Archivo de la categoría: Cultura

La secta rusa del "fin del mundo"

SECTA RUSA SE ATRINCHERA EN UNA CUEVA EN ESPERA DEL “FIN DEL MUNDO”

Para los residentes de la aldea rusa de Nikolskoye, (un pueblo en la parte central del país, cercano al río Volga), se trataba simplemente de un grupo de excéntricos creyentes cristianos fundamentalistas que acostumbraban reunirse a rezar en una choza con techo de lámina. Y cuando los 29 miembros de la secta desaparecieron abruptamente el 24 de octubre (otros informes dicen que el traslado ocurrió el 7 de noviembre), los aldeanos supusieron que habían empacado y se habían ido.

De hecho, los miembros de la secta religiosa apocalíptica se habían instalado en una remota cueva. Nada se supo de ellos hasta que algunos de sus familiares comenzaron a preocuparse por su desaparición.

Anna Vabishchevich dijo que su hijo Alexander, de 41 años de edad, su esposa y dos hijas adolescentes se encontraban entre los miembros del culto. Dijo que ella envío a dos familiares de Bielorrusia para tratar de convencerlos a por lo menos enviar a las niñas a casa.

Ella dijo que su hijo, un trabajador ferroviario, fue sometido a la influencia del líder de la secta hace varios años. Dejó de comer alimentos envasados con el código de barras del producto, que el culto considera como la marca del Anticristo.

“Mi hijo era amable y ahora está mentalmente enfermo, es como si estuviera hipnotizado”, dijo entre sollozos.

La cueva fue descubierta después de que la hija de uno de los miembros del culto desaparecido se quejó ante el fiscal local, dijeron los medios de comunicación de Rusia. La policía arrestó a Pyotr Kuznetsov, el líder del grupo, quien condujo a los investigadores a la entrada. Cuando trataron de aproximarse con otro sacerdote se oyeron dispararon en el aire, informó la televisora rusa NTV.

La cueva está a tres kilómetros de la capilla con techo de la lámina donde los miembros de la secta se reunían a cantar y rezar. Los ancianos comenzaron en secreto la preparación de la cueva durante el mes de octubre, llevando suministros de gas y keroseno, así como media tonelada de miel y un montón de mermelada, dijeron los vecinos.

El drama se desarrolla en el pequeño pueblo de Nikolskoye, en la región de Penza en el centro de Rusia, a unos 400 kilómetros al sureste de Moscú.

“Kuznetsov es su líder espiritual. Él les dijo que el mundo terminará en mayo y que la única manera de salvarse era pasar a la clandestinidad”, dijo Pavel Shishkin, un reportero del Komsomolskaya Pravda en Penza.

Kuznetsov dijo que la idea inicial era cavar pequeños refugios para que los seguidores de la secta pudieran quedarse un día o dos, pero que luego se prefirió realizar un gran escondite. La idea “era que todos pudiéramos ir y quedarnos para evitar actos de vandalismo de la población local”, dijo.

“Hemos sido instruidos divinamente para mudarnos a dos cuevas. La población local creó demasiados problemas. Ellos bebían y peleaban constantemente unos con otros. Así que decidimos dejarlos”, dijo Kuznetsov.

Pero luego les ordenó refugiarse en el búnker para esperar el fin del mundo, lo que dijo que ocurriría en mayo del 2008. Kuznetsov bendijo a sus seguidores antes de remitirlos a la cueva. La mayoría de los adultos eran mujeres, dijo el periódico ruso Izvestia.

El búnker es una construcción impresionante, construida 12 metros por debajo del suelo. Está cavado en roca caliza y arcilla y, por lo tanto, no necesita pilares para sostenerlo.

Los fanáticos religiosos afirman que la estructura y la cantidad de suministros los mantendrá hasta la primavera.

Al ser detenido Kuznetsov leía un libro escrito por él titulado Siete cabezas, diez cuernos de Rusia.

“¡No entienden nada! Será mejor que recen y lean mi libro. En él está la fórmula del fin del mundo. Las personas que están ahora en la cueva, son las únicas que se salvarán”, manifestó Kuznetsov a los policías.

