Archivo de la categoría: Criptozoología

¿Yowie disfrazado?

Vídeo del Yowie -¿Es este el Bigfoot australiano?

Un hombre australiano con dos amigos que alquilaban una cabaña para el fin de semana (del 24 al 25 de junio del 2006) en las montañas cerca de Katoomba, Australia, jugaban con un láser nuevo después de oscurecer cuando uno de ellos avistó un animal que estaba parado en un árbol mirándolos. Lo filmaron a una distancia estimada de 15 pies antes de que escapara corriendo en sus dos piernas. Vean el video y se darán cuenta que no están viendo un canguro o un wallaby.

El camarógrafo alertó a sus compañeros aficionados a los láser informándolos en el boletín Wicked Lasers, la tarde del lunes 26 de junio (véase el hilo de discusión en Sasquatch Vs láser). Ofreció enviar el vídeo de 4.9 mB, a petición de otros miembros de la lista de discusión, por mail para su revisión.

El clip posteado por B. Green en Google parece ser el vídeo original de 1 minuto según lo envió el camarógrafo junto con el audio completo de las reacciones de los testigos después de avistar al animal.

Una versión realzada de esa porción del vídeo que muestra los movimientos del animal fue posteada por Black Sheep en YouTube. Esta versión aclara artificialmente del fondo y elimina los colores, pero proporciona detalles más visibles que los que pudieron observar los testigos en ese entonces a ojo desnudo.

Dentro del hilo de discusión, el entusiasta del láser que posteó el vídeo se presenta como Marco Nero de Nero Designs, Inc., una compañía australiana de producción de arte/laser gráfico. En uno de sus comentarios afirma haber sido el diseñador y pintor para la serie de Farscape y sus 15 minutos de fama (es decir, antes de este videoclip) ocurrieron cuando fue entrevistado para el canal SciFi cuando hicieron un video sobre Farscape hace varios años. Entre sus comentarios, él expresa la preocupación que debido a sus conexiones con la industria de los efectos especiales y el trabajo de su esposa como diseñadora de disfraces, alguna gente pueda pensar que el vídeo es una broma.

Squatchdetective Organization

El país de las 7 luminarias (2)

UN ET BAÑÁNDOSE EN LA ALBERCA

Oscar Arredondo es un fotógrafo profesional que tiene su local, Fotografía México, en la calle de Juárez, Valle de Santiago. En noviembre de 1992, cuando regresamos a Valle de Santiago para entrevistarlo debido a la, en ese entonces, reciente aparición de un rostro de Cristo en un espejo, y que más adelante detallamos, coincidimos con un periodista de un diario amarillista que recién había publicado la fotografía de un supuesto ser extraterrestre en el cráter de La Alberca.

Según Arredondo se les había anunciado la aparición de luces sobre el cráter, por lo que, de inmediato, él y dos de sus ayudantes de la fotografía, se dirigieron al lugar. Al llegar todo estaba quieto y a oscuras. De pronto, uno de sus ayudantes, el que tenía la cámara, exclamó asustado:

“¡Hay hijo de la chingada! ¡Hay hijo de la chingada!”

Al mismo tiempo que accionaba por dos ocasiones la cámara. Arredondo no vio nada, pero su compañero le describió al ser que posteriormente aparecería en las fotografías.

Esa fue la versión que nos dio Arredondo, pero es totalmente diferente a la del semanario que publicó la fotografía. Según ellos, Arredondo mismo tomó las fotografías: una de frente y otra de espaldas, y una tercera “donde aún se observa la figura del extraterrestre cuando se sumergía en el agua”.

Lo cierto es que existen dos fotografías, ambas de frente. En ellas se observa un hombre vestido con un traje enterizo, tipo mameluco, de color aluminio. El personaje porta un instrumento conformado por varillas de forma triangular. La cara y las manos están impregnadas de polvo de aluminio, para semejar el tono metálico. Complementan el atuendo una peluca “aluminizada” y unos colmillos de vampiro del mismo tipo (y marca) de los que compran los niños en el mercado el día de muertos.

Tiempo después acompañamos al equipo de producción del programa de TV Azteca, En busca de lo desconocido, para entrevistar a Oscar. En esta ocasión, junto con Juan Chía, conductor del programa, pedimos a Oscar que nos narrara en el sitio su aventura. Conocíamos de antemano su versión. Sabíamos cuantos estaban, en dónde estaban, hacia dónde miraban, qué movimientos hicieron, y cuál fue la actitud del extraterrestre. Cuando cronometramos todo el asunto, Arredondo tuvo que ir modificando sobre la marcha su versión. Nada se ajustaba a lo que me había dicho meses antes.

Conclusión: otro más de los fraudes de Arredondo para llamar la atención y atraer incautos y turistas.

Pero, se preguntarán nuestros lectores, ¿y la foto del ET echándose un clavado a La Alberca? Bueno, esa es producto de la prensa amarillista que tomó otra foto de Arredondo, tomada desde el lado contrario de La Alberca y la hizo pasar por el chapuzón del ET.

La historia se relata de una manera más detallada en mi libro Cien fotografías de extraterrestres, y la misma la publicaremos en Marcianitos Verdes, en este serial dedicado a Valle de Santiago.

EL CRISTO DEL ROPERO

El lunes 28 de septiembre de 1992 una sensacional noticia cimbró a los vallenses: en casa del fotógrafo Oscar Arredondo se había aparecido el rostro de Cristo sobre el espejo de un ropero. Pronto diversos medios de comunicación, como El Sol de Salamanca, Día Siete y El Sol de Irapuato se dieron cita en el estudio de Arredondo.

La santa faz se había “aparecido” sobre el espejo de un viejo ropero, donde el propietario guarda algunas pertenencias. El mueble fue comprado 25 años atrás y nunca mostró ningún signo del portento.

Cuatro días antes de extenderse la noticia, Oscar descubrió lo que al parecer era un rostro. De acuerdo con un periodista guanajuatense:

“Al verlo bien, tras vencer su extrañeza, se encontró con la sorpresa de que los rasgos coincidían con los de Jesús de Nazaret… se ve la silueta de un hombre de pelo largo, nariz recta, labios delgados, con barba y bigote, mirada de misticismo, mirada llena de compasión y rictus de dolor, que nos hacen evocar la imagen de Cristo”.

