Archivo de la categoría: Criptozoología

¿Un avistamiento de Sasquatch en Lititz?

¿Un avistamiento de Sasquatch en Lititz?

El departamento de policía del condado de Lancaster tuiteó una foto divertida de un avistamiento de “Bigfoot” por parte de uno de sus oficiales que patrullaban durante la noche.

imageLITITZ, Pa. – La policía de Lititz informa que ha habido un avistamiento de Sasquatch en el distrito del condado de Lancaster …

…o algo así.

Un oficial que patrullaba un vehículo durante la noche tomó algunas fotos de un oscuro encuentro con Bigfoot cerca de una casa en el distrito.

El avistamiento de Sasquatch ocurrió poco después de la medianoche, según la página de Twitter del departamento de policía.

Tras una investigación más detallada, las fotos revelaron que Bigfoot era en realidad una figura en miniatura y un foco de atención inteligentemente colocados.

“Nunca se sabe lo que encontrará en el turno de noche”, dijo el departamento de policía en su tuit.

https://www.fox43.com/article/news/local/lancaster-county/a-sasquatch-sighting-in-lititz/521-9ceba4b0-8959-443c-88ce-9865ff1087bb

 

La extraña fotografía del Verdon

La extraña fotografía del Verdon

25 de enero de 2021

Por Florent Barrére

Para volver, una vez en los estudios recientes de Strange Reality, sobre la historia olvidada y algo burlada de la gente común en Francia, ¿hay rastros de estas extrañas criaturas en los Alpes del Sur, y especialmente en la Provenza?

Los griegos, al fundar Massilia en el siglo VI a. C., ya evocaban a los “pitikos”, una población pigmea que habitaba el interior y que recuerda al pueblo ligur, arrancado del olvido del tiempo en un artículo anterior.

Por encima de Ventimiglia, en la frontera franco-italiana, el experimentado criptozoólogo Jean Roche recopiló pacientemente relatos detallados de la década de 1990 sobre el “Homme-gorille de Voronov” (sitio web de Daruc, 2005).

En el interior de Niza, un ávido lector del blog, Vladimir Olovsky, nos habló de sus desgarradas discusiones con un pastor de Puget-Rostang que de vez en cuando veía a un macho salvaje solitario y muy temeroso, apodado coloquialmente “Baba”.

La Provenza tiene una rica historia con el hombre salvaje, pero el sitio más prometedor es sin duda el Parque Natural de Verdon, agrupado alrededor del magnífico lago de Sainte-Croix, ¡una enorme extensión de agua turquesa brillante!

verdon2El lago sublime de Sainte-Croix, una gran atracción turística en el Verdon, y también antropológica. Neanderthal, Cro-magnon, las huellas dejadas por el hombre en las cuevas y refugios rocosos de estas gargantas se remontan a más de 400,000 años. El Museo Nacional de Prehistoria Quinson está cerca.

La misteriosa fotografía de un enano salvaje

El paraje turístico de las Gorges du Verdon, muy popular entre los kayakistas, es escenario de varios testimonios de hombres salvajes, uno de los más convincentes de los cuales se remonta a la década de 1980. A la sagacidad de nuestro colega Christian Le Noël le debemos la exhumación de este testimonio, extraído del Boletín de una asociación de la ciudad provenzal de Digne-les-Bains (Pedro, «L’homme du Grand Canyon», Turlututu n° 4, Juin 1982): “Por encima de la cornisa, vi entonces un bípedo entre el hombre actual y el mono. Había recuperado la compostura. Lo observé escrupulosamente. Ahora, de un salto, saltó a mis pies, gruñendo aún más, se apresuró a buscar mi bolso que me arrancó de los hombros y registró todo sin prestar atención a las correas que lo cerraban. Peludo de la cabeza a los pies, sus enormes ojos negros no estaban iluminados por la venganza o el deseo de asesinar. Al contrario, parecía picado de cierta curiosidad. De hecho, no estaba interesado en él. Simplemente agarró el pan, los tomates y las naranjas y ‘El hombre del Gran Cañón’ trotó y gimió. Subió rocas escarpadas con sorprendente agilidad y desapareció en el bosque”.

Este testimonio tan sorprendente despertó la curiosidad de Christian, quien investigó otro asunto que conmovió las gargantas del Verdon a principios del siglo XX: la fotografía olvidada y misteriosa de un enano salvaje en Comps-sur-Artuby.

csm_comps-vue-ombre-cmoirenc_121772_1ed16ce1bcOcupada por los Templarios y luego por los caballeros de la comandancia de los Hospitalarios de San Juan, Comps-sur-Artuby tiene un patrimonio histórico muy hermoso. Construida sobre el pueblo por los templarios en el siglo XII, la capilla de Saint-André está catalogada como monumento histórico desde el 16 de noviembre de 1891.

La zona era conocida a principios del siglo XX por una importante pieza histórica: una estela que representa a un enano en la capilla de piedra de Saint-Trophisme. Esta pista material local, de inestimable valor histórico, ahora se pierde.

verdon3La capilla de piedra de Saint-Trophisme, que una vez albergó una estela que representaba a un enano salvaje

En la historia local de Castellane y sus alrededores, sus enanos, muy discretos y furtivos, con costumbres nocturnas, fueron acusados de secuestrar personas de los campos que nunca volvimos a ver. Exasperado, se dice que el alcalde del pueblo de Castellane hizo instalar una pesada puerta con candado en la entrada de su guarida rocosa para evitar que salieran de noche y cometieran saqueos y abusos de todo tipo.

A pocos kilómetros de Castellane, en Comps-sur-Artuby, aparece en los archivos de principios del siglo XX una historia comparable a la de Mouton-Bourre y Joues-Noires: se han visto dos ejemplares peludos con apariencia humana, de pequeño tamaño en una cueva antes de ser capturado por los aldeanos. Estas dos miserables criaturas fueron llevadas a la gendarmería de la celda de Comps-sur-Artuby. En un inquietante estado de tristeza, que ya no se alimentaban y se descomponían lentamente, los dos enigmáticos enanos fueron liberados en un pozo cerca de Trigance, por los gendarmes que se apiadaron (y quizás un poco por superstición).

Sin embargo, un hecho increíble es que existiría una fotografía de época de esta captura, arrancada del olvido del tiempo por el escritor Didier Audinot, apasionado por el patrimonio sobrenatural de las regiones y la historia de Francia, autor de innumerables libros sobre el tema. Este documento fotográfico mostraría a una de las dos pequeñas criaturas, completamente desnuda, cabeza gacha, piernas arqueadas, enmarcada por dos gendarmes y sujeta con una correa en las calles de Comps-sur-Artuby.

verdon4La foto original, su autor, su publicación inicial, el lugar donde fue tomada, donde se guarda si realmente existe …. las preguntas sobre esta fotografía aún son muchas

Nuestro colega Jean-Luc Drevillon realizó un primer análisis de esta imagen y extrajo unas conclusiones muy relevantes: “Realicé un análisis de la foto con una aplicación que permite detectar si una imagen está manipulada. Percibimos una anomalía en el marco de compresión de la imagen en el lugar donde se ubica el peludo pero es muy débil, no suficiente para firmar un efecto especial digital, pero quizás suficiente para indicar un efecto analógico (silueta de papel peludo pegado con cinta adhesiva). Esta es solo mi opinión personal, esta debe ser enviada a un verdadero experto en análisis de imágenes. Esta imagen puede ser falsa, pero este truco se hizo con tijeras y cinta, no es un truco digital”.

capture-decran-2021-01-25-230148Algunos fotogramas extraídos del estudio de Jean-Luc Drevillon (2020)

bug2Ejemplo de fotografía espiritista falsificada (dos fotografías, en una sola placa) de finales del siglo XIX. Los fotógrafos Jean Buguet y Pierre Gaëtan Leymarie fueron condenados por los tribunales por fraude.

Conclusión

Entonces, esta fotografía del siglo XX, si no parece recientemente retocada por la ausencia total de artefactos digitales, ¿ha alterado lo “viejo”? ¿Y con qué propósito? ¿O es más simplemente una fotografía auténtica? En este caso, ¿sería relevante continuar el trabajo de investigación sobre el terreno acudiendo al archivo municipal de Comps-sur-Artuby?

Más al Sur que los carcaris du Valbonnais y los bretous du Valgaudemar, ¿serían los enanos peludos de las gargantas del Verdon el nuevo hilo conductor de Ariadna a seguir en nuestra investigación sobre la “gente pequeña”? Estimados lectores de Strange Reality, gracias por haber leído atentamente esta breve extensión del archivo “Nain des Alpes”, que constituye el epílogo, invitándolos por supuesto a enviarnos cualquier información que consideren útil sobre las pistas. De la “gente pequeña” en la Provenza.

https://strangereality.blog/2021/01/25/le-nain-des-alpes-4/

Conozca al Mbielu-Mbielu-Mbielu – ¡Tan bueno que lo llamaron así tres veces!

Conozca al Mbielu-Mbielu-Mbielu – ¡Tan bueno que lo llamaron así tres veces!