Pyotr Kuznetsov, un divorciado de 43 años de edad, arquitecto de Bielorrusia, se autoproclamó profeta. Las autoridades dicen que hace años dejó su trabajo y se convirtió en una especie de monje, viajando alrededor Ucrania, utilizando el seudónimo de Hermano Maxim. Escribió un libro en el que predice el fin del mundo y es ésta profecía la que se cree que ha inspirado a los miembros del culto a pasar a la clandestinidad. Kuznetsov viajó a través de Bielorrusia y Rusia, difundiendo su mensaje de fatalidad apocalíptica, antes de establecerse en la aldea hace 18 meses, dijeron los vecinos de Nikolskoye.

Varias docenas de creyentes, le siguieron. Todos provienen de diferentes partes de Rusia y la CEI. Al parecer, ninguno de ellos tenía empleo y a sus hijos no se les permitía ir a la escuela. Ellos se trasladaron a casas abandonadas, negándose a utilizar la electricidad.

“Él tomó su dinero. Muchos de ellos vendieron sus departamentos. Vimos a un hombre que vino aquí de Donetsk en Ucrania a recuperar a su madre, que es una de los seguidores”, dijo Boris Danilov residente local.

Mikhail Chernov, un reportero local, informó que el menor de los niños en la cueva tiene entre 16 y 18 meses de edad y la persona de mayor edad tiene 82 años.

Chernov, dijo que los integrantes del grupo eran originalmente miembros de la Iglesia Ortodoxa Rusa, pero que se hicieron más radicales, rebelándose contra lo que ellos creen que son impurezas en la iglesia. Se negaron a participar en la mayoría de los elementos básicos de la vida civil, como el registro de los pasaportes y de la seguridad social. Los miembros de la secta se han negado a obtener los nuevos pasaportes y las credenciales y números de identificación personal de contribuyentes, diciendo que las cifras que figuran ahí son combinaciones “satánicas” de números. El Padre Pyotr, como también se le conoce, no dejaba que sus seguidores vieran la televisión, escucharan la radio, o tocaran el dinero. La secta prohibía que los niños fueran a la escuela.

LA VERDADERA IGLESIA ORTODOXA RUSA

Un antiguo vecino dijo que Kuznetsov provenía de una familia devota y profundamente religiosa. “Él es un muy buena persona, bien criado, no echado a perder como en otras familias”. Dejó la iglesia hace varios años y se declaró a sí mismo profeta. Llama a su grupo “La Verdadera Iglesia Ortodoxa Rusa”. Comenzó a escribir libros, entresacados de una mezcla de creencias establecidas, y visitó los monasterios tanto en la Federación Rusa como en Bielorrusia, reclutando seguidores.

Kuznetsov dijo que su grupo considera que, en la otra vida, juzgarían si otros merecían el cielo o el infierno, informó el periódico Izvestia.

Los miembros de la secta, que serían en su mayoría mujeres, prometieron permanecer en el refugio hasta el día del Juicio Final y aseguraron tener almacenados más de 370 litros de gasolina que amenazaron con incendiar si los agentes de seguridad que custodian el lugar intentan sacarlos de allí. Dicen que tienen suficientes alimentos y agua para pasar el invierno.

Según los medios de comunicación rusos, hay entre 33 y 36 miembros del culto que han estado viviendo en el búnker subterráneo desde octubre 24. Se dice que entre el grupo hay cuatro niños, el más joven de los cuales tiene 16-18 meses de edad. La líder del grupo dentro de la cueva es una mujer de 82 años.

“No tenemos ninguna relación con la Iglesia oficial y el gobierno. Asimismo, no queremos estar bajo el número de la bestia al aceptar los códigos de barras o tarjetas de crédito. Todo depende de la voluntad de Dios ya sea si sobrevivimos hasta la primavera o no. Si alguien trata de sacarnos de aquí, vamos a volarnos nosotros mismos y tendremos “muerte” de mártires”, dijo uno de los miembros del culto.

“Ellos han cubierto la entrada y se niegan a salir y amenazan con hacerse explotar”, dijo por teléfono un funcionario de la oficina del fiscal local. “Ellos amenazan con detonar un tanque de gas y volarse”.

El lugar en el que se encuentran está bajo vigilancia constante de la policía. A primera vista las imágenes de los campos cubiertos de espesa nieve no muestra señales de vida. Pero si uno ve con más detenimiento podrá observar un pequeño agujero en la nieve, con humo o vapor en la tubería de vez en cuando. Mediante este tubo de ventilación que une el bunker con el mundo exterior, los atrincherados comunicaron que se encuentran bien. Chernov dijo que las conversaciones con los funcionarios han sido tranquilas y amistosas.