Según Arredondo se trataba del rostro de Cristo, tal como quedó plasmado en el velo de la Verónica, cuando caminaba hacia el Calvario. Por eso sólo se ve el lado izquierdo, pues la cruz impidió que Verónica enjugara el lado derecho.

El mismo lunes en que apareció la noticia, por la tarde hubo algunas personas que acudieron a presenciar la imagen. Arredondo cubrió el ropero con un lienzo y permitió verlo a los visitantes, pero de lejos, “que es desde donde mejor se aprecia”, declaró.

Entre los visitantes estuvo el señor cura Francisco Bombella Ayala, de la iglesia ubicada enfrente del estudio fotográfico. Fue el mismo Bombella quien descubrió otra silueta ubicada al lado derecho del “Divino rostro”, que se asemeja a la Virgen de Guadalupe, y otra que representa un ángel. Claro que, como es normal, el sacerdote se guardó de hablar de milagros y dejó que esto se decidiera con el tiempo.

Cuando estuvimos con Oscar, éste nos contó una versión diferente del suceso. En este caso el descubridor del rostro fue uno de sus ayudantes en la fotografía y él, Oscar, no le creyó hasta que lo vio personalmente.

Lo anterior nos hizo sospechar de una nueva jugarreta del fotógrafo, por lo que le pedimos nos dejara analizar de cerca el ropero. Luego de mucho presionar, nos permitió acercarnos. Al tener a unos centímetros de nosotros la imagen, nos dimos cuenta que había sido fabricada (“dibujada”) al tallar sobre un espejo lleno de polvo y de grasa. El mismo Arredondo confirmaba esta hipótesis al arriesgarse a vender posters del rostro, en los que se lee la leyenda:

“Polvo, viento, tiempo”

Polvo que se había acumulado sobre el espejo, a través del tiempo, y que fue trabajado por manos humanas.

Las otras imágenes vistas por el sacerdote se tratan de manchas tipo Rorschars, como las figuras que forman las nubes, y que el cerebro interpreta según su conveniencia. Simples pareidolias.

EL CERRO DE CULIACÁN Y CHICOMOSTOC

A pocos kilómetros de Valle de Santiago se encuentra un cerro que presenta diversas cicatrices en su superficie. Se trata del Culiacán. Según Arredondo el cerro es un volcán que, al apagarse, quedó hueco, como si fuera un cono de papel invertido. En su interior también había un lago, y por debajo de él, a 16 kilómetros, se encuentra una ciudad intraterrestre. En palabras de Arredondo:

“La boca de ese volcán, dentro del cerro, conduce a una enorme ciudad habitada. La ciudad está aproximadamente a 16 kilómetros de profundidad. La ciudad posee construcciones tan grandes que desembocan al mar abierto”.

Uriel, uno de los “amigos” de Arredondo afirma que, en ciertas ocasiones, el cerro se abre y por esa abertura salen o entran platillos voladores. Pero, incluso, no son necesarias las naves. También ha visto aparecer y desaparecer humanoides.

Yo estuve explorando el cerro durante dos días y por más que lo intenté nuca logré acceder al interior del mismo. Mejor suerte la tuvo el contactado peruano Sixto Paz quien afirmó haber descubierto la entrada.

Arredondo elaboró una mitología más complicada. Después de leer Historia Tolteca y Chichimeca, de Paul Kirchoff, supuso que el códice estudiado por el arqueólogo, referente a Chicomostoc, Aztlán o el lugar de las 7 cuevas de donde partieron las tribus nahuas, que fundarían Tenochtitlán, se refiere al Cerro de Culiacán.

Uno de los dibujos del códice muestra un par de ancianos con una hoguera entre ellos. La gráfica representa a la Tierra y a la sabiduría (según Arredondo). Un motivo parecido fue encontrado por Arredondo y sus amigos, grabado en una piedra, en las inmediaciones del Culiacán. Un campesino caminaba por las laderas del cerro cuando se le apareció un ser que dijo ser “sobreviviente de una de las siete razas que en el pasado remoto dieron conocimiento al mundo”. El ser vivía en el interior del cerro. El intraterrestre guió al campesino hasta donde estaba la piedra grabada.

La piedra muestra, entre otras cosas, un mapa con la entrada al cerro: a Chicomostoc. El cerro, como ya se dijo, es hueco y su interior tiene forma de esfera. En su centro hay una pirámide. Los intraterrestres tienen nombres que parecen nahuas: Ixclaccloc; Ixchalchihualt[1]; Quetzalcóatl (en persona). Son originarios de “un planeta ubicado en los anillos de Saturno”.

Pero hay más. La Torre de Babel, la Torre de los Siete Misterios, el Arca de Noé y el Cerro de Culiacán son una y la misma cosa para Arredondo.

“Esto nos pone a la cabeza y a la vanguardia de las posibilidades del mundo futuro, porque aquí estamos nada menos que en la capital mundial de la antigüedad misma. Esto nos debe hacer y sentir muy orgullosos”.

¿Delirio de grandeza? Juzgue el lector.

EL CASO DE LAS VERDURAS GIGANTES

El asunto que más fama le ha dado a Valle de Santiago es el de las verduras gigantes.

José Carmen García es el nombre del campesino que comenzó a cosechar enormes hortalizas en el municipio de Valle de Santiago. Una de sus parcelas se encontraba en La Hoya de Flores, famosa por lo fértil de sus tierras[2]. Ahí, Carmen García comenzó a experimentar con diversos fertilizantes y sistemas de riego, hasta obtener los enormes ejemplares que le hicieron famoso.

Todo hubiera quedado en el éxito de un agricultor guanajuatense, de no ser por la aparición de Oscar Arredondo que, muy pronto se involucró e influyó a García. Hasta 1977 José Carmen sólo decía que tenía un método propio para hacer crecer sus cosechas. Esto mismo se lo dijo al entonces director de la revista Contactos Extraterrestres, Héctor Chavarría. Pero luego todo cambio. Comenzó a hablar de extraterrestres, de formulas mágicas en las que se mezclaba la astrología con la rabdomancia y los extraterrestres. Era clara la influencia de Arredondo.

El empuje y los oficios de Arredondo lograron que la noticia fuera conocida en diversas partes del mundo. Incluso los productores de Believe it or not! de Ripley, mostraron las maravillosas legumbres gigantes. Esto hizo que las autoridades de la Secretaría de Agricultura se mostraran interesadas. Francisco Merino Rábago, el entonces Ministro de Agricultura recibió a los campesinos en sus oficinas.