19 de febrero de 2021

Karl Shuker

Mbielu-mbielu-mbielu, colourised, David Miller-Roy MackalRepresentación del mbielu-mbielu-mbielu, basada en descripciones de testigos presenciales (© Dibujado por David Miller bajo la dirección del Prof. Roy P. Mackal)

Además del muy famoso mokele-mbembe parecido a un saurópodo y el algo menos famoso emela-ntouka con cuernos en la nariz (pero haga clic aquí para ver un artículo extenso de ShukerNature al respecto), también se ha informado de un tercer críptido de tamaño considerable en la República del Congo e los vastos y apenas penetrables pantanos de Likouala. A saber, el mbielu-mbielu-mbielu, ¡tan bueno que lo nombraron así tres veces! Durante sus dos expediciones a esta región a principios de la década de 1980, el veterano criptozoólogo Prof. Roy P. Mackal recopiló algunas pruebas anecdóticas interesantes sobre esta misteriosa bestia congoleña hasta ahora desconocida, y también sobre una cuarta, posiblemente relacionada, que documentó debidamente en su libro clásico de criptozoología A Living Dinosaur? (1987) y que son eminentemente merecedores de ser recordados aquí en ShukerNature.

Según uno de los presuntos testigos presenciales de mbielu-mbielu-mbielu, una joven llamada Odette Gesonget, del pueblo de Bounila, este críptido de triple término es una bestia semiacuática “con tablones que le salen de la espalda”. En un intento por identificarlo, Mackal le mostró a Gesonget varios libros ilustrados que representan animales del presente y también del pasado distante, y la imagen que seleccionó sin dudarlo era del dinosaurio no aviar prehistórico portador de placas Stegosaurus. Los testigos oculares nativos que se encontraron en otros lugares durante los viajes congoleños de Mackal también ofrecieron descripciones comparables de forma independiente.

Kentrosaurus, public domainRestauración de la vida de Kentrosaurus (dominio público)

Sin embargo, aunque al menos un género de estegosaurios, Kentrosaurus, está representado por restos fósiles encontrados en África tropical, no hay ninguna sugerencia de evidencia fósil de que los estegosaurios exhibieran inclinación anfibia. Pero, ¿quién puede decir si, durante los 65 millones de años transcurridos desde los fósiles más recientes conocidos hasta el día de hoy, un estegosaurio sobreviviente evolucionado podría haberse convertido en secundariamente acuático?

Es posible que esta bestia, cualquiera que sea su identidad taxonómica, esté relacionada con (o incluso sea uno y el mismo) otro animal misterioso de los pantanos de Likouala: el nguma-monene, que se ha informado desde el afluente Mataba de el río Ubangi. Según las descripciones nativas, se asemeja a una serpiente colosal (¡por lo menos 130 pies de largo!), pero tiene una cresta dorsal serrada a lo largo de la mayor parte de su cuerpo que consta de numerosas protuberancias triangulares, posee cuatro patas cortas y puede caminar sobre la tierra, con un cuerpo bajo y lengua bifurcada. Las sugerencias que se han ofrecido para la identidad taxonómica del nguma-monene incluyen un dinosaurio no aviar con forma de serpiente, un varanido muy alargado (lagarto monitor) e incluso un reptil primitivo descendiente de las formas ancestrales que dieron lugar a lagartos y serpientes.

Nguma-monene, colourised, David Miller-Roy MackalRepresentación del nguma-monene, basada en descripciones de testigos presenciales (© Dibujado por David Miller bajo la dirección del Prof. Roy P. Mackal)

Un notable avistamiento moderno del nguma-moneno por un occidental fue registrado por su compañero buscador de críptidos congoleño William J. Gibbons en su propio libro Mokele-Mbembe: Mystery Beast of the Congo (2010), que también documenta a los otros críptidos congoleños y de Camerún buscados por él durante sus expediciones. El testigo en cuestión fue el pastor Joseph Ellis, quien informó personalmente a Gibbons de su encuentro.

Tuvo lugar un claro día soleado en noviembre de 1971, cuando Ellis viajaba hacia el Norte en su canoa motorizada de 30 pies de largo por el río Motaba. De repente, vio una criatura enorme, alargada, con forma de serpiente, con una serie de crestas como el borde de una sierra a lo largo de su espalda. Se movía justo al otro lado del río desde la orilla derecha, a solo unos 100 pies de distancia. Apagando el motor de su canoa, un asombrado Ellis observó cómo la criatura, que podía ver era al menos tan larga como su canoa, nadó lentamente a través del río hasta su orilla izquierda, a la que trepó, arrastrándose a través de la espesa hierba y luego desapareciendo en la jungla.

Roy Mackal's book & William Gibbons's bookEl libro de Roy Mackal y el libro de William Gibbons (© Roy P. Mackal / E.J. Brill & William Gibbons / Coachwhip Publications)

Ellis nunca vio su cabeza, pero solo la sección de su cuerpo que era visible para él tenía al menos 30 pies de largo y era de color marrón grisáceo. Aunque había visto personalmente muchas de las grandes especies de animales de esta región actualmente documentadas por la ciencia (incluidos elefantes, monitores, pitones, tortugas y cocodrilos), nunca antes había visto nada como esta criatura y, al no tener interés en la criptozoología, había no conocido previamente de su existencia aquí. ¿Que pudo haber sido?

Mackal favoreció una sola, muy grande y radicalmente nueva especie de lagarto monitor como la explicación más satisfactoria tanto para el nguma-moneme como para el mbielu-mbielu-mbielu. No obstante, los paralelos estegosaurianos de este último son evidentemente difíciles de descartar absolutamente – porque como confesó en su libro: “Para mí, mbielu-mbielu-mbielu sigue siendo un enigma”.

Muhuru, William RebsamenRepresentación artística del encuentro de Bombays con un muhuru (© William M. Rebsamen)

Tampoco los dos ejemplos congoleños documentados anteriormente son los únicos cripto-reptiles dorsalmente distintivos registrados en África. Un día de verano de 1961, el misionero Cal Bombay y su esposa conducían por el Valle del Rift de camino a Nairobi, Kenia, cuando tuvieron que detenerse bruscamente para evitar chocar contra un reptil extremadamente grande que aparentemente se estaba tomando el sol en medio del la carretera. Los Bombay estimaron que la criatura, que era de color gris oscuro, medía alrededor de 10 pies de largo, tenía una cabeza con forma de serpiente, cuatro patas rechonchas y, lo más notable de todo, tenía una serie de estrías en forma de diamante que recorrían todo su cuerpo en línea media dorsal, desde la parte posterior de la cabeza hasta la punta de la cola.

Después de unos 20 minutos, dando así a sus observadores mucho tiempo para examinarlo detenidamente, esta lánguida bestia misteriosa finalmente se puso de pie y se adentró perezosamente en el monte. Cuando algunos nativos de Kenia se enteraron de su encuentro, se refirieron a la criatura como un muhuru, pero los zoólogos occidentales no conocen nada parecido.

sisopsEste artículo de ShukerNature está extraído y adaptado de mi libro Still In Search Of Prehistoric Survivors.

http://karlshuker.blogspot.com/2021/02/meet-mbielu-mbielu-mbielu-so-good-they.html

Imágenes del monstruo “Migo” del lago Dakataua de 1994

Imágenes del monstruo “Migo” del lago Dakataua de 1994

Es hora de revisar el Migo una vez más …

Migo-1994-Feb-2021-migo-drawings-composite-2-985px-92kb-Feb-2021-Darren-Naish-Tetrapod-ZoologyPie de foto: representación esquemática diferente de la criatura representada en las imágenes del lago Dakataua de 1994. Imágenes: arriba, Lisa Peach / CFZ; abajo, Darren Naish.

Como parte de mi proyecto TetZoocryptomegathread en Twitter (en el que escribo sobre la historia de fondo de una foto criptozoológica específica o un fragmento de película), recientemente decidí cubrir las imágenes del monstruo “Migo” del lago Dakataua de 1994. Los lectores de mucho tiempo tal vez me recuerden cubriendo esto en TetZoo en 2008 (aquí está la versión archivada de ese artículo), pero aquí está nuevamente, esta vez con más detalles y conocimientos. El caso del Migo es complejo. Implica la sistemática y el comportamiento de los cocodrilos, la hipótesis del “arqueoceto sobreviviente”, la apariencia de vida del mosasaurio como se describe en el paleoarte y el mundo de la comunidad criptozoológica anterior a Internet. Empecemos.

Migo-1994-Feb-2021-New-Britain-map-946px-60kb-Feb-2021-Darren-Naish-Tetrapod-ZoologyPie de foto: Nueva Bretaña, la isla más grande del archipiélago de Bismarck. Imagen: NordNordWest, CC BY-SA 3.0 (original aquí).

¿Qué es el Migo? También conocido como Masali o Migaua, es una supuesta criatura misteriosa del lago Dakataua de Nueva Bretaña, que se dice que mide unos 4 metros de largo y es un animal depredador acuático, con aletas, cola y hocico largos. Nueva Bretaña (Niu Briten en Tok Pisin) es la isla más grande del archipiélago de Bismarck, ubicada al Noreste de Nueva Guinea. Tiene forma de media luna, 520 km de largo a lo largo de su costa Sur y es volcánicamente activo. El lago Dakataua se encuentra en el extremo Norte de la península de Willaumez, que se proyecta desde la costa Norte de la isla. El lago se encuentra a 76 m sobre el nivel del mar, tiene forma de U, tiene aproximadamente 430 m de ancho, 122 m de profundidad en su punto más profundo y es altamente alcalino.