Un agente de policía dijo, “No han hecho ninguna demanda. Cuando se estableció contacto con ellos, dijeron que sólo tienen una solicitud, que los dejen solos, porque, ellos querían orar en el subsuelo”.

El diario ruso Izvestiya publicó lo que dice es un mapa de la cueva. Se muestra una configuración bastante sofisticada con una zona para comer, dormir y otra para una zanja de agua, así como un área designada para el vertido de residuos orgánicos humanos. De acuerdo con la ilustración, la cueva está sellada con sacos pesados, y en algunos lugares está a más de 10 metros por debajo del suelo. El suelo está formado por arcilla y piedras gruesas.

No hay forma de verificar la autenticidad del diagrama.

Izvestiya publicó una trascripción de una conversación que presuntamente tuvo lugar entre el negociador y una niña de 8 años de edad que viven en la cueva, describiendo el tono de la niña como confiado y feliz.

“¿Cómo te sientes?” Pregunta el negociador.

“Maravillosa”, respondió la niña.

“Y ¿qué es lo que comen para el desayuno?”, preguntó.

“Trigo kasha y pan con mermelada”, dijo.

Con temperaturas fuera llegando a -10 grados Celsius en la noche, la preocupación crece sobre cuánto tiempo durará el conflicto, antes de que se pongan en grave peligro.

DETIENEN A KUNETSOV

El líder de la secta se encontraba fuera de la cueva. Fue detenido y enviado a un hospital para evaluación psiquiátrica el viernes 16 de noviembre, un día después de que fue acusado de la creación de una organización religiosa asociada con la violencia.

Según la agencia de noticias Itar-Tass el jefe del departamento de investigaciones regionales bajo el mando de la Oficina del Fiscal General, Oleg Troshin, abrió un proceso penal contra el líder de la secta:

“Está bajo nuestra supervisión; se ha abierto un caso penal en su contra en virtud del artículo 239 del Código Penal de Rusia (la creación de una organización religiosa o pública cuya actividad se asocia con la violencia y la instigación a los ciudadanos a negarse a cumplir sus obligaciones civiles”, dijo Troshin.

El líder de la secta puede ser multado con 200,000 rublos o condenado a un máximo de tres años de prisión.

El periodista Mikhail Chernov vio a Kunetsov en el hospital durante el fin de semana. Dijo que Kuznetsov es “lógico y coherente en sus patrones de pensamiento”, pero lo describió como “un fanático religioso y gran parte de lo que ha dicho se basa en la fantasía y no en los hechos”.

Pero Yevgeny Guseynov, portavoz del gobierno regional, declaró: “Conocí al hombre, y él es definitivamente el enfermo mental más grande de todos los tiempos”.

Los médicos que lo analizaron le diagnosticaron esquizofrenia, e informaron que en los últimos meses había estado durmiendo en un ataúd.

Se permitió que Kuznetsov hablara con los medios de comunicación desde el hospital psiquiátrico en la región de Penza, donde lo tienen detenido. La televisión estatal rusa, en el canal Rossiya, emitió el jueves una filmación suya, hablando en una clínica mientras era examinado. En las escenas se ve un hombre delgado y barbudo.

Kuznetsov dijo que él no había entrado a la cueva porque “he tenido que atender a otros que todavía no llegan”.

Agregó que cree que, luego del “fin del mundo”, los miembros de su grupo decidirán si los demás merecen el cielo o el infierno.

“La gente viene aquí por sus propias convicciones”, se escucha decir a Kuznetsov a través de un interprete. “Algunos recibieron mensajes de la Virgen Maria, obtuvieron otros mensajes de nuestro Señor, otros de sus familiares…. ¿Lo entienden ustedes?”

Dijo que los miembros de culto inicialmente cavaron refugios pequeños en los que podían pasar un día o dos en oración. Pero más tarde, “tuvimos la idea de hacer una gran cueva para todos nosotros y para permanecer allí, simplemente para evitar los actos de vandalismo de la población local”.

Luego la policía llevó a Kuznetsov a la cueva para persuadir a sus seguidores de que salieran a la luz, pero sin éxito. Sin embargo, intercambiaron cartas con Kuznetsov, y estuvieron en contacto con médicos y funcionarios, que prometieron alimentos o suministros médicos si es necesario.

