originó en Francia, pero pronto se extendió por toda Europa y llegó a América (hablo de Argentina y en una pequeña medida México –con las conversaciones entre Oscar García y el tal Noguez) y el GT-200 no sólo se vendió en México. Lo que nos trae de nuevo a la pregunta de si existe el escepticismo o la credulidad a la mexicana o simplemente son temas de toda la humanidad.

Lo único que le criticaría a Escepticismo a la mexicana es su buena dosis de errores ortográficos y gramaticales (hablo por los textos de Oscar García y el Tal Noguez – aunque en otros artículos también se les puede encontrar, pero no me siento con tanta confianza como para criticarlos). Esto se puede corregir con una edición más cuidadosa.

En fin, si la gente de Sobrenatural.net comenzó con un foro escéptico, siguió con una revista electrónica (Razonando) y han llegado hasta este libro, considero que podrían dar el paso a ediciones en papel y en editoriales reconocidas. No por las regalías que se podría obtener de esas obras – por lo regular los escépticos no cobran por su labor – y ese dinero se podría destinar a otros proyectos de divulgación científica o de escepticismo, sino para llegar a otros lugares fuera del círculo escéptico anidado en la web.

Escepticismo a la mexicana es una lectura recomendada para todos aquellos interesados en los supuestos fenómenos paranormales y es una lectura obligada para los magufos y crédulos que medran y especulan con estos temas.

El mapa detrás del mapa de Piri Reis

EL MAPA DETRÁS DEL MAPA DE PIRI REIS

20/2/15

Por Gareth Medway

Piri Ibn Haji Memmed (c.1470-1554), más conocido como Piri Reis, era un pirata turco que más tarde se convirtió en un almirante (LO que dice algo acerca de la armada turca de la época), y finalmente fue ejecutado por traición. Él compiló un atlas detallado del Mediterráneo, pero es más conocido por su mapa del mundo, elaborado en piel de gacela, de fecha 1513. En algún momento esta fue cortada en dos, y sólo sobrevive la mitad que muestra el Atlántico. Se ha conservado una pequeña parte de otro mapa creado por él, de 1528. En 1988 el mapa de 1513 estuvo en exhibición en el Museo Británico como parte de una exposición de la cultura turca del siglo XVI.

Piri-reisPiri Ibn Haji Memmed

Aunque lejos de ser exacto, es bastante impresionante para su tiempo, ya que muestra las islas del Caribe y gran parte de la costa oriental de América del Sur. Piri Reis escribió que lo había compilado de veinte mapas anteriores. La parte continental de Brasil está decorada con dibujos de animales, y un hombre con su rostro en su pecho. Shakespeare hace hablar a Otelo, mientras habla de sus viajes, de “Los antropófagos, y hombres cuyas cabezas crecen debajo de sus hombros”. Evidentemente se trataba de un hilo común en la época. El noroeste de África se muestra como fértil, con lagos y ríos, cuando en realidad es un desierto en gran medida. Por supuesto, un almirante sólo necesita preocuparse de las costas, y no se preocupa por lo que puede estar en el interior.

La parte inferior del mapa muestra parte de la costa de la Antártida. Se dibuja demasiado lejos hacia el Norte, y se unió a Brasil por una línea ondulada, que parece haber sido su manera de indicar su conjetura en cuanto a lo que había en las lagunas entre sus mapas fuente. Pero no deja de ser notable que la historia convencional dice que la Antártida no fue descubierta hasta 1818. El mapa también data de antes del primer viaje de Magallanes el viaje alrededor del mundo de 1519 a 1522. (En realidad, a pesar de que se le atribuye a Magallanes, los indígenas lo mataron en Filipinas, y sólo uno de los cinco barcos en los que partió regresó a España. Sin embargo, este último demostró que la tierra es un globo.)

En 1956, un oficial naval turco presentó un facsimil a la Oficina Hidrográfica de la marina americana como un regalo. Aunque no muestra el territorio de los Estados Unidos, despertó el interés ya que se pensaba que podría haber estado basado en uno hecho por Cristóbal Colón. Fue examinado por un estudiante de mapas antiguos, Capitán Arlington H. Mallery, que llegó a una conclusión sorprendente: la costa de la Antártida mostraba características ahora ocultas por la capa de hielo. Por lo tanto, debía haber sido dibujado antes de que apareciera el hielo, que es, tal vez, hace 10,000 años. Consultó algunos otros geógrafos, entre ellos los padres jesuitas Rev. Daniel Lineham del Observatorio Weston de Boston College, y el Rev. Francis Heyden, director del Observatorio de la Universidad de Georgetown. Esto dio lugar a un debate de radio el 26 de agosto de 1956. Una transcripción de este vino a la atención de C. H. Hapgood, un profesor de Historia de la Ciencia en la Universidad Estatal Keen, de la Universidad de New Hampshire, que decidió hacer su propia investigación. En diciembre de 1958 se celebró un debate sobre el tema en la Universidad de Georgetown, y esto fue reportado por el escritor forteano Ivan Sanderson en la edición de enero 1959 de Fantastic Universe (no vista).