Migo-1994-Feb-2021-Lake-Dakataua-google-maps-918px-62kb-Feb-2021-Darren-Naish-Tetrapod-ZoologyPie de foto: Península de Willaumez, ubicación de nuestro lago de interés. Imagen: Google Maps / Jimmy O’Donnell (original aquí).

El caso del Migo, en 1994, ya era bastante conocido en la comunidad criptozoológica, en parte porque el “padre de la criptozoología”, Bernard Heuvelmans, lo incluyó en su influyente y muy consultada lista de verificación de 1986 de criaturas misteriosas en espera de ser descubiertas (Heuvelmans 1986). La lista de Heuvelmans es bastante ridícula e incluye una enorme cantidad de criaturas superestrellas que, lo siento, Bernard, seguramente no son animales reales que esperan ser descubiertos, pero esa es una historia para otro momento. De todos modos, allí, Heuvelmans enumera al Migo como “una especie desconocida de cocodrilo (¿o es, como se sospecha, un mosasaurio sobreviviente?)”. Sí, la supuesta presencia de un “cocodrilo desconocido” en el lago Dakataua había estado dando vueltas desde la década de 1950 …

Migo-1994-Feb-2021-Heuvelmans-1986-cryptids-smaller-2-954px-147kb-Feb-2021-Darren-Naish-Tetrapod-ZoologyEl “cocodrilo de las tierras altas de Nueva Bretaña”. La historia (como la conocen los occidentales) comienza esencialmente en 1956, cuando el herpetólogo estadounidense Wilfred T.Neill (mejor conocido por su libro de 1971 The Last of the Ruling Reptiles) publicó un breve artículo en el que aludía a la presencia de cocodrilos en Nueva Bretaña. (Neil 1956). Neill había presenciado a los cocodrilos él mismo – “alrededor de los márgenes de los lagos de las tierras altas” – mientras volaba sobre la isla en un avión durante la Segunda Guerra Mundial; también mencionó un avistamiento realizado por otro militar estadounidense (Neil 1956). Neill no estaba seguro de qué especies eran, pero despertaron su interés y sugirió que podrían ser cocodrilos de Nueva Guinea Crocodylus novaeguineae o, más remotamente, “un pariente no descrito” de esa especie.

Esta determinación hace – ¡posiblemente! – el “cocodrilo de las tierras altas de Nueva Bretaña”, un críptido: un organismo conocido a partir de pruebas anecdóticas, pero que aún no se ha identificado de manera convincente como especie. Sin embargo, si quiere discutir, podría decir que cualquier propuesta de este tipo es romántica, abiertamente especulativa y, de hecho, va en contra de la navaja de Occam, ya que agrega complejidad a una conclusión menos compleja (a saber, que los cocodrilos que vio Neill eran cocodrilos de Nueva Guinea). También se puede argumentar que el artículo de 1956 sobre cocodrilos de Neill (que ni siquiera mencionó el lago Dakataua) no tiene ninguna conexión con los eventos discutidos en el resto de este hilo, pero la literatura es lo que es. Verás lo que quiero decir.

Migo-1994-Feb-2021-New-Guinea-crocodile-wikipedia-1411px-290kb-Feb-2021-Darren-Naish-Tetrapod-ZoologyPie de foto: Cocodrilo de Nueva Guinea … creo (existe la remota posibilidad de que esto muestre un cocodrilo de Hall). Imagen: Midori, CC BY 3.0 (original aquí).

Debo agregar el punto de interés adicional aquí de que algunos de los cocodrilos previamente etiquetados como “cocodrilos de Nueva Guinea” ahora se reconocen como una segunda especie: el cocodrilo de Hall, C. halli, oficialmente nombrado en 2019 (Murray et al. 2019). Neill fue uno de los primeros en sugerir la existencia de esta especie distinta y la mayoría de las fuentes que discuten los cocodrilos de Nueva Guinea han hecho referencia a su posible validez. Sigue siendo incierto si tiene alguna relevancia para los cocodrilos en Nueva Bretaña.

Un supuesto mosasaurio moderno. Avance rápido hasta 1972, y una misteriosa criatura acuática en Nueva Bretaña se menciona nuevamente en la literatura. Esta vez, el lugar fue un artículo de un periódico japonés* (sí, un artículo de un periódico; recuerde eso), y es significativo por ser la primera fuente publicada reconocida que usó el nombre Migo y al afirmar que la gente local sabía de una “criatura monstruosa” que habitaba el lago Dakataua. Se dice que mide unos 10 m de largo, tiene una cola parecida a la de un cocodrilo, un cuello que es “largo y delgado como el de un caballo”, colmillos, “patas” planas que recuerdan a las de una tortuga (así que … aletas ?), ¡y cabello!

Según el artículo, un Shohei Shirai del Instituto de Investigación de Recursos del Océano Pacífico había recopilado informes sobre el Migo de 15 habitantes locales. Shirai también se enteró de que la criatura había sido presenciada por un cazador alemán visitante, e incluso fotografiada por un oficial de patrulla australiano. El artículo terminaba con la sugerencia de Shirai de que Migo era quizás un mosasaurio viviente. Sí, un mosasaurio, ese grupo de lagartos acuáticos en su mayoría enormes del Cretácico, que seguramente se extinguió hace unos 66 millones de años. Hasta hace poco, los mosasaurios han sido retratados como animales vagamente parecidos a los cocodrilos, representaciones tradicionales que los muestran con una superficie blindada muy retorcida y un volante ondulado o dentado a lo largo de la línea media de la espalda y la cola. Esta es una de esas famosas ilustraciones tradicionales, del gran paleoartista Charles Knight

Migo-1994-Feb-2021-Tylosaurus-Knight-1790px-100kb-Feb-2021-Darren-Naish-Tetrapod-ZoologyPie de foto: Tylosaurus de Charles Knight, publicado originalmente en un artículo de 1899 por H. F. Osborn. Imagen de dominio público.

Creo que fue esa última característica, combinada con el gran tamaño, la naturaleza monstruosa y quizás también los remos, lo que llevó a Shirai a conectar el Migo con los mosasaurios. No solo no hay ninguna razón para pensar que los mosasaurios sobrevivieron más allá del final del Cretácico, sino que, además, hay algunos problemas anatómicos notables aquí. Resulta que todas esas reconstrucciones tradicionales que muestran mosasaurios con un flequillo dorsal serrado u ondulado están totalmente equivocadas: no hay ninguna razón para pensar que los mosasaurios tuvieran tal cosa. Por un lado, los mosasaurios son lagartos anguimorfos, parte del mismo grupo principal que los gusanos lentos, monitores, monstruos gila y parientes. Sin adornos dorsales en este grupo.

Migo-1994-Feb-2021-anguimorph-montage-929px-145kb-Feb-2021-Darren-Naish-Tetrapod-ZoologyPie de foto: la posición precisa de los mosasaurios dentro de Squamata todavía se debate (es posible que no estén especialmente cerca de los monitores y parientes, como se pensaba ampliamente). Sin embargo, se acepta en gran medida que son anguimorfos. Las fotos muestran (en el sentido de las agujas del reloj desde la parte superior izquierda) los anguimorfos existentes Anguis, Varanus y Heloderma. Imágenes: Darren Naish.

Además, la evidencia fósil lo contradice. La idea de que los mosasaurios podrían tener un flequillo surgió después de la afirmación de Samuel Williston de 1898 de que había encontrado evidencia de “una franja gruesa o melena” en la línea media dorsal del animal (Williston 1898; ver también Williston 1899). Pero había cometido un error: el segmento de “flequillo o melena” en realidad representaba anillos cartilaginosos mal colocados de la tráquea, una corrección que hizo en 1902 (Williston 1902). Todos esos artistas del siglo XX que representaban mosasaurios con adornos (en su mayoría influyentes, Charles Knight y Zdeněk Burian) habían estado perpetuando un error.

En mi artículo de 1997 de Migo (Naish 1997), me propuse mostrar cuán desactualizada era esta visión de los mosasaurios con “flequillos volantes serrados” en relación con las vistas más modernas, aunque hay que decir que mi “nueva apariencia” mosasaurio (‘b’ en la imagen aquí) ahora parece bastante anticuada. El criptozoólogo Richard Freeman dijo que parecía “un pingüino con ácido”, lo que puede ser un cumplido o no. También debo señalar que la hipótesis del mosasaurio de Shirai ignora las menciones de un cuello y cabello largos, ninguno de los cuales son rasgos de mosasaurio. Lo que sea … el principal punto de interés aquí es que todo esto sobre el Migo siendo visto por múltiples testigos oculares, sobre que es un monstruo gigante con una cola dentada, etc., proviene de un artículo de periódico.

Migo-1994-Feb-2021-Naish-1997-mosasaurs-1000px-209kb-Feb-2021-Darren-Naish-Tetrapod-ZoologyPie de foto: un montaje de mosasaurio de Naish (1997). (a) es un nuevo dibujo de una imagen clásica de mosasaurio por el gran paleoartista checo Zdeněk Burian; (b) se suponía que representaba a un mosasaurio como realmente podría haber lucido. Ahora es bastante anticuado al mostrar dientes protuberantes, un esquema de color muy parecido a los cetáceos y una cola que carece de una aleta vertical. Oye, eran los años 90. Imagen: Darren Naish.