“Aunque los miembros del culto intercambiaron cartas con Kuznetsov, desconfían de su intervención debido a que ellos creen que está actuando bajo la influencia del gobierno ruso”, dijo Guseynov.

“Ellos todavía lo respetan, lo escuchan, pero no confían en él, ya que creen que está actuando bajo la presión de las autoridades”, concluyó Guseynov.

Los habitantes de las cuevas también se niegan a hablar con los sacerdotes ortodoxos rusos traídos para negociar, dijo.

El jueves, un grupo de sacerdotes ortodoxos rusos vestidos de negro intentaron contactar con la secta, utilizaron cuerdas para descender en un barranco para hablar con los miembros del grupo en la puerta de la cueva, pero sus miembros se negaron a hablar con ellos.

Las imágenes de la TV del jueves mostraron al arzobispo de Penza y Kuznetsk en la boca de la cueva asegurando a los miembros que las autoridades no están tratando de entrar en secreto a la cueva. “Yo les aseguro, dijo Vitaly, que nadie esta cavando nada.… No, no es cierto. En mi presencia no se esta cavando nada”, muestra el video.

En los últimos días se percibieron disparos provenientes de los túneles cuando un sacerdote intentó acercarse al lugar, lo que encendió las señales de alerta.

Los religiosos acudieron nuevamente el domingo, pero los integrantes de la secta se negaron a escucharlos, según informó bajo condición de anonimato un funcionario de seguridad que supervisa la situación. Luego de más de cinco horas de conversaciones no lograron ningún avance. Sin embargo, los sacerdotes mantienen las esperanzas de que el grupo pueda ser persuadido a negar sus creencias.

Luego del fracaso la Iglesia Ortodoxa Rusa hizo una declaración diciendo que no va a interferir en la situación, ya que es responsabilidad de las autoridades locales. Dijo, sin embargo, que continuará orando por las almas de los que están en la cueva.

El portavoz de la Iglesia Ortodoxa Rusa, Georgy Ryabov, dijo que la aparición del culto de Kuznetsov fue consecuencia de “la ausencia de un sistema de educación espiritual y moral” en Rusia. “Todos los cristianos de Rusia tienen que rezar por ellos para que despierten y comprendan su error”, dijo Ryabov.

Después de décadas de ateísmo forzado por el estado soviético, rusos y muchos otros ex soviéticos han caído bajo la influencia de sectas autóctonas y extranjeras. La Iglesia ortodoxa goza de un renacimiento. Sin embargo, muchos rusos y ex soviéticos han caído bajo el dominio de las sectas locales y extranjeras. Pero la tradición de la disidencia religiosa en Rusia y el desacato a la autoridad secular se remonta más allá.

En el siglo XVII un grupo, los Viejos Creyentes, fundó su propia iglesia en protesta por las reformas a los rituales ortodoxos. Para escapar de la persecución, muchos se establecieron en comunidades muy solitarias.

NUEVAS NEGOCIACIONES

Después del fracaso de las negociaciones con Kuznetsov y los sacerdotes, Yevgeny Guseynov manifestó que las autoridades intentarían encontrar a negociadores con experiencia para entablar un diálogo.

Primero se intentó con policía y psicólogos que trataron de hablar con los miembros del culto para persuadirlos a que abandonen su escondite. Luego los médicos y rescatistas intentaron coaccionar a los miembros del culto. Luego se incorporaron equipos de la policía local, funcionarios del ministerio ruso de Situaciones de Emergencia y personal médico. Finalmente se trajo a negociadores especialmente entrenados han llegado al lugar de los hechos para hablar con los miembros de la secta.

Los negociadores trataron de persuadirlos a aceptar alimentos, medicinas y agua caliente para bañar a los niños, dijo.

El fiscal jefe de la región del distrito de Bekovsky, Alvetina Volchkova, dijo que los miembros de la secta se trasladaron a finales de octubre.

“Hablé con ellos el jueves pasado”, dijo. “La temperatura exterior era de congelación. Me dijeron que estaban bien y que la temperatura en el interior de la cueva es mayor a 17C (63F). Han encendido velas y lámparas de parafina. Le pregunté si podía entrar y echar un vistazo alrededor, pero no me dejaron”.

Añadió: “Ellos no tienen un nombre como tal. Ellos no se consideran a sí mismos como una secta sino que se refieren a sí mismos como ‘los escogidos’. También dicen que son representantes de la iglesia ortodoxa rusa”.