El artículo de Sanderson fue leído por Louis Pauwels y Jacques Bergier y resumido por ellos en El retorno de los brujos (p.120). Sin embargo, se había añadido algo de creatividad, cuando ellos relataban que “El Padre Lineham confirmó que los contornos de América del Norte, la ubicación de los lagos y las montañas de Canadá, el contorno costero del extremo Norte del continente… eran los correctos”. Ya que el mapa de Piri Reis no muestra el continente de América del Norte en absoluto, a excepción de lo que parece ser el extremo sur de la Florida, esto es difícil de entender. Ya que estaban interesados en posibles ciencias olvidadas, entonces preguntaron: “¿Fueron estas copias de mapas todavía más antiguos? Si hubieran sido trazado a partir de observaciones hechas a bordo de una máquina voladora o un buque del espacio de algún tipo? ¿Notas tomadas por los visitantes del más allá?”

Mientras tanto, Hapgood había conseguido que sus estudiantes se involucraran en el proyecto. Encontraron algunas razones para pensar que muchas cartas medievales estaban basadas en originales mucho más antiguos. Ciertamente, había muchas copias del mapa del Mediterráneo dibujado por Ptolomeo en el siglo II.

En el receso de Acción de Gracias de 1959 Hapgood fue a la Biblioteca del Congreso en Washington, a quien había preguntado sobre mapas siglos XVI y XVII. Ellos amablemente produjeron varios cientos para su inspección. Descubrió que la Antártida se muestra en varios de ellos, generalmente dibujada demasiado grande. En el mapa del mundo de Mercator, de 1538, el continente está representado como abrazando Tierra del Fuego, el estrecho de Magallanes es el único espacio entre él y Sudamérica. La carta de Buache, de 1754, la muestra como dos grandes islas, separadas por un “Mer Glacia” (mar congelado).

Uno de los problemas que él y sus estudiantes señalaron fue el de una isla en el mapa de Piri Reis que parecía ser Cuba, pero fue dibujada verticalmente en lugar de horizontalmente. Intentaron varias proyecciones, es decir, formas de representar una superficie esférica en un mapa bidimensional, y se asentaron en una proyección de Bonne, ya que esta podría dar tal distorsión. Hapgood reproduce, en su Maps of the Ancient Sea Kings de 1965, una “Proyección acimutal equidistante centrada cerca de El Cairo” de la Fuerza Aérea de Estados Unidos, es decir, como puede aparecer el mundo visto desde una gran altura por encima de El Cairo, y en esta Cuba es vertical.

El mapa de Piri Reis también muestra una gran isla en el medio del Atlántico. Su nombre está escrito en escritura turco-árabe, y es difícil de leer, ya que se produce en un pliegue donde el mapa se dobló, pero pudo haberse leído “Atland”, es decir, la Atlántida. “Aquí, en esta isla, podrían haberse desarrollado las personas que hicieron estos mapas!”

Piri_reis_world_map_02Chariots of the Gods? de Erich von Däniken apareció (en alemán) en 1968. Su tercer capítulo, “The Improbable World of the Unexplained”, es una lista de anomalías arqueológicas, muchas de ellas levantadas de Pauwels y Bergier. La primera era el mapa de Piri Reis, por la que se había tomado la molestia de leer Hapgood, ya que él no reproduce sólo el mapa en sí, sino la proyección de El Cairo. Esta la tomó para explicar directamente el mapa de Piri Reis: “Una nave espacial se cierne por encima de El Cairo y apunta su cámara hacia abajo… Es cierto que los mapas del almirante turco no son originales. Son copias de copias de copias”. (pp.30-31)

Este libro produce un mayor volumen de críticas que el texto en sí. En el presente tema, Ronald Story (The Space-Gods Revealed, p.49) escribió que “El mapa de ninguna manera está elaborado correctamente, y la identificación de la Antártida sin su capa de hielo es muy dudosa”, pero no dio más detalles. A. D. Crown (en E. W. Castle & E. B. Thiering, eds., Some Trust in Chariots!!, p.28) produjo una discusión que es difícil de entender: “El gran cabo que constituye el punto más al sur [de Brasil] en el mapa es el mismo Cabo Sao Roque. Por lo tanto, a pesar de la afirmación de von Däniken, Antártida, ecosondeos o no, no se muestra en el mapa”. Lo que parece haber significado es que todo lo representado al sur de Cabo Sao Roque (la parte más oriental de Brasil) era especulativo, pero incluso si es así, es notable que alguien había adivinado correctamente la costa de la Antártida. John Allan (The Gospel According to Science Fiction, p.12) afirma que “la Antártida no se muestra, pero Japón está… donde debe estar Cuba”, sin más explicaciones.