Hemos visto en evaluaciones previas de críptidos (ver este artículo de TetZoo sobre Cadborosaurus) que los artículos de periódicos y las personas que los escriben o son citados en ellos se vuelven inadvertidamente enaltecidos en la literatura criptozoológica, como si fueran fuentes completamente confiables y afirmadas por hechos. Pero, vamos, estamos hablando de artículos de periódicos. A menudo no valen ni el papel en el que están escritos, lo siento.

Noticias de la década de 1990. Con todo lo anterior como nuestro trasfondo canónico, ahora avanzamos hasta junio de 1994 y la noticia, publicada en el Reino Unido por el autor y criptozoólogo líder Karl Shuker en la reunión de la UnConvención de Fortean Times de ese año, ¡que el Migo había sido filmado! Como se publicó en la revista criptozoológica Animals & Men, Karl transmitió información obtenida del criptozoólogo Roy Mackal (que ya no está con nosotros; murió en 2013) de que la criatura había sido filmada por un equipo de televisión japonés que había viajado especialmente al lago Dakataua en un esfuerzo deliberado por encontrarlo. Mackal había estado en la misma expedición y había visto a la criatura él mismo.

La emoción fue alta, especialmente porque se dijo que la película era sorprendentemente buena. Por desgracia, (en ese momento) solo se había transmitido en Japón. ¿Cómo podemos esperar verla aquellos de nosotros en otras partes del mundo? Su existencia se convirtió en un tema de conversación habitual en las discusiones, y Animals & Men pasó por un período de varios meses en el que el editor (Jon Downes) explicaba sus exasperados esfuerzos por hacerse con ella (Downes 1995a, b).

Migo-1994-Feb-2021-many-finned-sea-serpent-1092px-117kb-Feb-2021-Darren-Naish-Tetrapod-ZoologyPie de foto: Cetioscolopendra, el gran “ciempiés cetáceo” o “serpiente marina de muchas aletas” de Heuvelmans (1968), como se muestra (arriba) en In The Wake y (abajo) por mí mismo.

El mismo Heuvelmans le escribió a Jon. Había escuchado que la criatura se movía mediante ondulaciones verticales. Si esto fuera cierto, la criatura debe ser un mamífero, no un reptil. Quizás, señaló Heuvelmans en una carta (Downes 1995b), el Migo podría ser uno y lo mismo que la “serpiente marina de muchas aletas”, cuya existencia había postulado Heuvelmans en su famoso libro de 1968 In the Wake of the Sea-Serpents (Heuvelmans 1968). Según Heuvelmans, el “de muchas aletas” era una ballena basilosáurida post-Eoceno con armadura, bordeada a lo largo de sus bordes por aletas móviles verticalmente. Me parece realmente interesante que Heuvelmans todavía estuviera promoviendo la posible existencia de esta bestia tan recientemente como 1994 desde que, como se explica en mis libros Cryptozoologicon Volume 1 (Conway et al. 2013) y Hunting Monsters (Naish 2017), su existencia siempre fue una broma y no creo que nadie se lo tomara en serio en la década de 1990. Sin embargo, la deconstrucción de Ulrich Magin del sistema de clasificación de Heuvelmans para los monstruos marinos se publicó en 1996 (Magin 1996), por lo que tal vez Heuvelmans, a partir de 1994, todavía pensaba que sus ideas eran buenas.

Migo-1994-Feb-2021-Naish-Hunting-Monsters-and-Magin-1996-943px-166kb-Feb-2021-Darren-Naish-Tetrapod-ZoologyPie de foto: trabajos críticos clave sobre el esquema del monstruo marino de Heuvelmans descrito en In the Wake: Hunting Monsters de Naish 2017 y el artículo de 1996 de Ulrich Magin en Fortean Studies 3, este último aún ausente como documento de acceso público.

A finales de 1994, las páginas del British Columbia Cryptozoology Club Newsletter (BCCCN de aquí) también cubrieron la historia de las imágenes de Migo. El veterano investigador de monstruos acuáticos Gary Mangiacopra les envió una copia de las imágenes y pudieron ver las imágenes en compañía de un hablante de japonés. El autor de un artículo editorial (creo que escrito por el difunto Paul LeBlond, mejor conocido por sus escritos sobre Cadborosaurus; vea este artículo relevante de TetZoo) explicó cómo se transmitió el programa de televisión el 13 de febrero de 1994 en la cadena NHK de Japón, que definitivamente involucraba a Lake Dakataua, y que las imágenes japonesas mostraban al equipo llegando a Port Moresby antes de volar a la península de Willaumez en la costa Norte de Nueva Bretaña. El artículo mencionó además la participación de Roy Mackal, y señaló además su identificación preferida (de Mackal) de la criatura como…. ¡una ballena arqueoceta viviente! Volveremos a esta propuesta más tarde.

El artículo de BCCCN también declaró que el equipo japonés estaba de acuerdo con esta propuesta de arqueoceto y mostró un modelo animado durante el documental. En realidad, esto no está bien. El equipo japonés en realidad favoreció la identidad de mosasaurio que vimos anteriormente, y la secuencia animada mostró un modelo de mosasaurio, no un arqueoceto. Su mosasaurio era bastante divertido. Era en gran medida un mosasaurio “tradicional” del tipo descrito anteriormente (probablemente se basó directamente en el arte de Knight o Burian) y se lo mostró nadando a través de un túnel submarino hacia el lago. Era obvio que el modelo era caro y técnicamente una creación bastante detallada, pero no se veía muy bien como un animal real. Jon lo describió en forma impresa como un “tritón mecánico”.

Migo-1994-Feb-2021-mosasaur-composite-Entertainer-490px-133kb-Feb-2021-Darren-Naish-Tetrapod-ZoologyPie de foto: capturas de pantalla (literalmente, fotos de la pantalla…) del modelo mosasaurio del documental Migo. Creo que fue muy obvio, basado en las representaciones artísticas de Charles Knight y/o Zdeněk Burian.

Una opinión que se menciona con frecuencia sobre el lago Dakataua, que se repite en todos los artículos discutidos aquí, es que el lago carece de peces y otras formas de vida acuática, y que cualquier gran depredador allí solo puede ganarse la vida capturando aves silvestres. Algunas fuentes afirman que el lago es de origen volcánico y altamente alcalino, lo que ha contribuido a contribuir a su falta de habitantes acuáticos. No sé cuánto de esto sea cierto (hay muchos otros lagos alcalinos, volcánicos y geológicamente jóvenes en todo el mundo que están habitados por peces y otros animales), pero, como dije, se mencionó bastante.

Finalmente, una visualización de la película. ¿Podremos aquellos de nosotros en el Reino Unido ver alguna vez una pieza de película que, a estas alturas, sonaba como el santo grial de la evidencia del monstruo del lago? Bueno … como se reveló en la edición de 1995 de Animals & Men, Jon Downes en el Reino Unido había logrado obtener una copia (en cinta VHS) gracias a la amabilidad del corresponsal Tokuharu Takabayashi. Jon escribió sobre la película y lo que mostraba en Animals & Men, su conclusión general es que era emocionante (más que la “mancha amorfa y poco impresionante” que esperaba que no fuera) pero difícil de interpretar.

Migo-1994-Feb-2021-Karl-Shuker-1995-Fortean-Times-1178px-256kb-Feb-2021-Darren-Naish-Tetrapod-ZoologyPie de foto: es Karl Shuker, más que cualquier otra persona, quien ha sido el principal responsable de compartir las noticias del Migo con el mundo occidental. Aquí está su artículo de 1995 en el Fortean Times (Shuker 1995a). Karl ha revisado recientemente el caso de Migo en su blog ShukerNature (aquí y aquí).

Así que envió una copia a Karl Shuker, quien publicó sus pensamientos sobre la película en Animals & Men (Shuker 1995a) y también en la popular revista Fortean Times (Shuker 1995b). Allí, Karl describió la película documental en su conjunto antes de centrarse en la secuencia de Migo en particular. Describió la existencia de dos secciones relevantes, una que mostraba un animal de movimiento rápido que tenía dos aletas o espinas dorsales delgadas, y otra que mostraba un animal de movimiento lento con una cabeza indistinta y una joroba dorsal aplanada con posibles dentados. También se incluyeron secciones de texto similar en el libro de Karl de 1995 In Search of Prehistoric Survivors (un libro más asociado con la posición criptozoológica conocida como Prehistoric Survivor Paradigm, o PSP, que cualquier otro), pero el libro estaba en imprenta (o al menos, había sido enviado) para cuando esta noticia se dio a conocer, y Karl solo pudo incluir las noticias de Migo como una sección de “parada de prensa” al final de su capítulo sobre monstruos de agua (Shuker 1995c).

La toma de Karl sobre la criatura surgió de su combinación de sus observaciones de las imágenes que los relatos de la década de 1970 mencionan mandíbulas parecidas a cocodrilos y supuestamente pelaje corto. Quizás, propuso Karl (aquí estaba de acuerdo con Roy Mackal), el Migo era una ballena de tallo arcaica similar a las formas terrestres de cuatro extremidades del Eoceno, como la famosa “ballena ambulante” Ambulocetus de Pakistán. Ambulocetus, descrito por Hans Thewissen y sus colegas en 1994 (Thewissen et al. 1994), fue considerado a principios de la década de 1990 como parte de un grupo de ballenas estructuralmente primitivas y extintas llamadas protocétidos, que a su vez forman parte de un grupo más grande y extenso inclusivo llamado Archaeoceti.