Arredondo y García solicitaban, a cambio de la formula, que se creara un Parque Nacional en la zona de Valle de Santiago; y que en el interior del cráter de La Joya de las Flores se construyera una escuela de agricultura.

Aunque el primer punto no dependía de la Secretaría de Agricultura, no era un problema insalvable. Merino aceptaría las peticiones de los campesinos, siempre y cuando demostraran, en condiciones controladas, que podían producir legumbres gigantes comestibles. Para tal efecto organizó una competencia entre los técnicos agrónomos y los campesinos. El lugar escogido fue el campo experimental de Tangasneque, Tamaulipas.

En abril de 1978 comenzó la competencia. Se sembraron dos parcelas de 20 hectáreas cada una. Los resultados fueron desalentadores. Después de consumir una gran cantidad de agua y fertilizantes, la producción por tonelada de verduras gigantes era muy similar a la producción normal de verduras. Pero la diferencia era en el valor nutritivo. Lo cosechado por García y Arredondo eran productos con un alto contenido de agua y fertilizantes.

Parece ser que la técnica de García consistía en utilizar fertilizantes y regar las cosechas al comienzo de la tarde o noche, de tal manera que las altas temperaturas de Valle de Santiago no evaporaran el agua. Las legumbres absorbían una mayor cantidad del vital líquido y crecían en enormes proporciones.

La historia la cuenta Arredondo de manera distinta. Para él, los que perdieron fueron los ingenieros agrónomos. Dice que los vallenses consiguieron cosechas de 107 toneladas por hectárea, mientras que los agrónomos sólo obtuvieron 5.

El hecho es que no obtuvieron ni la construcción de la escuela ni el Parque Nacional. Arredondo afirma que en todo ello estuvieron involucradas las grandes firmas trasnacionales. Pero si eso fuese así, seguro que esas firmas ya hubieran comercializado las legumbres gigantes desde hace muchos años. No lo han hecho porque esas legumbres no poseen valor alimenticio[3].

¿Para qué pueden servir este tipo de cultivos? Para ganar competencias de verduras gigantes. Este tipo de concursos son muy comunes en los Estados Unidos e Inglaterra. Las más frecuentes son las competencias de calabazas gigantes.

El Libro de los Records Mundiales Guinness menciona a Alan Smith, de Detling, Inglaterra, quien logró cosechar una manzana de 14.33 kilos.

En Cumnock, Inglaterra, Robert Holland cultivó una cebolla de 5.106 kilos. En el IX concurso de verduras gigantes de Inglaterra, Steven Rohn se llevó el premio de 5 mil libras por su gigantesco ajo. En Estados Unidos, Alan Lane consiguió una col de 38 kilos. Ann Gardener, de Ocala, Florida, también ha conseguido calabazas, pepinos y sandías enormes.

Bernard Lavery tiene decenas de premios y records mundiales. Ha cosechado calabazas de casi 400 kilos. Incluso ha escrito un libro How to grow giant vegetables, en donde explica la forma de obtener esos “monstruos”. Algunos de sus consejos:

  • Poner tanta materia orgánica en el suelo como sea posible.
  • Pisar sobre tablones para no dañar las raíces.
  • Las guías se deben levantar, ayudándose de pequeñas estacas, para que no se quiebren.
  • Las hojas de la calabaza se deben sostener con redes para no apretar la tierra.
  • Utilice una buena cantidad de agua, pero no demasiada que pueda pudrir la planta.

Al parecer la “formula extraterrestre” para obtener verduras gigantes es ya muy conocida en todo el mundo.

Hasta aquí llegamos en el recuento de los “misterios” de Valle de Santiago. Quedan otros muchos mitos y leyendas de los que no hablaremos: como el de un enano extraterrestre que alzó una vaca para verle las ubres; o el de un testigo que murió de extraña enfermedad luego de observar un OVNI; o explosiones de ductos de PEMEX debidas al vandalismo de los extraterrestres.

Valle de Santiago es una ciudad que le debe mucho a Oscar Arredondo Ramírez. Su inagotable imaginación y afán de notoriedad han significado gran derrama monetaria sobre la ciudad, a través de los turistas que la visitan atraídos por sus “misterios”. Desde aquí te damos las gracias por lo divertido que ha sido dilucidar esos “misterios”, y esperamos con ansia los que nos depares en el futuro.

Continuará…

BIBLIOGRAFÍA

Andrade Martínez Jorge, ¿Encuentros cercanos del tercer tipo en Valle?, El Sol de Salamanca, domingo 24 de julio de 1994, página 4.

Anónimo, ¿Predijo “La Joyita” el terremoto en Japón?, El Sol de Salamanca, miércoles 18 de enero de 1995.

Anónimo, Analiza el clero el rostro divino, El Sol de Irapuato, jueves 1 de octubre de 1992.

Anónimo, Durante los meses de marzo y abril se coloca Osa Mayor exactamente sobre los volcanes de las Siete Luminarias, El Centro, Martes 9 de abril de 1996.

Anónimo, El extraño y alucinante Valle de Santiago, hoja turística.

Anónimo, El mosaico mexicano, Tomo I, No. 6, México, 15 de diciembre de 1836.

Anónimo, El rostro de Jesús se apareció en un ropero, El Sol de Salamanca, miércoles 30 de septiembre de 1992.

Anónimo, Las aguas del cráter “La Joyita” se tornan rojas y presagian terremotos, El Centro, viernes 4 de noviembre de 1994.

Anónimo, México, espejo que refleja las estrellas, Actualidades, suplemento de El Centro, domingo 8 de mayo de 1988, página 12.

Anónimo, No falló el sismógrafo natural del cráter “La Joyita”, ya tembló en la ciudad de México, El Centro, martes 13 de diciembre de 1994.

Anónimo, Valle de Santiago, región de Dioses, mitos y leyendas, Actualidades, suplemento de El Centro, domingo 8 de mayo de 1988, páginas 2-3.

Kirchoff Paul, Historia Tolteca Chichimeca, Instituto Nacional de Antropología e Historia, México, 1974.

Lara González Benjamín, En el lago de sangre, publicación del autor.

Ruiz Noguez Luis, Cien fotos de extraterrestres, Mina Editores, México, 1996.