A pesar de estas críticas, otros continuaron entusiasmados. El astrónomo Duncan Lunan (Man and the Stars, p.268) describe el libro de Hapgood como “de lejos, la mejor prueba de Contacto [extraterrestre] disponible en la actualidad”. No ha habido escasez de autores de Antiguos Astronautas. Andrew Tomas (We Are Not the First, p.115) afirmó que “El segundo mapa de fecha 1528 muestra Groenlandia, Labrador, Terranova, una parte de Canadá, la costa este de América del Norte de la Florida”. De hecho, el mapa 1528 es sólo un fragmento, que muestra el Caribe, pero poco más. En una línea similar Peter Kolosimo (Timeless Earth, p.232) dice que “El único error importante parecía ser que Groenlandia se muestra en la forma de tres islas; pero durante el Año Geofísico Internacional [1957] se demostró que esto representaba correctamente el estado de las cosas hace más de 5,000 años”. En esto fue seguido por W. Raymond Drake (Gods and Spacemen in the Ancient West, p.109), que se refiere a “…Groenlandia libre de hielo y tres grandes islas, ya confirmado por una expedición polar francesa”. Para repetir, no hay nada mostrado en absoluto al Norte de Florida, exacto o no. Es difícil creer que estos autores en realidad habían mirado el mapa que alababan.

Aquel que hizo el estudio fue Robin Collyns (Did Spacemen Colonise the Earth?, p.94), que fue golpeado por la presencia de una isla perdida en el Atlántico: “Comparando el mapa de Piri Reis con un mapa Teosófico del mundo antiguo, yo estaba intrigado de ver esta misma isla, conocida en la Teosofía como “Daitya”, una gran isla de la Atlántida, que existe precisamente en el mismo lugar geográfico; pero en el mapa de Piri Reis, Atlantis parecía ya haberse hundido”. Brinsley Le Poer Trench (Secret of the Ages) mencionó el mapa de Piri Reis para apoyar su tesis de que la tierra es hueca y que los ovnis vienen desde el interior. Desde la década de 1970, los Antiguos Astronautas han pasado de moda, pero han sido suplantados por obras sobre civilizaciones perdidas (avanzadas), y Piri Reis es traído a menudo para apoyar esto, pero eso es todo un cuerpo de literatura en sí mismo que es demasiado grande para hacer frente a aquí.

Drake (Gods and Spacemen Throughout History, p.67), por lo general observa que “Los mapas omiten Atlantis, datan de antes de la glaciación de la Antártida, tal vez entre 10,000 y 8,000 antes de Cristo”, y esta fecha aproximada es aceptada por otros escritores. Si Piri Reis fue realmente capaz de acceder a materiales viejos, significaría que alguien estaba haciendo mapas de diez a doce mil años atrás, que por lo que sabemos es miles de años antes de la invención de la escritura, o la creación de incluso los más crudos primeros mapas. Sin embargo, la Antártida llegó a algunas cartas renacentistas.

Oronteus-Finaeus-21En mi opinión, no hay una explicación sencilla, si aburrida. El mapa del mundo de Oronteus Finaeus de 1532 (arriba) muestra la Antártida – dibujada, como de costumbre, demasiado grande – con la clara inscripción Terra australis recenter inventa, sed nondum plene cognita, es decir, “La Tierra del Sur, recién descubierta, pero aún no conocida totalmente”. La implicación es que alguien se había dado la vuelta al continente, y más o menos mapeado medio milenio antes que Dame Ellen Macarthur, y antes de 1513, tal vez alrededor de 1500. Esto fue en un momento en que los españoles y portugueses habían empezado a enviar barcos en viajes de varios años, por lo que no debe haber nada de sorprendente en esto. Por lo tanto, la Antártida fue sólo re-descubierta en 1818. La investigación en los archivos de España y Portugal podrían descubrir algo acerca de esto, pero sería una tarea monumental, y de todos modos los registros pueden estar perdidos.

Surgen dos preguntas, si esta hipótesis es correcta. Una de ellas es, ¿por qué algunos expertos creen que los mapas mostraban la Antártida sin hielo? Ya que nadie explica cómo llegaron a esta conclusión, no lo puedo decir. En segundo lugar, ¿cómo es que esta expedición se hizo conocida a los cartógrafos, pero no a los historiadores? Me permito sugerir tentativamente que tremenda excitación fue despertada por los informes de Centro y Sur América con sus grandes cantidades de oro; mientras que una masa de tierra con nada excepto nieve y pingüinos no generó ningún interés.

PD ¿Sería posible pasar una ley a los autores ovni que los obligue a proveer sus libros con índices?

http://pelicanist.blogspot.mx/2015/02/the-map-behind-piri-reis-map.html

Ver:

http://marcianitosverdes.haaan.com/2006/09/los-portulanos-de-piri-reis-primera-parte/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2006/09/los-portulanos-de-piri-reis-2/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2006/09/los-portulanos-de-piri-reis-3/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2006/09/los-portulanos-de-piri-reis-final/