Migo-1994-Feb-2021-Ambulocetus-montage-985px-90kb-Feb-2021-Darren-Naish-Tetrapod-ZoologyPie de foto: en la parte superior, esqueleto reconstruido de la ballena de tallo paquistaní Ambulocetus; abajo, reconstrucción de Ambulocetus en una hipotética pose de natación. Imágenes: Notafly, CC BY-SA 3.0 (original aquí); Darren Naish.

Ni los protocetidos ni los arqueocetos son “grupos naturales” (es decir, clados: grupos en los que todos los miembros descienden del mismo antepasado), ya que parecen haber sido ancestros de grupos de ballenas posteriores, incluidos los vivos. Son grupos artificiales reconocidos por conveniencia, o lo que técnicamente se conoce como parafilético. Debo agregar que, en 1996, Thewissen y sus colegas decidieron que Ambulocetus era “lo suficientemente distinto” de los protocetidos para obtener su propia familia (Ambulocetidae) (Thewissen et al. 1996), una decisión que han seguido otros científicos especializados en arqueocetos.

La “hipótesis del arqueoceto superviviente”. Sea lo que sea, se piensa universalmente que los animales específicos dentro de estos grupos se extinguieron hace mucho tiempo: se extinguieron antes del final del Eoceno y, por lo tanto, se extinguieron durante más de 34 millones de años. Sin embargo, los arqueocetos muestran una variedad tan fantástica de configuraciones anatómicas (mira el montaje), y son tan familiares como los mamíferos fósiles, que a menudo se los ha considerado como los antepasados potenciales de ciertos críptidos acuáticos, algo que puede que no sea muy conocido por los paleontólogos que los estudian.

Migo-1994-Feb-2021-archaeocete-montage-1273px-108kb-Feb-2021-Darren-Naish-Tetrapod-ZoologyPie de foto: un montaje de arqueocetos, que representa algo de la diversidad presente dentro de los respectivos linajes (recuerde: Archaeoceti es un grado, no un clado. Algunos de estos animales están mucho más cerca de las ballenas corona que otros). Se incluyen animales pequeños y con capacidad terrestre, al igual que depredadores de vertebrados de cara larga y gigantes de cuerpo largo como el famoso Basilosaurus.

De hecho, los arqueocetos como los protocétidos y el basilosaurio gigante de cuerpo alargado son los pilares de la literatura de los “supervivientes prehistóricos”, tan familiares y discutidos como los plesiosaurios poscretáceos. ¿De dónde viene esta idea y por qué ha persistido? Prácticamente se podría escribir un libro completo sobre la hipótesis de la supervivencia de los arqueocetos. Comenzó con la creencia de que Basilosaurus, el más conocido y descrito más temprano de los arqueocetos, era una verdadera “serpiente marina” de la vida real, una visión promovida tanto por interpretaciones erróneas de su anatomía como por los esfuerzos fraudulentos del famoso charlatán Alfred Koch para combinar esqueletos de Basilosaurus en para hacer que los restos de la criatura sean más impresionantes y extravagantes para los espectadores que pagan.

Como señaló Hans Thewissen en su libro de 2014 The Walking Whales (Thewissen 2014), también se debió en parte al hecho de que las opiniones de la gente sobre la antigüedad de las ballenas arqueocetas eran vagas: sabían que Basilosaurus era prehistórico, pero no necesariamente que tenía más de 30 millones de años. Ergo, monstruos marinos de cuerpo largo vistos frente a la costa de Nueva Inglaterra o dondequiera que pudiera haber todavía, quizás, ballenas vivas de este tipo. Mencioné Nueva Inglaterra allí porque fueron los avistamientos realizados en las costas de esa región los que, en particular, fueron los responsables de impulsar esta noción de “arqueoceto viviente”. Como se exploró a fondo en el libro Disentangled de Robert France de 2019 (Francia 2019), hoy parece que los avistamientos en cuestión involucraron a animales grandes (como el atún) vistos tirando de artes de pesca desechados. Revisé el libro de France aquí.

Migo-1994-Feb-2021-Naish-1997-Heuvelmans-ITW-Thewissen-cover-925px-160kb-Feb-2021-Darren-Naish-Tetrapod-ZoologyPie de foto: portadas de Heuvelmans (1968) – un volumen clave en la promoción de la hipótesis del “arqueoceto sobreviviente” – y Thewissen (2014), un volumen que toca, muy brevemente, la hipótesis (pero no la explora en profundidad; ciertamente no es el tema central del libro).

El resultado de todo esto es que, desde finales del siglo XIX en adelante, Basilosaurus siempre se mencionaría en las discusiones sobre serpientes marinas como si pudiera ser un antepasado potencial de tales criaturas. El gran trabajo clásico sobre relatos de monstruos marinos de 1968 – In the Wake of the Sea-Serpents de Bernard Heuvelmans (Heuvelmans 1968) – mantuvo una promoción de la “hipótesis del arqueoceto”, pero Heuvelmans hizo algo muy interesante.

Heuvelmans fue un gran defensor de la idea de que los críptidos podrían ser los descendientes evolutivamente modificados de animales conocidos solo como fósiles. Dando el crédito justo a la información intelectual proporcionada por su amigo y colega Ivan Sanderson, Heuvelmans describió cómo varios de los monstruos marinos expuestos en In the Wake eran seguramente arqueocetos post-Eoceno sustancialmente modificados. Entre ellos se encontraba la Super Nutria, un enorme mamífero marino cuadrúpedo que Heuvelmans imaginó como un protocétido moderno. Sí, no bromeo: un “protocetídico” post-Eoceno con forma de nutria del tamaño de un rorcual. Los escritos de Heuvelmans están llenos de este tipo de cosas: efectivamente convirtió la criptozoología en zoología especulativa, un hecho que he enfatizado en libros (Conway et al. 2013, Naish 2017) y artículos de revistas (Naish 2014).

Migo-1994-Feb-2021-Hyperhydra-slide-998px-139kb-Feb-2021-Darren-Naish-Tetrapod-ZoologyPie de foto: ¡uno de los varios “arqueocetos supervivientes” de Heuvelmans (1968) es el increíble SUPER-NUTRIA!

¡Y así los protocétidos ahora se plegaron en el panteón de criaturas consideradas parte del Paradigma del Superviviente Prehistórico también! Las mandíbulas largas y con dientes, el estilo de vida anfibio, lo cuadrúpedo y las colas de los protocétidos en forma de paleta (no afiladas) los han hecho bastante populares como posibles prototipos de críptidos. Aquí es donde volvemos al Migo.

¿Tenía razón Karl Shuker al asociar protocetidos/ambulocetidos con el Migo? No hay ningún indicio de que estos animales hayan sobrevivido más allá del Eoceno: son verdaderamente arcaicos y deben ignorarse por completo cuando se trata de la evaluación de relatos de críptidos. Creo (y lo he dicho en numerosas publicaciones) que el PSP está lamentablemente equivocado y que no hay razón para tomárselo en serio. Y no, los celacantos no proporcionan un precedente. Todo en ellos es completamente diferente de los tetrápodos con los que a menudo se los compara.

Una breve interjección sobre Deinosuchus. Antes de llegar a la película de Migo en sí, debo señalar otra identificación propuesta para el migo: a saber, la publicada por Ronald Rosenblatt y Edward Young en Fortean Times en 1994 (Rosenblatt & Young 1994). Sugirieron que Migo podría ser uno y lo mismo que Phobosuchus, un antiguo nombre para el cocodriloide cocodrilo Deinosuchus … sí, un cocodrilo fósil gigante del Cretácico Superior de América del Norte.

Migo-1994-Feb-2021-Deinosuchus-Daderot-CCO-1046px-142kb-Feb-2021-Darren-Naish-Tetrapod-ZoologyPie de foto: esqueleto de Deinosuchus montado en exhibición en el Museo de Historia Natural de Utah, Salt Lake City. Imagen: Daderot, CC0 (original aquí).

Este es un caso clásico de “agarrarse a la paja” ampliamente presente en la literatura criptozoológica. ¿Hay alguna característica del Migo que pueda vincularlo con Deinosuchus? No. Young & Rosenblatt (1994) solo mencionaron ese nombre porque era, muy probablemente, el único animal prehistórico grande del tipo cocodrilo que conocían (pensaban que el Migo filmado medía entre 30 y 40 pies de largo, lo cual está completamente equivocado). – más sobre esto más adelante). Por supuesto, su sugerencia puede ignorarse.

La película legendaria. Avance rápido hasta 1995 … aquí es donde necesito discutir mi propio trato con la película. Gracias a las gracias de Jon Downes, viajé al Centro de Zoología Fortean en Exeter y pude ver las imágenes en mi tiempo libre. La copia que le habían proporcionado a Jon no era de gran calidad, pero era lo suficientemente buena. Vimos todo el documental que incluye la película. Como se mencionó anteriormente, muestra al equipo japonés llegando (en avión) a las inmediaciones de New Britain y luego haciendo una corta caminata en bote.