Ruiz Noguez Luis, Cuando el agua se hizo sangre, Duda, Lo increíble es la verdad, Año XXI, No. 1121, México, 28 de abril de 1993, páginas 26-27.

Ruiz Noguez Luis, La laguna de sangre, Duda, Lo increíble es la verdad, Año XXI, No. 1120, México, 14 de abril de 1993, páginas 28-29.

Villa Roiz Carlos, Ya no serán siete las Siete Luminarias, Natura, No. 58, enero de 1982, páginas 16-21.

PÁGINAS EN INTERNET

http://www.fortunecity.com/roswell/daniken/62/invest.html

Una de las fotografías del supuesto extraterrestre de Valle de Santiago.

En la segunda foto podemos ver al ET con barba postiza, cabello platinado, dientes de vampiro, y arma láser construida con alambre.

Uno de los muchachos que trabajan en las lanchas de La Alberca, muestra la ubicación del ET. Esta foto, obtenida a pocos días de que se diera la noticia en la prensa, demuestra que las fotos del ET son muy anteriores: han desaparecido los puestos de comida y el talud se encuentra bastante deteriorado.

El “Cristo del ropero”.

Francisco Bombella Ayala frente al ropero con la imagen de Cristo.

El cerro de Culiacán.

Una de las fracturas del cerro por las que, se dice, entran y salen los ovnis.

Códice de la Historia Tolteca y chichimeca en donde podemos apreciar Chicomostoc, el lugar de donde partieron los aztecas.

Sixto Paz.

Paul Kirchoff.

Piedra grabada que supuestamente los extraterrestres le dieron a un campesino en las inmediaciones del cerro Culiacán, y que muestra el plano de la ciudad en el interior del cerro.

Salvador Freixedo estudiando la piedra.

Oscar Arredondo Ramírez y el agricultor José Carmen García Martínez, en la época de las verduras gigantes.

Don Carmen García muestra forma en que siembra las semillas.

Varias fotografías de Carmen garcía con legumbres gigantes.

Francisco Merino Rábago.

Una de las enormes lechugas que se llegaron a cultivar en Valle de Santiago. En la foto podemos ver a Arredondo, sosteniendo la lechuga, Carmen García, a la derecha, y de playera negra, el Ingeniero Carlos Merino Rábago, hermano del entonces Secretario de Agricultura.

Varias fotografías de lechugas gigantes.

También había cebollas y rábanos gigantescos.

Óscar Arredondo sosteniendo una de las legumbres gigantes.

Las fotos de los claveles tienen truco. Arredondo tomaba un ramillete y lo fotografíaba haciéndolo pasar como una sola flor.

Valle de Santiago fue un sitio de peregrinación ufológica. Aquí vemos a Don Pedro Ferriz al lado de Oscar Arredondo.

Alan Smith.

Robert Holland.

Steven Rohn.

Alan Lane.

Ann Gardener.

Bernard Lavery.

Sixto Paz, Salvador Freixedo y Alejandro Chionetti, en la fotografía, también peregrinaron a Valle de Santiago.

En el negocio de Arredondo aparecía esta fotografía recortada. Decía que se trataba de OVNIs sobrevolando el centro de Valle de Santiago.


[1] Este es el nombre del intraterrestre o extraterrestre que entregó la piedra grabada. Era un hombre con “rasgos indígenas semejantes a los caballeros águila”. Curiosamente el nombre se parece mucho a Ixtlacíhuatl, “La mujer dormida”, uno de los volcanes que circundan al D. F. Yo me pregunto ¿porqué un caballero águila tendría el nombre de una mujer?

[2] En general toda la zona es muy fértil debido a las tierras formadas al término de la actividad volcánica.

[3] Alguien dijo que era como estar tomando agua en presentación de lechuga.

Un bigfoot en problemas

Tal vez pocos se habían preguntado qué pasaba cuando los pies grandes sentían el llamado de la naturaleza. No nos referimos a la época de celo, más bien al momento cuando los patotas grandes necesitan ir a regar las florecitas.

Esos momentos son más complica-dos cuando los aún “patitas pequeñas” están en el kinder, pues tienen que pedir permiso a su maestra, y si no hay nadie que los acompañe, el “chorrito” puede bañar sus extremidades inferiores, pues supongo que, aunque todavía no desarrolladas, algo deben sobresalir.

Cuando ya son adultos el trance se limita a buscar un buen arbolito, y como los pies grandes suelen vivir en el bosque, ese es un problema menor. Nuevamente lo complicado es bajarse el ziper, pues aunque no son “manos grandes”, sino “pies grandes”, si las tienen proporcionadas a su cuerpo, y entre tanto pelaje les es difícil encontrar el ziper.

Meditando esta situación ahora pienso que las grabaciones de pie grande deben ser auténticas. Esos desgarradores aullidos los han de producir cuando se agarran el “pilín” al subir el ziper sin cuidado.

Para las hembras pies grandes la faena todavía es más peliaguda, pues si sus compañeros sólo tienen que bajar un ziper, ellas deben quitarse toda la piel, a menos que tengan un ziper que corra de la parte frontal a la posterior, o viceversa.

Todas estas profundas reflexiones filosóficas no hubieran salido a la luz de no ser por las oportunas fotografías de este bigfoot en apuros, tomadas por un famoso criptozoólogo.

El país de las 7 luminarias (Primera parte)

EL PAÍS DE LAS SIETE LUMINARIAS

A cuatro horas del Distrito Federal, en el Estado de Guanajuato, se localiza una de las zonas más bellas y enigmáticas de la República Mexicana: Valle de Santiago.

Por su ubicación, las ciudades de Valle de Santiago y Yuriria pueden ser consideradas como el centro geográfico de México. Las ciudades se encuentran a 1,723 y 1,736 metros sobre el nivel del mar. Están rodeadas por una extensa zona de cráteres volcánicos, hoy convertidos en lagos. Su belleza natural es extraordinaria.

La zona cubre una extensión de 83,570 hectáreas. De ellas se cultivan 52,778 (33,590 son de temporal y las restantes de riego). Es por ello que se le considera “el granero de la República”.

Valle de Santiago es una población típica que tiene una gran tradición histórica conocida por pocas personas. El rango de ciudad lo obtuvo el 28 de mayo de 1907. Anteriormente se llamaba Camémbaro, que en tarasco (purépecha) significa “Lugar del ajenjo y el estafiate”.