“La policía ha bloqueado la zona y esta tratando de negociar”, añadió. “Nadie quiere asumir la responsabilidad de provocarlos… porque nuestra información es que hay niños entre ellos”, dijo la portavoz de la policía.

Se espera que los familiares de los miembros del culto lleguen de Bielorrusia y Ucrania para tratar de persuadir a sus seres queridos de que salgan. Esto puede ser complicado: los miembros del culto han hecho un voto de silencio.

Los medios de información rusos informaron que las autoridades habían evaluado controlar a los 30 adultos y cuatro niños auto acuartelados a través de gases narcóticos. Esa posibilidad hizo temer que se repitiera, aunque a una escala muy inferior, la tragedia del teatro de Moscú en 2002, cuando se usaron gases experimentales para liberar a unos 700 rehenes de terroristas chechenios, con un saldo de 90 rehenes muertos y cientos de internados con síntomas de envenenamiento.

Pero estas informaciones fueron desmentidas ayer por la policía. “Cualquier acción de fuerza es peligrosa”, dijo Yevgeny Guseynov, pero dijo que médicos y socorristas estaban cerca de la entrada de la estructura y están tratando de persuadir a los miembros del culto para que abandonen.

“Cualquier operación especial que implique el uso de la fuerza contra las personas está totalmente fuera de considerase”, dijo. “Si los hacen salir de la cueva, sería sólo si así lo deciden voluntariamente. No se puede en absoluto considerar un asalto” del sitio, dijo Guseynov.

Por su parte Volchkova dijo: “Por el momento la policía está asegurándose de que la situación está bien y bajo control”.

La agencia de noticias rusa Interfax, también informó que la policía no tenía planes de tomar por asalto la cueva. Pero como los días se hacen más cortos y más fríos, las preocupaciones por los niños en la cueva crecen. El domingo en la primera página del periódico Izvestiya dice: “Desde el búnker se puede escuchar cómo los niños están llorando”.

Las temperaturas por encima del bunker en la noche llegan a -15 grados Celsius. Es por eso que los médicos se preocupan por los niños. “Nadie tiene el derecho de decidir el destino de un niño. Nadie puede poner a un niño en peligro o exponerlo a esas duras condiciones de vida”, dijo Leonid Roshal, uno de los pediatras más ilustres de Rusia.

La Policía vigila la zona durante todo el día, para evitar que nadie provoque al grupo. Las autoridades locales están especialmente preocupadas por los informes de disparos, por temor a que el grupo pueda tener armas, dijo Chernov.

La Policía espera que salgan cuando se acaben sus provisiones.

Alexander Dvorkin del Centro de Estudios Religiosos Independiente con sede en Moscú – dijo que los seguidores de Kuznetsov estaban en grave peligro y “cualquier mal movimiento” por parte de las autoridades podría costar vidas.

“Sus mentes están siendo manipulados, están bajo la fuerte influencia de su líder”, dijo Dvorkin.

Dijo que hay unos 10 cultos similares en Rusia con miembros que viven en aislamiento bajo la influencia de un líder.

Dijo que las autoridades han venido haciendo hasta la fecha poco o nada acerca de estos cultos, y que confía en que la crisis con el grupo de Kuznetsov les obligaría a actuar en otros grupos.

“Ellos son simples cristianos”, dijo un sacerdote local, el padre Georgy, a la estación de televisión NTV. “Ellos dicen: ‘La iglesia está haciendo un mal trabajo, el fin del mundo llegará pronto y todos nosotros nos queremos salvar”.

Para mayor información se puede consultar la cobertura de Religion News Blog:

Priests Fail to Get Doomsday Cult Members Out of Russian Cave
Doomsday cult: Sect Refuses to Talk to Orthodox Priests

Sabado 17 de noviembre, 2007

Officials coax Russian doomsday cult to leave cave, where they await end of world
Russian Doomsday Cult Sparks Mass Suicide Fears

Viernes 16 de noviembre, 2007

Psychologists help negotiate with members of Russian doomsday cult barricaded in cave

Jueves 15 de noviembre, 2007

Criminal proceedings opened against Penza sect leader
Sect Waiting Out Doomsday in Penza Cave

Martes 13 de noviembre, 2007

Sect members dig tunnel, await apocalypse in Central Russia