Migo-1994-Feb-2021-dolphin-montage-1305px-100kb-Feb-2021-Darren-Naish-Tetrapod-ZoologyPie de foto: a la izquierda, mi esfuerzo esquemático de Naish (1996, 1997) para representar a los delfines que se ven en las imágenes del documental. A la derecha: una captura de pantalla realmente horrible, tomada en los días antes de que pudiera tomar capturas de pantalla. Imagen: Darren Naish.

Mientras están en un bote, el equipo señala hacia el mar mientras un grupo de delfines pasa nadando, tres de los cuales se ven rompiendo la superficie. Un delfín emerge por delante de los otros dos, ambos aparecen como una sola masa debido a su proximidad. Ambos ruedan y se zambullen al paso, sus colas aparecen sobre la superficie y vemos las aletas de uno de ellos. Aquí se muestra la secuencia completa, esquemáticamente, al igual que una captura de pantalla muy pobre que pude tomar. Los delfines se ven en su mayoría en silueta, pero sus perfiles y proporciones me hacen pensar que son delfines Stenella, quizás delfines Spinner S. longirostris.

Migo-1994-Feb-2021-spinner-dolphins-Red-Sea-Alexander-Vasenin-CC-BY-SA-3-0-wikipedia-1000kb-25kb-Sept-2019-Feb-2021-Tetrapod-ZoologyPie de foto: Delfines giradores. Imagen: Alexander Vasenin, CC BY-SA 3.0.

En sus artículos de 1995 sobre el caso, Karl señaló que unos segundos de la película eran “mucho más impresionantes” que el resto, ya que mostraban “una sección del cuerpo emergiendo del agua en un levantamiento vertical y con dos esbeltas proyecciones que se asemejan a aletas dorsales o espinas antes de sumergirse nuevamente – seguido inmediatamente por la emergencia vertical de lo que pudo haber sido una cola, con dos aletas horizontales parecidas a ballenas” (Shuker 1995a, p. 38). La implicación de la escritura de Karl no es solo que este segmento muestra al Migo, sino también que brinda apoyo a la idea de que el Migo es un cetáceo y un arqueoceto viviente.

Jon y yo llamamos a Karl mientras veíamos la película y, con su ayuda, confirmamos que la secuencia del delfín descrita anteriormente era de hecho la misma que la pieza de película que tenía en mente. Al ver que se filmó en el mar, y al ver que obviamente mostraba delfines, fue, por desgracia, irrelevante para la criatura filmada en el lago y, de hecho, para el caso Migo en su conjunto. Para ser justos, debo señalar que la versión de la película que obtuvo Karl (una copia de segunda generación) era de mala calidad; Para citar a Jon, “mi equipo de duplicación de video era extremadamente primitivo, y tuvo la mala suerte de obtener una copia de calidad similar a una de las copias ‘piratas’ de las películas de Disney que se pueden comprar en las ventas de maleteros. Hay que destacar que mi equipo incluso logró perderse fragmentos del documental”. Básicamente, tuve acceso a una copia mucho mejor (una copia de primera generación, nada menos) del documental que Karl.

Migo-1994-Feb-2021-migo-footage-sg-FT-102-894px-121kb-Feb-2021-Darren-Naish-Tetrapod-ZoologyPie de foto: Imagen fija de la grabación de Migo, oscurecida artificialmente para aumentar el contraste.

¿Qué hay de la película de Migo en sí? No es un vistazo fugaz, pero dura unos 5 minutos y muestra claramente un animal grande y oscuro nadando, de derecha a izquierda, a través de la superficie del lago. Desafortunadamente, obviamente estaba muy lejos de la cámara, y la película es extremadamente borrosa y pixelada, creo que porque el operador de la cámara estaba filmando con el zoom máximo. La consecuencia es que todos los bordes son irregulares y en forma de escalera, que partes del contorno del animal (y cualquier área oscura circundante) se fusionan a veces entre sí, y que el animal no es tan distinto en relación con la superficie del agua. Puedes ver lo que quiero decir en las capturas de pantalla adyacentes.

Migo-1994-Feb-2021-Migo-footage-stills-1115px-65kb-Feb-2021-Darren-Naish-Tetrapod-ZoologyPie de foto: más imágenes fijas de la película. Nótese la sección posterior alta hasta la parte posterior de la cabeza, el tórax largo y bajo y la cola dentada dorsalmente.

Sin embargo, vemos bastantes detalles anatómicos. Incluso a fines de 1996, ninguno de los escritores que habían cubierto el Migo hasta ahora lo había transmitido, así que, en el otoño de 1996, publiqué un artículo inicial en The Cryptozoology Review en el que describí la película (y la criatura que muestra) con un detalle razonable (Naish 1996). En aquellos días, no tenía acceso a ningún software de procesamiento digital o tecnología de NINGÚN tipo (ni siquiera tenía una computadora en casa), por lo que cualquier interpretación de una imagen vista en una pantalla (en este caso, una pantalla de TV, no un monitor de computadora) tenía que hacerse en papel … y, en parte como consecuencia, mi interpretación estaba bastante desviada en sus proporciones.

De todos modos, como puede ver, vemos un hocico largo y bajo, cerca del agua, seguido posteriormente por una sección de cabeza más alta y en forma de caja. Hay una marca vertical oscura en la parte posterior de la “caja”. Luego hay un espacio entre la parte posterior de la cabeza y la joroba baja formada por el torso del animal. Esto corresponde al cuello, por eso lo llamo “espacio del cuello”. En algunas partes de la película, el “espacio del cuello” está totalmente vacío y solo hay agua allí, pero en otras partes, hay dos picos verticales o espinas en el espacio. Luego está el torso largo y bajo, decorado en su superficie superior por una serie de nódulos bajos (estos aparecen y desaparecen durante la secuencia), luego otro espacio. Ese último espacio, que separa el torso de la cola, es bastante largo y me equivoqué en mi ilustración de 1996 al hacerlo demasiado corto. Intenté corregirlo en otra ilustración, publicada en 1997 (Naish 1997).

Migo-1994-Feb-2021-schematic-Migo-depictions-1159px-58kb-Feb-2021-Darren-Naish-Tetrapod-ZoologyPie de foto: esfuerzos adicionales para representar al animal que se muestra en las imágenes del lago Dakataua, la parte superior de la cual se publicó en Naish (1996, 1997).

Finalmente, hay una cola larga. Tiene claramente una superficie dorsal dentada y alrededor de 8 espinas verticales son visibles a lo largo de su longitud. Estas fluctúan en número durante la película y, en ocasiones, es posible que se vean algo como 10, es difícil de decir. Definitivamente me excedí y dibujé demasiadas en mis ilustraciones de 1996 y 1997. La cola es claramente móvil y desaparece y reaparece durante la película. Yo – y otros – inicialmente pensé que esto era indicativo de un movimiento vertical de la cola, algo más consistente con una identificación de mamífero que con una de reptil, pero… ¿recuerdas lo que dije acerca de que la película estaba filmada con el zoom máximo y de que estaba muy pixelada? Este supuesto “movimiento vertical” se debe simplemente al hecho de que el aspecto pixelado de la cola significa que “salta” en relación con la superficie del agua, ya sea porque las ondas hacen contacto con ella o debido a la distorsión. Volveremos a las ondas y al movimiento de la cola en un momento.

¿Entonces que tenemos? Un animal nadador de hocico largo con una sección posterior elevada en la cabeza, un tórax bajo marcado con nódulos de algún tipo y una cola de remo bordeada de estrías verticales. Decidí divertirme un poco e interpretarlo como el “arqueoceto evolucionado” insinuado por Mackal y Shuker, y aquí está el resultado.

Migo-1994-Feb-2021-migo-as-protocetid-1996-2212px-115kb-Feb-2021-Darren-Naish-Tetrapod-ZoologyPie de foto: el animal en las imágenes como un protocétido post-Eoceno puramente hipotético. No te tomes esta imagen en serio. Imagen: Darren Naish.

Qué cocodrilo. Pero, en realidad, solo puede ser una cosa, y esa única cosa es, por supuesto, un cocodrilo. De hecho, es obvio que esto es lo que es. No podemos estar 100% seguros de qué especie de cocodrilo es, pero es sensato y razonable suponer que es un cocodrilo de agua salada o indopacífico C. porosus. New Britain no solo se encuentra dentro del rango geográfico de esta especie (produje el mapa bastante primitivo que se muestra a continuación), la especie, a pesar de su nombre, frecuenta ambientes de agua dulce, así como estuarinos y marinos. La anatomía también es adecuada para esta especie: esas dos espinas verticales en el “espacio del cuello” están en la posición aproximada correcta para los dos osteodermos cervicales presentes en esta especie (la distribución de osteodermos es diagnóstica entre las especies de cocodrilos y difiere de una a otra) .

Migo-1994-Feb-2021-porosus-map-1997-1000px-132kb-Feb-2021-Darren-Naish-Tetrapod-ZoologyPie de foto: mapa simplificado que muestra el rango aproximado del cocodrilo de agua salada, de Naish (1997). Las estrellas muestran registros extralimitales.