A la llegada de los españoles ya estaba habitada por una mezcla de otomíes, chichimecas y tarascos. Su actual nombre le fue otorgado en 1607, cuando las autoridades de la colonia hicieron la división de terrenos de la antigua Sido, hoy Salamanca. Entre sus fundadores se encuentran Diego Tamayo, Pedro Rivera y Francisco Gómez.

En este lugar se han venido sucediendo una serie de hechos “insólitos” y “misteriosos” que han trascendido nuestras fronteras. Sucesos que han tenido como principal protagonista a un hombre: Oscar Arredondo Ramírez.

LAS SIETE LUMINARIAS

Según el investigador Fulgencio Vargas, geológicamente la zona abarca dieciséis cráteres, aunque las tradiciones y leyendas sólo hacen referencia a siete, los cuales fueron bautizados con el poético nombre de Luminarias.

En el interior de la mayoría de los cráteres se han formado preciosos lagos. Los habitantes de esta región llaman a los cráteres Hoyos, Hoyas o Joyas. Algunos de los nombres en lengua purépecha son: Tallacua, Membereca, Andaracua, Sicua, Sacalasschil, Liricua y Teremecua. Las Siete Luminarias de la tradición son:

El cráter La Alberca (Tallacua), de aguas sulfurosas y al que, se dice, no se le conoce fondo. Es muy frecuentado por buzos y existía un servicio de lanchas para hacer un paseo por sus aguas.

La Hoya de Cíntora (Andaracua), de agua salada a la que se le atribuyen propiedades curativas para enfermedades de la piel. Situado en el corazón de esta topografía fascinante. Posee infinidad de cuevas y en el interior de muchas de ellas hay pinturas rupestres enigmáticas y misteriosas. Hay huertos de árboles frutales como el naranjo, y abundante vegetación de ajenjo y estafiate. Se han encontrado vestigios arqueológicos. Actualmente se le usa como zona de cultivo.

La Hoya de Flores o Álvarez (Membereca), donde existen restos de un centro ceremonial prehispánico, cuevas con pinturas rupestres y manantiales que brotan de las rocas. Es el más grande de los cráteres. En su interior hay aguas termales y sus tierras fértiles han producido grandes cosechas. Las primeras verduras gigantes se dieron aquí.

Rincón de Parangueo (Liricua), de aguas alcalinas, al que se puede llegar escalando o a través de un túnel, de 500 metros de largo, escavado en la roca. En su interior hay un lago de aguas tranquilas. También se pueden encontrar infinidad de cavernas que apenas han sido exploradas. Hay petroglifos en algunas de ellas.

Sicua, Sacalassuchil y Teremecua son cráteres con poco interés turístico.

Visto desde las alturas, Valle de Santiago presenta un panorama que podría pertenecer a un paisaje lunar lleno de cráteres, de tal forma que cuando se sobrevuela la zona, resulta difícil resistir la tentación de evocar misterios espaciales. Tal vez la extraña poesía que emana este paisaje, sea la causa de que aquí florezcan tantas fantasías relacionadas con visitantes del espacio.

Existe la creencia de que los lagos están comunicados entre sí por ríos subterráneos. Esta afirmación se avaló por el simple hecho de que había ruidos que hasta hace poco se escuchaban debajo de la tierra y que hicieron pensar en que los volcanes apagados estaban entrando en una nueva etapa de actividad. Aunque algunos cráteres bien podrían estar intercomunicados. Lo más probable es que no existan esos vasos comunicantes. La diferencia entre la composición química del agua de cada una de las lagunas, podría implicar que no exista la comunicación anunciada.

LA OSA MAYOR

Durante años, la astroarqueóloga mexicana Guadalupe Rivera de Iturbe, ha divulgado una curiosa teoría. Siguiendo la sentencia ocultista de Hermes Trimegisto en la Tabla Esmeraldina (“Lo de arriba es igual a lo de abajo”), Rivera concluye que la conformación geográfica de las Siete Luminarias corresponde a la de las Siete Cabrillas de la Osa Mayor.

De acuerdo con la señora Rivera, desde las alturas vemos un paisaje correspondiente al ámbito celeste. Como si fuera el espejo, la topografía de la Luminarias refleja las estrellas.

Rivera afirma que en todo el país se pueden observar espirales cósmicas, y que cada una de ellas corresponde a la advocación de un signo del zodiaco, y justamente Yuriria y Valle de Santiago son el centro de la espiral mayor que cubre todo el territorio mexicano.

Las investigaciones de la astroarquóloga llegan hasta Ignacio Ramírez (El Nigromante), el brillante poeta y pensador mexicano. Se supone que en una de las láminas de un libro de geografía escolar, escrito por Ramírez, se encuentra un mapa de los cráteres que establece su ubicación exacta por medio del trazo de ciertas líneas. Al observarlo con detenimiento, la señora Rivera descubrió que su conformación era muy parecida a la de la Osa Mayor.

Estudiando más a fondo el problema, llegó a la conclusión de que los siete cráteres de las luminarias corresponden a las Siete Cabrillas de aquella formación celeste. Es más, ella piensa que, de acuerdo con el sistema calendárico del México antiguo, cada 1,400 años las estrellas de la Osa Mayor se sitúan exactamente arriba de las Luminarias (¿?)

Para Rivera esto no es más que una de las manifestaciones del gran diseño concebido por los supremos arquitectos del universo, que llegaron a esta tierra a bordo de naves espaciales.

Esta completa falta de conocimientos astronómicos era de esperarse en una persona que afirma que el Calendario Azteca es un prototipo o plano de una nave espacial. En efecto, suponer que las estrellas que conforman la Osa Mayor siguen un movimiento tal que cada 1,400 años se sitúan en la vertical de unos cráteres situados a varios años luz, es un auténtico disparate.

Esa tontería cae por su propio peso cuando sabemos que, en Valle de Santiago hay dieciséis cráteres y no solo los siete que escogió hábilmente Rivera; o cuando superponemos una fotografía de las Siete Cabrillas sobre otra de las Siete Luminarias: no hay forma de empatarlas.

YURIRIA

La ciudad de Yuriria es el centro urbano más antiguo en el Estado de Guanajuato. Fue fundado, por parte de las tribus chichimecas, en el año 945 d.C.

Actualmente ofrece un carácter pintoresco y agradable por sus calles estrechas, casas bajas y un jardín principal amplio y lleno de árboles. Este armoniza con el convento y templo de San Pablo (1550), conjunto de estilo plateresco cuya fachada es la más ricamente ornamentada y mejor conservada del país. Cuenta, además, con dos templos del siglo XVI, el Expiatorio –donde se venera a la Virgen del Buen Concejo- y el de la Preciosa Sangre de Cristo, en cuyo interior existe un Cristo de madera negra de la misma época.

A orillas de la ciudad domina el paisaje la laguna artificial de Yuriria, construida en 1548 por Fray Diego de Chávez, como primera obra monumental de riego que existió en la América Colonial.

El nombre original de la ciudad fue Yuririhuapúndaro, que significa, según la Secretaría de Turismo, “Lugar del lago de sangre”, porque, “supuestamente el lago aledaño era utilizado como cementerio” (sic).

El nombre tarasco significa “donde está el lago de sangre” (Yuriri, sangre; apunda, laguna y ro, locativo). Pero el lago nunca fue un cementerio. Lo de sangre le viene porque, a veces, sus aguas, que generalmente tienen un color verdoso, adoptan un tono rojizo. Es, según los que la han visto, un color rojo escarlata, tan intenso que llega a parecerse al de la sangre.

Las primeras noticias de esta curiosidad las dieron los tarascos, que conquistaron el lugar por el año 1350 d.C.

En 1579, don Cristóbal de Vargas Valadés, Alcalde Mayor de la Villa de Celaya y Corregidor de Yuririhuapúndaro, escribió en sus Relaciones geográficas de la diócesis de Michoacán:

“El pueblo de Yuriripúndaro es de la corona real y corregimiento de el alcalde mayor de la Villa de Celaya: Está en la provincia de Michoacán y llámase Yuririapúndaro porque quiere decir en lengua tarasca Laguna de sangre, y púsose este nombre a este dicho pueblo porque tiene una laguna, entre las casas, de media legua en redondo, que el agua de ella es algo bermeja, semejante a sangre”.

Casi un siglo más tarde (1644), el venerable padre Diego Basalenque, cronista de la orden agustiniana, escribió en su Historia de la provincia de San Nicolás Tolentino de Michoacán, lo siguiente:

“Este pueblo se llama Yuririapúndaro, que quiere decir Laguna de sangre, porque se fundó en sus principios alrededor de una laguna cuya redondez debe ser de una legua corta, y su agua no es sangre sino agua, que tiene un color turbado y no claro estando en la laguna, que sacada fuera más es de lo que en ella parece. Tiene una cosa admirable esta laguna: que no se le halla fondo en medio, y su agua nunca mengua ni crece, ni por fuera se ceba de otras aguas que le entran si no es la del Cielo. Ha habido años en que la laguna grande se ha secado totalmente, y ésta no mengua cosa. Su agua no es provechosa para cosa viviente de dentro. Dicen algunos que ahí echaban los cuerpos que se sacrificaban a sus dioses, de esto no hay escrito, sólo tradición. En cuanto a no menguar ni crecer, según filosofía, hemos de decir que está al peso de algunas muchas aguas y con muchas que no se menoscaban se está ella en aquel pozo y así en medio no se halla suelo, que es cosa que espanta; no se navega ni nadie se atreve a pasarla”.

LAGUNA ALMONICA

Otro sacerdote de la orden de los agustinos, fray Matías de Escobar, escribe en su Crónica de la provincia agustiniana de Michoacán (1729):

“Muchos pensaron que el haber sido el suelo de este pueblo Palestra de Marte, en que se vertió tanta sangre cuanto fue necesaria para inundar el terruño, fue lo que granjeó el nombre de Yuririapúndaro, que es lo mismo que Laguna de sangre. Pero lo cierto es que lo que le da el referido nombre, es una laguna, que tendrá poco más de una legua en su circuito, inmediata a su población. Esta tiene el color rojo o sanguíneo. Es tradición haber sido esta laguna en la que arrojaban los cuerpos a los ídolos, y quizá por esta crueldad se tiñó de sangre el agua que hay si hay sangre, que pida al Cielo justicia contra una crueldad, en las aguas ha de haber sangre también, que clame y pida venganza.

“Bien pudiera llamar a las aguas sanguíneas de esta laguna almónica, porque así como en los cristales del río Almón lavaban los sálicos sacerdotes los cuchillos de las víctimas y con la sangre de ellas teñían las aguas, acá los sacerdotes de la idolatría de este pueblo lavaban sus pedernales en las aguas de esta laguna; y de esta sangre tomaba nombre el sitio.

“Río de infierno es el referido, como lo fue esta laguna, para los miserables sacrificios. Es profundísima, y tanto, que afirma nuestro Venerable Basalenque, no ha habido argonauta atrevido que halla querido transitar sus medios, y con razón, que para mí tengo es esta laguna antípoda del Mar Rojo, según el trópico opuesto, y grados de altura en que se halla, y puede ser esta laguna algún desahogo de aquel grande y profundo Mar.

“Así viene a ser el color y causa del color de la laguna de Yuriripúndaro: el suelo y terruño le hace el rojo color de que se viste, para engañar la vista. Nada viviente tiene o mantiene en sus senos. Estigio lago o Mar muerto puede decirse y denominarse, por esta infructífera propiedad. Era seno de los muertos y sacrificados cuerpos, y así no quiere consentir nada vivo en prueba de su propiedad antigua.

“Esta pues, como refiero, sangrienta laguna, le da el nombre a Yuririapúndaro. De esta sangre trae el origen su nombre.

“No se si la mayor hidalguía podrá dar más claro testimonio en su sangre de nuestro Yuririapúndaro…

“… a los que frecuentan los baños de las aguas de esta laguna, les comunica a los pelos del mismo rojo que tienen en sí a las aguas, propiedades que se cuentan de las aguas del Reno, Xanto y Escarmandro”.

El barroco fraile Escobar se equivoca en varios puntos. El lago, que no laguna, nunca fue centro ceremonial de sacrificios humanos; no está en las antípodas del Mar Rojo; y sí posee vida en sus entrañas.

El último cronista de la provincia agustiniana, fray Nicolás de Navarrete, en su Historia de la Provincia (1879), al hablar de la fundación del templo y convento de Yuriria dice con parquedad:

“En lugar cercano a la Joya (que así se llama el lago cráter) está el lago de sangre o lago Muerto que dio su nombre a Yuririapúndaro, desde su fundación tarasca”.