¿Podría ser un cocodrilo de Nueva Guinea, según la sugerencia de W. T. Neill de la década de 1950? Es posible, pero hay un detalle anatómico que cuenta en contra de tal identificación. ¿Recuerda que el animal en las imágenes de Migo tiene prominentes “espinas” verticales en el “espacio del cuello”? Estas se corresponden bastante bien con los escudos cervicales altos y prominentes, ubicados posteriormente, del cocodrilo de agua salada. El cocodrilo de Nueva Guinea también tiene esos escudos, pero son más bajos y mucho menos obvios.

Migo-1994-Feb-2021-NG-croc-and-Saltie-scutes-compared-790px-174kb-Feb-2021-Darren-Naish-Tetrapod-ZoologyPie de foto: Los cocodrilos de Nueva Guinea y de agua salada difieren obviamente en la disposición y anatomía del escudo cervical. Imágenes: Midori, CC BY 3.0 (original aquí), Darren Naish.

También debo mencionar el tamaño del animal en este punto. Roy Mackal había dicho sobre las imágenes de Migo que el animal tenía quizás 10 m (33 pies) de largo, pero una comparación muy aproximada con las aves silvestres presentes en las imágenes muestra que esto es demasiado alto. Es casi seguro que ni siquiera tenga 6 m (18 pies) de largo.

De todos modos, tenía la suficiente confianza en la identificación del cocodrilo que, en 1997, publiqué mi artículo definitivo sobre las imágenes del lago Dakataua, titulado “El Migo es (probablemente) un cocodrilo” (Naish 1997). Hoy, lamento haber incluido el descargo de responsabilidad, pero bueno, era joven. De todos modos … caso cerrado: las imágenes muestran un cocodrilo de agua salada solitario. Mi artículo sobre esta conclusión apareció en una publicación, eh, algo oscura (y fenomenalmente esotérica); a saber, The Center for Fortean Zoology Yearbook 1997 (Naish 1997). En aquellos días, no me esforzaba en absoluto para que los artículos criptozoológicos aparecieran en las revistas técnicas “convencionales” (mis primeros esfuerzos de publicación implicaron muchas decisiones malas y/o pésimas). Hoy sé que podría haber ido a algún lugar mejor.

Migo-1994-Feb-2021-Naish-1996-and-1997-covers-1007px-154kb-Feb-2021-Darren-Naish-Tetrapod-ZoologyPie de foto: los lugares para mis artículos de Migo. Los volúmenes del Anuario de CFZ son tremendamente esotéricos y contienen mucho contenido extraño (la imagen de la portada es de uno de los artículos iniciales sobre bipedalismo de De Sarre) … bastante asombroso si te gusta ese tipo de cosas.

De todos modos, debido a que Migo y las imágenes japonesas eran noticias bastante candentes en ese momento, mis conclusiones se consideraron interesantes dentro de la comunidad más amplia de personas que investigaban noticias extrañas, criaturas misteriosas, etc., y así fue como, en diciembre de 1996, me pidieron que diera una charla sobre la película en la convención anual del Fortean Times, denominada UnConvention, ja, ja, en abril de 1997. Tengo muy buenos recuerdos de esa charla y, de hecho, de todo el evento, fue muy divertido. Mi charla salió bien, aunque no se había dado cuenta de que necesitaría equipo AV además de una videograbadora y un proyector. Hablé sobre el trasfondo del caso, haciendo pausas de vez en cuando para bajar del escenario y caminar hacia el retroproyector antes de volver a subir al escenario, antes de finalmente mostrar las imágenes. Hubo un jadeo audible de… alguna emoción indefinida cuando se mostró la grabación de los delfines, pero por supuesto, el evento principal fue la proyección de la grabación del lago Dakataua.

Hubo un interés sustancial de los medios en mi charla y conclusiones; Fui entrevistado por numerosos periodistas y varias noticias sobre la UnCon en su conjunto mencionaron mi charla sobre Migo como uno de los aspectos más destacados. Por cierto, el título completo de la charla fue “Qué cocodrilo: una nueva mirada al migo de New Britain, el monstruo del lago”. Se hizo una grabación disponible comercialmente y todavía la tengo en casete.

Migo-1994-Feb-2021-UnCon-1997-montage-1430px-267kb-Feb-2021-Darren-Naish-Tetrapod-ZoologyPie de foto: un montaje de UnConvention97, que incluye extractos de artículos de periódicos en The Express y The Sunday Telegraph. Los periodistas del día estaban interesados principalmente en la versión de Richard Wiseman sobre el truco indio de la cuerda, la charla de Jon Downes sobre “El asesino fantasma Wallaby del zoológico de Newquay” y la presentación de Duncan Lunan sobre los niños verdes de Woolpit … pero el Migo al menos tuvo una mención ocasional.

A continuación sucedieron dos cosas dignas de mención. La primera es que al menos algunas personas de la comunidad criptozoológica no conocieron, o eligieron ignorar, mis conclusiones. A pesar de todas sus reflexiones sobre el Migo como un arqueoceto moderno, Roy Mackal, en algún momento, cambió de opinión y ahora consideraba a la criatura de interés como un cocodrilo. Debo señalar aquí que Karl Shuker también es ahora un defensor de una identidad de cocodrilo para la criatura. Sin embargo, Mackal seguía diciéndole a la gente que las imágenes mostraban a dos cocodrilos participando en el acto de aparearse. En parte porque Mackal fue (y es) respetado dentro de la comunidad de investigación criptozoológica, esta conclusión se repitió mucho, más que mis propias conclusiones.

Mackal apareando con Migo. Como explicó Karl en su propia revisión del caso Migo, recientemente publicada (el hecho de que ambos hayamos cubierto el Migo aproximadamente en el mismo momento es, dicho sea de paso, una coincidencia total), las opiniones de Mackal se basaron en un segundo avistamiento, que también se filmó (la película relevante aún no se ha publicado y no ha sido vista por ninguna de las otras personas mencionadas en este artículo). Este segundo avistamiento (realizado por el mismo Mackal) involucró a tres animales, identificados como dos machos que persiguen a una “hembra en celo” (estoy citando al propio Mackal allí … ¡los cocodrilos seguramente no “entran en celo”!). Aparentemente, los tres formaron una gigantesca bestia compuesta, de 50 pies de largo.

Sin embargo, aquí está la cosa. Sea como fuere, simplemente no creo que sea relevante para la primera parte de la película (que Mackal también pudo ver con sus propios ojos). Como puede ver en las imágenes que he usado a lo largo de este artículo, inequívocamente no muestra dos o más cocodrilos en el acto de aparearse, o en cualquier acto, en realidad. Muestra muy claramente un solo cocodrilo, nadando de derecha a izquierda a través de la pantalla.

Migo-1994-Feb-2021-Roy-Mackal-with-chinasaur-1343px-99kb-Feb-2021-Darren-Naish-Tetrapod-ZoologyPie de foto: una de las relativamente pocas imágenes de Roy Mackal disponibles en línea. Creo que podría haber identificado el dinosaurio de juguete que sostiene. Si estoy en lo cierto, … ese no es exactamente el mejor juguete para usar como accesorio, Roy.

Por cierto, Mackal también dijo en un momento que la obtención de imágenes que mostraban el comportamiento de apareamiento en el cocodrilo de agua salada era un gran problema, ya que esto, supuestamente, no se había filmado antes. Pero esto no es correcto; hay varios trabajos publicados desde la década de 1990 y anteriores que muestran el apareamiento en esta especie.

Sigo siendo escéptico de la afirmación de Mackal de que “los vimos apareándose”. Los cocodrilos son animales complejos, y lo que describió no es necesariamente inverosímil, pero no coincide con otros datos sobre el comportamiento sexual de los cocodrilos de agua salada. Los machos, por ejemplo, son muy competitivos: hay mucha acción sobre el agua cuando están cerca, que a menudo incluyen peleas. Pero, lo que sea, el punto es discutible ya que no he visto las imágenes que él tenía en mente. Karl también compartió la noticia de que Mackal estaba planeando escribir un informe científico sobre toda la saga de Migo para la revista Cryptozoology de la Sociedad Internacional de Criptozoología, pero eso nunca sucedió (la sociedad se derrumbó, por razones).

Migo-1994-Feb-2021-Saltwater-crocodile-drawing-1078px-89kb-Feb-2021-Darren-Naish-Tetrapod-ZoologyPie de foto: fue un cocodrilo todo el tiempo. Imagen: Darren Naish.

No es una falsificación o un engaño. Durante mi charla en UnCon, llamé la atención sobre el movimiento vertical supuestamente problemático de la cola del cocodrilo en la película original de Migo, y sobre la presencia de esas ondas supuestamente problemáticas. Como se señaló anteriormente, no creo que estas cosas sean en absoluto problemáticas hoy, pero, en ese entonces, sí.

En la sesión de preguntas y respuestas después de mi charla, un miembro de la audiencia (específicamente, un habitual del circuito de animales misteriosos llamado Mike Grayson) me dijo que tenía una posible explicación. ¿Podría ser, dijo Mike, que se trataba de un cocodrilo muerto, que un bote lo arrastraba, que su movimiento vertical se debía a su condición muerta (estaba flácido en el agua y no nadaba en absoluto), y que las ondas se debieron a perturbaciones de dicho barco? Ahora bien, lidiar con esta propuesta fue complicado, ya que un acuerdo (en un foro público, que se estaba grabando para la posteridad y que se informaría en lugares de todo el mundo) significaría acusar al equipo japonés de falsedad absoluta (o, al menos, de ser engañado por la falsificación). No quería hacer esto sin obtener más información, así que esencialmente dije ese día que, aunque era una idea interesante, no podía comentar más. El autor e historiador Mike Dash, quien presidió la sesión, preguntó al final cuándo estaría preparado para hacer declaraciones más claras sobre este potencial de ser una especie de engaño. Respondí: “Cuando tenga un representante legal”, lo que al menos hizo reír a la multitud.