Las tradiciones de un lago rojizo son, como vemos, muy antiguas. Sin embargo, aún en fechas recientes se han reportado insólitos cambios en la tonalidad de las aguas; cambios que se han tratado de relacionar con los movimientos sísmicos. ¿Será cierto que cuando el lago cambia de color anuncia un próximo terremoto?

EL LAGO DE SANGRE

Uno de los renglones económicamente más importantes para la vida de Yuriria era la recolección del mosco que se cría, y muy bien, dentro del lago. Cuando, en 1980, visité el lugar, tuve que usar una mascarilla para evitar respirar y tragar los mosquitos. La pesca de charales es otra de las actividades remunerativas dentro del lago.

Don Benjamín Lara González, cronista de la ciudad de Yuriria, nos contó que la primera vez que vio las aguas del lago teñidas de rojo fue en 1970. Uno de los pescadores que frecuentaban el lago le dijo:

“Mire usted doctor, la laguna se enferma cada y cuando. Cada vez que hay un terremoto o un temblor, o hace erupción algún volcán. Hasta lo que pasa bien lejos de aquí lo registra la laguna. Cualquier temblor o erupción volcánica, por lejos que esté. Entonces empieza a salir un color rojo del fondo y tiñe las aguas de la Joya.

“Ya cuando se va a aliviar, entonces todo el rojo se forma en una nata a las orillas de la laguna y en la superficie y entonces, todo el mosco y los charales se mueren. Nosotros no podemos pescar. Tenemos que esperar a que vuelva a aclararse el agua para que los peces vuelvan a la laguna desde estos hoyos que hacemos aquí y entre estas cañas viven mientras pueden reproducirse en grande ya dentro de la laguna”.

Nuestro ya conocido Oscar Arredondo Ramírez extrajo agua y lodo del lago y lo intentó transplantar en las aguas de los cráteres. Sus trabajos sólo dieron resultado en un pequeño charco del cráter de Rincón de Parangueo. Su intensión resultaba obvia: crear un nuevo “enigma” y atraer a los turistas a su localidad.

En 1980 sugerí la existencia de dinoflagelados[1], como los que producen la marea roja, como posible explicación al color rojo del lago. A mi insistencia, don Benjamín Lara tomó una muestra del agua y la llevó al laboratorio de análisis clínicos y bacteriológicos del Químico Farmacobiólogo Luciano González García, de Valle de Santiago. González, después de centrifugar, decantar y preparar la muestra, pudo observar, a través del microscopio, unos diminutos seres flagelados de color rojo, de tan sólo unas micras de diámetro.

González no pudo identificar el microorganismo. Lara tomó otra muestra y, en compañía de don Arturo Ramírez Hernández, se dirigió a la Universidad de Guanajuato. Ahí depositaron las muestras en el Museo de Historia Natural Alfredo Duges. Lara y Ramírez aún continúan esperando los resultados del análisis.

ANIMALES DENTRO DE LOS CRÁTERES

El finado vulcanólogo Félix Sobota Knoll, “polaco por nacimiento y vallense por naturalización”, como solía decir, estudió durante varios años el Volcán de Fuego de Colima (ubicado entre los estados de Jalisco y Colima). Luego emprendió un estudio de la zona volcánica de Valle de Santiago, Salamanca y Yuriria, y quedó asombrado por las características de estos volcanes.

En su país de origen había estudiado un pequeño lago cráter y había encontrado especies animales y vegetales que, por aislamiento milenario de otros medios geográficos similares, habían seguido su curso evolucionista propio, de tal forma que llegaron a constituirse en especies diferentes a las conocidas en Polonia.

Félix Sobota era un hombre que hablaba con dificultad el español, pero podía hacerse entender bien. Se le podría describir como robusto, vital, serio y apasionado. Pensaba que en los lagos cráteres de Valle de Santiago se podrían encontrar muchas especies desconocidas por la ciencia.

No estaba tan errado, pues al parecer nuestra suposición de una nueva especie de dinoflagelado, emparentados con los organismos que producen las mareas rojas, es cierta.

Las características que presentan las aguas rojas del lago de Yuriria y las de los cráteres de la Joya y Rincón de Parangueo son similares a las que se encuentran en las mareas rojas. Cuando los dinoflagelados se reproducen en grandes cantidades, tiñen las aguas de rojo, que es su color característico, al mismo tiempo que segregan una toxina que envenena las aguas y el medio ambiente. Los animales que se alimentan de estos microorganismos mueren envenenados. Es así como desaparecen los charales y moscos del lago.

Al parecer el culpable de que en algunos cráteres de Valle de Santiago se halla desarrollado el dinoflagelado es nuestro viejo conocido Oscar Arredondo. En una de nuestras visitas nos contó que en diversas ocasiones extrajo agua y lodo de Yuriria y la intentó transplantar a las aguas de los cráteres. Tuvo éxito en la Joya y Rincón de Parangueo. En su local de fotografía muestra varias fotografías de estos charcos de sangre. Sin embargo, las fotos están tomadas de tal manera que no existen puntos de referencia y cualquiera podría pensar que se trata de una gran extensión de agua salada (la laguna de sangre), sin embargo, el charco no tiene más de cinco metros de longitud.

No hay noticias de la existencia de dinoflagelados en lagos y lagunas. Su hábitat natural son los mares y océanos.

En cuanto a la relación del lago de sangre con la actividad sísmica es tan sólo un mito más. El 23 de abril de 1989 estuve en el sitio y sus aguas tenían el tono verdoso típico; el martes 25 de abril tembló en la ciudad de México. En otra de nuestras visitas (noviembre de 1992) uno de los charcos contaminados por Arredondo tenía el tono rojizo de la sangre, y sin embargo no se supo de ningún temblor de importancia. El “sismógrafo natural” había fallado.

Las verdaderas maravillas y enigmas de la naturaleza no necesitan embellecerse con fenómenos paranormales, rarezas criptozoológicas o apariciones ufológicas. La Naturaleza es insólita por sí misma.

EL PRIMO DE NESSIE

Otra de las leyendas que ha hecho correr Oscar Arredondo es la existencia en el cráter La Alberca de un monstruo antediluviano parecido al del Loch Ness.

Tallacua, nombre tarasco del cráter más conocido como La Alberca, tiene aguas sulfurosas. En un tiempo no muy lejano existieron plataformas para que los clavadistas hicieran gala de sus suertes, cual si fuera una “Quebrada acapulqueña” dentro del cráter. Hoy esos trampolines han quedado inservibles pues el lago se está desecando.

Según Arredondo la Alberca no tiene fondo, y de acuerdo con lo que menciona el ufólogo español Juan José Benítez “entre 15 y 20 metros se perciben una fuertes corrientes –de oeste a este- que ponen de manifiesto la existencia de uno o varios canales subterráneos”.

Según el español, se han hecho experiencias de arrojar troncos en el lago del Rincón de Parangueo y al poco se les ha visto emerger en la superficie de La Alberca. Esto explicaría, según él, porqué no se ha podido atrapar al monstruo del Tallacua, bautizado con el nombre de Chac, puesto que el misterioso animal se desplaza de uno a otro cráter.

La verdad es otra. No puede existir comunicación entre los cráteres puesto que muchos de ellos están completamente secos y no muestran fisuras en sus paredes. Tampoco hay comunicación entre Rincón de Parangueo y Tallacua, puesto que uno es un lago de aguas alcalinas, evidenciadas por las formaciones calcáreas producidas por la desecación; y el otro es un lago de aguas sulfurosas. Además, un animal de 6 metros de largo, como dicen Benítez y Arredondo, no podría vivir en esas aguas, mucho menos toda una familia necesaria para perpetuar la especie desde tiempos antediluvianos.

En los ochenta Oscar Arredondo presentaba en los escaparates de su tienda de fotografía, una instantánea del supuesto Chac. Vista con detenimiento, no había duda de que se trataba de un tronco tallado para dar la apariencia del cuello de un dinosaurio. Hice esta observación y tiempo después, la misteriosa fotografía del Chac ya no volvió a aparecer en la vitrina.

Arredondo me confió haber obtenido otra fotografía del Chac sobre la ladera del volcán, cuando éste salió a dar una caminata. Un documento como ese hubiera sido extraordinario, pero nunca quiso mostrármelo. No se si alguien lo vio. ¿Existió esa fotografía?

Recientemente en Internet se han publicado algunas fotografías del supuesto Chac.

Valle de Santiago a principios del siglo XX.

La Alberca.

Otra vista del cráter La Alberca. Detrás de los árboles sobre el cráter, comienza la ciudad de Valle de Santiago.

La Hoya de Cíntora.

Túnel para acceder al interior del cráter de Rincón de Parangueo.

El túnel tiene unos 500 metros de longitud.

Varias fotografías de Rincón de Parangueo.

En la boca de los volcanes se pueden ver las entradas a las diversas cuevas.

Una de las cuevas de Rincón de Parangueo.

A pesar de lo inaccesible, las cuevas muestran graffitis.

Uno de los charcos con aguas “sanguinolentas” dentro de los volcanes.

Escudo oficial de Valle de Santiago: El país de las siete luminarias.

Ignacio Ramírez “El Nigromante”.

El mapa de Ignacio Ramírez.

La Osa Mayor.

Vista de las “Siete Luminarias” desde las alturas.

Portada del libro de Basalenque.

Varias fotografías de los “charcos de sangre” que se forman en los cráteres.

Oscar Arredondo mantenía en cubetas muestras del agua y lodo de Yuriria. Aquí una fotografía de un periódico local.

La laguna de Yuriria y al fondo el cerro de Culiacán.

El investigador Oscar García obtuvo esta foto de Arredondo Ramírez, justo en la puerta de su negocio de fotografía. Con el juego de luces y los ángeles, quería mostrar la eterna lucha entre “el bien y el mal”.

Hablando de fraudes. JJ Benítez hizo creer a su público que en Valle de Santiago se realizan ceremonias “aztecas” para aplacar al monstruo Chac.

Benítez y Fernando Jiménez del Oso fueron otros de los ufólogos que visitaron el sitio. Aquí durante el rodaje de uno de sus programas.

En el estudio fotográfico de Arredondo se encuentra esta acuarela que muestra al supuesto Chac en medio del cráter de La Alberca.

Recientemente han aparecido en Internet algunas fotografías del supuesto Chac. Aquí una muestra de las mismas.

Esta es la fotografía original. Comparando las fotografías de la Alberca nos podemos dar cuenta del tamaño del cráter y del “dinosaurio”. Se trata de un modelo pequeño, tal vez un juguete.

Una última imagen de Chan, en la que se puede apreciar incluso una de sus aletas.

Otra supuesta fotografía de Chac. Al paso del tiempo el lago se ha ido desecando. En 1980, la pequeña isla de la parte izquierda, por ejemplo, se podía ver a unos centímetros por debajo del agua. En este caso, si la foto no está trucada, la mancha podría ser otro islote.


[1] Ver mi artículo: La marea roja.

Nuevas fotos del Bigfoot

Avistamientos del bigfoot en el condado de Atoka

Una leyenda local está resurgiendo. En las dos semanas pasadas, hubo tres avistamientos separados del Bigfoot en el condado rural de Atoka. El último avistamiento incluyó las fotos de algo que se dice es la mismísima criatura misteriosa.

Hable con la gente de los alrededores del pantano Clear Boggy Creek en el condado de Atoka y escuchará miles de historias. Pero la semana pasada, la leyenda misma, el supuesto Bigfoot, fue observado en esos mismos bosques.

Ellos han crecido en estos bosques y las saben bien. Pero la semana pasada, Morgan Whatley, de 13 años, y su hermano Garrett, de 12, se enfrentaron a algo extraño, justo al otro lado de la cañada estaba una criatura que ellos nunca habían visto antes.

Pero las afirmaciones de los niños Whatley fueron pasadas por alto como simple imaginación de niños. Eso cambió algunos días más tarde cuando una mujer de cincuenta y tanto tuvo que ser llevada a un hospital. Ella reportó haber visto una criatura melenuda grande en su patio y tuvo un ataque de ansiedad.

¿Esta todo en el periódico y en la mente de cada uno?; ¿qué fue visto en el fondo pantanoso? Alguna gente dice que es el Bigfoot. Otros aún no son creyentes.

El dueño del almacén local colocó algunas cámaras fotográficas y obtuvo las fotos que se muestran abajo. Sea usted el juez.

http://www.kxii.com/home/headlines/3439461.html