Para ser claros, ya no creo que sea necesario hacer tales cargos. La visualización repetida en pantallas más grandes que las disponibles en la CFZ reveló que el movimiento vertical de la cola es un artefacto y no es un problema especialmente importante, y … sí, hay lo que parecen ondas moviéndose a través del agua (a veces interactuando con el cocodrilo ), pero no hay razón para sospechar de ellas. Si son ondas, pueden resultar del despegue de varias aves acuáticas (de especies no identificables) también visibles en las imágenes.

En 1997, el investigador Nick Molloy publicó un artículo (también en Animals & Men) en el que estaba mayoritariamente de acuerdo con mi evaluación de la película, y en el que también comentaba las afirmaciones de que la película había sido falsificada (Molloy 1997). Básicamente, no vio ninguna evidencia de esto, y también argumentó que las supuestas “ondas” eran tan difíciles de interpretar que en realidad podrían ser el resultado de una neblina de calor o el resultado de una distorsión digital de algún tipo. Estoy feliz de estar de acuerdo con esto y, de hecho, no creo que haya nada sospechoso sucediendo aquí …

Migo-1994-Feb-2021-Animals-&-Men-covers-1429px-196kb-Feb-2021-Darren-Naish-Tetrapod-ZoologyPie de foto: parte de este artículo se siente como una carta de amor a Animals & Men, la publicación de temática criptozoológica más emocionante de la década de 1990. Aquí hay portadas de los números que trazaron la historia de Migo en desarrollo.

Lo que siempre debería haber sido una bandera roja para la hipótesis de “remolcado por un barco” es que la película termina con el cocodrilo nadando perpendicularmente lejos de la cámara hasta que desaparece de la superficie. En otras palabras, se sumerge. Estoy seguro de que uno puede idear un método mediante el cual todo esto podría ser falsificado, pero implicaría algo de complejidad bastante sofisticada, y toda la idea es sustancialmente menos simple que la idea de que simplemente podríamos estar presenciando un cocodrilo viviente salvaje nadando a través de un lago.

¿Qué ha sucedido en el mundo de la investigación de Migo desde aquellos ajetreados días de mediados de la década de 1990? Bueno, nada en realidad, por lo que yo sé. Las afirmaciones de que el lago Dakataua podría ser el hogar de un “arqueoceto moderno”, o que uno fue capturado en una película en 1994, no han persistido realmente en la literatura. No hay “Truthers de Migo” desesperadamente románticos, discutidores y rencorosos como los hay para Nessie o Mokele-Mbembe.

Migo-1994-Feb-2021-TetZoo-2008-Migo-coverage-629px-127kb-Feb-2021-Darren-Naish-Tetrapod-ZoologyPie de foto: prueba de que la historia de Migo se cubrió en TetZoo antes (en 2008)….

Como se mencionó anteriormente en este hilo, mi opinión sobre este caso fue escrita para TetZoo en 2008. Ese artículo está aquí (tengo que vincularme a una versión de wayback machine ya que el original de ScienceBlogs ha sido arruinada por sus anfitriones).

Y eso pone fin a toda la saga. Mencioné anteriormente que principios y mediados de la década de 1990 parecía (¡para algunos de nosotros!) un momento extremadamente optimista para la criptozoología científica, y (desde mi perspectiva) la afirmación de que un monstruo de lago tropical genuino había sido captado definitivamente en una película fue todo parte de este optimismo. Por desgracia, no fue así…

Para artículos anteriores de TetZoo sobre monstruos acuáticos y problemas relacionados con la criptozoología, consulte …

· Book Review: Sea Monsters on Medieval and Renaissance Maps, November 2014

· My New Book Hunting Monsters: Cryptozoology and the Reality Behind the Myths, February 2016

· Usborne’s All About Monsters, April 2019

· Sea Monster Sightings and the ‘Plesiosaur Effect’, April 2019

· A Review of Robert L. France’s Disentangled: Ethnozoology and Environmental Explanation of the Gloucester Sea Serpent, November 2019

· Monsters of the Deep, a Ground-Breaking Exhibition at the National Maritime Museum, Cornwall, October 2020

· The Case of the Cadborosaurus Carcass: a Review, November 2020

· Morgawr and the Mary F Photos, February 2021

¿Te gusta lo que hago y quieres que haga MÁS? Entonces considera apoyarme en patreon por tan solo $ 1 al mes. ¡Muchas gracias! Mis usuarios actuales ayudan a mantener este blog en funcionamiento.

Refs – –

Conway, J., Kosemen, C. M. & Naish, D. 2013. Cryptozoologicon Volume 1. Irregular Books.

Downes, J. 1995a. Crocodile tears: what IS happening in THAT lake with THAT video? The editor aims to find out and fails miserably.. Animals and Men 4, 17-20.

Downes, J. 1995b. Crocodile tears II. Animals and Men 5, 22.

France, R. L. 2019. Disentangled: Ethnozoology and Environmental Explanation of the Gloucester Sea Serpent. Wageningen Academic Publishers, Wageningen, The Netherlands.

Heuvelmans, B. 1968. In the Wake of the Sea-Serpents. Hill and Wang, New York.

Heuvelmans, B. 1986. Annotated checklist of apparently unknown animals with which cryptozoology is concerned. Cryptozoology 5, 1-26.

Magin, U. 1996. St George without a dragon: Bernard Heuvelmans and the sea serpent. In Moore, S. (ed) Fortean Studies Volume 3. John Brown Publishing (London), pp. 223-234.

Molloy, N. 1997. The migo – not yet explained? Animals & Men 15, 31-34.

Murray, C. M., Russo, P., Zorrilla, A. & McMahan, C. D. 2019. Divergent morphology among populations of the New Guinea crocodile, Crocodylus novaeguineae (Schmidt, 1928): diagnosis of an independent lineage and description of a new species. Copeia 107, 517-523.

Naish, D. 1996. Analysing video footage purporting to show the “migo” – a lake monster from Lake Dakataua, New Britain. The Cryptozoology Review 1 (2), 18-21.

Naish, D. 1997. The migo is (probably) a crocodile. In Downes, J. (ed) The CFZ Yearbook 1997. CFZ (Exeter), pp. 51-67.

Naish, D. 2014. Speculative zoology. Fortean Times 316, 52-53.

Naish, D. 2017. Hunting Monsters. Arcturus, London.

Neill, W. T. 1956. The possibility of an undescribed crocodile on New Britain. Herpetologica 12, 174-176.

Shuker, K. P. N. 1995a. The migo movie: a further muddying of murky waters. Animals and Men 5, 22-25.

Shuker, K. P. N. 1995b. New Britain’s lake monster. Fortean Times 82, 38-39.

Shuker, K. P. N. 1995c. In Search of Prehistoric Survivors. Blandford, London.

Thewissen, J. G. M. 2014. The Walking Whales: From Land to Water in Eight Million Years. University of California Press, Oakland.

Thewissen, J. G. M., Hussain, S. T. & Arif, M. 1994. Fossil evidence for the origin of aquatic locomotion in archaeocete whales. Science 263, 210-212.

Thewissen, J. G. M., Madar, S. I. & Hussain, S. T. 1996. Ambulocetus natans, an Eocene cetacean (Mammalia) from Pakistan. Courier Forschungsinstitut Senckenberg 191, 1-86.

Williston, S. W. 1898. Editorial notes. Kansas University Quarterly 7 (4), 235.

Williston, S. W. 1899. Some additional characters of the mosasaurs. Kansas University Quarterly 8, 39-41.

Williston, S. 1902. Notes on some new or little-known extinct reptiles. Kansas University Science Bulletin 1, 247-254.

Young, E. & Rosenblatt, R. 1994. What’s new in New Guinea? Fortean Times 78, 46-47.

http://tetzoo.com/blog/2021/2/16/the-lake-dakataua-migo-lake-monster-footage-of-1994


* “Muchos han visto un gran monstruo”, Mainichi Daily News, 1 de febrero de 1972.

Extraña forma apareció en la costa de la Isla Escondida

Extraña forma apareció en la costa de la Isla Escondida

12 de febrero de 2021

Por Redacción Chubut

1613136524505Las imágenes se comenzaron a viralizar en las últimas horas y reflejan un extraño cuerpo sobre la costa de la Isla Escondida que despierta la curiosidad y la incertidumbre de las personas que no saben qué es.

El usuario Juan Agustín compartió en Facebook una curiosa imagen donde se puede ver, en la costa de la Isla Escondida, un extraño cuerpo alargado y de gran dimensión que despierta la curiosidad de la gente para saber si es un animal u otro elemento.

https://www.elchubut.com.ar/nota/2021-2-12-10-24-0-extrana-forma-aparecio-en-la-costa-de-la-isla-escondida